Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Ser poeta cuesta, pero no vale…

Yo trabajé toda mi vida (El trabajo como concepto- valor- contenido), pero no puedo jubilarme (Factores psicológicos intervinientes en la calidad de vida de las personas en la etapa de la vejez).

Ni siquiera con la jubilación de ama de casa (Madres trabajadoras), porque para eso necesitaría no haber hecho nunca aportes, y a veces, pero pocas, tan pocas que no alcanzan, trabajé en blanco y efectué los aportes consabidos.

Hay una pensión para escritores y poetas que están en esta situación (La Sociedad de los Poetas Muertos y Teorías de Educación): tanto en la ciudad de Buenos Aires, donde residí hasta hace poco, como en la ciudad de Santa Fe, donde nací (Aportes del cine documental a la construcción de la memoria y el pasado reciente).

Para la pensión en Buenos Aires me presenté con algún currículum, como ser dos veces premio del Fondo Nacional de las Artes -y otros premios también, algo importantes-, pero no alcanzó; me contestaron que no podían otorgarme el subsidio por escasez de antecedentes (Buenos Aires, una ciudad que enamora). (Continuar leyendo »)

Editorial
chatroulette chatrandom