TILIO ESCRIBE

Blog en Monografias.com

 

Cartas afganas (5) Kabul



Llegué a Kabul el 26 de marzo de 2005 (año 1384 en Afganistán) a las 16:30.En el aeropuerto, el responsable de la seguridad del personal de ONU me dio indicaciones acerca de la situación y las medidas de precaución a considerar “muy seriamente,por su propio bien.” “Es necesario mantener permanente contacto por radio o celular y a la hora de alojarse,elegir sitios a buen recaudo”.” Recalcó:”Su propia seguridad es lo principal.La ONU no necesita héroes” .”La situación está tranquila –concluyó-así que las condiciones de seguridad son mínimas”:Estado de alerta VERDE (el mínimo,según explicó),con TOQUE DE QUEDA y prohibición de circular por las calles sin custodia de la ISAF,fuerza de seguridad internacional . “No está tan mal” –pensé.No obstante,el martes siguiente un coche bomba explotó en el centro de Kabul,pero el incidente “no afectó gran cosa” –según decía un colega- tan solo un poco de desorden en el tránsito(ya de por si caótico),que retrasó la salida del personal de ONU de sus oficinas. “Llegamos con retardo a cenar” –se quejaba el colega.

Fui (más bien me llevaron) a un hotel considerado “seguro”,el Ahmad Walid,en la calle 13,barrio Wazir Akbar Khan,con una renta de seguro no accesible a un afgano común:cincuenta dólares diarios.( Después me enteré:un afgano vive con dos dólares por día).Unos enormes perros -de esos llamados “cimarrones”  en Uruguay - rondaban por allí y ladraron en la puerta de la habitación durante gran parte de la noche.

Al otro día busqué al gerente para saber sobre el desayuno e interrogué a un guardia armado con AK 47 y un RPG 7 recostado como al descuido en la puerta de su garita.No entendió nada.Solo repitió : “ ¡¿breakfast?! y otras palabras en Dari.Apareció un hombre un poco mayor con aspecto de gerente,quién me dijo en inglés: “Ese hombre viene de las montañas.Apenas sabe hablar.Menos entenderá el inglés.Venga conmigo”.

Le expliqué sobre los perros y respondió con tono resuelto y conocedor:”Pues tendrá que acostumbrarse y resignarse.Cuando salga al campo,lleve un palo para defenderse.Esos perros lo comerán si se descuida”.Me pareció exagerado el comentario,pero después me enteré (y comprobé) de que las bandadas de perro son el terror de Afganistán.

Más tarde recorrí las instalaciones.Todo allí llama la atención.

Los hoteles tienen un enorme portón y poderosos candados.La entrada es vigilada por policias afganos en su lado externo y por guardias de seguridad internos. El servicio incluye un desayuno que provoca lástima y una cena que mete miedo,con frituras en aceite ya pasado de uso ,la cual se sirve a las siete y media de la tarde.No hay almuerzo,pero si uno quiere puede encargar una pizza a la pizzeria Everest,que esta a media cuadra de mi alojamiento. Encargué una que resultó - a mi entender- la más cara de Asia y del mundo: seis dólares la porción.

La energía eléctrica se corta cada tanto.Cuando se restituye la luz,se interrumpe el agua y cuando se normaliza el servicio de agua y luz,se interrumpe la televisión por cable.

Por la tarde, recorrí una parte de Kabul.Es una ciudad sucia,desprolija,con barro,escombros, zanjas,cunetas,comercios pequeños dónde venden de todo,carnicerías dónde la carne está colgada en la acera y al aire libre,talleres,fábricas de ladrillos,puestos de venta de frutas,gente montada en burritos,gente en bicicleta,mujeres con sus “burkhas”,el polvo asfixiante que invade el aire y el tránsito infernal y caótico con sus Toyota,Mercedes Benz,camionetas 4×4,camiones,etc.En una plaza y otros sitios,la enorme foto del General Mazud,héroe nacional afgano

Los frentes de los edificios públicos,bancos ,embajadas y ni que hablar las guarniciones militares de la coalicion europea lucen como “bunkers”, protegidos con enormes bloques de cemento y alambrados de pua.Aparte de soldados de 29 nacionalidades,se ven guardias armados y mercenaries con AK-47.En las inmediaciones de estos edificios abundan los carteles de “Prohibido sacar fotos”, “Alto”,”Prohibido estacionar”, “ Prohibida la entrada”.Al parecer todo lo no autorizado esta expresamente prohibido.

La sensacion de inseguridad es permanente,lo mismo que el desorden. “Kaboul” –como pronuncian acá- es un caos.

Volví casi a la hora de la cena.El gerente me preguntó dónde había estado y yo le dije “por ahí,de paseo” .Me preguntó: “ ¿Está loco? ¿Paseando solo? ¿Sabe la que se arma si le cortan el cuello o le dan un tiro?” “No salga más.”

Y cerró el portón de un trancazo.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

Una respuesta a “Cartas afganas (5) Kabul”
  1. Pcbcarp dice:

    Interesantísimo. Las impresiones personales de quienes habéis andado por ahí siempre ayudan mucho a hacerse una idea precisa de la situación. Si no te importa, voy a recomendar este blog en el mío. Un saludo.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom