Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Se cobra entrada

“La poesía no se vende porque la poesía no se vende“, insisten los libreros (Las Ferias del Libro en la Historia).

“Poesía no publicamos porque nadie la compra”, explican los editores.

Y es cierto, aunque Las flores del mal (Análisis literario de poemas) y los poemas de Neruda fueron best seller, es raro encontrar en las librerías a gente en el acto de adquirir este tipo de lujo, los libros de poesía (La poesía lírica).

Contra cualquier probabilidad, lo que no es tan raro es que alguien los escriba (Dios y el azar).

No sólo los jóvenes enamorados borronean cuadernos con las manchas de un cuadro de Chagall (Chaim Soutine).

Chagall es el pintor que le canta a los enamorados y a la inocencia delirando imágenes como la de un violinista o una mujer que asciende por los cielos y no es la virgen María sino una muchacha que estalla en flores voluptuosas en el momento del amor (Trilogía del Amor: El Amor, el Odio y los Celos).

No sólo los adolescentes, digo, sino la gente adulta, en apariencia muy seria, que entra en las librerías para comprar ensayos filosóficos (El Ensayo) -o políticos-, escribe poesía.

Es que hay una verdad -no una verdad moral, una verdad del corazón, la belleza y la luz- que descubrieron o redescubrieron los surrealistas.

Tal axioma reza que “La poesía debe ser hecha por todos”, y después ya no se dice más sobre el tema, y los surrealistas cambian de tema y escriben poesía y hacen escribir poesía hasta a las piedras, los lobos o “los asesinos de los días de fiesta” -Los asesinos de los días de fiesta es un libro extraordinario, casi de poesía, de Marco Denevi (Rosaura a las diez).

Por eso cada poesía de cada uno de los que escribimos no es ni buena ni mala: es una celebración.

Con la palabra hago una fiesta del hecho de estar viva y ser capaz de nombrar. Por eso ahora mismo inscribo en este post algunos versos míos -inéditos en prosa, aunque decir esto parece de una soberbia imperdonable. Y copio versos míos porque no tengo a mi alcance otros inéditos, aunque…

…señoras amigas mías, señores amigos míos, o radiantes señoras y señores desconocidos que empuñan la pluma: lamento decirles que mi poesía de ningún modo es gratuita; se paga, como cualquier celebración donde se sirva generosamente vino y algunos bocadillos.

En este caso les exijo uno, dos o cien pesos-poemas propios para entrar, o bien comentarios sobre lo que para ustedes es la poesía, casi lo mismo que escribir un poema…

Entren, paguen, pero pidan su vuelto.

El azar es una flor

I

Inventar el lenguaje para que alguien se acerque a beberlo; inventarlo de su veneno y de su mal, que es el deseo, y de su lentitud, que es su gracia; inventarlo por gracia de la muerte con el lodo de la muerte que renace o el niño que hay en ella. Inventar la palabra que diga puedo con movimiento, y que el amante pueda aparecer en el acto de amor actuando en el lenguaje no como un mago sino como la carne, la pura carne de un poema.

II

La piedra arrojada hasta el fondo del lecho del poema piensa –rodeada de agua sobrenatural y entre el decir de los helechos marinos- en que el silencio es lo mejor del pantano, aun en el temblor.

III

Pero para las cosas del amor no me llega el silencio suficiente que diría te amo sin otra necesidad de vocablos ausentes y que al ausente llamaría. No me llega el silencio de decirlo sin mí, pero en el fondo de mí, adonde están tus ojos. Adonde están tus ojos digo te amo, pero es falso escribirlo y se diluye aunque bien sé, bien saben, que nada que no esté escrito puede ser. Te amo porque escribo te amo aunque debe bastarnos el silencio, aunque deben bastarnos esas enormes alas que baten sobre nosotros el raro perfume de un instante de no y otro de siempre.

IV

Si puedo describir la penumbra, la hebra de vela con su sombra, no puedo describir la penumbra. Sólo digo: penumbra, y hay alguien que ya sabe. Si en el esfuerzo por decir mi palabra se rompe, el resto, los escombros, serán la luz; los añicos de mi esfuerzo son el fragmento de mi música. Hay náufragos adentro de este fragmento sin mar, naufragio que se inicia en el agua misteriosa, invisible de mi mano de carne; humo de tinta, lápiz en sombra. ¿Alguien imagina dónde estoy escribiendo, cómo, cuándo, si acaso escribo en una casa extraña, si la lluvia golpea, si una gata profundamente negra, diseñada como una pantera en escala menor, vigila este otro insomnio?

V

Estos sufrientes, largos ojos sin mirada de la niña que era me examinan cuando me levanto a encender los sahumerios en mitad de la noche y con serena voluptuosidad no yo, el fósforo, ilumina el instante donde estoy y que es menos mío, diríase una fotografía pálida de mí cuando llamo, cuando pido otros mundos.

VI

Parece algo bueno en el alba en esos cuerpos el canto, parece algo bueno desde lejos que canten en el cielo, que no vengan. Yo era una niñita impresionable, asustada por plumas de pájaros y por sus tristes, tristes, entristecidos ojos de detrás de un diminuto tul, y la campana me dormía con su iglesia meciéndome aburrida entre nubes y el miedo de morir en el alba.

VII

Ella que rompió su mirada nace de sí naciendo del placer, esa raya hacia donde se tiende el horizonte. Y beber y comer de sí misma es el final como en un extraño festín inanimado donde la sombra no accediera a beber y la luna se mantuviera sobria y el vino no se hubiera creado, y beber y comer fueran para sobrevivir estrictamente, como el pan que no llega a la boca sino en migas de cuerpo consumido.

VIII

Como dos negativos conjugados revelados de golpe en los relámpagos de una tormenta loca es el olor de lo puro al mediodía mezclado con que estoy en la cama a medianoche y escucho los pasos del que viene.

IX

Donde no hay nadie es frío, y peligro de amor. Pero no es más que el espejo, tanto en soledad como en el hueco de dos es el espejo el peligro de amor, esas flores que están atadas con filos de tristeza a la roca de sangre.

X

En el pobre silencio existe una reina, mi mano no sabe si tomarla; entre las sombras ella ve, en la noche tan pobre la acuna un pétalo; si la nombro la luna cae sobre mí con el peso de una luz que no existe; Dios tamiza entre mis dedos los haces de la luna. Me lleno de palabras porque mi mirada no entra en el papel, me lleno de palabras que querrían tocar el cielo con la A, la muerte con la U, y cantar con los ángeles en consonante lengua de silencios.

XI

Es una niña la que calla, es el silencio quien toca a muerte, es una niña callada hace miles de años en el cielo, de puntillas y madre de sí misma; madre de lo blanco que es ciego, madre de lo negro que es ciego, madre de lo gris que es visible, pequeño y vanidoso.

XII

¿Y si además de trampa fuera el papel la ventana de algo muy extenso que abarcara los cielos y la tierra y pudiera mirarse en aleph cada flor, mirada o pensamiento? ¿Y si jugando un día en el papel, como en un bosque donde se divierten, se pervierten o se pierden los niños encontrara de pronto un árbol que tuviera una puerta que llevara, y me llevara en el llevar esa puerta hacia lugares que ahora son invisibles y se adivinan sin embargo dentro de las palabras del papel, cuando se forma el nombre?; el nombre, ese vocablo velado por neblinas en el bosque, neblinas que lo alumbran, lo lavan y lo enjoyan como a una mujer deseada, tan deseada en el fondo de lo oscuro: luna de ojos verdes y manos ávidas de avispa.

XIII

Ser el instante en que la palabra que se escribe se dibuja en los ojos de alguien con fuego, beatitud o ligereza, ser el sonido sin sonido que está dentro de alguien cuando transcribe de su ojo a su mente las palabras leídas; ser ese alimento, esa bebida que convidan en rueda de sombras los más muertos, los menos muertos y los vivos aún vivientes para que la eternidad que no aparece sea al menos una flor escurridiza.

Envío

Esperaré para saludarlos uno a uno al salir de esta fiesta de antología.

Mora

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

23 respuestas a “Se cobra entrada”
  1. Freddy A.D. Ponce dice:

    Agradeceré mi cambio a vuelta de correo

    LA PASIÓN DE TU PIEL
    Y LA PRISIÓN DE TU RISA

    Trilogia de sonetos para tu piel

    Freddy A. Delgadillo Ponce ©
    [Inéditos]
    __________________________________________

    Soneto para tu piel de carey

    Jamás olvidaré las suaves
    curvaturas de tus caderas.
    Ese trozo de tu piel como carey
    desbordó lo contenido de mi ser.

    Y sin importar nada,
    ni con quién, ni donde estabas,
    acariecié tus desnudos hombros,
    tu espalda, tus tesoros escondidos.

    Sentí tu cuerpo vibrar bajo con mis caricias;
    el fuego a lo largo de tus piernas
    y tu curvo vientre pulsatil,

    me devolvió, mezcla de suspiro y gemir,
    esa energía sexual sin palabras, ni cercanía.
    Y en un re-encuentro de eternidad…fuiste mia…

    At Barnsley Hospital, Ward-17
    Saturday, 3rd May 2008
    ______________________________________________

    Soneto de tu piel y tu risa

    Tu piel es una maravillosa aventura.
    Sin haberla tocado sé de su textura,
    de su perfumada suavidad y turgencias,
    voluptuosas como olas, delicadas como su espuma.

    Esta prolongación íntima de mi piel en la tuya
    …sintiendote cada vez mas profunda…
    Nuestros sagrados flujos de vida se buscan:
    huellas de estrellas en eterna réplica.

    Tu risa es otra aventura:
    cantarina como arroyo en la espesura,
    no de bosques, sino de mares,

    que Eolo trajo como eco de otros amores.
    La pasión de tu piel
    solo comparable con la prision de tu risa.

    At Barnsley Hospital, Ward 17
    Saturday, 3rd May 2008
    _________________________________________

    Soneto a las redondeces de tu pasión

    El acento de tu voz
    inundó la habitación,
    en perfumadas ondas,
    de entre las redondeces de tu pasión.

    De sólo verte puedo besar tu piel.
    Mis dedos girando tu protuberancias,
    …tu círculos interiores…
    saturando mis sentidos con sus fragancias.

    Y desde tu sagrado botón entre mis labios,
    veo más allá de tu vibrante monte de venus,
    coronados de carmín, otros dos montes níveos;

    que emergen de entre mis incansables dedos,
    palpitando al unísono, los siento ahora,
    de tus exclamaciones y mis gemidos de nueva aurora.

    At Barnsley Hospital, Ward 17
    Saturday, 3rd May 2008
    __________________________________________

    Freddy

  2. Victor Alfonso Ramírez Muñoz dice:

    Realmente es deleitante leer el artículo; quizá es contestatario a lo que sucede en nuestros tiempos donde la “lectura común y corriente” ha dejado de serlo para clavarse a la “telenovela” y programas de farándula denominados “rosa”.

    Esto ha desarticulado a la familia en el proceso de unidad e integración armónica. Recuerdo en mi niñez -hace más de 45 años- mis padres leían junto a los hijos diversos temas de la prensa y hasta los “famosos cuentos”; esto nos atrapaba para forjar nuestro acervo cultural y fomentar los valores humanos.

    Esta sana costumbre se ha ido perdiendo y en el sistema educativo, la “lectura” y copiar trozos de textos se transforman en un “castigo” antes que fortalecer la lectura y la redacción.

    Considero que debe reempezar con el proceso de la lectoescritura en todo el sistema educativo no solo de mi país sino en toda latinoamérica.

    Gracias estimada MORA TORRES y si me permites reproducir en el semanario ECO-noticia de distribución gratuita, tipo fotocopias el artículo te lo agradezco.

  3. Fabu 11 dice:

    Mora, creo que el poema XII, se lo robó el mozo que anda por ahí sirviendo el vino…
    Este es un mensaje que te envio con otro mozo, el de los bocadillos, yo todavía no salí para saludarte, estoy muy a gusto, hermosa tu fiesta!
    Tus poemas transmiten mucho, como en el cine, tienen el perfume como en un paisaje y el color como en una pintura, la forma y el sufrimiento como en una foto, de un interior con su exterior alegre, en donde hay otro interior ávido, el tiempo como en su espacio, inmenso, en donde puede ser ayer, hoy o mañana, y no digo siempre porque no lo sé.

  4. Baldemar Chacon dice:

    En una cornisa de cristal en el edificio mas alto del mundo,
    con la sombra de la luna iluminando mi rostro y el viento azotando mi pecho y
    estremeciendo mis rodillas, no quedará mi huella cuando le grite al vacío.
    ¡mi camino esta en el viento!

    Con el mundo bajo mis pies, sin ningún poder, ¡ah, solo mis sueños y volar!.
    ¿Como tener poderes?
    si aun me estremezco con cada grano de arena que traspasa la cintura angosta del tiempo,
    pesa como una enorme roca de granito
    Y al volar mis huesos se quiebran porque soy humano y caigo,
    nadie me espera con los brazos abiertos en el fondo del abismo,
    ¡ah, solo la realidad y mi despertar!

    La luna es una sombra,
    parece un boceto de miles de años que algún pintor dejó en el olvido,
    mis ojos son de luna tienen un lado oscuro.
    Espejos de mi alma, ¿es de algún vampiro, que no la veo?
    Solo veo a través de la cornisa la locura de los de abajo,
    pintados como con aerosol,
    si tan solo pudiera ver mas que puntos,
    ¡tal vez así nos ve Dios!
    _________________
    Si tuviera que escribir para vivir, moriria de hambre
    sin embargo vivo escribiendo,
    La luz del sol es como la poesia, es gratis.

    !Grace Morita!

  5. Felix Ernesto Gomez Tello dice:

    Muy interesante Sra Mora sus versos permite leer todo su alma y a la vez solo una parte infima de ella es como escudriñar todo el universo y a la vez queda por conocer su totalidad.

    Con el vuelto recibido, tengo mas que lo que pague.

    Gracias
    Gomez Tello

  6. Victor Hugo Gramajo Torres dice:

    Dicen los que no conocen (en realidad no tienen que saberlo) que muchas veces los que escriben solo se esconden detrás de sus letras sin saber quienes son realmente. Para mi esa lectura no es correcta, parte de la ignorancia del no saber que cuando uno escribe una frase una poesia una palabra escruibe con el alma solo así con lo auténtico se puede ser. O sino como entender por ej:
    “Cuanto La Amé y la Perdí”
    Cómo no recordar sus ojos si estos me hablaban de amor
    Cómo no recordar su sonrisa si era mi canto preferido
    Ella ya se ha ido pero su presencia sigue en mí
    No está, se marchó dejando atrás pena y dolor
    De un dolor que yo causé de una pena que alimenté

    Y seguiremos escribiendo aunque el sol caiga y las estrellas ya no esten aunque tu amor se que jamás regresará. Saludos y la nota imperdible. Victor

  7. Joise Morillo dice:

    Querida Mora, desde el punto de vista filosófico, hemos de encontrar una cuestión dirigida a la susceptibilidad humana, esa compasión se sintetiza en la cotidianidad inmanente del espíritu humano, esto lo podríamos observar en los cambios preferenciales descritos en las épocas. Quiero decir, lo que hoy gusta al más del común, dentro de diez – veinte o cincuenta años quizá no. No obstante, podria ser que, dentro de cincuenta, cien o más, tendremos la versión adaptada a la era, de la misma inquietud, antropológica.

    Más que la moda, es la aniquilación de períodos de producción genuina e innovadora, es volver a un ciclo que muy poco se percibe a no ser por los genios y los poetas.

    Por ello os presento y transcribo lo que un colega norteamericano “fallecido” escribió respecto a esto

    Richard McKay Rorty (n. 4-10-1931 - m. o8-06-2007)

    “La tentación de buscar criterios es una especie de la tentación, más general, de pensar que el mundo, o el ser humano, poseen una naturaleza intrínseca, una esencia. Es decir, es el resultado de la tentación de privilegiar a uno de los muchos lenguajes en los que habitualmente describimos el mundo, o nos describimos a nosotros mismos. Mientras pensemos que existe alguna relación denominada «adecuación al mundo» o «expresión de la naturaleza real del yo», que puedan poseer, o de las que puedan carecer, los léxicos considerados como un todo, continuaremos la tradicional búsqueda filosófica de un criterio que nos diga cuáles son los léxicos que tienen ese deseable rasgo. Pero si alguna vez logramos reconciliarnos con la idea de que la realidad es, en su mayor parte, indiferente a las descripciones que hacemos de ella, y que el yo, en lugar de ser expresado adecuada o inadecuadamente por un léxico, es creado por el uso de un léxico, finalmente habremos comprendido lo que había de verdad en la idea romántica de que la verdad es algo que se hace más que algo que se encuentra. Lo que de verdadero tiene esa afirmación es, precisamente, que los lenguajes son hechos, y no hallados, y que la verdad es una propiedad de entidades lingüísticas, de proposiciones.

    Puedo resumir esto reformulando lo que, a mi modo de ver, llegaron a hallar hace dos siglos los revolucionarios y los poetas. Lo que se vislumbraba a finales del siglo XVIII era la posibilidad de hacer que cualquier cosa pareciese buena o mala, importante o insignificante, útil o inútil, re-describiéndola. Aquello que Hegel describe como el proceso del espíritu que gradualmente se vuelve consciente de su naturaleza intrínseca, puede ser descrito más adecuadamente como el proceso por el cual las prácticas lingüísticas europeas cambiaban a una velocidad cada vez mayor. El fenómeno que describe Hegel es el de un número cada vez mayor de personas que ofrecen re-descripciones más radicales de un mayor número de cosas que antes; el de personas jóvenes que atraviesan media docena de cambios en su configuración espiritual antes de alcanzar la adultez. Lo que los románticos expresaban al afirmar que la imaginación, y no la razón, es la facultad humana fundamental era el descubrimiento de que el principal instrumento de cambio cultural es el talento de hablar de forma diferente más que el talento de argumentar bien. Lo que los utopistas políticos han percibido desde la Revolución Francesa no es que una naturaleza humana subyacente y perenne hubiese estado anulada o reprimida por instituciones sociales «innaturales» o «irracionales», sino que el cambio de lenguajes y de otras prácticas sociales pueden producir seres humanos de una especie que antes nunca había existido. Los idealistas alemanes, los revolucionarios franceses y los poetas románticos tenían en común la oscura percepción de que seres humanos cuyo lenguaje cambió de forma tal que ya no hablaban de sí mismos como sujetos a poderes no humanos, se convertían con ello en un nuevo tipo de seres humanos.

    La dificultad que afronta un filósofo que, como yo, simpatiza con esa idea –y que se concibe a sí mismo asistente del poeta antes que del físico–, es la de evitar la insinuación de que aquella idea capta algo que es correcto, que una filosofía como la mía corresponde a la forma de ser realmente las cosas.” (Richard Rorty, El giro Lingüístico, Contingencia, ironía & solidaridad)

    Erudita, gloriosa virtud y la mano.

    [Flujo progresivo]

    I
    Vuestra mano tocó el lumen
    Y la fibra blanca muda pero tatuada
    Iluminó las almas, lectoras, eruditas
    Y vos, impregnada de cera y llamarada

    II
    Me da miedo no encontraros
    Mas vuestra obra presta, anaquel colocada
    Prodiga mi cura, ¡oh! reparos
    Decodificar vuestra virtud, sabia amada

    III
    Miserable mi cuerpo
    Abandonado, en la sepultura
    Victoriosa mi alma, mi estirpe, ¡cierto!
    ¡He asimilado vuestra gloriosa escritura!

    Espero haber pagado parte de mi entrada a tan magnifica fiesta, con esta insignificante pero sincera entrega, procurando me concedais credito.

    Os ama
    Joise

  8. Iván Salazar Urrutia dice:

    Voy a escuchar el silencio

  9. Iván Salazar Urrutia dice:

    Voy a escuchar el silencio
    siquieres que escuche…

    Así porque sí, el pájaro primavera
    floreció su canto; la Luna Blanca
    enrojeció de puro enamorada.

    Y, bueno, el terremoto de la noche,
    la noche de la mina y luz de los mineros…

    Vamos casi como prendidos de sol,
    bebiendo e hipando sobre los recuerdos,
    vamos con e anzuelo en la garganta
    tocando dedos que se nos escapan.
    Y las voces que se pegan como sal en los oído
    y los versos entre pliegues de bolsillo
    quizás cartera vieja robada por el tiempo.

    Chagal pintando de rojo come una sandía
    mientras los gitanos posan en las Plazas. Todos
    marcahando al ritmo de los sueños, cortamaos
    flores como limones y teñimos ríos como lágrimas.

    Es el amor, digo yo, amigas. amigos,
    digo yo que es el amor, el azar: una flor.
    VANCHO

  10. Freddy A.D. Ponce dice:

    Querida Mora:

    Entrada a la Fiesta de las Flores

    El azar de la flor de azahares…
    que describes en el instante supremo
    de la re-creación eterna del:
    ya entiendo … del… ya no temo…

    No es el papel, ni la palabra,
    es el hecho mismo de nombrar la razón;
    semilla que cobra vida previa en el corazón
    y que germinará con las lluvias en el abra.

    Es insoportable el sonido del silencio
    cuando lo nombramos fuera de nuestro universo,
    y, es veneno cuando en exeso.

    Pero, ¿Quién hace de la palabra, medicina sin precio?
    No es el que nombra el mundo, quién la mide,
    son aquellos que se acercan a la flor de azahares…y la beben.

    Freddy A. Delgadillo Ponce, Hoyland, 24 de septiembre del 2010

  11. Freddy A.D. Ponce dice:

    Nuevamente disculpas por los errores ortográficos.
    Por favor lease:
    “EXCESO” en lugar de “EXESO” en la tercera línea del tercer verso, y
    “QUIEN” en lugar de “QUIÉN” en la penúltima línea.

  12. ROBINSON RAMIREZ dice:

    Hola a todos. Yo sé que quizá suene extraño, pero lo que es cierto es que todo acto de escritura que intente manifestar los sentimientos intimos de alguien en particular no siempre resulta ser poético. Quizá exista en nosotros la necesidad de expresar “algo” interno pero fracasamos en el intento de exteriorizar ese “algo”. Escribir siempre será una lucha y una deuda.
    La poesia encierra venenos y letargos, y casi siempre pensamos que lo que escribimos es hermoso y poetico; pero, nos reducimos al acto compulsivo de escribir, a una mera exaltacion, al siempre lamentable estado psuedoromantico de la inspiracion.
    Todo acto de escritura a mi parecer debe ser el producto de la reflexion cuidadosa y detallada de las distintas experiencias humanas con su entorno y con sus semejantes, entonces, la inspiracion ya no aparecera como aquel fantasma que atraviesa de repente el endurecido corazon mundano sino que sera un puerto seguro donde nacen las mas sinceras e intimas expresiones intencionadas hacia el alcance de lo bello.
    En fin, la poesia debe poseer la intencion de ser poesia y no solo de expresar algun tipo de sentimiento.

  13. ROBINSON RAMIREZ dice:

    ANOTACION AL APORTE DE JOISE MORILLO.
    No entiendo mucho de filosofia, pero, el desarrollo historico de la obra de arte pocas veces obedece al criterio de la “moda”, es asi, como los denominados clásicos perduran y superan los vaivenes de los siglos y, esto es porque en ellos se encierra una verdad humana y una intencion estetica que nos devela nuestras propias verdades. Lo que en su origen es bello, aunque incomprendido en alguna época superara esa crisis y renacera por la belleza ” en sí ” que lo sustenta.

  14. Jose Itriago dice:

    No hay un lindero definido:
    no está marcado en el piso, ni hay cercas, ni hay muros.
    En la tierra donde dejamos nuestras huellas
    podrán sembrase flores o enterrarse hombres.
    No hay linderos.
    Nuestras huellas marcan un camino sobre huertos o sobre tierra santa.
    Simples huellas en cualquier tierra.

    Tus ojos azules y verdes me miraron y sonrieron con dulzura.

    Entre flores y pastos sudábamos, tu mano en mi mano.
    A lo lejos, unos nubarrones estaban a punto de romper
    pero no apuramos el paso.
    Fuimos contando huellas
    Yo las tuyas, tu las mías
    y las huellas indiferentes pisaban huertos y tierra santa

    Sentí tu mensaje, tu mano en mi mano, pero faltaban las palabras

    Un algo inasible se formo con los vientos que empezaban a cruzarse
    Te dije que ese algo era de un viento ajeno

    Que en la casa, las cortinas se estarán moviendo, como besando
    besos de viento, besos silentes que apenas rozan,
    que ya no siento
    besos que fueron de inocencia y esperanzas
    que ya no espero.

    mientras se oxida el tiempo con rocío de tristezas

    Te dije que las hojas hablan rumores distintos que antes creí entender.
    Los árboles se alejan a otros encuentros, ya sin mi
    y me van despoblando, depilando una a una todas mis sombras
    hasta dejar sólo trozos de cristales para contarme,
    con su transparencia ausente de reflejos difusos donde toda luz encandila,
    el curso del camino, tan largo y empinado

    Sentí tu mensaje, tu mano en mi mano, pero faltaban las palabras

    No sé dónde voy dejando el rastro de nuestras huellas,
    pero ya me es indiferente.

  15. Joise Morillo dice:

    De acuerdo Robinson

  16. Jose Itriago dice:

    Es una niña la que calla, es el silencio quien toca a muerte,
    es una niña callada hace miles de años en nuestra mente perturbada.

    Se desliza el silencio -apenas por un instante-
    sobre una uña pintada de rosado.
    Quizás un descuido, una ensoñación;
    pero va haciendo como ondas…
    las palabras que no conocía de pronto se acercan
    y las hago mías, tan lejanamente
    como un fragmento de ese vaso marcado con huellas y hoy vacío.

    Deslizándome en el perturbado silencio,
    arrastrando briznas de grama recién podada,
    a lo lejos vengo, otra vez, buscando la niña que calla,
    Que quizás sea la puerta que lleve al otro lado,
    por allí, en algún lado de nuestras desilusiones,
    bailoteando empujada por las ondas del silencio

    Sobre la niebla flota, se mueve, se desliza, tropiezo
    con una impúdica foto de almas desnudas, sonrientes
    exhibiendo por fin sus carnes demasiado blancas
    sin marcas, sin manos, ni siquiera manchas
    piel ausente de pasiones, todas contenidas muy dentro:

    muevo la boca cuidando no decir nada,
    para no involucrarme ni verme obligado a explicar
    mi propio sentido, mi propia piel y suelto
    discursos indiferentes que no hay que oír.
    Después me duermo con un sueño real,
    molesto porque el silencio se llena de ruidos ajenos
    Pero sobre ellos se impone el sueño de una niña que viene de puntillas
    muy madre de sí misma; madre de lo blanco que es ciego,
    madre de lo negro que es ciego,
    madre de lo gris que es visible, pequeño y vanidoso.

    Hasta que impulsado por la secreta onda, como de algodón,
    me despierto aterrado y con fuerza me aferro a la esmeralda
    que marca el centro del paisaje,
    montado en una tela de araña del más puro oro
    a la espera de insectos siderales.

  17. Osvaldo Bonini dice:

    El desafío.

    Dos veces van en estos días que te escabulles, mi muerte.
    Entretanto los ángeles siguen en su ronda angelical y revolotean y juegan a vivir y a contagiar.

    El silencio no existe. El silencio es música, son gritos, es olvido. El silencio está en la rosa, en un azahar, en los suspiros.
    Con silencio todo se reemplaza en un momento. Es el momento el que hace al silencio, es el momento el que se pierde o se encuentra cuando la rosa nos regala su belleza, el azahar su aroma y al cariño, los suspiros; no están en los silencios sino en sonidos.

    El canto de tus manos no ha dejado de ensoñar. En tus manos tú, que no quieres irte ni abandonar los rincones; aquellos que me quedaron y que no son míos. El momento los hizo así, temporal propiedad para profundizar lo solo.
    Encuentro tus ojos que conversan y se ríen mientras cantan el arrullo de las noches frías. Voy por ellos y se deshacen. Se desintegran en la materia densa de la nada que es mía y que aturde dentro de este cubo obscuro inmenso donde vivo. Pedazo insignificante de universo en el que quepo doscientas cincuenta veces cuando estoy despierto o nada cuando estoy dormido. Aturdido de silencio. Aturdido de momentos, de rincones y de ruidos. Aturdido de todo; aturdido de nada. Despierto o dormido.

    En el justo espacio que ocupa el tiempo sin sonidos, está la distancia de las palabras para decir o no decir. La palabra mal dicha o la palabra justa que entretejerá caminos. La palabra tuya; la que escucho tupida de versos en orillos. Las palabras mías que erran al alza de tu esperanza, hacia el vacio. Espacio de silencio, espacios aturdidos.

    Y vendrá la mañana. Los ángeles jugarán a ser filósofos, locos, poetas. Ajedrecistas, ratones y hasta magos.
    Y crecerán aunque no crezcan. Y sabrán.
    Y con su inmenso amor comprenderán sin necesitar entender, con su corazón de saltimbanqui, que el juego debe seguir. Continuar, hacerlo, deshacerlo, rearmarlo.
    El mismo juego. Diferentes momentos. El mismo silencio,… y el peligro del olvido.

    El silencio no existe, solo en el olvido; así te desafío, mi muerte, y huyes de mi estío.

    “La última expresión del amor es el olvido” (Jorge Arbeleche)

    Lamento muchísimo la nula concurrencia al blog en estos tiempos. No por eso he dejado de visitarlos y disfrutarlos. Siempre son como la hierba fresca…

    Morita te quiero mucho. Un grandote beso.

  18. Fabu 11 dice:

    LA POESIA, INQUIETA,
    NOS DEVORA EL CIELO, Y NOS DESNUDA LA NOCHE.
    NOS DEVORA, Y NOS MUESTRA SU OBRA.

  19. Freddy A.D. Ponce dice:

    Wuay… Fabu!

    La “gatita dominguera”
    …sacó las garras…
    y aunque cortas,
    son como para la guerra

  20. benjadem alflorentin dice:

    hola mora, creo q la poesía no se vende muchos xq en realidad, así como todo el mundo puede escribir “poesía” , no todo lo q escriben es realmente poesía.
    Supongo q incluso vos t encontrarás algunas veces escribiendo palabras y párrafos q, d entrada nomás, ya sabés q son nulos, cursis, sin valor poético, pero necesitás escribirlas (a mí me pasa seguido y entonces dejo d escribir un tiempo) pero la diferencia está en q vos sabés discriminar TU nivel poético, pero hay muchos q ni siqiera se plantean tal cuestión, y x ésa razón se publican tantos libros d “poesía” lamentables, q no dan ganas d leerlos, ya q ni los títulos despiertan curiosidad.
    Yo en lo personal siendo poeta (inédito) y amando la poesía no compro mucho del genero, xq no qiero perder la moral ni la visión lírica del mundo; suelo, éso si, comprar algunas antologías d escritores nóveles, para tener una idea d los q tienen algún valor, q , te digo, d cada 100, a veces no llegan a 10 según mi gusto y criterio.
    Con respecto a lo q acabo d leer me gustó mucho; tendría q leer mucho mas para saber cuántos meandros recorre tu espíritu, pero ésta microdosis homeopática me ha “sabido” a Olga Orozco; ya sè q qizàs estoy cometiendo un desatino x apresurado, pero hay algo, un trasfondo lírico q me la recuerda.
    Y ojo q ya sé q digo Olga Orozco q es mucho decir.
    Bueno, grs x tu hermosa lírica, y espero poder seguir descubriéndote. un beso y adelante!!!

  21. Francisco Pinzón Bedoya dice:

    Mora: Gracias pro ese grito callado. Sí, la poesía no vende, y ese ha sido la respuesta de algunos editores ante quienes he tocado la puerta, aún bajo la condición de que yo pague los costos de la edición. pero… seguiremos escribiendo.

    Una invitación a mi BLOG. http://poesia-letras.blogspot.com

    Saludos desde Colombia, y pago por haber leído con un abrazo sin sonido

  22. JOSE ANTONIO GOMEZ PERALTA dice:

    DIOS TE BENDIGA MORA NO SE PORQUE EN LOS MENSAJES QUE ME MANDAN AL CORREO ELECTRONICO CUANDO ENTRO Y INICIO SECCION SE ME HACE DIFICIL BUSCAR LA PAGINA DONDE YO ESTABA LEYENDO PARA DEJAR UN COMENTARIO. QUE DEBO HACER ?


Trackbacks

  1. Se cobra entrada | BlogArticulos.com – Articulos del internet.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom