Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Retratos íntimos

El arte de la amistad

JLB –que es Borges, ya no sé si recuerdan mis pequeños códigos: no nombrarlo porque lo menciono en exceso- tiene algunos escritos sobre la amistad (Breve ensayo sobre el afecto, amor y amistad)
Por supuesto que no voy a poner adjetivos a su prosa (Borges: ¿Qué habré de temer?), pero quiero decir que, más allá de toda literatura, cuando tocó ese tema fue más que él mismo, que es mucho decir (Aprender a pensar la vida como la empresa más valiosa del universo).

Una prueba: Abramowicz

Abramowicz fue compañero de Borges en Ginebra, en el bachillerato, se hizo su amigo en la adolescencia y:  ”Descubrimos las cosas que descubren todos los jóvenes: el ignorante amor, la ironía, el anhelo de ser Raskolnikov o el príncipe Hamlet, las palabras y los ponientes”. Muchos años después, Borges escribió en una de sus visitas ginebrinas, en un poema en prosa llamado precisamente “Abramowicz”, sobre una flamante fe que le sobrevino -esta es mi opinión solamente- para de algún modo recuperar a su amigo Maurice:

Esta noche, no lejos de la cumbre de la colina de Saint Pierre, una valerosa y venturosa música griega nos acaba de revelar que la muerte es más inverosímil que la vida y que, por consiguiente, el alma perdura cuando su cuerpo es caos. Esto quiero decir que María Kodama, Isabelle Monet y yo no somos tres, como ilusoriamente creíamos. Somos cuatro, ya que tú también estás con nosotros, Maurice. Con vino rojo hemos brindado a tu salud. No hacía falta tu voz, no hacía falta el roce de tu mano ni tu memoria. Estabas ahí, silencioso y sin duda sonriente, al percibir que nos asombraba y maravillaba ese hecho tan notorio de que nadie puede morir. Estabas ahí, a nuestro lado, y contigo las muchedumbres de quienes duermen con sus padres, según se lee en las páginas de tu Biblia. Contigo estaban las muchedumbres de las sombras que bebieron en la fosa ante Ulises y también Ulises y también todos los que fueron o imaginaron los que fueron. Todos estaban ahí, y también mis padres y también Heráclito y Yorick. Cómo puede morir una mujer o un hombre o un niño, que han sido tantas primaveras y tantas hojas, tantos libros y tantos pájaros y tantas mañanas y noches.

Esta noche puedo llorar como un hombre, puedo sentir que por mis mejillas las lágrimas resbalan, porque sé que en la tierra no hay una sola cosa que sea mortal y que no proyecte su sombra. Esta noche me has dicho sin palabras, Abramowicz, que debemos entrar en la muerte como quien entra en una fiesta.

Los amigos míos, no los de Borges

En los últimos días estuve algo melancólica (La serenata es nota efímera en nuestra hora hechizada) y me acordé de mis amigos; de aquellos que no veo ya y de los que están a mi lado. Pretendo hacer un pequeño cuaderno de retratos (Sujetos), al modo de quien pinta en lienzos –como pinta, por ejemplo, nuestra colaboradora Fabu del blog (Arte cubano del siglo XX)… que es Fabulosa pero no es cubana…

Empiezo por lo más cercano
Elsa

Melancolía, préstame tus servicios
para escribir de mis amigos
que yacen en el mar o son raíces
y tu tañido de campana préstame
para irme meciendo en el sillón
mientras palabras y palabras
corren al río del recuerdo
y las voy recobrando
con cada movimiento del olvido:

Elsa siempre, para mí, está señalando con el dedo una pequeña fotografía en blanco y negro donde aparece una niña que es ella, remarcando con énfasis el ademán de fuerza de la niñita y su risa y espontaneidad y asombrándose por eso (Circo contemporáneo). No estoy bien segura de qué es lo que despierta su asombro: si la frescura, porque la considera ya muerta en ella misma y se pregunta cómo pudo alguna vez estar allí, o la misma frescura, el mismo gesto, le resultan curiosos porque cree que todavía perduran -los lleva en sí. Creo, yo creo, quizás ella no, que ambas cosas, aparentemente contradictorias, están presentes en su persona; una mujer que parece algo dura, algo compuesta, pero que en realidad tiene el resplandor absoluto de una tarde de campo, que conserva en sus ojos las estrellas de las noches tan grandes que existen en el campo (Algo acerca de los campesinos), aunque con gesto adusto repita casi todas las noches acá, en la ciudad, “no me puedo dormir porque no sé cómo voy a pagar la factura del teléfono”, e inmediatamente se quede dormida casi sin darse cuenta (Calderón de la Barca, recargado).
Elsa, como anticipé, tiene los ojos dorados; no grises, no verde pálido, no castaño claro sino dorado es ese color, y tan insólito que ya parece una cualidad moral (Valores). Si ella no tuviera los ojos que tiene sería imposible, le parece a uno, que viera las cosas de la manera que las ve. Quiero decir: hay un modo de mirar que los ojos condicionan por su simple materia y forma; ella no puede enfocar más que lo que es de oro, se diría, pero en todos los aspectos, también el oro del dinero -pero esa es otra cuestión, algo conflictiva entre las dos.
Cuando la conocí ese color la bañaba entera; era delgada y rubia y ese verano había tomado tanto sol que el dorado se le había extendido a todo el cuerpo (El calentamiento global y sus consecuencias que afectan a los seres humanos). Recuerdo que yo estaba viviendo en un departamento del piso 7 de la calle Charcas, en Buenos Aires, y Ernesto, un amigo que también voy a retratar, me pasaba a buscar todas las tardes y me decía por el portero eléctrico: “Baja ya”. Pero una vez me dijo la misma frase, agregándole “estoy con Elsa Sigrist”, nombre que, por la dificultad del apellido, no alcancé a escuchar, o lo escuché demasiado unido al apellido, que el aparato deformaba, y convertí todo el conjunto de su frase en algo así como “estoy con (y lo que seguía era una palabra que enmarcaba a un animal mitológico)”.
Bajé y lo vi a mi amigo junto a una mujer, voy a decirlo por última vez, dorada. Tenía puesta una pollera larga y una blusa blanca como si fuera un pájaro, una paloma, la tela de la blusa, que volaba, porque a pesar del calor de la calle un viento la envolvía. Entonces ella me saludó con voz de hombre, pero no de cualquier hombre, sino de aquellos privilegiados que parecen tener algo tan solemne y sagrado en medio del pecho que su resonancia se transforma en un instrumento musical de sonido gravísimo. Esa voz, aunque era tan hermosa, no podía venir de esa mujer, aunque ésta también fuera hermosa, y vestida de blanco. Pensé que había una tercera persona, ya que pasaba tanta gente por la calle que era fácil confundirse, pero miré mejor y sólo estaban ella y Ernesto, de quien yo ya conocía la voz.
Entonces le contesté el saludo.
Ernesto me preguntó adónde quería ir a comer, y me dijo que Elsa nos acompañaría. Era la asistente de dirección de una obra de teatro que se estaba por estrenar -Sueños de un seductor, de Woody Allen-, en la que Ernesto era uno de los actores, y acababan de terminar el ensayo.
Dije: “No quiero cenar hoy. Hoy quiero comer helado de limón”. Yo creo que esto fue lo primero que nos separó y nos unió, a mí y a Elsa: ella quería, quería desesperadamente, comer pizza. Y siguió siendo así; con las analogías correspondientes, ella siempre está comiendo pizza y yo helado de limón, pero ahora somos más tolerantes con las preferencias de una y de la otra, lo hemos aprendido; ella es sólida, cálida -y ronca cuando duerme, y come pizza cuando está despierta, o guiso, o carne asada-, y yo soy inconcreta, despistada -y siempre tengo insomnio y tomo helado de limón.
Pero el principio de este relato no encierra ninguna metáfora, es verdad que Elsa a veces se sienta en el gran sillón negro de la sala con la caja de fotografías familiares y saca primero ese pequeño retrato que mencioné y se queda mirándolo. Algo quiere desentrañar; algo quiere, seguramente, recuperar en esos instantes en que tal vez se pregunta cómo puede ser que todo sea tan rápido, tan vertiginoso. Porque ahora tiene 65 años, no 5 como en la fotografía, pero además eso que relaté, el encuentro con ella, el del día que nos vimos por primera vez, pasó hace más de veinte, y yo todavía estoy acá, a su lado, y tal vez ella también se pregunte por eso, se sorprenda porque quien está mirando otra vez su foto y escuchando sus reflexiones es la misma que las escuchó cuando ella era una joven mujer llena de luz. Y ahora es una luz joven.

Es cierto que cuando los cuerpos se confunden las almas se tropiezan y también se confunden dentro de la casa, por lo que es muy difícil hacer un retrato objetivo de alguien que, en gran parte, es uno mismo, y que, en otra parte, es el objeto que miramos como testigos durante todo el día. El testigo no es muy de fiar cuando convive con el reo, y este caso no puede ser distinto. En la parte en que soy testigo de la vida de Elsa, que es mi propia vida, puedo ser increíblemente relativa (¿o arbitraria?). Pero a veces lo que relato coincide, aunque sea cruel, exactamente con el animal, o el dibujo, que formamos las dos juntas, y hay un antecedente pueril pero probado: un cuento que escribí sobre nosotras, llamado “La Invicta”. En próximas entregas lo transcribo.

Hugo Mandón

Para extremar mi estado melancólico y convidarlos con un poco, un verso sobre uno de mis amigos muertos:

Hugo

En un verso podría decir que espero
abrir la sombra de mi infancia o el recuerdo de Hugo;
los frutos de mis árboles son fotografías
de instantes con las caras de mis muertos

no tengo más que rima para dar alegría
a este verso, y yo nunca utilicé la rima;
hoy debo hacer reír a amigos que se fueron
y a otros, bajo la incómoda lápida de la vida

llueve, digo de pronto; la lluvia que se asoma
con pendientes de agua y abanico cerrado
apenas si me deja recordar la palabra
que por nombrarlos tanto, no los nombra

para mi rima entonces denme el vino,
una copa de versos para Hugo;
ya volaron los pájaros que fueron
a su jardín de hortensias y su pino,

¡tanto tiempo pasó que se cayeron
desde mi alma todos los reflejos!

y hubo tumulto de pájaros y espejos,
de las baldosas de su patio, y los retratos
de tías suspiraron en los marcos.

Por el abismo de carbón de lejos
veo aquellos domingos por la noche
cuando llegaban los veranos
y él sabía nombrar a las estrellas

y señalaba para mí el llegar
del pequeño lucero de los días
esa noche que digo en este verso.

El guiño acá es con Osvaldo: sin conocernos con Osvaldo, esta persona llamada Hugo Mandón, que fue un gran poeta pero además un ser de grandes y altas y medianas riquezas, fue su maestro de gramática. Y mi amigo. Es total casualidad, después les contaré, ¿o les contaremos, Osvaldo?

Envío

Deben de estar temblando mis amigos más íntimos, aun los que ahora no están muy cerca, por la amenaza de mi “cuaderno de retratos”.
Pero, claro, tienen humor y -supongo- van a pasarla bien próximamente con mi blog. Tampoco sé si ellos leen estas entregas.
¿Sigo o no sigo con el tema, qué opinan mis nuevos amigos, los de acá, los escritores comentaristas, por ejemplo Blanca Estela?

Me despido con un abrazo con algunas lágrimas, pero no al modo de la niña de Vancho, sino pensando en reír un poco más un día de éstos

Mora Torres

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

53 respuestas a “Retratos íntimos”
  1. Osvaldo Bonini dice:

    Morita, amiga, debe pasar mi emoción primero. ¡Y sí que contamos!!
    Te quiero mucho.

  2. Jose Itriago dice:

    Entendámonos:
    Jose Itriago = Jose I
    Vancho 1 = Ivan Salazar
    Celeste = Celextina
    y los más extraordinadario
    Socorro = Olive S

    Pero al menos por fin como que esto está quedando en orden

  3. Osvaldo Bonini dice:

    Si José ¡que extraño! ¿como lo explicará Socorro? ¿la podremos seguir llamando socorro a pesar del Olive S?

    Por si quieren acomodar sus perfiles, arriba del blog, a la derecha, o cuando inician sesión en Monografías, pueden editarlo y cambiar lo que quieran. En avatar va la foto de cada uno.
    Y para los menos prácticos ¡por favor! no se quedennnn. ¡Pidan ayuda!!
    Algunas fotos no estan viéndose, como la de Mª Celeste y la mía, pero seguro será cuestión de tiempo. También ¡cambiar todo esto en un día!

  4. María del Socorro Nievas dice:

    Yo Socorro digo:
    Diciembre viene lleno de emoción y lágrimas. El escrito de Mora es inmenso en el decir a otros lo que quiere decir. Que fortuna Mora!! Que patrimonio disponer de las palabras y que fortuna para Elsa!!
    A todos los amigos quiero explicarle que estoy pasando días verdaderamente complicados y que ni a mi me gusta lo que escribo.
    Quiero trancribir un un párrafo de una nota de Página 12:

    …..Freud había propuesto una definición categórica y puntual en 1898 (Carta 82 a Wilhelm Fliess): “Te incluyo en ésta mi definición de la ‘felicidad’ (¿o ya te la conté hace tiempo?). La felicidad es el cumplimiento diferido de un deseo prehistórico. He aquí por qué la riqueza nos hace tan poco felices: el dinero nunca fue un deseo de la infancia”. Y, en la Carta 107, de 1899: “Ese hombre halló la felicidad cuando descubrió el tesoro de Príamo, pues la felicidad sólo es posible merced al cumplimiento de un deseo infantil”….
    Después sigo

  5. María Celeste Cécere dice:

    Hola querida comunidad… tengo escasos minutos para saludarlos y decirles que en el finde voy a responder a la magnífica propuesta de Mora para esta semana.
    Es que estoy extremadamente apurada por un morivo muy importante para mi… y con el permiso de Mori, les cuento también eso en el finde.
    ¡Abrazos!

  6. Cristina Julia Rodriguez Wong dice:

    felicidades Mora, estoy de acuerdo contigo sobre los amigos

  7. Joise Morillo dice:

    Muy lindo Mora, siempre es grato recordar momentos felices de nuestras épocas pasadas, precisamente esa nostalgia comprende el flujo verídico de la existencia grata, Epicuro amaba los momentos de felicidad, mientras despreciaba en su jardín lo opaco y lo lúgubre, se jactaba de la brillantez de su cielo y la armonía del viento y los pájaros, siempre acompañado de las personas que le seguían su corriente y acepciones.

    A continuación les transcribo unas de las muchas doctrinas de Epicuro, no sin antes felicitaros Mora, por tu delicada nobleza de espíritu y tu maravillosa sencillez de trato para la gente.

    Sobre la Muerte

    La muerte no es nada para nosotros, una vez que el cuerpo y el cerebro se convierten en polvo y cenizas, no hay sentimiento ni pensamiento, y lo que no tiene sentimiento o pensamiento es nada para nosotros.

    Sobre el Dolor

    Lo máximo en el placer es estar libre de todo dolor y molestia, tanto en el cuerpo como en la mente. Cuando este placer está presente, todo el dolor está ausente.

    Sobre las Enfermedades

    Las enfermedades que provocan un dolor atormentador duran sólo corto tiempo, luego de ello uno está libre. Las enfermedades que acarrean un dolor atenuado pueden durar largo tiempo, pero es posible vivir de forma tal que los placeres de la vida superan con largueza las molestias. En ambos casos, el dolor no es algo que uno deba temer.

    Sobre la Felicidad y la Sabiduría

    Es imposible ser feliz sin también ser sabio, honorable y honesto, y es imposible ser sabio, honorable y honesto sin también ser feliz. La felicidad es tan dependiente de la práctica de la sabiduría, el honor y la honestidad que ser negligente con sólo uno de estos valores conducirá irremediablemente a problemas y lamentaciones en la vida.

    Sobre lo Correcto

    Absolutamente todo lo que nos aleje de ser dañado por la gente es bueno y correcto.

    Sobre la Fama

    Algunos hombres y mujeres desean ser famosos y bien conocidos porque piensan que esto hará que sus vidas estén a salvo de riesgos. Si la fama acarrea la seguridad, es bueno y correcto desear ser famoso; pero si una vida famosa trae más problemas que una vida oscura, es tonto desear lo que es realmente malo para nosotros.

    Sobre qué placeres perseguir y cuáles evitar.

    No hay placer que sea malo en sí mismo. Lo que es malo son las desagradables consecuencias que puedan resultar si no se usa la cabeza. Si todo placer permaneciese y afectase a todo el cuerpo y no sólo a una o dos partes, no habría diferencia entre un placer u otro; todos ellos serían igualmente deseables. Si las cosas que provocan placer a los hombres y mujeres licenciosos los liberase de tener mentes perturbadas, es decir, si una vida así los liberase del temor a Dios, el temor a la muerte y el temor al dolor, y si aquellas cosas les enseñaran cómo manejar racionalmente sus deseos, no veríamos nada malo con esos hombres y mujeres; ellos habrían alcanzado la cima del placer y estarían libres de todo el sufrimiento corporal y mental, que es el principio y el fin de todo el mal.

    Sobre la Paz Mental

    Si nuestra paz mental no fuera disturbada por ideas supersticiosas sobre cometas, estrellas fugaces y otros tipos de fenómenos astronómicos, o por pensar en la muerte (lo que realmente es nada para nosotros), así como por nuestra carencia de entendimiento de los limites del sufrimiento y cómo manejar racionalmente nuestros deseos, no tendríamos necesidad alguna de adquirir un cabal entendimiento científico de la naturaleza. El individuo honesto tiene más paz mental que nadie; es el hombre o mujer deshonesto quien siempre tiene alguna razón para preocuparse y sentirse ansioso.
    Y aun más de mi parte les entrego esto muy peculiar:
    El individuo y el colectivo.

    Individuo = uno, [1]. Colectivo =más de uno ej. [2]

    El vehículo detuvo su marcha, por efecto de presión del freno de su conductor, luego debido a falla mecánica el mismo deja de funcionar – el motor se apagó- el conductor hizo el intento de encender el motor sin éxito. Debido a que el vehículo quedo varado en una esquina el conductor decide moverlo para no obstruir el flujo vehicular, de forma que empieza a empujarlo para la esquina del frente, esta estaba pasando seis canales que conformaban una vía principal (circunvalación II)y, de modo que el trabajo se le presentó arduo y al no lograr su objetivo se regreso a la esquina. Yo lo observaba desde la esquina del frente, esperando turno para cruzar a la izquierda, y me dije si estuviera del lado opuesto lo hubiera ayudado a empujar, al llegar mi turno de atravesar la vía, vi la oportunidad de estacionar mi vehículo y me dispuse a ayudar al hombre, este al ver mi actitud y agradecido emprendió empujar con más fuerza, por lo cual desplazamos el carro hasta la otra orilla, ante la mirada atenta y apática de los demás conductores.

    Según lo anterior, deseo observar que importante de la acción tomada no fue mover el vehículo, sino, la actitud individual del conductor del carro accidentado, quien tuvo la voluntad de mover el mismo en aras de ayudar a que las cosas marchen bien, si el no hubiera tenido esa voluntad a lo mejor yo no le hubiera ayudado. No obstante eso todavía no es lo mas importante, lo que verdaderamente vale es el beneficio que esto produjo, pues no se ayudo solamente a un individuo sino al fluir de un colectivo, porque si no se hubiera movido ese vehículo de la forma rápida que se logró, se hubiera formado tremendo trancón, y por ende se hubiera perdido tiempo.

    Esa es la iniciativa individual a la que se refiere Adam Smith, la que produce, la que proveniente de ese ente proactivo y motivador, enciende la chispa del potencial productivo del colectivo de la misma índole, ese que observando cosas que los demás no ven (el genio del líder) las reconoce y las emplea para mejorar el desenvolvimiento social, aun cuando haya otro colectivo, como aquellos apáticos que esperan le pesquen el pescado se lo asen y se los pongan en la boca mientras otros producen, y lo que es peor, los que manejan a los holgazanes “el gobierno del soberano” se comen el producto de los que trabajan y se ufanan en su destreza y su demagogia.

    Un hombre siente soledad, no porque está solo, sino porque necesitando compañía nadie le ofrece la dignidad de alguna presencia.

    Ignorante es: el que sabiendo muchas cosas, por algún motivo deja de saber algo. Bruto, es el que no ha aprendido nada, sin embargo ambos tienen la misma inteligencia, la única, la humana.

    Os amo
    ¡Ciao!

  8. Osvaldo Bonini dice:

    Hugo Mandón

    No recuerdo muy bien el orden de las cosas en el cuarto que era su lugar. El escritorio, no estoy seguro que fuera un escritorio o una mesa porque era grande, los estantes con libros, y libros y papeles por todos lados.
    Héctor y Laura tienen casi mi edad, y junto a Liliana -mi hermana- pasábamos jugando todo el tiempo posible del día, ya sea en la casa de ellos o en la nuestra.
    Nosotros vivíamos en un primer piso y la ventana de mi cuarto daba a la calle. Las siestas eran sagradas y cada uno ¡a su pieza a dormir! Dos horas al menor enclaustrado en un lugar donde no había emociones y en el que ¡no quería estar!
    Un fresno se erguía sólido y alto. Una de sus ramas gruesas se acercaba bastante a la ventana de mi cuarto. El ingenio e inconciencia infantil puede lograr cosas que podrían ser inexplicables, pues en un vuelo de paloma saltaba desde la ventana a esa rama y de allí ¡libre! a la calle. Debí de hacer esto entre los ocho y los diez años, y durante muchos más.
    A media cuadra se encontraba la casa de ellos, donde nos solíamos encontrar a esa hora. Era en una esquina y cuya estructura aún existe intacta. El muro no muy bajo ni alto, y un tejido verde que tampoco, nos hacían de trampolín al níspero generoso y cómplice.
    Además de comer sus frutos, estos o sus semillas solían viajar por el aire disparados como granadas dirigidas a gente o vehículos que pasaban. Mientras los juegos los desarrolláramos sanamente, podríamos pasar en él todo el tiempo del mundo. Sus ramas estaban lustradas por el roce de nuestros cuerpos. Pero cuando la picardía inundaba de esa forma, se sentía inmediatamente una mirada pesada e implacable. La mirada de Hugo, si Hugo Mandón, que nos observaba desde la puerta de la cocina, en silencio, frente a sus hortensias, con los brazos hacia atrás y sin gestos ni expresiones. No lo necesitaba. Inmediatamente acomodábamos nuestro juego de forma automática. Así, entonces, él sonreía entrando a la casa sorteando aquellas baldosas flojas.
    En una de esas pasadas a las corridas por el living, estando Nydia –la esposa de Hugo- en la cocina, brilló fugaz una persona que conversaba con ella. Fue un brillo morado que destelló. Luego de casi cuarenta años me reencontré con él y hoy me arrulla cantándome nanas que acarician mi alma, activan recuerdos y asociaciones.
    Cuando no se encontraba Hugo y hacíamos alguna de Caín, Nydia le contaba al llegar. Él solía enojarse e intentaba reprendernos pegando algunos gritos que eran ronquísimos, pero éstos no eran tan agudos ni se hacían respetar tanto como su mirada.
    Era una persona menuda, de caminar largo dando casi zancadas, a través de sus lentes de gran aumento era difícil ver sus ojos. Usaba una perita muy intelectual y su voz enronquecida, era suave y tranquilizadora. Trató de enseñarme gramática cuando aún estaba yo en la escuela primaria, solo que no pudo conmigo. Luego, ya en la secundaria, tuvo más éxito introduciéndome en Literatura, en Horacio y su almohadón de plumas.
    Solíamos jugar ajedrez. Recuerdo su mano, que con una naturalidad única, tomaba su pieza, la mía, deposita su pieza en la casilla donde estaba la mía y dejaba mi pieza comida al costado. La suavidad y primor era la de un vuelo de ave.
    Muy inmutable y amedrentador quedaba detrás de sus anteojos, su perita y su pipa, a la que de tanto en tanto le daba grandes bocanadas que inundaban de humo el ambiente del escritorio formando figuras sicodélicas sobre su cabeza. Como una aureola de bondad y amor que compartía con Nydia abrazando a sus hijos adoptivos, y que no fueron tales; y nos llegaba hasta todos.
    Quizás se haya reencarnado,…no sé.
    Sé que para mí, y por haber sido como un padre, está en cada brisa y en cada haz de sol de todos los días, y seguro seguro, solerá conversar al paso con Doña Sara y el tío Oscar subidos a la cola de algún cometa.

  9. Joise Morillo dice:

    Muy sano y pintoresco vuestro relato Osvaldo, como os lo dije esos personajes le brindan a uno un nostálgico relax, y lo hace decir para uno mismo y para otros “los tiempos pasados siempre fueron mejor”, empero la diferencia radica en que la vida que uno vivió durante esa infancia dinámica y despreocupada; fue muy sana, eso es parte de la crianza que nuestros padres se preocuparon en darnos, siempre con una libertad supervisada de la mejor forma, en donde el vecino fungía de responsable por la niñez de su vecindario, afortunadamente a vos y a mí y a muchos de nosotros nos sucedió de esa forma y lo festejamos de la forma más sencilla y jocosa.

    ¡Ciao!

  10. Joise Morillo dice:

    Maria Celeste, ese rostro me parece egipcio, se parece a la mascara de Nefertari, Nefertiti, quiza Cleopatra o la imagen de la Diosa Isis, Muy sugestivo rostro (sublime). a lo mejor ni llegue serca pero lo intente.

  11. Osvaldo Bonini dice:

    “Cesa la lluvia”
    de Hugo Mandón

    Cerrar el libro otra vez
    encender el cigarrillo sin placer
    mirar el humo azul de pura pereza
    mirar la puerta cerrada, bien cerrada
    tomar la copa y beber el fuego efímero
    no tener ya nada que hacer
    ni siquiera esperar
    afuera cesa la lluvia
    se piensa descuidadamente
    ‘los paraguas gotean’
    o bien ‘en la tierra negra brotarán los hongos’
    no abras nuevamente el libro
    apaga el cigarrillo, no mires la puerta
    no bebas, no esperes
    no pienses en paraguas ni hongos
    la lluvia ha cesado
    eso es todo.

    De Gregorio Echeverría

    “Hugo de la isla”
    A Hugo Mandón, in memoriam

    Apenas la desmemoria intente barrer las huellas
    de tu pie fundador sobre la playa,
    reconvertidas en calcárea impronta de caracol o almeja
    o vitrificado rastro de aguaviva, y la incuria
    de ojo legañoso y estrábico pretenda sacralizar
    los horizontes que vengativamente te devoran,
    pisaré tu embarcadero, hermano. Anclaré mis velas al borde
    mismo de tu muelle, ataré con palabras
    de cáñamo tus espaldas de silencio procurando modelar
    con mis manos el hueco adonde acudan
    a chisporrotear las convexidades de tu verso; tus espaldas
    cimiento de minerales constelaciones,
    tu silencio de hematitas y ceniza que exaspera mi silbo.
    Entraré a la caverna de tus dolores y tus miedos, auscultaré
    tus pipas. Los zapatos y tu lámpara y el humo
    de tus historias y tus libros; convocaré tu voz, tu ascesis,
    tu memoria y la sexualidad de tu archipiélago,
    tu ausencia cenital espesándose en verdes de ribera.
    Partiste, hermano, tosiendo desnudez
    rumbo al ombligo de tus islas más profundas.

  12. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Hola,hola,por fin pude entrar. Los saludo a todos cariñosamente, y espero verlos, leerlos, disfrutarlos, amarlos, junto a nuestra anfitriona y los nuevos.

    Pronto estoy en contacto.

  13. Joise Morillo dice:

    Para quienes tienen o han tenido una verdadera y unica alma a quien amar, no obstante su virtud siempre sera compartida, y los otros seguiran algun dia o no suyo ejemplo.

    Mi ángel etéreo

    ¡Como llore tu ausencia! , arden mis ojos de ver pasar los días
    Cogidas de la mano vuestra alma y mi aliento
    Se desvanecen en cajas vacías
    Sin cantar ni bailar posare de precario y tristes acierto
    Mientras las canas, que no las querías, prometen sufrir por dentro

    Ya no lloro, callarme para siempre intento
    La carreta de avatares que me diste
    Me mantienen triste y contento
    Etéreas y claras miradas se conjugan, señalando ahora mi destino
    Al final de la jornada os encontré ahora termino con vos el camino

  14. Osvaldo Bonini dice:

    Hey Joise! ¿lees las mentes? Anoche envié un correo hablando casi sobre lo que tú has dicho…curioso ¿no?
    Blanquita ¿y tu fotito? Creo que como me pasa a mí, todos deseamos conocernos. Recuerda que debe tener menos de 100kb. Las de las cámaras digitales son muy pesadas y deben ser reducidas.
    Saludos a todos.

  15. celeste alvarez reyes dice:

    QUIERO UNA ZAPATOS DE ME TAL,
    PARA QUE NO APARESCA ESA BENDITA PIEDRA EN EL ZAPATO
    PARA QUE NADA NI NADIE DAÑE MIS PIES
    PARA QUE NADA ESTORBE MIS PASOS
    PARA CAMINAR MAS FIRME
    PARA NO TENER MIEDO
    PARA BOTAR DE UNA PATADA TODA ESTA MIERDA QUE HABITA EN MI Y COEXISTE CONMIGO (MALDITOS GUSANOS!)
    MALDITA MIRTALIDAD!

    SOME BARY SAVE ME?

    OSVALDO?, ERES OSVALDO? EL DE LA FOTO, ES NUESTRO OSVALDO? SI ESE ERES TU, ME ENCANTA LA JUVENTUD QUE HAY EN TUS LETRAS =) JAJAJAJA Y NI KIERO DECIR QUE SEAS VIEJO!
    JAJAJAJAJAJAJAJA Y POR CIERTO, ACASO ME ESPIAN? JEJE PORUQE TODOS SUS POEMAS QUEDAN MUY A DOC CON LO QUE VIVO EN ESTOS ULTIMOS DIAS =)

    JOISE! ALGO EN TI Y EN TU MANERA DE ESCRIBIR ME RECUERDA ESOS LIBROS DE PSICOLOGIA Y SUPERACION PERSONLA QUE E LEIDO, ALGO DE DEEPACK CHOPRA Y OTRO POCO DE JORGE BUCYA…NO SE PORQUE JAJAJA PERO TU BOCA ESTA LLENA DE RAZON =) GRACIAS POR REGALARNOLOS =)

    MARIA CELESTE! TU IMAGEN TIENE ALGO QUE ME PROVOCA OTRO ALGO QUE NO SE COMO DESCRIBIR =), NO ME DECIDO SI ES MIEDO (AUNQUE ULTIMAMENTE ESTE LLENA DE MIEDO), O SEA INSERTIDUMBRE O SOLO SEA ESA SENCILLA SENZACION DE QUE CONTIGO VIAJO AL PASADO A UN PASADO REMOTAMENTE LEJANDO, VIVRANTE, ESPECTANTE QUE ESPERA POR NOSOTROS =) PERO, CUANDO VOI A CONOCER TU ROSTRO ? =) SUERTE EN TUS PROYECTOS! TE ESPERAMOS CON ANSIAS LOCAS (MIS ANSIAS Y YO =) ESTE FINDE =)

    Y DONDE ESTA JOSE I?
    Y DONDE ESTA IR MAS ALLA ?

    LOS EXTRAÑO!

    ESCRIBO POR EL PLACER DE HACERLO, PORQUE ES MAS FACIL PARA MI ENTENDERME Y ENTENDER EL MUNDO QUE ME RODEA, ESCRIBIENDO; ESCRIBO PORQUE ES MI ESCAPE FAVORITO, NADAR ENTRE LETRAS ES UN PLACER ESQUISITO.
    ESCRINO MUCHAS VECES POR LA NECESIDAD DE QUE MIS PALABRAS SE ESCUCHEN, PORQUE EN MUCHAS OCACIONES SE ATORAN EN MI GARGANTA, EN CAMBI SI LAS ECRIBO, QUEDARAN PERPETUAS PARA SIEMPRE.
    ESCRIBO, PORQUE ME DA PAZ Y MI ALMA, SE RELAJA, ES COMO SI SU ENERGIA, ESA ENERGIA QUE VIVE DORMIDA DENTRO DE MI (Y DIGO DORMIDA PORQUE ES PRISIONERA DE MI YO HUMANO)FLUYERA A RIENDA SUELTA POR MIS MANOS! Y ENTONCES, PUEDO CREAR, PUEDO PINTAR EN EL AIRE MI MUNDO, AVECES ROSA, AVECES GRIS, OTRAS VECES AZUL Y EN CIERTAS OCACIONES NEGRO.

    Y QUE VOI A HACER CON ESTA MENTE TAN NECIA?
    TAN TERCA? TAN BURLONA?, SE LA PASA JUGANDOME MALAS PASADAS, RIENDOSE DE MI, ARRUINANDO MIS PLANES…COMO JALARLE LAS RIENDAS A LOS CABALLOS QUE SE DESVOCAN LLENANDOME DE CONFUCIONES, INVADIENDOME DE MIEDO Y SATURANDO MI ESPACIO DE PURAS INDECISIONES….SI TAN SOLO FUERA MAS FACIL APRENDER A ESCUCHARME A MI MISMA! SI TAN SOLO TUVIERA EL VALOR DE ACTUAR COMO YO REALMENTE…..RECUERDO UNA CANCION DE CAIFANES: “AFUERA TU NO EXISTES SOLO ADENTRO…”

    SIENTO QUE ESTOY A PUNTO DE CONVERTIRME EN EL PERO DE LOS MOUSTROS…..=( ESO ME ASUTA, ME ENFURECE Y ME ENTRISTECE; PORQUE ENTONCES DONDE QUEDAN LOS SACRIFICOS QUE LOS DEMAS HAN HECHO POR MI Y PARA MI?
    EL CORAZON DE MI SANTA MADRE ESTA MAS ROTO DE LO QUE PUEDE ESTAR UNA TAZA DE PORCELANA CUANDO SE ROMPE; PERO COMO LE EXPLICO QUE TAMPOCO PARA MI ES FACIL?
    NO PUEDE SER!!!!!!!

    JAJAJAJAJAJA VIVO ATORMENTANDOME SOLA
    Y LLEGO A LA CONCLUCION, ES EN VERDAD ESTO LO QUE MIS AMIGOS QUIEREN ESCUCHAR?
    A UNA CELESTE MIEDOSA QUE SE RINDE ANTE LA PRIMERA ADVERSIDAD?
    QUISIERA SABER SI LES A PASADO IGUAL; ALGUNA VES SE HAN MIRADO EN EL ESPEJO Y NO SE RECONOCEN?, SU REFELJO NO ES EL MISMO, NO ES NITIDO, NO ES CLARO, SUS IDEAS, SON BORROSAS, Y SUS CONVICCIONES, APENAS Y SE NOTAN…..
    DIGANMEN, LES A PASADO QUE QUISIERAN VOLVER A NACER PARA PODER COMPRENDER, PARA VOLVER A EMPESAR?

    NO SE COMO VOLVER A NACER…..

  16. Osvaldo Bonini dice:

    De mariposas
    “para Laura S. Mandón” –su hija…
    (En Sutil y de Aguas Dulces p.94)

    Hay quienes infortunadamente incurren en el frágil
    destino de ciertas mariposas de la noche.
    Fascinadas irresistiblemente por lámparas engañosas
    se precipitan hacia las llamas implacables.
    Luego, de la vitalidad del color palpitante de
    aquellas mariposas quedan
    insignificantes cenizas, polvo estéril que el viento
    lleva prontamente.
    Las lámparas prosiguen ardiendo.

  17. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    A mis amigos distintos de los demás:

    ¡Oh!, sonrío bondadosamente al contar con todos ustedes mis amigos, a los que encuentro cada semana en el mismo sitio dispuestos a escuchar mis palabras silenciosas, las que a vces cargan dulzuras y otras tristezas, pero que llegan devueltas en mantos de amor, ánimo y buenos consejos. Todo esto lo agradezco de corazón.
    JLB, tenía razón, nadie muere, mientras estamos aquí de paso le regalamos a la vida lo mejor que tenemos, dejamos entrañables amistades cultivadas en amor. ¡Qué hermoso es recordar a los buenos amigos que ya se fueron a dormir con sus padres y con toda la muchedumbre de siglos anteriores, y lo más bello es que nos volveremos a encontrar para no separarnos jamás.
    La secreta fuerza del recuerdo, el que mantiene el alma vigorosa, el que fija la imagen y la hace vivir en nosotros…
    El recuerdo es como tela de araña tejida alrededor del corazón. Pensamiento que pone corazón en corazón, que despierta, que transmite, que levanta y que obliga a ser recordada por aquel o aquellos que recordamos.
    Estás en la sombra del sueño, en el sol de cada día, en la luza de la lámpara, en el espejo sin fondo, en el blanco mantel, en lo trivial y en lo grande de la vida, dibujando nuestra figura, dando vida a nuestras manos, a nuestros ojos, volviendo a pasar el film de de las horas vividas.
    Zozobra y descanso del alma, el recuerdo, velando sobre su luz para que en nuestra memoria no muera nunca aquel que amamos, por distante que la vida le retenga de nuestra vida.
    ¡Recuerdo!…¡Bien vales un himno y una oración!
    Os amo

  18. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Osvaldo, espera un poco por la fotito, necesito asistencia de mis computines. Lo que yo me imaginaba de ustedes son lo fielmente representados en sus fotos.

  19. Joise Morillo dice:

    Pareciera, querido amigo, Osvaldo, pero, el asunto por productivo y de buen fundamento es tacito, por enede satisface la acepcion de las conciencias de buena indole como la vuestra, la de Mora, y de muchos otros afectados de esta ilustre comunidad.

  20. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    El mejor amigo que tenemos.
    En el inicio de mis días…
    Deslizada en la trama de la vida como cualquier niña feliz, disfrutando de juegos, travesuras y carreras locas que hacían que el corazón se saliera por la boca. Sin embargo a veces fui traspasada por el dolor como tantos, ese que llena de lágrimas los ojos y el alma y que deja un recuerdo amargo en los peldaños pisados, Así comencé mis días y formé un cuadro con derechos y revés. Unida a Dios desde los primeros pasos, porque Él así lo quiso, motivada por su amor enfrente a gigantes ciegos, quienes muchas veces me hirieron para caer rendida al costado del camino. Sin embargo Él me levantó, siempre estuvo allí para darme nuevas fuerzas Sentí que mi ser se estremecía; de pronto recibí lo que pedía, mis labios tienen hoy un nuevo canto…No alcanzo a entender cómo ha cambiado hoy mi vida, incomparable con mi pasado, su testimonio soy de su existencia, Jesucristo vino a sanar mis heridas, vino a darme nueva vida.
    Una tarde en la habitación estaba la abuela soñando con el día que fuese llamada para subir al cielo, mientras de mi estómago manaban ruidos de hambre, fue entonces que corrí a sus brazos a pedirle lo que los niños desean con el alma cuando no han comido, un trozo de pan- Abuela- dije -quiero pan, ella con sus maternales ojos me miró, e inmediatamente comprendí que no podía acceder a tal petición, y dijo:- “M`hijita, no hay pan, y no hay dinero tampoco para comprar.”
    Quedé en silencio, con la cabeza gacha y los ojos llenos de asombro tratando de entender qué momento estaba viviendo.
    Por más que me empeñaba en soñar…mi deseo infantil, como dice Socorro era ser una princesa, con una vida igual a las cinderellas de los cuentos, sin embargo se superponían diversas escenas del papá, que hacía unos meses no veía llegar ni salir de casa; y además su lugar en la cama estaba vacío, comencé a echar de menos, a extrañar su aroma de respeto, honor y coraje, sobre todo porque él debía darle visto bueno al número 2, que había realizado con mis propias manos en un trozo de cartón, y que él me había enseñado con la paciencia de un padre. Toda esta confusión ameritaba una investigación; esa misma tarde me dispuse a preguntar con energía; - abuely- ¿dónde está el papá?- La abuela tomó mis mejillas con sus dos manos, me miró a los ojos y esperó un poco en silencio, luego dijo; -él se fue al cielo-.
    Ese episodio fue un gigante que enfrenté a los cinco años, exigí respuestas a preguntas que antes no se podían responder.- Dime abuela, quién es el papá de Dios-…,- dime si puedo ir allá donde está mi papá-…. Recuerdo no haber hecho jamás un berrinche porque alguien me devolviera el padre ausente, excepto la frustración alojada en el corazón por algunos años por el hecho de no haber visto su rostro regocijado y admirado al darse cuenta de lo bien que había hecho el número dos su hijita en aquel trozo de cartón, … En ese mismo instante entendí por qué también mamá ya no estaba tanto tiempo en casa. Mi madre, mujer valiente, respondió como padre y madre por sus tres hijos y salió a buscar el sustento, un empleo. Mamá aseguró la educación y bienestar de todos; quiso que siguiéramos soñando; nunca más se volvió a casar, a pesar de los pretendientes que la rondaban, no le faltaron admiradores, ella era una mujer de de cuarenta años, encantadora, con porte de reina, pero de principios firmes y energía de una locomotora. . Mientras la abuely se quedaba con nosotros al cuidado, nos contó de su vida en el campo donde nació;. Del amor de Dios y de los bisabuelos llegados de España, me quedaba horas a su lado escuchándola, le pedía que repitiera una y otra vez sus historias de vida, de sus cabalgatas en su corsé bayo.
    Pero aquella tarde, paralizada por la noticia recibida; sumida en el pozo de la inspiración…mientras mi estómago continuaba con el concierto de tripas vacías, observaba a través de la ventana, mirando hacia la vida, casi comprendiendo que ésta es una escalera con algunos peldaños no muy gratos de pisar. Y en un momento, como si los sentidos se abrieran en la mente, vino a la memoria una frase que había hecho mía y la tenía guardada como tesoro escondida: la abuela así me lo dijo un día: …“Lo que UD. Le pida a Dios con fe, Él se lo va a dar.” (para algunos incrédulos ésta grandiosa oración puede ser una simple metáfora), espero que no lo sea para ustedes. Entonces surgió el deseo urgente de ir a hablar con Dios, de poner en práctica lo que había aprendido. Fui detrás de la puerta de calle, me arrodillé como lo hacían en la iglesia frente al sagrado corazón de Jesús que pendía sujetando las ramas resecas de domingo de ramos con sus brazos de lata un tanto mohosos por el tiempo Allí me encontraba repitiendo de memoria el Padre Nuestro, desconociendo el significado de sus palabras, ignoraba que éstas pedían por mí el pan; “danos hoy el pan nuestro”…No sabía lo que pedía, pero mi corazón sí, y Él lo conocía, la respuesta fue de inmediato, unos toques de puño detrás de la puerta interrumpieron mi petición.
    Era un hombre mal vestido con tres sacos de harina muy bien doblados que colgaban sobre uno de sus hombros- compro botellas vacías-dijo, -por favor espere un momento – le dije, y corrí a decírselo a la abuela- ella dijo- ahí en el repostero hay botellas vacías-. Ahora sé por qué el repostero no tenía repostería, sólo botellas vacías, las que eran muchas, tantas que el hombre se llevó un saco completo, y me entregó tantas monedas también, (como un turro) que corrí hacia la abuela, saltando confiada y feliz; ¡Era cierto! ¡Era verdad! En ese instante, se desencadenó en mí una avalancha de sensaciones, y emociones con susto incluido, pero de lo que sí estaba segura y nadie me diría lo contrario; Es que Dios existía y es real, ¡vive! y está siempre contigo, y conmigo, lo que le pidas con fe, te lo dará en el tiempo apropiado, sólo que nuestra impaciencia es distinta a su paciencia.
    Gracias señor por tu amor conmigo, gracias señor por ser mi amigo, gracias señor porque me has recibido. Gracias señor por mis amigos, dale a ellos lo que te pidan con el corazón, y enséñales a amarte y esperar en ti.
    Que cosa buena es saber que ahora tengo un amigo. ¡ Sabes Jesús! Aunque el tiempo pase, siempre te estaré esperando.
    Gracias señor, gracias mil gracias te quiero dar porque yo sé que al final del camino.
    Aprendí que sin ti es imposible vivir, Tú, sólo tú llenas de esperanza a todo ser que te busca sinceramente, yo creo en ti, y sé muy bien que vienes a buscarnos..
    Te alabaré de noche y de DIA, me diste amor, de ese amor que inunda el corazón.

    El amor de Jesucristo nunca se acaba.

  21. MIGUEL DALGUERRE dice:

    Hola todos:
    La amistad………………….
    . (Del lat. * amicitas, -atis, por amicitia, amistad.) f. Afecto personal, puro y desinteresado, ordinariamente recíproco, que nace y se fortalece con el trato.
    Se dice que los verdaderos amigos son los que están presentes en los momentos ingratos, tristes y desolados, eso puede ser cierto siempre y cuando tu amigo no viva en otra ciudad o en otro pais, que los verdaderos amigos son los de la infancia por que no entrañan intereses, o los del colegio o los de la Universidad, o los que conociste después, etc. etc.
    Yo creo que los verdaderos amigos no importando cuan nuevos o antiguos sean son aquellos cuya actitud y conducta está a la altura de las circunstancias y del momento.
    Un Abrazo.
    Miguel Dalguerre.

  22. Celestino Gaitan dice:

    Morita, mi muy Amada Mora…
    Me resulta dificil, seguirles el paso.
    A veces me pierdo…
    y mi curiosidad de ninio,
    (lo cual he vuelto a ser )
    me hace recorrer multiples caminos,
    admirar inenarrables paisajes,
    pues las formas…luz…colores…
    arte en imagenes, son mi pasion.
    Pero no hay anhelo mas autentico,
    que el que se nos siembra en el interior,
    producto de la admiracion y del respeto,
    y por el puro placer de Ser…
    encuentro el Tiempo y el Espacio…
    y el apenas perceptible rastro de sus huellas,
    es el motor para seguir tus pasos,
    y los pasos del Universo que te rodea.
    Y urgando en los baules de Monografias,
    develo,nuevos matices y mas pinceladas,
    que conforman tu Amoroso Ser,
    y ahora que resultas…
    Maria de los Milagros,venida de Santa Fe.
    Quiero decirte…
    ( si antes te dije que eras mi Credo )
    …ahora mi devocion.
    y te concedo el Nobel a la perseverancia.
    Y parodiando a quien se deje,
    si alguien dijo…
    Juventud, divino tesoro.
    ahora digo…
    Amistad, Divino Tesoro,
    y agregaria, dichosos los que son,
    joyas de tu cofre de la Amistad,
    porque ellos se veran reflejados,
    en tu Cuaderno de Retratos.
    Y para no alargarme mas,
    confieso,que mas que leer,
    me gusta escribir…
    Pero mas que escribir,
    …ME GUSTA LEERTE…

    Salud para Tod@s…
    Y en cuanto a los Avatares,
    despues podremos arreglarlos,
    aparentemente el formato debe
    de ser cuadrado,yo lo subi’
    rectangular y me lo hizo cuadrado,
    quedando por ende…muy cacheton.
    Conosco algo sobre manipulacion de imagenes,
    si necesitas ayuda con tu avatar,
    enviame tu foto y posiblemente pueda ayudarte.
    Ehhh….no se me amontonen…
    …y tomen su numerito.

  23. Jose Itriago dice:

    Un buen mango, por decir algo, maduro, con esos colores que le envidia el pavo real, donde se mezcla el verde de cromo, con el de cobalto, para dar marco a una serie de amarillos que se transmutan en toda la gama de anaranjados y terminan explotando en rojos bermellón, se viste con esas galas para que toda esa paleta de Turner juegue un papel ínfimo en el ciclo de la naturaleza. ¿Se viste con sus mejores galas para atraer a su amiga muerte?. Aun en el suelo, olvidado y despreciado, se hará semilla de un fuerte y hermoso árbol. Una magnolia purísima, en traje de novia, expande su perfume -que trasciende las tantas barreras que le hemos interpuesto a nuestros recuerdos- tan sólo para buscar la consumación de su virginal florescencia en un encuentro con un insecto anónimo, que nunca más la verá y menos podrá saber de su marchito destino. Pero mi Magnolio (así, en masculino y con mayúscula) florece todos los años y para nosotros, la familia, que siempre hemos tenido magnolios en casa desde que éramos niños, las magnolias han sido orgullosas piezas de realización, que nos tomamos como nuestras, al margen del esfuerzo hecho por el árbol y la naturaleza toda. (Introduzco una breve digresión: ¿Han estado en Aranjuez en los bosques de magnolios, parte de los bellísimos jardines que inspiraron a Rodrigo? Aranjuez está muy cerca de Madrid y se llega en un tren de cercanías).

    Mora nos trae la imagen de Elsa señalando una foto de ella niña, vestida con las mejores galas de la fuerza, que por lo visto realmente tuvo o tiene y usó justa y adecuadamente para llegar donde quiso o quisieron. (no sé si la expresión ‘gala de su fuerza’ fue una ebullición subconsciente de la Gala de Salvador, un paralelismo subterráneo implícito en su lectura).

    Naturalmente, fue una luz, un brillo que enceguece entre las ramas del gran samán o del gran abeto o no sé de qué grandes árboles que se den en sus latitudes (Osvado habla de un fresno y un níspero, pero no me los imagino como ‘grandes árboles’), pero esa misma luz que enceguece, cosiendo entre las raídas ramas y hojas viejas, en su plena madurez y apenas retoños, dibuja mansamente el mapa de la vida sobre el piso que es tu seguridad y tu sostén.

    Lo difícil (y en eso nos podemos pasar la vida) es descifrar, leer adecuadamente los mensajes de la trama de luz y sombra, porque cambia minuto a minuto y cada uno es único. Ni siquiera sirve esperar al día siguiente, a la misma hora y en el mismo sitio: el sol habrá cambiado en su obstinada rotación alrededor de la tierra (Galileo siempre estuvo equivocado, aferrado apenas a la ciencia), la brisa podrá tratar de exponer otros temas, muy distintos a los del día anterior, porque ella (a veces como viento y hasta como huracán) viaja a lugares lejanos y se entera de recuerdos nuevos o viejos (de agua de tinaja, del sabor del pan recién horneado, de aquélla caricia tierna tan deseada y tan negada, del dulce de arroz con leche de mi tía Herminia, y muchos otros, muchísimos más) y, para colmo, las ramas ya no son iguales: tiene hojas nuevas, se les cayeron otras, el esqueje ya despunta como pezón de niña.

    Así que hay que empezar cada vez a interpretar el mensaje, como uno de los castigos del infierno de Alighiere. Si al menos tuviéramos la clave, pero por lo que sé, sólo se alcanza a comprender cuando se oye el canto del multicolor pájaro de la muerte y quizás ya no valga la pena malograr esas últimas horas en descifrar el mensaje de cómo Elsa estará pensando y sintiendo su foto, quizás viviendo una representación de ella. Pero después de que nuestro estimado Joise me sacó esa historia epicúrea de la muerte, que nos la convirtió en puro detritus, perdimos también esa meta. Esa ataraxia es dura de digerir. Joise nos ilustra

    “La muerte no es nada para nosotros, una vez que el cuerpo y el cerebro se convierten en polvo y cenizas, no hay sentimiento ni pensamiento, y lo que no tiene sentimiento o pensamiento es nada para nosotros.”

    Con lo cual es fácil de coincidir. El problema no es después que ya uno es polvo y ceniza. Es antes mi estimado Joise, cuando el pájaro multicolor que anuncia tu muerte, te canta la primera estrofa. Es saber antes lo que serás después. Ese es el todo de la charada.

    Recuerdo haber leído de alguien que se preguntaba si después de muerto sería un sonido o un olor o. Ese último ‘o’ es el que me mantiene vivo el recuerdo. Después de muerto seré una luz o. Después de muerto renaceré flor, tortuga, gringo o. Después de muerto estaré en las esferas celestiales contemplando a mi Dios por los siglos de siglos amén, o estaré con setenta vírgenes siempre vírgenes y no por mi inoperancia sino por su eterna entrega, o. ¡Qué ‘o’!

    “Melancolía, préstame tus servicios
    para escribir de mis amigos
    que yacen en el mar o son raíces”

    Melancolía, vísteme con tu manto dorado, cubre mi jaula contra el frío de la indiferencia y dame la satisfacción de sentir el dolor de las ausencias, una, dos, tres, tantas.

    Cada uno con su jaula a cuestas y Mora con la fotografía de Elsa y con Elsa, la dorada Elsa y los recuerdos de Elsa cuando posó para esa fotografía. Tres Elsa en una emanación de oro, del oro del Rin.

    Cada día posamos para un futuro huidizo, cada pose es como la base de un columna de nuestra estructura, que se arma y se arma, hasta que el pájaro multicolor de la muerte la echa al piso convertida en el polvo y las cenizas de Epicuro. Necesitamos esas poses que no dicen cómo fuimos, sino cómo podemos ser, porque en ellas está el brillo de unos ojos que vieron, y que aun cuando día a día se extingue y en momentos señalados de amor extremo, como un faro que gira en la isla de nuestro despeñadero, lanzará haces encandilantes para asombrarnos y gritar ‘si’.

    Ya no veremos el jugoso y policromático mango, ni la nívea magnolia, pero sabremos que ese sabor y ese aroma vienen de ellos, como esta sonrisa de hoy viene de aquella foto de antes y que hay un hilo entre ambos instantes, una historia, un proceso. En la orilla de mi río sombrearán nuevas magnolias. Una foto y una persona son una extraña conjunción: un día están alineadas en el acuerdo, pero al otro están de espaldas. No hay tiempo para descifrar los mensajes o.

  24. Joise Morillo dice:

    Celeste (Celextina), en la medida que hagáis cosas que llenen de felicidad tanto tu espíritu como el de los demás tenéis un chance de renacer, ese renacer, será evidente por el regocijo y bienestar que observar a los demás felices os produce. No obstante lo más importante es saber y reconocer que lo que estáis haciendo es agradable, que tiene valor Universal, ese valor puede tener un fundamento Divino ej. Puede estar funcion del amor al prójimo, cuando eso suceda estaréis contenta con vos misma, hay una amiga que tiene un fundamento muy arraigado y ese se lo profesa al mundo mediante el evangelio, el amor a Dios - Esa amiga es Blanca Estela-. Por supuesto mi invitación no es que cambiéis vuestras convicciones (cuales sean) sino que fortalezcáis las que os den más satisfacción tanto peculiar como colectivo.

    Blanca Estela, dejadme deciros que me habéis consternado con vuestro relato, eso que habéis dicho es sin lugar a dudas un relato muy sensitivo, que remueve la conciencia y el alma de quien ha padecido esos momentos precarios, por ejemplo: vuestra abuela, vos gracias a la providencia tuvisteis la ocasión de aprehender la fuerza de la fe, eso es importante, además lo grato y regocijante que es tener paciencia y no desfallecer ante la adversidad, la héroe es vuestra abuela y vos la fiel creyente, que comprende una evidencia de la forma más dulce y sencilla; sobre todo por esa alma tierna de una niña de cinco años que comienza la vida y no logra entender situaciones inminentes y que el individuo mortal debe enfrentar; la pobreza, el hambre, la muerte, pero ante todo la dignidad, que muy bien puede blandirse con la ayuda de la devoción, todas esas penurias se pueden sofocar como a las brasas el aguan con la fuerza del espíritu y la voluntad de hacer el bien que os ha dado el creador.
    Ahora sois otra, con fuerza, con autonomía, empero lo más importante ha sido la libertad que habéis tenido de seguir una senda por vuestra firme convicción, os felicito.

    Miguel Dalguerre, muy acertada y filosófica vuestra acepción, tiene mucho fundamento.

    Cuando vos recordéis a alguien, aquel que compartió con vos alegrías y tristezas sin ningún interés excepto: el de disfrutar ratos y espacios, os daréis cuenta que: ese recordado tiene un amigo, ese amigo sois vos, igualmente cuando alguien os recuerde momentos de travesuras infantiles y se ría de ellas, igualmente se lamenta de vuestros momentos de penurias, quien no os da ni os quita, y quien estando presente en vuestras ocupaciones no ayuda pero tampoco molesta, ese es vuestro amigo.

  25. Jose Itriago dice:

    Sólo por curiosidad:
    ¿Hay como una revsión de contenido (por no usar la palabra censura) o algo parecido?. Los comentarios que posteo tardan mucho en salir, siempre bajo revisón. El primero después de la reforma de la constitución y su apariencia, tardó 2 días. Sien embargo, otros cortos tardarom sólo unos minutos. ¿O será que quedé mal inscrito, lo cual no tendría nada de raro?

  26. Jose Itriago dice:

    CELESTE CELEXTINA: Lamento que no haya continuidad en las respuestas con eso de la aprobación, pero te quiero decir que todo en la vida es como una transacción. Nadie está aparentemente conforme ni consigo mismo, ni con sus hijos, ni con sus padres. Pero no es así de verdad. Las personas son como ríos que rozan las paredes del cauce: el agua modifica una y mil veces su curso para adaptarse a las rocas, las salientes y los entrantes del trayecto y esas rocas, que te imaginas durísimas se van moldeando con el tiempo: se le redondean las aristas, en alunas partes se profundizan más y en otras hasta facilitan el curso de las aguas recortando el largo el trayecto. Pero el inconformismo es el torrente del agua y sin ese torrente, tu río sería una pobre cañadita.

    Si tu encuentras un padre o una madre que esté conforme frente a su hija será un milagro. Si estudias mucho, eso te hará daño. Si no estudias, eres una floja; si sales con los muchachos, que pareces una loca; si no sales, que estás aislada socialmente. Ese es cauce que te moldea y tienes que moldear.

    En cambio, si la oyes hablar con otras amigas, la cosa cambia. Todas las virtudes parecen avisos de neón como los de las calles, y titilando, además.

    Los zapatos de metal que necesitan los vende en tu casa una tal Celeste. Regatea con ella. Sólo ella puede vendértelos, pero tienes que regatear. Sal a la calle a triunfar. A la primera persona que encuentres, le sueltas un discurso de algo, no tan largo. No te importe si te ve como un poco loca. Caminas unas cuadras y otra vez al ataque. Verás que esta vez lo vas a hacer mejor. Con que sigas este tratamiento durante una o dos semanas adquirirás suficiente confianza en ti misma para que seas tu y tu eres un diamante de chorrocientos kilates.

  27. Osvaldo Bonini dice:

    Blanquita, prometo buscarte en un blog anterior comentaros que hiciéramos sobre esa fe que te hace grande.
    Celeste, aprenderás que cuando nuestras frases tienen vestigios de recuerdos es cuando comenzamos a envejecer. Mientras tanto, ¡no soy viejo!, solo estoy mal usado. ¡No dejes de escribirte! y si me permites un consejo…nunca dejes de hacer lo que tu corazón te dicta, él no se equivoca.
    Joise, Hugo no era un vecino más, te invito a que busques en Internet comentarios sobre él, solo pon en tu buscador su nombre y apellido, mientras que yo intentaré darles una imagen de su yo domestico y cotidiano

    Perseverando en el recuerdo de Hugo, honrándolo como se merece, les transcribo un mensaje recién recibido de mi hermana Liliana, otro pedacito de su bondad y nobleza…

    RECUERDO LOS CARNAVALES QUE DESDE EL BALCON QUE DABA A LA CALLE ITUZAINGO TIRABAMOS BOMBITAS BIEN GORDAS A LOS QUE TENIAN LA DESGRACIA DE PASAR POR DEBAJO. ADEMAS LLENABAMOS LA BAÑERA DEL BAÑO DE ARRIBA COMPLETA DE BOMBITAS Y SIEMPRE HUGO MANDON NOS DEJABA JUGAR CON LA CONSIGNA DE DEJAR TODO EN CONDICIONES DESPUES DE DIVERTIRNOS…….ASI LO HACIAMOS HASTA NOS TIRABAMOS DENTRO DEL DORMITORIO CON EL PARQUET CASI SIN TRATAR Y DETERIORADO……PERO NOS DEJABAN JUGAR IGUAL.
    TAMBIEN ME ACUERDO CUANDO EN SEGUNDO AÑO ME PREPARO EN ERSA…..ESTUDIO DE LA REALIDAD SOCIAL ARGENTINA, ESTABAMOS TODO EL DIA SOLOS…… MUY PERO MUY RESPETUOSO Y TOTALMENTE HUBICADO. ME HACIA DE COMER Y SEGUIAMOS ESTUDIANDO……BUENO EN REALIDAD ERA {EL EL QUE HABLABA Y HABLABA,,,, YO LO MIRABA EMBOBADA DE TODO SU DELIRIO DE SABIDURIA……..UN GENIO…..HACIA LO QUE OTROS NO PODIAN……ME CALLABA PERO CON SU DESTREZA DE CONOCIMIENTO…….Y RECUeRDO ALGO MUY IMPORTANTE QUE ME MARCO…..ME DECIA QUE NUNCA EN LOS EXAMENES ME QUEDE CALLADA SIN SON ORALES………Y ASI LO HICE Y ESE AÑO ME SAQUE UN 8 PERO TODO POR EL……..EN REALIDAD NINGUNO DE UDS. ME TENIA P’ACIENCIA Y ME ENSEÑABA A ESTUDIAR….CON EL APRENDI ESO Y MUCHO MAS…..COMO POR EJEMPLO EL RESPETO EN MAYUSCULA QUE EL ME TENIA O TENIA POR TODOS, CON MIS 14 AÑOS Y CONVIVIENDO CASI UNA SEMANA DE MAÑANA AL MEDIODIA Y TODA LA TARDE, CONMIGO Y SIENDO MUJER ÉL FUE UN SEÑOR PROFESOR PARA MI Y UN GRAN EJEMPLO DE RESPETO Y CONOCIMEINTO. DEAMBULANDO POR LA CASA EXPLICANDOME SOBRE ALGO QUE NO ME GUSTABA Y ME LO TERMINO HACIENDO QUERER Y ENTENDER. ADEMAS COMIAMOS JUNTOS CARNE A LA CACEROLA CON CEBOLLA QUE HACIA ÉL MISMO Y SIGUIENDO CON SUS LECCIONES DE SOCIABILIDAD. “”" UN TIPAZO”"”" EN MAYUSCULA. LASTIMA QUE MURIO. LOS ULTIMOS AÑOS LO VEIA EN LA PLAZA SENTADO EN UN BANCO COMO PERDIDO.

    BUENO PARA MI ” HUGO MANDON” LO VEIA COMO AMIGO O UN PADRE MAS…………

  28. Martha Lilia Mejía Reynoso dice:

    MARTHA dice:
    Voy lenta, los leo, pero que trabajo me cuesta iniciar la entrada, he perdido dos que tres intervenciones, disculpen, dejenme asesorar a ver si lo logro…. y luego olvido mi contraseña jajaja… la apunte en mi agenda y no la tengo a la mano… que mal me vi… lo bueno que mi foto la subí y aun no sale… y así no me veo… jo jo jo se ollen los cantos prenavideños… pronto les he de mandar un abrazo.
    Mejor se los mando desde ahorita, desesperadamente, un fuerte abrazo, fuerte y bien apretadito jajaja..
    Mora: que bonito retratas a la amistad, no solo por los presentes más por los ausentes.
    una gran amiga perdí hace 5 días, y nadie me queria decirmelo, quesque para que no me afectará, pero con tu gran forma de escribir descubro que aunque se vallan de este mundo siguen siendo tus amigos, ha como recorde tantos momentos que vivimos y eso es lo que sigue dando vida.
    saludos a tod@s con todo mi amor
    y un corazón grande. (diagnostico, pues se me inflamo la pleura)
    con ra…me dolia… y pensé que me daba un infarto.
    besos mil… me siento muy romantica pues se acerca
    Navidad, para mi el adviento es una espera muy bonita, aunque a veces algunos seres queridos ya no esten fisicamente con nosotros, pero con los recuerdos siguen ahí.
    Doy gracias por conocer más amigos, ustedes.
    Gran ganancias de estrellitas
    en mi cielo que me cobija.
    Martha

  29. marita pilar castro castillo dice:

    Retratos intimos, dias atras intentaba recordar pasajes de mi vida, cuando inicié mi labor docente por una zona andina, recordé a ciertos personajes muy queridos pero que nunca les dije cuanto los quería y llegué a conocer a un ser femenino extraordinario que nunca imaginé que pudiera ser tan real, tan desequilibrante y polémica y super controversial para su contexto o lugar de origen; pero saben que al leer a Borges con relación al amor,la amistad, es tan ambiguo que se me ocurre decir aquello que se traduce “encontré a mi otro yo” “a mi afin”, este ser a su vez mostraba cierta fragilidad y ciertos deseos de cambiar al mundo, pero que le era dificil cambiar el suyo, me trae ciertas comparaciones con aquella película titulada “julia” con jane fonda y vanessa redgrave, yeno de conflictos intimos, pero que un dia alzó vuelo para encontrarse y para probarse que ella podia dirigir su propio destino. Hay algo que siempre fui para ella su soporte su guia espiritual y moral, pero yo nunca le dije que la quería; se puede amar , querer a alguien semejante en género a uno, no siempre se puede encontrar al ser afin a uno que no sea masculino, sino que se puede encontrar nuestra otra mitad como este bello ser femenino que un dia se fue y del cual no se nada.La amistad en ciertos casos es enigmática, por que lo que yo experimenté fue sinónimo de admiración e idolatria.Donde quiera que esté espero que haya encontrado su quimera.

  30. marita pilar castro castillo dice:

    La amistad bien llevada es inquebrantable, pero tambien es expresión de amor, cariño y admiración ya sea carnal o amical y creo con mucha valentia en decir que cuando la encontramos este ser es nuestra es nuestra otra mitad y afinidad.

  31. María Celeste Cécere dice:

    ¡Hola queridos todos! Como lo prometido es deuda, las promesas entre amigos cobran un sentido aún más urgente y estricto, ya que hablamos de amistad…
    Aquí estoy, recobrándome de un día maravilloso que me ha dejado un poquitín descolocada. Uno necesita un tiempo para recobrarse cuando conoce a alguien… incalificable. La realidad es esa. Hay personas que no pueden ser “calificadas”… y Mora es una de ellas.
    Si, amigos… el viernes fugué de mis tareas habituales y me lancé, en contra de mis principios que me hacen huir de las grandes urbes, hacia Buenos Aires, al encuentro de nuestra hechicera.
    Caminé por la vereda del frente de un edificio barroco, sobrecargado y lleno de historias surrealistas, para llegar al portero y pulsar el botón con cierta ansiedad. En el aire fresco de la mañana se oyó la voz suave y cantarina decir “¿Celeste?… ahora bajo”, toda una bienvenida el saberme esperada.
    Mora es como una alondra, un pajarillo de andar suave y saltarín. Dulce, entusiasta, amabilísima… A pesar de que usé exactamente esta frase para definírsela a un amigo… no puedo encontrar otra mejor para decirles a ustedes cómo es ella.
    Me he sentido regocijada, escuchada, mimada y agasajada de todas las maneras posibles, desde tomar un café hecho por sus manos, hasta conversar largo rato sobre ustedes… sí, ustedes formaron parte de ese momento también.
    Existen circunstancias donde, al conocer a alguien, nuestras expectativas se ven desmoronadas por la desilusión de que esa persona no corresponda a la imagen que nos hemos formado de ella. Otras, las menos, las expectativas no sólo se ven colmadas, sino que son superadas por una persona real mucho más brillante y agradable que nuestras fantasías sobre ella. Este caso, mi caso con Mora, es de estos últimos.
    Haber sido recibida con tanto amor y sencillez, me hace sentir profundamente honrada.
    Y no tengo más palabras.
    Para informarlos, a riesgo de que sientan una envidia atroz, les cuento que también conocí a Elsa… y que las palabras de Mora sobre ella hacen una descripción más que perfecta. Es tan encantadora como se la imagina bajo el embrujo de las palabras. De una conversación breve, precisa, armoniosa con sus ademanes y su maravillosa y única voz.
    Si todos los retratos que Mori nos está preparando sobre sus amistades son tan ricos y extraordinarios como éste… de mí ya ha conseguido el permiso para que los siga escribiendo.
    Y por ahora los dejo… voy a pensar mis propios retratos de amigos muy queridos, a ver si puedo sorprenderlos con alguno.
    ¡Abrazos!

  32. Jose Itriago dice:

    Y se siguen acumulando las entradas.
    El sistema se accidentó o cambió. Ya no se puede establecer esa especie de diálogo que manteníamos hasta ahora. Cada escrito es como independiente de lo que se dice en el sitio, porque cuando sale publicado ya el tema es otro. Seguramente en este embudo están todos.
    Pero no podemos dejar de comentar que Blanca Estela nos presentó un retrato íntimo de su niñez que no sólo es hermoso, sino que dice mucho de esa armazón férrea que conforma su manera de ver las cosas. Como antes dije, creo que ella cree y por eso escampo bajo su paragua de fe, inmenso y bello como sus palabras.
    También es bueno saludar al amigo Miguel y como él bien dice la amistad es “Afecto personal, puro y desinteresado, ordinariamente recíproco, que nace y se fortalece con el trato.” Pues fortalezcámosla.
    Y Celestino, con ese cambio sutil a Dario con aquello de “Amistad, divino tesoro…”, sólo que habrá que interrumpirlo allí y rematarlo con el final: “mas es mía el alba de oro”

  33. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    celextina querida:
    ojalá el blog se vuelva con toda y más gente de la que había, es como si hubiese ocurrido el “rapto bíblico” de nos.los cristianos. sólo que yo me he quedado, y eso sí que no me gustaría que pasara en la realidad, no sé si mi entiendes. Pero en cuanto a tu relato, y esa “chachara mental”, como una bocesita interna que esta todo el día hablándote, haciendo juicio, opinando sin que le preguntes y más encima cargada de pesimísmo muchas veces en vez de palabras alentadoras y positivas. Sabes ¿Quién es?, descúbrelo, desenmáscaralo, se llama Ego, y vive en nosotros, el “YO” que hablan los sicólogos. Bueno éstas entidades viven alimentándose de de las cosas nocivas que nosotros mismos le damos, como el orgullo, la vanidad, la pereza, la envidia, los celos, el egoísmo, la sobervia, la ambición y otros más, con éstas cosas Celextita no hemos nacido, a medida que avanzamos en la vida, nos fuimos contaminando, aprendiendo de los demás, y algunas también la heredamos de nuestros padres y hasta de la tercera generación hacia atrás. Lo importante es tomar conciencia cómo tú lo estas haciendo ahora en escribir y reclamar, que esto no te agrada, no te conviene, no te gusta, y que no deseas terminar convirtiéndote en un monstruo.
    Celextita; ahora te diré que debes hacer: MATA a ese “YO”, deja morir a ese “Ego”, por favor no te suicidarás tú, je,je,je hazlo de la siguiente forma; entra a tu pieza, desconecta celular, fono y PC., además dile a mamá que estarás ocupada por quince minutos, la idea es que nada ni nadie te interrumpa. cierra la puerta.

    ¿QUIERES SER FELIZ AHORA?

    ¿QUIERES TENER UN ENCUENTRO VIVO CON CRISTO

    PARA TENER VIDA NUEVA?

    1. Reacciona: mira ahora a Dios, deja que Él te ayude con su amor. No te obligará si tú no quieres, pero si le dejas, verás cómo tu corazón, tu mente, tu vida entera cambian en alegría. “Si me buscan de todo corazón, me dejaré encontrar” (Jeremías 29,12). Pero para mirar a Dios, hay que:

    a) Desechar la soberbia de creernos los dueños absolutos de nuestra vida. La vida te ha sido dada. Tú no eres Dios.

    b) Dios te dice que te ama como eres, fíate, déjate querer. Confiar en Dios es fiarse creyendo.

    c) Rechaza el pecado , todo lo que signifique un no a Dios, un rechazo de su amor y de su plan para ti. “Si reconocemos nuestros pecados, fiel y justo es Él para perdonarnos nuestros pecados y purificarnos de toda iniquidad” (1 Juan 1,9).

    d) Entierra tus resentimientos con voluntad de perdonar a los que te han ofendido.

    5. ACEPTA A JESúS COMO TU SALVADOR HAZ TUYA AHORA esta SALVACIóN realizada en la cruz, “Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré” (Apocalipsis 3,20). “A los que lo recibieron les dio el poder de ser hijos de Dios” (Juan 1,12). Toma ahora una decisión personal por Cristo. Ábrele tu corazón y tu vida. Dale una adhesión personal a Jesús por una sincera conversión del corazón. ¿ QUÉ ESTÁS ESPERANDO? ¿QUÉ MÁS DRECLARACIÓN DE AMOR NECESITAS? ¿QUÉ MÁS NECESITAS PARA ACEPTAR A DIOS? Cuentas con la ayuda del Espíritu Santo para tener esta experiencia de un nuevo nacimiento y ser una nueva criatura. El Espíritu Santo es el dador de la Vida: Él nos prepara en conversión, nos mueve a confesarnos pecadores, descubrir a Jesús como único Salvador, Él nos une a Jesús y al Padre. REZA ahora para recibir a Jesús como tu SEÑOR y SALVADOR; puedes decirlo en voz baja o en voz alta:

    Señor Jesucristo,

    ven a mí, ven, Señor.

    Necesito que me salves, necesito tu salvación,

    me reconozco pecador ante ti, y me arrepiento.

    Te abro la puerta de mi corazón y de mi vida.

    Te acepto personalmente como mi Salvador,

    entra en mi corazón y en mi vida

    y lléname de tu misma vida.

    Perdóname, límpiame, purifícame, libérame,

    concédeme experimentar tu amor y tu salvación.

    Espíritu Santo, cámbiame el corazón,

    hazme experimentar un nuevo nacimiento

    para tener la vida nueva que mi Padre me quiere regalar.

    Señor, rompe las barreras que me impiden verte,

    libérame de todo lo que no me deja ser feliz.

    Por la sangre de Jesucristo,

    por el poder del espíritu, Padre Santo y eterno,

    quiero vivir como hija tuya en esta vida nueva que me estas regalando.

    Amén. Gracias, Señor. A ti sea la gloria.

    Celextina mi correo es : blanca@inforgest.cl Si deseas escribirme hazlo con confianza, aqui tienes a una amiga.
    Te amo.

  34. Osvaldo Bonini dice:

    La Redota

    Este fin de semana se conmemoró en el Uruguay una nueva edición de “La Redota”, o más específicamente El Éxodo del pueblo uruguayo junto a su líder José Artigas.
    Es todo un sello de identidad, una recreación de tradiciones que mantienen viva la historia y actualiza sus valores.
    Este año se inició en Cardona, recorriendo cuatrocientos kilómetros hasta Salto, donde se representa el cruce del Río Uruguay rumbo al Paraguay, donde el Prócer se refugiara. Caballos y carretas pasaron por diez campamentos Artiguistas dejando constancias en las escuelas con copias de las cartas escritas por el Prócer en el lugar.
    Participan de esta epopeya todos los que lo deseen. Sin distinción de sexo, clero, actividad, estatus, o color. El pueblo tradicionalista íntegro se une en esta fiesta y la disfrutan hombro con hombro, y paso a paso.
    El fin de semana, con la llegada de la marcha a el Salto, todo es fiesta y se respira su emanación. Se ande por donde se ande, ya sea en la ruta, en la costanera o en las avenidas, se encuentran caballos que se dirigen a unirse a la misma.
    El gaucho vestido de bombacha y alpargatas o botas, con el facón en la cintura; la china de trenza, blusa blanca y vestido floreado, sentada en la cruz o en las ancas. Los recados y las monturas van desde la más simple hasta la más adornada.
    El lugar de encuentro final es el Parque Indígena “Vaimaca Pirú” donde se desarrollan dos días de intensa actividades. La columna se separa en aparcerías que distinguen diferentes grupos regionales. Éstas realizan concursos, recrean la historia oriental, representan sus personajes, eligen la “China” de la Redota. Evalúan destrezas sobre el caballo y conocimientos gauchescos; en el ruedo, carreras y concursos. Almuerzan, cenan, o como dirían ellos churrasquean junto al fogón, y toman mates al son de las guitarras y cantos.
    A uno de mis hijos, Valentín, se le arraigaron profundamente estas tradiciones. Es un paisano de alma. Sale tres o cuatro días antes con varios compañeros, o a veces solo, hacia Paso del Parque del Daymán en busca de la caballada para unir al desfile de La Redota. Luego de la fiesta, los retorna por los mismos campos, rutas y avenidas por donde los trajo. De pura pasión nomás.
    Un año, y estando la puerta de calle abierta como es habitual en casa, diviso por el rabo del ojo una figura oscura que se acerca por la calle. Inmediatamente el ruido ensordecedor de la tropa que arremete por el frente; gritos y sapucays. Pensé que se metían adentro. Valentín llegaba a la ciudad con los caballos y pasó a visitarme y a refrescarse antes de concluir en el Vaimaca, que queda a poca distancia.
    Su sonrisa mostraba la satisfacción de llegar con los animales intactos y frescos. Al bajarse le costó enderezarse y arremetió en un abrazo. Orgulloso mostró la tropa y a sus compinches. Se subió a su pingo y enfiló hacia el parque saludando con el sombrero.
    El vecindario ni se sorprendió ni se molestó por el reguero de bostas frescas y orines en el cemento. Quizás sí estaban sorprendidos y no tuvieron reacción mientras mirábamos la tropa alejarse al paso lento por la avenida, dejando el matiz pintoresco de unos de los aspectos de las raíces orientales.

    “…Todo individuo que quiera seguirme, hágalo, uniéndose a Usted en Paysandú luego que yo me aproxime a ese punto; no quiero que persona alguna venga forzada, todos voluntariamente deben empeñarse en su libertad…” José Artigas.

  35. María del Socorro Nievas dice:

    Primero encontrar la foto (no es tarea menor, quiero sonreir, y ser yo, no una a la que no conozco), después que es muy pesada, ja ja ja.
    Linda palabra AVATARES
    Dice el diccionario:
    Vicisitud o acontecimiento contrario al desarrollo o la buena marcha de algo: (Claro, la bendita foto!!)
    los avatares de la guerra; los avatares de la vida diaria; supo sobrevivir a todos los avatares; no pasaba de ser un mero avatar; los distintos avatares de la realidad latinoamericana. NOTA: Se usa generalmente en plural.
    Claro, porque son muchos!! No debería uno quedar atrapado en esos “meros” avatares. Son muchos los intentos con mi foto!! Tal vez Celestino pueda ayudarme.
    Un abrazo impregnado de avatares de todo tipo y especie!!

  36. Jose Itriago dice:

    Prosigo con las equivalencias, con el objetivo secreto de mantener la dinámica que teníamos

    Jose Itriago = Jose I
    Vancho 1 = Ivan Salazar
    Celeste = Celextina
    Socorro = Olive S
    MMR = Martha
    SHU = Marita
    y obviamente kao joise = joise
    Los demás se las arreglaron para seguir siendo ellos, lo cual es harto difícil.
    ¿Y jorgeV se habrá quedado en sus montañas de msquitos, así con la omisión voluntaria de una vocal que no sabemos si es ‘i’ o es ‘o’?

  37. Osvaldo Bonini dice:

    Creo que deberemos esperar un poco, sin dejarnos de reclamos, ya que el sistema recién puede que se esté armando. También me quejo de las tardanzas en la moderacìón, pero a la vez sé de las crisis energéticas que se viven en Baires, por lo que seguramente alcanzan a la central de servidores, PCs, Internet, y todo eso.
    Paciencia…
    Anteriormente se moderaba algún texto muy largo o con vínculos. Ahora se modera todo a pesar que estamos registrados. Creo que es cuestión de tiempo. ¿Sabré esperar?
    Creo que sí.

  38. Jose Itriago dice:

    Ciertamente eso de llamar a una foto “avatar” tiene que ser invento de un poeta. Según la RAE, avatar es:

    “Fase, cambio, vicisitud. U. m. en pl. || 2. En la religión hindú, encarnación terrestre de alguna deidad, en especial Visnú. || 3. Reencarnación, transformación”

    Ubíquese cada quien.

    No dudo que nuestras Maria Celeste, Blanca Estela, Celeste, Martha (a) MMR, Socorro (a) Olive S, Marita (a) Shu y sin duda alguna, Mora, la acepción que se aplica es “encarnación terrestre de alguna bella, elegante e inteligente deidad”.

    Para los demás está más difícil: “Te envío mi fase”, por ejemplo, no se oye bien, aunque uno trate de explicar que es luna llena. O “aquí va mi vicisitud, móntalo en un marco y te lo cuelgas en el alma”; tendrán que clavarte un clavo como a un vampiro reposón y tomado por sorpresa en su acolchado ataúd.

    La acepción de “transformación” vale un poco más. Una foto es un instante que nunca más se reproduce, así que la transformación es del retratado, lo cual se acerca a la idea. También cuando escribo y hablo me transformo y este es un sitio para hablar escribiendo.

    A pesar de que esta entrada la incluí con el único objeto de seguir aceitando la cadena de nuestro sitio, hay que pararse en el bello escrito de SHU, que dice que encontró su “otro yo”, a la que nunca alcanzó a decirle que la quería y que ahora no sabe de ella. Decirle a alguien “te quiero” no implica una relación ni obligación. Yo con frecuencia se lo digo a mis hermanos y amistades en general. Lo que sí implica es que la otra parte pueda saber que no le es indiferente a uno, que a uno no le molesta que esté a su lado, sino que más bien le agrada. Hay que aprender a decir “te quiero” con más frecuencia para retener y corresponder a las personas que a uno le interesan. Ahora, eso de que nunca más supiste de ella es por negligencia extrema. Averigua, busca y a lo mejor ahora logras algo más pulido, más dorado.

  39. Joise Morillo dice:

    Queridos escritores, es importante, que todos os preocupéis por participar de la forma más sincera, con un claro sentimiento de fomentar armonía y cordialidad, todo al momento de querer aportar lo que cada quien piensa podría ayudar tanto sicológica como espiritualmente al individuo, en particular a nosotros mismos, eso de sincero es porque antes que espontaneo, tiene un legado de conocimiento y experiencia dotado en cada entrega de cada uno de vosotros. Incluso desde el punto más crítico, hasta crear una conciencia de la verdad epistemológica, por ende cuando existe la duda; bien sea de fondo o de forma o por lexema, se presenta el concepto etimológico, ea pues, la aclaración y/o explicación del significado y procedencias de las palabras que a veces se muestran como desapropiadas. Eso es amistad, eso es querer, eso es amor al prójimo no necesariamente debeis ser: Beatos o Ateos, ni filósofos, ni ascetas, lo importante es tener una conciencia clara (democrática) para concebir la verdad más que la realidad del mundo, debemos defender la humanidad, tolerar antes que extirpar a quien yerra por algún motivo fútil o desordenado, para mejorar esa situación se debe proponer el discurso, un discurso coherente y bondadoso antes que bélico y tendencioso al mal, ya se señalo meses atrás como se puede fomentar la paz, y de ninguna forma seria haciendo guerra, eso es insólito.

    ¡Qué lindo ha sido el triunfo de Lech Walesa sindicalista pero pacifista! ¿O es que no fue León Tolstoi, la inspiración de Gandhi? un espiritualista, un hombre que se despojó, de sus bienes para vivir la pobreza y con ese conocimiento ayudarle a los pobres a vivir una vida más digna, sin la necesidad de disparar una bala, ese el verdadero espíritu del mundo ruso antes que soviético.

    Igualmente se debería proponer a Paolo Freire, por su aporte educativo, como premio Nobel de la paz, este ultimo y los anteriores nombrados son y han sido los grandes amigos del mundo, este mundo que necesita amor, no sintáis vergüenza o pena de decir: os amo, o, te quiero, como promueve José I, es necesario antes y también aprender a amar, aprender a querer a la humanidad.

    ¿Quién creeis que ama? ¿Quién no quita y da?
    Despertando con cizaña vuestra solemne ingenuidad
    O quien quita y no da
    Dejando descubrir el amor, la libertad

    ¿Quién creeis que ama?
    ¿El sumiso, el decente?
    Quien abrazando esperanzas
    Vive lerdo eternamente

    ¿Quién creeis que ama? ¿Quién quita y da?
    Abrumando, adormeciendo, con sofisma falsedad
    O, Quién todas las mañanas: susurrando, acariciando
    Suele siempre despertar

    ¿Quién creeis que ama? ¿Quién no quita y no da?
    Convirtiendo horas tristes en cobijo, bienestar
    El que enseña, el que guía, el que muestra la verdad
    Reflejando porvenir con honor y dignidad

    Os amo
    ¡Ciao!

  40. Martha Lilia Mejía Reynoso dice:

    Hola José Itriago:
    Mi gran admiración me despiertas, tu gran experiencia, tu …filosofia, tu psicología…y tu piedra angular, porque tu sabes de la física, retórica y botánica y sistema decimal…. todo lo que nos compartes, mira a veces me queda el saco y tus sabios consejos me lo pongo. mucho de lo que le dices a los demás me permiten seguir creciendo….¡que bárbaro!.

    Mira que hacerme oler el mango y percibir su aroma y concretar lo que cada uno decimos en nuestras intervenciones…. sólo cascadas pero piedras moldeadas por sus caídas de aguas piedras filosoficas cuadradas o angulares uff. más que admiración, mucho más…

    Osvaldo: cual viejo, viejos los cerros y reverdecen, te ves muy bien, y la fortuna de leerte el torbellino de tus letras se sienten.

    A mi paisanita Acapulqueña, Celeste = Celextina no se agüite, cuando estamos tensos en ocasiones nos da la loquera, espero la superes rápido, mira que si transformas tu estres en creatividad, muchas cosas quedan, quizas el escribir, te quite el stres, no permitas que se convierta en depre…yo a veces salgo a caminar o a nadar y se me baja un poco, en los últimos días que no me dejan hacer esfuerzos, se me baja el stres leyendo a mis cuates del blog de monografías.
    Me imagino lo que hay detras de cada uno, a veces lloro y a veces me rio de lo que dicen, no había escrito y cuando lo hice, ni me lo creía, tambien me olvide de la problemática que tienes en la vida y te das cuenta que todo tiene solución.

    Algunos dicen que todo tiene remedio menos la muerte, yo digo que aun la muerte misma tiene solución, pues es un paso más, ¿a donde? a algun lugar pues la energía no se pierde sólo se transforma y en algun lugar debemos de quedar, pues es un pasito más….

    Mira que tenía planeado visitar en Diciembre el puerto de Acapulco y te queria buscar, pero por eso de la enfermedad tengo prohibido por unos meses realizar viajes largos, cuando pueda, voy a verte, para conocerte, aunque tenemos un adelanto con la foto y cuando desnudamos nuestras almas en el blog.

    Por lo regular me hospedo en el club del sol, en la costera, te aviso cuando vaya y nos ponemos de acuerdo.
    Animo, que usted vale mucho. Stresada por examenes suele suceder, pero a agarrar fuerza.

    Estoy de acuerdo con Blanca Estela: Los encuentros con Jesucristo te dan vida, te da fuerza para seguir adelante, paso a pasito. y que grandeza cuando de corazón te entregas.

    Y de repente Mora con este texto “Retratos íntimos”
    Se me ocurre sacar del viejo baúl
    Retratos, y de repente saco uno de un mentón amplio ojos medio rasgados cejas finas y curveadas como si estuvieran estilizadas, poeta que nació en mi tierra el 14 de marzo de 1918 José Luis Alamo, que estudio en el Instituto Literario donde ahora es la Universidad Autonoma del Estado de México, donde yo trabajo,
    publicó su libro de “poemas de Alba”, en Octubre de 1937 obra que se editó en la Escuela de Artes y Oficios de Toluca.

    Concursó en varios certámenes literarios y escribió poemas y artículos en múltiplos períodicos y revistas capitalinas.

    Trabajó en la radiodifusora XEW y en la Secretaria de Comunicaciones y Obras Públicas. frecuentaba los cafés literarios, donde dió a conocer parte de sus producción literaria
    una de las calles de mi Toluca lleva su nombre.
    Muchos besos a tod@s donde quiera que estén
    Martha

  41. Martha Lilia Mejía Reynoso dice:

    ARBOL DE LAS MANITAS
    Mira el árbol que a los cielos
    su ramaje eleva erguido
    planta esterculiáceas
    flor de manitas
    Adornas mi Toluca
    floreces en Noviembre y Diciembre
    conocido árbol de manitas,
    macpalxóchitl, macpalxochitlcuahuitl,
    mapasúcil, o manita de león,
    tayagua, o palo de tayuyo.
    En Guatemala mano de mico
    donde se columpia un nido
    y se duermen tres polluelos,
    hijos son de un ruiseñor,
    originario eres del sur,
    de madera suave y lisa
    y corteza color café,
    existes en el cerro de Huitzila,
    ahora le llaman lomas altas
    al norte de mi ciudad.
    tambien engalanas los jardines
    universitarios y en el jardín
    botánico del palacio virreynal.
    en las tardes sosegadas
    y en las noches
    y en las alboradas
    siempre canta el ruiseñor.
    a los amores
    bien atendidos
    por su sombra y su calor
    de follaje erguido
    en que se columpia el nido
    fruto de un gran amor.
    Con todo cariño un arbolito de mi ciudad y una manita del corazón de la corteza del árbol de manitas de flores angulares y hermafroditas a mis amigos bloguistas mua mua… y pequeños suspiritos… Martha

  42. ruben lince dice:

    ahora solo me queda aprender a introducir fotografias…

    y hablando de fotos: yo tengo el mismo comportamiento, hay una fotos, o pequeño grupo de fotos de mi infancia, a las que vuelvo, y en un estado como de imnosis, paso horas, días…

    parte de mi producción astistica fue inspirada en esas fotos…

    me encanta la idea del libro de retratos…

    saludos a todos…y que caruchas que apareces!!!!

    Socorro cuando pueda grabo mi canción y te la paso, describirla me resulta mucho tiempo…

  43. Iván Salazar Urrutia dice:

    LA PALETA DEL PINTOR.
    Dedicado con mucho respeto a Antonio Céceres, padre de María Celeste.

    Pudo huir cuando vio la muerte, o esconderse, como en los viejos cuentos orientales; pero siguió pincel en mano retocando la pintura. Era un trabajo de años: capturar los colores que resbalaban bailoteando sobre la superficie del mar; la brisa del sur puso humedad en las pupilas cansadas. Quizás una veladura más, un suave roce del pincel, un tono no descubierto aún en la paleta. Entrecerró los ojos para concentrar la luz y supo de sus dedos cuando desde atrás le bajó los párpados.

    -¿Quién soy?- alcanzó a preguntar, sorprendiendo a la Muerte sin respuesta mientras se lo llevaba. En el mar el ocaso sepultó la luz: era sólo para él.

  44. María Celeste Cécere dice:

    Antes que nada y con todo respeto hacia tu pareja, esposa, novia o el estado que corresponda… Vancho: TE AMO. Bellísimo. No tengo palabras.
    Y porque les debo un retrato… aquí va uno:

    Leo

    Me miró con esos profundísimos ojos negros y titubeó un instante, antes de extender su mano y entregarme el pequeño rectángulo de papel.
    - ¿Para qué querés una foto mía? La verdad… ni siquiera es nueva. Mirá del otro lado y vas a ver… - dijo.
    Bajé la vista hacia la cartulina de fotografía de una calidad desusada, al menos en nuestro medio, y observé los bordes irregulares, como cortados a mano, con tijera. En el centro del borde superior se leía escrito en su letra pulcra, estilizada, con caracteres de imprenta un “Calcuta, 1991”. Así, separados lugar y fecha por una coma. No un guión ni una barra. Una coma.
    - ¿Y qué importa? – le respondí – No son tantos años atrás… apenas siete. – súbitamente inspirada lo acicateé - ¿No serás como esos naturales del África que tenían miedo de que les robaran el alma con la fotografía, no?
    Dejó de ordenar la mochila en la que ponía todos los bienes que había desperdigado por mi casa y se detuvo un instante a reflexionar. Se volvió para encararme y, acercándose a mí, tomó mi rostro entre sus manos e inclinándose, me besó suavemente en los labios. Sin soltarme, separó su cabeza de la mía.
    - Una fotografía es sólo una imagen. La imagen que tengo ahora. La impresión que dejó mi cuerpo en el objetivo de una cámara – dijo suavemente - ¿Creés que soy eso?
    - Bueno… no – respondí.
    - Mejor – suspiró mientras me soltaba y volvía a su tarea de ordenar diez mil cachivaches en la mochila.
    Mientras dejaba caer dentro, sin ningún orden y como renunciando a lograrlo, un par de medias anudadas junto a un rollo de alambre de alpaca y una pipa de cerámica, dijo pensativamente:
    - Aunque no sé… yo sé que no soy esto que habito. No quiero que te apegues a mi imagen… Hoy estoy aquí y mañana no lo sé ¿Qué sentido tiene, entonces?
    No respondí. Solamente me acerqué por detrás y lo abracé, apoyando el rostro en la gastada camisa. No quería admitirle que tenía miedo de olvidar sus facciones, que me aterraba que el tiempo me robara el brillo de sus ojos, su perfil varonil, sus bigotes negros.
    No lo volví a ver. El tiempo pasó y se llevó muchas cosas. Nos separaron los mares y luego nos separó la muerte.
    Hoy miro su foto y sigo viendo el muchacho que reía apaciblemente, recostado en la hierba, mientras una fina columnita de humo subía de sus labios hacia el cielo de un celeste incomparable. Y veo sus gestos lentos, como un aleteo de aves extrañas, agitando sus miembros mientras me hablaba en inglés, para que yo no entendiera. Nunca le confesé que entendía lo que decía. Prefería dejarlo creer que no. Así escuchaba sus pensamientos más íntimos… que aún guardo en mi corazón.

    Mmmm… no sé por qué fue el elegido. Tal vez porque era especial y único, entre todos mis amigos. Nunca tuve otra amistad así… ni la volveré a tener. Hay cosas que no se repiten en la vida.
    ¡Abrazos!

  45. María Celeste Cécere dice:

    Con la emoción de escribir el retrato, olvidé decirle a Marta que me encanta ese espíritu de “darle para adelante”, como decimos los argentinos… ¡fuerza, así se hace!
    Celestina, tocayita… te veo mañana por la mañanita, como en la copla. Estuve un poco extraviada por varias razones… si no nos cruzamos, te escribo.
    A los demás… me encantan y me regocijan… ¡más abrazos!

  46. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Iván S. un gusto leer como te expresas de Antonio Céceres, padre de Ma. Celeste, ella nos habló orgullosa de él, en comentarios anteriores. ¡Qué alago!

    Martha, martita: hermosa descripción de tu tierra en bello poema.

    Mory; ¡Gracias!
    Saludos a todos mis amigos; Socorro cambiaste un poquito de nombre, Fabu, dónde estas?, Jorgev.

  47. Celestino Gaitan dice:

    Martha:
    Paisanita del alama,
    si que he recibido la mas tierna de las caricias,
    de las manitas de tu a’rbol…
    esta’ excelentes.
    Y Cuida tu Corazon,
    yo tambien lo tengo enorme,
    producto de la Hipertension.

    Saludos a tod@s.
    y esperando mas del Cuaderno de Retratos
    de Morita.

  48. Osvaldo Bonini dice:

    ¡¡¡Chicos!!!
    ¡Les cuento!

    Dentro de todos estos cambios, acabo de ingresar a la pestaña de “blogs” que hay más arriba y, entrando a ella he podido recibir con alegría el nuevo blog de María Celeste, el que se llama “Caminos de conocimiento”. Hay otros nuevos blogs pero no estoy seguro que pertenezcan este hermoso grupo.
    Mª Celeste:
    ¡Mis mayores felicitaciones del corazón!
    ¡HOP! ¡HOP!

  49. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Amonestación
    Una mañana de lunes,
    Una voz ronca reconocible me hizo saltar del susto en el mismo lugar donde me encontraba, fuera de mi puesto en la sala de clases, porque fui muy desordenada, quizás no tanto, pero sí una payasa, me gustaba mucho reír casi hasta quedar sin aire, sin ser la pesada del curso me ganaba la simpatía de mis compañeras haciéndoles los dibujos a escondidas, en una de esas debo haber estado cuando irrumpió la directora del liceo, pronunciando mi nombre escrito en el respaldar del asiento; BLAANCA EESTEELA. De insofacto giré en ciento ochenta grados y un tanto avergonzada por las risotadas de mis colegas “el club de las desordenadas”, dije, con voz agónica- aquí estoy.
    Me observó con atención, sus ojos se clavaron en los míos y con severa voz me dio la orden: ¡Debe limpiar esto, le doy cinco minutos, vendré a revisar al recreo!
    Ella era para nosotras más que la directora a quien nunca veíamos asomarse ni la punta de la nariz, era la mismísima Gabriela Mistral, yo diría que era su doble o su reencarnación como algunos creen, pero yo no. Una mujer hombre, de considerable estatura, si hasta creo que las atendía el mismo peluquero.
    Mientras corrí en busca de algún artilugio para hacer desaparecer dicha membrecía, me repetía a mí misma, misma, por qué por la ¡misma! no te fijaste que venía, podrías haber alcanzado a cubrrirlo, pero si nunca la había visto y…en eso ante mis ojos brillaron los rayos de sol en un trozo de vidrio desde el suelo, ¡he ahí! mi alegría. Con esto lo saco, con esto lo vuelo y ¡ya!
    Pero no fue así de fácil, tomé en cuenta el tiempo que tomaría en borrar una letra, y de ninguna manera alcanzaría con las doce antes de los cinco minutos lapidarios que me dio la viejj…en un segundo, una ráfaga me vino a la mente, ¡tenía la solución!, corrí patitas paqué`te quiero al laboratorio; llegué jadeante como un perro al tercer piso del edificio, busqué hasta encontrar el auxiliar que me auxiliaría.
    No tenía alternativa, sin pensarlo más, tuve que delinquir, allí m ismo me dispuse a teatralizar: “Dijo la directora que le pasara el ácido sulfúrico, por favor”. La mujer observó mi estado asustadizo y la voz entrecortada que no pude esconder, sus ojos me decían que pronto sería descubierta; la angustia rodeaba mi corazón, pero no pudo negarse a tan malvada petición, estaba el nombre de la directora de por medio, y eso era un buen haz.
    Titubeó por unos segundos, midió a dos manos el frasco regordete y me entregó la solución en mis manos acompañada de una flamante franela amarilla, y guantes color piel. Corrí otra vez hacia mi sala con el preciado frasco debajo del brazo, como un gato montés salté escalones de cuatro en cuatro sin temor a caer deslizándome bajé los pisos hasta llegar donde estaba mi silla, unté generosamente el paño con el líquido maravilloso y de una pasada se esfumó mi nombre, en eso estaba repasando el tercer retoque y final cuando una mano se posa sobre mi hombro, y me hace girar; era la auxiliar bendita que me preguntó cara a cara: ¿De parte de quién me dijo?

  50. Osvaldo Bonini dice:

    Blanca Estela: pícara, pícara…
    ¡¡¿Acido sulfúrico?!!

  51. Iván Salazar Urrutia dice:

    Ya, María Celeste, pasó la tensión. Qué bueno que logró posarse en tí. Gracias por sentirme; es más de lo que yo pudiera anhelar. Ahora si además pudiera levemente revolotear en tu mundo me gustaría que el cuento te acompañe en comprender que el pintor además de tu padre era una mirada al mundo, única, irrepetible. Su conducta (¿actitud?) puede ser ejemplarizadora, digna del esfuerzo por imitarla; pero esa óptica suya era eso ¡suya! Ni la muerte misma -¡tan altanera siempre!- puede conocerlo: solo la vida. Un abrazo de sentirte. (no pude entrar a tu blogg: éxitos)


Trackbacks

  1. | Blogs en Monografias.com
  2. Google


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom