Después de Auschwitz y otras yerbas

Blog en Monografias.com

 

de Ernesto Sábato

–Así se da la felicidad.
¿Qué quería decir? Se quedó escuchándolo, anhelante, como siempre que se
trataba de algo vinculado a Alejandra.
–En pedazos, por momentos. Cuando uno es chico espera la gran felicidad,
alguna felicidad enorme y absoluta. Y a la espera de ese fenómeno se dejan
pasar o no se aprecian las pequeñas felicidades, las únicas que existen. Es
como…
Se calló, sin embargo. Al rato continuó:
–Imagínese un mendigo que desdeña limosnas por el camino, porque le
han dado el dato de un formidable tesoro. Un tesoro inexistente.

Ernesto Sábato

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom