Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

El gato obsesivo

Esto que estoy a punto de escribir sólo puede decirse, no sentirse. Cuando lo sienta el mundo se caerá; se hará trizas, trizas, trozos de espejos.
Y lo escribo nomás: la vida, para mí, es una representación -y lo escribo en cursivas para que no se pierda entre las otras frases, claro (Manuel Puig).

¿A partir de qué momento tuve la necesidad de ocultarme bajo un decorado teatral? (Historia del teatro) ¿Estará relacionado con que cuando era chica y me ponía a llorar mis padres me decían que era “la Greta Garbo”, o Milagros de la Vega, o la Crawdford, y que era probable que de mayor el mundo me aclamara en las tablas? (Historia y evolución del teatro universal).

Esto lo he pensado hace un rato, frente al espejo (Mis sentimientos al espejo).

Ahora es mediodía de miércoles, al día lo rige el planeta Mercurio, el del dinero (El Dinero), pero lo está mirando la luna, desde la noche, la del amor de las mujeres (La Luna).

No negaré que de esta “verdad” descubierta hace cinco minutos hasta podría morir. Y sólo debo recordar que hubo momentos verdaderos en mi vida, pero muy lejanos, y que casi siempre he sido fiel a esta representación.

El trabajo de deconstruir, de destruir ese mundo recién descubierto (Día mundial del medioambiente) parece realmente peligroso, es llegar a la médula de algo que no sé; supongo que es más tremendo que desarmar las construcciones sociales con otra que se apropie del planeta, una ficcionalización que lo haga real, tragable. Y para hacer esto posible hay que darle al mundo, a cambio, otro mundo, el real, pero que sea habitable, y, ¿cómo? (Dos luchas, un mismo ideal).

Escribo todo esto porque acabo de pensarlo mirándome al espejo: “Estar pintada para parecer natural exige una laboriosidad mucho mayor, una mayor cantidad de cosméticos y de tiempo” (Mercado tentador: venta de cosméticos y Administración del tiempo).

¿No les parece que lo que pensé frente al espejo hace unos diez minutos es, extendido al mundo, la vida real, el triunfo o el fracaso según actuemos mejor o peor maquillados “con naturalidad” –y actuemos además bien o mal- en las cosas, los negocios del mundo? Hay maquillaje de la diplomacia (Investigación de mercado: belleza masculina), del autoritarismo, de los buenos o los malos modales, según el caso y la moda (Reflexiones sobre la moda), y hasta de la espontaneidad, look notable y actual que en cierto modo me tiene entre sus precursores, sin haberlo deseado.

Tal vez a todo lo anterior me lo trajo el recuerdo de mi amiga Natalia, sobre quien –mejor dicho, sobre algo que le sucedió en especial y que ella me contó en colores- escribí para ustedes este pequeño cuento:

El gato obsesivo

Ya no tenía puesto más que el traje de Gato con Botas –se había sacado la cabeza-, y extendió la mano.
“Gracias”, le dijo al chico que le explicaba que un señor le había dejado el papel que él le entregaba ahora.
“Es otra vez La Carta”, les aclaró Natalia a los actores que andaban por ahí. “La misma, sólo con una línea más, como todos los sábados”.
El autor de la carta se levantaba siempre un poco antes de que terminara la función infantil, muy concurrida por niños, padres y madres, y casi en la oscuridad le daba la carta a algún niñito, junto a dos caramelos.
“Es para el Gato”, le decía.
Lo que más le extrañaba a mi amiga era que el hombre, supuestamente al menos, no la había conocido más que caracterizada de Gato con Botas.
“Le excitará tu voz”, apuntaban los otros actores.
“¿Mi voz de ñañañá?”, replicaba Natalia, que no podía creerlo.

Todo había empezado en el segundo sábado de función, con una breve línea:
“La beso, si le gusta que la bese llame al 8501391493100097”.
Por supuesto que un número telefónico tan largo no existía, y tampoco existían celulares en esa época (Evolución de los teléfonos celulares y de su precio).
Y el otro sábado:

“La beso, si le gusta que la bese llame al 8501391493100097. La mimo, si le gusta que la mime vaya al café Las Flores”.
Había más de cien cafés Las Flores en Buenos Aires y, en ninguno, un hombre con cartel de mimador.

La carta había crecido mucho en cuatro meses y había llegado hasta lo extraordinario: acariciaba, retorcía, ardía, mordía, arañaba y daba números y direcciones falsos.
Natalia guardaba la última –que contenía a todas las demás- en el cajón del tocador, y solía leerla cuando cosía el traje de gato, que cada vez estaba más gastado.
“Menos mal que no es gato verdadero”, se decía, ya que este animal le producía una alergia física y psicológica de lo más exquisita.
Y respecto de las cartas sentía algo parecido, sumado a la curiosidad y a una cierta excitación.
Y la curiosidad y la excitación se iban acrecentando con cada nueva línea.

Una tarde, desde el escenario –y a pesar de la penumbra que ambientaba todas las escenas y que servía para hacer invisibles la peladura de ciertas zonas del felino y los harapos de su dueño, el marqués de Calatraba-, Natalia distinguió al hombre levantándose, entregando la consabida carta igual a todas pero con otra línea y huyendo raudamente.
No lo pensó dos veces. Ella saltó del escenario mientras un embobado silencio sin reacciones la rodeaba y comenzó a perseguir al hombre.
Las calles ya estaban oscuras y eran arboladas, de suburbio.
Natalia vio de lejos la figura que corría graciosamente, y veloz, y como era también muy ágil y había tirado la pesada cabeza cuando pasó por la boletería, pronto estuvo muy cerca.
Él aprovechaba las sombras y las ramas de los árboles, como en un juego de escondidas.
Ella se valía de su visión nocturna, perfeccionada enormemente en los últimos meses en el teatro.
Él la mareaba con sus idas y venidas por ramas y sombras, hasta que ella lo encontró.

Estaba cobijado en un gomero cuyas espesas hojas le tapaban la cara. Se había quedado quieto, confiando demasiado en su suerte.
Pero Natalia levantó las hojas.
Un poco antes de hacerlo había sentido que le picaban las orejas, que los cabellos se le ponían de punta y que iba a estornudar, y al ver la tenebrosa cara de gato del escritor de cartas misteriosas –y sus ojos rasgados, de pálido color- se desmayó entre sus brazos que eran como de felpa, aunque con pelos más largos y suaves.

Fue así que se curó del asma y conoció a Jorge, su marido, que en realidad no era un enorme gato de felpa ni tampoco tenía tan espeso el vello de los brazos, pero todo lo otro es verdadero. Mirado desde acá, parece un anticipo de la revelación que tuve ante el espejo, hace quince minutos…

Envío

¿Podríamos “servir la mesa” de nuestro encuentro en Buenos Aires?

Ya callo los agradecimientos y los júbilos, por pudor, y sólo les mando abrazos con muchas alas de ir y de venir.

Mora Torres

Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

64 respuestas a “El gato obsesivo”
  1. Manuel Anibal Mena Mendez dice:

    que original idea!!!!! Que bella es la vida cuando vemos el ingenio humano dedicado, amoroso, impertubable…..hacia un ideal.

  2. Maureen Muñoz Chacón dice:

    No tiene idea lo que me gusta la forma en que escribe, realmente para mi es un deleite leerlos, cómo me gustaría escribir así, pero es un don que, lamentablemente, no tengo.

  3. Viviana Soledad dice:

    La mayor parte de nuestras vidas, la pasamos siendo un personaje que se esconde detras de una careta. Necesitamos de este personaje para poder pertenecer a la sociedad en la cual estamos inmersos. Pero, luego viene el problema, tanto lo utilizamos que nos convertimos en lo que mostramos.

    Muchas veces ocurre, principalmente cuando idealizamos algo, proyectamos en la persona u objeto cosas que deberían tener para ser ideal. Y la persona no se reconoce en el personaje que le estamos imponiendo que sea. Para que esto no suceda, hay que empezar a observar lo real de las cosas. Ver la realidad de la persona u objeto en cuestión. Creo que por esta razón nunca encontramos lo que buscamos.

    Cada uno de nosotros vive su propia obra o juego, donde aparecen diferentes personajes, los cuales se pueden identificar con su papel o lo pueden dejar vacante. Empecemos a darle a la gente y a las cosas su “lugar”. Que ocupen el rol que ellos realmente quieren. Creo que solamente cuando todos dejemos los personajes que no nos interesen de lado, y encontremos el que nos calce justo, vamos a poder ser una unidad con lo que somos y lo que mostramos.

    Hay que tener en cuenta que cada persona, además de tener su propia obra, convive en diferentes juegos. Cada persona con la que nos relacionamos nos da un papel diferente para jugar. Por eso es que tiene que haber una coherencia entre lo que somos y esa careta que nos representa ante la sociedad, que es nuestra carta de presentación al mundo. El problema es no saber que somos y que lugar darle al personaje que mostramos.

    La diferencia esta entre lo esencial de cada ser humano y su personalidad. La personalidad es lo que mostramos, y cada uno tiene una diferente, pudiendo ser compatible o no, y lo esencial es inherente a cada una de las personas. Es lo que somos, energía pura, con un cuerpo y una forma de ser que nos permite diferenciar de los demás.

    Pero todos somos lo mismo, personas que vienen a dar y experimentar. La diferencia radica en como lo vive cada uno, en como cada uno va armando su obra o juego, y acepta el lugar que el otro adopta y el papel que, a su vez, el otro nos da. Una vez que los papeles se repartieron hay que observar como se va desarrollando la trama. Si tales personas o cosas merecen seguir teniendo el lugar protagónico que tienen, o darles simplemente un papel secundario. Y viendo si nos gusta el lugar que ocupamos o si preferiríamos otro papel. Y a raíz de eso, empezar a tomar decisiones.

    Lo más importante de todo es dejar que las cosas pasen. Porque seguramente, por sí solas se ubiquen donde realmente tienen que estar. No hay que forzar las situaciones e imporner los papeles. La obra va a tomar el curso que deba tomar, el curso que sus personajes decidan. Aprendamos a contemplar la vida, no desde una actitud pasiva, sino aceptando lo que pasa y dándole el lugar que corresponda.

  4. Soledad dice:

    Aquí les entrego una canción de los Beatles donde refleja el espejismo en el cual vivimos

    Estuvimos hablando
    del espacio entre nosotros
    y de la gente
    que se esconde tras un muro de ilusión
    sin jamás vislumbrar la verdad
    después ya es demasiado tarde
    cuando pasan a mejor vida

    Estuvimos hablando
    del amor que podríamos compartir
    cuando lo encontremos
    haciendo todo lo posible por conservarlo
    con nuestro amor
    con nuestro amor
    podríamos salvar al mundo

    sólo si lo supieran

    Trata de comprender que
    todo está dentro de tí
    nadie más puede hacer que cambies
    y de ver que en realidad eres muy pequeño
    y que LA VIDA FLUYE DENTRO Y FUERA DE TI

    Estuvimos hablando
    del amor que se enfrió
    y de la gente
    que gana el mundo y pierde el alma
    no lo saben
    no se dan cuenta
    ¿Eres tú uno de ellos?

    Cuando hayas visto más allá de ti mismo
    entonces quizá encuentres que
    la paz de espíritu te está esperando
    y llegará el momento en que veas
    que todos somos uno
    y que LA VIDA FLUYE DENTRO Y FUERA DE TI

    Ahora hago mis reflexiones acerca del mismo:

    La gente que gana el mundo y pierde el alma, se pierde a sí misma.
    Por supuesto que es mucho más cómodo y fácil seguir al mundo
    Y no tratar de conectarse con uno mismo.
    Esa conexión implicaría todo un reto a quien la hiciera.
    Tendría que aprender a vivir sin nada que lo ate,
    Sumamente comprometido con la vida, y dejar que esta fluya.
    Siempre hay que controlar lo que se siente, lo que pasa,
    No se puede dejar que nada quede en manos del destino
    Hay que estar siempre atento ante el menor riesgo.
    ¿Qué puede pasar si algo nos agarra desprevenidos?
    Enojarse con uno mismo por sentir algo que no se quería.
    Oh, gran dilema existencial. ¿Querer o no querer?
    No creo en la gente que dice siempre estar bien,
    Hay maneras y maneras de estar bien,
    No creo en aquellos que se esconden tras un muro.
    Por supuesto siempre es más fácil evitarse el dolor,
    Pero nadie piensa en que cuanto más dolor se sienta,
    Más difícil es que algo te vuelva a doler.
    Los muros no sirven más que para anularse,
    Dejar de sentir, de vivir intensamente, no es estar bien,
    Simplemente es ir por la vida como un autómata.
    Nada me hace sentir mal, siempre estoy bien
    Esto es conformarse con lo menos malo, pero no es vivir.
    Vivir es comprometerse con uno mismo.
    Vivir es poder sentir lo que se está sintiendo en cada momento
    Es dejar que pasen cada una de las cosas que la vida pone ante nosotros
    Es permitirse vivir en el presente, sin importar lo que pueda pasar añana.
    Cuanto más dolor sintamos, más rápido se disipa.
    El que gana el mundo, pierde vida.
    El que se conecta con su alma, gana sabiduría.

  5. Meli dice:

    La vida toda es una representación, usurpando siempre personajes, reales o ficticios, para caraterizar nuestro día a día.
    Ya sea por miedo, por comodidad o simplemente por placer (propio o ajeno), acudimos a nuestro armario y nos disfrazamos. Algunas veces de profesional eficiente, esposo(a), madre, padre, hijo, amigo, vecino, o ciudadano ejemplar.
    No importa a quien caracterizemos, lo importante es eludir todas esas fallas, esas culpas, esos errores, y por sobre todo, huir de todos los problemas y conflictos que perturben nuestra existencia
    Es nuestro maquillaje diario, el precio que debemos pagar para parecer sociables y ser tratados como tales. Dejamos de ser genuinos y nos convertimos en simples actores de un guion pre elaborado.
    Asi, poco a poco nos transformamos en seres pasivos, en espera de que alguien resuelva los problemas, busque soluciones y nos facilite la vida.
    Nos quedamos tranquilos, con la seguridad de que otros, en algún momento y de alguna manera, iran resolviendo los problemas de este mundo en el que vivimos, que día a día, nos reclama lo malos inquilinos en que nos hemos convertido.

  6. eleazar dice:

    el ingenio humano siempre sera impredecible…
    como las aguas fluyen las ideas creativas…..
    asi los sentimientos asiran nuestras mentes y corazones…
    manifestandose en historias como el gato obsesivo….
    nunca dejare de creer en lo profundo del ser….
    y su multifacetico manifestarse….
    gracias por tu aporte.

  7. Osvaldo dice:

    Salgo como de tras de un palo, pero quiero compartir este texto que acaba de llegar a mi correo. Poseía un vínculo, pero como no lo pude seguir no lo incluyo. Saludos a todos.

    “VACUNA CONTRA CANCER SALIO POR FIN!!

    Vacuna CONTRA El CÁNCER. Por favor, divulguen esta victoria de la medicina Genética. Ya existe una vacuna contra el cáncer para piel y riñones. Fue desarrollada por científicos médicos brasileños, una vacuna para estos dos tipos de cáncer, que se mostró eficaz, tanto en la etapa inicial como en fase mas avanzada. La vacuna es fabricada en laboratorio utilizando un Pequeño pedazo del tumor propio del paciente. En 30 días está lista, y es remitida para el médico oncólogo del paciente. Nombre del médico que desarrollo la vacuna: José Alexandre Barbuto Hospital Sirio Libanés – Grupo Genoma - San Pablo, Brasil. Teléfono del laboratorio: 0800-7737327
    (conversar con: Dra. Ana Carolina o Dra. Karyn, para mayores detalles)”

  8. Osvaldo dice:

    Ante la posibilidad del “camping” de la comunidad, también prefiero BsAs, en lo posible en la City. Puede ser en el Botánico o en el obelisco, o en “caminito”, me es lo mismo mientras se suceda y cuanto menos protocolo, mejor. La fecha en la que estará Joise, más contra el final para favorecerlo a Jorgev, me queda bien. ¿?

  9. Osvaldo dice:

    Otra noticia destacable por la fuerza y el valor de nuestras mujeres, hoy en La Plata:
    “Eva, el gran musical argentino”
    Protagonizada por la actriz y cantante Nacha Guevara.

  10. Shanel dice:

    atrapante!!!!

  11. Grisselda A. dice:

    Hola, es la primera vez que leo un escrito de usted, y dejeme decirme que me encanto, tienen algo sus palabras que me hacen reflexionar y darme cuenta de que mi vida esta en mi mundo y que no lo se amar mucho menos respetar. Tal vez sin quererlo ni desearlo, me ha abierto los ojos ante mi.

  12. lucrecia dice:

    me gusto mucho el cuento. me encontre en las palabras de mora torres. incluso en un momento me senti frente al esejo. es increible como puede la mente irse del lugar donde se esta.
    armar y searmar. construir o demoler proyectos, sueños, historias.
    yo me siento a diario en una novela intentando descubrir quienes son los personajes buenos y malos y como van a actuar e influir sobre mi. muchas veces me equivoco por el mismo motivo encasillando a la gente en papeles que no esperaban tener. y muchas otras me sorprendo tambien por lo mismo.
    es la primera vez que comento sobre lo que leo. espero no estar muy errada.
    un abraso

  13. alondra dice:

    Me dio un nuevo motivo para adorar a los gatos, animales increíbles, como su relato.
    Gracias

  14. María Celeste dice:

    Hola a todos!!! Con más tiempo voy a hacer un comentario sobre el tema de hoy, pero quería intervenir con rapidez para informarle a Osvaldo que la cadena que recibió sobre la vacuna del cáncer es un HOAX, es decir, una información falsa puesta a circular en internet.
    Les dejo un vínculo para que lo constaten: http://www.intermaniacos.com/hoaxes-cadenas-de-mails/48239.htm
    Saludos…..

  15. Chelele dice:

    La sociedad nos entrega, más que en cualquier otra época, una soledad en compañía. No encuentro otra forma de resumir lo que siento y lo que me has trasmitido. Globalizamos más pobreza, la estupidez, la individualidad, … continuar vosotros.

  16. Marisa dice:

    Hola: la verdad el cuento me gustó, sobre todo porque me hizo meditar sobre el amor, la tenacidad para enfrentarse a las cosas de la vida y sobre todo por posibilitar utilizar la imaginación y poder abrirnos a otros registros, que la vida cotidiana y las obligaciones nos hacen dejar de lado.
    Muchas gracias!.

  17. Osvaldo dice:

    Gracias Celeste por tu preocupación. Decidí publicar la noticia ya que, si bien no pude seguir el vínculo adjunto si encontré la siguiente información en la página:
    http://www.genoabiotec.com.br/group/portugues/copyright.asp
    por lo que deduje que algo hay y que podría ser de alguna ayuda, igual la copio:
    Nota Pública sobre o site http://www.vacinacontraocancer.com.br:
    A GENOA BIOTECNOLOGIA S.A. vem a público esclarecer à comunidade científica a respeito de correntes presentes na internet divulgando a vacina e suas aplicações. GENOA BIOTECNOLOGIA S.A. não incitou o início de envio dessas correntes, tampouco incentiva as mesmas, ressaltando-se que a GENOA BIOTECNOLOGIA S.A. não possui mecanismos de controle sobre tais correntes.

    Sabemos da importância e relevância do tema, bem como o caráter humanitário identificado na atitude das pessoas que participam e incentivam tais correntes, contudo cabe destacar que a vacina é um procedimento específico que deve ser prescrito por médicos nos casos clínicos compatíveis com o protocolo de pesquisa.

    Assim, é de vital importância que ao divulgarmos tal procedimento, tenhamos o cuidado de destacar seu caráter clínico e suas restrições.

    Estas bromas pesadas por Internet son una pesadilla pero creo que por la vida y sin caer en las bobadas de continuar una cadena irresponsablemente, vale la pena al menos informarse. De última mi voluntad e intensión fue la mejor.
    Besos.

  18. Marito dice:

    Mora: Nuevamente nos deleitas con la frescura de tus escritos. Muchas gracias y espero tener mas publicaciones tuyas. Recibe un cordial saludo

  19. José Itriago dice:

    Como hoy tenía que hablar con el Dr. Raimundo Arriaga, debía ponerme la máscara de importante hombre de negocio: esa obliga a un rictus ceñudo, poco dado a la sonrisa, de espalda recta (quizás lo más difícil) y viene con un CD de palabras sofisticadas, recientemete actualizado con las bancarrotas bancarias en USA (siempre tiene que estar enchufado en el actualizador de calamidades financieras y similares). Además, el disfraz se debe completarlo con un traje oscuro, la camisa blanca Diamante, la de Suiza (que ya casi no me cierra el cuello, pero que la vamos a hacer, su presión de patíbulo ayuda con el gesto adusto) y la corbata Hermes, a sabiendas que Alicia me dirá que me cuide de no mancharla en el almuerzo con comidas y realidades. Con mis dolidos pies hago alguna concesión y trato de evitar los ásperos zapatos de cuero y suela, sustituyéndolo por algo con un parecido lejano, pero un tanto más acolchados.

    Había dejado sobre el sillón donde leo, la máscara de hombre feliz, la que uso para que no me estén preguntando qué me pasa, cuando en realidad no me pasa nada, según piensa otra de mis máscaras, la de cuando estoy solo y nadie me puede ver, la que a veces digo que soy yo, siendo también falso como una moneda de cartón, porque ese soy el yo de ciertas ocasiones y circunstancias, uno de los varios yo, que ni sé ni debo enumerar.

    En el armario donde las guardo, inmenso y que sigue creciendo año a año, veo a veces algunas que ya no he usado más. La primera, que me la hice a los seis años, cuando mi Primera Comunión, que era la del niño bueno, muy bueno y que necesitaba para esconder una que otra palabra dicha, uno que otro delito culinario, que creía que eran grandes pecados que originarían el repudio colectivo. La que usaba en los colegios para que vieran que yo era duro y que no me iba a dejar pisar por nadie y la que tenía que usar frente a los curas y los profesores, para demostrar que sabía de todo y además estaba atento a cuanto me decían y más difícil, la que usaba cuando debía convencerlos que creía en todo, mucho más que un Credo rezado en latín. Como por diversas razones tuve que estudiar en muchos colegios y en cada uno encontraba que había que creer con cambios sutiles, que para el mi de ese tiempo parecían radicales, tenía que vivir corrigiendo el “modelo colegio”, al punto que a la última, la más refinada, era pura boca, sin oídos.

    Las de gran virilidad que vinieron un poco antes de la entrada en la Universidad, pero que definitivamente en esos claustros fue que las perfeccioné, por lo menos eran mucho más agradables: a veces salían premiadas por otras máscaras de femineidad que aceptaban entrar en el ese póker que ambas partes recién descubríamos. Si alguna máscara quisiera reutilizar serían esas que venían con premio, pero por más que trato, ya no me entran: no sé si se angostaron o es que estoy hinchado de realidades y me cuesta demasiado realizar teatros a los Romeo y Julieta.

    En el camino hacia el encuentro con el Dr. Arriaga (que me imagino que hoy tendrá el atuendo de intransigente) me acuerdo que mi querida Mora Torres señalaba que tenía un problema con alguna de sus máscaras cotidianas, que ella no se reconoció ante ella, que le pareció que su vida era una representación y se preguntaba a partir desde qué momento tuvo que ocultarse bajo un decorado teatral.

    Pensé que debía decirle que eso siempre pasa cuando uno olvida realizar a tiempo el debido cambio de máscaras, que se está viendo con la que debe usar para otras cosas y que no me parece nada de raro ese entuerto, cuando se viene de estar pensando en la muerte, que es el despojo de todas las investiduras que ayudan al buen vivir y el remate a mejor postor del armario de las centenares de máscaras elaboradas en tantos años.

    Quizás las calenturas de su gripe le hicieron olvidar que uno tiene que ser diferente ante cada persona y cada circunstancia, y que a lo mejor desnudada de recursos de convivencia, quiso apreciarse con ojos de perito evaluador de vida vivida, lo peor de lo peor. Mejor una visita de la gente de Hacienda, para ver los impuestos y las facturas siempre perdidas.

    Coincido entoces con Viviana Soledad cuando dice “La mayor parte de nuestras vidas, la pasamos siendo un personaje que se esconde detras de una careta. Necesitamos de este personaje para poder pertenecer a la sociedad en la cual estamos inmersos” Sólo que me parece que no es “la mayor parte” sino que la vida racional entera necesita personajes para poder pertenecer a la sociedad, a los que no lo entienden los encierran en los manicomios.

    No, Mora Morita, los decorados teatrales no son falsos, el teatro es real y hay que adaptarse a cada obra y cada escena, atenta a la tramoya y con el oído puesto en el respirar del público. No le puedo hablar a un obrero como le hablo a un ingeniero, ni como le cuento a mis doctores mis dolencias, ni como hablo con mis amigos y menos como le hablo a mis hijos. Lo más parecido a mi es cuando le hablo a mi mujer y ni siquiera soy el yo que escribo en mi PC. En este medio, cuando hablas con nosotros y nosotros contigo y entre todos los amigos que nos hemos venido haciendo, tu eres una realidad que llamamos la amada Mora, una realidad más tangible que una catedral, cuyas campanas resuenan con alegría y nos das vida, aunque vengas abanicándote con un traje imperial de María Luisa.

  20. Yami dice:

    He pasado mi mirada cansada pero veloz sobre algunos de tus escritos… pero esta vez fue diferente, algo en este cuento me atrapo, pero me atrapo en mi misma. Al final la vida misma es una representacion en la que no hay personajes de reparto, cada uno es el protagonista de su propia historia, historia de encuentros y desencuentros.

    Las mascaras no son tan malas, lo malo es vestirnos de oscuridad y creernoslo… Encontrar la escencia debajo de la careta, nos podra abrir las luces para disfrutar mas del privilegio que la misma careta nos otorga.

  21. Pedro Alfonso dice:

    Los gatos, Egipto, el asma y las alergias exquisitas, temas simbolo para atraer noches romanticas, como las de los gatos que saben amar sin resabios ni cortapisa. Ah! los gatos y las gatas, felinos superiores al hombre en infidelidades, en agilidad moral en entretinimientos de azotea y tan noctambulos como bellos, de ojos penetrantes que escrutinian sin verguenza como dagas clavadas en lo mas intimo de nuestros pensamientos. La Gata con Botas encontro al espejo contrario de su vida, como la media naranja que los mexicanos hallamos en nuetras parejas y digo nuestras porque habitualmente son varias.
    Los cuentos de Mora, se deslizan en el inconciente y van dejando en cada espiritu un rastro imborrable. A mi los gatos no me agradan, pero las gatitas, sobre todo as de Porcell, me encantan. Tal vez por gato viejo que soy.

  22. Carlos Molinas F dice:

    Estaba atribulado por mis, ya incontables, padecimientos mundanos cuando el gato me transporta a un mundo que siempre visito y me dio gusto saber que no somos pocos los que andamos rondando ese lado, realmente siento una fuerza en el centro de mi pecho al hacerlo, como que se dilata y contrae en un instante. Seguro que ya nos hemos visto por ahí, más no recuerdo muy bien, lo que si estoy seguro es que con ayuda del felino este, nos hemos encontrado. Y no es un escape; es un modo de vida.

  23. Manuel Anibal Mena Mendez dice:

    Yo me maraville con el ingenio de aquel, que segun yo no era el esposo todavia, y que realmente se habia enamorado de Natalia, y que con el sutil ingenio de un enamorado, habia conseguido su atencion. Y seguro ha de tener mas historias de la conquista, de la propuesta y del “mantenimiento” de su vida actual. Lo que pasa Mora es que creo que ha sido verdad. Puede aclararme por favor si estoy o no en lo cierto y pedirle a Natalia que le cuente mas anecdotas del resto de su vida? Y creame que no estoy pensando en el romanticismo de la historia, sino en la realidad del amor. ES decir, de como Madre Teresa de Calcuta, con ese enamoramiento ingenioso lograria el consuelo, la alegria y hasta la sanacion de algunos menos favorecidos que Natalia. O del enamoramiento de Karol Wojtyla por la juventud poderosa, capaz de cambiar el mundo con una respuesta ingeniosa ante el estimulo, con un 90/10 de Covey, con el igner veni mittere in terran et quid volo si accendatur tan impetuoso de Jesus. Cuenteme la verdad Mora, porque me entristece ver a mis amigos, considerandonos unidos en este grado por su blog y con mucho respeto hacia todos; tan tristes, tan existencialistas, frivolos o superfluos, que no comentaron el amor que a vivas luces esta tambien en el cuento.

  24. joise dice:

    Mora y todos, en el blog pasado, tuve la oportunidad de habalar de la representación del mundo, y que la vida es un sueño, ahora bien, me es oportuno y grato a la vez; deciros que según muchos autores: lo que cada quien ve o distingue: no es en sí verdad sino su representación; es el fenómeno, es el no noumeno _el noumeno es la cosa en sí_ podría ser la acumulación de esas dimensiones infinitamente pequeñas que actualmente se evalúan mediante la física cuántica, y que el ojo humano no puede ver, Osvaldo, nos obsequió con una explicación sencilla pero muy clara y acertada. De las representaciones de las cosas (el fenómeno) estriban las acepciones mitológicas que las mentalidades o pensadores ingenuos del pasado proferían acerca de los eventos naturales Ej. Los rayos, los relámpagos, la lluvia, y otros meteorológicos que suelen suceder naturalmente en nuestro Planeta Ttierra.

    Todo es una representación incluyéndonos nosotros mismos, si bien nos observamos, detenidamente veremos un sin número de elementos que indudablemente forman un tejido , pero cuando reflexionamos en nuestro interior (cogito ergo sun) veremos que somos más de lo que quizá nos pudimos imaginar; 15 segundos o un año atrás de lo que somos ahora, todo depende del grado de cultivo de vuestra inteligencia, y la cosecha que habeis adquirido de ella.

    Respecto al ámbito social la palabra persona es etimológicamente oriunda del idioma griego antiguo; teniendo su versión latina de tres formas latín, latín antiguo y etrusco, con la premisa de que todas las versiones quieren decir lo mismo, lo que el individuo muestra (mascara). En tal sentido os voy a señalar la traslación:

    De la palabra griega <> (Mascara)
    O de la palabra <> (alrededor del cuerpo)
    De la palabra etrusca <> (rostro o cabeza)
    Del Latín <> (lo de uno en sí)
    Del Latín también <> hablar a través de algo

    De tal modo el individuo representa ante el prójimo lo que ha cultivado su inteligencia respecto al comportamiento social, “la persona” no es persona por el hecho de haber nacido, para ostentar el titulo de persona ante la sociedad debe cumplir con requisitos tanto éticos como morales ligados a buenas costumbres y probidad del comportamiento, ello es el resultado de una evolución tanto semántica como etimológica que aunque de variada acepción lleva implícito un lexema autóctono: “la representación de un personaje mediante una máscara, principalmente en la tragedia griega” (teatro griego).
    Aunado a lo anterior debo deciros que aunque parezca ambiguo “la verdad no es lo mismo que la realidad” (en cambio la segunda puede llegar a ser la representación de la primera) todo depende del testimonio o evidencia.

    En el derecho romano los esclavos eran hombres pero no eran considerados personas, estos juristas que usaban el concepto de hombre lo disociaban al de persona; de suerte que históricamente el concepto actual de persona como equivalente de hombre podría ser una ampliación del concepto de persona a los esclavos. Según esto cabría decir que el concepto de persona apareció como resultado de un proceso vinculado a la liberación, al menos teórica, de los esclavos (o bárbaros) y no como un mero concepto abstracto, mental intemporal.

    La idea de persona es el resultado de un horizonte histórico; en el que las relaciones de primero y segundo orden, entre los animales y el hombre han dejado paso a relaciones causales de tercera índole. Y, en donde el hombre se presenta superior a las otras especies o “como un señor de los animales”. Manifestándose en un plano evolutivo emanado u originado en la prehistoria, el cual es reseñado mediante la antropología.

    Muy bien por todos, especialmente Viviana Soledad y J. Itriago.

  25. socorro dice:

    Morita del alma!!
    Yo no se quien soy. Por suerte me lo dicen. Soy la que escribe en el blog y se pregunta si no escribió una boludez. Por suerte me escuchan y me contestan y me devuelven algo entonces ahí me doy cuenta, a través de los otros, quien soy en verdad, que dije y que escucharon los otros.
    Cuando me dicen “Señora” me sobresalto, si ayer nomás era “nena”. (para mi madre sigo siendo nena).
    No creo que el hábito hage al monje. Creo que el monje hace al hábito. Me parece que el hombre de la carta vio a Natalia y la hubiera visto aunque fuera disfrazada de bombero.
    Es el típico caso de amor a primera no-vista
    Cuando alguien escribió “Por favor no te olvides de mi” la semana pasada de que se maquilló?
    Y quien puede decir cuál es el mejor maquillaje?, cuál es nuestra mejor caracterización? cuál va mejor con cada uno de nosotros?.
    Pero, en cambio, componer la escena es prioridad, prioridad necesaria para vivir!!!!

    José Itriago dice que la perplejidad de desconocerse sucede cuando no cambiamos a tiempo? (bello su texto) Yo le creo pero como ya nos contaste ahora cada uno de nosotros dice y te dice. (para bien o para mal).
    Sos muy generosa, Mora, por darnos éste espacio.
    Claro que Buenos Aires me va. !!
    Un abrazo a todos los amigos!

  26. nery dice:

    me parece una histroria mal contada
    disculpa pero prefiero leer a CORTAZAR

  27. Lisbeth dice:

    Practico algo que para algunos es muy bueno y para otros no y es que siempre que pienso en un tema o conversación pienso tambien en lo que me responderian y asi sucesivamente entablo un dialogo conmigo misma… no se cuando empezó.. pero se que desde muy pequeña y aunque a veces no dejo hablar por esta manía o descubro antes de tiempo la sorpresa de un momento… me gusta mi practica extraña.. Dialogos como el suyo nos permite dar rienda suelta a nuestro escritor interno y nos dice ey!!! sal de alli y escribe no hay nada mas maravilloso que leer y escribir… gracias por incentivar mi lado escritor!!!!

  28. Gustavo Antronio Ceballos dice:

    El silencio que antecede a la tormenta es la delicia de todo gato slavaje.
    solo el relámpago que antecede a todo estruendo es un aviso
    que algo está por suceder.
    cuando sucede, no sabes si es o no es
    el final debería mantener el mismo equilibrio de descompensaciones
    quizá no debía ser el esposo
    quizá así no sería muy femenino tan meloso
    feérico cuento de hadas
    la niña que vive el sueño
    de día construye rascacielos
    levanta paredes
    crema a sus muertos
    sin embargo, sigue siendo mujer
    pero ya no está melosa su cabellera

  29. socorro dice:

    Nery:
    Es que queremos tanto a Mora…
    Ja, ja, ja!!

  30. resjo dice:

    Muy emocionante leer estas letras. Es la maravilla del amor, cuantas formas de encontrarse una pareja cuando un amor es verdadero!!
    gracias Escritora.

  31. Blanca Estela dice:

    Querida Mory:

    Un gusto saludarte nuevamente, irás al meeting?

    Fantástico el suceso de Natalia tu amiga, singular la forma de encontrar el amor, casi surrealista, pero así son las historias de los hombre sobre este gran escenario de la vida, con o sin maquillaje necesitamos actuar, hasta para conseguir un ” sí “saltandonos por encima del reglamento burocrático que muchas veces dice “no”.

    Hoy me maquillo con mesura, para no causar un enamoramiento precoz en mis alumnos y con el desborde audáz apenas asomado, que mi natural destape me permite, en esto me gustaría ser como mamá, que disfrutó luciendo trajes de escotes generosos sin el pudor con el que nací, en fin ya sé que lucir mágica y encantadora tiene sus momentos y lugar.

    Hoy noche, luciré delicada y femenina para mi novio, amigo y amante esposo, quien me invitó hacer un viaje por la costa hacia el sur…

    Mory, has heredado la istríonica capacidad lúdica de la metamorfosis en las tablas, y en esto tenemos similitud, aunque lo mío también heredado, los inicios en actuación para mí fue causalidad…Al comenzar el año academico en las universidades, acá en Chile se realiza “la semana mechona”, espacio donde entre competencias, juegos y bailes se les dá la bienvenida a los nuevos “mechoneándolos” con bromas pesadas, se forman alianzas, se eligen reinas, se junta dinero para la fiesta final…y en una de esas, me anoté para participar en una parodia corta “squech”, allí fue donde me vió Guillermo Jorquera, director de teatro en aquel entonces en la U. quien más tarde me hizo llamar para reemplazo de una actriz que se encontraba embarazada.

    Mi primer papel fue el de “Isaura” una protituta de campo en la obra de Alejandro Sieveking,( dramaturgo, director y actor chileno) ” La remolienda”. luego interpreté a Leonora, la hija del “Avaro” de Molliere y otras tantas. Allí aprendí a maquillarme y desmaquillarme, transformarme y destransformarme, fue un tiempo hermoso de seis años, los que tuve que abandonar dolorosamente por la compañía celosa de R. Busch, el “pololo” odioso en ese momento.

    Hoy me miro en el espejo de Uds. que me invitan deliciosamente cada semana a participar de este juego entretenido con las letras, antes nunca descubierto, ya me creo una escritora; lo que me recuerda la apabuyada verguenza que pase a los seis años de edad…Tercer año básico, dos profesoras en la clase, una, la profesora jefe, Srta. Gladys Collao y la otra no recuerdo su nombre, pues era una profesional normalista en práctica._”Niñas, hoy tendrán que hacer una composición; tema: libre y …entonces dí rienda suelta a lo que tenía grabado en mente después de muchas veces escuchar a mamá Mercedes lo que escribía…y me fui con todo bien “chupamedias”. Le puse como título “La Escuela”.La profe, después de unos minutos dijo: “voluntarias para leer”; halcé el brazo lo más alto que pude, pero aún así me dieron la tercera oportunidad, de pie al lado del banco, temblorosa entera y con el corazón a mil comencé…”La escuela, el camino que nos ilumina, el sendero del mañana, el que nos enseña…y…y” ¡hua hua hua “a todo chancho”; exploté en llanto, no pude seguir leyendo más, la emoción de tan profundas palabras me traicionaron a mi misma y pase la verguenza del siglo. La profesora se acercó y abrazó, luego me sugirió que fuera al patio a tomar agua. Allí reaccioné…Pero ¡Qué verguenza!, cómo no pude controlar mis emociones, en ese momento desconocía todo tipo de técnicas, me quedé esperando el toque de campana para recreo; en ese momento ocurrió lo más reconfortante: todas mis compañeras me amaron diciendo: ¡ya, la Blanquita que salte, que salte nomás, ella no da vueltas el cordel, Blanquita toma quieres de mi pan?, toma yo te doy mi manzana, anda masca, masca nomás! Me convertí en la escritora para todas ellas, pues también me gané un apodo. Me río, me río muchísimo cada vez que lo recuerdo.

    Aquí va una de Jorgev:
    Gloria in excelsis DEO : Gloria a Dios en las alturas.

  32. ronald dice:

    magnifico ; me gusto ese cuento, ojala y yo pudiera escribir asi muchas gracias morita me encanta todo lo que escribes.

  33. El juglarmx dice:

    Muy buena historia!
    Ha pasado tanto tiempo que no escuchaba dicir a una mujer que el maquillaje natural es mejor.
    Me parece que los romances atrapados en la espiral de lo normal no conocen la verdadera metafora de actuar para conquistar!
    Mirando en el espejo podemos encontrar la dimension de la divina realidad, ojos cansado demostrando que ha valido la pena, una sonrisa torcida que recuerda lo vivido, y el aire que sale por las narices para empañar y descubrir que entre mas cerca estemos del espejo…..
    Tal vez sea raro pero, siempre es divertido!!!!

  34. Blanca Estela dice:

    Será posible conocer con exactitud la fecha en que nos encontraremos?

    Un saludo cariñoso a todos, voy de viaje, ¡me encanta!

    ¡Bienvenida a los nuevos!

    Excelente comentario de El juglarmx.-

    En algún lugar del espacio deben estar jugando a ser felinos que se persiguen: César, Nacho, Gloria, Vancho y otros…

  35. jaime tortosa dice:

    nuy buena historia,se nota que tiene una imaguinacion enorme.feliciraciones por su trabajo continue haciendole que de deseguro de mejora con el tiempo.

  36. maggi dice:

    Primero quisiera felicitarla por lo que ha escrito, es maravilloso, me encanta la forma como narra este tipo de historias y nos envuelme magicamente haciendo que nuestra mente trabaje y se desempolve imaginandonos los esecenarios, sin poder quitar la vista de las letras.

    Gracias por existir y gracias por lo que escribe y comparte con nosotros.

  37. jorgerv dice:

    Hola Mora

    Hola a todos

    Parece que todos estamos de acuerdo en que la vida es una representación, en lo que diferimos –al menos con algunos- es en la reticencia de aceptarla como genuina. En cada rol que representamos somos genuinos es lo que somos en esa circunstancia, somos multimascaras, complejos, diversos, cambiantes, capaces de ser dioses y demonios a la vez, buenos y malos, transparentes y obscuros. Querer ser de una sola pieza –en todas tus roles- es solo un sueño de nuestra mente, un buen deseo poco probable por contradictorio a la condición humana. Apenas entiendo esa contradicción angustiosa a que se somete el ser humano por no aceptar como legitima esa multiplicidad de roles y es que la convivencia socio cultural nos enseñó tan bien a ser hipócritas que hasta a nosotros mismos tratamos de engañar.

    El pretender deshacer los elementos de una estructura conceptual, que nos permite relacionarnos en la diversidad de aspectos que nos depara la vida en sociedad, para reemplazarla por otra más real, tragable y habitable –dice Mora- tendría que hacerse en otro mundo habitado por seres que no fuesen egoístas, miedoso, violentos, autoritarios, etc.

    A costa de parecer lapidario, no me parece posible prescindir de la línea base de civilización y cultura en que se cimienta la débil convivencia humana. Cuando de niños los padres ridiculizan los berrinches que hacemos comparándonos con artistas y comediantes ambos sabemos que nos estamos manipulando, sino de que otra forma intentaríamos conseguir lo que ambos pretendemos.

    Seguiré con mas en otro momento, siento tener que irme .

    Gracias Blanca Estela
    Carpe diem
    Un saludo a todos

  38. Ylba Maria dice:

    Hoy, después de mucho tiempo de mirarme al espejo, sólo para ponerme la careta, el escrito de Mora me ha motivado a mirarme bajo un maquillaje al natural, con mis arrugas, mi papada, mis patas de gallo, sin esperar palabras como estás igualita, te ves muy joven, no representas tu edad, etc. yo como Mora, no recuerdo desde que momento sentí la necesidad de enmascararme, siempre tratando de encontrar un lugar en el mundo para hacer mi propia historia, será que ha llegado el momento de eliminar maquillajes, máscaras, que el guión que actualmente represento no necesita de esos subterfugios.
    Me encanta este grupo, aqui nada es malo ni bueno, todo es debatible, no necesitamos de esa capa de normalidad para cubrirnos y ser aceptados en el grupo, aqui no necesitamos máscaras ni maquillaje, podemos presentarnos al natural. escribimos lo que sentimos, ahora mismo y a proposito del Gato Obsesivo, les quiero referir una anecdota. En tiempos de carnaval, y estando yo de novia del que fué mi esposo, una noche de fiesta y disfraces, me propuse sorprenderlo y me presenté en la fiesta disfrasada de muñeca, estaba irreconocible, cambié la forma de caminar, la voz, todo, completamente enmascarada, me acerqué a coquetearle, me invitó a bailar, y para mi sorpresa me dijo, Ylba eres más bella al natural, me habia reconocido, valió más el amor que el disfrás. Bueno seguiremos usando el decorado teatral que más nos convenga.

  39. ir dice:

    buenas y santas!!
    recien volvi de colon buenos aires, de un campamento, con chicos de 7mo grado, 55 chicos, carpa, bolsa de dormir, fogon, y…. leer este escrito tuyo mora, y la alegre noticia de que fue bien recepcionada la idea del encuentro,… sintetizando: vi tanta alegria, tanto entusiasmo, tanta necesidad de sentirse parte, de sentirse reconocido,…y esa impronta de buscar ejemplos, de buscar sendas a seguir!!! hoy estamos frente a un felino que persevera y a un/a gato con botas, que se quita la mascara para encontrar respuestas…es una historia de amor que mil veces vi entre sueños, es mi presente, es mi realidad de eterno enamorado, de buscador de tesoros, de lo que me toco ser, un ser que no puede dejar de ser….

    saludos y ir es la consigna!!!!

    Lugar, fecha, horario, son algunos de los espacios a completar…

    gracias!!!

  40. David Lopes dice:

    Hola saludos a todos es primera vez que participo y que leeo una historia (cuento) de usted me parece maravillosa, espero seguir leyendo sus historias y poder participar con ustedes

    saludos…

    “no dejen para mañana lo que pueden hacer hoy” disfruten de su familia como si hoy fuera el ultimo dia, perdona a quien te ofendio y ayuda a quien tu creas que lo necesite….

  41. joise dice:

    Mis queridos amigos y amigas, no os preocupéis por como os veis, siempre habrá algo mas importante que la apariencia, sin embargo, el ”Make up” no es una macula vanidosa, el maquillaje tiene su cabida en el tiempo y se ha manifestado por milenios, desde los tiempos de antiguos se han manifestado en el espíritu estético de la especie humana, el hombre ha tenido que protegerse de la intemperie y para ello ha utilizado atuendos de distintas procedencia desde pieles de animales hasta tejidos exóticos pasando por cubrirse hasta con hojas secas
    En tal sentido debemos observar que la necesidad no resta bienestar mientras se pueda solucionar, con esto quiero decir que el hecho de que debamos protegernos no implica lo burdo, por ejemplo: desollar un animal muerto en verano y colocárselo de forma natural y exacta la misma piel en invierno y con ello protegernos del frio, no esa piel se debe preparar, hacerlas flexibles, suavizar, curar y adaptarla al cuerpo, entonces se le está aplicando un “make up”, en el mismo sentido la inclemencia del clima ha obligado a individuo humano utilizar apliques para cubrir y proteger su piel de quemaduras UV. Entonces ¿Porque no utilizar un color bonito y estilizado en nuestra cara?, los babilonios se maquillaban, igualmente los egipcios lo hacían incluso los hombres más que las mujeres, ello revestía dos aspectos principales, 1) emulación de las divinidades representadas por imágenes de animales, 2) protección contra la inclemencia del clima, sol, vientos, polvo etc.
    Quiero deciros mis queridas amigas que la naturaleza de la mujer siempre será agradecida por la naturaleza del hombre y viceversa, y que tanto el hombre como la mujer tienen su belleza externa, no hay individuos feos _excepto las personas que tienen mal formaciones_ pero eso es otro asunto, lo que existe es la diversidad de gustos, hay quienes creen que una nariz perfilada es bella u otros que es una ñata la bonita, el maquillaje es artículo de primera necesidad y no requiere de explicación el deseo de utilizarlo, vuelvo y repito lo que interesa es el beneficio que este genera, no importando las criticas.

    Por otro lado, quiero deciros que la juventud, no es solamente sentirse joven, tener 18 años o 25, ni tener el espiritu joven, la verdadera juventud estriba en la capacidad que tiene el ser humano de fomentar beneficio, producir beneficio y felicidad peculiar y a otros.

    Un individuo que a los 60 haya descubierto algo importante para el desarrollo social y o la civilizacion, observen a Einstein, ¡siempre sera joven!

  42. MIGUEL DALGUERRE dice:

    MORA:
    Si hay algo que me llamó mucho la atención de tu relato, fué la argucia que utiliza Jorge para atraer la atención de Natalia, bien pensada, bien calculada, digna de un conquistador, lo que demuestra que para el amor también se necesita inteligencia, paciencia y, una careta, la más adecuada posible, que tenga la propiedad de despertar inquietud, curiosidad, que tenga la capacidad de poder vencer la muralla o la coraza con que las mujeres esconden sus verdaderos sentimientos, crear una situación anecdótica e inolvidable del primer encuentro, digna de ser contada a los descendientes si se convierte en una unión, o por lo menos de ser recordada con afecto y nostalgia, ya que la misma representa cuan importante es uno(a) para alguien en un determinado momento, que podria perdurar para siempre si con el tiempo se transforma en amor.
    Pero… y después? después tendré que mostrarle mi auténtico yo, sin caretas seductoras, aún a riesgo de perderla.
    Gato obsesivo? gato enamorado diria yo.
    Les deseo una inolvidable reunión en Bs.As., linda ciudad en que tuve la suerte de estar y disfrutar momentos hermozos, y que algún dia volveré.
    Un abrazo.
    MIGUEL DALGUERRE
    CUSCO - PERU

  43. Fabu dice:

    Hola Mora
    Hola Blogueros

    “EL CARNAVAL DEL MUNDO ENGAÑA TANTO,
    QUE LAS VIDAS SON BREVES MASCARADAS;
    AQUI APRENDEMOS A REIR CON LLANTO
    Y TAMBIEN A LLORAR CON CARCAJADAS”.

    De “Reir llorando” -Juan de Dios Peza.

  44. luisa dice:

    Aveces nuestra vida es solo un teatro en el cual debemos APRENDER A ACTUAR y cada uno de nosotros tenemos nuestra propia historia.
    felitaciones por ese don maravilloso de escribir.

  45. maría amelia dice:

    Me encanto el cuento y me encantaron las opiniones.
    ¿Qué más agregar? ¿Qué a veces la máscara se nos
    adhiere de tal manera que ya nunca podremos quitar
    nosla?
    ¿Qué es eso del encuentro? ¿Dónde y cuándo?

  46. J. Pablo Mellado dice:

    me ha impresionado tu cuento, el encuentro con uno mismo puede ser lo mas tragico, la forma en que no hallamos entre nosotros mismo(los ojos) puede ser enigmatico e inefable de tal modo que nos llega la confusion la inseguridad el deseo de cerrar los ojos pero algo dentro de ti lo evita tan profundamente que deciarias arrancarte los mismo.
    pero si no nos miramos debes en cuendo en el espejo no nos damos cuenta de que nos hemos convertido y que por la forma de caminar del tiempo hemos dejado cosas atras, eso es lo que importa del mirarnos y encontrarnos

  47. jose alfredo dice:

    No cabe duda que, cuentos como este, alimentan la nostalgia y la melancolia, llenando ese vacio que dejo algun dia aquel amor imosible, que por falta de madurez y muchs tabues; no supimos concretar, y digo
    muchos por que no creo ser el unico que recuerda con una sonrisa ironica frente al espejo aquel sentimiento limpio y sincero

  48. vancho1 dice:

    Querida Mora, Capitana; queridos/as todos: He aquí a Mora con el ancla oculta, o ya sin ancla, dirigiendo la embarcación contra las altas olas: mano firme en el verbo, en la imagen, en la dirección. Así es Mora; todos lo sabemos. ¡Qué carrerón para develar el misterio! Qué dificil personalisar nuestra comunicación; evidente la primera y más importante es personalisar lo que uno escribe: aquí voy…
    De acuerdo básicamente con José Itriago; ya sé que no se trata de estar de acuerdo (primero conmigo mismo, luego con los demás; con José por ejemplo, en cuyo acuerdo soy más yo mismo). Así, por ejemplo, con Pedro Alfonso estoy exactamente al otro lado del espejo: soy su contrario o su otro lado; está bien para él ser así con las gatas de Purcell, sólo que él debe asumir el reflejo de ello ante sí mismo.
    Joise: otra vez a la par contigo. Dificl tarea la erudición y la opinión: lo haces bien, compadre. Y tú Socorro, lo haces bien; estamos contigo cuando te leímos. Así como estamos con Gustavo y su tremenda poética improvisación.
    Pero sin dejar de estar al mando de Mora, debo decirle a Blanca Estela (querida compatriota) que creo casi dejó pasar la oportunidad de ser, casi no lo acepta por verguenza; el estímulo externo (sus compañeras) le ayudó. Las emociones (y su expresión) son parte esencial de nuestro ser. Por ello, no debemos enredarnos -digo yo- con el maquillaje (me refiero a Joise). En el tema del ser, la elección es nuestro perfil; mientras ejercitemos la libertad de elegir, seremos; si hasta el condenado a muerte puede elegir la forma de sí ¡Cómo no vamos a elegir nuestro maquillaje o la forma del peinado, si corbata o no corbata!
    Parodiando a un cristiano: HAY QUE SER HASTA QUE DUELA; o aunque duela. Ser con los demás, es ser ante sí. Ser ante sí, es ser ante los demás. Disculpen, me salió como norma; no es mi intención.

  49. Hernando dice:

    Un comentario no debe ser profundo para ser refrescante. Creo que esto último es más importante que lo primero. Felicitaciones, por favor continúe én esa linea que estos momentos dan la paz y la tranquilidad que otros nos quitan.

  50. José Itriago dice:

    El gato se fue silencioso. Sus mullidos pasos no perturbaron sueño alguno, ni siquiera de quienes precisamente soñaban en gatos dorados paseándose a orillas de lagos míticos, entre farolas de oro y plata, ni tampoco el sueño de otros gatos, que soñaban tiempos de sueños mejores, quizás en colores, quizás con música. No. Para oír sus mullidos pasos era preciso verlos primero; estar despierto, muy despierto y atento para percibir una sombra que se movía entre las sombras y ahí si: ver cuando depositaba cada pata y discernir, con sabio oído, que el sutil cambio del aire era el martilleo insoportable de su partida.

    Lo fue siguiendo con la vista hasta que se convirtió en una estrella más, una entre trillones; una estrella que con todo y serlo, era una del montón, una insignificancia. Más valían los sueños colgados esa madrugada en cada recuerdo y en cada deseo hecho verdad, aunque sólo fuera por minutos.

    Y se puso a pensar que los “momentos verdaderos” de su vida, ya muy lejanos, estaban muy desleídos para soportar la cotidiana representación de ella misma y requería urgentemente una sobredosis de “ficcionalización” para cambiar su entorno, para hacerlo tragable.

    Sabía que fue el choque constante de las ilusiones, que iban y venían dentro de su colmena, la causa de la deformación de sus inicialmente perfectas celdas, cada una con un instante que quiso creer recreable. Ahora le es difícil reconocerlas, confundidas en el tiempo y la distancia y cuando al fin logra distinguir aromas conocidos que la orienten, la desvían a sitios increíbles, escenarios de una obra que debe representar, pero cuyo argumento desconoce.

    Se fue el gato con sus mullidos pasos como pasan los días y los encantos. En la esfera celestial trillones de estrellas la ven buscar debajo de cada pliegue de sus recuerdos una ficción felina reconocible. Otros gatos se le acercan, pero no quiere verlos: ella está buscando. Ella, que es toda vida, cree que llegó la hora de buscar sin encontrar, de recordar sin vivir. Pero cada mañana la luz renace y la acaricia.

    Después de todo, nos iremos todos, es cosa de tener paciencia. Mientras tanto podemos aferrarnos a nuestras realidades y si nos faltan las fuerzas para moldearlas, podemos interpretarlas con una sabiduría que antes ni soñábamos en tener: la que ve las mariposas azules, la transparencia del aire y el amor reposado.

  51. yane dice:

    me gustó mucho el texto del gato, creo que todos tenemos una experiencia que contar sobre como conocimos a alguien especial, más aún si es el amor de nuestras vidas. Aprovechmos esta historia para recordar que debemos amar y cuidar de los seres que más amamos, por que es necesario e indispensable sentrse amados y necesarios. gracias por compartir tu historia.

  52. vancho1 dice:

    José Itriago, ¡te tragaste una regla milimétrica y otra de un gugol de gigantescas cuadras! Me emocionas. Te agradezco. ¡Qué cosa!

  53. socorro dice:

    Amigos
    Soy la única a la que se le averió el blog?
    Verdadero sindrome de abstinencia el mío.

  54. María Celeste dice:

    No, Socorro… no fuiste la única. Hace días que escribí esto y no lo podía subir:

    ¡Hola Mora… y hola comunidad! Antes que nada, por supuesto que Buenos Aires está bien y la fecha… todo ok. Todavía me estoy sujetando los costados de lo que me reí sobre el comentario de Mimicha en el editorial anterior. Sugiero que, si no lo leyeron, se vuelvan a leerlo porque es realmente cómico… y tan relacionado sobre el tema de esta entrada de Mora.
    Las máscaras de las que nos vestimos tienen que ver, a mi entender, con la imagen que deseamos dar a los demás. Nos disfrazamos de aquellas cosas que ansiamos que los demás crean de nosotros: somos buenos, excelentes estrategas, hábiles comerciantes, seductores, inteligentes, audaces… y toda una larga lista de cualidades que nos gustaría pensar y que piensen que poseemos. Tanto actuar en ciertas posturas, terminamos creyéndonos que somos eso… y no somos capaces de sincerarnos ni siquiera con nosotros mismos.
    Este medio, el de internet y los blog, es un campo ideal para las máscaras. Cada uno muestra lo que quiere, como quiere y, sobre todo, actúa el personaje que más le complace ofrecer: el soñador, el cínico, el delirado… etc. etc. Por eso, el plantear la idea de conocerse, parece una equivocación atroz a ciertas personas… aquellas que no son capaces de dejar caer las máscaras y verse… y dejar que los demás vean.
    Si algo caracterizó siempre a los bloggers asiduos de este rincón de diálogo, fue la intención de construir una realidad diferente. Creo que, salvo contadas excepciones, somos honestos, transparentes hasta la desnudez… y por eso he seguido interviniendo. Las personas con las que he tenido también un diálogo personal por mail terminaron de redondear la idea de que somos eso… exactamente lo que dejamos traslucir cuando posteamos una opinión. Y como en esta etapa de mi vida intento desarrollar la coherencia como forma de vida, me cae estupendamente bien que sea así.
    Por último… ¿Qué hubiera pasado si Natalia no hubiera arrojado la máscara y hubiera corrido detrás del audaz escribiente de cartas? ¿Y qué si él nunca las hubiera escrito?

  55. marliz dice:

    Es muy lindo este cuento, sobre el gato obsesivo, a mi me encantan los gatos, pero al mismo tiempo siento q no deberia cometer los mismos errores per soy reincidente, es vivir como en el teatro viviendo papeles distintos, para cada situacion, tratando de sobrellevar una situacion y la vida misma cuando creces te das cuenta,q la vida no es la primavera llena de flores y amor, es real y hay q despertar ahora lo se y me gustaria dar tiempo atras y recuperrar el tiempo q deje pasar en vano y no lo pude disfrustar como debiiiiiiii, pero aun hay tiempo para volver a comenzar, siempre hay otra oportunidad en la vida,,,,,,,

  56. vancho1 dice:

    Vancho otra vez: Me quedó un cierto sabor inconcluso. Como no supe digerirlo, me sigue; así es que pongo a vuestra disposición este cuento que por primera vez cuento (ya sé que es muy largo, por eso dudé):

    EL HOMBRE OCULTO.

    Ocurrió hace un tiempo que nadie recuerda y que el propio hombre olvidó. Solía caminar las veredas y calles, en ocasiones senderos entre rocas y arbustos. Las personas lo veían sentado en un viejo banco de madera frente a su casa mirando transeúntes o bien con esos ojos como de ciegos que miran hacia adentro, acariciando seguramente recuerdos de infancia. Seis veces había cambiado de oficio: primero, cabrero; luego apisonador de cueros en la curtiembre del pueblo; más tarde, guardia de viñas; empleado de la oficina de Correos; empleado municipal a cargo del recinto deportivo; finalmente en la propia municipalidad, encargado de las llaves de las oficinas, responsable del aseo y del horario de entrada y salida de los empleados.
    Ese día, en la cresta del cerro que rodeaba el pueblo, el agua agrietó definitivamente la roca basáltica y penetró hacia arriba por entre areniscas y humus. Primero un paño de humedad y luego, junto al jolgorio de zorzales, diucas y otros pájaros, un minúsculo chorro de líquido formó una fuente.
    En el valle, a orillas de las primeras casas, el hombre supo que debía ocultarse.
    Se acurrucó contra los cercos de quincha y buscó la protección de las malezas, cortó el ala del sombrero, puso polvo de tierra en la camisa, en el pecho, mangas y cuello; trató de serenar los latidos de su corazón y respirar sin hacer mucho ruido. Permaneció horas sin moverse, hasta que la luz del sol dio paso a la luz nocturna y mortecina.
    No fue a pernoctar a su casa, ni esa noche, ni las otras; no fue más. Al principio se acercaba en medio de la oscurana a no menos de tres cuadras; luego, subía a los cerros y desde el ángulo oculto de los arbustos observaba el techo y los resplandores en las ventanas.
    Sólo cuando terminó de excavar una cueva suficiente para su cuerpo sentado o encuclillado, aprisionando su cabeza entre las manos se permitió dejar salir un ronco sollozo y luego muchas muchas lágrimas. A pesar de esa pesada columna de silencio autoimpuesto los estremecimientos y talvez un gemido no controlado rompió el aire hasta oídos desconocidos. El hombre apretó su cuerpo contra el fondo de tierra. Pasó lentamente la Luna y otros materiales celestes en su ronda nochera, hasta que poco a poco el ruido natural de la vida se posesionó del espacio.
    Al cabo de diez días, aprendió. Antes de medianoche salía y las ranas seguían croando, se movía y los conejos continuaban saltando con los ojos puestos más allá del hombre en procura del peligro.
    Miró sobre el horizonte cuando el sol aún no anunciaba su presencia: era el día de su cumpleaños. Se alegró, y la brisa fresca dibujó la sonrisa en sus pliegues de aire.”Hoy andaré desnudo todo el día”.A medida que avanzaban las horas fue despojándose de los ropajes, primero vació sus bolsillos y luego los pantalones, zapatos, camisa y ropa interior; al mediodía estaba completamente desnudo. Nunca más lo vio nadie.

    Desde el valle, por entre todas las otras, su casa era un imán que arqueaba la mirada.
    Dormido, una tarde cobijada por nubes y un sol que a ratos se ocultaba, vecinos del pueblo pasaron a su lado y no lo distinguieron. Miró, despierto, el dibujo interior de una nube… Era definitivamente un hombre oculto.
    No recordaba haber vivido nunca tan apegado a los momentos y al espacio. Se movía sin esfuerzo, y los paralelos del tiempo pasaban con absoluta conciencia. Cerraba los ojos para dejarse acariciar por la brisa o no más el aire… Logró escuchar, más arriba en el monte, el transcurrir mineral de las aguas profundas hasta esa copa que hacía paisaje en el cerro.
    Si miraba fijamente la techumbre de su casa o viajaba hacia abajo por el humo de la cocina, sentía moverse a su mujer, correr a sus hijos, respirar pausadamente a su madre: sus cuatro seres queridos. En aquellas ocasiones aparecían pequeños pinchazos en los brazos y piernas provocados por la temperatura de la brisa o bien provocado por mínimas contracciones musculares incontroladas bajo la piel.
    Cada instante gustaba más de recorrer con la pupila los paisajes del valle. Primero, la vista en un punto -cómo cuesta esto de escoger un punto, mantener la vista fija y luego concentrarse en él; pero talvez más cuesta dejar de concentrarse sin perder el punto-. Recorría suavemente el entorno y volvía a refugiar la mirada en el punto; luego salía en línea hacia los lados como construyendo rayos de un sol infantil; así, poco a poco, relajado y medio muerto, usaba el cuerpo como sostén de la mirada solamente y pasaba las olas del tiempo hasta una playa siempre nueva y sólo volvía cuando los ojos finalmente se dormían en los techos, colores y dibujo de su propia casa.
    Luego de la mirada, el pie desnudo; el valle se rindió a sus huellas con la humildad de lo conocido.
    Ocurrió un día, justo cuando los primeros zancudos levantaron vuelo desde la superficie del agua, en la fuente nueva; vio salir a su esposa rumbo a las afueras del pueblo. Corrió por los atajos y desde tras los matorrales la llamó por su nombre. Un estremecimiento convulsionó el cuerpo de la mujer, su corazón golpeó con fuerza, las articulaciones flexionaron involuntariamente, sintió perder el equilibrio. El hombre insistió, agregando un soy yo, al tiempo que sacaba medio dorso desde las ramas. La mujer perdió claridad en la mirada, la musculatura se tensó desde los pies hasta la nuca y de su boca escapó un grito áspero, tosco, único en ella, casi un desgarro; giró y corrió alborotando pájaros, quebrando pequeñas ramas y levantando polvo amarillento cafezazo. Ese día y esa noche y dos días y dos noches más, hubo el hombre de usar toda su capacidad para ocultarse de las gentes que con perros lo buscaron persistente e inútilmente.
    El permanente ir y venir de las gentes y los gritos y, en ocasiones también las risas, más el ladrar de los perros, hicieron que las cosas no fueran como siempre. El alboroto lo sentía el hombre en sus mejillas y en la piel de sus piernas. Varias veces salió -más curioso que temeroso- a ver qué hacían; especialmente si estaba su mujer. Aunque la cueva era ya suficientemente grande como para tenderse, él prefería estar en cuclillas; cuando se dormía, apoyaba las palmas de sus manos en el suelo. Desde el día dos al tres, de la persecución, pensó insistentemente en sus hijos, su mujer y su madre.
    Menos tiempo demoró en instalarse la rutina de los zorzales, del búho, de los ratones, cucarachas, y otros seres. Algunos, como las hormigas, no modificaron en nada sus quehaceres. El agua nueva fue descubierta y le construyeron un pequeño muro con piedras y ramas: el espacio sobre el valle retornó a sus siluetas cambiantes en el perfil de las cosas, que no era otro que el perfil del propio espacio.
    Entonces el hombre buscó cuarenta y ocho piedras del tamaño de su mano, las fue ubicando a distancia regular formando un óvalo. Cada vez que encontraba una, la ponía con esmero a una distancia similar a las otras ya dispuestas. De rato en rato, o bien de piedra en piedra, o quizás de espacio en espacio, el hombre se iba debilitando. A duras penas llegó desde lejos –nunca había salido a tanta distancia- con la última piedra. Luego del ceremonial de ubicarla, anduvo por alrededor de la figura observando todos los detalles; se detuvo talvez trescientas sesenta y cinco veces a rectificar un milímetro, o bien para girar levemente alguna piedra. Finalmente, y ya casi ciego, limpió el espacio interior. Por último, se encuclilló al centro, pasó un tiempo no definible y lentamente se recostó. En la cima del monte era ya medianoche.
    Cuando los vecinos lo encontraron, lo abrazaron con mantas pues era notorio el enfriamiento de su cuerpo: ya había pasado la medianoche. En la excitación del hallazgo no observaron el dibujo de las piedras; por el contrario, tropezones y atropellos lo destruyeron. Ya no tendría que ocultarse: su familia y el Centro Hospitalario del pueblo lo cuidarían.
    (Nota: No preguntes, relájate)

  57. José Itriago dice:

    Es una lástima que pocas personas leerán este extraordinario cuento de Vancho 1, en su primera y personalísima edición. No preguntaré. Me relajaré

  58. Fabu dice:

    Vancho 1
    Que gran historia la de este tio. Ni hablar…relaje y no pregunte.

  59. María Celeste dice:

    Gracias Vancho…

  60. elvira dice:

    me gusta como escribes, la gran imaginacion que tienes para escribir cada obra…si comparamos a los actores de tu lectura diriamos que somos nosotros mismo, nos tenemos que esconder detras de algo o de alguien para ser nosotros…… me encanta tus escritos y espero que sigas escribiendo de esta manera. suerte en todo lo que hagas…

  61. Honey dice:

    Debo indicar que es interezante su forma de escribir, al rato hasta un poco loco, pero siempre he creído que la verdad se encuentra en la demencia.
    Los seres humanos, algunos con etiquetas, otros marcados por su propia vida, llenos de estereotipos, pero al final todos queriendo proyectar una imagen que no es.
    No se que sería de este mundo si una mañana nos levantáramos todos los seres humanos viviendo y proyectando nuestra realidad personal. Posiblemente no nos miraríamos al espejo.
    El mundo es un enorme teatro en donde, cada uno hace la representación de su propia vida en un escenario determinado.
    Resultado que unas obras son tan exitosas que llegan a ser del conocimiento de la fama, escritas magistralmente y hasta ganadoras del premio, mientras que otras pasan por la vida tan intensamente como la anteriores, pero sin reconocimiento
    En fin, así es la vida, pero por ser así es increíblemte apasionante.
    Busquemos al que se esconde detrás de la careta, y se que descubriremos con asombro, que hay un ser único y especial que lo convierte en eso, por el solo hecho de ser persona, único e irrepetible, un ser que no está en esta vida solo para esconderse, sino quizá para que alguien como en el cuento, lo siga y le de la oportunidad por primera vez de conocer la libertad.
    Cuando estemos frente al espejo, no miremos con menosprecio lo que vemos o sintamos lástima por nosotros mismos, miremos más adentro, ya que el cuerpo no es más que otra careta que esconde al verdadero ser que llevamos dentro.

  62. Honey dice:

    http://www.honeydetodounpoco,blogspot.com

  63. marita dice:

    señoras que amaban a señoras
    nuestras ilustres e historicas mujeres siempre fueron objeto de estudios con relacion a sus talentos dentro de sus respectivas epocas, epocas que quizas no les correspondia por vivir en contextos que no les permitia explorar, ni manifestarse tal cual un podrian ser, entonces con relacion de señoras que amaban a señoras, con ese juego linguistico, que confunde o no, que conmina a pensar en la soledad, a jugar con nuestro yo, en busca de algo tan ansiado que nunca llegara y que si llego se convirtio en una ilusion pura, en un reflejo, o realmente amaron a sus iguales a sus pares, en mi modesto criterio, cosas locas de autores, pero que endulzan, que contradicen, que inducen a pensar y a sugerir, nuestras palabras muchas veces encierran misterios, tan oculto y tan dificil de descifrar, palabras disimuladas, palabras mentirosas yo tengo algunas :
    por que
    crees que cuando callo
    otorgo,
    siempre crees en tu mejor eleccion
    pero olvidas
    que no eres uno
    sino
    somos dos
    yo tu y ella
    nunca me impuse
    siempre caminaste
    te dejo
    a tu andar
    dices
    que no vuelo
    que mi vuelo
    no es tu vuelo
    sueños tengo
    sueños tienes
    pero dicho esta
    jamas
    nuestros sueños seran
    mi ritmo es mi tonada
    con pausa
    pero
    con melodia
    tu ritmo
    estruendo es
    que rompe sinfonia
    dime ingrato corazon …
    Llegue a una fiesta anunciada
    pero anunciada por terceros
    pero menos por ti primero
    extraños nos sentimos
    y como extraños nos tocamos
    que extraño fue mi extrañeza
    y como tal camine
    esperando
    una mano amiga
    que solo penso
    en la suya
    menos en la mia.
    Que callada la vida
    que ruidosa la muerte
    que dicha no habida
    que razon del amor
    que aparece y desaparece
    que tiene forma ilegal
    que permite y no permite
    que ama y no ama
    que genera y degenera
    que vive y revive
    pero ahora
    solo eso soy
    que callada la vida
    que ruidosa la muerte
    Mirando a mi alrededor
    me doy cuenta
    de la distancia
    y del tiempo
    cual redil
    que rueda y rueda
    esa soy yo
    seria logico rodar
    seria sano volar
    seria ufano amar y no amar
    seria exttraño ser extraño
    seria luz para los otros
    seria agua para tu fuente
    seria eso nada mas …

  64. marita dice:

    son tantos comentarios, que no se si son novatos en estos avatares de comentar pero va la mia arriba escrto esta.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom