Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Secreto revelado en Nochebuena

Con 42 grados centígrados (¿Cambio de clima o calentamiento global?)  , no hay otro modo de caminar en la casa que no sea descalza, pero mi pie no toca frescas baldosas sino cálida madera (Cuidar los bosques naturales fabricando tableros derivados de la madera) .

En ese mismo instante de pisar, me cierra el círculo de algo que ya empecé a comprender ayer en la reunión de Nochebuena (Festividad navideña) . Anoche fue 24 de diciembre y vinieron todos los infantes de la familia a esperar la navidad en casa de mi madre, en Santa Fe, Argentina.

Los niños eran muchos ojos y cuerpos frágiles corriendo por la casa, atravesando el árbolito.

Esos ojos brillaban por la espera de los regalos, seamos sinceros, no por el Nacimiento; había miradas azules, negras, color miel.

Los mayores esperábamos también, entre otras cosas la alegría de esos chicos. Además, la cena de ricos platos tradicionales y tradicionalmente nutritivos de navidad -cremas, jamones, pavos y cerdos glaceados, y el entretenimiento del final que consiste bajo cualquier clima en almendras, chocolates, turrones llenos de nueces y peligrosos para dentaduras algo ancianas, mazapán, el pan dulce… (Historia de la gastronomía).

De pronto, en el momento justo en que una de las numerosas gotas de sudor de mi cara se mezcló en mis labios con el sabor de una garrapiñada, algo empezó a molestarme, esas cosas que se abren paso en la oscuridad de los fantasmas hacia la conciencia al contemplar algo que no parece ser la realidad.

Miré a mis hermanos, a sus parejas, a mi madre,  a los niños que jugaban.

Allí estaba guardado el secreto, entre los cuellos de sus camisas y los vestidos largos, las golosinas y los chillidos de los niños que rodeaban ese arbolito bañado de copos de nieve terriblemente artificial, terriblemente incongruente.

Parece una revelación demasiado simple la de que toda una ciudad -la llamada Ciudad de las Convenciones y las Constituciones (La Constitución), pero en especial la de las Convenciones, Santa Fe- ha estado tratando de huir eternamente de su destino -o su condena- simplemente negándolo, para sufrirlo más. Y eso era lo que veía que sucedía: habían creado el clima del invierno para huir del calor; estábamos disfrazados de “gente del Norte” con sus trajes y alimentos, lo que hacía que nos derritiéramos y nos sintiéramos mal, y forzados.

Le tomé una fotografía a Marcos, un pequeñito de ojos casi de cristal de tan claros. Me pidió entonces que le sacara otra foto, y en el momento en que preparaba mi cámara levantó en andas al Niño Dios rubiecito que yacía debajo del árbol nevado: aquí la tengo, la estoy mirando, es increíble; los brazos de mi sobrino sostienen a Jesús como un trofeo deportivo.

Pero ahora estoy dando vueltas por la casa, como dije, descalza, y ya se posó mi otro pie sobre la madera entibiada; y di muchos pasos para buscar en una casa que no conozco -mi madre se mudo hace muy poco a este departamento- lápices y papeles.

Los encuentro y me quedo pensando en cierta angustia provocada por la semirrevelación de anoche.

Los llevo al escritorio de caoba que fue de mi padre y empiezo a escribir esto que están leyendo.

Como no hay computadora alguna, deberé ir al cibercafé a pasar en limpio para ustedes esos borrosos borradores.

¿Pero por qué me entristece tanto que haga calor y que la gente se disfrace de que hace frío?

¿Por qué me desespera que esto venga ocurriendo desde mi vieja, antigua infancia, y por qué creo que con esta visión algo profundo me ha sido revelado, o, más simplemente, yo he conseguido revelarme a mí misma?

Díganmelo ustedes: ¿tendrá que ver con la falsedad de los decorados?

Decorados, decorados…

Mientras escribo, mi mirada de ponto distraída de tinta y del cuaderno tropieza con un objeto de vidrio; es un pisapapeles.

Era mi sueño de niñita, era mi magia más preciada, ahora lo veo como un sueño deforme que trae peste.

Levanto el pisapapeles y lo miro intensamente -no olviden que es un objeto que viene de muy lejos, que estuvo en mis manos cuando éstas eran pequeñitas.

También la nieve cae sobre los árboles del pisapapeles, adentro… como caerá en Nueva York, París, Oslo; como caerá sobre la Selva Negra o en las novelas de Henry James, en Londres.

Me estoy muriendo de calor.

Otras gotas de sudor borronean aún más el cuaderno, la tinta y mis ideas. Santa Fe es una ciudad condenada a afrontar el calor con el nudo de la corbata bien apretado, con ricos vestidos que cubren ajustadísima ropa interior tipo corset, con tacos altos que separan al menos cinco centímetros del piso del pie, aunque no importa que lo separen, pobre pie, porque el piso está hirviendo.

Santa Fe es la Ciudad de las Convenciones.

Dejo lápiz, cuaderno, pisapapeles, es decir, dejo de escribir, los dejo a ustedes por un rato…

Mi mamá ya no vive en nuestra casa familiar, en donde a veces unos chicos se desnudaban en el patio y pasaban la tarde echándose baldazos; y a veces las baldosas rebalsaban un rato antes de evaporarse el agua, entonces ellos las usaban para resbalar como náufragos.

No, ya no vive allí mi madre sino en un edificio de algunos pisos que queda frente a la Plaza de Mayo.

(La ciudad sigue siendo de casas bajas pero los edificios que se han empezado a colar me recuerdan a alguien que se está quedando calvo y se enorgullece de dos o tres largas guedejas, o bien a un calvo que ha hecho tratamiento y le ha surgido un poco de pelo.)

Voy hacia el balcón que da a la plaza, me asomo.

Como en toda, o casi toda, ciudad capital de provincia, en la Argentina, hay una plaza que se llama Plaza de Mayo rodeada por: en una cuadra la Casa de Gobierno, otra cuadra que la envuelve es donde están los Tribunales; la tercera, donde se alza el colegio de los jesuitas con su antiquísima iglesita de la Virgen de los Milagros pintada a la cal. La cuadra que falta para que sean cuatro las que rodean a la plaza es aquella donde yo estoy parada en el balcón del sexto piso. En el terreno de este edificio estaba la casa del gobernados, hace cien años. En la esquina de esta cuadra está la gloriosa y humilde Catedral: hace doscientos años el caudillo López, de acá, le cortó la cabeza al caudillo Ramírez -de otra provincia, de Entre Ríos- y esa cabeza estuvo balanceándose en el atrio por quince días, a la vista de público piadoso.

Pero desde el balcón veo todo esto y un poco más allá las casas bjas me conmueven y algo me hace salvar a mi Santa Fe de tanto rezongo desprendido de una noche de fiesta algo aburrida y calurosa: acá las edificaciones no son muy complicadas; a las casas bajas y hasta a la casa de gobierno la imaginación puede hacerlas polvo en pocos minutos y llegar al suelo virgen del hombre natural, del hombre prehistórico.

Por lo tanto, en estos días de Navidad, estoy dispuesta a perdonarlo todo: que mis sobrinos o mi nieta o los pequeños hijos de mis amigos festejen con lecturas de Dickens -o de Harry Potter- navidad; que el Niño Dios nazca entre hielo y oro bajo el arbolito con sus copos blancos; que canten villancicos en inglés.

Sigo inquieta, sin embargo.

Contesten esto: ¿no debería permitirlo?

Hay atenuantes: es un pueblo con muchos gringos nostalgiosos (vinieron en el 1800, ¿acaso no les hablé de ojos azules?).

¿Esta gente -que es mi gente- quiere ser lo que no es o es lo que es a pesar de todo?

Dicen que las personas que viven en clima frío son más sensatas y a la vez más sutiles; que los mejores escritores viven bajo esas estrellas.

Yo no lo creo.

Es más: siento que me salpica el polvo de Macondo en los paseos que doy por Santa Fe; cada jazmín o santarrita que corto de su enredadera parece que la corto del libro de Gabriel, de sus Cien años…

Presentes navideños

Blanca Estela: a ti te regalo directamente la luna -la de Santa Fe: hace juego con todos tus astros.

María Celeste: va un poco de mi río -el Paraná- para que lo eches en tu mar.

Osvaldo: una hoja seca que encontré volando por calle Ituzaingó en pleno verano, para guardar en libros.

Joise: el pasaje donde Sócrates recuerda que le debe un gallito a Esculapio (me debes chocolates…).

Celestino: un angelito con celesta o trompeta anunciando las mejores nuevas para tu alegría y tu bondad.

Jud: un camino flamante que nadie pisó todavía.

Vancho I: la primera letra del alfabeto griego, para que seas Vancho Alfa.

José Itriago: una casa amueblada con telescopios y microscopios.

Jorge: una selva sin sed ni pesadillas.

Fabu: una rosa que vi en un cuadro rarísimo de Brueghel el Viejo.

En la próxima entrega hay más sorpresas, más regalos, más besos y abrazos.

Pido, por acalorada y asfixiada, que alguien me regale una ventana para ver llover, y una lluvia mansa que traiga la frescura.

Si no es posible, tambores convocantes de la lluvia, máscaras para tentar al cielo.

Si no es posible, sólo vuestras maravillosas escrituras.

Mora Torres

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

33 respuestas a “Secreto revelado en Nochebuena”
  1. Fabu 11 dice:

    *MORA*
    En algún rincón de mi memoria diviso esa rosa, gracias por encontrarla y regalármela.
    Lo de la Navidad con calor disfrazada de invierno es cada año peor, porque seguimos con las mismas costumbres que trajeron nuestros antecesores que venían con esa tradición, cultura y nostalgia de su tierra; y ahora que vemos el tiempo que ha pasado… es muucho con tanta almendra y chocolate con 43º!!!
    STOP! Paremos con esto ahora, y no sigo enumerando porque hasta el vin bruleé nos falta para completarlo.
    Si, hay otras cosas más, y estoy de acuerdo contigo, y por otro lado habría que inventarse una dieta menos calórica y mas apropiada al clima de HOY.
    Y siguiendo con el calor, te mando una ventana de dos y medio por uno y medio metro con un paraiso gordo, grandote, y frondozo que si te da el sol de frente no te hace nada y está en un primer piso, y si vos estas en el sexto la hacés subir. En realidad sería un árbol muuy alto que estaría seguramente feliz de poder refrescar tu ventana. Al final… te regalo un árbol elástico con ventana portátil.
    Voy a tocar el Putú, es un instrumento de aire, hecho en ÁFRICA con un mate y otros elementos de la tierra. CON ESE VOY A HACER LLOVER, FUÉ POSIBLE UNA VEZ, - SERÁ QUE LLOVERÁ EN SANTA FE ?
    UN ABRAZO CON ALAS DE MARIPOSA

  2. Jose Itriago dice:

    Y yo a ti, Mora, tomadas con mi telescopio caleidoscópico, te regalo las más bellas fotografías de las más lejanas galaxias, aquellas que sólo tú verás. Y con mi microscopio de altísima resolución, el momento mágico en que el polen insemina la más pura Edelweiss en lo más alto de los Alpes, como homenaje a la frescura de tu voz, aun en el tormento del calor de Santa Fe.

  3. Jorge Carrillo dice:

    Hola Mora soy Jorge de Venezuela, he leído tus articulos desde Asesinatos de todo corazon hasta el presente (secreto revelado en noche buena) y me gustan muchisimo leerlos por la naturalidad con que relatas las cosas.. espero veas este mensaje…. Saludo.

  4. Celestino Gaitan dice:

    Maria de los Milagros, Oriunda de Santa Fe…
    para mi…Morita, mi muy amada Mora.
    Gracias por Ser…y seguir compartiendo con Nosotros.
    Generosa como siempre,
    El mejor de los regalos,
    (haberte leido antes de finalizar el a~o.)
    envuelto con la ternura de tu lapiz,
    o tu pluma,que sabe superar fronteras.
    Recibo tu Angelito…con trompeta…
    que ahora me sorprende, alegre y bondadoso
    y que a partir de hoy, sera’ mi compa~ero.
    Tu recibe de mis manos,
    polvo de estrellas,
    para que todo lo veas como es..
    …sencillamente Maravilloso.
    Y el mas amoroso de los Abrazos,
    que si no te quita el sofocon,
    por lo menos te haga olvidarlo un rato.

    Salud y Paz para Tod@s…
    Y para JoseI, con la Admiracion y Respeto de Siempre,
    Gracias por tu Paciencia para compartir
    con Nosotros tu Sabiduria.

  5. Iván Salazar Urrutia dice:

    Y vinieron los españoles y nos robaronb nuestyro oro, pero nos dejaron algo mejor: nos dejaron el idioma, las palabras. Lo dijo Neruda y Mora avanza y expresa -porque no lo dice- y nos dejaron la Navidad y la ropa de invierno en verano y la nieve de algodón en un aire agotado de calor. Nos dejaron ver a los seres queridos con ojos antiguos de amor. Es cierto, esos ojos venían ya desde nuestro Macondo en la memoria -que no se crean, nosotros ya teníamos el mundo virtual-real mucho antes que la cibernética-, de nuestros caminitos de cordillera, de selva, de valles, de ríos y playas de nuestra américa nuestra, pero sobre todo, esos ojos son la mirada común de todos nosotros.
    Nos queremos. Nos amamos. Somos. Y unas gotas de sudor, y unos recuerdos que no olvidan. y tres uvitas, y lentejas, ¡y Champán! Y viva, mierda, nuestra vida de hermanos amadores, amados, y llorones digo, porque lloro cuando los saludos derramado de cariño.

  6. Joise Morillo dice:

    Maravilloso, mi querida Mora, esa revelación no es más que la verdad, que habéis descubierto a la cual cuando niña o, quizá días atrás no habíais percibido, esa es parte del transculturismo. Está bien lo de tener tradiciones pero vivir soñando épocas y con nostalgias hasta el pundo de torturarse, es como un estoicismo desproporcionado, esa es la verdad de una realidad caprichosa, no, no es que se debe asumir una actitud iconoclasta, sino enfrentar la realidad para vivir la verdad, esa realidad creada con tradiciones que no son del terruño, está bien que se le alabe al niño en el pesebre (un nacimiento ) porque es la fe cristiana pero emular una navidad o natividad con arboles copados de nieve ¿Por qué? Por Dios ¡ah! Y lo dispendioso de los adornos, y cuanta jalea se le ocurra a cada quien con sus añoranzas y recuerdos.

    Apoyo un brindis, una cena, bailar, compartir una torta, lo manjares navideños pero es verdad mi querida Mora algunas cositas de nuestras adoptadas costumbres rayan en lo absurdo, para vuestro consuelo aquí en Venezuela ocurre lo mismo.

    Os amo

    ¡Ciao!

  7. Osvaldo Bonini dice:

    Para Morita.
    Y para todos los amigos del blog.
    También al equipo de Monografías.
    Y para Morita.

    31 de diciembre de 2008.

    Son muchas las cosas
    que llevan huellas
    que el tiempo no borra.
    A cada momento acumulamos recuerdos,
    llega una época propia especial
    que son disparados en nuestras mentes
    como si aún estuvieran vivos.
    Por mínimas e inesperadas situaciones.
    Este año que se va
    te trajo a mí,
    por el camino del destino
    o el de la coincidencia.
    Contigo también llegaron imágenes
    en tus flashes, y con ellas,
    aquellas sensaciones que tenía guardada
    escondidas
    renacieron.
    Tu conjuro hizo que las reviviera
    poquito a poquito,
    en aromas, en contactos,
    en emociones, en vértigos.
    Con tus brujerías me llevaste a expresarlas.
    Aprietas el gatillo y das vida.
    Traes el ayer al hoy.
    Filosofas en la muerte y la asesinas.
    Te conviertes en topo e iluminas subsuelos.
    Le muestras espejos a los fantasmas.
    Provocas y cosechas.
    Contigo trajiste amigos,
    que no lo son y lo son,
    almas amigas,
    que junto a la mía liban
    tu semana de mariposa.
    En cada comentario,
    cuidé de incluir de alguna manera
    un gracias.
    Simple y gastada palabra
    resumen de mi: este año.
    El que gasté junto a ti
    y junto a Uds.
    con placer y con amor,
    en buen provecho.
    Sé que coincidimos en eso.
    El haber subido juntos
    éste escalón,
    el haber compartido lo de cada uno
    de nosotros y de nuestros entornos,
    me lleva al deseo y la esperanza
    para el próximo año
    de repetir la ascensión y todas nuestras luchas.
    Deseo y esperanza que te regalo
    y les regalo
    con todo mi amor.

  8. María Celeste Cécere dice:

    Mora, Morita… yo te regalo miríadas de arenas multicolores, de una playa extensísima y solitaria, con el murmullo del mar en tus oídos y una brisa fresca, como siempre, para que adorne tus cabellos con fragancia a algasy salitre.
    Y volará esa fragancia y ese sonido y entrará por tu ventana, para acariciar tu cabeza que descansa ¡por fin! húmeda sobre la almohada de la casa de tu madre, en Santa Fe.
    Mis abrazos apretaditos y muchos dulces besos de cálidas mejillas…

  9. amparo rivera dice:

    yo te regalo una cajita llena de mariposas , para que cuando la abras ellas , liberen toda toda la frescura y libertad que contienen por el simple hecho de sentirlas y que siempre van a estar ahi para ti ……………………………………..

  10. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Mora querida:

    Un fraternal saludo con abrazo de oso incluido, para desearte lo mejor de lo mejor en este nuevo año que recién comienza, apenas abrí la ventana que me conecta en tu espacio, quise ser la primera en enviarte besos y abrazos, pero llegué tarde, sin embargo feliz de poder hacerlo a tiempo y sin demora. ¡¡GRACIAS!! por tremendo regalo; la luna, que no sé que retribuirte para equiparar. Tal vez una galaxia completa para ti, ¿qué te parece?.
    Luego escribo otro poco, me invitan a dar una vuelta en mi regalo…

  11. Lilita Argeles dice:

    Mis palabras no seran tan floridas como otras, y en este mensaje quiero decirte de tu enorme capacidad descriptiva y costumbrista de los pagos santafesinos en tan pocas lineas, los que conozco y que a traves de tus parrafos he rememorado con alegria. Gracias

  12. gustavo federico amarillo denaday dice:

    muy bueno realmente lo que escribis me gusta y me distrae es tan sencilla y agradable la forma en que contas las cosas que uno se siente como escuchando el relato de un amigo o de un familiar es la segunda vez en que tengo oportunidad de leer algo tuyo y me encanta te cuento que soy de parana entre rios y coinsido con que para las fiestas por estos lados si que hace calor,bueno dios te de larga vida asi podemos seguir deleitandonos con tus escritos …..feliz año nuevo mora

  13. ruben lince dice:

    Lei tu pedido, y estuve pensando como atraer las gotas gordas del cielo… y cuando deje de pensar y cuando todo sucedio, y cuando mis deseos se cumplieron, y cuando unos hermosos brazos despertaron abrazando mi tierra,…levante la mirada y vi como un gris intenso, brillante, soltaba sobre mi rosario de felicidad, todo su cargamento de diamantes… ten una ventana de colectivo y viaja por todos los lugares que quieras acompañada por la lluvia, no dejes de mirar que siempre ahi estaran, hasta que tus lagrimas las acompañen por las rutas y las calles, hasta el río que todo espera y todo cambia por mas, hasta el mar de tu amigos y amantes…

    TE DESEO UN AÑO, A TI, A TU MEDIDA

  14. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Un Regalo Especial Para Tí

    El Amor y la Fe son dos fuerzas que mueven al mundo.
    “Si me posees triunfas”, dice la Fe. “Dame un poco de tu corazón y toma todo el mío”, dice el Amor, que es generoso, grande y magnífico sentimiento de la vida. El que posee Fe aleja de sí la inquietud amarga de la duda y de la vacilación, y pone a sus empresas el sello del éxito. Para él la vida se desliza más cómoda y segura. Bajo su pie la tierra es más firme. No cometamos el crimen de romper la Fe de nadie. No quitemos el derecho de amar, porque el Amor lo es todo en la vida. El Amor de todos los amores es la única deicha perfeta; él torna optimista el el espíritu; él se transforma en generosidad, en caridad, en ventura…él es el embellecedor de la vida.
    No quitemos Amor; demos Amor. No arrebatemos Fe; fomentemos la Fe, porque ella es la brújula, el escudo de la existencia.
    Con Amor dedicado a quien un día hizo que mi alma se llenara de gozo, al darme cuenta que podía escribir juntamente a mis amigos en este espacio maravilloso creado por tí querida Mory.
    ¡QUÉ SEAS MUY FELIZ!

  15. Kel Kel dice:

    A iguel que mi compatriota Jorge Carrillo, sigo tu blog desde Asesinatos de Todo Corazon, me agrada algo de tu letra, algo que aun no se identificar y que a menudo me encuentro buscando. De esa Rosa solo me atrevo a decir que estuvo alli esperandote. Esperandome. Un saludo para ti. y tambien para me Compatriota Jorge Carrillo. Mora desde aqui, Venezuela, la tierra de Bolivar, “Abrazos que no tengan Fin”.

    Kel

  16. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Tienes toda la razón querida Mory, en cuanto a que éstas fiestas de alguna manera nos llegaron como una tradición de tanto gringuito que llegó al continente, y claro, también hay que recordar que Santa Claus, papá Noel, o San Nicolás, nació en Turquía cerca del año 280 D.C., en lugar muy frío, y es por esa razón que se presenta tan arropado, mientras nosotros aquí nos asamos de calor, por otra parte han hecho coincidir en una fecha estimativa de cuando Jesús nace en Belén, ya que la Biblia y los escritos encontrados no han revelado una fecha exacta, según los Testigos de Jehová, Jesús nació en el mes de Octubre, lo que para los orientales no cuenta porque para ellos el niño Jesús fue un bebé regordete que más tarde se convirtió en Buda, y es más para los mismos habitantes de Belén, no hay qué celebrar, pues ellos aún esperan la venida del Mesías, están más ciegos que nadie, pero no hay de qué preocuparse, pronto Dios se revelará a su pueblo.
    No creo que exista una farsa o mala imitación de las fiestas, lo claro e importante es que nos alegremos con el nacimiento de Jesús y celebremos sin abrigarnos tanto. Por otra parte ¿acaso no sería entretenido alguna vez celebrar navidad con nieve?…Tendríamos que hacer un viajecito verdad?.
    Los niños, Ah los niños…son muy importantes para Dios. ¡Hay del que toca a un niño para dañarlo!, Él dice: “Dejad a los niños venid a mi” Mat.10-14. , ellos son ángeles revoloteando en la tierra, luego nosotros hemos permitido que se contaminen, y entonces ya no son tan adorables.
    Me imagino a tu sobrino con ojos de cristal levantando al niño Jesús como un trofeo, más bien diría yo como un campeón haciéndolo a él merecedor de tal alegoría.
    Me alegro que hayas disfrutado con los tuyos; la familia es lo primero, y hay que partir por ella.
    Una vez más gracias por tu regalo maravilloso, anoche pude apreciarla y darme una vuelta a su alrededor en mi otro regalo; (mi convertible rojo soñado), creo que está creciente, con su lucero de compañía; reía y sonreía de felicidad, la que ahora comparto con Uds. Mis amigos del espacio.

    ¡QUÉ ESTE AÑO SEA PROSPERO Y CON MUCHA PAZ EN SUS VIDAS!
    Blanca Estela, (Blanchette para Ma.Celeste)

  17. john alexander rondon guzman dice:

    mora…tus escritos son el mejor regalo de tu parte, la fluidez con la que envuelves al lector en un mundo inexplorado lleno de sensaciones exquisitas es un regalo único para mi, la mágia de tus palabras y la sinfónica voz de tu pluma me atrapan. no tengo nada para darte, mas que una palabra de admiracion y agradecimiento por deleitar mi paladar literario con un festin de hermosos escritos….

  18. Martha Lilia Mejía Reynoso dice:

    Mora:
    Yo te mando un puñado de mariposas monarcas,
    que en estos días visitan mi Estado,
    Estado de México y parte de Michoacán
    En mi gran país México doble honor
    en los frondosos bosques de oyameles y pinos
    nos visitan por 3 meses o más
    grandes recorridos han realizado
    y vienen celosas a formar sus crisálidas
    usando las ramas cual camuflaje
    y lindos capullos como esferas
    formándose de gusanos a nuevas
    Monarcas, como su nombre lo dicen.
    Bellas princesas aladas
    Cual si fueran hadas
    Salidas de los místicos cuentos
    Nos dejan su fabulosa belleza
    y luego emigran de nuevo a Canadá.
    Tan bellas y majestuosas
    Inquietas y voluptuosas
    Colores perfectos
    Tan perfectos que el iris las envidiaría
    Colores del sol o del ocaso
    Atardecer de sabiduría
    Cual tigres con alas
    Anaranjadas y rallas negras
    Con puntos blancos que resaltan su belleza
    Tan ágiles que van de flor en flor
    y frágiles cual bellas doncellas
    para ti Mora linda
    que con tu papel y tinta
    mejor descripción harías
    pero yo, te las ofrezco de corazón
    sin moños ni papel de seda
    pues como Kao Joise dijo
    no privar de su libertad
    a los animales,
    no puedo privarlas
    de su esencia de volar
    y desplazarse libres
    en sintonía de su aleteo
    tan elegante tan bello
    y realizando un ritmo
    cantante de paz
    que te mando por este medio
    específicamente fui a
    Valle de Bravo
    Y de allí, volando las ví
    Y en un gran deseo
    Hasta Santa Fe
    Sople y virtualmente
    Te las mando
    Como este fuerte
    Y apretadito abrazo
    Con todos los mejores deseos
    Para ti y tu familia
    En este año 2009.

  19. Martha Lilia Mejía Reynoso dice:

    mariposas amarillas, Basilio Babilonia
    mariposas amarillas que vuelan liberadas
    imagino y vuelvo a sentir
    en mi memoria….
    música, Macondo …
    ¿Donde estas? cien años
    imagino y vuelvo a sentir
    en mi memoria…
    A cien años de Macondo sueña
    sueña con el aire
    anunciando con tropetas anuncia
    a José Arcadio….
    y deja buscar al Gabo…
    y esta letra de la canción
    por cierto de las mariposas.
    que cantaba mi paisano
    Oscar Chavez
    Mora, me recordaste que en mi tierra Toluca,
    si la pasamos a 1°C en Navidad y año nuevo
    al pie de una chimenea
    y un jarro de ponche calientito de frutas
    igual, con cena repleta de diferentes platillos
    como pescado bacalao a la viscaína,
    revoltijo o llamado tambien romeritos
    delicia que guisa mi madrecita
    ensalada de nochebuena a base de betabel
    con frutas rebanadas zanahorias y cacahuates
    ensalada de manzana, piña, pasas nuez y crema
    pierna mechada y pavo relleno
    y de tomar se prepara un
    vino tinto con limon y frutas picadas
    mmm delicias de los Dioses
    lástima que muchas de esas cosas
    ya no las pude comer.
    saludos MARTHA

  20. Beatriz Mercedes Mairena Bustos dice:

    Hola! Mora, soy Beatriz, tengo poco de leerte, pero lo poco que he leído me ha encantado. Verdaderamente tienes un don, escribes de una forma tan rica y a la vez tan natural que haces que uno se embelese con la lectura y se sienta parte de tus historias. ¡Felicidades! lo haces muy bien. ¡Ah! casi lo olvido….mi regalo de Año Nuevo para ti….
    Un amplio ventanal
    abierto de par en par,
    por donde puedas disfrutar
    de la fresca brisa que el suave viento
    trae hasta donde vos estás…
    Saludos y hasta prontoo!

  21. Martha Lilia Mejía Reynoso dice:

    Mora, te comparto
    la letra de la canción de MACONDO
    inspirada en la Novela
    100 años de Soledad del Gabo
    que canta mi paisano Oscar Chavez

    Los cien años de Macondo sueñan
    sueñan en el aire
    y los años de Gabriel trompetas,
    trompetas lo anuncian.

    Encadenado a Macondo sueña
    don José Arcadio
    y ante el la vida pasa haciendo
    remolinos de recuerdos.

    La tristeza de Aureliano, el cuatro
    la belleza de Remedios, violines
    las pasiones de Amaranta, guitarras
    el embrujo de Melquiades, oboes.

    Ursula, cien años, dónde está Macondo
    Ursula, cien años, dónde está Macondo

    Eres, epopeya de un pueblo olvidado
    forjado en cien años de amor esta historia
    Eres, epopeya de un pueblo olvidado
    forjado en cien años de amor esta historia

    Me imagino y vuelvo a vivir
    en mi memoria quemada al sol.

    Mariposas amarillas, Mauricio Babilonia
    mariposas amarillas que vuelan liberadas
    Mariposas amarillas, Mauricio Babilonia
    mariposas amarillas que vuelan liberadas

    (se repite)

    me corrigen el vino tinto
    con la preparacion de frutas se llama “clericot”
    vino tinto, con agua mineral, jarabe natural
    o de granadina, jugo de limón,
    manzana picada y uvas rebanadas
    sin cascara ni semilla
    bien frio y salud….
    MARTHA

  22. Júdith Mora V dice:

    Querida tocaya… esta época suele sensibilizar alma y espíritu de formas diversas, nos altera la perspectiva de la vida, al punto de pedir hasta acuerdos de paz entre las naciones en guerra… aparte, creo que con los años, queremos ser como más reales, aceptamos menos poses en los demás y deseamos más lo auténtico.
    Sin embargo, la época se presta para recrear fantasías y buscarnos excusas para tener una ilusión y albergar una sonrisa, más en el mundo que nos está tocando enfrentar, no es nada fácil… tal vez por eso algunos buscan parecer lo que se fue pero ya no se es… y un día al año, pues creo que es válido…

    Gracias por el camino, lindo detalle de tu parte… te dejo un caracol de Todasana, una playa hermosa de mi tierra, para que en él escuches las respuestas a todos los secretos no develados y los conviertas en música a través de tus letras, para deleite nuestro.

    Un beso grande y un abrazo apretado… y a todos, mi cariño sincero, que crece un poquitico más cada vez, bellos deseos y mucha paz.
    Jud.-
    <3

  23. Jorge A Rodriguez V dice:

    Hola Mora felicidades a todos y todas.

    Muchos años atrás –no nacían mis hijos todavía- el día de Navidad me era inquietante, desde las primeras horas conforme el ambiente se impregnaba de la fiesta irrumpían los pródromos de crisis reflexivas acerca de la instrumentalización, en todos los órdenes, de esa época que había sido tan linda en mi niñez. Las crisis casi siempre resultaban en intoxicaciones etílicas con los nefastos resultados del siguiente día cuando tenían lugar los complejos de culpa agravados por lacerantes dolores en las sienes. Quiero decirles que en mi país el tiempo de Navidad se inicia en la tercera semana de noviembre, coincidiendo con el cambio de clima -deja de llover- la temperatura pasa de 40 grados centígrados a un rango entre 21 a 32 grados muy agradable para nosotros, dando inicio a las novenas en honor a la Purísima; el recorrido de esos 30 días de víspera cargados de fervor religioso donde las personas –ahorran todo el año para comprar la gorra que reparten- vuelcan su generosidad y solidaridad a la gente de su entorno familiares, amigos y vecinos - conocidos o no- creando un ambiente festivo de mucha calidez humana.

    Pero en ese entonces no lo entendía así; solo miraba la deformación comercial, el aspecto pagano e idolátrico de la religión, la aciaga manipulación de lo emotivo y de la incultura. Vivía la fiesta sólo desde mi interior, desde mi mente, la cosa era grave pues la realidad era que me angustiaba de verdad, ahora digo que exageraba mi sensibilidad en torno a eso. Mis hijos nacieron. Cuando los mayores tenían cinco y seis años, ese año, se me hizo claro, no podían evadir eso que estaba en el ambiente: la familiaridad y el regocijo de las Purísimas -fiesta que de hecho es para los niños- los buscaba y ellos lo trasmitían. Repechar esa senda de treinta días se convirtió en revelación vital, en instrumento especial para la formación de nuestra familia; manteniendo la referencia en el fundamento religioso la futesa dio paso al perspicuo amor al prójimo. Un cambio de punto de vista. Mis hijos crecieron y en ese camino aprendimos y seguimos aprendiendo como puede darse la conciliación del Homo homini deus con el Homo homini lupus , donde la familia es el soporte de esa conciliación siendo la Navidad la época para intentar objetivizarla.

    El día de Navidad asistimos a la misa del gallo la que deviene después en una reunión familiar, (abuelos, padres, hermanos e hijos), para compartir no solo la comida navideña y los villancicos en español a ritmo de ballenato o cumbia sino que además, declaramos los fallos que por omisión o por comisión incurrimos como familia, en especial con los miembros de mayor edad y nos comprometemos a corregirlos. Aprovechamos para jugar esos juegos de salón en que puedan participar mayores y jóvenes, aprovechamos los regalos como un juego más, nos reímos cantidad, bailamos también y hablamos, hablamos mucho nos decimos y contamos todo lo que no hemos podido durante el año, aprovechamos para reencontrarnos con los que viven en la diáspora, todos la pasamos de lo lindo, los mayores hasta muy entrado el día siguiente los niños -cuando llegan todos- durmiendo apiñados. La vestimenta para la ocasión es de lo más ligera muy tropical, el arbolito artificial, los adornos y siguen ahí, como retratos, pero pueden no estar y la fiesta sigue.

    Mora, amada Mora, que sea así no tiene por qué seguir siendo, no se disfracen de frio disfrácense de short. Gracias por regalarme la selva que para mí es mágica, mi lugar de encuentro con duendes burlones, chamanes, brujos buenos y malos, hechizos de amor con nido macuá y huesos de mapache y por supuesto con los misterios de la vida y la muerte, el peligro y la guerra. Yo te regalo esta vez una pluma y un tintero, ambos mágicos, para que escribas los encantamientos que nos hechizaran este año.

    Un saludo amistoso de año nuevo para todos y para todas. Vancho a ti te mando un gallo pinto fraterno. Blanquita te felicito por tu nuevo convertible.

    Mis disculpas que hasta hoy domingo pude entrar a saludarlos.
    Disfruten el día.

  24. Soledad De Otaduy dice:

    Hola gente linda!!!
    Hola Mora!!!
    Hace tiempo que te estoy leyendo. En alguna oportunidad creo haberte dicho como me gustan tus relatos pero, el relato de navidad revelo momentos de mi vida que creía totalmente dormidos y es por eso que me decidí a entrar en este lugar. Para poder compartirlo con todos.
    ¡Santa fe! dije. Como si de repente se hubiera revelado ante mí la verdad y los secretos del universo. Debo confesar que, en ocasiones olvido el lugar en donde nací. Lugar que me diera mí primer visión del mundo. Hace ya muchos años que vivo en Rosario y eso es casi toda mi vida. ¿Pero donde obtuve yo mis primeras vivencias?, o dicho de este modo “donde mis ojos se iluminaron por primera vez”. Mis ojos, don celestial. Es ahí Mora, justo en ese lugar de tu relato. En ese lugar de calor con alma, con la fuerza de un demonio. De húmedas calles enanas. De fotos color sepia.¡ Y esa costumbre de resbalar por las baldosas!
    Ahí, mis primeras palabras, Ahí, mi primer inocencia, en la cuna de los sobrevivientes. La increíble ciudad de Santa Fe (SANTA FE).
    Después de eso… ¿quien quiere un premio a la literatura?
    Gracias Mora por traerme a casa.
    Soledad De Otaduy.

  25. francisco lopez dice:

    Ante todo mi apreciada y admirada Mora desearle un próspero y feliz año que ya ha comenzado.
    Para mi las celebraciones que preceden así como las que continuan con la Nochebuena, entrañan recuerdos que evocan personas y momentos felices, no por los regalos - ya que que en ésa época pasada, la economía no lo permitía- sino por el cariño y calor de su compañia, el encuentro familiar en torno a una mesa-que aunque no muy abastecida- y el escuchar historias y relatos de boca de los mayores, que nos deleitaban con narraciones plenas de fantasía y imaginación. En ésta bendita tierra del sureste alicantino también carecemos de esos paisajes de postal con abetos nevados estilo anglosajon; pero para que los queremos si poseemos el paisaje característico y propio del mismo Belem, que por cierto ése detalle sí, de siempre más o menos modesto, hemos dispuesto en las nochebuenas de aqui, acompañados de una zambomba hecha con el buche del pavo y con la pandereta, con la que cantábamos villancicos y conseguiamos noches memorables .
    Todo eso ya pasó, ahora todo es distinto aquí, pero en el corazón de algunos permanece la ilusión y el recuerdo de lo que ésta fiesta represento alguna vez

  26. angelica bonelli dice:

    Estimada Mora, debo confezar que es la primera vez que leo algo tuyo, y esta historia me ha conmovido el alma, me ha hecho recordar cuando era chica, muy chica, y lei el libro de Chico Carlo y su Rifle, de Juana de Ibarbourou, que hoy recuerdo con sentimiento especial de aquel momento, tu relato me ha llevado en el tiempo, es que ultimamente solo leo, libros de estudios y poco tiempo tengo de leer solo por el placer de hacerlo, me doy la bienvenida a estos pequeños relatos, y tratare de leerlos, lo prometo, Besos a todos, hoy me siento bien…..

  27. ruben lince dice:

    Angelica: es lindo, y es lo que me motivo a escribir, …saber que te sientes bien!

    gracias por compartir eso tan tuyo!

    Yo HOY Y AYER, y OTRAS VECES DIRE, ME SIENTO BIEN…

  28. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Cariñosos saludos a todos………………………..
    ¡FELICES VACACIONES!!
    Les mando un besote y un pedazo de las playas de mi norte (Iquique-Chile) ; ¡VENGAN!

  29. susana muñoz dice:

    hola, en realidad creo que la época decembrina esta cargada de tristezas, melancolías, es el momento en que todos se abrazan sin conocer ni sentir el significado de un abrazo, es cuando todos traen a sus recuerdos a aquellos que estan ausentes, bien sea porque se encuentran lejos o porque han fallecido, el resto del año no hubo tiempo para ellos. ¿Es realmente una época de alegría y felicidad?….

  30. Jose Itriago dice:

    Hoy leo en la prensa que murió Inger Christesen, la poetisa de las matemáticas. Así sentenció el editorialista a esta extraordinaria mujer que trató de crear algo absolutamente nuevo, para lo cual llegó a decir “Soy una mortal absolutamente normal, como y hago de todo. Sólo a veces, y en realidad raramente, me olvido de que tengo conciencia. Y entonces tengo que formularlo”.

    Lamentablemente, salvo la muy difundida noticia de su muerte, conozco muy poco de su obra. Apenas encontré uno que otro poema traducido al inglés. Me hubiera gustado ubicarla en este tan importante para mi, con su obra. Pude averiguar que escribió los poemarios “Luz”, “Hierba” , “Ello”, “Alfabeto” donde usa secuencias matemáticas conocidas, como la de Fibonacci (Cada número es la suma de los dos anteriores: 0,1,1,2,3,5,8,13,21,34,55…etc.Así el primer poema de la serie tiene un verso, el segundo dos (1+1=2), el tercero tres (2+1=3), el cuarto 5 (3+2=5) y así sucesivamente, no sé hasta donde llegó), que explicó diciendo “Las proporciones numéricas están en la naturaleza, como la forma en que un puerro se envuelve en sí mismo desde dentro”

    Su obra cumbre es “El valle de las mariposas”, compuesto de 15 sonetos en los que Christiansen desarrolla una simetría del dolor a partir de la observación de diversas formas de mariposas. El último de estos poemas se llama “Requiem”, pero no lo he podido conseguir.

    Pude pescar este pensamiento: “Cuando uno lee novelas, se adentra en un mundo enorme. Con los poemas, uno conversa consigo mismo”, y una expresión que mal traducida dice algo así como: “trato de hablar acerca de palabras que no existen, con el fin de hacerlas existir”. También encontré este brevísimo poema

    “Veo las leves nubes
    Veo el leve sol
    Veo donde se perfila
    un infinito proceso
    como si ellos me sintieran
    en la tierra
    como si ellos supieran que yo
    soy sus palabras”

  31. Joise Morillo dice:

    Mi querida Mora en este inicio de año, os regalo estas lineas

    Jaleo o y Roleta

    He visto una cara linda y preciosa
    Tanto aquí y en todo el mundo
    Quiero acariciar su vida hermosa
    Serle su animal, entregarle amor profundo

    Quiero tener su cuerpo, disfrutar su hermosura
    Después de hablar corduras y entuertos
    Palparle carnes y frescura
    He de crear su paraíso, en mejores y bellos huertos

    Fingiré que no la amo, creerá que estoy muerto
    Solo al brillar mis ojos, emociones detectando
    Besara mis vivos labios, descubriendo: ¡no era cierto!
    Tatarea mil canciones, los balcones correteando

    Heme aquí vuestro Jaleo para vos jovial Roleta
    Jugueteando como un niño, para hacerte más feliz
    Traeré una flor de Liz, tocare tu pandereta.


Trackbacks

  1. | Blogs en Monografias.com
  2. Buy Facebook Fan


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom