El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

EL TURRÓN JAPONÉS

En la época que cursaba el secundario en el Colegio Nacional Mariano Moreno, a la salida nos encontrábamos con el vendedor de “turrón japonés”.

Era un inmigrante extranjero cuyo origen desconocíamos, que se expresaba en castellano con mucha dificultad, anunciando su producto con la expresión: “¡ Otro que tire, otro que tire !”. Vestía un saco blanco, pantalón oscuro y sombrero gris oscuro.

El “turrón japonés” se presentaba como un bloque cilíndrico de uno a dos kilos aproximadamente, con colores blanco, crema y rosa, desprendiendo un aroma dulzón. Era transportado dentro de un cajón blanco, que se apoyaba para su venta sobre un soporte plegable, que transportaba apoyado en un hombro.

Colocado el cajón sobre el soporte, le quitaba la tapa que cubría la masa de turrón junto a una rústica ruleta casera, con muchos números ceros y unos. Con un pequeño cortafierro y un martillo, rompía el turrón en pequeños trozos, que recogía con la mano, colocándolos sobre pequeños papeles blancos, con los que confeccionaba un paquetito conteniendo un máximo de 10 trocitos de turrón.

Por el pago de 10 centavos, entregaba un paquetito y la opción de una vuelta en la ruleta. Existía entonces, la posibilidad de obtener otro paquetito, cuando la suerte lo permitía. El turrón era muy duro y muy dulce. Exigía mantenerlo en la boca un tiempo prolongado para lograr su ablandamiento y degustamiento.

“¡ Otro que tire, otro que tire !”…, que lejano el recuerdo de este personaje de ese Buenos Aires que se fue.

La inmigración, Personajes de la ciudad

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom