lig tv izle
justin tv

VIDA PLENA

Un camino para avanzar en el crecimiento personal y espiritual

 

Archivo de Noviembre, 2010

¿De qué manera un gobernante inmerso en el ocultismo puede contaminar todo un país?

Fernando Alexis Jiménez

Durante su campaña política le dijeron a Raúl que una bruja, en una ciudad próxima, podía ayudarle a granjearse la aceptación de los electores. “Es muy buena, y con muchos aciertos”, le explicaron. Y él, ni corto ni perezoso, se sometió a los riegos. Incluso, sus allegados cuentan que cierto día llegó a una reunión pasado a esencia de ruda, una mata silvestre de Suramérica. Incluso le bromearon al preguntarle si era su nueva fragancia.

 

Una vez llegó al poder, convirtió el costumbre la realización de ritos los días viernes, después de las ocho de la noche. Suspendía cualquier actividad en su agenda, con el fin de atender el compromiso con la bruja.

 

Contrario a lo que esperaba, su gobierno fue desastroso y enfrentó la oposición que jamás imaginó por parte de sus contendores políticos.

 

Reconozco que fue mi peor error”, le dijo a uno de sus más cercanos colaboradores. Era el resultado –apenas previsible—de venderse al ocultismo en procura de poder.

Un caso real, de una ciudad latinoamericana. Además, no es el único. A la parte de los asesores de imagen e influencia mediática que tienen muchos políticos, es común que contraten un ocultista como asesor de cabecera. El problema radica en el perjuicio que causan a las comunidades sobre las que gobiernan, porque abren las puertas al mundo de las tinieblas no sólo sobre sus vidas sino sobre las de aquellos con quienes se desenvuelven.

 

Ocultismo en el peronismo

 

Los argentinos recuerdan la influencia que ejerció José López Rega, más conocido como “El brujo”, en Juan Domingo Perón y de qué manera su tránsito por el gobierno, como asesor del Presidente, resultó nefasta.

 

Este personaje de ingrata recordación para muchos, nació en Buenos Aires el 17 de Octubre de 1916 y murió el 9 de junio de 1989. Incursionó en la música, en donde fue un rotundo fracaso. Lo que no podían negar era su erudición, porque desde niño, alquedar huérfano, dedicó buena parte de su tiempo a la lectura, principalmente de temas esotéricos que se constituyó en su obsesión.

 

Un contacto definitivo con el ocultismo, lo tuvo en navidad de 1951 en el Paso de los Libres, provincia de Corrientes (Argentina), en donde inició amistad con una vidente. Ella fue quien le abrió camino al Palacio Presidencial.

 

Como ya he anotado, éste personaje ejerció una notable influencia sobre Juan Domingo Perón, quien le nombró Secretario Privado de su Gobierno.

 

Vendidos al ocultismo por poder

 

Sólo con el poder de Dios podemos vencer toda contaminación espiritual generada por las actividades ocultistas....

Sólo con el poder de Dios podemos vencer toda contaminación espiritual generada por las actividades ocultistas....

La búsqueda de poder y el deseo de asegurar su permanencia en esas esferas, lleva a políticos y gobernantes a vender sus vidas al ocultismo, abriéndole la puerta a brujos, quirománticos, adivinos y toda suerte de actividades estrechamente vinculadas al mundo de las tinieblas.

 

 

 

No es algo nuevo. Ya desde la antigüedad los reyes y monarcas tenían prácticas de adoración a lo oculto ya que Hicieron pasar por el fuego a sus hijos y a sus hijas, practicaron la adivinación y los augurios, y se entregaron a hacer lo malo ante los ojos del SEÑOR, provocándole.”(2 Reyes 17:17, La Biblia de Las Américas) Consciente o inconscientemente quedaron vendidos a la esclavitud del pecado (Cf. Romanos 7:14) además de quedar atados al mundo de maldad.

 

Nuestro amado Padre fue claro al advertir al pueblo de Israel, tocante al peligro de caer en el ocultismo: No sea hallado en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni hechicería, o sea agorero, o hechicero...” (Deuteronomio 18:10; cf. Levítico 19:26; Deuteronomio 4:25; 2 Reyes 17:31, 2:16; Salmos 106:37; Jeremías 7:31; 19:5; 25:7)

 

Un ejemplo de las graves consecuencias que acarrea para un país el que su gobernante se venda al ocultismo, lo ofrece el Rey Acaz, de Judá. Tenía veinte años cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén dieciséis años. Pero a diferencia de su antepasado David, Acaz no hizo lo que agradaba al Señor su Dios. Al contrario, siguió el mal ejemplo de los reyes de Israel, y hasta sacrificó en el fuego a su hijo, según las repugnantes ceremonias de las naciones que el Señor había expulsado delante de los israelitas. También ofrecía sacrificios y quemaba incienso en los santuarios paganos, en las colinas y bajo todo árbol frondoso.”(2 Reyes 16:2-4, Nueva Versión Internacional)

 

¿Qué consecuencias desató? Ruinas, derrota y crisis económica. ¿Quiénes se vieron afectados? No solamente el rey Acaz, quien practicaba el ocultismo, sino el propio pueblo de Judá. En cierta ocasión, Rezín, rey de  Siria, y Pecaj hijo de Remalías, rey de Israel, marcharon hacia Jerusalén para hacerle guerra a Acaz, y sitiaron la ciudad, pero no lograron tomarla. Por aquel tiempo, Rezín, rey de Siria, había reconquistado la ciudad de Elat, desalojando a los de Judá que vivían allí. Posteriormente los edomitas se establecieron en Elat, y allí se han quedado hasta el día de hoy.”(Reyes 16:5, 6. Nueva Versión Internacional)

 

El problema de este rey, como ocurre con muchos gobernantes hoy día, fue confiar en estrategias y capacidades humanas más que en Dios. Se vendió justo a lo que quería Satanás: al poder del ocultismo. Y en efecto, Satanás respalda con “hechos sobrenaturales”, pero también pasa cuenta de cobro. No hace favores gratuitamente.

 

Acaz envió entonces mensajeros a Tiglat Piléser, rey de Asiria, con este mensaje: «Ya que soy tu servidor y vasallo, ven y líbrame del poder del rey de Siria y del rey de Israel, que se han puesto en mi contra.» Acaz también juntó la plata y el oro que había en el templo del Señor y en el tesoro del palacio real, y se lo envió todo al rey de Asiria como un regalo. El rey de Asiria, accediendo a su petición, lanzó un ataque contra Damasco y conquistó la ciudad. Luego deportó a sus habitantes a Quir, y mató a Rezín.”(2 Reyes 16:7-9. Nueva Versión Internacional)

 

Acaz llegó a comprometer hasta aquello que estaba consagrado a Dios y que se encontraba en el templo de Jerusalén. ¡Cuántas personas no dejan de lado a Dios buscando poder!

 

Y el rey—como insisto, ocurre con muchos gobernantes hoy día tal como vimos al comienzo—le dan la espalda a Dios y se venden al mundo de las tinieblas. El rey Acaz fue entonces a Damasco para encontrarse con Tiglat Piléser, rey de Asiria. Cuando vio el altar que había en la ciudad, el rey Acaz le envió al sacerdote Urías un plano del altar, con un dibujo de todos los detalles… Cuando éste llegó de Damasco y vio el altar, se acercó y presentó allí una ofrenda. Ofreció el holocausto con la ofrenda, derramó su libación y roció sobre el altar la sangre de los sacrificios de comunión. El altar de bronce, que estaba en la presencia del Señor, lo retiró de la parte delantera del edificio y lo situó en el lado norte del nuevo altar, ya que ahora quedaba entre el nuevo altar y el templo del Señor.”(2 Reyes 16:10-14. Nueva Versión Internacional)

 

¿Se da cuenta? Satanás contamina todo alrededor. No es solo quien practica el ocultismo sino aquellos sobre quienes ejerce potestad, a quienes también contamina con los demonios.

 

Tiempo de librar la Guerra

 

Es tiempo de librar Guerra Espiritual por nuestras naciones, provincias y ciudades. Como cristianos estamos llamados a derribar las fortalezas de maldad que han establecido los gobernantes.  

 

Tenemos dos opciones: la primera, quedarnos impasibles mientras Satanás y sus huestes ganan territorios en los países que habitamos, o movilizarnos en clamor, ayuno y búsqueda sincera de Dios, bajo el convencimiento de que—por la obra de Jesucristo—tenemos asegurada la victoria.

 

La decisión, recuérdelo siempre, no es más que nuestra. Usted y yo tenemos en nuestras manos—en oración–, la posibilidad de contribuir al cambio del mundo, recobrando los territorios del que nos despojaron Satanás y sus demonios por el pecado del hombre…

 

Si tiene alguna inquietud, por favor, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@hotmail.com o llamarme al (0057)317-4913705.

 

© Fernando Alexis Jiménez

 

No olvide visitar nuestras MEDITACIONES DIARIAS o los ESTUDIOS BIBLICOS que ayudarán a su crecimiento espiritual y personal.

 

Sin categoría

Jesucristo rompe las cadenas que nos atan al ocultismo

Fernando Alexis Jiménez

Uno de los encuentros cara a cara con las fuerzas del mal, la tuve en una vigilia de jóvenes realizada en una iglesia presbiteriana, al norte de Buenaventura. Ocurrió sobre las cuatro de la madrugada. Una joven que había hecho pacto con el diablo, hizo evidente la presencia satánica en su vida, cuando comenzamos a orar.

 

Dos pastores más, y yo, nos dispusimos a invocar a Jesucristo sobre su vida. La liberación de los demonios tardó tiempo. Aunque no pasaba de los dieciséis años, tenía una fuerza descomunal bajo la posesión demoníaca. Difícilmente podíamos contenerla.

 

Ese día mi mente racional, que no concebía esos asuntos de liberaciones o posesiones satánicas porque no lo habíamos tocado en profundidad cuando cursé la teología en el Seminario Bíblico, se abrió para reconocer que sí hay influencia de fuerzas ocultas en aquellos que han tenido contactos con Satanás o las diferentes manifestaciones de filosofías extrañas como en Ying Yang, el I Ching, el Feng Shui y toda suerte de enseñanzas de la Nueva Era.

 

El mundo oculto es real

 

El evangelio de Lucas relata la liberación de un joven endemoniado. “Y aconteció que al día siguiente, cuando bajaron del monte, una gran multitud le salió al encuentro. Y he aquí, un hombre de la multitud gritó, diciendo: Maestro, te suplico que veas a mi hijo, pues es el único que tengo, y sucede que un espíritu se apodera de él, y de repente da gritos, y el espíritu le hace caer con convulsiones, echando espumarajos; y magullándole, a duras penas se aparta de él. Entonces rogué a tus discípulos que lo echaran fuera, y no pudieron.” (Lucas 9:37-40. La Biblia de Las Américas).

 

Si leemos detenidamente el texto, encontraremos que el muchacho, dominado por la influencia demoníaca, manifestaba: primero, gritos; segundo, convulsiones; tercero, reacciones como náuseas y otras evidencias en su cuerpo; cuarto, heridas.

Jesucristo trae libertad a nuestras vidas, de toda cadena que pudiera atarnos al mundo de lo oculto...

Jesucristo trae libertad a nuestras vidas, de toda cadena que pudiera atarnos al mundo de lo oculto...

 

Pero algo más, el padre relata angustiosamente que: “…sucede que un espíritu se apodera de él”. Luego no era permanente. Era frecuente, pero no a toda hora.

 

Hay quienes interpretan este cuadro como epilepsia. Respeto su criterio. Podría ser probable si se tiene en cuenta que carecían de explicación para muchas enfermedades y las asociaban con demonios. Pero en este caso, es apenas comprobable que la fuerza del mal tomaba al chico y le desencadenaba  esos cambios.

 

¿Cuándo se produce una posesión demoníaca?

 

La posesión demoníaca se produce cuando una persona abre puertas a las fuerzas ocultas. Hay muchas maneras. Una de ellas cuando se consultan brujos, hechiceros, se hacen conjuros, se participa en sesiones de espiritismo o quizá, se permiten riegos y amuletos sobre el cuerpo.

 

Lamentablemente dentro del pueblo cristiano hay quienes se niegan ante la realidad del mundo oculto. Como si se tratara de avestruces que esconden su cabeza en la arena, se sumergen en sus propias doctrinas y corrientes de enseñanza y desestiman aspectos relacionados con la lucha espiritual.

 

¿Qué dice la Palabra? Que el propio Señor Jesús enfrentó a Satanás. Y tuvo que salir de aquél chico.

 

¿Por qué no pudieron liberarlo los discípulos?

 

El versículo 41 del texto que estudiamos, dice que informado sobre la situación y la imposibilidad de los discípulos, de liberar al jovencito “Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros y os he de soportar? Trae acá a tu hijo.”

 

Algo que cuestionó fue justamente la incredulidad de ellos. Cuando no creemos, perdemos autoridad sobre el mundo de maldad. Es en fe, fruto de la fe y por fe es que ese poder glorioso de Dios se mueve en nosotros.

 

Ahora, hay otro hecho de significación que nos demuestra que sí se trataba del demonio y no de una epilepsia. Lo encontramos en el versículo 42: “Cuando éste se acercaba, el demonio lo derribó y lo hizo caer con convulsiones. Pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho y se lo devolvió a su padre.”

 

Satanás y sus huestes no pueden resistir ni la presencia de Dios ni de ninguno de sus siervos. El obrar del Señor Jesús trajo libertad al muchacho. “Y todos estaban admirados de la grandeza de Dios.”(versículo 43).

 

Usted puede ser libre

 

Quizá en el pasado tuvo contactos con el ocultismo. Inclusive, pudo tener amuletos o de alguna manera hizo pacto con las fuerzas del mal. ¿Es posible ser libre? Por supuesto. En Jesucristo. ¿De qué manera? Primero, reconociendo que en la Cruz el Señor Jesús murió por nuestros pecados, para hacernos libres. Segundo, aceptándolo como único y Suficiente Salvador, a quien le pertenecemos –no por obligación sino por acción voluntaria–. Tercero, renunciando en el nombre glorioso de Jesucristo a todo pacto o contacto que se haya hecho con el mal. Declarando que En Jesús se es libre.

 

No dudo que se romperán las cadenas. Usted nació para vivir en libertad, no bajo la opresión satánica.

 

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirnos:

 

Correo electrónico: pastorfernandoalexis@hotmail.com y puede contactarnos en el teléfono (0057)317-4913705.

 

© Fernando Alexis Jiménez

 

Le recuerdo que acabamos de actualizar nuestros espacios en la Internet. Encontrará los siguientes temas:

1.- No pelee en sus fuerzas sino en las de Dios.  El mayor factor de fracaso para el cristiano es pelear las batallas en sus fuerzas. ¿Cómo vencer cuando se levantan enormes dificultades? No deje de leer ahora mismo este poderoso Estudio Bíblico…

2.- ¿Por qué la Iglesia debe asumir su papel protagónico en la Guerra Espiritual?.-  Mientras los cristianos asumen una posición relajada y cómoda en las cuatro paredes de los templos, Satanás sigue ganando terreno y estableciendo fortalezas espirituales de maldad en naciones, ciudades y barrios. ¿Qué hacer? Aprenda estrategias para librar la Guerra Espiritual en victoria, en este Estudio Bíblico…

3.- ¿Cómo perjudica someternos a terapias alternativas? Descubra de qué manera las terapias tan comunes hoy, están siendo utilizadas por el ocultismo para generar ataduras demoníacas. Un Estudio Bíblico que no puede dejar de leer…

Sin categoría

¿Es posible vivir en santidad en pleno siglo veintiuno?

 

 

Fernando Alexis Jiménez

Jamás podré lograrlo…–se repetía Carlos Alberto–. Nací para pecar y, sin duda, no voy a cambiar–.

 

Un mes atrás había recibido a Jesucristo como Señor de su vida. Un momento inolvidable. Al término de un servicio en la calle, en el que predicaron varios jóvenes igual que él. Más que religiosos, le pareció llamativa su forma de ser, actuar y pensar. “Son jóvenes como yo; no beben ni se drogan, y se ven felices”, le comentó a su madre.

 

Ella no animó a seguir. Iba a las reuniones de jóvenes de la iglesia, los sábados en la tarde.

 

Su problema—si es que se le puede llamar problema—comenzó cuando quiso cambiar su forma de pensar y actuar, en un abrir y cerrar de ojos. Cuando le asaltaba la vieja naturaleza, se sentía frustrado.

Con ayuda de Dios podemos emprender el cambio

Con ayuda de Dios podemos emprender el cambio

 

 

 

Llegó a pensar en aislarse de todo y de todos. Si embargo, esa decisión le trajo mayores dificultades. Por fin se dio por vencido. Sinceramente, no sabía qué hacer.

 

Traigo a colación la historia de Carlos Alberto, porque tal vez es la suya. Todos en algún momento hemos experimentado la frustración de encontrarnos cara a cara con nuestra vieja naturaleza, cuando anhelamos la santidad.

 

¿Recuerda los anacoretas? Sin personas que deciden aislarse, retiradas de todo trato con las personas, para entregarse a la vida contemplativa con Dios. Generalmente eran monjes. Y nosotros no podemos pretender ser como ellos, en pleno siglo veintiuno, apartados del mundo que nos rodea. Querámoslo o no, debemos interactuar con los demás y si vienen los problemas, enfrentarlos.

 

Para muchos la santidad se circunscribe a una serie de conceptos que tienen poca o ninguna relación con aquello que deben vivenciar. Ser santo es movernos en la dimensión de la voluntad de Dios, caminando en Su temor, que no es otra cosa que apartarnos de todo aquello que nos induce al pecado y su materialización.

 

Santificación posicional y progresiva

 

La santificación tiene dos clases claramente definidas. La primera, es de carácter posicional y está representada por el obrar del Espíritu Santo sobre los pecadores, como anotan las Escrituras: “Cuando él venga, mostrará claramente a la gente del mundo dónde está la culpa, dónde la inocencia y dónde el juicio. La culpa la mostrará en ellos, porque no creen en mí…”(Juan 16.8, 9) Es Dios quien produce la transformación y nos llama a formar parte de Su pueblo escogido, cuando nos torna conciente de los pecados cometidos y de la necesidad de experimentar transformación.

 

La segunda es la santificación progresiva. Es aquella que experimentamos los cristianos cuando, con ayuda del Señor, crecemos en las dimensiones personal y espiritual. Si bien es cierto en la primera fase Dios nos hace concientes del pecado y convence de la maldad, es Dios quien nos lleva al arrepentimiento y nos lleva al crecimiento en la vida cristiana. Recuerde que usted y yo fuimos creados, no para el estancamiento, sino para el cambio y el crecimiento.

 

La santidad se construye, no en nuestras fuerzas, sino en las fuerzas que provienen de nuestro amado Dios y Padre, quien nos guía y afianza.

 

Frente a la condición pecaminosa del hombre, la santidad e Jesús estuvo unida al amor porque fue comprensivo y compasivo con el género humano. Aun cuando rechazaba el pecado, amada al pecado (Cf. Mateo 5:17-20) La santidad del amado Salvador le hacía inmune al pecado. Igual con nosotros: ser santos nos ayuda a sobreponernos a la tentación.

 

Si tiene alguna inquietud, por favor no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@hotmail.com o llamarme al (0057)317-4913705.

 

Fernando Alexis Jiménez

Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda