VIDA PLENA

Un camino para avanzar en el crecimiento personal y espiritual

 

Archivo de Enero, 2011

Videojuegos, ¿Diversión o adicción?

Un análisis bíblico de las ataduras que desencadena la utilización de los videojuegos y de qué manera, los padres están contribuyendo inconcientemente en ataduras espirituales para sus hijos. Descubra cómo pueden ser libres…

 

Por Fernando Alexis Jiménez

 

El adolescente fue llevado por el servicio de urgencias del Union Medical College Hospital, de Pekín. “Debemos internarlo porque está muy grave”, advirtió el enfermero que le prestó los primeros auxilios. El muchacho estaba desmadejado, sin fuerzas, con signos vitales bajos. Pálido, delirante, en el umbral de la muerte.

 

¿La causa? Ta Mei Xiang pasó poco más de cuarenta horas frente al computador. Quienes estuvieron cerca aseguraron que el chico estuvo yendo de un videojuego a otro. Apasionado, sin descanso, con afán. En sus ojos brillaban las formas multicolores de los diferentes formatos de entretenimiento electrónico.

 

No me puedes ganar…”, repetía con desespero, como si en esa pantalla tuviera un interlocutor que lo retara a seguir jugando. Estaba enloquecido, haciendo caso omiso de otras personas alrededor quienes le recomendaban que guardara la calma.

Los videojuegos encierran enormes peligros psra sus hi

Los videojuegos encierran enormes peligros psra sus hi

 

 

 

No consumió alimentos. Se limitó a beber el contenido de agua de una botella plástica. El chico murmuraba con desespero. Solamente hacía un alto en su actividad para introducir monedas en las máquinas.

 

La descompensación se produjo por su renuencia a comer. El cuerpo no resistió, literalmente, el esfuerzo con los videojuegos–, explicó el médico que lo atendió en la institución hospitalaria.

 

La madre se quedó de una sola pieza cuando recibió la noticia sobre el grave estado de salud de su hijo:

 

Estaba desesperada. Desapareció un viernes en la noche. Desde entonces no volví a tener noticias de él—se lamentó–. Jamás imaginé que los juegos electrónicos que compré en la video-tienda, iban a llevarlo a esta situación–.

 

Ta Mei Xiang estuvo por espacio de varios días en recuperación. Lo aterrador fue que, horas después que le dieran de alta en el hospital, se entregó de nuevo a jugar maquinitas.

 

El origen de una trampa que seduce

 

Curiosamente descubrimos que los juegos electrónicos tuvieron como origen, simuladores para el lanzamiento de misiles. Sus creadores fueron  Thomas Goldsmith y Estle Ray Mann, en 1947. Patentaron un esquema de pantalla de radar que operaba con rayos catódicos. Solamente permitía ajustar la velocidad y la curva de disparo.

 

En 1952 Alexander Sandy Douglas concibió su primer juego gráfico por computador, que sirvió de base a su tesis para un doctorado en Matemáticas en la Universidad de Cambridge, Inglaterra. Se llamó “Tres en Raya” y era el formato electrónico del popular juego de “Triqui” que conocemos en Latinoamérica.

 

En 1958 se creó el “Tenis para dos” (Tennis for Two, en ingles). Su inventor, William Nighinbottham utilizaba un osciloscopio de laboratorio. La dinámica consistía en interceptar una bola que cruzaba la pantalla moviendo una línea que hacía las veces de raqueta. Su autor lo mostró como curiosidad científica y nunca patentó su invención. Quien se encargó de hacer el registro legal fue una empresa que lo comercializó a partir de 1972 bajo el nombre de “Atari”. Se le considera el primer videojuego de la historia.

 

Le siguió la “Guerra del Espacio”, creado en 1961 por Steve Russell en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Fue creado para dos personas y se copió a otras computadoras, por lo que se le considera el primer videojuego en línea.

 

Quien llevó los videojuegos a una pantalla, tal como la concebimos hoy, fue Ralph Baer. Creó las consolas a partir de la experiencia que adquirió después de laborar muchos años en una empresa de televisión. Al comienzo su invento fue rechazado. Así las cosas, por su cuenta y riesgo construyó en 1966 el primer tablero doméstico para jugar. Sólo hasta 1972 encontró un inversor que lo patrocinara. Los videojuegos se convirtieron desde entonces en un mercado de mucho éxito.

 

De la diversión a la adicción

 

Un estudio del Departamento de Sicología de la Universidad Estatal de Utah concluyó que la diversión a través de los videojuegos, especialmente en niños y adolescentes, los lleva a la adicción.

 

Una vez están atrapados, esta compulsión les conduce a comportamientos depresivos, acompañados de impulsividad, pérdida de sueño, bajo nivel de concentración, disminución en el rendimiento académico, inseguridad y timidez.

 

Una característica que revela al chico o chica que está en el nivel de adicto, es que pasa muchas horas frente al ordenador o pantalla de televisión en la que reproducen el juego. Esto les lleva a tener dificultades en la socialización con otras personas de su edad, así como a actuar impulsivamente.

 

Especialistas del mundo coinciden en señalar que la adicción a los juegos electrónicos suele ser muy fuerte. Este género de ludopatía lleva a las personas a desconectarse del mundo real, como describió un joven: “Es como una máquina del tiempo porque empiezas a jugar y de repente han pasado muchas horas y no te das cuenta de cuándo ocurrió.” Otro describió su comportamiento descontrolado: “No puedes parar; yo, al menos, n podía parar. Quería sólo una partida más… Se convertían en dos, tres horas más.”

 

Un mercado muy lucrativo en el mundo

 

Una nota que leí en el diario La Nación, de Chile, revelaba que en el país hay más de 250 mil máquinas de videojuegos que mueven anualmente alrededor de 1.700 millones de dólares anualmente. Además de constituir una “mina de oro” para sus propietarios, evaden impuestos. En su mayoría, las máquinas son importadas de Asia.

 

Deseo, no obstante, llamar su atención en el hecho de que Chile es tan solo uno de los países que reflejan el lucrativo negocio de los juegos en línea o maquinitas que envician a las personas—principalmente niños, adolescentes y jóvenes—y los convierten en adictos. Estrategia de Satanás, sin duda, a través de la cual atrapa millares de almas.

 

Lo mínimo que invierte alguien que se sienta frente a las “maquinitas tragamonedas” y otros formatos, son diez dólares.

 

Sembrar principios de vida

 

Los padres de familia tenemos la enorme responsabilidad de sembrar en los hijos principios que les ayuden a enfrentar exitosamente los peligros a los que se verán enfrentados con el paso de los años.

 

A través del profeta Moisés nuestro amado Dios instruyó a los israelitas y a nosotros hoy: Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Debes comprometerte con todo tu ser a cumplir cada uno de estos mandatos que hoy te entrego. Repíteselos a tus hijos una y otra vez. Habla de ellos en tus conversaciones cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Átalos a tus manos y llévalos sobre la frente como un recordatorio.”(Deuteronomio 6: 5-8. Nueva Traducción Viviente)

 

Es evidente que nuestro Adversario Satanás ha desplegado en estos últimos tiempos, toda su artillería para desencadenar adicciones a las drogas, el alcohol, el sexo y—lo que faltaba–: los videojuegos por medio de los cuales puede llegar al segmento poblacional de la niñez, que es muy vulnerable.

 

Si nos tomamos el trabajo de advertir a nuestros chicos sobre los peligros que encierran estos formatos electrónicos que en apariencia son inofensivos, sin duda tendremos generaciones preparadas para permanecer firmes. Al respecto el rey Salomón escribió: Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán.”(Proverbios 22:6. Nueva Traducción Viviente)

 

Y si nuestros hijos se mueven al amparo de nuestras instrucciones, sin duda podrán salir airosos, cualquiera sea la tentación o ataque del enemigo espiritual del que pudieran ser blanco: Hijo mío, presta atención cuando tu padre te corrige; no descuides la instrucción de tu madre.”(Proverbios 1:8, Nueva Traducción Viviente)

 

Actualmente en la Escuela de Medicina de Harvard tiene una clínica dedicada a tratar a los adictos al ordenador. El proceso de “desintoxicación electrónica” puede tomar semanas. 

 

Es evidente que desde la perspectiva de la sicología hay terapias, pero usted y yo como cristianos, nos inclinamos por llevar la situación delante de Dios en oración y procurar que sean libres de toda atadura a los videojuegos con el diálogo, la instrucción y—por supuesto–, la ayuda de Jesucristo.

 

No podemos dar lugar al enemigo

 

Hace poco menos de dos mil años el apóstol Pablo advirtió a los creyentes de Corinto sobre los peligros que encerraban las sutiles trampas de Satanás: Pero temo que, de alguna manera, su pura y completa devoción a Cristo se corrompa, tal como Eva fue engañada por la astucia de la serpiente.”(2 Corintios 11: 3. Nueva Traducción Viviente)

 

Nuestro Adversario es muy astuto. Y usted y yo no podemos descuidarnos, de lo contrario, el enemigo ganará terreno procurando la destrucción de nuestra familia y nuestros hijos.

 

Y es nuestro amado Dios quien liberta a la niñez, la adolescencia y la juventud porque en Él encontramos libertad: Así que, si el Hijo los hace libres, ustedes son verdaderamente libres.”(Juan 8:36. Nueva Traducción Viviente)

 

Mi sincera recomendación es que ore por sus hijos. Que Dios los guarde y cuide su camino. Y si están bajo alguna atadura, como los videojuegos, es recomendable acompañar períodos de dialogo, orientación e instrucción con ellos, con oración. 

 

Esté alerta, además, sobre qué tipo de actividades lúdicas practican sus hijos y, si quiere ofrecerles entretenimiento, no les regale videojuegos. Por favor, entiéndame que no estoy satanizando estos formatos de entretenimiento pero sí, advertirle sobre los peligros que encierran.

 

Sus hijos son un tesoro muy valioso. Es necesario cuidarlos y rodearlos con mucha oración.

 

En el proceso de sacar a sus hijos de un proceso adictivo, que se evidencia en los cambios de comportamiento, es esencial la comprensión y acompañamiento de la familia. Es esencial.

 

Reciba a Jesucristo como su Salvador

 

Mi sincera recomendación es que reciba a Jesucristo como su Señor y Salvador. Es la mejor decisión que todos podemos tomar. Basta que le diga: “Señor Jesucristo, gracias por morir en la cruz por mis pecados y abrirme las puertas  a una nueva vida. Te recibo en mi corazón como mi único y suficiente Salvador. Haz de mi la persona que tú quieres que yo sea. Y gracias por las bendiciones que tienes para mí. Amén”

 

¡Lo felicito! Es la mejor decisión que jamás haya podido tomar. Ahora le invito para que, primero, haga de la oración diaria y principio de intimidad con Dios; segundo, que lea la Biblia. En ella aprenderá principios maravillosos que le ayudarán en el proceso de crecimiento personal y espiritual, y por último, comience a congregarse en una iglesia cristiana. ¡No se arrepentirá!

 

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@hotmail.com o puede llamarnos al (0057) 317-4913705.

 

© Fernando Alexis Jiménez

 

Visítenos hoy mismo en http://estudiosbiblicos.jimdo.com y el Blog http://estudiosdeguerraespiritual.blogspot.com Y desde el 1 de febrero escúchehos en www.triunfandostereo.org de lunes a viernes a las 12:00 m. (Hora de Miami, EEUU), a la 1:00 pm. (Hora de Colombia) y a las 7:00 pm. (Hora de España)

Sin categoría

Libre la batalla en los mundos físico y espiritual

 

Ps. Fernando Alexis Jiménez

 

Cuando Luis Manuel conoció a Jesucristo, en ese pueblo remoto del Pacífico colombiano, se entusiasmó tanto con la lectura de la Biblia, que no la soltaba ni un minuto. El único margen que se daba para apartarse de sus páginas, eran las obligadas jornadas de pesca—apenas despuntaba el alba—en las cálidas aguas del mar, que golpeaban con fuerza en la playa y dejaban a su paso por la arena, una enorme estela de espuma color ocre.

 

Cada nuevo principio le apasionaba. En términos prácticos, era como sumergirse en un profundo océano de conocimiento, y conforme leía, aprendía cosas que le permitían cambiar y crecer. Su relación cambió con su esposa, con los hijos y con quienes le rodeaban. “Tienes algo especial en tu vida”, le dijo Jacinto, un compañero de faena en la captura de peces; y era así. Evidente.

 

Pero vinieron dos pruebas de fuego tremendas. La primera, el día que comenzó a experimentar tremendos dolores en las articulaciones. Al comienzo pensó que se trataba de artritis, pero una vecina le dijo que Ramona, una reconocida bruja del lugar, estaba “fumando tabaco” e invocando espíritus para que trajera enfermedades incurables sobre su vida. Fue entonces que se decidió a orar intensamente. Reprendía todo ataque de maldad. La hechicera terminó yéndose del lugar. “Ese evangélico me las pagará”, amenazó el día que partió en una embarcación rumbo hacia el puerto.

Usted y yo fuimos llamados a vencer en las batallas que libramos contra el mundo de las tinieblas... Gracias al poder de Jesucristo...

Usted y yo fuimos llamados a vencer en las batallas que libramos contra el mundo de las tinieblas... Gracias al poder de Jesucristo...

 

 

 

La segunda fue la noche que, a pesar de encontrarse sumido en un sueño profundo, escuchó golpes duros sobre la puerta. Sobresaltado pensó que querían arrancar la madera, con la insistencia de los toques. “Mi madre se muere, Luis Manuel. Ven a orar por ella”. El joven se dispuso a ir. Creía en la Biblia y si ella decía que podía imponer manos sobre los enfermos, y que ellos recibieran la sanidad en el nombre de Jesucristo, debía ocurrir así. Y ocurrió. La mujer se recuperó horas después. ¡Un verdadero milagro!

 

Ese fue el comienzo de su ministerio. El inicio en un mover de milagros sin precedentes, en el que nadie ha podido negar jamás, que Satanás no ha podido vencer, pese a los ataques que ha desplegado contra su ministerio entre los pescadores de la zona.

 

Las cinco dimensiones de la Gran Comisión

 

Cuando vamos a las Escrituras descubrimos que una vez resucitó y ante la inminencia de su partida, el Señor Jesús reunió a sus discípulos. “Les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura.  El que crea y sea bautizado será salvo, pero el que no crea será condenado. Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; tomarán en sus manos serpientes; y cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y éstos recobrarán la salud.» ”(Marcos 16:15-18, Nueva Versión Internacional)

 

Le invito a considera cuidadosamente el pasaje, del que se desprenden principios sumamente valiosos, contenidos en lo que llamamos la Gran Comisión de Jesús a Su pueblo:

 

1.- Es urgente predicar la Palabra de Dios

 

El desbordado crecimiento poblacional que experimenta el mundo, obliga que asumamos ese principio de urgencia y no dejemos pasar un día sin que le hablemos a alguien de la Salvación que hay en Jesucristo: Les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura.  El que crea y sea bautizado será salvo, pero el que no crea será condenado.

 

En este preciso instante, cuando lee el Estudio Bíblico, millares de personas están partiendo a la eternidad sin Cristo en su corazón. Es, por tanto, imperativo que cumplamos la tarea de ganar almas para el reino. Pero algo más: tener claro que Satanás se opondrán. Eso no debe, sin embargo, desanimarnos sino llevarnos a estar alerta, en plan de batalla siempre.

 

2.- Ejercer nuestra autoridad en el mundo espiritual

 

Aun cuando muchas personas en el mundo desestimen el obrar de Satanás y sus huestes, es real. Por ese motivo el Señor Jesús llamó a sus discípulos y también a nosotros, a ejercer autoridad en Él. “Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios

 

Los demonios están ahí, camuflados, moviéndose en medio de una sociedad plagada de pecado y maldad. Y nos corresponde echarlos fuera. No eludirlos, sino confrontarlos y enviarlos a las tinieblas, donde pertenecen. Ya el amado Maestro Jesús nos dio la autoridad. Ahora nos corresponde tomar autoridad y hacerla valer.

 

Si avanzamos tomados de la mano de Cristo, Satanás y sus servidores tendrán que marchar en derrota, de huida. Permítame en este punto preguntarle; ¿está ejerciendo el poder y la autoridad en Jesucristo?

 

3.- Nuevas dimensiones espirituales

 

Con frecuencia viajo en avión. Y algo que me sorprende y lo confieso, a la vez me asusta, es cuando al avión toma pista y despega. El decolaje sobrecoge. Imagino que a usted también. Es el comienzo del ascenso a nuevas alturas. Pero una vez llegamos al nivel necesario, el tránsito por el aire resulta acogedor y placentero.

 

Es la mejor ilustración que encuentro en nuestra búsqueda y andar con Dios. Con Él, llegaremos siempre a nuevas dimensiones de crecimiento personal y espiritual, como anunció el Señor Jesús en el pasaje que leímos al comienzo: “… hablarán en nuevas lenguas

 

Los cristianos no podemos quedarnos en estancamiento, por el contrario, debemos avanzar. Y prendidos de la mano del Señor Jesucristo, vamos a lograrlo.

 

4.- Ningún ataque contra nosotros prosperará

 

No se sienta tan alentado porque su vida espiritual es dinámica y da pasos firmes hacia el crecimiento. Por el contrario, que elevarse a nuevas dimensiones le lleve a permanecer en alerta. A tomar precauciones. Sepa que entre más andemos con Jesucristo, más dificultades enfrentaremos.

 

El precioso Salvador dejó claro el asunto cuando instruyó: “… tomarán en sus manos serpientes; y cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno” Vendrán ataques, por supuesto, y debemos estar preparados, pero tales ataques no producirán derrota si los enfrentamos en el poder de Jesucristo.

 

Tanto en los ámbitos físico como espiritual, libramos batallas y estamos llamados a obtener la victoria en cada nuevo combate. Si arrecian las circunstancias adversas, más debemos afianzarnos y fortalecernos en Jesucristo. La victoria está asegurada.

 

5.- Ejercer el ministerio de sanidad

 

Medite en el hecho de que la sanidad es un ministerio al que estamos llamados todos cuantos nos movemos en el poder de Jesucristo y no en nuestras fuerzas. Es algo que aprendemos en las propias Escrituras cuando leemos que el Señor Jesús dijo a sus discípulos y a nosotros hoy: “…pondrán las manos sobre los enfermos, y éstos recobrarán la salud.»

 

Recuerde que Satanás ata en las áreas física y espiritual. Aunque muchos desestimen el asunto, es causante de muchos males y enfermedades. Pero cuando ejercemos autoridad en Jesucristo, obtenemos la victoria sobre cualquier atadura. No hay distingos. De acuerdo con el pasaje bíblico de Marcos, que es el más antiguo de los Evangelios, todos: usted y yo, estamos convocados a ese ministerio de sanidad.

 

Jamás olvide: no estamos solos

 

Una vez recibieron instrucciones del Señor Jesús, los discípulos no se pusieron a razonar el asunto ni a aplicarle lógica a si se cumpliría o no. Simplemente actuaron, como relata Marcos: “Los discípulos salieron y predicaron por todas partes, y el Señor los ayudaba en la obra y confirmaba su palabra con las señales que la acompañaban.”(Marcos 16:20, Nueva Versión Internacional)

 

Si no pone por obra aquello que lee en la Palabra, que es además de un mandato del Señor Jesús un principio de vida para todos nosotros, nada extraordinario ocurrirá. Pero si pone manos a la obra y da pasos sin dudar, verá milagros, prodigios y maravillas. ¡Hoy es el día para comenzar!

 

© Fernando Alexis Jiménez – Contacto (0057)317-4913705

Email pastorfernandoalexis@hotmail.com

Visitenos en http://estudiosdeguerraespiritual.blogspot.com y el Site www.estudiosbiblicos.jimdo.com

Sin categoría

El mundo de las tinieblas es real y lo enfrentamos a diario…

Fernando Alexis Jiménez

Uno de los encuentros cara a cara con las fuerzas del mal, la tuve en una vigilia de jóvenes realizada en una iglesia presbiteriana, al norte de Buenaventura. Ocurrió sobre las cuatro de la madrugada. Una joven que había hecho pacto con el diablo, hizo evidente la presencia satánica en su vida, cuando comenzamos a orar.

 

Dos pastores más, y yo, nos dispusimos a invocar a Jesucristo sobre su vida. La liberación de los demonios tardó tiempo. Aunque no pasaba de los dieciséis años, tenía una fuerza descomunal bajo la posesión demoníaca. Difícilmente podíamos contenerla.

 

Ese día mi mente racional, que no concebía esos asuntos de liberaciones o posesiones satánicas porque no lo habíamos tocado en profundidad cuando cursé la teología en el Seminario Bíblico, se abrió para reconocer que sí hay influencia de fuerzas ocultas en aquellos que han tenido contactos con Satanás o las diferentes manifestaciones de filosofías extrañas como en Ying Yang, el I Ching, el Feng Shui y toda suerte de enseñanzas de la Nueva Era.

 

El mundo oculto es real

 

El evangelio de Lucas relata la liberación de un joven endemoniado. “Y aconteció que al día siguiente, cuando bajaron del monte, una gran multitud le salió al encuentro. Y he aquí, un hombre de la multitud gritó, diciendo: Maestro, te suplico que veas a mi hijo, pues es el único que tengo, y sucede que un espíritu se apodera de él, y de repente da gritos, y el espíritu le hace caer con convulsiones, echando espumarajos; y magullándole, a duras penas se aparta de él. Entonces rogué a tus discípulos que lo echaran fuera, y no pudieron.” (Lucas 9:37-40. La Biblia de Las Américas).

 

Si leemos detenidamente el texto, encontraremos que el muchacho, dominado por la influencia demoníaca, manifestaba: primero, gritos; segundo, convulsiones; tercero, reacciones como náuseas y otras evidencias en su cuerpo; cuarto, heridas. Pero algo más, el padre relata angustiosamente que: “…sucede que un espíritu se apodera de él”. Luego no era permanente. Era frecuente, pero no a toda hora.

Diariamente y aun cuando no podamos percibirlo, libramos una batalla sin cuartel contra el mundo de las tinieblas...

Diariamente y aun cuando no podamos percibirlo, libramos una batalla sin cuartel contra el mundo de las tinieblas...

 

 

Hay quienes interpretan este cuadro como epilepsia. Respeto su criterio. Podría ser probable si se tiene en cuenta que carecían de explicación para muchas enfermedades y las asociaban con demonios. Pero en este caso, es apenas comprobable que la fuerza del mal tomaba al chico y le desencadenaba  esos cambios.

El versículo 41 del texto que estudiamos, dice que informado sobre la situación y la imposibilidad de los discípulos, de liberar al jovencito “Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros y os he de soportar? Trae acá a tu hijo.”

 

Algo que cuestionó fue justamente la incredulidad de ellos. Cuando no creemos, perdemos autoridad sobre el mundo de maldad. Es en fe, fruto de la fe y por fe es que ese poder glorioso de Dios se mueve en nosotros.

 

            El mundo de las tinieblas no resiste la autoridad del cristiano

 

Ahora, hay otro hecho de significación que nos demuestra que sí se trataba del demonio y no de una epilepsia. Lo encontramos en el versículo 42: “Cuando éste se acercaba, el demonio lo derribó y lo hizo caer con convulsiones. Pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho y se lo devolvió a su padre.”

 

Satanás y sus huestes no pueden resistir ni la presencia de Dios ni de ninguno de sus siervos. El obrar del Señor Jesús trajo libertad al muchacho. “Y todos estaban admirados de la grandeza de Dios.”(versículo 43).

 

Quizá en el pasado tuvo contactos con el ocultismo. Inclusive, pudo tener amuletos o de alguna manera hizo pacto con las fuerzas del mal. ¿Es posible ser libre? Por supuesto. En Jesucristo. ¿De qué manera? Primero, reconociendo que en la Cruz el Señor Jesús murió por nuestros pecados, para hacernos libres. Segundo, aceptándolo como único y Suficiente Salvador, a quien le pertenecemos –no por obligación sino por acción voluntaria–. Tercero, renunciando en el nombre glorioso de Jesucristo a todo pacto o contacto que se haya hecho con el mal. Declarando que En Jesús se es libre.

 

No podría despedirme sin preguntarle: ¿Ya recibió a Cristo en su corazón? Es hora de que lo haga. Hoy puede ser el comienzo de una nueva vida…

 

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@hotmail.com o bien llamarnos al (0057)317-4913705.

 

® Fernando Alexis Jiménez

 

No olvide visitar nuestros ESTUDIOS BIBLICOS haciendo click en el título así como las MEDITACIONES DIARIAS. Ah, y escúchenos en www.triunfandostereo.org

 

 

Sin categoría

Siete principios para que nuestros planes se materialicen

Fernando Alexis Jiménez

 

Aun cuando mi esposa Lucero insiste en que no cuente pasajes de mi vida, no me resisto hoy—frente al computador—a compartirles algo anecdótico pero a la vez edificante. En cierta ocasión, quedé sin empleo. Con los pocos pesos que me quedaban en el bolsillo y ante la premura de sostener un hogar, decidí comprar un carro de refrescos. ¡Buena idea! Hacía un calor insoportable en nuestro pequeño pueblo.

 

Estaba feliz. Lucero no hacía sino verme contento, pero como siempre, guardaba prudente silencio.

 

Monté el negocito junto a una avenida transitada. Estaba convencido que sería un éxito. “Sin duda más de un conductor detendrá su vehículo para comprar refrescos”, razonaba.

 

Pero oh, sorpresa de sorpresas. ¡Justo cuando abrí el puesto de refrescos con hielo, comenzó a llover! Caía agua a cántaros.

 

Con ayuda de Dios podemos alcanzar todos nuestros planes

Con ayuda de Dios podemos alcanzar todos nuestros planes

Todo mi capital quedó reducido a un charco, sobre un costado de aparato en el que colocaba todos los elementos para las preparaciones.

 

 

 

Ese día comprendí que aunque los planes parezcan excelentes y en cierta medida tengamos todo cuidadosamente calculado, no todas las veces terminan en éxito…

 

¿Cómo tener éxito en nuestros planes?

 

Con mucha frecuencia, más de la que usted puede imaginar, me preguntan: “¿Cómo asegurar éxito en los proyectos que emprendemos?”. La respuesta debe circunscribirse a lo que dice la Biblia. En las Escrituras encontramos varios principios que comparto con todos ustedes:;

 

1. Vivir conforme a la voluntad de Dios

 

Si queremos recibir ricas bendiciones del Señor es necesario que nos movamos conforme a Su voluntad: “Confía en el SEÑOR y haz el bien; entonces vivirás seguro en la tierra y prosperarás.”(Salmo 37:3, Nueva Traducción Viviente).

 

Le invito a considerar el hecho de que el texto plantea dos elementos fundamentales que tanto usted como yo debemos asimilar y proner en práctica: Confiar en Dios—dejando de lado todo viso de autosuficiencia o de afincarnos en nuestras propias capacidades–, y hacer el bien. En todo momento. Dos cimientos para que usted y yo seamos ricamente bendecidos.

 

No podemos anhelar prosperidad material y espiritual a menos que nos movamos en la voluntad de Dios y dejemos de hacer lo que queremos. Es esencial para recibir ricas bendiciones.

 

2. Amar, obedecer y comprometernos con Dios

 

Dios fue claro al advertir al pueblo de Israel cuando se encontraban a las puertas de la tierra prometida: “Hoy te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre las bendiciones y maldiciones. Ahora pongo el cielo y la tierra como testigos de la decisión que tomes. ¡Ay, si eligieras la vida, para que tú y tus descendientes pueda vivir! Puedes elegir esa opción al amar, al obedecer y al comprometerte firmemente con el SEÑOR tu Dios. Esa es la clave para tu vida. Y si amas y obedeces al SEÑOR, vivirás por muchos años en la tierra que el SEÑOR juró dar a tus antepasados Abraham, Isaac y Jacob.”(Deuteronomio 30:19, 20. Nueva Traducción Viviente)

 

Por favor, tome nota: amar a Dios, obedecerle y comprometerse con Él abre las puertas para que usted y yo seamos prosperados.

 

3. Deléitese en el SEÑOR

 

Ser cristianos no es fácil, pero tampoco imposible. Cuando miramos el vivir cristiano como una carga y no como la base para crecer tanto en lo personal como en lo espiritual, sin duda el profesar la carga nos parecerá sumamente difícil. En cambio, será muy diferente la perspectiva si encontramos que a través de caminar de la mano de Dios, todo es posible. Es la base para recibir bendiciones; se abren las puertas para lo mejor que nuestro amoroso Padre celestial tiene para nosotros, como dicen las Escrituras: “Deléitate en el SEÑOR, y él te concederá los deseos de tu corazón.”(Salmo 37:4, Nueva Traducción Viviente)

 

Insisto: Dios quiere darnos lo mejor de lo que usted y yo queremos. Él jamás podrá dejar de lado su naturaleza de Padre amoroso que quiere bendecirnos. Entonces, vivir a Cristo es la base para que recibamos las bendiciones materiales y espirituales que Dios quiere darnos.

 

4. Someta los planes a Dios

 

No siempre lo que usted y yo deseamos—sin que haya nada de malo en ello—está en consonancia con la voluntad de Dios. Es probable incluso, que los proyectos—aunque luzcan benéficos, no honren ni glorifiquen a nuestro amado Padre celestial.

 

El rey David escribió: “Entrega al SEÑOR todo lo que haces…”(Salmo 37:5 a, Nueva Traducción Viviente)

 

Es imperativo que desde hoy, usted se fije el propósito de someter todos los planes y proyectos en manos del Padre celestial. Él que nos creó, sabe qué nos conviene, y si es para bien nuestro, sin lugar a dudas nos lo concederá.

 

5. Confiar en Dios

 

Tras someter los planes en manos de Dios, es necesario confiar plenamente—sin reservas—en Él. El texto bíblico añade: “…confia en Dios…” (Salmo 37:5 b, Nueva Traducción Viviente)

 

Confiar no es otra cosa que alimentar la fe. Simplemente creer. Un principio poderoso que le ayudará a ver materializados su sueños.

 

6. Permita que Dios obre

 

Un problema común entre muchos cristianos estiba en que una vez piden la intervención del Señor, quieren ayudarle a hacer las cosas. ¡Tremendo error!

 

El autor sagrado nos enseña que además de entregar al Padre celestial todas las iniciativas, debemos depositar toda nuestra confianza en Él y dejar que haga las cosas a Su manera, y en su propio tiempo: “…y Él te ayudará.”(Salmo 37:5 c. Nueva Traducción Viviente)

 

¿Qué aprendemos? Que es necesario dejar que Dios obre. Él tiene su propio reljor—muy diferente del nuestro–. En esencial, deje a Dios ser Dios.

 

7. Pida, pero en la voluntad de Dios

 

Sin duda usted y yo pedimos a Dios muchas cosas. Ahora, la pregunta es: ¿Por qué no recibimos respuesta a nuestras oraciones? El apóstol Santiago nos ofrece una respuesta: “… no tienen lo que desean porque no se lo piden a Dios. Aun cuando se lo piden, tampoco reciben porque piden con malas intensiones; desean solamente lo que les dará placer.”(Santiago 4:3 b, 4, Nueva Traducción Viviente)

 

Es importante que aprendamos a pedir a Dios. ¿De qué manera? Sometiendo al SEÑOR todos nuestros planes, lo que implica que le dejemos obrar en su voluntad, y no en la nuestra.

 

Usted y yo esytamos en el umbral de que se cumplan nuestros planes. En Dios, y bajo Su voluntad, no hay límites.

 

¿Ya se decidió por Jesucristo?

 

La mejor decisión que puede tomar, es recibir a Jesucristo en su corazón. Una decisión de la que jamás se arrepentirá. Él nos prepara para el éxito. ¿Cómo hacerlo? Dígale mediante una oración sencilla, allí donde se encuentra: “Señor Jesús, reconozco que he pecado. Gracias por morir en la cruz para limpiarme de todo mí pasado de maldad, y abrirme las puertas a una nueva existencia. Te recibo en mi corazón como único y suficiente Salvador de mi vida. Haz de mí la persona que tú quieres que yo sea. Amén”

 

¡Lo felicito! Ha dado un paso que tiene trascendencia para el presente y el mañana: pasará la eternidad con Jesucristo.

 

Ahora tengo tres recomendaciones para usted: la primera, que lea la Biblia diariamente. Es un libro maravilloso en el que aprenderá principios que le llevarán al éxito y al crecimiento, tanto personal como espiritual. La segunda, que ore. Recuerde que orar es hablar con Dios, y por último, comience a congregarse en una iglesia cristiana. Puedo asegurarle que, en adelante, su vida será diferente.

 

Si tiene alguna inquietud, por favor, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@hotmail.com o llamarme al (0057)317-4913705.

 

© Fernando Alexis Jiménez

Sin categoría

¿De qué sirven las riquezas si no tenemos paz interior?

Fernando Alexis Jiménez

No quiso mirar a nadie cuando mirar a nadie cuando lo sacaron del edificio de apartamentos, esposado. Lo seguían seis agentes de policía. Uno de ellos hablaba por intercomunicador. “Ya lo capturamos y vamos para la Comisaría“, anunció.

Al día siguiente apareció en todos los diarios. Un periodista incluyó una leyenda. Lo calificaban de peligro enlace del narcotráfico. Distinto del hombre sencillo y amable que diez años antes recorría las calles de Toledo, un barrio céntrico de la ciudad.

Cuando hay paz interior, sin duda querremos vivir al máximo; incluso, en medio de la adversidad...

Cuando hay paz interior, sin duda querremos vivir al máximo; incluso, en medio de la adversidad...

 

 

No ocultaba su deseo de cambiar su nivel de vida. “Ojala dejara de vivir en medio de tanta pobreza“, repetía a sus amigos.

Y la ocasión llegó. Primero, desplazar un cargamento de coca entre dos barrios, eludiendo dos retenes. Lo hizo camuflando la droga en una carretilla, que cubrió con desperdicios y papel para reciclar. En adelante, sus acciones fueron más osadas y escaló rápidamente hasta ser uno de los hombres más cercanos a jefes de traficantes.

Dinero, posición, buen barrio, carros lujosos, mujeres lindas… y la cárcel. Y allí, en medio de otras personas que como él pagaban muchos años de condena, se preguntaba si la vida tenía sentido…

Sí, una existencia con sentido y propósito parte de un análisis sobre cómo estamos viviendo, y definir hacia dónde nos dirigimos si seguimos el curso de los hechos. Un segundo elemento es tener el valor suficiente para que abramos el corazón a los cambios que obra Dios, y tercero, asumir la nueva vida que nos ofrece a nivel personal y espiritual.

Es hora de revaluar principios y valores

Con frecuencia viene a mi memoria la historia de una mujer de la zona marginal de una ciudad. Era muy pobre. Por años guardó dinero con el anhelo de comprarse un pequeño aparato de televisión. Y pese a la precariedad, lo logro.

Pasado algún tiempo el lugar que habitaba se inundó. Tratando de salir a tiempo, tomó a un hijo de pocos meses, ordenó al segundo que se asiera de uno de sus brazos y como pudo, tomó el telerreceptor. La fuerza del agua arrastró a su hijo recién nacido… pero salvó el televisor…

Igual con la vida de muchos hombres y mujeres: venden su vida a cambio de las posesiones materiales que son, al fin y al cabo, solo propiedades perecederas. Si nuestros principios y valores sólo giran en torno a las posesiones, experimentaremos una vida vacía y sin sentido.

A quienes enfrentaban una situación así, el Señor Jesús les dijo: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

El orden lógico de Dios para nosotros es, primero, buscarle y después recibir bendiciones materiales y espirituales. Sin embargo muchos lo invierten: buscan primero las bendiciones materiales, luego las espirituales y por último—si es que se acuerdan de Él —buscan a Dios.

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@hotmail.com  

© Fernando Alexis Jiménez – Contacto (0057)317-4913705

 

Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda