Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

DANIEL GISPERT: EL ÚLTIMO DE LOS GENERALES


Les traigo un trabajo interesante y muy bien documentado de mi coterránea Yisel Reyes Laffita, ella tiene la sensibilidad de encontrar lo humano en lo más sencillo y lo trascendente en los que de forma individual aportaron a la grandeza patria, por ese merecimiento aquí está su crónica diáfana y sincera.

Por Yisel Reyes Laffita

Guantánamo (Redacción Digital Venceremos) -La profesionalidad de los médicos cubanos y su proyección social tiene en Cuba una larga tradición que rebasa el siglo y medio de existencia, muestra de ello es Daniel Gispert García, uno de los 13 galenos que formó parte de las filas del Ejército Libertador.

Aunque dio sus primeros pasos en La Habana, pues fue allá donde vio la luz el 21 de abril de 1871, su alzamiento, con 24 años, tuvo lugar en la parte central de la Isla, específicamente en Villa Clara.

Su bautismo de fuego fue en el ingenio San José bajo las órdenes del coronel Rafael Casallas, pero a partir de ese momento comenzó su participación en diversas acciones, donde tendría múltiples responsabilidades y cargos, lo mismo como combatiente o médico, título que ya poseía.

Entre las acciones iniciales del legendario militar estuvieron los combates de San Felipe y Los Hondones; y resultó importante auxilio en el desembarco  de la expedición Sánchez-Roloff, por la zona de Tayabacoa, colindante con los territorios de Trinidad y Sancti Spíritus.

Su incorporación oficial fue en el Cuarto Cuerpo de Ejército, que abarcaba la antigua provincia de Las Villas, en el cual llegó a ocupar el cargo de Jefe de Sanidad Militar, responsabilidad significativa dentro de la vida de los mambises, teniendo en cuenta sus carencias y la necesidad de improvisar para garantizar la atención médica.

También se sumóa la campaña de la invasión de Oriente a Occidente, magistralmente dirigida por los generales Máximo Gómez y Antonio Maceo, donde tuvo la oportunidad de participar en acciones de envergadura como los combates de Iguará, Mal Tiempo, Coliseo y Calimete, consideradas entre las más importantes de esa gesta.

Posteriormente Gispert regresó a territorio villaclareño con Serafín Sánchez, y bajo sus órdenes se desempeñó como médico de la Inspección General del Ejército. Allí fue ascendido al grado de Comandante.

Ya en 1897, y teniendo en cuenta sus conocimientos y experiencia, fue asignado al Consejo de Gobierno de Bartolomé Masó, también como médico, cargo con el cual concluyó la guerra, ya que no fue hasta el año siguiente en que ascendió al grado de General de Brigada del Ejército Libertador.

Instaurada ya la República de 1902, Gispert desempeñó múltiples responsabilidades, tanto en la capital como en Pinar del Río. En esta última provincia fue subdelegado de Sanidad en San Cristóbal y delegado de Sanidad en Candelaria, así como consejero provincial.

Mientras que en La Habana fue Inspector Especial de Sanidad, jefe de despacho de la Inspección General de Sanidad y Beneficencia, director de la Sala de Veteranos del Hospital Calixto García, director del Asilo de Ancianos de Guanabacoa y Presidente de la Junta Superior de Sanidad, entre otras funciones.

Entre sus habilidades desarrolló también las de periodista. Trabajó en la redacción del periódico Patria, en Nueva York, y en La República, publicación que representaba al gobierno revolucionario en el Centro y el Occidente de la Isla.

Con su fallecimiento, el 25 de junio de 1964, desaparecía el último de los generales y uno de los más importantes médicos del Ejército Libertador, quien pasó por las grandes etapas políticas de Cuba: de colonia a neocolonia, y de ésta a la Revolución.

Tomado del periódico “Venceremos” versión digital 26/6/2013

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom