Toronjal Naruto

Tratando de entender lo que vemos del mundo

 

Pánico y locura en el mundo

El mundo, como la mayoría sabe, ha estado viviendo unos cuantos milenios de poca paz. ¿Dónde transcurre el tiempo de las historias románticas de reinos perfectos? ¿Cuál será el libro que hable o tan sólo mencione un lugar real -que existió- de paz absoluta entre pueblos? ¿Un lugar de tranquilidad y soluciones? Me temo que después de mucho meditar llegué a la conclusión de que nunca leí nada similar acerca de un sitio real, por lo que es enteramente probable de que un lugar así nunca haya existido. Por lo menos desde hace unos milenios a esta parte.

Guerras territoriales, epidemias, hambrunas, mala política. El mundo está plagado de eso y no es tan fácil hacerse a un lado. Vivimos como en Pánico y locura en Las Vegas. Frenéticos. El mundo está drogado de pánico y miedo. Estamos todos enfermos de todos. De todo lo que nos alcanza. En una ciudad podría ser tu vecino, un ladrón, un loco, un degenerado que sale en las noticias, un político corrupto… Pero no queremos también asquearnos del mundo ni permitir que el mundo nos contamine. Entonces las naciones se van cerrando unas a otras y esto sucede en varios aspectos. Se cierran económicamente, se cierran políticamente o culturalmente. “Eso acá no entra” dicen unas naciones a las otras y todas optan por bloquear algo del otro. Ya sea con el idioma, con la religión, ideológicamente.

Y cuando una epidemia se multiplica, las naciones también optan por cerrarse simplemente por protección. Por proteger a sus ciudadanos. Para que eso “no entre”.

El problema es qué sucede con la nación que es bloqueada. Con esto de la gripe porcina el tema de la discriminación resurgió seriamente: la discriminación por estar enfermos. Lo peor es que ahora leemos -también en los medios- que aparentemente la enfermedad es completamente tratable y que no existe riesgo.

¿Cómo sabíamos desde un principio que existía ese riesgo? Me refiero a cómo lo sabíamos los ciudadanos. Por los medios.

Y una vez más los medios inician campañas de bien público, concientizan sobre un problema social, nos informan sobre el tránsito y nos avisan que una epidemia en México está matando a la población y que no tiene cura. Encontrémonos entonces con la reveladora prueba de que no sabemos de dónde viene la información y que aún así la creemos.

Empecemos a preguntarnos más sobre lo que vemos, más sobre lo que leemos y no hagamos correr la voz de algo de lo que no estamos seguros. Por algo los blogs son tan leídos: porque en general se basan en expresar ideas y no tanto realidades. Y si son realidades hablan de realidades pequeñas. Son visiones que no pretenden ser objetivas.

Actualidad

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda