Ad astra per aspera

Blog de lingüística y literatura

 

Palabras gloriosas… ¡MALDITAS!

Otro poco de poesía por ahora hasta que pueda volver a tratar algún tema lingüístico o literario, el latín me está llevando todo el tiempo (sarna con gusto…)

¿Qué son esas palabras
que a unos envuelven en sedas
y a otros ahorcan?
que alguna sonrisa despiertan
y a mí me ahogan,
qué son que en unos oídos endulzan
y en otros derraman amarga hiel.

No maten, ¡traidoras!, el ensoñar de mi alma,
¿por qué bañan ahora
el sonrosar de mi piel?
Culpables, traidoras, cobardes,
arrebatadoras, conquistadoras del querer.
Ambiguas como vosotras ¿quién fuera?
A unos dan aire fresco,
a otros asesinan por detrás.
Melosas, caricias, enternecedoras,
desgarradoras, corruptas, pudrición.

¿Qué son esas palabras
que han soltado a mansalva
y atraparon mi soñar?
que a unos aman
y a otros atropellan,
que a alguna insuflan ternuras
y a mí me destrozan el corazón.

Umbras Monstrator 2009

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

Una respuesta a “Palabras gloriosas… ¡MALDITAS!”
  1. Joise Morillo dice:

    Querida Umbras Monstrator, (hermoso seudónimo) si, la hipocresía existe, mas aun cuando la victima de tal perversidad es ilustre, brillante, siempre habrá una crítica detestable en contra de suya voluntad y desenvolvimiento, por tal motivo el individuo afectado, debe fortalecer el espíritu, manteniendo una verticalidad preclara y concisa en sus buenas acciones y propósitos, si el proceder es cónsono con la aspiración mas general y, también convence de forma positiva a quienes verdaderamente son del interés peculiar entonces tal ser, debe despreocuparse y liberarse de malas creencias y temores. Ahora un palabrero con rima para vuestra critica reflexiva.

    Oda currículum spectral

    ¿Qué hacéis que no cuidáis vuestras inquietudes?
    ¡Si no, las mías!
    ¿Porque no os concebís vos mismo?
    ¡En vez de los míos, cuidáis vuestros días!
    ¿Es que, acaso valgo tanto?
    Y, yo no veo la cuantía
    O, ¿será que no vivís, si no criticáis?
    Y así pasáis mejor los días
    ¡Pobre de vos maldito espía!
    Que padecéis propio atropello
    Queriendo acabar la vida mía
    Ya seréis miserable, sin tenor y sin valía
    Ante vos he de cuidar mi sazón y mi destello
    Mientras vos sucumbiréis como una triste arpía.

    Os ama
    Joise



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom