El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

ALBERTO CASTILLO

Fue uno de los intérpretes más populares en toda la historia de la música rioplatense. Alberto De Lucca nació en el barrio de Mataderos el 7 de Diciembre de 1914, en un hogar de inmigrantes italianos de clase media, y buena posición económica.

Finalizó el bachillerato a los 16 años e ingresó a la Facultad de Medicina de Buenos Aires. Con el seudónimo de Alberto Dual, comenzó a cantar tangos con el conjunto de guitarras de Armando Neira. En 1935 con la orquesta de Augusto Berto y en 1937, con el conjunto de Mariano Rodas.

Durante un baile estudiantil en conmemoración del día de la Primavera del año 1938, realizado en el comedor del Hospital Alvear, donde era practicante, conoció a la orquesta típica “Los Indios”, integrada en su mayoría por estudiantes universitarios y dirigida por Ricardo Tanturi.

Foto: Sentir el Tango, Nº 69, Abril 1999.

En 1938 abandonó la orquesta de Rodas y avanzó en sus estudios.

En 1941, ingresó a la orquesta de Tanturi. Esta unión fue el comienzo de una carrera de éxitos ininterrumpidos. Se recibió de médico al año siguiente y se especializó en Ginecología. Dejó de ejercer su profesión por el tango. indepéndizándose de Tanturi en 1943. Su orquesta típica fue dirigida sucesivamente por Emilio Balcarce hasta 1945; le sucedió Enrique Alessio, desde 1945 a 1948 y en 1949 continuó con el maestro Angel Condercuri.

Su repertorio comprendió al tango y al candombe, que adoptó en el año 1947, durante un viaje a Montevideo, incorporando a su conjunto bailarines candomberos de color. Excéntrico y provocador, eligió una forma de decir y de vestir que nada tuvo que ver con las costumbres de la época. Se vistió de acuerdo con el estilo impuesto por el dibujante Guillermo Divito en las páginas de “Rico Tipo”, pero exagerando al máximo el nudo de la corbata.

Verlo cantar era un espectáculo diferente, ya que tomaba el micrófono y lo trasladaba hacia cualquier sito del escenario. Escribió los tangos “Castañuelas”, “Donde me quieren llevar”, “Cucusita”, “Muchachos escuchen”, “Cada día canta más”, “Un regalo del cielo”, “Yo soy de la vieja ola”, empleando el seudónimo de “Ríobal”.

Su paso por el cine se tradujo en 11 películas: a partir de 1946 filmó “Adiós pampa mía”; en 1948 “El tango vuelve a París”, junto a Aníbal Troilo; “Un tropezón cualquiera da en la vida” en 1949 con Virginia Luque, todas dirigidas por Manuel Romero. Con Julio Saraceni “Alma de bohemio” en 1949; “La barra de la esquina” en 1950 “; “Buenos Aires, mi tierra querida” en 1951; “Por cuatro días locos” en 1953. Las restantes las filmó bajo la dirección de Enrique Carreras: “Ritmo, amor y picardía” en 1955; “Música, alegría y amor” en 1956; “Luces de candilejas” en 1958 y finalmente,”Nubes de humo” en 1959.

Formó su propia compañía teatral debutando con “Yo soy el tango”, en el teatro Presidente Alvear, acompañado por la orquesta de Pedro Maffia. Posteriormente, junto a Olinda bozán, “Yo llevo un tango en el alma”. La finalización del régimen peronista en 1955, empalideció su estrella durante más de dos décadas, a pesar de no haberse adherido.

Fue revalorizado a partir de 1980. Falleció el 23 de Julio de 2002 llevándose el recuerdo de esa voz de barrio que tanto disfrutamos en ese Buenos Aires que se fue.

El tango, Personajes de la ciudad

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom