Vagueaciones

Blog de Christian Guzmán en Monografias.com

 

Archivo de Diciembre, 2009

Aproximación al entendimiento de una relación

Él es porque no puede estar; el descubrimiento de su insensibilidad lo ha dejado resignado a una vida circunscrita sólo a la existencia. Él sabe que las elecciones se le han limitado exponencialmente cada año cuasi vivido. A los veintitrés son sólo dos: “escribir que escribe” como el grafógrafo de Vargas Llosa; o esperar veintitrés más para tener el inverso de posibilidades y no escribir que no escribe ni esperar menos veintitrés menos.

Ella quiere estar porque no puede ser; y en la indecisión de ambas formas de existir se le va la vida. No se ha resignado ni a ser ni a existir; sólo es porque no tiene nada más que hacer. A los diecinueve se ha encontrado con veintitrés formas de no hacer nada, con veintitrés maneras de no leer a Vargas Llosa ni ser grafógrafo. Ella toma la vida por el cogote y la mira con furia, pero no sabe hacerle daño, no tiene más que decirle y la suelta.

Diecinueve y veintitrés son dos formas de sumar la vida. Diez más nueve; y veinte más tres. El segundo le dobla el primer número pero la primera le triplica el segundo. Diecinueve más veintitrés es una paradoja de la vida, una extravagancia que se permite un dios que no existe. Ella y él se restan y se suman y se vuelven a restar, siempre sumando. Dos vías, ambas inidóneas, de resolver esta cosa que se llama ser en unos tiempos en los que está de moda existir. Él y ella son dos formas de no amar, pero, por leyes aritméticas que uno no se atreve a refutar, se aman al juntarse.

Relatos cortos

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda