Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

El misterio del cuarto amarillo revisitado

Lo mejor para el crimen literario es la alta sociedad, las mansiones y los palos de golf (La sociedad democrática). En la actualidad hasta pueden reemplazarse los palos de golf por lustrosas pelotas de fútbol (El fútbol como manifestación del capitalismo). O por marcadores amarillos que subrayen elocuentes frases de escalofriantes presentaciones judiciales (Protocolo y glamour).

En realidad no hay nada extraño en estas preferencias: el alma humana resiste las peores atrocidades regadas con buen vino, trajes de diseñador y lugares hermosos (Las virtudes y el acto voluntario). No es posible imaginar una historia de Agatha Christie, por ejemplo, en un espacio sórdido y mal iluminado.

Pero Agatha Christie ya no es tan leída (La novela policial). La vejez arrebata algunos libros, aunque nunca su esencia.

Tampoco son actualmente demasiado disfrutadas esas perlas cultivadas de la novela policial, que llegaron a considerarse un subgénero de la misma: aquellas en las cuales el asesinato se comete en un lugar cerrado con llave y sin ventanas al que es imposible acceder y también es imposible salir (Dos cuentos).

Tal vez el ejemplo más antiguo -y fundador de la serie- lo constituya el de “Los crímenes de la calle Morgue”, de Edgar Allan Poe (La novela policial). Ya dijo Borges que de este cuento escrito en 1841 “procede todo el género policial: Robert Louis Stevenson, William Wilkie Collins, Arthur Conan Doyle, Chesterton, Blake y tantos otros”. No nos resulta nada raro que prevalezcan los ingleses.

También fue Borges quien refiriéndose a Drop to his Death , de John Rhode y Carter Dickson, escribió, en 1939, en una revista para las familias porteñas, el siguiente comentario:

“El misterio central -un hombre asesinado en un ascensor cuyas puertas no se abren sino cuando se detiene el vehículo- parece renovar las más agradables alarmas del impenetrable Cuarto amarillo de Leroux. Desgraciadamente, los dos capítulos finales nos abruman con una revelación de carácter mecánico. Esa revelación, agravada por un diagrama, es la de una pistola suicida -inventada por Rhode y por Carter Dickson- que una vez hecho su disparo mortal se cae modestamente a pedazos. Quel giorno piú non vi leggemmo avante“.

Una curiosidad -ahora resulta una curiosidad- es que en la época en que Borges escribió su comentario sólo existían esos “ascensores jaula” en Buenos Aires, que podían detenerse en cualquier lugar del viaje ascendente, aunque no hubiera tierra firme, con solo jalar un poquito de la puerta de metal. Actualmente es más bien ésta la “curiosidad”, la contraria de la que Borges enfatiza. Hay ascensores que no se detienen sino en el piso trece.

Respecto de El misterio del cuarto amarillo en sí, famosamente escrito por Gastón Leroux en 1907: cuenta la historia de una mujer que duerme en el antiguo Castillo del Glandier, que vive sola con su padre y su criado. El padre, un destacado científico.

El dormitorio de Mathilde está, por supuesto, pintado de amarillo, y herméticamente cerrado.

Se oye gritar a Mathilde pidiendo auxilio y se alcanza a escuchar la palabra “asesino”.

El padre y el criado derriban la pesada puerta y sólo encuentran a Mathilde, sangrando.

No hay ventanas.

Y además la historia sigue y va mucho más lejos…

Alcanza los misterios de repúblicas no tan eminentes como Inglaterra o Francia.

Se perfecciona con los años.

Las víctimas ya no son sólo parásitos de la alta sociedad, sino eminencias o magistrados.

Se convierten crímenes llamados “magnicidios institucionales”.

Se disfrazan todos los actores. El actor principal es la víctima pero también el victimario: estaba por cometer un crimen con palabras y escritos, se supone…

Un abrazo para todos

Mora

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

5 respuestas a “El misterio del cuarto amarillo revisitado”
  1. Natalia Peñalosa dice:

    Mmm..

  2. Jose Itriago dice:

    Me tocó el caso más difícil enfrentar: la supuesta pérdida de la pureza. No hablo de ese estado mágico de los seres humanos, propio de los niños y de algunos pocos adultos, donde cada idea, cada expresión refleja lo que se siente, sin filtros ni atenuantes. Tampoco de la pureza inducida que preserva el cuerpo de los demonios exteriores que tratan de aprovecharse de los artificios del lenguaje y las artes de la seducción. Esa pureza conventual tampoco se parece a la infantil: precisa todo tipo de coberturas.

    Intencionalmente desvié el caso a la pureza del aire. Menos polémico. Además, hay muchos indicios de su existencia fuera de las grandes ciudades, en bosques lejanos, que se pueden recorrer, aun a riesgo de perderse, para verificar su existencia. No es que sea fácil. Pero hay pistas. No es exactamente lo que me pide mi espíritu, más dado a lo humano con voluntad humana.

    Pero aun así, ese aire atmosférico es difícil encontrar en estado de pureza. Por ejemplo en el Roraima, que es el punto más alto de los tepuyes de la sierra de Pacaraima y que fue descrito por primera vez por el honesto y muy puro Sir Walter Raleigh en el siglo de las luces (este personaje, radiografía del estilo de vida inglés, bien merece todo un tratado; por el momento lleva varias películas y novelas). Parece un buen sitio, alejado, en plena selva. Sin embargo, la contaminación creciente está tentando a las autoridades a prohibir su ascensión. Roraima como pista falsa no la saco tan al azar como parece: inspiró a Sir Arthur Conan Doyle para escribir su novela El mundo perdido. No, no estaba nuestro amigo Sherlock Holmes, que nunca se movió a estas latitudes, aun cuando la bruma no le habría faltado, porque es mucha. Pero inspiró al buen Sir Arthur. Seguramente ellos lo único que llegaron a escalar fueron los escalones de sus casas.

    Buscando ´pistas mejor documentadas, libres de la depravación humana, centré mi atención en el artículo aparecido hoy en la prensa local y que les transcribo directamente (me perdonan que les diga que hice un “cut and paste” expresión de mala muerte, pero que la uso para que sepan que ni omití, ni añadí palabra alguna:

    “La DAC se diferencia de la más conocida tecnología de CCS, que significa “captura y almacenamiento de carbono”, en que puede hacerse en cualquier parte, no sólo donde hay grandes fuentes de CO2, como en las estaciones eléctricas. Es más efectiva que el “restregado” natural de CO2 con árboles y plantas y puede implementarse donde el CO2 se almacena o se reusa más fácilmente. Sin embargo, al igual que la CCS, la DAC enfrenta el problema de asegurarse de que el CO2 no se escape nunca. Y a diferencia de la CCS en estaciones eléctricas, la DAC debe remover efectivamente el CO2 más diluido en el aire del ambiente.”

    Las siglas “DAC” sugieren cualquier cosa, algo como Diseño Ambiental Consciente o Diga Algo Coherente. Pero no, es mucho más contundente: Captura Directa del Aire . Alguien está tratando de captar aire puro. Es potencial, se use o no alguna vez.

    Hay muchas personas, grupos y países que nacen con potencial y que no lo pierden nunca. Mueren con su rico potencial (lo cual también vale si hablamos de la otra pureza: la humana, con frecuencia limitada a lo sexual: se nace con tamaño potencial pero son pocos los que lo mantienen de pensamiento, palabra y obra. Después de pocos años casi nadie muere con el potencial intacto.)

    En nuestra querida Latinoamérica casi todos los países tenemos un gran e imperdible potencial de todo, incluyendo la pureza de nuestros aires y nuestros corazones (quizás debería ser al revés, sursum corda). Y así nos hemos ido quedando a través de los últimos siglos. Pero lo nuestro serán los milenios. Cuando se celebre el tercer milenio, quizás hayamos perdido algo de potencial y ganado desarrollo, si es que nos quedó algo de aire y si no resulta que justamente las potencias nos relegaron a reservorio mundial obligado de aire fresco para poder mantener su imparable desarrollo, siempre en marcha.

    De todas maneras, mi caso era seguir la pista de la pureza. La Congregación de la Causa de los Santos la tiene fácil. Miles de personas se encargan de cundirlos de pruebas de santidad suprema, que incluyen entre las más preciadas, la pureza del candidato. Solo tienen que cribar el enorme volumen de testificaciones, desde las más cuerdas hasta las que provienen de excelsos o influyentes orates. Este tema, el de los santos postulados que no lograron ascender los escalones de la santidad, aun los que fueron y son impelidos por el fervor de parte de la población, también merece un tratado aparte. De todas maneras, algunos ascienden a los altares populares por elección democrática, quizás como protesta por la terquedad del Vaticano, que como caballos con viseras, solo ven en latín.

    Cerré el caso al descubrir que el aire puro lo expelen los amantes, inconscientes de lo que dicen y de su propia colaboración con el buen aire de las ciudades y los campos. Pero solo entran dentro del estrecho tema de la investigación en curso, cuando son estertores de muerte por amor, preñados de melancolía. Para detectarlos, no se requiere de una lupa especial y menos de una pipa que contaminaría el ambiente, basta oír los adioses repetidos más allá de lo necesario o los lamentos internos con un estetoscopio de amores imposibles. Más puro imposible. Ese un aire colmado de sentimientos transcendentales y de esperanzas incorruptibles.

    En las novelas policíacas nunca aparecen los tediosos expedientes. Tampoco lo incluiré el de este caso resuelto por los pelos. Es de muy ardua sustentación. Los argumentos parecen endebles, a pesar de que son la raíz de la vida.

  3. Oswaldo R Ordonez dice:

    Como siempre Mora con sus inquietudes y su lenguaje preciso, que nos Mueven a otras inquietudes. Y aqui una inquietud: se dice que con el avance tecnologico y Los libros en las redes se esta perdiendo el interes por la literatura y sus generos. Y que el oficio de escribir esta devaluado. Sera verdad querida Mora? Espero tu valida opinion. Un saludo fraterno

  4. Joise Morillo dice:

    Quisiera, con el cuento de la obra: Perfume de mujer, no la italiana, ni la de Al Pacino. Sería más bien una donde la escena se desarrolla de la edad medieval a la moderna, de la Europa gótica, donde un psicópata se dedica a matar vírgenes, despellejarles y con la grasa de su cuerpo elaborar un perfume de cada una de ellas que al final une en uno solo. Luego de descubierto, habiendo matado a la doncella más bella del pueblo, hija de un rancio miembro del gobierno y rico a la vez; al momento de ser condenado a decapitación con hacha, abre la botellita donde contenía el fluido, el cual se disemina y, el público frenético antes pidiendo se ejecutara, cae en un sopor, como enajenados, y se sumergen en una atmosfera de sexo y erotismo donde todos: el cocinero con la sierva, el carnicero con la tendera, el farmaceuta con la paciente, la corte completa en un balcón comparte el mismo encanto perverso, luego el magistrado que no cae en tal sopor se acerca al condenado y en un trance repentino le alaba y le otorga inconscientemente perdón. Descartar la magnífica obra: de “ilustres” –algunos no manejados por mi conocimiento- autores que se nombran en el post, como motivo de enajenación mental.

    Robert Louis Stevenson, William Wilkie Collins, Arthur Conan Doyle, Chesterton, Blake y tantos otros, Agatha Christie,Edgar Allan Po e,John Rhode, Carter Dickson, Gastón Leroux;
    Más bien Macial Estephania con sus ficciones vaqueras, podría despertar una sensación épica o, a lo caballeresco de “El Manco de Lepanto” recientemente exhumado.

    Perfume de mujer “la gotica” es todo un drama que define al síndrome de Estocolmo, donde la víctima de un secuestro, violación o retenida contra su voluntad, desarrolla una relación de complicidad y un fuerte vínculo afectivo. El guion o argumento de la obra presenta a un joven asesino en serie, el cual ha desarrollado un secuestro colectivo involuntario de mentes y conductas. Un hechizo a lo Flautista de Hamelin.

    Respecto al mundo político, principalmente en países inmaduros políticamente y subdesarrollados económica y socialmente Luis José Uzcategui, siquiatra Antropólogo venezolano, explica, Citando a George Lakoff (profesor de lingüística cognitiva de la universidad de California)

    “Una vez que el individuo es atrapado en un esquema mental, que desarrolla un modelo de pensamiento o que se ancla en una versión personal se convierte en esclavo. Por ejemplo, creer que el bienestar sólo lo puede ofrecer un gobierno o gobernante hace que cualquier mensaje sencillo (con frecuencia insulso y fatuo) refuerce su posición (errónea) además acepta las mentiras e injusticias que minimiza o ignora. El mejor ejemplo es el comportamiento de parte del pueblo venezolano, de varios dirigentes y analistas de oposición (…) la acumulación de decepciones y tensiones hacen que el pueblo deje de creer en el gobierno o líder y esto puede darse vertiginosamente o de forma catastrófica.

    Si bien el creer en un gobierno “nefasto” se sustenta en convicciones morales alienadas y principios políticos frenéticos y más si se recibe reforzamiento mediático se puede romper este marco mental si se producen situaciones severas de crisis o/y el pueblo es movido por líderes con mensajes de alto impacto emocional o que generen confianza (ninguna de las dos cosas existen en Venezuela). La realidad es que el humano puede seguir gobiernos altamente inmorales y negativos e integrarse a una gigantesca “complicidad” de trasgresiones, corruptelas y sin darse cuenta caer en una gran trampa emocional.”

    Así estamos, pero más allá de los anteriores, clásicos y contemporáneos, incluyendo a William el bardo de Avon. Tenemos las instantáneas, peores, tomadas de la vida real de ID History Chanel y la morgue de Bello monte - Desde el 1° hasta este martes 6 de enero se registraron registrado 90 ingresos de cadáveres- Caracas.

    Esto último, no es en un cuarto amarillo, es: ¡En un espacio de 912000 KM2 sistemáticamente lúgubrezado!

    Os ama
    Joise

  5. eric polten dice:

    Mora Torres - me gusto “el misterio del cuarto…”
    Saludos.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom