Vagueaciones

Blog de Christian Guzmán en Monografias.com

 

Hay camarones en mi casa

_____Mi abuelo tiene a mi cuñado en un pedestal y desprecia mi profesión (y si lo repito cinco veces quizá haga un reggaetón y gane discos de platino y esas cosas). Siempre me dice que la gente más corrupta del país está en el Poder Judicial. Si hubiera sospechado su forma de pensar a tiempo, hubiera postulado a militar… No es cierto, no lo hubiera hecho, ése no es mi mundo, no podría ejercitarme todos los días, ser disciplinado, tener buena condición física. No tengo nada de físico y algún día seré un dictador que persiga a los deportistas. Me da pereza adiestrar mis músculos, hago todo lo contrario a ello, y sé, por lo mismo, que moriré muy pronto.

_____Mi abuelo no me ha dirigido ni la mirada hoy en el almuerzo, se ha molestado conmigo, no debí atreverme a opinar que los más corruptos y peores magistrados del Poder Judicial son mejores personas que los más corruptos y peores militares del Ejército Peruano. Voy a solucionar eso este fin de semana: Iré a su departamento a reparar algunas grietas en su techo de las que se queja. Iré vestido con el uniforme militar que robaré secretamente de mi cuñado y me presentaré con un saludo marcial y dedicaré toda mi mañana a limpiar y arreglar su piso.

_____Por este tipo de cosas, a veces siento que no quiero a mis seres queridos, y no sé si eso está bien o mal. También a veces pienso que está bien dejar de quererlos por unos días, sin que se enteren mucho, y luego volverlos a querer, más descansado, sin esa continuidad que el parentesco le exige a uno. También a veces siento que no me quiero porque suelo defraudar a la gente que me quiere; algunas veces las paso de patán y me siento incómodo con mi propia existencia; pero se me pasa cuando me compro un helado de chocolate, después del trabajo, en la Plaza de Armas, y me prometo que no volverá a pasar y me creo y me perdono, tontamente.

_____Hoy, por ejemplo, la asistente del Juzgado donde trabajo me ha preguntado si tendré hijos. Yo le respondí que no los tendré porque soy estéril. Ella me ha preguntado que cómo lo sé. Yo le dije que uno sabe esas cosas, que se nace sabiendo que se es estéril; que nadie nace y dice ‘voy a ser papá’, uno nace diciendo ‘mierda, soy estéril, no seré papá, voy a coger como loco hasta los cincuenta’. Ella ya no me preguntó nada más y sé que he defraudado a mis futuros e imposibles hijos, que me hubieran querido tanto; y de inmediato supe que en una hora comería helado de chocolate en la Plaza, palabreándome con pequeñas mentiras.

_____En casa, Xavier, mi mejor amigo, que me quiere, piensa que soy un crápula y que lo quiero ahorcar; quizá porque soy despreciablemente avaro y no lo quiero mantener, o porque soy tan ruin que me he cansado de él y quiero abandonarlo en algún jirón del centro de la ciudad, donde mean los borrachos en la noche. Sé que lo piensa y por eso ya no sale a pasear conmigo y huye cuando quiero ponerle la cadena en la esquina de mi casa. Eso paradoja mis pensamientos pro-respeto a los animales no humanos y no sé si obligarlo a caminar tirando de la cadena, ahorcándolo (esta vez sí) un poco, para cumplir con la recomendación del veterinario de caminar con él al menos veinte minutos (sospecho que lo dijo más por mí que por Xavier); o dejar que haga lo que le plazca y salga, como lo hace todas las mañanas, el tiempo que quiera al pasaje de una cuadra en la que vivo.

_____Así, como tuve tiempo para pensar todos esos días en los que las caminatas vespertinas que planeé con Xavier se frustraron, he descubierto que me defraudo hasta a mí mismo, y que no me apasiona la literatura: Que erróneamente pensaba que era un apasionado de la literatura. Tengo un amigo al que le apasiona la literatura, y creo que descubre que cada día le apasiona más; a mí me pasa lo contrario, y descubro que cada día me apasiona menos mi existencia en general. Pero, mientras mi interés por la literatura se depreciaba, sentí que mi interés por la música aumentaba; pero con un pequeño agregado: Me interesaba sólo la música popular, esa que sólo en teoría es popular, ya que ahora, en mi época, no es para nada popular (todos escuchan mezclas indescifrables de R&B con Electrónica, Rap, y hasta Merengue). Me gustan los bends de las guitarras, de las armónicas. Escuchar ese misterioso lloriqueo (a veces triste, a veces animado) me produce un enfermizo y adictivo placer.

_____He estado pensando, también, que soy mejor persona cuando mi mente está ocupada en asuntos hipotéticos. Mientras escuchaba There She Goes, por ejemplo, pensaba en la acción que podrá ejercer el verdadero propietario del bien materia de compraventa con traslado efectivo de dominio inscrito en los Registros Públicos realizado por terceras personas, sin que se entere hasta el momento de la inmatriculación; y luego en la posibilidad de utilizar la filmación de la sombra del vuelo de una libélula para averiguar la probable variación de los bordes de una sombra cualquiera que revele una proyección en tres dimensiones imperceptible a la vista común.  Cada vez pienso más en serio que soy mejor persona con un poco de ganja en mi sangre, cuando las sinapsis que me ocurren son verdes y van lento.

_____Estar en ese estado, por ejemplo, hace que no me importe tanto como antes no caerle bien a la gente. Yo respondía sus ataques con arremetas más hirientes, planificando bien mi venganza, estructurando mis acciones y las consecuencias, que debían ser devastadoras. Ahora, cuando pasa eso, continúo con mis cosas, pienso en alguna canción genial, en riffs de guitarras, en bends de armónicas, en polimetrías y en frases ingeniosas de Lennon o  de Páez. Luego siento que he hecho bien, que responder con más odio que el que te dan carcome el alma, te vuelve también mala persona.

_____Un caso es que gente de mi Facultad que estaba relacionada de algún modo en mi relación con una chica, o que tenía algún interés en esa relación, trataban de extinguirme, como a un extractor en la película El Origen, porque soy diferente a ellos, porque no soy como debería ser, porque no escucho Lady Gaga o Blink 182, porque no hago bulla al salir de clases, ni pintarrajeo las paredes, ni juego al político, ni dejo mis fluidos en el piso o deposiciones en el baño luego de usarlo. Quieren desaparecerme como si de ello dependiera su supervivencia. Mi forma de responderles es ignorando sus chapuceos, dejando que existan como quieren hacerlo y, ahora que ya no tengo relación con esa chica, dejando que sus esfuerzos sean absurdos y que corran el riesgo de no tener razón de existir. Me divierte estar en mi Facultad.

_____Cuando llego a mi casa, por el contrario, me siento extraño, como un espectador narcotizado de alguna serie americana que muestra la decadencia de las relaciones familiares y de la supervivencia intelectual humana. Siento que no entiendo el chiste. Los miro vivir a través de la mesa. Me pregunto qué pasa por sus cabezas, cuáles son sus metas, para qué piensan que viven.

_____A veces me hiere no haber tenido pasado, mientras escarbo mis sesos, sentado, pensando en mis leyes, en mis canciones, en mis logros traviesos, mientras me rio cómplice de mi mismo, y ellos miran las fotos de sus padres, abuelos, hermanos, en familia; y mi amigo me mira, asentando, con ojos café azulados, extraño, como un extraterrestre, y lo entiendo, me siento aliviado, un poco aliviado; me agacho y lo abrazo, ‘somos iguales’, le digo, pensando en los demás animales que pasan lo mismo que nosotros.

_____Mi vida no es precisamente normal. Aunque siempre he creído que no existe una persona sin algún trastorno mental –porque hasta la idiotez es uno–, me pregunto cuál es preferible padecer. Despersonalización, bipolaridad, esquizofrenia, sicosis, autismo, trastorno disocial, creerme bohemio y publicarlo en Facebook (a algunos les funciona)…

_____No sé si incomodo. Veo que muchas personas quieren “salvarme”: No me gusta la salsa; eso no es normal. No salgo todos los fines de semana a perrear a las discotecas; esa forma de vida definitivamente tiene que ser aburrida. No leí algún best seller que tenga que ver con queso o con vacas o con padres ricos o hijos pobres; no sé, algo me pasa, ¿cuándo voy a empezar a vivir la vida?, ¿a los treinta?

_____¡Existan tranquilos!, bailen salsa todos los fines de semana leyendo a “Cohello” o licúen todo “ello” y bébanlo perreando. Yo realmente disfruto mirar el lago y escuchar rock.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Relatos cortos

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi