Noticiencias

Blog en Monografias.com

 

El conocimiento del mundo. Parte 6


Autor José Gabriel Gutiérrez Pantoja

Los conocimientos míticos, adquiridos a través del ‘discurso’ o las ‘palabras´, pues no se tiene relación sensorial directa con el objeto de estudio, sino solo mediante la referencia que se proporciona de él, son muy comunes a partir de la adquisición de un código comunicativo, particularmente lingüístico, en el que cada interlocutor, le da el significado que mejor coincide con su pensamiento, de conformidad con el mundo-vida que le ha circundado.

Cuando un individuo percibe información generada por otro u otros individuos y se la transmiten verbalmente, el receptor solo percibe la secuencia del discurso y potencialmente su sentido, pero su contenido es eminentemente imaginativo, no obstante que en ocasiones se muestren dibujos, esquemas, diagramas, fotografías, incluso películas. Quien recibe la información percibirá el dibujo, el esquema, el diagrama, la fotografía y la película, acompañada del discurso, pero no tendrá la percepción directa del objeto. A éste tipo de conocimiento es al que lo podemos calificar como mítico.

Tal y como se señaló anteriormente, estos conocimientos míticos son una parte importante del sistema de creencias de una comunidad, históricamente identificada, la cual los considera en su devenir y preservación como historias verdaderas, los incorpora en su cultura y establece el ascendiente de quienes imponen o convencen de la veracidad de lo dicho, y así se mantienen como verdad.

Para otras comunidades, en otro tiempo y quizá en otro espacio, ese sistema de creencias puede parecerles de carácter fantástico, por lo cual para quienes tienen el ascendiente del poder sutil o brutal de su discurso, hacen que se consideren a los conocimientos míticos como mentiras y ponderan los suyos como verdades. No obstante que en el sentido y contenido de sus discursos no puedan demostrar lo fehaciente del objeto.

Por ello, tenemos que reflexionar sobre las formas en que adquirimos nuestros conocimientos y saberes, puesto que comúnmente podemos encontrar que gran parte de ellos son míticos, entendidos en la forma expuesta.

Incluso, gran parte de las actividades escolarizadas contemporáneas, en los diversos niveles académicos, están plagados de estas formas de conocer. Se transmite innumerable cantidad de información de las diversas áreas del conocimiento, para que se memorice y se reproduzca, pero comúnmente el objeto perceptible, el objeto de la realidad, está ausente.

La geografía, la física, la química, incluso la medicina, son lógicas, formas de pensamiento, generalmente transmitidas por discursos, puesto que los estudiosos o interesados en estas áreas de conocimiento no tienen la posibilidad de verificarlas en su plenitud. Ello se complica cuando se estudian disciplinas académicas como la sociología, la economía, la antropología, la política, el derecho; debido a que su objeto son las acciones humanas que regularmente no se tiene la posibilidad de verificar; lo que se dice de un objeto no se puede demostrar puesto que éste corresponde solo a un tiempo y a un espacio. Por lo cual lo que se pretende es la construcción lógica de un discurso, que sea convincente aunque no plenamente aceptable, para la explicación de esos objetos que se conocen como sociales.

Los conocimientos y saberes míticos son, así entendidos, más comunes de lo que pensamos. Forman parte de nuestra vida hogareña, laboral, en síntesis, cotidiana. Pero solo cada uno de nosotros, puede establecer en que porcentaje y con qué frecuencia adquirimos y reproducimos conocimientos míticos.

El otro tipo de conocimiento, como se dijo, es el denominado precientífico. Tal y como se señaló, cada momento de nuestra vida es único, irrepetible, personal; y en el mundo vida en que nos encontramos, durante algún tiempo, todo lo que percibimos es novedoso, lo descubrimos, es un descubrimiento personal. Aunque para otros sea parte de sus saberes, puesto que se han relacionado de manera frecuente con ese entorno, con ese o esos objetos, para los que nos relacionamos por vez primera con ellos, es novedoso, es precientífico.

Aquí cabe resaltar la diferencia entre el conocimiento precientífico y los saberes empíricos. Como se señaló, el conocimiento precientífico es un descubrimiento personal, cuando no relacionamos por vez primera con el objeto de conocimiento, pero cada vez que nos relacionamos nuevamente con el objeto, vamos adquiriendo un saber y constituyendo la experiencia. Por ello a los conocimientos se les denomina como precientíficos pues son novedosos y a los saberes como empíricos debido que forman parte de nuestras experiencias.

A diferencia de los conocimientos y saberes míticos en los que generalmente solo tenemos relación con discursos, en los conocimientos precientíficos y saberes empíricos, sí nos relacionamos, comúnmente, con objetos tangibles.

Esto lo explicaremos con detalle en una entrega próxima.

23/6/2011

Educación y cultura

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom