VIDA PLENA

Un camino para avanzar en el crecimiento personal y espiritual

 

Los distintivos de un líder que genera cambios

¿Cuáles son las características que rodean la vida de un líder eficaz en su familia, en su trabajo y donde quiera que se desenvuelva. Sin duda podríamos citar infinidad. No obstante hay distintivos que marcan la vida de hombres y mujeres que ejercen una poderosa influencia en su entorno.

Desarrollar un trabajo eficaz al frente de una familia, con una comunidad de creyentes o con un equipo no es fácil. Siempre pueden surgir imprevistos e incluso, desavenencias con las personas con quienes interactuamos. Es un costo que debemos calcular y asumir.

No obstante, si nuestras acciones están revestidas de fe y caminamos prendidos de la mano de Jesús el Señor, tenemos asegurada la victoria.

El apóstol Pablo en una de sus memorables enseñanzas a los creyentes de Corinto, escribió: “Pero gracias a Dios, que en Cristo siempre nos lleva en triunfo, y que por medio de nosotros manifiesta en todo lugar la fragancia de su conocimiento.” (2 Corintios 2:14. La Biblia de Las Américas)

No es en nuestras fuerzas como alcanzamos la victoria sino cuando damos pasos con el Señor. Nada nos puede detener. Y los obstáculos que salen al paso, se convierten en oportunidades para llegar siempre a nuevos niveles.

Con ese fundamento, comparto con ustedes siete que considero, son fundamentos para un liderazgo transformador:

1.- Convicciones firmes. El primer ingrediente es una vida espiritual dinámica, en la que sus planes y proyectos los someten a Dios en oración. Un segundo elemento es la conviccióncompromiso que tienen con su trabajo, visión y sueños.

2.- Perseverancia a pesar de las circunstancias. En cada paso de su vida surgirán dificultades. Lo más fácil es renunciar a todo y tirar la toalla. ¿No es acaso lo que hace la mayoría? No obstante quienes llegan lejos son aquellos que tienen disposición a perseverar sin dejarse arrastrar por la adversidad.

3.- Tener la capacidad de adaptarse. Tenga presente que es mucho lo que puede cambiar desde el inicio de una idea hasta el paso final… surgen problemas imprevistos, las condiciones cambian, en fin, generalmente sucede lo que no esperábamos. No obstante, debemos avanzar.

4.- Tome riesgos, de pasos de fe. Cuando somos líderes cristianos, asumimos lo que para el mundo son riesgos pero que, en nuestra concepción, es dar pasos de fe. El eje de todo es que sea Dios quien hable a nuestro corazón. Que traiga paz. Si estamos en el centro mismo de Su voluntad, cada paso que demos será en victoria.

5.- Aplique la creatividad. La creatividad nos lleva a nuevos niveles siempre. Y en este propósito, contar con un equipo de trabajo es fundamental porque todos pueden aportar ideas, sugerencias, propuestas específicas.

6.- Tenga seguridad en usted mismo. Cuando vamos a las Escrituras encontramos unos versos poderosos. Los comparto con usted, aun cuando estoy seguro que los habrá leído muchas veces: “Tú enciendes mi lámpara, oh SEÑOR; mi Dios que alumbra mis tinieblas. Pues contigo aplastaré ejércitos, y con mi Dios escalaré murallas.” (Salmos 18:28, 29. La Biblia de Las Américas)

Si hemos emprendido el sendero tomados de la mano de Dios, ¿por qué temer? ¿Cuál es la razón para seguir albergando dudas y no confiar en las capacidades que Él nos ha dado?

7.- Genere confianza. Si no estamos convencidos de cuanto hacemos, los demás no creerán. Si no cumplimos la palabra empeñada, se producirán dudas alrededor de nuestras actuaciones. Dos elementos a considerar: Es fundamental que generemos confianza. Es algo que podemos alcanzar con ayuda de Dios, quien transforma todo nuestro ser.

Tenga presente que los líderes cristianos que salen airosos, lo tienen claro, se sujetan a los designios de Dios y están dispuestos a probar diferentes enfoques cuando algo no funciona. Ellos pueden esquivar, evadir o agacharse para librarse de las balas metafóricas del ámbito que los rodea, mientras se mantienen bien enfocados.

No estamos llamados a la derrota sino a la victoria. Si tenemos definido ese principio en nuestro corazón, avanzaremos por encima de cualquier circunstancia adversa que pueda asaltarnos en el camino. Dios lo hizo un vencedor… ¡Sea seguro de usted mismo!

¿Cómo terminar estas líneas sin haberle hecho la mejor invitación de su vida? Se preguntará cuál. La respuesta es sencilla: Recibir a Jesús como su Señor y Salvador. Es el mejor paso que cualquier ser humano pueda dar. Prendidos de Su poderosa mano emprendemos el crecimiento personal, espiritual y familiar que siempre hemos anhelado. Decídase hoy por Jesucristo.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom