VIDA PLENA

Un camino para avanzar en el crecimiento personal y espiritual

 

Controle sus emociones negativas para ser libre de enfermedades

Fernando Alexis Jiménez

C

uando Lucía se miró al espejo, descubrió nuevamente ese brote en la piel que tanto le preocupaba porque si algo deseaba, era lucir bien siempre.  Eran unas pequeñas escamas blancas que, inicialmente surgieron en sus cejas pero que—progresivamente y casi de manera imperceptible—se fueron extendiendo por sus pómulos.

Comprendo tu preocupación—le dijo el dermatólogo–. Tienes una piel muy hermosa, pero ya ves, estas vetas son producto de tus preocupaciones–.

Ella lo miró con desconcierto. –No creo… es decir, no encuentro relación con estos brotes–.

El galeno tomó su tiempo para explicarle la relación entre las preocupaciones y cargas emocionales y la enfermedad. (Continuar leyendo »)

LEYES DE EXITO, VIDA NUEVA

Es tiempo de limpiar espiritualmente su país y su ciudad…

Fernando Alexis Jiménez

Una ciudad; cualquiera de Latinoamérica. Grande. Ruidosa. Autos que iban y venían raudos por las avenidas. Y desde lo alto, la vivienda desvencijada, sin puertas ni ventanas que los vecinos aseguraban, se caía a pedazos. “Ese sitio es tétrico”, se quejó una vecina. Otra dijo que los viernes, en la noche, se realizaban allí extrañas ceremonias. “Jóvenes se reúnen allí, se drogan gritan, ríen, y hacen cosas que escandalizan”, explicó. Las paredes de la estructura estaban pintadas con diversos símbolos, poniendo en evidencia que adoraban al diablo.

 

En lo que coincidían todos era en la racha de accidentes, crímenes, peleas, rupturas matrimoniales y hasta abuso de menores que se incrementaron ostensiblemente desde que comenzaron los extraños rituales.

 

El ambiente es muy tenso acá. No provoca ni vivir por este sector—aseguró Juan Carlos, propietario de una farmacia. En su criterio, las prácticas ocultistas estaban generando condiciones difíciles para la sana convivencia.

 

Un grupo de cristianos, de una iglesia pequeña, se dieron a la tarea de orar y ayunar para erradicar a Satanás del barrio. Su decisión estuvo acompañada por múltiples y extraños ataques del mundo de las tinieblas; sin embargo, persistieron.

 

Logramos la victoria después de algún tiempo–, indicó el pastor Roberto Triana, quien encabezó la avanzada contra el reino de maldad–. Dios revelaba los espíritus que gobernaban en los diferentes sectores—explicó–. Gracias a esa revelación del Espíritu Santo nuestros golpes contra Satanás y su ejército, fueron contundentes–.

 

Incluso, una noche, los jóvenes que se reunían en la casa abandonada, atacaron el templo con piedras. Rompieron el techo. Profirieron amenazas contra los creyentes.

 

En el poder de Jesucristo lograron vencer las tinieblas.  El poder demoníaco fue erradicado de aquél territorio…

 

El poder oculto tras bambalinas

 

El satanismo es una ingeniosa invención de los escritores de guiones cinematográficos. Les permite hacer películas cada vez más taquilleras.” Contundente. Seguro. Contradictor. Escéptico. El crítico literario hablaba en televisión ante una audiencia de millares de personas en los Estados Unidos. Muchos de los televidentes se limitaron a asentir con la cabeza, testimoniando su acuerdo con aquella afirmación.

 

Es lo mismo que ocurre con muchas personas en todo el mundo. Consideran que la existencia de Satanás y su cohorte de demonios se circunscriben a mitología con demasiada inventiva. “Inconcebible que en pleno siglo veintiuno, cuando el hombre avanza a pasos agigantados descubriendo las maravillas del universo”, argumentó un científico al desestimar la solidez de de fundamentos bíblicos que refieren la existencia milenaria del ocultismo, y restar importancia a los cultos satánicos que abundan por doquiera.

 

Con ayuda de Dios, podemos recobrar la paz para nuestras ciudades...

Con ayuda de Dios, podemos recobrar la paz para nuestras ciudades...

Pero, ¿es esto así? Sin duda que no. Satanás es real y libra una enconada batalla para evitar la expansión del Reino de Dios.

 

 

 

 

Uno de los escritores más rigurosos del Nuevo Testamento, el médico Lucas a quien se atribuye la redacción del Evangelio que lleva su nombre, escribió  que el “…Espíritu de Dios llenó a Jesús con su poder. Y cuando Jesús se alejó del río Jordán, el Espíritu lo guió al desierto. El diablo lo llevó a un lugar muy alto. Desde allí, en un momento, le mostró todos los países más ricos y poderosos del mundo, y le dijo:–Todos estos países me los dieron a mí, y puedo dárselos a quien yo quiera. Yo te hará dueño de todos ellos, si te arrodillas delante de mí y me adoras.”(Lucas 4:1-7, Traducción en Lenguaje Actual)

 

El pasaje encierra varios aspectos de interés alrededor del dominio que ejerce Satanás sobre los territorios y las personas. Aprendemos, primero, que el Adversario es real, y viene a tentarnos aprovechando cualquier circunstancia en nuestra vida. El pecado es el que le otorga “derecho legal” para influenciar sobre el género humano y la tierra. 

 

Segundo, el Enemigo espiritual tiene dominio sobre las naciones. Ata a los hombres y mujeres a los deseos de la carne, lo que a su vez le confiere poder (Cf. Romanos 13:14, Gálatas 5:18; 1 Pedro 1:13-15; 2:11)

 

Aprendemos, en tercer lugar, que el dominio del ejército satánico es evidente en todas las naciones; cuarto, que él—nuestro Acusador—tiene poder que si bien es limitado, es poder al fin y al cabo. Él lo transfiere a quienes le sirven. Un joven pactó con él por chicas y popularidad en la universidad. Y sí, obtuvo lo que pidió. No obstante, sólo disfrutó unos cuantos meses de los privilegios porque Satanás comenzó a reclamarle la vida. Lo atormentaba día y noche con ideas suicidas. El joven universitario no soportó la enorme presión y terminó por quitarse la existencia.

 

Recuerde que el diablo sólo vino a “robar, matas y destruir”(Cf. Juan 10:10 a) Lo que comenzó como un juego inofensivo, terminó en tragedia.

 

Una batalla entre dos reinos

 

Satanás no quiere ceder ni un centímetro de los territorios sobre los que hoy tiene dominio. Despliega todo su ataque contra todo propósito de ganar almas para el Reino de Dios. La oposición la desata desde el reino de las tinieblas.

 

El apóstol Pablo se quejó de la fuerte oposición de un hombre que estaba al servicio del enemigo espiritual, como se infiere por sus acciones; por ese motivo, escribió a su discípulo Timoteo: “Cuídate Alejandro, el herrero, pues me ha hecho mucho daño y está en contra de lo que enseñamos. Pero yo se que el Señor Jesús habrá de castigarlo.”(2 Timoteo 4:15, 15. Traducción en Lenguaje Actual)

 

Durante el ministerio terrenal del Señor Jesús los tropiezos por el cumplimiento de su misión fueron permanentes. ¡Satanás no se iba a quedar quieto! Mientras que muchos cristianos descuidan su vida espiritual, el Enemigo trabaja veinticuatro horas al día, siete días a la semana, los trescientos sesenta y cinco días del año.

 

“Un día Jesús subió a una barca con sus discípulos, y les dijo:<<Vamos al otro lado del lago>>. Entonces partieron, y mientras navegaban Jesús se quedó dormido. De pronto se desató una tormenta sobre el lago, y el agua empezó a meterse en la barca. Los discípulos, al ver el grave peligro que corría, a gritos despertaron a Jesús:–¡Maestro, Maestro, nos hundimos!–. Jesús se levantó, y ordenó al viento y a las olas que se calmaran.”(Lucas 4:22-24, Traducción en Lenguaje Actual)

 

El Maestro iba en dirección a Gadara, ciudad sobre una de las márgenes de Galilea, que era un territorio en el que Satanás había establecido una fortaleza demoníaca.

 

Estoy convencido que la tormenta se produjo como consecuencia de un ataque del Adversario. Recuerde que, aunque limitado, él tiene poder, el mismo que le concede el pecado del género humano.

 

¿Cuántas acciones encaminadas a predicar las Buenas Nuevas de Jesucristo enfrentaron oposición en el reino de las tinieblas? Sin duda muchas. Es una realidad que, además de mantenernos alerta, debe llevarnos a estar prendidos de Dios en oración. Jamás olvide que usted y yo libramos nuestras batallas contra el mundo de lo oculto, no en nuestras fuerzas sino en el poder de Dios. ¡Él nos asegura la victoria!

 

El enemigo despliega toda su artillería

 

Un experimentado estratega militar relataba que la forma más contundente y eficaz para destruir el ejército contrario se fundamentaba en conocerlo en detalle y atacar sus puntos neurálgicos. “Es necesario adentrarse en el territorio enemigo para asestarle duros golpes”, explicó.

 

Como cristianos comprometidos, usted y yo estamos en la línea de batalla. Somos guerreros espirituales. No olvide que Satanás tratará de impedir a toda costa que invadamos con el Evangelio transformador de Jesucristo, las áreas geográficas sobre las cuales gobierna.

 

Tras el incidente en el mar de Galilea, el Señor Jesús arribó a Gadara, ciudad en la que el Adversario tenía una verdadera fortaleza. Inmediatamente le salió al paso un endemoniado. “Ese hombre no vivía en una casa, sino en el cementerio, y hacía ya mucho tiempo que andaba desnudo… Cuando ese hombre vio a Jesús, lanzó un grito y cayó de rodillas ante él. Entonces Jesús ordenó a los demonios que salieran del hombre, pero ellos gritaron:–¡Jesús, Hijo del Dios Altísimo!¿Qué vas a hacer con nosotros? Te rogamos que no nos hagas sufrir!(Lucas 4:26-29, Traducción en Lenguaje Actual)

 

¡Satanás pone tropiezos! Olvida que Cristo lo venció en la cruz, y en medio de su tozudez, persiste desplegando ataques contra el Reino de Dios.

 

Cuando Jesús les ordenó que salieran del hombre, “los demonios le rogaron a Jesús que no los mandara al abismo, donde se castiga a los demonios. Cerca de ahí, en un cerro, había muchos cerdos comiendo. Los demonios le suplicaron a Jesús que los dejara entrar en esos animales, y él les dijo permiso.”(Lucas 8:31, 32, Traducción en Lenguaje Actual)

 

¿Cuál era el motivote aquellos seres inicuos? Quedarse en Gadara, que consideraban territorio de su propiedad. Dominaba sobre sinnúmero de per4sdonas hasta tal punto que, una vez libertado aquel hombre y tras precipitarse los cerdos endemoniados en el mar, “…los habitantes de la región de Gerasa le rogaron a Jesús que se fuera de allí, porque tenían mucho miedo.”(Lucas 4:37, Traducción en Lenguaje Actual).

 

Nuestro enemigo espiritual ejerce dominio sobre áreas geográficas específicas. Usted y yo, como cristianos comprometidos, estamos llamados a recobrar esos territorios. Lo hacemos extendiendo el Reino de Dios mediante la proclamación del Evangelio.

 

Es una arremetida que emprendemos mediante oración y la identificación de los puntos donde opera el mundo de las tinieblas. Batallamos en oración y clamor, y tenemos asegurada la victoria.

 

El mapeo espiritual, como se denomina a la cartografía, debemos realizarlo de una búsqueda sincera de Dios.

 

¿Ya tomó la decisión más importante?

 

La mejor decisión que todo ser humano debe hacer, es recibir a Jesucristo como Señor y Salvador. Es una decisión de la que no nos arrepentiremos jamás. Además, es muy fácil. Basta con decirle, allí donde se encuentra: “Señor Jesús, reconozco mi pecado y gracias a tu muerte en la cruz, trajiste perdón a mi vida. Te recibo Señor Jesucristo como mi único y suficiente Salvador. Declaro que mi vida te pertenece. Haz de mi la persona que tú quieres que yo sea e inscribe mi nombre en el libro de la vida. Amén”

 

¡Bienvenido a la libertad! Cristo lo hace libre. En adelante, permanezca prendido de la mano de Jesucristo. Ahora tengo tres recomendaciones para usted. La primera, hacer de la oración un principio de vida diario; el segundo, lea la Biblia. Aprenderá principios maravillosos para su crecimiento personal y espiritual, y por último, comience a congregarse en una iglesia cristiana. ¡Su vida jamás será la misma!

 

Si tiene alguna inquietud, por favor, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@hotmail.com o llamarme al (0057) 317-4913705

 

© Fernando Alexis Jiménez

 

Escuche VIDA DE ÉXITO de Lunes a Viernes en www.triunfandostereo.org A las 10:00 hora de Los Ángeles, Estados Unidos; las 11:00 am, hora de Miami; las 12:00 m, hora de Costa Rica; las 3:00 pm, hora de Montevideo; las 6:00 pm, hora de Londres y las 7:00 pm, hora de Paris. También puede leer el material diario en www.estudiosbiblicos.jimdo.com y en el Blog http://estudiosdeguerraespiritual.blogspot.com

 

 

Sin categoría

¿Cómo enfrentar y superar la pérdida de un ser querido?

Fernando Alexis Jiménez

Apenas iba llegando del trabajo, cuando lo llamaron por teléfono. Jamás lo esperó. Un golpe muy fuerte. Mientras asentía con la cabeza, indicando que comprendía el mensaje, las lágrimas surcaron su rostro. El dolor lo embargaba. Dejó el auricular sobre la mesa, luego miró a su esposa y se atrevió a musitar:

 

Murió mi madreHace unos minutos apenas; me lo acaba de confirmar Raúl. Creo que es mejor que te arregles. Vamos para allá. —

 

Rebeca lo abrazó. Fue lo único que atinó a hacer. Ella misma estaba consternada. La escena era inconcebible para una pareja que siempre había gozado de tranquilidad.

 

No te preocupes. Cálmate. Todo saldrá bien–, trató de tranquilizarlo.

 

–¿Qué tome las cosas con calma? ¡Por Dios, Rebeca! Es mi madre la que acaba de morir. ¡Claro, a ti no te afecta como a mí!.–

 

En Dios encontramos paz para el dolor de nuestro corazón

En Dios encontramos paz para el dolor de nuestro corazón

La mujer se quedó mirándolo aterrada. No salía de su asombro. Jamás había sido así. En lo más profundo de su ser se sintió herida. Aquello era más de lo que podía esperar. Ella también comenzó a llorar, en esa extraña mezcla de tristeza por la pérdida de su suegra y desconsuelo por lo que había ocurrido con su marido.

 

 

Él por su parte, debía conjugar dos momentos dramáticos: de un lado la sensación de vacío que le despertaba la pérdida de su madre, y de otra parte, el desaliento tras comprobar que había ofendido a su cónyuge. No sabía cuál de los dos sentimientos encontrados le provocaba más angustia. De camino al hospital no podía concentrarse mientras conducía… ¡Aquél día se le había convertido en una tragedia.

 

Enfrentando situaciones inesperadas

 

La pérdida de un ser querido jamás estará dentro de nuestras expectativas inmediatas. Por una extraña razón, inherente al ser humano, pensamos en todo menos en que algo malo pueda ocurrir. En momentos así lo menos aconsejable es abordar a la persona con recomendaciones tales como: “No te preocupes”, “Hay que resignarse”, “A todos nos puede ocurrir”, “No importa, al fin y al cabo la vida sigue”, “Tienes una familia que te ama, y todo volverá a ser normal”, entre otras expresiones.

 

En momentos así, en los que se confunden las emociones, lo más probable es que la persona reaccione con molestia ante las instrucciones para conservar la serenidad. Incluso, es posible que interprete esos consejos como una manifestación de incomprensión e intolerancia por parte de su interlocutor.

 

Una inclinación, muy natural, es a querer morirse también. En medio del dolor, el mundo se torna gris y llegan a concebir que nada tiene sentido, ni siquiera la existencia. Pueden incluso razones que nadie alrededor alcanza a imaginar siquiera lo que está experimentando.

 

Para ser sinceros, usted y yo jamás dimensionamos lo que está sintiendo el otro. Es probable que hayamos pasado por situaciones similares, pero no habremos sentido lo mismo. Recuerde que cada uno tiene su propia forma de asumir los períodos de dificultad. Con ese precedente, lo más aconsejable es permitirle que se desahogue, bien sea hablando o llorando. No interrumpirle, simplemente permitirle que saque todo el dolor que lleva dentro. Es esencial que vivan el duelo particular a su drama.

 

¿Cómo podemos ayudar a alguien en momentos de dolor?

 

Cuando alguien atraviesa por el dolor de perder un ser querido, lo esencial es que le brindemos acompañamiento. No juzgarle, señalarle o indicarle qué es lo que debe hacer. Simplemente acompañarle, estar a su lado, que sea que hay alguien que desea brindarle su respaldo.

 

Otras sugerencias en casos así son:

 

a. Escuchar sin interrumpir

b. No procurar que cambie de tema

c. Aconsejarle—en caso que haya lugar—pero midiendo mucho cada palabra

d. No colarnos como ejemplo de alguien que sí sabe manejar situaciones traumáticas

e. No imponerle tiempos o un cronograma para que haya “resuelto” su situación de duelo

f. No espere que la persona resuelva el conflicto de la noche a la mañana

g. En caso que la persona reaccione agresivamente, comprenda que está viviendo un momento difícil

 

Todos hemos pasado o tal vez atravesaremos por situaciones traumáticas, que desencadenan un conflicto interno.

 

En nuestra condición de cristianos, es a Dios a quien recurrimos en momentos complejos, para pedirle sabiduría, que nos ayude a encontrar las palabras apropiadas para aconsejar a quien vive una etapa de dolor emocional.

 

El manejo del dolor emocional a la luz de la Biblia

 

Las Escrituras, que siempre tienen una respuesta a nuestros interrogantes y nos brindan principios prácticos y sencillos para avanzar hacia la superación de los conflictos, enseña que es natural sentir que todo alrededor se vuelve gris cuando el dolor embarga nuestro corazón. El rey David escribió: El dolor me nubla la vista; ¡se me nubla por culpa de mis enemigos!.”(Salmo 6:7) En momentos así, enfrentamos desánimo, y la concepción de que todo en torno nuestro no constituye más que un laberinto sin salida: ¡El dolor y los lamentos acaban con los años de mi vida! La tristeza acaba con mis fuerzas; ¡mi cuerpo se está debilitando!.”(Salmo 31:10)

 

Aunque los pasajes bíblicos se escribieron muchos siglos antes de que la sicología hiciera los modernos descubrimientos en el manejo de las situaciones de conflicto, los autores sagrados tenían claro que es fundamental el proceso del desahogo: Cuando pienso en estas cosas, doy rienda suelta a mi dolor. Recuerdo cuando yo iba con la gente, conduciéndola al templo de Dios entre gritos de alegría y gratitud. ¡Qué gran fiesta entonces!.”(Salmo 42:9), sobre todo cuando se experimenta la sensación de amargura, desánimo y profundo dolor, difícil de describir con palabras (Cf. Salmo 39:2; 73:21; 116:3; 119:28)

 

Entregar el dolor emocionar a Dios

 

El paso más apropiado, tal como lo enseña la Biblia, es entregar a Dios toda nuestra angustia y tristeza: El Señor le dará fuerzas en el lecho del dolor; ¡convertirá su enfermedad en salud!”(Salmo 41:3) Nuestro amado Padre, promete cuidarnos: “…pues te cubrirá con sus alas y bajo ellas estarás seguro.  ¡Su fidelidad te protegerá como un escudo!”(Salmo 91:4)

 

Por su parte, el apóstol Pedro recomendó que todos esos sentimientos encontrados, que provocan dolor y desaliento, debemos someterlos al Señor: Dejad todas vuestras preocupaciones a Dios, porque él se preocupa de vosotros.”(1 Pedro 5:7)

 

Entregar al Señor todo cuanto nos doblega, no es otra cosa que dejar esos hechos dolorosos en Sus manos y permitir que obre en nuestra existencia, trayendo paz, como dice el apóstol Pablo: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”(Filipenses 4:6, 7)

 

Le invito a considerar el hecho de que, para el autor, es imprescindible que vayamos al Padre celestial en oración. Volcarle todo cuando hay en nuestro corazón. Es decirle cómo nos sentimos, el temor que nos embarga y el desasosiego que gana terreno. Él nos comprende, no nos cuestiona y abre puertas para encontrar soluciones.

 

La respuesta, tal como la describe el apóstol Pablo, proviene de Dios y se evidencia en una “paz que sobrepasa todo entendimiento”. Esa paz traerá sosiego a nuestras emociones y nos ayudará a controlar los pensamientos que nos avivan el dolor y la tristeza.

 

¡Hay salida para el sufrimiento! Está en Dios. Él quiere ayudarnos, pero es necesario que le abramos las puertas del corazón. Vuelva su mirada Él, sin temor, ya que no quedará avergonzado.

 

Si tiene alguna inquietud, por favor, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@hotmail.com o llamar al (0057)317-4913705.

 

© Fernando Alexis Jiménez

 

 

Les recomendamos los siguientes artículos, que impactarán su vida:

1. Es hora de recobrar el dominio de territorios en poder de Satanás.- Por muchos años el Adversario espiritual ha hecho lo que quiere, aprovechando la actitud pasiva de los cristianos. ¿Qué hacer? He aquí un artículo que no puede dejar de leer ahora mismo.

2. El estrés, ¿cómo superarlo?.- Millones de personas se ven golpeadas por el fenómeno del siglo XX, el estrés. Desencadena desasosiego pero también, enfermedades físicas: ¿Qué hacer? Lea ahora mimo el Estudio…

3. Siete fundamentos de una fe dinámica.- ¿Hay pasos recomendables para que nuestras oraciones encuentren respuestas? Si desea conocer la respuesta, lea ahora mimo el siguiente Estudio Bíblico…

 

 

VIDA NUEVA

¡Tú puedes alcanzar la victoria!

Ps. Fernando Alexis Jiménez

Everardo. Simplemente Everardo. “Un nombre bastante extraño”, comentó el Notario Municipal cuando los padres llevaron al chico para ser registrado. Sin embargo no fue únicamente su nombre el que lo hizo diferente. Existen también dos características que rodean su existencia y que lo tornan único:

 

La primera, Everardo tiene una inteligencia excepcional. Aunque los sicólogos aún no se pongan de acuerdo respecto a qué significa “inteligencia excepcional”, Everardo fue el más aventajado de su generación, aún desde niño. A sus cuatro años leía y escribía con facilidad, y a los diez ya se había leído el primer tomo del libro “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes Saavedra. Incluso se atrevió a hacer una serie de críticas curiosas respecto a la estructura literaria.

 

La segunda, Everardo perdió una pierna a sus dieciséis años. Era la época de las locuras juveniles y su afición a volar en una motocicleta, le llevó a estrellarse a más de noventa kilómetros contra un automóvil que cruzaba despacio las calles de Santiago de Cali.

 

Sólo en Dios hay victoria, cualquiera que sea la situación

Sólo en Dios hay victoria, cualquiera que sea la situación

Aquel momento difícil no se constituyó en obstáculo para este hombre que, a sus treinta y dos años, es uno de los pocos jugadores de balonmano, sin ayuda de prótesis. Dicho sea de paso, jamás le ha gustado usarla. “No me acostumbre jamás a utilizarla”, dijo al explicar las razones por las que sigue siendo manco.

 

 

 

Guardar el equilibrio fue su mayor problema. Pero aprendió. Todos alrededor estaban sorprendidos. Él simplemente lo intentaba una y otra vez, aunque caía. Se levantó y cayó en infinidad de ocasiones, tantas que perdió la cuenta.

 

La historia de Everardo Sánchez Mosquera, quien reside en el Distrito de Aguablanca, al oriente de la ciudad, sirve de marco para que hoy meditemos en las implicaciones que tiene “perseverar hasta la victoria”.

 

Dios nos fortalece para perseverar

 

¿Quiénes llegan hasta la meta? Sólo aquellos que perseveran, tal como lo explica el rey David, uno de los hombres legendarios en la historia de Israel quien conoció de cerca lo que significa la perseverancia. Él escribió: “Con Dios obtendremos la victoria; ¡él pisoteará a nuestros enemigos!”(Salmo 60:12. Nueva Versión Internacional).

 

Distantes de Dios estaremos luchando en nuestras fuerzas; asidos de Él, podemos avanzar. Es como una operación matemática: algo exacto si se lleva a la práctica siguiendo los pasos indicados. Aquellos que dependen de sus propias capacidades y voluntad, generalmente desisten ante los primeros obstáculos. Quienes tienen conciencia de ser “vencedores”, perseveran.

 

Ahora, ¿cómo logramos dar pasos firmes en medio de los múltiples obstáculos que surgen cuando nos hemos fijado un propósito?. La respuesta está orientada a considerar tres elementos: el primero, dejar de lado toda sombra de duda; el segundo, dejar de lado toda sombra de desánimo, y el tercero, dejar de lado toda sombra de temor.

 

Un paso de fe

 

Cuando tenemos la certeza de que venceremos en Dios por encima de cualquier obstáculo, se producen en nosotros dos inclinaciones indeclinables: la primera, luchar cuanto sea necesario bajo el convencimiento de que llegar hasta el final de la meta implica estar preparados para enfrentar los problemas y las derrotas; la segunda, la certidumbre de que llegar hasta el final implica disponernos a seguir adelante.

 

Si volvemos sobre las páginas de la Biblia encontraremos que los hombres que jugaron un papel histórico, perseveraron hasta alcanzar la victoria. En la práctica, muchas veces a partir de los errores, aprendiendo que un fracaso no debe motivarnos a renunciar; que en cada fracaso Dios planta una semilla de éxito; que todo fracaso nos permite aprender una nueva lección; que los fracasos no siempre son culpa de los demás y, por último, que los deben quedar sepultados en el pasado.

 

Es probable que diga: “Eso esta bien para los héroes de los registros bíblicos y, ¿qué hay de mi?”. ¡Usted también puede lograrlo!. Basta que revise de nuevo el texto: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”(Filipenses 4:13).

 

El apóstol Pablo, ejemplo de perseverancia

 

Para que se forme una idea clara de que sí podrá sobreponerse a cualquier obstáculo que salga al paso en su camino hacia la victoria, permítame recordar al apóstol Pablo. Era un hombre con las mismas debilidades, incertidumbres y hasta emociones encontradas que tenemos usted y yo.

 

Él debió predicar el Evangelio de Cristo en medio de gran oposición tal como lo leemos en las Escrituras: “En Iconio, Pablo y Bernabé entraron, como de costumbre, en la sinagoga judía y hablaron de tal manera que creyó una multitud de judíos y de griegos. Pero los judíos incrédulos incitaron a los gentiles y les amargaron el ánimo contra los hermanos. En todo caso Pablo y Bernabé pasaron allí bastante tiempo, hablando valientemente en el nombre del Señor, quien confirmaba el mensaje de su gracia, haciendo señales y prodigios por medio de ellos.”(Hechos 14:1-3. Nueva Versión Internacional).

 

Si el poder de Dios estaba con ellos, ¿qué importaban los ataques? Pablo perseveraba. Sabía que, asido de la mano de Aquél que todo lo puede, era invencible.

 

Las Escrituras advierten que cada día los problemas eran mayores y, pese a ello, Pablo y Bernabé redoblaban su esfuerzo evangelístico: “La gente de la ciudad estaba dividida: unos estaban de parte de los judíos, y otros de parte de los apóstoles. Hubo un complot tanto de los gentiles como de los judíos, apoyados por sus dirigentes, para maltratarlos y apedrearlos. Al darse cuenta de esto, los apóstoles huyeron a Listra y a Derbe, ciudades de Licaonia, y a sus alrededores”(Hechos 14:4-6. Nueva Versión Internacional).

 

¿Imagina cuál pudo haber sido la reacción nuestra al recibir atentados contra la integridad física? Es fácil intuir que tal vez habríamos salido huyendo. Si no comparte mi opinión, recuerde cuál es su actitud cuando alguien rechaza cualquier suyo por compartirle el Evangelio de Jesucristo; o quizá cuando hicieron mofa por su costumbre de llevar un ejemplar de la Biblia donde quiera que vaya.

La fuerza de Dios

¿En dónde radicaba la perseverancia del apóstol Pablo? Responder esta pregunta no es fácil pero sí se reduce a unas pocas palabras: el perseveró gracias a que su fortaleza provenía de Dios. Él veía en la oposición y en las persecuciones, una enorme oportunidad para identificarse con los sufrimientos del Señor Jesucristo.

 

Es interesante que volvamos al texto bíblico objeto de estudio. Allí leemos: “En eso llegaron a Antioquia y de Iconio unos judíos que hicieron cambiar de parecer a la multitud. Apedrearon a Pablo y lo arrastraron fuera de la ciudad, creyendo que estaba muerto. Pero cuando lo rodearon los discípulos, él se levantó y volvió a entrar en la ciudad…”(versículos 19 y 20).

 

La disposición de Pablo de seguir adelante era permanente. No fluctuaba. Incluso cuando estuvo a punto de perder la vida ya que “…volvió a entrar a la ciudad…”

 

¿Está dispuesto a renunciar a sus metas, sueños y esperanza? Espero con el corazón que no, ya que usted nació para vencer no para ceder a la derrota. Recuerde que la diferencia entre un fracaso y el ser un fracasado estriba en nuestra actitud. Dios es quien nos otorga el poder para perseverar…

 

© Fernando Alexis Jiménez – Email pastorfernandoalexis@hotmail.com

(0057)317-4913705

 

NO DEJE DE VISITAR AHORA MISMO VIDA DE ÉXITO INTERESANTES ARTICULOS EN ESTUDIOS BIBLICOS Y TEMAS DE GUERRA ESPIRITUAL

 

VIDA NUEVA

¿Cómo evitar la monotonía matrimonial?

Ps. Fernando Alexis Jiménez

Lo dijo con sinceridad. Midiendo cada término como si rebuscara las palabras en el fondo de un extraño y a la vez prodigioso baúl en donde cada una cobrara un significado especial al cruzar el umbral de sus labios. Como si se tratara de un escritor travieso y juguetón perdido en un jardín infinito de frases, sin puntos ni comas, que se pierde en el horizonte.

 

Amo a mi esposa, y no quiero perderla. Si tan solo me diera una nueva oportunidad, la aprovecharía al máximo. No perdería ni un solo minuto sin estar a su lado.—dijo con esa extraña mezcla de tristeza y amargura que nace en lo más profundo del corazón de quienes han perdido toda luz de esperanza.

 

La amo… La amo..—repitió con vehemencia–; pero ella no quiere saber nada de mi…

 

Dos semanas atrás su esposa se había ido de casa.  Un lunes, aprovechando que él se encontraba en la estación de gasolina donde trabajaba, “Me cansé de nuestra relación. Fueron casi treinta años de monotonía a tu lado y no soporto más, No tenemos hijos pequeños; ya se crecieron, son hechos y derechos, y definieron su vida. Ahora quiero vivir”, decía la carta que dejó sobre la mesita de noche, en la alcoba que fuera de los dos, ancha y fría. Él no sabía a ciencia cierta cuál era su paradero.

 

Es hora de examinar cómo anda nuestro matrimonio

Es hora de examinar cómo anda nuestro matrimonio

Desde que estaba solo, no podía dormir, y si lograba conciliar el sueño, despertaba con desasosiego para comprobar que Raquel no estaba a su lado, como hasta ahora lo había estado, por mucho tiempo.

 

 

 

El aburrimiento en el hogar

 

Uno de los peores enemigos del matrimonio es la monotonía. Toma fuerza con el paso del tiempo. Primero como un brote que asoma perezoso—y que generalmente no percibimos a tiempo—para convertirse en un árbol frondoso que destruye todo a su paso.

 

¿Ha experimentado este fenómeno que golpea tantos hogares y ha destruido tantas parejas? Si es así, es hora de ponerse alerta. No permita que siga extendiendo sus tentáculos porque luego puede ser muy tarde. Hoy es una buena ocasión para comenzar a hacer algo. ¡No todo está perdido!

 

Hace varios años aconsejé a Claudia y James. Estaban a las puertas del divorcio y consideraban inútil todo esfuerzo. A mi recomendación de que le dieran el primer lugar en el matrimonio al Señor Jesucristo, abrieron sus ojos como si acabaran de escuchar un despropósito. “No servirá de nada”, dijeron los dos. Él se encogió de hombros  tan solo para llevarle la contraria a ella; sin embargo comprobaron que Dios es real.

 

Si Jesucristo reina en el matrimonio…

 

Recuerdo una ceremonia de matrimonio que me pidieron oficiar para dos líderes muy amados de la congregación. La ocasión fue propicia para referirles sobre un pasaje, sobre el cual dicté también una conferencia en una reciente cena de matrimonios.

 

Se encuentra en el Salmo 127, versículo 1: Si el SEÑOR no edifica la casa, en vano se esfuerzan los albañiles. Si el SEÑOR no cuida la ciudad, en vano hacen guarda los vigilantes”(Nueva versión Internacional)

 

Las estrategias humanas ejercen influencia pero no transformación y mantienen vivo el amor al interior de la pareja. No desestimo la consejería ni las terapias, por el contrario, valoro su aporte.  No obstante quien  puede ayudar a salvar su matrimonio, si usted le otorga el primer lugar en su existencia al Señor Jesucristo.

 

La preocupación de Rodolfo por salvar su relación con Rocío terminaba en frustración cada vez, hasta que ella un día le dijo con franqueza: “No quiero volver a hablar contigo. No perdamos más tiempo”, le dijo con rabia en su voz.

 

Solo entonces comprobó aquello sobre lo cual escribió el rey David: “En vano madrugan ustedes, y se acuestan muy tarde, para comer pan de fatigas, porque Dios concede sueño a sus amados”(Salmo 127:2, Nueva Versión Internacional)

 

¿A quién perjudicamos?

 

Cuando el matrimonio  está en crisis, los principales perjudicados  son nuestros hijos. No es justo, pero ocurre y las secuelas de una separación les marcan a ellos para siempre.

 

La Biblia es muy clara al señalar que ellos representan un tesoro para nuestras vidas y merecen el cuidado que podamos prodigarles.  De ahí que la separación no es el camino más aconsejable: “Los hijos son una herencia del SEÑOR; sus frutos del vientre son una recompensa. Como flechas en las manos del guerrero son los hijos de la juventud. Dichosos los que llenan su aljaba con esa clase de flechas. Cuando litiguen con ellos en los tribunales”(Salmo 127:3-5, Nueva Versión Internacional)

 

El poder de la oración en el matrimonio

 

Soy un convencido de que la oración desencadena el poder de Dios. Lo libera a favor nuestro. Es  algo real y maravilloso. Por eso insisto en recomendarle que si el matrimonio suyo se encuentra en crisis, se vuelva a Dios en oración, con perseverancia.

 

La Biblia nos enseña: “Por eso los fieles te invocarán en momentos de angustia;  caudalosas  aguas podrán desbordarse, pero a ellos no los alcanzarán”(Salmo 32:6, Nueva Versión Internacional)

 

Tratar de salvar el matrimonio en sus fuerzas le llevará al límite del desgaste, como escribe el rey David: “No se salva el rey por sus muchos soldados, ni por su mucha fuerza se libra el valiente. Esperamos confiados en el SEÑOR; Él es nuestro socorro y nuestro escudero”(Salmo 33:17, 20. Nueva Versión Internacional)

 

Tenga presente siempre que Dios es quien transforma los corazones. Usted y yo no podemos hacerlo, pero el Señor sí porque modifica la forma de pensar y de actuar de los seres humanos., especialmente entre quienes abren su corazón a Jesucristo.  Por supuesto, debe ser un proceso de doble vía: si espero el cambio de mi cónyuge, yo también  debo cambiar.

 

Unos consejos finales

 

En mi agenda, la que cargo a mano porque antes que un computador portátil o cualquier otro elemento de ese tipo, todos mis artículos y estudios los escribo a mano, tengo un apunte que comparto con usted a propósito de evitar la monotonía en el hogar. Es el producto de un estudio que desarrolló una firma británica que trabaja concertando citas para futuras matrimonios.

 

Relacionan lo que llaman siete consejos claves:

 

1.- Compartir un hobbie juntos, desde el mismo noviazgo y hasta la concreción del matrimonio, que les mantenga ligados el tiempo libre.

2.- Que tengan un noviazgo largo con el tiempo suficiente para conocerse el uno a otro.

3.- Esperar por lo menos dos años antes de traer el primer hijo a la vida. Es un período de conocimiento mutuo y madurez.

4.- Prodigarse los dos, por lo menos tres abrazos por día.

5.- Decirse un TE AMO al menos una vez cada veinticuatro horas.

6.- Pasar mínimo tres noches abrazados por cada mes.

7.- Planear al menos dos fines de semana juntos, alejados de hijos y compromisos laborales.

 

Pero recuerde que por encima de todo consejo, el más importante es que le de cabida al Señor Jesucristo en el matrimonio. Cuando Él reina en la familia, y no tomamos ninguna decisión sin antes consultársela a Él en oración, tenemos asegurada la victoria.

 

© Fernando Alexis Jiménez – Contacto (057) 317-4913705

Email pastorfernandoalexis@hotmail.com

 

Visite ahora mismo dos sitios que transformarán su vida

VIDA DE ÉXITO y ESTUDIOS BIBLICOS

 

 

VIDA NUEVA
chatroulette chatrandom