VIDA PLENA

Un camino para avanzar en el crecimiento personal y espiritual

 

Confíe en Dios para llevar su familia a la victoria


Por Fernando Alexis Jiménez

Ningún cristiano está exento de enfrentar una situación crítica. Los problemas no dejan de tocar a nuestra puerta por el hecho de profesar fe en el amado Salvador Jesucristo. Ahora, para enfrentar exitosamente los momentos críticos, es esencial que nos fortalezcamos en Dios a través de la oración. Es el secreto para desarrollar nuestras potencialidades como hombres y mujeres que sirven en el Reino, potencialidades que nos permiten sobreponernos a los obstáculos.

Recuerde siempre que nuestra fortaleza se encuentra en el Amado Padre. Él es quien tiene todo bajo control y puede llevarnos a nuevos niveles, por encima de la adversidad. Este aspecto lo abordó el salmista cuando escribió: “Estos confían en carros, y aquéllos en caballos; mas nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria” (Salmo 20:7).

Aun cuando bramen a nuestro alrededor las enormes olas que amenazan con naufragar nuestra embarcación, es necesario que desarrollemos confianza en Aquél que todo lo puede, nuestro amado Creador, como dice el autor sagrado: “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?”  (Salmo 27:1).

Si nuestra mano está prendida de Dios, ninguna circunstancia adversa podrá llevarnos a la derrota. Sea cual fuere la situación, siempre podremos levantarnos para proseguir el camino, como escribe el apóstol Pablo: “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”  (Romanos 8:31). La mejor forma de ser vencedores aun cuando tenemos todo en contra, es mediante la oración. Él, nuestro amado Señor, es quien nos hace vencedores.

Acerca de cómo conservar la paz en medio de las tormentas el reconocido predicador del siglo pasado, Reuber Archer Torrey, escribió: “¿Conoce a alguien que está siempre sereno? Tal vez por su carácter natural es una persona muy tempestuosa, pero los problemas, conflictos, contratiempos y desamparos pueden pasar rápidamente alrededor de él o ella, y la paz profunda de Dios, la paz inescrutable que sobrepasa todo entendimiento, son siempre hombres y mujeres de mucha oración.”(Reuber Archer Torrey. “Cómo orar”. Editorial Peniel. Argentina. 2013. Pg. 21)

Si atraviesa momentos críticos, es hora de no seguir luchando en sus fuerzas sino en el poder de Dios. Él es quien nos asegura victoria en medio de las crisis y nos fortalece para seguir adelante, en el maravilloso proceso de crecimiento personal y espiritual. Ábrale hoy las puertas de su corazón.

Léanos en www.guerraespiritual.org y www.bosquejosparasermones.com

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom