TILIO ESCRIBE

Blog en Monografias.com

 

Afganistàn:El proceso de desarme en la provincia de Faryab

Publicado en el GRUPO DE ESTUDIOS ESTRATÈGICOS DE ESPAÑA el 29 de Febrero de 2008

Introducción

En Afganistán hay una lucha continua por el poder regional entre los “señores de la guerra”, quiénes se arman para defenderse o para  atacar a otros. El poseer armamento es la manifestación más visible de ese interminable estado de conflicto,  un verdadero dolor de cabeza para las autoridades.

En su contraparte, el desarme consiste en la reducción o eliminación de esos armamentos para evitar conflictos o guerras. Como Observador Militar seguí ese proceso en la Provincia de Faryab, Norte de Afganistán, durante el año 2005. El presente artículo describe un esquema y mecanismo que, con las necesarias variantes, se aplica en diferentes misiones de paz.

El escenario

La organización social afgana es del tipo feudal, intolerable a un poder exterior a la tribu. Las relaciones humanas se rigen por tradiciones tribales, lazos étnicos y vínculos familiares. Los “señores de la guerra” o “comandantes” aprovechan el caos y el desorden nacional para imponer su propio desorden regional. Toman a su cargo la seguridad de las aldeas y se adueñan de las poblaciones, usando “grupos armados ilegales”. [1]

En un territorio extremadamente montañoso y de difícil acceso, las regiones bajo dominio de un “comandante” escapan al control de la autoridad. La población, atemorizada, brinda su apoyo al “señor de la guerra” en diferentes formas: pagando impuestos, brindando información y aportando jóvenes reclutas que serán los soldados de los “grupos armados ilegales”. Pese a ser analfabetos, los “comandantes” tienen una sorprendente visión del manejo del poder. El terror, la extorsión y el asesinato son sus técnicas, heredadas de Gengis Khan. Sin armas, esas técnicas no pueden aplicarse.


Cada “señor de la guerra“ estima sus necesidades y mide las de su rival. Debido a que adopta criterios ofensivos y al mismo tiempo teme agresiones, trata de mantener sus necesidades defensivas en el más alto nivel posible y reducir las de su enemigo a la mínima expresión.[2]

Tal el escenario donde se inició el proceso de desarme en la Provincia de Faryab.

Los actores

Los principales “señores de la guerra “ involucrados en este expediente fueron tres: Guli Pahlawan (segundo en la estructura de mando del partido político AZADI) , Faruk, (figura de tenebrosa reputación en el Norte) y Fateullah Khan (partido político Junbish –i-Milli, mano derecha del General Dostun. El primero y el segundo eran enemigos acérrimo del gobierno provincial; el tercero, estrecho colaborador. Guli  y Faruk entorpecieron  el proceso, Fateullah lo apoyó.

El proyecto fue desarrollado por la Comisión DIAG[3], con respaldo de UNAMA[4] e ISAF[5] .

Antecedentes

El proceso comenzó 14 de mayo de 2005. Ese día  arribó a Maimana una delegación de la Comisión  DIAG. Los delegados, presididos por el Coronel Langerod[6], miembro de ISAF, realizaron una reunión con el Vice-gobernador y otros importantes “comandantes” encabezados por su líder natural, Fateullah Khan.

Luego de una larga jornada de trabajo y discusiones, se trazó el siguiente plan de acción:

1. -Reunir información  acerca de los “comandantes”, cantidad de armas y los sitios de depósito de las mismas.

2. -Realizar una campaña de información del propósito del plan de desarme  y sus beneficios.

3. -Preparar un plan táctico para recoger las armas, con una fecha límite “flexible”.

El gobierno de Kabul apoyaría el trabajo de la comisión por intermedio del Coronel Nizan, representante del Ministerio de Defensa.

Era un plan fuera de contexto. El ambiente situacional era político no tanto militar[7] y sin acuerdo político nunca hay desarme. Este plan inicial abortó a los cuatro días, el 18 de mayo, cuándo Guli Pahlawan[8] retornó para iniciar sus actividades políticas en Faryab. Su presencia descalabró el tenue equilibrio entre los “comandantes”. Se inició una guerra local entre los partidos políticos Junbish y Azadi que duró un año entero. Fue un pésimo comienzo.

No obstante y para sorpresa de todos, la primera recepción de armas tuvo lugar el 22 de junio de 2005. Por iniciativa propia, Fateullah Khan y tres “comandantes” [9] se presentaron al WCP (punto de colección de armas) [10] establecido en la comisaría de policía de Maimana. Como delegado del Ministerio de Defensa, el Coronel Nizan las recibió y depositó (bajo llave) en un lugar a tales efectos. Eran unas pocas armas[11], pero el gesto mostraba la influencia de Fateullah sobre los “comandantes”. Eso volvió a notarse el 4 de julio, cuando Abdul Rahim, poderoso “señor de la guerra” del Distrito de Gurziwan entregó cuarenta armas. Sin embargo, el jefe de la oficina de Inteligencia notificó: ”El comandante Akran Shirzad, de la aldea Yokhan, distribuyó doscientos AK 47 entre la población. Lo hizo por orden de Hasmin Habibi, enemigo de Abdul Rahim”. Esto era un indicio del endémico mal afgano: continuamente, unos “comandantes” se desarman y otros se arman, en un juego de nunca acabar.

A mediados de julio el Ministro del Interior afgano, dispuso la creación de una Comisión de Desarme Provincial. Sería presidida por el Gobernador e integrada por autoridades civiles, militares y policiales. Habría representantes de UNAMA y PRT.

La comisión se reunió por primera vez el 18 de julio. En su discurso de apertura, el Gobernador remarcó su intención de desarmar los “grupos armados ilegales, ”una real amenaza para la seguridad”. Agregó: “Algunos “comandantes” de renombre desean entregar armas. Si eso ocurre, otros “comandantes” de nivel medio pueden seguir el ejemplo”.

Se organizó un plan de trabajo de corte político, apuntando a los actores directamente involucrados:

1. -Preparar una lista de los principales “comandantes” de la Provincia de Faryab.

2. -Reunirlos y explicarles el propósito del desarme, pidiéndoles que exhortaran a los demás “comandantes” a entregar las armas.

PRT y UNAMA remarcaron la importancia de Fateullah Khan como colaborador, pero el Gobernador los desanimó: ”Actualmente –dijo- Fateullah es candidato a la Wolesi Jirga (Asamblea Nacional) y se mantiene alejado de estos Asuntos”.

Estaba prevista la realización de elecciones parlamentarias el 18 de septiembre y ocho “comandantes” se postularon a integrar la Wolesi Jirga (Asamblea Nacional)[12]. En sesión realizada el 1º de agosto se les notificó la exigencia del gobierno central de Kabul: “Como requisito para participar en las elecciones, deben entregar sus armas. La fecha límite es el 6 de agosto de 2005”.

De los ocho candidatos, solo Fateullah Khan entregó armas. Los demás declararon no tenerlas y negaron vínculos con “grupos armados ilegales”. El Vice-Gobernador mantuvo una reunión especial con esos candidatos. Finalizada la misma, hizo desalentadoras aseveraciones: “Declararon no tener armas. El desarme finalizó. No hay nada más que hacer”.

Al punto, el Jefe del Departamento de Seguridad contradijo esa afirmación: “Aunque lo nieguen, los comandantes mantienen sus armas. Las distribuyen entre amigos, hermanos y parientes. Declinan responsabilidad respecto a los comandantes subordinados.


Esta opinión fue compartida por el Jefe de Policía de Maimana, quién citó el caso del General Fateullah Khan: “Fateullah entregó algunas armas viejas para hacerse a si mismo un blanqueo político. Conserva intacto su arsenal. Por desgracia, la policía no tiene pruebas.”

El Jefe de la Oficina de Inteligencia se lamentó: “Concuerdo con eso. Sabemos que es así, pero tampoco tenemos evidencia.

Conciente de su impotencia, el Vice-Gobernador concluyó, con tono pesimista: “Si algo ocurre en el futuro, si hay algún problema, responsabilizaremos a los comandante ”[13].

No obstante y pese al desánimo del Vice-Gobernador, el proceso continuó. Ocurrieron dos hechos que, en cierta medida, marcaban el espíritu imperante respecto al desarme.

El primero sucedió el 19 de agosto, en el pueblo de Gurziwan, Capital del Distrito del mismo nombre. El Gobernador presidió una asamblea en la que participaron: El Consejo de Ancianos del Distrito, los principales “comandantes”, UNAMA y PRT. En su discurso enfatizó: “Las autoridades, Policía, el Consejo de Ancianos y los “comandantes” deben participar en el proceso de desarme. Esta instancia es muy importante para el futuro del país”. Los miembros del Consejo de Ancianos apoyaron los dichos. Los “comandantes” concordaron y prometieron entregar las armas.

Ese consenso monolítico del Consejo de Ancianos -órgano rector en la sociedad afgana-y de los “comandantes” fue la muestra más notable de apoyo popular que pude ver durante todo el proceso.

El segundo ocurrió el 22 de agosto, en el hotel municipal de Maimana. Se reunieron ciento veinte “señores de la guerra” de la Provincia de Faryab. Participaron  autoridades provinciales, Policía, PRT y UNAMA.

Con un encendido discurso de apertura, el Gobernador destacó la lucha de los “comandantes” contra los “comunistas” [14] y los Talibán. ”Pero a lo pasado, pisado-dijo-. Ese período terminó. Es tiempo de entregar las armas y trabajar por el futuro del país. Si las entregan, la gente será feliz y el Gobierno Provincial no tendrá complicaciones”.

Entusiasta y animado, agregó: ”Unos días atrás recibimos dos ambulancias y la promesa de un millón de dólares para instalar la energía eléctrica en la Provincia, pero es necesario una situación segura para desarrollar tal proyecto”.

Le llegó el turno al representante de UNAMA, Doctor Tony Lapsley, australiano, de estilo académico y con una sólida fe en el poder persuasivo de la palabra. Cuál profesor al dictar cátedra, habló de un desarme “en beneficio de la democracia y el progreso”. Citó como “ejemplar” la conducta de “algunos comandantes que entregaron sus armas”.

Acto seguido hizo uso de la palabra el comandante del PRT asentado en Maimana, Tte Col Alexandre Boswell, británico. De estilo castrense y con sólida creencia en la fuerza militar, no se anduvo por las ramas: ”Tienen dos caminos –dijo-. 1. -Entregar las armas en forma pacífica. 2. - Mantener las armas, en cuyo caso serán declarados fuera de la ley y la ISAF entrará en acción. Se las sacaremos  por la fuerza”.

Lo interesante fue apreciar la reacción de los principales “señores de la guerra”. Con infinita paciencia, escucharon ambas ponencias sin chistar. Fue la segunda expresión colectiva ante el desarme, pero si la anterior fue monolítica, ésta fue intrigante. ¿Fueron acicateados por las palabras de Lapsley o amedrentados por los dichos de Boswell? No se supo. La mente del hombre asiático es impenetrable y los “comandantes” esconden (y esconden muy bien) sus intenciones y propósitos.

No obstante, la asamblea fue evaluada como positiva, ya que algunos “comandantes” de nivel medio –sentados en el fondo del salón-se mostraron dispuestos a discutir el asunto y cinco de ellos entregarían un total de 37 armas:

1. -Maazullah Khan

2. -Muhibullah

3. -Ghaffor

4. -Wondoud

5. -Haji

Eran 5 entre 120 y no tenían mayor relevancia, pero esa actitud, aunque de escasa adherencia, demostraba astucia: no querían perder el apoyo de ONU ni tampoco echarse encima la fuerza de la ISAF.

Durante el mes de septiembre se constató la entrega de algunas armas por parte de algunos “comandantes” de nivel medio. El Coronel Nizan, a esa altura incompetente representante del Ministerio de Defensa, entregaba, de mala gana, información fragmentada e inexacta, insuficiente para seguir el desarrollo del trámite.

El proceso de desarme tuvo un giro importante el 16 de octubre. Se elaboró otro plan de trabajo y se fijó como “zona objetivo” el Distrito de Almar”[15] por las siguientes razones:

1. -Gran cantidad de armas en la zona.

2. -Problemas entre “comandantes” locales y autoridades del Distrito.

3. -Actividades delictivas (contrabando, impuestos ilegales, tráfico de opio).

4. - Ocupación ilegal de tierras.

5. - Disputas entre los partidos políticos Junbish y Jamiat. (Azadi no participaba).

Las aldeas elegidas fueron Khudimat y Chaglatak; dos “comandantes” serían desarmados: Faruk y Saraj.


A mi juicio, las razones de selección eran comunes a cualquiera de los Distritos. Incluso Guli Pahlawan no tenía influencia en esa región. El problema notorio (en ese momento) era el General Faruk,[16] quien desafiaba abiertamente a la autoridad, no solo provincial, sino que empezaba a ser un problema para el Gobierno Central de Kabul.

Se formaron tres grupos de trabajo, uno de ellos responsable de hacer una campaña publicitaria a favor del desarme. Recuerdo haber concurrido un sábado a la ciudad de Almar. Era día de mercado. Entre la multitud, las bandas armadas (“grupos armados ilegales”) de Junbish y Jamiat patrullaban diferentes áreas. Se destacaba la presencia del Jefe de Policía de Almar [17], de nombre Nassim, hermano del general Faruk, designado en el cargo –ilegalmente- por el propio general.

Nassim iba armado con AK 47 y una custodia de cuatro hombres. No se si cabe en el correcto castellano la expresión “armados hasta los dientes”, pero aquel equipo imponía el miedo entre los pobladores, pobre gente deseosa de vender sus pobres cosechas. Intentamos hacer una promoción de los beneficios del desarme entre la gente. Imagine el lector los resultados. Aunque eran frecuentes los tiroteos en el mismo mercado, nos escuchó un grupo de doce personas.

A mediados de noviembre, el Gobierno mostró su debilidad en la continuación del proceso. El Jefe de Policía de Maimana se declaró incapaz de desarmar los “grupos armados ilegales” y requirió el apoyo del Ejército Nacional Afgano para cumplir las actividades policiales. El Vice–Gobernador agregó: “El proceso de desarme no está funcionando adecuadamente debido a que enfrentamos otros problemas”. En esto le sobraba razón. La escalada de violencia iba en aumento y llegó a su punto culminante el 7 de febrero, con el ataque a la guarnición del PRT local. [18]

Conclusiones

1. -Los “señores de la guerra” aprovecharon el desorden nacional para imponer el desorden regional, usando los “grupos armados ilegales”.

2. -A tales fines, la tenencia de armas (portátiles y de gran calibre) era un elemento de uso político.

3. -Ante eso, el arreglo político debió preceder al desarme.

4. -Como “señores de la guerra”, Fateullah Khan, Guli Pahlawan y Faruk tuvieron influencia decisiva en el proceso. El primero lo favoreció, los otros dos lo dificultaron.

5. -El Gobierno de Faryab se declaró incapaz de realizar el desarme por si solo.

6. -Los “señores de la guerra”, con paciencia y ocultando sus intenciones, hicieron su propósito: Fateullah Khan, prominente figura en el Norte, ingresó a la Wolesi Jirga (Senado) luego de un proceso de “lavado o blanqueo político” al entregar unas decenas de armas viejas.

7. -Fueron recogidas unos pocos centenares de armas, [19] luego de un proceso lento y pesado.

8. -Como mecanismo de imposición de la seguridad, los procesos de desarme son muy usados. Muchos terminan en fracaso y pocos en éxito.

Final

Le comenté a Phil Sparrow [20], australiano, jefe de la oficina de ONU en Maimana:

”Leí que la filosofía occidental expresa (o parte del supuesto) de que los hombres pelean porque tienen armas, concluyendo que si no tuvieran armas no pelearían”.

Con su habitual cara sonriente, su expeditiva respuesta fue: “Aunque les saquen las armas, los comandantes seguirán peleando. Aunque sea a trompada limpia”.


Notas




[1] IAG, ”illegal armed groups”, por su sigla en inglés. Varían en número, de cinco a trescientos hombres.

[2] Debido a lo variable de la situación, el amigo hoy puede ser enemigo mañana.

[3] Disbandment of illegal armed groups, por su sigla en inglés. (Puede traducirse como desbandada, licenciamiento, de grupos armados ilegales).

[4] United Nations Assistance Misión in Afghanistan, por su sigla en inglés.

[5] International Security Assistance Force.

[6] No tomé cuidado de anotar su nacionalidad.

[7] Guli Pahlawan me dijo:”Los demás comandantes me temen. Yo se dónde esconden sus armas y puedo denunciar esos sitios cuando quiera. ” Mas allá de la bravuconada, denuncia un ambiente situacional afgano típico, donde el arreglo político debe preceder cualquier acción.

[8] Ver GEES colaboración No. 1821,  12 julio 2007.

[9] Khan Agha Khan, Hayatullah Surhabi y Sabed Ahmad.

[10] WeaponsColection Point, por sus siglas en inglés.

[11] Fateullah Khan, 41 armas, (24 AK 47, 7 ametralladoras, 4 RPG 7.  Khan Agha Khan: 2 AK 47. Hayatullah Surhabi: 1 RPG 7, 3 AK 47.  Sayed Ahmad 1 AK 47.

[12] Las elecciones se hicieron tal cual lo previsto. Ver GEES colaboración No. 1989, 17 octubre , 2007.

[13] Podía ocurrir cualquier cosa, dada la variable actitud de los “señores de la guerra”.

[14] Se refería a la lucha contra la URSS.

[15] Uno de los más problemáticos, después de Shiring Tagab, en los dominios de Guli Pahlawan.

[16] Faruk decía ser descendiente directo de Gengis Khan.

[17] Era el causante de los mayores actos de pillaje y disturbios.

[18] Ver GEES colaboración nº 1907, 3 septiembre 2007.

[19] Si mal no recuerdo, fueron 342 de un total estimado en 30 000 que inundaban Faryab.

[20] Phil Sparrow llevaba cinco años en Afganistán. Tenía un completo panorama del país. Hablaba el Dari y tenía una estrecha relación con la población. La practicidad propia de los australianos lo llevaba a dudar de la propia practicidad de los métodos de la reconstrucción, entre ellos el desarme.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

10 respuestas a “Afganistàn:El proceso de desarme en la provincia de Faryab”
  1. Kara dice:

    The answer of an exerpt. Good to hear from you.

  2. http://bestonlinevirtualgames.com/ dice:

    Hi there colleagues, its wonderful piece of writing about tutoringand entirely defined, keep
    it up all the time.

  3. xn--lnpengenuudensikkerhed-o5b.dk dice:

    It’s truly a great and helpful piece of information. I am satisfied that you shared this useful information with us. Please keep us up to date like this. Thank you for sharing.

  4. Marquita dice:

    Itѕ like you rеad my mind! You seеm to know so much about thiѕ,
    lіκе уou wrοte the book in іt or something.
    I thinκ thаt уou can do with a fеw pics to ԁrive the message hοme a bit,
    but instead of that, this is magnіficent blοg. A fantastic
    reаd. I’ll definitely be back.

  5. option binaire Wikipedia dice:

    I almost never write comments, however I browsed a few of the responses on
    this page Afganistàn:El proceso de desarme en la
    provincia de Faryab | TILIO ESCRIBE. I do have a couple of questions for you if you do not mind.
    Could it be simply me or do some of these comments look as if they are
    written by brain dead visitors? :-P And, if you are writing at additional social sites, I’d like to keep up with you. Could you post a list of the complete urls of your social community pages like your Facebook page, twitter feed, or linkedin profile?

  6. Debt Consolidation in Fort Worth dice:

    Good info. Lucky me I recently found your site by chance (stumbleupon).

    I have book-marked it for later!

  7. cabling trees in Doylestown dice:

    Hey there! This is my first comment here so I just wanted to give a quick shout out and say I really enjoy
    reading your articles. Can you recommend any other blogs/websites/forums that
    deal with the same subjects? Thank you so much!

  8. voyance gratuite dice:

    Hello, this weekend is pleasant for me, since this moment
    i am reading this fantastic educational paragraph here at my house.

  9. cash loans dice:

    lovely jubbly fantastic thanks so much

  10. Classie Falzon dice:

    Thanks for one’s marvelous posting! I quite enjoyed reading it, you’re a great
    author. I will always bookmark your blog and will often come back from now on.
    I want to encourage one to continue your great posts, have a nice holiday weekend!



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom