Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Fenómenos cósmicos afecta la vida de ecosistemas submarinos

Los fenómenos cósmicos afectan a la vida en los ecosistemas submarinos de la Tierra debido a la radiación ultravioleta que bloquea la fotosíntesis submarina, generadora de gran parte del oxígeno existente en la biosfera, según ha descubierto un estudio internacional con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.

La investigadora del CSIC del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, Susana Agustí, ha puesto como ejemplo los destellos de rayos gamma que, según ha explicado, “son los eventos electromagnéticos más luminosos que ocurren en el universo, pues en diez segundos emiten toda la energía que el Sol produce en 10.000 millones de años”.

Agustí señaló a Europa Press que estos destellos ocurren con muy poca frecuencia, aproximadamente cada millón de años, pero cuando se producen pueden afectar a el campo magnético de la Tierra y, sobre todo, a los organismos oceánicos, porque “tienen menos defensas y son más sensibles”.

Además, explicó que el planeta no hace resistencia a los rayos porque no están cargados eléctricamente, por lo que las consecuencias “son notables tanto a corto como a medio plazo”.

En este sentido ha apuntado que los efectos a corto plazo de los destellos se manifiestan en forma de auroras boreales, que depositan intensas dosis de rayos ultravioleta en un breve período de tiempo. A medio plazo, las emisiones puntuales de rayos gamma afectan a la capa de ozono y, como consecuencia de ello, también a varios procesos vitales de las células.

Uno de estos procesos es la fotosíntesis, cuyos productores primarios son especies submarinas como el Prochlorococcus o el fitoplancton que constituyen la base de la cadena alimentaria y se encuentran más expuestos a las radiaciones ultravioleta que el resto de las especies oceánicas, según ha explicado la científica.

En este sentido ha asegurado que una perturbación masiva, de cualquier tipo, en el fitoplancton oceánico podría transmitirse a través de toda la red trófica y llegar a los niveles superiores, así como a través de los efectos de los fenómenos climáticos.

Cortesia Internet

Astrobiologia

La diversidad química del Cosmos en un meteorito

El famoso meteorito de Murchison, encontrado hace 40 años en Australia, contiene un impresionante arsenal de millones de componentes orgánicos, muchos más de los que se habían identificado hasta ahora, según han demostrado los últimos análisis de un grupo de químicos europeos.

El hallazgo pone de manifiesto que el Sistema Solar que acoge nuestro planeta contiene una variedad de química orgánica que sobrepasa la diversidad molecular que se encuentra en la Tierra. En concreto, se han localizado más de 14.000 diferentes elementos en la composición de la roca espacial.

El meteorito Murchison es uno de los tres más famosos localizados hasta ahora (los otros son el Allende, que cayó en México, y el Orgueil, en Francia) debido a su riqueza química. Cayó cerca de una localidad australiana, a la que debe su nombre, un 28 de septiembre de 1969. “Estos meteoritos son fundamentales para investigar la Tierra primitiva y entender las interacciones químicas y mineralógicas primigenias que contribuyeron al origen de la vida”, explica el investigador del Centro de Astrobiología del CSIC-INTA Jesús Martínez Frías.

Los estudios que a lo largo de los años han hecho los investigadores en esta condrita (roca)carbonácea demostraron que contenía muchos aminoácidos fundamentales para la vida, si bien también dieron lugar a un intenso debate entre quienes defendían que se trataba de contaminación de origen terrestre y quienes aseguraban que habían venido del espacio exterior.

Posible contaminación
En este nuevo trabajo, publicado en Proceedings of National Academy of Science (PNAS), los autores, dirigidos por Philipe Schmitt-Kopplin, del Instituto alemán de Química Ecológica, han estudiado tres fragmentos del Murchison obtenidos en tres colecciones para diferenciar la posible contaminación del contenido original (estaban en Alaska, Japón y Luxemburgo).

Para analizarlos, utilizaron un espectrómetro de masa muy sofisticado que identificó 14.197 elementos en su composición, que podrían dar lugar a varios millones de estructuras moleculares. “Esta complejidad sugiere que la diversidad química extraterrestre es muy alta cuando se la compara con la bioquímica terrestre”, aseguran los investigadores.

Además, han logrado determinar las interacciones que se han producido en el meteorito entre compuestos orgánicos (carbono, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno) e inorgánicos (sulfuro de hierro y níquel).

Para Martínez Frías este hallazgo es especialmente importante porque “relaciona los meteoritos con las komatiitas, que son las lavas primitivas de la Tierra, las rocas más antiguas, y que también se han encontrado asociadas a sulfuros de hierro, lo que confirmaría su relación con los meteoritos que formaron nuestro planeta y que dieron lugar a la vida”.

Se cree que el Murchison se formó en los primeros días del Sistema Solar, quizás antes que el Sol, y que atravesó las nubes de ese primitivo sistema recogiendo elementos orgánicos. Por ello, los autores sugieren que trazando la secuencia de las moléculas orgánicas se puede conocer la cronología de la formación y alteración de esas moléculas. En definitiva, un viaje al pasado para entender qué ocurrió.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía de elmundo.es

Astrobiologia
chatroulette chatrandom