Venezuela por dentro

Blog en Monografias.com

 

“Venezuela por dentro”, Jorge Partidas Alzuru


El concepto de SOBERANÍA de los países, tal como se entiende hoy en día, cambiará en un futuro no muy lejano. Soberanía ya no será la facultad de un país de hacer lo que le venga en gana en su territorio aún cuando sea con el consentimiento unánime de todos los ciudadanos, o de todas las naciones del mundo. El concepto de soberanía se entenderá de una manera muy diferente y muy necesaria. La soberanía no será lo que la Constitución de un país diga, o sus ciudadanos digan o clubes elitista de Presidentes digan o defiendan, como la UNASUR, sino la facultad de los países o de un grupo de países de PROPORCIONARSE LA CUALIDAD QUE EN UN MOMENTO DETERMINADO NO TIENEN, algo que, por lo demás, no será libre para los países de aceptar. Esa nueva noción no es una opción porque es una obligación que no se podrá esquivar. Lo ilustramos con el vivo ejemplo de la Europa contemporánea, y luego nos referiremos al caso concreto de Venezuela.

Al final de la primera guerra mundial, ciertos países europeos no se proporcionaron por las buenas la cualidad de unidad y solidaridad recíproca que les era indispensable para evitar que una experiencia similar se pudiese volver a repetir. No lo creyeron así y por ello, por no proporcionarse la cualidad de unidad y solidaridad que no tenían, les sorprendió y sucumbieron a otra catástrofe, a la Segunda Guerra Mundial. Después, después de tantas muertes, destrucción y dolor innecesario, aprendieron la lección. La unidad no era una opción sino una obligación, y se dieron la cualidad que antes no tenían. Los resultados están a la vista. Los países miembros de la Unión Europea, gobiernos y ciudadanos, renunciaron a hacer en su territorio lo que les venga en gana. Por encima de todo está el progreso y la paz sustentados en una gran voluntad, en esa voluntad común de paz y progreso. Aceptaron el nuevo reto, el nuevo concepto de soberanía que día a día perfeccionan, un ejemplo para el mundo.

Los Nuevos Tiempos y el nuevo concepto de soberanía obliga también a Venezuela, al igual que a la gran mayoría de los países. En el caso concreto de Venezuela, su reto es convertirse en lo que ahora no es, en uno de los GRANEROS DEL MUNDO. Venezuela tiene que darse la cualidad de granero del mundo que ahora no tiene.

No se descubre el agua tibia cuando se dice que Venezuela ha debido ser y puede y debe ser una potencia agrícola. Posee grandes extensiones de tierras aptas para ciertos cultivo de gran demanda mundial, como el arroz, suficientes o abundantes recursos hídricos, un clima estable y básicamente predecible, emisión y luminiscencia solar suficiente para cultivos seleccionados, vientos constantes y moderados, topografía benigna en muchas áreas cultivables que facilita la preparación de los suelos, el abono, la siembra, el riego, la recolección, el transporte y las comunicaciones, y el adecuado entorno biológico. Posee además otras ventajas. Cuenta con fuentes abundantes de energía de diversos tipos y tiene una privilegiada situación geográfica para el acceso a mercados internacionales, condiciones aún más determinantes para impulsar la comercialización de una macro-agricultura competitiva. Venezuela puede darse ella misma esta cualidad de GRANERO DEL MUNDO que ahora no tiene para que en ese futuro no muy lejano sea un país auténticamente libre y soberano.

Nadie niega los problemas y limitaciones. Siempre los hay y los habrá pero allí está el empuje y empeño de los trabajadores, técnicos y emprendedores venezolanos. Venezuela lo puede hacer ella sola. La solución no está fuera de sus fronteras con la agricultura de puertos ni condicionada a costosas asociaciones extranjeras que no le van a decir o hacer nada nuevo de lo que ella sabe. La propia experiencia y los magníficos profesionales técnicos que gradúan nuestras universidades tradicionales lo saben. Ellos no niegan las nuevas tecnologías y el valor de la asistencia extranjera y si es dentro del marco de una auténtica cooperación al estilo de la Unión Europea, por ejemplo, mucho mejor. Es allí, precisamente, donde debe estar UNASUR, no en oscuros senderos político llenos de lisonjas y abrazos que hasta ahora no se han visto reflejados en sus hermosas páginas web a nuestros campesinos o a nuestros empresarios e industriales del campo,

Lo quieran o no los venezolanos, Venezuela tiene que ser agregada a la lista de los pocos graneros del mundo. Lo será por las buenas cuando entienda la diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer con las virtudes propias que tenemos, entre ellas, las de sus ciudadanos trabajando en un ambiente de unidad, paz, libertad y seguridad jurídica, o por las malas, cuando otros, inclusive nuestros hermanos del sur, hagan o nos hagan hacer a la fuerza directa o indirecta, en nuestro territorio, lo que nosotros no hacemos para darnos la cualidad agrícola que no tenemos. Esta amenaza moverá a muchos a carcajadas pero es sólo por ahora porque no se trata de una amenaza de los imperios militares o económicos, ni siquiera del imperio ideológico cubano que todavía a ilustra a gobiernos, sino del reclamo de los hambrientos desplazados en el mundo.

¡Ya basta! le han gritado y gritan esos hambrientos desplazados a los oídos sordos de los gobiernos de Venezuela. ¿Por qué tú sí y yo no? ¿Por qué tú derrochas mientras mi sufrimiento es interminable?

Los gobiernos venezolanos han sido incapaces de construir a un país con recursos muchas veces mayor al recibido por Europa con el Plan Marshall para su reconstrucción, la Europa destruida después de la Segunda Guerra Mundial, pero que fue capaz de darse la cualidad de unidad, progreso y paz que no tenía. El despilfarro venezolano que ha malgastado y malgasta miles de millones de dólares en juguetes militares no mueve a risa al moribundo en las calles de Mumbai o a la madre africana o haitiana que ve como la luz de los ojos de sus hijos, rodeado de moscas, poco a poco se les escapa impotentes entre sus manos. ¿Cuántos seres humanos no se hubiesen salvado en Sudán o Haití con la harina pre-cocida de maíz o arroz venezolano producido a cambio del costo de uno sólo de esos súper-fantásticos brillantes aviones de guerra a reacción que enloquecen con su estruendo los cielos caraqueños los primeros días de julio de cada año? Esos desplazados son léase bien, no los imperios militares o económicos quienes moverán al mundo en general y a los países benditos como Venezuela en particular para que actúe conforme a los Nuevos Tiempos, o sufran las consecuencias.

Y si a ver vamos, la VENEZUELA POR DENTRO no es muy diferente al mundo de riquezas naturales mal distribuidas y peor explotadas, derrochadas por los humanos al punto de la auto-destrucción, de innumerables leyes y a la vez de tanta corrupción, desorden e impunidad, apariencias, desvergüenzas y de presidentes que andan de cumbre en cumbre mientras el pueblo anda de abismo en abismo. Quienes en el exterior se ríen y enriquecen con las extravagancias de caudillos salvadores al mejor estilo de los Idi Amins, Bokassas, Mobuto Sesekos, Mugabes, los Kim de Corea del Norte o los Teodoro Obiang Nguemas de África Ecuatorial ( https://mail.google.com/mail/?ui=2&ik=06f8877c24&view=att&th=11f7838d1a99e058&attid=0.1&disp=attd&zw ), burdos ejemplos que piensan que en el mundo los gobiernos pueden hacer lo que les venga en gana en su territorio, no hacen más que agudizar sus propios males, y los nuestros también. Nadie se salva.

‘El que tenga ojos que lea, el que tenga oídos que oiga’ se repite mucho por aquí y pocas personas toman esta advertencia en serio, especialmente nuestra generación de relevo. El resultado de las últimas elecciones para la Asamblea Nacional venezolana que se renueva en Enero de 2012, parece demostrarlo. No promete mucho más que caza y pesca, y si lo quiere entender políticamente, tanto mejor. Venezuela está llamada a sacudirse el ‘más de lo mismo’ y a sustituirlo por el reclamo del presente y del futuro. No podemos seguir haciendo dentro de nuestro territorio lo que nos venga en gana y, de nuevo, si lo quiere entender políticamente, tanto mejor. En su lugar Venezuela está llamada a atender el reclamo del mundo y de su propio mundo, el de darse la cualidad de uno de los graneros del mundo que ahora no tiene, les guste o no a los venezolanos.

El que tenga ojos que lea, el que tenga oídos que oiga.

Sin categoría

¡Hola mundo!

Bienvenido a Blogs personales Monografias.com.
Esta es tu primer entrada, puedes borrarla o editarla y empezar a escribir en Blogs personales Monografias.com!

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda