Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

¿Qué es erotismo, qué pornografía?

El sexo y el espanto

No debería ser así –aunque, ¿quién determina lo que “debería” o no ser? (De Sade a Freud: el mal como un deber kantiano)-, pero el sexo es una de las cuestiones que más problemas trae y más “espanto” causa (Informe sobre sexualidad, sensualidad y sexo).

Es agradable y nutritivo –nutritivo del alma (La historia de tu vida).

Nos obliga a ser dulces, cariñosos, y hasta a embellecernos un poquito (Memoria: peluquería).

A ser sinceros, porque a la oscuridad casi siempre, en cuestiones de sexo, digo, suele vencerla la luz (La luz para los artistas, los museólogos y los arquitectos).

Digo suele, tan sólo suele, porque hay vampiros ávidos y vampiros temerosos también de su apariencia (Vampiros: los Moradores de las Tinieblas).
Con el pretexto del erotismo y la perversión (¿Qué son las parafilias?), tengo una amiga que jamás se desnudó frente a nadie ni dejó ver más que una pequeñísima parte de su anatomía (Tania Bruguera o el performance como medio de reflexión).

Ahora dice que es porque está un poco vieja; antes, acusaba a la voluptuosidad de su cuerpo.

Pero la vejez, aún la más extrema, no es más que tener otro tesoro para ofrecerle al amante: los días vividos y aprendidos se dibujan en la piel y son un glorioso tatuaje (La vejez y el sexo).

Ni qué decir de la abundancia de la carne para el amante ávido.

Otros prefieren pieles estiradas, o bien las líneas netas que llegan, a veces, y no muy saludablemente, de la más extremada delgadez. Y ya se trata de otro problema: la anorexia.
Pero no estamos hablando de salud, sino de gustos…

¿Qué se puede opinar de la variedad en abanico de gustos que hay en el planeta, donde conviven como iconos bellezas que fueron célebres como Yoko Ono (Los Beatles) con Marylin Monroe (Informe: Truman Capote) -hablo de la “antigüedad” y, esto lo arriesgo yo y es belleza en materia masculina, Mahatma Gandhi -delgado como el mejor actor actual- y Omar Sharif?

Sin dejar de pensar con gran tristeza en las personas que pierden el tiempo –tan valioso para conseguir el amor- en la sala de espera ¡de los cirujanos plásticos!

Otras pierden el tiempo tratando de hacer dinero, o bien pierden el tiempo esperando la herencia de los que lo hicieron, y luego lo invierten como lo hizo la protagonista del cuento que escribí, por suerte esta vez breve, y entre jocoso y lúgubre…

Mercedes Suárez con guarnición de champignones

Mercedes Suárez, que ya tenía cincuenta años, tuvo muchos amantes y una inmensa fortuna por herencia; quiso dar una fiesta, pero le llevó una año y casi todo su dinero concretarla. Convocó a gente para que organizara y para que rastreara el paradero de todos los que habían sido sus amores. Por supuesto que le salió más caro el que vivía en París, y un poco menos el de Chile, y menos todavía el de Uruguay y los de ahí mismo, los de Buenos Aires.
A cada uno le correspondió un disfraz, según lo que ella, Mecha –algunos todavía la llamaban así, y también Merce, Merceditas, hasta “Nena”-, consideraba que habían representado, profundamente, allá en su corazón. Y supervisó por sí misma la confección de los disfraces.
Hubo un rey con su reina, un prestidigitador, un lobo, un gato, un búho, una frazada, un biberón, un pescado, una burbuja, un sapo que tenía que convertirse en príncipe cuando ella lo besara, un gigante y un vulgar antihéroe –que no le gustó a Mechi, porque se asemejaba a Woody Allen.
También pidió a los organizadores que le trajeran a un muchacho muy pobre y muy hermoso, desconocido, para que, ornado con harapos, espiara desde el jardín con la nariz pegada al ventanal. Una cuadrilla de cocineros y mucamos trabajó una semana en la mansión.
El rey y la reina llegaron antes que los demás invitados. Ambos hombres fueron, a dúo, amantes de Mercedes, y terminaron huyendo juntos en pareja. Mecha se había vestido de Mercedes, pero más adornada. Su ropa interior era de seda fucsia; la exterior, negra brillante, y tres o cuatro plumas a modo de broche.
Al sentarse a la mesa, el gigante descubrió que no sabía cómo hacerlo con zancos, y se extendió en la alfombra de la sala (le llevaron bocados y bebidas), y cuando a Merce le tocó besar al sapo, el mecanismo del disfraz, tan trabajosamente diseñado que resultó el más costoso, aún más que el de los reyes que tenían coronas de oro auténtico, no funcionaba bien, así que la figura final fue muy grotesca, un híbrido príncipe-sapo insoportable, aunque Mecha advirtió más tarde que era el símbolo correcto de lo que había sido ese amor. El antihéroe estuvo encantador derramando comida y rompiendo las copas para luego pedir disculpas con notable aptitud; el lobo, muy voraz, deglutiendo los bocados más crudos; el gato, atrevidísimo, subiéndose a la falda de Mercedes que soportaba al búho en su hombro izquierdo; la burbuja empapando los tapices y cuadros y aflojando el papel de las paredes, unida al biberón; el pescado, oliendo a podrido y a mar; la frazada tapándole la cara a la dueña de casa en cuanta ocasión se le ofrecía; el rey y la reina haciéndose arrumacos.
Fue un fracaso total. Finalmente, Mercedes Suárez no pudo decidir cuál había sido el mejor de sus amantes, aunque fuera por dar con su papel, y mucho menos aclarar para sí misma de cuál de ellos había estado en serio enamorada. Mucho antes de que la fiesta debiera concluir pagó a cada uno la generosa suma que habían acordado, y todos regresaron a su casa a pie, en coche o en avión.
Sólo quedó el muchacho vestido de mendigo mirando tristemente la mesa con manjares, muerto de frío, sin despegar la bellísima nariz del helado cristal. Mercedes lo advirtió: ella se había sentado en un sofá, junto a la chimenea, con extremo despecho. Pero salió a buscarlo porque se sentía seductora a pesar del revés de su destino, con la robe manteau negra con plumas y la bombacha fucsia aunque invisible.
“¿Cuál es tu nombre?”, le preguntó con una almibarada y madura expresión.
“Pepe”, contestó el muchacho con cautela.
“Pepe, ¿te gusto? –dijo Mercedes, entre patronal y dulcemente.
“No -respondió el muchacho, pero sin despegarse del vidrio porque creía que si dejaba por un momento su tarea, antes de que se lo ordenaran, le pagarían menos o dejarían de pagarle, él conocía a los ricos- es demasiado vieja para mí.” Y continuó mirando para adentro no sólo por completar su labor sino porque se le iban los ojos sobre las lujuriosas sobras de la mesa.
La señora Suárez le pidió que entrara en la sala y él entró. Le dijo que se sentara junto al fuego y él lo hizo, y le acercó una copa que bebió agradecido, mientras accedía a esperar allí por un momento.
Ella subió a su cuarto y se sacó el vestido y con algo de pena –o incertidumbre- la ropa interior, y se acostó sobre la imponente cama de dos plazas y media al tiempo que tocaba el timbre para llamar a su doncella, que apareció enseguida. Le dijo algo y Juanita asintió; estaba acostumbrada a las extravagancias, así que trajo toda la comida que había quedado sin tocar y la fue colocando artesanalmente sobre la anatomía de su patrona. La rodeó entera con guarnición de champiñones y puso el cremoso postre entre sus piernas. “¡Y que suba el muchacho!”, exclamó Merceditas.
Juana condujo a Pepe, lo hizo entrar, cerró la puerta y se quedó escuchando tras ella el ruido de ávidos maxilares entremezclado con suspiros suaves, y no escuchó nada más por un rato.
Juanita analizó que la lengua, aun la más golosa, produce sólo un chasquido imperceptible cuando lame la crema chantilly. “Sólo los ángeles parecidos a él podrían escucharlo”, pensó, y se quedó tranquila, feliz de constatar la dicha de su patrona que había gastado tanto y que además le había metido en el bolsillo algún dinero, como agradecimiento. ¿Cuánto sería?
Juanita lo contó y calculó que le alcanzaba para comprarse un conjunto de ropa interior fucsia. Pero se ensombreció al escuchar una voz -femenina- suplicante. Hubo un silencio y después la voz del ángel Pepe, sin suplicar ni dar excusas, imperativamente, dijo: “No me gusta la crema”, con obstinado fervor adolescente.

A este cuento lo escribí hace mucho, forma parte de un conjunto de relatos “eróticos” que presenté al Concurso de Narrativa Erótica de la Sonrisa Vertical de Editorial Tusquet, en España. Releyéndolos a todos, me conmueve mi propia inocencia. “Mercedes Suárez con guarnición de champignones” es quizás -y son veinte- el que más se acerca al requerimiento del concurso, pero aun así… tendría poco “rating”.
Había un relato llamado “Las palabras obscenas entre las azucenas” que trataba de una adolescente a la que habían internado en un colegio de monjas… por decir malas palabras; otro, que era muy cruel y triste, “El perro del deseo”, exponía la durísima vida de una joven que vivía en el banco de una plaza. Eran cuentos con contenido social, más que erótico, pero yo los creía casi pornográficos.
Sucede que todavía no sé con claridad qué es con precisión “erotismo”, porque si bien no es pornografía, lo sé, también sé que tampoco tiene mucho que ver con el romance, es un plato más fuerte, más picante.
¿Qué es erotismo? ¿Alguien puede explicármelo? ¿Y qué es pornografía? ¿Cómo diferenciar nítidamente uno de otra?

Hay un autor -un autor enigmático- que puede que responda esas preguntas.
Se llama Alexandrian, lo encontré en una librería de viejos ayer, y en la solapa de su libro hay pocas referencias sobre su persona: que fue amigo de André Breton -el padre del surrealismo francés-, que es novelista, ensayista, historiador del arte y crítico literario -no sé si está vivo (¡glup!, dirían algunos de ustedes).
La obra descubierta es monumental no sólo por el tamaño, publicada en París en 1989; y yo, lectora de contratapas, leo que hace un estudio descriptivo y comparativo de lo erótico desde la antigüedad. Encontraremos precisiones sobre Aristófanes, Ovidio, Bocaccio, Aretino, Rabelais, Sade, y revelaciones sobre los primeros libertinos del siglo diecisiete. Toda la literatura condenada al infierno de la biblioteca, dice, está aquí, desde las priapeyas latinas y las fábulas medievales hasta los teatros clandestinos del siglo dieciocho. Asegura -la contratapa- que se consagran estudios capitales a las mejores novelas eróticas escritas por mujeres y a la obra secreta de Pierre Mac Orlan.

Abro la caja, resplandece la joya que encontré. Ya en el prólogo del autor abundan las respuestas posibles a mis dudas:
“Una literatura cuyo objetivo es afirmar los derechos de la carne resulta perfectamente legítima, pero exige, si no se quiere vulnerar el equilibrio humano, que se mantengan frente a ella los derechos del espíritu”.
“En la actualidad, frente a producciones literarias o cinematográficas desbocadas, en lugar de invocar la virtud como en otros tiempos, se pretende distinguir entre lo erótico y lo pornográfico. Hay una nueva forma de hipocresía que consiste en decir: si esta novela -o película- fuera erótica yo aplaudiría su calidad, pero como es pornográfica la rechazo con indignación. Este razonamiento es tanto más inapropiado por cuanto nadie consigue explicar la diferencia. La pornografía es la descripción pura y simple de los placeres carnales; el erotismo es la misma descripción revalorizada, en función de una idea del amor o de la vida social”.
¡Voto por Alexandrian!

Y ahora voy a dar pelea

Tal vez contestando a los lectores que no dejan de preguntarme por “mis objetivos”, copio un párrafo de Maurice Nadeau, un crítico francés que escribe en este caso refiriéndose a Flaubert -y todos aspiramos, si somos escritores, a ser Flaubert; si somos músicos, a ser Flaubert; si somos pintores, a ser Flaubert, porque él era del partido del arte y de la religión del arte:

“Reniega tanto de este mundo formado por diversas capas sociales enfrentadas entre sí como de este mundo que cierra sus filas frente a un enemigo común: el arte y los artistas, campeones de la inutilidad… que a los ojos de todos Flaubert deserta, se encierra en su individualismo enemigo de todo poder y se prepara para la celebración, con la sola compañía de los grandes muertos que admira, del culto al arte. Y no con la intención de adorar: lo que pretende es barrer las lacras y denunciar las taras, con la ayuda del escalpelo y el bisturí”.

Moraleja al respecto del punto anterior

Una vez fui invitada a un concierto de música clásica contemporánea. Tal como dice el tango, mis “ojos se cerraron y el mundo” siguió “andando”. Porque yo no entendía, me pareció aburridísimo, pero cuando desperté la gente a la que le habían explicado seguramente algunas nociones -no todos serían grandes estrellas del piano o el violín-, en verdad, seguía andando, y muy muy feliz por lo que había escuchado. Me despertaron los aplausos, parecían truenos. En la puerta escuché algo así como que, a pesar de tanta perfección y belleza, algún cello se había equivocado… pero que “valió la pena haber venido”.

Envío

Martha, gracias por todo lo que nos das a todos, no sé ni siquiera si te di la bienvenida en algún otro post, pero trataré de reparar mi error. ¿Sabes, Marta? Cuando era pequeña vi una película, El mensajero del amor, de Losey, cuya última imagen contenía esta frase: “El único hechizo (hechizo quería decir maleficio en ese contexto) es un corazón congelado” -o de hielo, o muy frío - tampoco me pidas precisiones…

Y como el espacio que tengo fue casi devorado por entero por mi tinta charlatana, sólo saludo además a Celestino: a mí también me gusta leerte, todo es recíproco.

Del viaje-ráfaga de María Celeste les cuento otro día; sólo les anticipo que tengo en la mano un loto de cristal que se parece a ella, y que ella no se parece en absoluto a quien yo había imaginado, es extraño (¿se la imaginaban atlética, si bien sabíamos por su descripción que era delgada y pequeña?): ésa y otras particularidades vi.

Antes de despedirme, me doy cuenta de que no puedo dejar de mencionar a Osvaldo nuevamente: sí que fuiste “monumental” como Alesandrian con las vivencias que aportaste de Hugo Mandón, y sus poemas y tus descripciones. Me gusta mucho tu escritura.

Agradezco todas las caras que aparecen y me miran, cada una con su gracia especial; y a todos los huecos donde habrá una cara, o no habrá nada: los quiero igual.

Besos con lámparas o luciérnagas enormes -total Dios siempre me perdona las cursilerías, porque son por amor

Mora Torres

PD: claro que voy a seguir retratando a mis amigos, pero esperen un poco que consulto… los límites que tiene cada uno para que yo lo “escrache”.

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

33 respuestas a “¿Qué es erotismo, qué pornografía?”
  1. ruben lince dice:

    Solo quiero decir que es increible lo claro que puede ser un tema cuando se lo vuelve a mirar en el tiempo….

    El erotismo, la sugerencia, lo posible, lo que no esta presente, pero si esta en nosotros, lo que la puerta oculta y deja ver,o lo que el silencio dice….

    Un mensajito de texto:”En quince estoy en la casa. Anda cuando quieras.”

    Lo mas erotico que lei en este ultimo tiempo.

  2. Jose Itriago dice:

    Empecemos por la Real Academia:

    pornografía. (De pornógrafo). f. Carácter obsceno de obras literarias o artísticas. || 2. Obra literaria o artística de este carácter. || 3. Tratado acerca de la prostitución.
    pornógrafo, fa.. m. y f. Persona que escribe acerca de la prostitución.

    La raíz etimológica es porne: prostitución; graphia: descripción. Así la pornografía debería reflejar lo que la sociedad o parte de ella considera “prostitución” en las relaciones sexuales.

    En cambio, siempre según la RAE, el erotismo es expresión del amor sensual, algo más bien bello y aceptado por la mayoría de los estratos sexuales.

    erotismo.. m. Amor sensual. || 2. Carácter de lo que excita el amor sensual. || 3. Exaltación del amor físico en el arte. y

    erótico, ca. adj. Perteneciente o relativo al amor sensual. || 2. Que excita el apetito sexual. || 3. Dicho de una poesía: amatoria (ǁ relativa al amor). || 4. Dicho de un poeta: Que cultiva la poesía amatoria. || 5. f. Poesía erótica. || 6. Atracción muy intensa, semejante a la sexual, que se siente hacia el poder, el dinero, la fama, etc.

    La verdad es que etimológicamente las diferencias son importantes, mucho más de lo real: uno es el sexo balurdo, mientras que el otro es el amor sexual, lo cual se puede extrapolar a las expresiones escritas o visuales diciendo que lo pornográfico es la exposición cruenta de la prostitución sexual, mientras que el erotismo sería la exposición del amor sexual. En una hay sólo exposición de partes, en la otra hay un amor que motiva. Diferencia sutil, pero que se aprecia fácilmente cuando se ven ambas versiones en Direct TV, por ejemplo.

    No obstante, hay que reconocer que ambos extremos son catalogaciones sociales. Quizás en todas las épocas y todas las sociedades, cuando se paga por obtener sexo, hay prostitución. Hasta allí está fácil. Lo malo es cuando algunas sociedades han considerado o consideran como prostitución exposiciones y actitudes que en otras sociedades no se consideraban o consideran así. En la época precolombina, aquí en América éramos muy liberales (felizmente liberales, diría yo). Con la conquista vinieron los complejos y los tapujos y lo sexual se fue haciendo malo y para darle nombre a lo malo, todo fue llamado prostitución. Como ejemplo de máxima contradicción, una doncella que por amor extremo, casi en un acto heroico dados los riesgos infinitos que enfrentaba, entregaba su cacareada virginalidad, era tachada de inmediato de puta, a partir de ese momento y para el resto de sus días.

    Y por estos lados tenía suerte. En otros podría implicar la justificada muerte. Siempre en el mundo occidental, véase como ejemplo en el infierno del amigo Alighieri a Pablo y Francesca, aunque tratados con cierta bondad, pero condenados eternamente y después, en cambio óigase la Francesca da Rimini de Tchaikovsky para hacerse testigo a favor de tan tierna relación, que no puede sino envidiarse por lo puro y bella que debió ser, cuando inspiró así al Maestro ruso.

    Pero la convergencia histórica acerca a las dos palabras: poco a poco la “prostitución” se ha ido reduciendo al comercio real del sexo. Al menos en nuestra sociedad, ya una mirada cargada de deseo no es cosa de prostitutas. Por ejemplo, ya el tango asiste de lo más orondo a las fiestas de la alta sociedad y de caridad. Ni los curas se escandalizan de tan insinuantes solicitudes sexuales, como antes fueron consideradas.

    Poco a poco la sociedad ha venido entendiendo que los verdaderos pecados poco tienen que ver con los cuerpos afanados en sudorosos deseos de vida. El pecado de la carne, que era el control social ejercido por un clero (de cualquier religión: no me limito a los curas católicos, peores fueron y son los de otras religiones), pasó a un segundo plano. El “amaos los unos a los otros” como que es más importante.

    Así la diferencia queda como parte de los valores sociales de cada quien, lo que cada uno está dispuesto a aceptar según sus propios patrones, razonablemente ajustado a los cánones de su sociedad: toda expresión sexual que a alguien le parezca una sucia y simple explotación comercial de una relación, tiene por fuerza que ser, para esa persona, pornografía. Lo que hay que evitar es creerse juez supremo de lo que es limpio y lo que es sucio. Lo que es sucio para uno, puede no serlo para otros y eso hay que entenderlo y respetarlo. Por su parte, la sociedad, en defensa de sus evolutivos valores, tiene el derecho de calificar los riesgos de expresiones que violen sus normas a título orientador (por ejemplo, obligando a publicar la clasificación del contenido, como “D” o “XXX”) de manera de evitar desviaciones en los menores carentes de madurez sexual. Aun así, ya es conocido el problema de los videos de menores de edad tomados con las cámaras de los móviles, que inundan Internet y que acarrean severos riesgos para esos niños. Esos videos, que los usan para gozar sus primeras excitaciones exhibicionistas, son tesoros para buitres sexuales, depravados pedófilos a la caza de ingenuos. La capacidad de autocontrol social es muy limitado y cada vez es más inoperante.

  3. Joise Morillo dice:

    Querida Mora, muy lindo y entretenido vuestra entrega, e interesante, quiero emitir mi opinión aun cuando se que va a ser mucho menor de valor que la de los otros compañeros que se han venido descubriendo como eruditos.

    Ya hemos hablado acerca del amor, incluso recordáis me pedisteis repitiera la alegoría de Platón acerca del amor, donde un oráculo (Diotima) define al amor Eros como hijo de Poro Y Penia dos dignidades del politeísmo griego antiguo, habitantes del Monte Olimpo.

    He de emitir este concepto particular porque etimológicamente la palabra erotismo proviene de Eros “Dios del Amor”, por ende el fundamento de erótico radica en ciertas cualidades que involucran al sentimiento de amor, que por cierto es uno solo y se siente o no se siente, es como una sentencia parmenidea. Mi querida Mora lo erótico, el erotismo se refiere en el mejor de los sentidos al sublime acto de fomentar amor, no necesariamente tomarlo como sexualmente definido respecto al placer que prodiga, sino al hecho de desencadenar elementos propios de la naturaleza humana bien sean espiritual y corporal, por ello, el más intenso es la pasión, seguido del deseo y finalmente la satisfacción y el placer, empero en sí, es el acto sexual su objeto principal y su fin la concepción.

    El camasutra se podría considerar como un tipo de pornografía, aun cuando se puede relacionar como una doctrina donde las artes de hacer el acto sexual ayuda al individuo a no caer en el tedio y la rutina. Por ende hacer el acto sexual más interesante e imperecedero en en el ámbito de la pareja.

    La pornografía es arte, es mostrar al mundo las exageraciones que se pueden lograr con dos cuerpos respecto al dominio de sus genitales, es estética porque impresiona y seduce a la vez, es peligroso y a la vez instructivo, es comercial y menos sensual que las demás manifestaciones del arte respecto al amor ej. la poesía, o, la música. La pornografía es comercio por lo tanto proclive a la corrupción y a los desafueros de quienes manipulan y consumen tal elemento.

  4. Jose Itriago dice:

    Mi querido amigo Joise:
    Si hay algún erudito entre los que escribimos aquí, eres tú (también estaba Jorge V, que ahora casi no aparece) .

    Pero indicas que el Kama Sutra se puede considerar pornografía, lo cual me extraña. Te copio de Wikipedia los siguientes párrafos:

    “El Kama Sutra, de la trascripción Kāma Sūtra, es un antiguo texto hindú que trata sobre el comportamiento sexual del hombre. Considerado como el trabajo básico sobre el amor en la literatura sánscrita. Fue escrito por Vatsyayana. El título completo es Vātsyāyana Kāma-sūtra (’Los aforismos sobre la sexualidad, de Vatsyayana’). Cronológicamente se sitúa al autor entre el primer siglo y el sexto, probablemente durante el periodo Gupta”

    “… se compone de 36 capítulos que versan sobre 7 temas diferentes, cada uno de los cuales fue escrito por un experto en el campo. Los temas son:
    1. “Introducción” (4 capítulos): sobre el sexo en general, su lugar en la vida de un hombre, y una clasificación de las mujeres.
    2. “Sobre el acto sexual”: una discusión en profundidad sobre los besos, varios tipos de juegos sexuales preliminares al acto sexual, orgasmos, una lista de posiciones sexuales, sexo oral, tabúes y ménage à trois.
    3. “Sobre la elección de una esposa” (5 capítulos): cortejo y matrimonio.
    4. “Sobre la esposa” (2 capítulos): conducta adecuada de una esposa.
    5. “Sobre las esposas de otros” (6 capítulos): principalmente seducción.
    6. “Sobre las cortesanas” (6 capítulos).
    7. “Sobre atraer a otras personas” (2 capítulos).”

    “ofrece consejo sobre cómo ser un buen ciudadano y muestra algunas ideas sobre las relaciones entre hombres y mujeres El Kama Sutra define el sexo como una “unión divina”. Vatsyayana creía que el sexo por sí mismo no era algo malo, pero practicarlo de manera frívola sí era pecaminoso…”

    O sea, es un tratado en materia de comportamiento sexual, adecuado para la época (y por eso orientado al sexo masculino). Me imagino que estaría catalogado como texto educativo. Las interpretaciones posteriores, llenas de malos entendidos, le dieron una connotación diferente. Yo recuerdo cuando era joven que circulaba un librito llamado “Sexología” semejante en su forma a “Selecciones”, que trataba sobre enseñanza del sexo y no escandalizaba a nadie, aunque los curas lo perseguían como a la peste. Hoy creo que a más de uno le hizo falta leerlo. Ahora en las escuelas ves y oyes unas cosas que dejan a ese famoso libro como muy elemental. Ahora las niñas practican poniéndole condones a penes artificiales, lo cual es buenísimo, porque evitaran embarazos indeseados. No soy quien para saber los resultados: habrá que esperar una o más generaciones. A veces pienso que cuando el sexo ya sea como comer y respirar, será insípido y cansón. Toda la magia está en mantenerse al borde de lo prohibido, de lo misterioso.

  5. María Celeste Cécere dice:

    ¡Hola a todos! La verdad… ¡qué tema Mori! Pero no voy a analizar el término de pornografía y el de erotismo… para eso ya opinaron Joise y José I. que, magistralmente, dieron definiciones y ajustaron los conceptos de manera tal que, creo, no hay dudas de los alcances de cada palabra… por lo menos como los conocemos actualmente.
    Tiendo a creer, al igual que Ir, que los perfiles de lo erótico se desdibujan en parte por las vivencias de cada uno, por el campo experiencial, entonces, lo erótico puede ser una frase tan simple como la que él cita. Puede ser erótico un postre, una blusa, unas sandalias… un paseo en moto, cualquier cosa que nos remita al juego de seducción se vuelve erótico. Porque es justamente eso: el juego de Eros.
    Tengo en mis manos una “Antología de la poesía romántica y erótica”, un discreto e interesante trabajo publicado por Centauro Ediciones en 1996, donde se hace una recopilación de poemas desde Cátulo a los contemporáneos latinoamericanos, sin dejar de lado a Byron o Shakespeare. De allí, les copio:

    Oración (de Juan Gelman)

    Habítame, penétrame.
    Sea tu sangre una con mi sangre.
    Tu boca entre mi boca.
    Tu corazón agrande el mío hasta estallar.
    Desgárrame.
    Caigas entera en mis entrañas.
    Anden tus manos en mis manos.
    Tus pies caminen en mis pies, tus pies.
    Árdeme, árdeme.
    Cólmeme tu dulzura.
    Báñeme tu saliva el paladar.
    Estés en mí como está la madera en el palito.
    Que ya no puedo así, con esta sed
    quemándome.

    Con esta sed quemándome.

    La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos.

    ¿Les gustó? A mí me pareció muy gráfico de lo que quería ejemplificarles…
    Ahora los voy a dejar un ratito… tengo nuevas ocupaciones. Para los que no hayan leído el comentario de Osvaldo haciéndome propaganda en “Retratos íntimos”, tengo un blog aquí en Monografías. Se llama “Caminos de conocimiento” y los invito a todos a pasar por ahí, leerlo y opinar todo lo que gusten.
    ¡Abrazos!

  6. Joise Morillo dice:

    Sí, mi querido José I., de acuerdo con vos, no me quiero justificar sino, en vez afirmar de nuevo, como todo elemento especulativo, el “Camasutra” o Kama Sutra, es una pornografía en potencia, no necesariamente “es” aun cuando la obra es un patrimonio de la cultura India, por ende Arte, su estética lo apoya, al decir podría, me refiero a esa condición aristotélica, pero esta obra va mas allá del arte, por eso la califico como “doctrina” por sus adeptos, y seguidores, que son muchos incluyendo en nuestra época, yo personalmente conozco más de uno, fervientes seguidores del Camasutra, es educativo e instructivo, igualmente no la descalifico, y como vos, no me creo con suficiente autoridad para juzgar a sus autores, como tampoco a los de la pornografía, quienes – estos últimos- podrían ser tildados de proxenetas, “la afirmación se fundamenta en el carácter potencial del tópico, las obras” mas no la afición y la probidad de sus autores, menos difiriéndolos a sus épocas – en el caso de camasutra-, pues, no sé como lo observarían los críticos y contemporáneos de las mismas, lo mío es sin pasión.

    Esta en vez, estaría más adaptada a la tendencia del erotismo.

    Mora que linda sois.

  7. Joise Morillo dice:

    Vos, yo, la sopa y la leche.

    Explayare mis piernas, y en mejor posición
    Cuidare de esto caliente que tengo entre ellas para vos
    ¿Tenéis hambre? No os preocupéis, que bien cuidada tú sopa
    Y montada en tu caballo rauda será mi carrera, para llevártela

    ¿Qué no se te para? Esa idea de pagarme por mis bondades
    ¡No mentiría!, ¿Si me lo pedís? , ¡os lo daré!
    Ese tolete de melón que he cultivado
    En ese terreno con pelos, de alambre de púas cercado

    Ahora después de haberos comido, tal vianda
    Menéalo bien, el chocolate
    Para saborearos la leche
    Que has de verterme dentro, de esa hermosa taza que me regalaste.

  8. Pedro Pardo Villodres dice:

    Erotismo, en el cine,es sexo insinuado nunca real.
    Pornografía es sexo explícito, real.
    El erotismo lleva una carga grande de arte, que la pornografía podría incluir también pero que normalmente no lleva.
    En la literatura es más difícil poner la raya. Podríamos decir que es lo que marque la diferencia entre lo artístico y lo obsceno, aunque lo obsceno es concepto relativo a las diferentes culturas.
    Y finalmente aunque Porno etimológicamente signifique prostitución, no tiene nada que ver las revistas pornográficas y las películas de ese género con la prostitución de siempre, aunque estas revistas y películas sean para muchas personas una nueva forma de prostituirse.
    La pornografía esta más cerca de la ciencia ficción que de la vida misma, a la que siempre a pertenecido la prostitución.

  9. marita pilar castro castillo dice:

    es muy cautivo el estilo de Mora Torres, pero yo lo veo de la siguiente manera , el erotismo expresion sensual es una parte de nuestro ser, fuerza , pasión, angel, etc, etc, me viene a la memoria la pelicula de michael duoglas con sharon stone “bajos instintos ” fue increiblemente fuerte que me estremecio, muy interesante el erotismo que expresaron, luego la obra “Decameron” de Bocaccio, en su época censura pura, para mi una gracia, tenemos las peliculas italianas de los 70, 80, no recuerdo en este momento los nombres de estos actores italianos, eran consideradas pornograficas en su epoca, ahora, pero al estili italiano picaronas, las de hoy algunas no provocan sensaciones, ni emociones, son chocantes, aberrantes, no existe belleza ni gracia, recuerdan “el imperio de los sentidos”, emocionante , exitante, revolucionaria para nuestra epoca, ver nuestro erotismo en una maxima expresion, terrenos que muy pocos exploran, lei una parte del Kamasutra interesente, el erotismos sutil explotado en el cine de los 60, marilyn, rita, joan, rod, gary, tantos otros que mi memoria dejo en el olvido pero que hicieron lo suyo o dejaban a la imaginación , ah me olvidaba “el último tango en parís”, excelente, me gustó unas lineas poéticas de isabel allende, ibarboruo, también tiene algunas líneas, que pena que no las recuerde, pero tengo esa mania que cuando estoy con el teclado mi inteligencia fluye cual inspiracion noctambula de exitacion febril de mi imaginación, pienso que aquel que no descubre su parte erótica, no se quien es, es vida, salud, lozania, emociones encontradas que unifica dos cuerpos envueltos de frenesi, bueno mi adrenalina acaba hoy, alabo las sutilizas, las motivaciones de la autora de urgar, explorar y de incitar al gozo de la imaginación de sus lectores, pero no se crean mucha de mis alabos.

  10. María Celeste Cécere dice:

    ¡Joise… qué buen poema! ESO es erótico… me encantó. Es notorio cómo los límites entre erotismo y pornografía son tan sutiles, desdibujados… lo que para uno puede ser excitante y sensual, para otro puede ser chabacano y procaz.
    A mí me resultan eróticas cosas que a otro no le moverían un pelo… ver a media luz la curva que dibujan los músculos de la espalda de mi pareja, como parecen deslizarse hasta el hueco de los glúteos; su cabello cortado casi a la americana, dejando al desnudo la piel del cuello, bronceada por el sol de largas horas de trabajo al aire libre… ¡o cuando estoy preparando la cena y se acerca a curiosear colocando su mano en mi cintura, deposita en mis cabellos un beso! ¿Acaso eso no es erótico?
    O tal vez… recordando lo dicho por Ir… el mensaje de anoche a mi celular: “Te quiero mucho… mil besos”… eso también es erótico.
    Me resulta pornográfico lo que me ofende, lo que agrede mi sensibilidad, haciéndome participar de un juego que no deseo ni busco. Aquello que se me impone, como por ejemplo, la actitud de ciertas personas que exhiben su cuerpo desnudo en lugares públicos, como un spa, sin preocuparles la presencia de otros que les rodean… eso es pornográfico. Porque no respeta los límites de individualidad ajena. Y no es pacatería… es sencillamente, que no me gusta esa proliferación de feromonas, como si estuviéramos en la selva y fuéramos criaturas salvajes. Mostrar todo lo que tengo para excitar potencialmente a todos los miembros del sexo opuesto, para garantizarme la cópula… ¡qué falto de delicadeza, qué chabacano!
    ¿Y ustedes qué opinan? Me parece que me fui por las ramas… jajaja. ¡Abrazos!

  11. Osvaldo Bonini dice:

    Creo que entre el erotismo y la pornografía hay un espacio definido, pero está determinado por cada individuo, por eso resulta confuso. Por ese espacio pasan los valores personales que hemos cultivado, y con ellos asociamos los hechos que tienen que ver con el sexo directa o indirectamente. Así, inconcientemente, juzgamos uno u otro encasillándolos y afectándonos sin percibirlo. Todo puede ser erótico y todo pornográfico, o nada, o a medias tintas.
    Pero ese matiz, que nace desde las sensaciones que percibe el feto, o el placer de saciar el hambre y la necesidad de contacto y afecto de un recién nacido; no dejan de evolucionar madurando con el individuo y su contexto.
    Los prejuicios mandan. Aunque no lo deseemos los educamos desde el inicio de nuestra formación del conciente e inconciente. Y la adquisición de esos prejuicios también ha evolucionado.
    “Debe llegar virgen al matrimonio” o su actualidad “¡todavía es virgen con quince años!”. Y en el caso del hombre “eres hombre si frecuentas a mujeres y les haces el amor” o “debe ser maricón porque no encara”.
    También una antítesis “viene, me hace el amor y se va”, desde quien debe perder su virginidad antes de los quince.
    En todos los casos el sexo es también una matriz de medida social influyente. Y por tanto hay que hacerlo. Pero… ¿Es solo sexo el que tenemos por una necesidad social, el que alguna vez –o varias- nos toca con alguna inspiración romántica? ¿O al revés? ¿Cómo se manejan con aquellos prejuicios ambas situaciones?

    Muchas energías se canalizan y dispersan por medio del sexo, además un buen sexo aporta autoestima y confianza, por eso creo que es necesario.
    Hay quienes necesitan de la pornografía para ganar deseo. Hay quienes necesitan del flirteo para ganar deseo. Hablando de deseo en referencia a la necesidad de sentir placeres y no de cumplir estructuras, con el sexo como uno de los medios supremos.

    Si llegáramos al punto de desaparecer la pornografía y andar todos en bolas haciendo el amor con quien deseamos, -quien nos debe desear por supuesto- con prejuicios basados en ese contexto; la atracción de los sentidos y la química seguiría existiendo, con ello el erotismo.
    Y seguiría existiendo el deseo por quien no nos desea. También el deseo por descubrir u ofrecer cosas nuevas. Y el deseo de sentir más y mejores placeres. Entonces siempre en la misma naturaleza.
    Ética, moral y respeto ¿Cómo serían así? Para algún individuo podrían no existir, retornándolo a primate, y luego otro, y otro. Hasta que queden unos pocos desvariados que por ética, moral o respeto no tomen lo que quieren, viendo muy felices a quienes sí a golpes de fémures. Y esta hipótesis me parece conocida…

    Tanto el erotismo como la pornografía pasan por el deseo de sentir y alimentar placer. El erotismo puede no incluir sexo pero siempre es amor, trascendiendo al destinatario con sensualidad, delicadeza y sinceridad; cuando el sexo se presenta es plenitud.
    La pornografía es todo sexo desde su aporte benéfico, hasta el retorcido; y por ser netamente comercial, el amor se encuentra en la pasión que pondrán los actores del libreto por su arte pornográfico; trascendiendo con solo excitación sexual al espectador.
    Y ahora hablo de amor como la diferencia fundamental, que en un caso perdura y en el otro no, como a Mecha Suárez.

    Ambos deben practicarse siempre con la libertad y el derecho que nos da la libertad y el derecho del otro individuo. Bajo cánones de ética y moral basadas en el respeto absoluto, y preferiblemente condicionada a la no agresión física. Bajo el conocimiento cabal de lo que se está haciendo. Y ¡pucha! otra vez con las barandas en el camino. ¿Será que aunque no las queramos son definitivamente necesarias?

    He notado en la adolescencia actual, en muchos casos, con la pornografía mal entendida –o quizás con esta evolución- han perdido el respeto a su prójimo junto con muchos de los prejuicios tradicionales, no solo en materia de sexualidad sino además de sensualidad.
    Me pongo a pensar en que valores tendrá la próxima generación que ellos educarán. Intuyo que perdurará el refrán “has lo que yo digo pero no lo que yo hago”.

    Saludos a todos.
    Morita…burbujitas y /otas.

  12. MIGUEL DALGUERRE dice:

    Hola todos:
    Sólo para decir que me auno al comentario de SHU, y para agregar que se refiere a las películas de Lando Buzanca (Homo eroticus, Homo eroticus supermacho), muy populares en esa época, y apta sólo para mayores de 21 años y con documentos probatorios (que era cuando se alcanzaba la mayoria de edad), quizá tambien recordar “La Naranja Mecánica” y “Venga a tomar café con nosotros”, ambas que marcaron conductas, modos de vestir, etc. y también “Calígula”.
    Sexo explícito, Sexo implícito, la diferencia es que en uno se ve y en el otro uno se imagina lo que podria ver, cual de los dos despierta y agudiza más los instintos y las pasiones?, creo eso depende de las personas, de su sensibilidad, de su idiosincracia, incluso de su género, por que no olvidemos que nuestros instintos más acendrados son diferentes (el varón con el instinto sexual y la mujer con el maternal), aunque ambos van dirigidos a un solo destino y propósito (la perpetuación de la especie), pero dejando de lado el fin biológico de las relaciones sexuales, si pensamos en el fin psicológico y conductual, podemos argumentar de manera extensa por que el hombre utiliza el sexo como medio de diversión y compenetración, pero…………….. y los delfines?
    por que hacen lo mismo?………. será que entienden el concepto de diversión y compenetración?.
    Un abrazo.
    MIGUEL DALGUERRE.
    CUSCO - PERU

  13. Joise Morillo dice:

    ¡María Celeste!, no os imagináis cuan orondo me hacéis sentir con vuestra apreciación, se que lo decís con sinceridad, mas aun sabiendo que viene de vos, con directa agresividad en vuestras criticas. Igualmente vuestro poema es muy sensual, por lo tanto erótico, a mi me gusto mucho. Igual que la imagen de vuestras entregas, es muy sensual también.
    Gracias

    Os amo
    ¡Ciao!

  14. carlos barbaro dice:

    Bueno. habeis dicho todo sobre la pornografía y el erotismo. Y creo que han quedado muchas cosas claras y muchas dudas. Después de todo no es solo cuestión de semántica. Erotismo es ver a una mujer jove con ropa sexi, que no sea la propia; pornográfía sería ver a la hija de uno “haciendo el amor” oral al yerno. O sea lo agradable y desagrdable para cad uno. Dejémosnos de estudios profundos para los maestros que han leido el kamasutra y otras cosas, hasta le revista Sexología de hace treinta años (lo hacía seguramente para ver las fotos pornos, no para leer sobre la circuncisión de los romanos). tdos tenemos la misma dosis de hipocresía para la pornografía. Yo tenía cinco años cuando lei por casualidad a Vargas Vila. No se si es pornografía o literatura erótica. Despues ya adolescente vi Jennifer Wells Inside. Qué maravilla de película. Y qué me dicen de los libritos de la colección Pimienta. Basura? No todo, no todo. Y esas mujercitas que escriben dizque poemas eróticos. No esconden alguna frustración interna? Aqui no termina esto…

  15. Martha Lilia Mejía Reynoso dice:

    No digas nada
    quedate en silencio
    y escucha estas letras,
    nada cambiará lo ya vivido.
    ¡Qué noche tan larga!
    Oculto esta el invicto ardiente sol.
    y los seres angustiados,
    como esta tu amiga,
    que solemniza un conjuro
    para quitar en silencio
    de su mente, y de su corazón.
    La lava calcinante
    del volcán de fuego.
    como un ser exiliado
    de su tierra amada
    con ceremonia solemne
    enciendan la hoguera
    y quemen los deseos insanos
    coloca amuletos de herradura,
    solemnice una gran discada,
    cual banquete de despedida
    Como un conjuro, una ceremonia…
    bailen los concheros
    y todo indígena de mi tierra
    traigan al sacerdote
    y con agua bendita
    rieguela toda en mi cochambrosa mente
    y se quemen los pensamientos
    cual hereje bruja de los cuentos.
    Y los mensajes que no quieras leer,
    quémalos en esa hoguera
    que se consuman en cenizas.
    Hiéreme más, y no porque lo quiera
    sino porque suena pecaminoso
    porque no debe ser
    que corta quede la inquisición,
    tortúrame, mátame
    corta el muérdago
    de los robles sagrados.
    y con un cuchillo de oro
    córtame todo mi tesoro
    que para ti será maleza
    que impide sanear tu vida
    córtame de tajo aunque me duela
    que la savia caiga
    cual sacrificio divino
    Y quizás ahí crezca el acebo erguido
    entiérrame una corona de espinas
    para que con sangre extirpe mis pecados
    riega mi sangre en la tierra
    al fin tengo de sobra.
    Mátame pues… ya lo hiciste con tu silencio
    y los místicos abetos y los grandes pinos
    que pregonan alabanzas
    en los bosques de mi tierra
    Sigan atrayendo
    mariposas monarcas
    que pronto retornaran
    Sus vuelos a Canadá.
    Libres, como ninguna
    olvidando sus crisálidas
    y yo envidiándolas por su erotismo
    porque ya no seré libre
    atada quedare a ese niño
    que llorando me conquistó.
    Sus cálidos besos me enseñaron
    lo que es ternura y emoción
    y no me cansare de bendecir
    Esos momentos…aunque suene a prohibido.
    Y luego… que fácil
    simplemente el silencio
    dejo de hacerse presente
    Se alejo de la sensualidad y el erotismo
    que nuestros cuerpos fundían en un abrazo
    en un beso, en el juego de palabras
    O quizás nunca me quiso
    solo eso, capricho…
    lloro y lloro y tomándome
    de las manos todo lo olvidó
    tomándome por sorpresa
    si que me conquistó y me alcanzó
    Compartiendo vino, hizo lo que quiso
    y yo entregándome toda
    el mundo entero se me olvidó
    y ahora aquí estoy flagelando
    a mi triste corazón
    Pobre corazón, tan grande
    para amarte, tenerte y suspirarte
    y tan pequeño se postró,
    y allá en lo profundo
    visualizo una cueva,
    y se ve el sol naciente
    injerto en el ramaje de las horas
    horas que transcurren
    y no puedo dormir,
    Aun teniendo un tremendo
    cansancio que no puedo describir
    Allá hay unos rayos de energía
    y crece una siempreviva en la maleza
    y una espiga de luz, una espiga de triticale
    trigo, cereal bendito, alimento de la vida
    Y tu silencio también me dijo mucho
    el viñedo… cuidémoslo
    para la próxima vendimia
    Tú te tomas el vino
    y yo tiro la sangre de sobra.
    BESOS A TOD@S….
    MORA, si me dedicaste una sesión por cierto grande y explicativa de tu vivencia de hace más de 10 años, gracias por volverme a mencionar, y no dejo de animarme, al leer tus escritos, los disfruto y aquí estoy, el tiempo que me lo permita Dios.}
    MARTHA

  16. Osvaldo Bonini dice:

    Les transcribo un párrafo del libro de Mario Benedetti “Memoria y esperanza”, dice así:
    “Sexo y amor
    Y está por fin el sexo. En la pubertad es una revelación. La masturbación inicial, el orgasmo de estreno, no sólo revelan posibilidades corporales hasta ese momento sin estrenar, sino también una ampliación de la vida interior. Con el sexo, con el erotismo, cambia el rito y la calidad de los sentimientos.
    Ahora bien, si sólo se trata de una unión corporal, de un cuerpo a cuerpo (digamos, con una o varias prostitutas), sin otras implicaciones, el reflejo en el ser como tal es restringido y simplemente constituye un desahogo. En cambio, cuando el sexo va unido al amor, el joven experimenta un placer que no sólo es exterior sino también interior. El sexo con amor deja saludables huella en el ánimo y permite que el joven se sienta crecer en todos los sentidos. Paralelamente y a medida que pasan los años, el sexo con amor se va transformando en amor con sexo, y hasta puede ocurrir que, en los tramos finales, quede sólo el amor. Pero algo es algo.”

    “Memoria y esperanza” es un mensaje dirigido a los jóvenes y en éste párrafo encuentro otra referencia de la necesidad del tópico del amor que distancia más aún las diferencias entre el erotismo y la pornografía.

    Morita, gracias por tu envío, es que de Hugo sólo puedo hablar como he hecho, o sea, muy especialmente.

  17. Osvaldo Bonini dice:

    Y les regalo el Capítulo 7 de “Rayuela” de Julio Cortázar.

    Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

    Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

  18. Jose Itriago dice:

    La querida MMR, nuestra Martha de siempre, escribe un poema conmovedor que afortunadamente, como toda ella, termina con un grito de optimismo. En ese claroscuro constante, emergiendo de donde no hay, pero todavía queda, nos dice:

    “Allá hay unos rayos de energía
    y crece una siempreviva en la maleza
    y una espiga de luz, una espiga de triticale
    trigo, cereal bendito, alimento de la vida…”

    “…Tú te tomas el vino
    y yo tiro la sangre de sobra”

    ¡Bravo Martha!

  19. ruben lince dice:

    la verdad es que siento que perdimos algo.
    antes era erotico, este lugar

  20. ruben lince dice:

    nos hace falta Socorrro. para mi esta en alguna isla perdida del pacifico.

  21. ruben lince dice:

    saludos a todos!

    que lindo que es ser uno mismo de vez en cuando!!!

  22. Iván Salazar Urrutia dice:

    Tal vez un día quedemos mudos.
    Quizás el cansancio que provoca el conocimiento
    Nos pase la cuenta y tengamos stress de pensar.
    Entonces no sacarán nada con preguntarnos.
    Entonces no sacaremos nada con preguntarnos.

    La mudez de nuestros diálogos entonces será
    Como casi un pequeño silencio de palabras.
    Qué opinas del erotismo dirá el mandril
    Y la cacatúa dale bajo la cola de la cacatúa.

    Será que quedó abierta la jaula de la hiena o
    Tal vez sea la hiena la que corta los boletos.
    Tras las rejas decenas de niños comiendo
    Lo que decenas de paquidermos le piden.

    Pienso que el erotismo repite la “o” sin sentido
    Que si quería cuatro vocales porqué no la “a”.
    La “a” es como femenina, la primera buscando
    El fino punto adolescente de la “i”, coqueteando
    Tras la “e” que en erotismo no dice nada.
    Pienso que el secreto está entre “o” y la “i”
    Con ese biombo resonante de la letra “t”.
    Oti apasionadamente, disimuladamente,
    Entre letras ocupadas, rechinando en el esfuerzo
    Oti se hace la dormida entre las piernas mientra se
    Horizontaliza la pequeña tilde buscando néctar.

    Pornografía es otra cosa: es la competencia.

  23. Fabu 11 dice:

    Mora!
    Que maravilla, que bueno volver.
    Que temita el que haz tocado, teniendo en cuenta lo humano y lo animal de la situasion.
    Tu cuento erótico me pareció caprichoso y mundano,… Y con crema y sin gloria, Mechita lo vivió.

  24. Fabu 11 dice:

    Amigos!!

    Para mi, el erotismo contiene, es decir que puede tener un argumento poético, vibración y sensibilidad, en donde se despliegan las actitudes físicas con carga, arte y piel; espacio y perfumes, sentido y libertad. Y más… también puede haber amor.

  25. ruben lince dice:

    Entre tantas vibraciones,
    tus ojos me atacan, increpan mi existencia,
    en ese segundo, en ese río de ideas,
    ideas dirigidas todas por el Ello, por el cristal que contiene el deseo.
    Mañana tus manos no estaran en mi cuerpo. ni hoy, ni ayer…

    tus manos estaran en otras cinturas, en otros contornos, en otros vacios, llenos de tanto sin porque.

    y me miraras, desconociendo lo que fue, lo que existio, en ese momento, tiempo lleno de mal tiempo.

    Dame una escusa para olvidarte, dame un recuerdo para despertar humedo a media noche.

    decido amarte sin amarte, sin quererte, quererte.
    Decido amarga desicion entre rios de esperma esperanza de siglos.

    como deglutir lo que nunca llego a mi boca, como sanear la enfermedad que no es.

    mas quiero mas tengo, mas miro mas existe el mundo… y un luminoso sorbo de mi. te haria tan bien.

    saludos a todos los que leen sin leer.

  26. ruben lince dice:

    Hoy, soy feliz!

    pregunto : ¿esta expresión es erotica o pornografica?
    (justificar la respuesta)

    pd: No se extiendan mucho!!!

  27. maria eugenia vasquez valiente dice:

    Hola:
    En mi sitio web “wwwalexdevalentethewriter.com” o simplemente “alexdevalente.com” he escrito algunos libros de sexualidad, hablo de erotismo y pornografía.
    Los invito a visitar el sitio…

    Saludos y un abrazo

    A de Valente

  28. Fabu 11 dice:

    Me parece que la pornografía va por otro lado, con la carga del canje, la camarita fotográfica, la filmadora, la técnica sexual y sus tendencias. Los espacios para su uso y sus consumidores…la comercialización del sexo por el sexo mismo. El gran mercado gran.

  29. Osvaldo Bonini dice:

    Parecería ser que a partir de los cambios que sufrió el sitio las intervenciones han disminuido. Esta semana han “faltado” muchos hermanos y hermanas, y en mí caso, los extraño y espero con esperanza.
    Tengo la ilusión que sean solo paréntesis individuales –que nos puede pasar a todos-, y que, una vez asimilados y acostumbrados al nuevo sitio, retomen y nos sigan regalando con sus opiniones.
    Ir Mas Alla, no solo Socorro se extraña, también Fabu, Gloria, Celeste, Blanca Estela, Delia, JorgeV, Vancho, y seguro me olvido de más. Además, estas semanas próximas a las fiestas de fin de año son bastante complicadas.
    Por lo pronto releo la entrega de Morita y las reflectivas opiniones de todos y los poemas hermosos que reflejan sus almas, re-disfrutándolos.
    Abrazos grandes.

    Y para seguir con mi hábito, les copio el siempre inconfundible Poema 1 de Neruda.

    Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
    te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
    Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
    y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.

    Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros
    y en mí la noche entraba su invasión poderosa.
    Para sobrevivirme te forjé como un arma,
    como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.

    Pero cae la hora de la venganza, y te amo.
    Cuerpo de piel, de musgo, de leche ávida y firme.
    Ah los vasos del pecho! Ah los ojos de ausencia!
    Ah las rosas del pubis! Ah tu voz lenta y triste!

    Cuerpo de mujer mía, persistiré en tu gracia.
    Mi sed, mi ansia sin límite, mi camino indeciso!
    Oscuros cauces donde la sed eterna sigue,
    y la fatiga sigue, y el dolor infinito.

  30. Joise Morillo dice:

    Hola a todos, Osvaldo, como siempre, muy elocuente con el poema de neruda, es muy sensual, es erotico. Ir mas alla, estais feliz eso quiere decir que sentis amor por algo de tal forma es erotico tambien, ahora bien, despues de saludaros deseo entregarles una reflexion que muy bien puede calar en la mente mas que todo de la gente joven, tanto de edad como de voluntad productiva -de espiritu-.

    He leído vuestras entregas y me parecen muy sutiles os hare saber que la dulzura empalaga si no le ponéis algo de sodio, por ello hay primero que enfrentar los retos y conocer las circunstancias, con ellas, también aprenderéis a desenvolveros ante cualquier situación, el idealismo es bello, sí, yo también soy platónico, pero recordad que somos humanos y no perfectos, aun cuando siempre en busca de tal virtud, yo conozco un sin número de hombres y mujeres que se autodenominan amantes de Dios, que aman a Jesús, Mahoma, Buda, hasta a Mefistófeles sobre todas las cosas y son unos perfectos patanes y patanas, como dirían los rojitos, lo importante es desembarazarse de la hipocresía.

    Amarse a sí mismo para poder amar a los demás, pero no narcicismo sino sinceridad, honestidad, conocer sus debilidades peculiares y con ello luchar contra la peor plaga; la miseria espiritual, la miseria humana, esa es: no amar al prójimo.

    Os felicito por vuestra fe, pero también os invito a compartir vuestras preocupaciones y tristezas, alegrías y penas con la gente que te mire a los ojos y le veáis alegría, pues esa alegría es porque os ama, os aprecia y se siente contenta de veros, no importando convicciones ni cualidades particulares, sino, quien sois y lo que sois vos.

    Hay que empezar con: no ser mezquinos, y reconocer, no solamente los defectos sino también las virtudes peculiares y de otros. Con ello poder compartir en armonía. Eso es Libertad. Eso proviene de Eros.

    os amo

    ¡Ciao!

    Joise

  31. Kel Kel dice:

    “El Deseo no es lo que se ve, sino lo que se imagina”; tras leer esta frase viene a mi mente una pelea entre mi morbo y mi racionalidad por encontrar la linea que separa al “Erotismo” de la “Pornografia”. Tal como dice la gente que solo un hilo separa a los sentimientos de Amor de los Sentimientos del odio, creo que solo un hilo separa a mi morbo (que acaricia el dejo Pornográfico de Mercedes) de los sentimientos que nacen después de una caricia a mis ganas dormidas (que le tocan la puerta al erotismo de Mora). Es esa la situación que plantea el contexto en el que desarrollo mi búsqueda hoy.
    Tantas veces me he preguntado ¿Por qué la sociedad le ha puesto ese antifaz a nuestros deseos y a nuestras ansias naturales de conocernos?
    ¿Por qué es tan fácil entregarse a los complejos y dejar abrazarnos por los tabúes y dejar de vivir, dejar de sentir?
    Cada que estas cuestiones tocan a mi ventana a escondidas, para que el vigilante - “Complejo” - que custodia mi habitación no despierte, viene a mí la aterradora certeza de que “quien niega sus impulsos esta negando todo lo que nos hace Humanos”.
    Sin duda, desde niños nos enseñan a mojar nuestras ganas en el café para tratar de sofocarlas, que el sistema esta diseñado de tal menera que, “Pensar” sea un ejercicio mecánico y tanto más artificial las necesidades de Sentir. Pero Todo ello esta sujeto a nuestra grandiosa subjetividad, y por lo tanto, va amarrado al corcel de nuestros instintos, que a menudo cabalga sobre los juicios. Todo esto fundamenta la Confusión, entre lo Pornográfico y lo Erótico. Graficar y Exponer las formas que tiene el cuerpo de entregarse a las ganas con El erotismo de hacer de esto una entrega de sentimientos podría ser,me atrevo a decir, ese hilo que separa lo uno de lo otro. El Erotismo (por el cual siento gran debilidad y deseo) suele ser sin duda ese lenguaje de los sentimientos corriendo detrás de los deseos, tocando la guitarra de un cuerpo suave, oyendo el sonido de las ganas a través de la parte visual y física de nuestro verdadero cuerpo: Los Sentimientos.
    Leí anteriormente que “Erotismo” señalaba algo así como el Dios del Amor, debo decir (y retándome por mi condicion de Ateo) que así de Poderoso es el Amor, tanto mas fuerte que El Dios que los Hombres nos hemos inventado. Estoy en mi búsqueda de él - del Amor -. ¿lo encontraré o no? poco importa si siento con pasión e intensidad el camino hacia ello, si esto sucede, ya lo estaría encontrando, sería mi camino hacia sí mismo. A mi me gusta la crema, y con el mismo fervor de Adolescente, que va un poco mas allá de mi edad.

    Con Alma. Sentimiento y Corazón - y aún con el olor a erotismo el mi lápiz -

    Kel.

  32. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Kel:

    Has escrito, por tanto declarado ser ateo, y es que los que dicen llamarse como tal son blancos para mi corona.
    Después de muchos años, lo puedo reconocer, no he ganado uno aún, sin embargo mi labor es sembrar, Dios hará el resto, en su omnisciencia que lo ve todo y sabe todo verá vuestro corazón y lo llamará si está en sus planes. Yo por mi parte no me queda más que alentaros a conocerlo aún sin creer en Él, tal vez su manifestación te deje perplejo y no te quede otra más que creer. Es muy difícil para un ciego ver de la noche a la mañana y sobre todo si no desea ser operado verdad? Bueno Kel estoy hablando y hablando y tú no entendiendo nada. Así es que mejor termino y sólo te dejo un mensaje.

    Cree, porque aún no creyendo, estarás ante su presencia un día.-
    …Dios ha plantado eternidad en el corazón de los hombres.

    ¡Seguramente Dios no hubiera creado un ser como el hombre para que sólo existiera por un día! No, no, el hombre fue creado para la inmortalidad.
    Esta vida no lo es todo. Tienes un instinto innato que anhela la inmortalidad.
    Si toda tu vida consistiese sólo del tiempo que estarás sobre la tierra, te sugeriría que comenzaras a vivirla de inmediato.
    Podrías olvidarte de ser bueno y de hacer lo correcto, y quizás no tendrías que preocuparte por las consecuencias de tus actos. Podrías darte el gusto de dedicarte por completamente a ti mismo porque a la larga tus actos no tendrían repercusión alguna. Ahora bien, y este es el meollo del asunto, ¡la muerte no es tu fin! La muerte no es tu acabose, más bien es tu transición a la eternidad, de manera que hay consecuencias eternas por todo lo que hagas en la tierra. Todo acto en nuestras vidas toca alguna cuerda que vibrará en la eternidad.
    El aspecto más dañino de la vida contemporánea es la mentalidad a corto plazo.Para aprovechar tu v ida al máximo debes mantener en mente la visión de la eternidad y el valor de la misma en tu corazón. ¡La vida es mucho más que vivir sólo el momento! El hoy es parte del témpano, la eternidad es el resto que no puedes ver porque está debajo de la superficie.

    Con amor Blanca Estela.

  33. humberto lara dice:

    jose I y joise realmente a mi parecer los dos dieron una definicion correcto del tema, muy a su punto de vista, pero a mi parecer si se puede tomar como pornografia al camasutra ya que como muchos escritos e historia, cultos religiosos y demas se han venido degenerando con el tiempo, como bulgarmente se dice “telefono descompuesto” si ni la misma historia mexicana esta escrita correctamente y no dijo que el camasutra este mal escrito, obiamenteaunque es una comparacion un poco fuera de lugar, pero creo yo que con la modernidad ya a tomado caminos diferentes, ya hay peliculas de este tema, que se ven como un pornografica, dos parejas al desnudo, con ninguna diferencia de este tipo de filmes.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom