lig tv izle
justin tv

VIDA PLENA

Un camino para avanzar en el crecimiento personal y espiritual

 
promosyonbank.com promosyon canta

El sobrepeso corporal, ¿cómo nos afecta?

 

Fernando Alexis Jiménez

U

na hamburguesa. Grande. Apetitosa. Sobre sus costados, trozos de mortadela. La lechuga pugnaba por salir. Con solo verla, Humberto sintió esa sensación de ansiedad y placer que siente alguien cuando salta desde un trampolín o aquél que, en una fiesta familiar, recibe un premio en una rifa. Sus manos literalmente sudaban. “Tranquilo, que ya vienen para acá”, le dijo su esposa incómoda. Él la ignoró y repuso: “Me preocupa que se equivoquen de mesa”.

 

Desde que le pusieron el alimento delante, no volvió a preocuparse de Laura que lo miraba atónita, ni de sus niños que se peleaban por una bebida gaseosa mientras gritaban: “La de sabor a limón es mía”.

 

Siete minutos, ni un segundo más ni un segundo menos. Es más, el que quisiera, podría cronometrarlo. Tras ese lapso, Humberto volvió a ser el de siempre. Se limpió el sudor de su frente, acomodó el botón de su camisa, miró alrededor y sonrió a su familia. “Estaba deliciosa”, murmuró.

 

 

¿Ha pensado por un instante cómo le perjudica el sobrepeso corporal?

 

La misma historia de los sábados en la noche. Llegaba a casa con la gritería de un carnaval de pueblo, e invariablemente les preguntaba: “¿Quiere alguien ir a comer hamburguesa?”. Y la respuesta de todos, en coro: “Sí…”. Como un comercial que se repetía, siempre a la misma hora, en el mismo lugar.

 

Querido…—le dijo Laura—Creo que debes hacer algo, porque ya no te queda la ropa. El sobrepeso puede enfermarte–.

 

El asintió con la cabeza y, como siempre solía repetirlo, dijo: “Me resulta muy difícil, pero haré el propósito”.

 

Quizá usted sea de la infinidad de hombres y mujeres que cada año, al comenzar el mes de enero, se fijan el propósito de hacer juiciosamente una dieta y, pronto, se dan por vencidos. Lo comprendo, porque he librado la misma lucha que usted.

 

Enfermedades por el sobrepeso

 

Los especialistas coinciden en asegurar que el sobrepeso es un estado anormal caracterizado por la acumulación excesiva de grasa en el organismo. La condición de exceso de peso varía de acuerdo con con la raza, sexo, edad, época y lugar. En términos generales es más frecuente en las mujeres y después de los 35 años (aunque puede darse a cualquier edad).


Para que se acumule grasa en el organismo, es necesario que el número de calorías ingeridas sea mayor que el de las gastadas.  El organismo aumentará de peso por recibir y asimilar exceso de alimentación, o por gastar poco de lo asimilado. Esto se debe a una alimentación excesiva, sedentarismo o bien, por problemas físicos (en el sistema glandular o endocrino), que dicho sea de paso, no son los más frecuentes.

 

Ahora, ¿Por qué las personas comen en exceso? Generalmente como consecuencia de los malos hábitos, al elegir mal los alimentos y por factores afectivos. Con frecuencia una persona reacciona a las situaciones de disgusto o ansiedad, ingiriendo alimentos en exceso y/o bebidas alcohólicas.
También cuando una persona tiene un trabajo sedentario y camina poco disminuye su consumo orgánico de calorías.

 

 

¿En dónde encontramos la fuerza para vencer el sobrepeso corporal?

 

A veces so observa que una persona que come mucho y hace ejercicio vigoroso, se mantiene en su peso normal, mientras que al dejar de gastar energía física, aumenta rápidamente de peso, pues sigue comiendo lo mismo que cuando hacía ejercicio, en lugar de reducir su alimentación.
El mismo proceso sucede al llegar a la madurez.


Otras veces el organismo consume menos alimentos por hallarse afectado el funcionamiento de una o varias glándulas de secreción interna (hipófisis, tiroides, páncreas, glándulas sexuales, suprarrenales, epífisis o glándula pienal), o ciertas zonas del sistema nervioso (hipotálamo). Las glándulas que más influyen son la pituitaria o hipófisis, las glándulas sexuales y la tiroides. Comúnmente las personas con exceso de peso comen mucho y hacen poco ejercicio, desconociendo los beneficios del movimiento y la actividad física.


La persona con sobrepeso no solo se queja de la deformación de su cuerpo, sino también de otras molestias como: agitación ante el menor esfuerzo, cansancio fácil, tendencia excesiva al sueño, etc.
Se pueden observar trastornos del corazón, elevación de la tensión arterial, facilidad para infecciones del aparato respiratorio, tendencia a la diabetes, a enfermedades del riñón, hígado y vías biliares, lesiones cardíacas, afecciones de las articulaciones de los miembros, nefritis, arteriosclerosis, edema pulmonar, reumatismo, trastornos menstruales y hernias, entre otras.

 

¿Es posible superar la situación?

 

La recomendación generalmente se orienta a asumir nuevos hábitos alimenticios. Aprender a decir “No, gracias”, cuando le ofrecen repetir alimentos y, apenas sienta saciedad, interrumpir la ingesta de comida.

 

El apóstol Pablo advirtió que, no cuidar el cuerpo, no honra ni glorifica a Dios porque al incurrir en sobrepeso—aún sabiendo que no estamos teniendo temperancia frente a un plato de comida–, es atentar contra nuestro “templo”. Escribiendo a los cristianos de Corinto dijo: ¿No se dan cuenta de que todos ustedes juntos son el templo de Dios y que el Espíritu de Dios vive en   ustedes?  Dios destruirá a cualquiera que destruya este templo. Pues el templo de Dios es santo, y ustedes son este templo.”(1 Corintios 16, 17. Nueva Traducción Viviente)

 

¿Qué hacer si consideramos imposible vencer la ansiedad por comer? Depender de Dios. El propio apóstol Pablo escribió: «El entrenamiento físico es bueno, pero entrenarse en la sumisión a Dios es mucho mejor, porque promete beneficios en esta vida y en la vida que viene»..”(1 Timoteo 4:8. Nueva Traducción Viviente)

 

Es cierto que, en nuestras fuerzas, resulta complejo vencer la ansiedad de comer que—a su vez—afecta nuestra salud física y la autoestima. No obstante, si dependemos de Dios y dejamos de hacer únicamente nuestra parte, podemos vencer.

 

No deje pasar esta oportunidad sin tomar la que será su mejor decisión: Recibir a Jesucristo como Señor y Salvador de su vida. Puedo asegurarle que todo en su ser, será diferente y podrá alcanzar esas metas que tanto ha soñado.

 

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirnos a pastorfernandoalexis@hotmail.com o llamarnos al (0057) 317-4913705

 

© Fernando Alexis Jiménez

 

 

 

Escúchenos en VIDA DE ÉXITO  a través de www.triunfandostereo.org de lunes a viernes a las 4:00 pm, hora de Colombia. Y síganos www.guerraespiritual.org

 

 

 

 

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
VIDA NUEVA

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda