VIDA PLENA

Un camino para avanzar en el crecimiento personal y espiritual

 

Cinco fundamentos para un matrimonio sólido

Cinco fundamentos para un matrimonio sólido

Fernando Alexis Jiménez


U


na de las mejores viviendas que conocí en la ciudad de Trujillo, en el norte del Perú, se construyó en la periferia, en los linderos de una invasión. La casa diseñada con un toque arquitectónico moderno, era amplia, con una presentación llamativa, y de paso contrastaba con las casuchas que estaban a
pocos metros.

Lo curioso es que tiempo después, en un segundo viaje que hice a esa hermosa y creciente población, me enteré que la estructura cedió a la humedad que caracterizaba el terreno circundante. ¿La razón? No tenía cimientos sólidos. Progresivamente se fue inclinando hacia un costado, hasta que terminó
por caer.

Igual con muchos matrimonios. Son fachadas. Su comienzo quizá resulta promisorio. Un noviazgo de telenovela que concluye en el altar, pero meses después cuando surgen las primeras dificultades, la primera palabra que pronuncian los cónyuges es “Divorciémonos”, como si fuera tan fácil. Generalmente los hijos terminan llevando la peor parte en la ruptura matrimonial.

¿Esto debería ser así? En absoluto, porque el plan de Dios es que tengamos familias sólidas, sanas, en las que mutuamente nos edifiquemos y no como ocurre actualmente y que reseña el consejero cristiano, Gary Smalley: “La tendencia en muchos países es a que el 50% de los matrimonios termine en separación

Probablemente conoce un hogar en crisis o su propia relación conyugal o con los hijos atraviesa por un mal momento. Si es así, le invito a considerar algunos elementos que le permitirá encontrar la salida a la encrucijada.

Reconozca los errores

El primer y más grande paso para superar una crisis en el matrimonio, es reconocer nuestras fallas. No podemos ampararnos en que tenemos la razón, porque esa demostración de orgullo sin duda nos
llevará a agudizar el problema.

Identificar en qué estamos fallando y aplicar pequeños correctivos, fundamenta un cambio profundo. No olvide que los pequeños cambios marcan la gran diferencia en el matrimonio, aspecto que resalta el autor y conferencista, Gary Smalley: “Casi todos podemos hacer pequeños ajustes si creemos que lograremos así diferencias positivas permanentes. Si usted cambia el curso cuando se le hace una advertencia, podrá
evitar el desastre, y luego disfrutar de la travesía. Es el secreto mejor guardado del Titanic. Si sintonizamos nuestros ojos y nuestros oídos a las advertencias, podemos cambiar mucho más que nuestras expectativas de vida.”(Gary Smalley. “Para que el amor no se apague”. Editorial Betania. EE.UU. 1996. Pg.
17)

Un esposo o esposa, en su condición de cónyuge y padre o madre de familia, puede ser parte fundamental en el proceso de salvar el matrimonio y el hogar.

Es una decisión personal; nadie la tomará por usted. Sólo usted y nadie más que usted es quien decide traer cambios, a partir de reconocer errores y disponerse a cambiar, como explican reconocidos consejeros de familia: “Aún pequeños cambios en su conducta pueden llevarle a cambios mayores en su vida, a
pesar de su pasado y sin importar a través de cuánto haya pasado. De acuerdo con una investigación sobre los factores determinantes que mantienen a una pareja felizmente casada, pequeños cambios personales pueden tener enormes efectos positivos en su matrimonio”(Clifford Notarius y Howard Markman. “Nosotros podemos resolverlo”. Editorial Putman. EE.UU. 1993. Pg. 29)

Su familia es muy importante y lo que quizá considere un gran esfuerzo, cambiar, le permitirá recobrar el sentido de la existencia y hallar armonía en su mundo interior pero también en las relaciones intrafamiliares.

Cuidado para la familia

La familia debe comprometer todos nuestros esfuerzos. No hay sacrificio, por pequeño que parezca, que no valga la pena en el propósito de edificar una familia sólida. ¿Cuánto está dando de su vida y de su tiempo para edificar un hogar sólido? Una respuesta sincera a este interrogante lo pondrá en un punto de equilibrio, necesario para identificar errores y emprender cambios significativos, que trascienden en el tiempo.

El apóstol Pablo escribió a su fiel discípulo Timoteo, una pauta que debía compartir con otros creyentes del primer siglo y que cobra particular vigencia para nuestro tiempo: Aquellos que se niegan a cuidar de sus familiares, especialmente los de su propia casa, han negado la fe verdadera y son peores que los incrédulos.”(1 Timoteo 5:8. Nueva TraducciónViviente)

Cuidado implica una integralidad: en lo físico, en lo emocional, en lo espiritual y, por supuesto, en lo material.

¿Qué advierte Pablo? Que una forma de testimoniar que Cristo está haciendo algo en nuestro ser, es permitiendo que haya transformación en nuestro ser pero también, en las relaciones al interior de la familia.

Afianzando los cimientos en la familia

Es necesario entonces, que haya compromiso como vimos en el primer fundamento. El segundo elemento es tiempo de calidad. En la Escritura leemos que es necesario vivir “Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.”(Efesios
5:16)

Cada instante es valioso en el proceso de afianzar las relaciones familiares. Un minuto que desperdiciamos al margen de nuestra familia, mañana lo añoraremos. Es hoy, ahora, cuando debemos imprimir un cambio en el trato con el cónyuge y con los hijos. Y el paso de mayor significación es dedicares tiempo.

Un consejero matrimonial al que consulte durante la preparación de este estudio, insistió: “El tiempo es un bien precioso que todos tenemos pero al tiempo muy escaso; por ese motivo el tiempo que dedique a los
tuyos mostrara el compromiso que tiene con ellos. El tiempo es como el aire que hace falta un mínimo para vivir, y la familia sin tiempo para los suyos se acaba ahogando”.

El tercer principio que traerá cambios a su hogar, es disponer nuestro corazón para encontrar soluciones.

Una joven esposa con quien hablé se quejaba de que su marido pasaba los domingos en la tarde viendo el fútbol. “Ni siquiera se da cuenta de qué color tengo el vestido”, se lamentaba. Eso la sacaba de casillas y, generalmente, los fines de semana y particularmente los domingos, se anticipaba una tremenda discusión.

Su esposo, por su parte, se defendió: “Carolina se sale de casillas rápidamente. Aun cuando le pido que se calme, se deja arrastrar por la histeria”, me dijo.

Examinamos la importancia de aplicar el principio bíblico que dice: “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse…” (Santiago 1:19)

El asunto es que, cuando dimensionamos las pequeñas cosas y permitimos que la ira nos embargue, terminamos ofendiendo con palabras y con hechos; ésas reacciones airadas terminan minando la relación.

El cuarto fundamento para una familia sólida es crecer en el amor. Por favor, tome nota: el amor no es algo que brota de la noche a la mañana. Por ese motivo cuestiono a quienes en cuestión de meses desean casarse y argumentan que “Me enamoré a primera vista”. Es un error, el amor se construye día a día, momento a momento.

El apóstol Pablo escribió: “…sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo… “(Efesios 4:15)

Dispóngase a amar a su cónyuge y a sus hijos; puedo asegurarle que el ambiente en su hogar
cambiará radicalmente.

El quinto y último principio es: concédale a Dios el primer lugar en su matrimonio. Si nuestro amado Salvador Jesucristo tiene un lugar relevante en la relación de pareja y en el trato que mantenemos con nuestros hijos, puedo asegurarle que su familia será sólida y ninguna circunstancia adversa les moverá los cimientos. El apóstol pablo señala que “Crezcamos en todo aquél que es la cabeza, esto es Cristo”. Es nuestro amado Redentor quien debe reinar en nuestro matrimonio. Puedo decirle, sin temor a equivocarme, que todo será diferente y los lazos de amor se harán cada vez más sólidos.

Una pregunta final, tras compartir estos principios de éxito para su familia: ¿Ya recibió a Jesucristo en su corazón? Puedo decirle que jamás se arrepentirá de esta decisión, porque es la más oportuna que jamás haya tomado. Cristo traerá cambio a su vida y le permitirá emprender el crecimiento personal y espiritual que tanto ha anhelado. Hoy es el día para que le reciba en su corazón.

Si tienealguna inquietud, por favor, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@gmail.com
o llamarnos al (0057)317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez

Twitter
@oraciondepoder

Facebook
http://facebook.com/fernandoalexis.jimenez

No olvide leer nuestro
material en www.guerraespiritual.org así
como escucharnos en www.triunfandostereo.org Ah, y
si desea leer más temas sobre la familia, HAGA CLIC AQUÍ.

VIDA NUEVA

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom