lig tv izle
justin tv

Vagueaciones

Blog de Christian Guzmán en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

Dios es negra


Todo el mundo me habla de vos,
y no puedo dejar de reír,
lo que hacés y adónde vas:
de tu dpto. siempre a Prix D’ami.

No está bien romper un corazón:
déjà vu de lo que va a venir.
Vos querías verme feliz,
yo quería verte revivir.

Cada vez que pienso en vos,
fue amor,
fue amor.

Fue amor – Fito Páez

_____Se parece al Swedish Bar, sólo que sin el sillar, ni las mesas parejas, ni las banderas suecas, ni los barmans no-suecos, ni los grupos rockeros sabatinos… Bien, no se parece al Swedish Bar. El Kami tiene madera, mesas raras, techo paja de paja, frases pastrulas en las paredes y a Hendrix pintado en un par de ellas. Sí tiene barmans suecos, es un bar muy extraño.

_____Maní se va mañana, vino por un par de días solamente. Él también es muy extraño. Hace cinco años vinimos al mismo bar él, nesto y yo. Aquella vez les decía que me iba a dedicar al Derecho Civil patrimonial, que no sabía bien si como magistrado o abogado litigante, sólo que esa rama me apasionaba. Seguramente iba a estudiar la maestría en Lima o Arequipa y el tiempo me diría si me quedaba ahí o regresaba a Puno. Natalia quería ser diplomática, yo no, yo quería quedarme en un solo lugar, tener vida sedentaria, monótona, visitando un bar conocido y escuchando la misma música, siempre. Era muy probable que ella me dejara en un par de años, yo ya estaba resignado a que sea así, y no sé si eso me preocupaba o me hacía más feliz, más empático con la vida.

_____Ernesto no sabía lo que quería ser específicamente. De lo que estaba seguro era que le encantaba el Derecho Internacional. Planeaba hacer voluntariado para la ONU, irse a Kosovo como su amigo y viajar, vivir antes de empezar a trabajar, regresar a Lima con mundo. Naira, en cambio, no se movería de Lima, seguramente trabajaría en un estudio de abogados famoso y ganaría mucho dinero, pero era imposible que se fuera de Lima. Él pensaba que el futuro de ambos era incierto, me dio esa impresión.

_____Maní, por el contrario, estaba completamente enamorado de una chica de su Facultad. Él sí planearía todo, absolutamente todo, con ella; haría lo que ella hiciera, iría adonde fuera, comería lo que comiera, viviría como viviera. Silvia, sin embargo, no estaba enamorada de maní. Por esas fechas fue su cumpleaños y él le llevó serenata; fue con amigos, regalos, chocolates y con un montón de frases cursis para conquistarla. Las cosas no le salieron como había planeado: ella ya estaba saliendo con alguien más desde un día antes. Él no le creyó y le dejó el peluche y los chocolates que le había comprado. Un par de meses después, ella se fue a vivir con su nuevo chico.

_____–No sé, maní, creo que has exagerado un poquito –Ernesto ironizaba algo diplomáticamente–. Ni yo le he regalado a nai un peluche de 80 lucas.

_____–Pero, ¿qué te decía la chica? –le pregunté–. ¿Te dio bola en algún momento?

_____–Salimos al cine, luego fuimos a comer y la llevé a su casa. Y después de de la palta que tuve con su mamá, no me acerqué más a su jato, en la U tampoco hablábamos mucho. Pero hace un par de meses estábamos empezando a acercarnos más, todo andaba muy bien, no sé cómo pasó lo de ese tipo.

_____–¿No será que no-quería-estar-contigo? –Ernesto trataba de que maní pise tierra con comentarios crudos, yo quería que lo haga hablándole bonito.

_____–Yo también he pensado eso, pero no sé. Si supieran todo lo que he hecho por ella… No me puedo rendir así de fácil. Yo creo que ya es una obsesión.

_____–Lo peor es que te das cuenta pero sigues y sigues –le recriminé–. Aléjate de ella, ya no la busques, al final verás que ella te buscará y tú podrás decidir si quieres estar con ella o no; y si no te busca, mejor, haz tu vida, hay tantas chicas…

_____–Las chicas son vanidosas, haz lo que dice xavi y vas a ver que cuando vea que ya no estás detrás de ella, se dará cuenta de un montón de huevadas.

_____Me paré y fui al baño (mi vejiga me lo pedía hace tres jarras) y al frente del retrete miré una frase curiosa que me llamó la atención. Bueno, había varias frases que me llamaban la atención pero la más chistosa, a la vez, era ésta.

_____–¿Sabes qué significa “dios es negra”? –le pregunté a Ernesto, cuando regresé a la mesa.

_____–¿También leíste eso? Suena a frase francesa pastrulaza: «La Puno es muy lindo, salven a los alpacas, viva la marihuana» –recuerdo que maní y yo reímos mucho, quizá por la broma boba, quizá por la ganja.

_____Hace cinco años, los tres, la misma mesa, las mismas frases drogadas, los mismos barmans suecos, la misma cerveza, el mismo peinado de maní.

_____Maní, ¡ya cámbiate de peinado! –Gritó Ernesto y yo me seguía riendo de las tonteras que hablamos igual que hace diez años, cuando estábamos saliendo del colegio.

_____ –¿En serio te vas mañana? –le pregunté a maní–. ¿Vas a llegar cada cinco años sólo por dos días hasta que te mueras?

_____–No puedo dejar abandonado el colegio por tantos días, xavicito, puede pasar cualquier cosa. Además, el domingo tenemos un taller con los padres de familia.

_____Maní nos había contado que ahora, desde hace dos años, es director del jardín de niños que fundó. Sí; cuando nos lo contó, nos caímos de espaldas. Por eso vamos en la tercera jarra de cerveza: la segunda y la de ahora nos sirven para amortiguar la impresión mortal que nos causó. Al preguntarle por los detalles, nos dijo que Silvia un buen día decidió regresar –«¡Lo sabía! En algún momento iba a volver, te lo dijimos», dijo nesto con el puño cerrado como gritando un gol–, pero él sospecha que más que todo fue por su enfermedad, tenía cáncer.

_____Y no llegó sola aquella tarde al departamento de maní, estaba con Ariadne, una pequeña de dos años. Él, como esperábamos que actuaría, nunca le preguntó por el papá de la bebé, ni mucho menos por qué no estaba con ella. La había abandonado, no cabe duda, luego de que se fue a vivir con él al tiempo que maní le declarara su amor. Nosotros tampoco le preguntamos si al final le contó qué pasó con ese otro chico. Lo más triste fue cuando nos dijo que pasó sus últimos días en su departamento; habían compartido momentos felices, comieron kilos de quequitos con chantillí, tomaron litros de helado, vieron cientos de películas, disfrutaron los últimos días de Silvia (él se esforzaba mucho por darle la felicidad que no pudo en todos esos años). Maní es un santo. A pesar de todo lo que le hizo, él la acogió cuando tenía problemas graves.

_____Ayudó a cuidar a la pequeña Ariadne, hasta que un día aparecieron las hermanas del papá y se la llevaron. A los pocos días, la chica mala (así la llamamos desde que nos contó sobre ella, por lo parecido de su historia con la novela de Vargas Llosa) murió y sabemos que con ella una parte de nuestro amigo. Los días que vivió con él, le contó que su sueño siempre fue fundar un jardín de niños –«con mucho campo para los juegos, aulas de todos los colores, rampas y facilidades para los niños discapacitados, y que se pueda acoger a todo niño que quiera estudiar y no tenga plata», recuerda que le dijo aquella vez–. Él, que daría su vida por ella, le prometió que juntos harían realidad ese sueño. Luego pasó lo de las hermanas del abandonante desconocido y, en el entierro, maní le prometió entre lágrimas que empezaría con los trámites para abrir el colegio.

_____–Puta, maní, las cosas pasaron de una forma inesperada. Éramos unos chiquillos tontos haciendo planes en esta mesa hace cinco años –dijo Ernesto con algo de melancolía.

_____–No me digas que Naira te hizo lo mismo –le dije.

_____–No –respondió con una sonrisa y tomó un sorbo de cerveza–. Ella está en Kosovo. Mi historia es la de la inversión de polos que nunca sucedió en el 2012.

_____–Cuenta qué pasó. ¿No eras tú el que quería irse a Kosovo? –le preguntó maní.

_____–Sí, quería. Aunque no sé si lo quería en verdad, ¿manyas? Al papá de nai le dieron la potestad de elegir a un adjunto en la embajada de Kosovo. Y el tío no me tenía mucho aprecio que digamos; no tuvo mejor oportunidad para separarnos. Pero no le funcionó: ni a ella ni a mí nos importa tanto la distancia, seguimos hablando como siempre, por el face o esas cosas, pero preferimos enviarnos cartas. En mi cumple me mandó una linda bufanda hecha por niños albanos.

_____Desde el 2013, Kosovo ya era un país independiente con todo y aprobación de la ONU, pero la pasión de nesto creo que era más por integrar el equipo de la MINUK, por eso se desilusionó un poco cuando el Consejo de Seguridad aprobó la declaración de independencia –«Rusia tenía que ceder algún día», murmuró–; pensó que ya no habría nada emocionante que hacer. Fue cuando el papá de Naira le dijo si quería integrar el equipo de la primera embajada del Perú allá (más bien la obligó a ir). Lo que no sabía era que se encontraría con conflictos internos, con que los atentados entre albanos y serbios habían regresado: con un ambiente estilo década del 60. Entonces Ernesto la envidió. Ambos tienen ese espíritu jipi revolucionario que heredaron de los rezagados genes comunistas de sus padres.

_____–¿Naira quería repetir el plato de Ahtisaari? –bromeé.

_____–Ja, ja, ja. No creo que haya tenido esa intención. Le basta con sentirse el Che Guevara. Además, regresa en un par de años.

_____Xavicito, tú no nos has contado por qué te regresaste de tu exilio en Pomata. Creímos que te quedarías ahí para siempre, como dijiste –me preguntó maní.

_____–Sí… fue medio raro todo. Bueno, guardaba esta noticia para el final, pero ya que preguntan… Soy papá.

_____–¡¿Qué?! Cómo, no entiendo –dijo Ernesto mientras maní intentaba recordar cómo hacer para hablar luego de la impresión.

_____–Natalia regresó de Austria hace tres días y fue a buscarme. No hablábamos desde que me dijo que dio a luz a gemelos: Andrea y Alonso. Por eso me sorprendió verlos cuando regresaba de pescar, por la tarde. Hizo que me sentara y me confesó que se fue de Puno estando embarazada, que iba a decirme que éramos papás cuando le conté que había decidido irme a vivir a Pomata; y por la discusión que tuvimos se juró que no me lo diría nunca y aceptó el trabajo en la ONU. Luego me dijo que lo pensó bien y decidió regresar. Abandonó la UNODC para venir a decirme que yo era el papá. Está de más decir que estoy emocionado de que Alonso y Andrea sean mis hijos. Aunque debo confesar que lo sospechaba, esos nombres me lo decían todo.

_____–Increíble… –nesto me miraba asombrado, igual maní.

_____–¿Ya sabes qué significa la frase misteriosa del baño, entonces? –le dije.

_____–Justo te iba a decir eso. Es una puta negra, ¿no?

_____–Sí, juega con los planes inocentes de tres chiquillos entusiasmados con la vida, se divierte cambiando los proyectos torpes de la gente.

_____Ya sabía yo que esa frase significaba algo, aquella vez. Algún Apu quería que me diera cuenta del verdadero sentido de la vida: vivirla, ser feliz, atemporalmente, sin planear tanto. Como decía John: «Life is what happens to you while your busy making other plans.»

_____–¿Y creen que nos volveremos a ver algún día? –dijo maní.

_____–No sé, maní. Si tú no terminas vendiendo frunas en Bangladesh, ni xavi predicando “la palabra” en Azerbaiyán, ni yo cuidando a la mamá de Naira en Platería, y si esta mesa está libre, puede que en cinco años.

_____Yo, aprovechando la canción que sonaba, escribí debajo de la frase mística del baño: «Hay un boomerang en la city, mi amor. Todo vuelve, como vos decís.» (Otros tres bobos la entenderán en cinco años). Y luego nos fuimos sin pagar.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Relatos largos

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda