lig tv izle
justin tv

Vagueaciones

Blog de Christian Guzmán en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

Archivo de Agosto, 2011

Viaje al centro de la cosa esa que palpita en los pechos de la gente

        Esta es la última historia de amor. La que nunca se olvida, la que es el karma de la vida de los antepasados de tu corazón maltrecho. La que no cambia, la que te persigue, la que te deja un estigma del tamaño de una carta de despedida en el escritorio un sábado a medianoche. Ésta es la despedida.

        Salud. Por ti, por mi, por la vida. Por las historias de amor que no se olvidan, por el karma bendito ése, por los corazones maltrechos, por la persecución, por las cartas de despedidas, por los escritorios de medianoche, por las despedidas.

        No tengo un trago a la mano, pero tengo cigarrillos. No sé cómo se brinda con cigarrillos. Creo que se dice fumulud, no creo que se diga “salud”, porque el cigarrillo no es precisamente saludable. Quizá esté bien decir “cáncer”, por el futuro cáncer. Salud por el cáncer.

        Allá hay un poco de ganja, podría decir “buen viaje”, ¿entienden, no?, “buen VIAJE”, la alucinada… Bah, soy malo para las bromas ahora. No se puede esperar que un pseudoescritor sea gracioso en su última historia de amor ¿no? La que nunca se olvida, la que le dejará marca.

        Tiene que serse paciente con ese tipo de escritor, sobre todo con ese tipo.

        No te olvidaré, quizá tú sí. Quizá ya lo hiciste. Pero yo no lo haré por una razón en especial: nunca estuve con nadie más por tanto tiempo. Nunca creo estar con nadie más por tanto tiempo. Nunca tuve tanto tiempo para estar con alguien. O lo que es peor, nunca tendré tanto tiempo ni para estar con alguien que me dé tiempo o que me dé alguien con el suficiente tiempo para estar con tiempo. O alguien, alguien, alguien.

        Ese párrafo debe ser el efecto del viaje. No entiendo un carajo si lo vuelvo a leer. No importa, así son todos los escritos sobre historias de finales o de despedidas, o de tiempos, o de alguien, o de viajes.

        He aprendido mucho de ti. Te amé demasiado. Espero haberte enseñado cosas que te sirvan. No te olvidaré. Espera, eso ya lo dije. Te voy a recordar siempre. Te amé mucho, aprendí de ti, soy mal escritor, estoy drogado, etcétera, etcétera.

Relatos cortos

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda