Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Miscelánea

Borges

Me pregunto si él estaba allí, si yo estaba allí, si conversamos, si aquella vez, antes, cuando yo tenía 17 o 18 años, rocé su traje (Los adolescentes en busca de su identidad).

¿Cómo puede existir un amor así, sin sexo, sin deseo, sin que el destinatario lo conozca, pero apasionado, total? (Bioquímica y sociología del amor).

Me parece que de esta manera aman a Dios los místicos (El Inmortal).

Cuando se habla de Borges (Algunos Borges de Jorge Luis Borges), o cuando en mi trabajo de correctora me toca algún ensayo que lo nombra, siento como si mencionaran a mi hijo, a mi hermano, a mi padre, a mi amante, a alguien tan familiar y tan querido, pero que debo mantener en secreto (El secreto de la ley de la atracción).

¿Cuál es la cuestión? ¿Borges es mío? Seguro me están diagnosticando -locura-, pero, absolutamente, Borges es mío (La idea de la palabra según Platón).

Cuando lo leo, y leo una de esas frases en las cuales está todo su humor, su ironía perfecta, siento que es un juego para mí, un código que sólo él y yo compartimos. Y me río como de una danza particular que disfruto, un misterio de amantes.

¿Puede estar muerto quien está tan vivo que parece salirse de sus libros, emerger de sus frases con una carcajada, con aquella sonrisa tan fresca, tan hermosa en aquella cara que nunca pude ver como la de un anciano ciego? (La muerte en la historia).

(Continuar leyendo »)

Editorial
chatroulette chatrandom