¿A vos te pasa lo mismo?

Este espacio está dedicado a toda la gente que desee expresar sentimientos, compartir sus historias, para enriquecer el proceso de la vida. Este Blog fue creado para la gente que se atreve a sentir y manifestar lo que le pasa.

 

Sapo de otro pozo: Los boludos también queremos que nos quieran

Si, muchas veces me siento sapo de otro pozo. Encuentro pocas personas que piensan y sienten la vida como yo. Seguramente las personas ligadas a alguna rama del arte podamos desarrollar más nuestra capacidad de expresión que el resto.

Siempre pensé que lo que uno escribe, dice o hace, una vez que se encuentra en manos, boca y ojos (mente) de otra persona, automáticamente deja de ser nuestro. Ya no nos pertenece, carece de sentido alguno hasta que el otro les da un sentido nuevo. Entonces los escritores, los músicos y los actores siempre están expuestos a ser mal interpretados.

Todos los que nos expresamos de alguna manera sabemos que tenemos la posibilidad de fracasar. Y generalmente, fracasamos más de lo que ganamos. Somos conscientes de la posibilidad que puede salir mal y como siempre hay que volver a empezar. El tema está en saber cuándo es el momento indicado y no caer en errores de concepto.

Desgraciadamente todo lo que pasa en la sociedad es cuestión de errores de concepto. Creemos en palabras, en definiciones, en adjetivos y sustantivos. ¿Qué pasó con el verbo? ¿Qué pasó con la acción? El verbo nos expone. Por eso se escuchan palabras carentes de sentido y hay actos sin compromiso. El verbo hoy en día es una mala palabra.

Últimamente me pasa que escucho a personas hablando de amor, de sexo, y me siento como si estuviera dando un curso de cocina, cuando no sé prender el horno. Hablamos de cosas que no sabemos. Conocemos el significado de la palabra pero jamás lo vivimos en su máxima expresión.

Todos queremos tener razón. Cada uno de nosotros tiene distintos conceptos de las cosas, ya que depende mucho de nuestros aspectos culturales, sociales, psicológicos, biológicos, etc. Entonces ahí nacen todos los problemas. ¿Cómo dos personas van a poder entablar una relación si cada una quiere imponer sus conceptos? O mucho peor ¿Cómo se puede iniciar una relación si ninguno se ocupa de saber lo que quiere el otro?

¿Queremos amor o necesitamos una persona que nos ame?

El principal error radica en pensar que necesitamos amor y sólo nos lo puede dar una persona. Es absurdo, me niego a pensar que el amor sólo significa amar a una sola persona. Quiero pensar que hay algo más, que mi familia, mis amigos, mis lectores y mis mascotas también me aman, y que si no encuentro a un hombre al cual quiera conocer y vincularme con él, igualmente voy a ser amada.

Y nos sentimos así porque equivocamos el concepto. Para amar no necesitamos a nadie más que a nosotros mismos. Si amamos, es mucho más fácil y posible que nos amen. Pensamos que el amor sólo se reduce a una persona del sexo opuesto o del mismo sexo según corresponda.

Entonces no necesitamos amor, necesitamos un hombre o una mujer. Pero eso nada tiene que ver con amar. No puedo amar a cuanto hombre pase por mi vida. No con todos voy a poder tener una relación. No quiero conocer a todos los hombres del mundo, sólo a los justos y necesarios y en los que vea algo que realmente haga que quiera conocerlos.

Encontrar el amor y a la persona con quien queramos estar es como encontrar una aguja en un pajar. Sólo hay que conocer a las que se parezcan a la aguja que queremos. Es lindo poder elegir con quien estar. Es muy gratificante poder decir que no cuando no queremos y decir que si cuando realmente queremos algo. Es satisfactorio poder comprometerse con lo que uno quiere, sabiendo que puede salir bien o mal.

Es muy noble poder dejar de lado el egoísmo por amor. Todos queremos tener a las personas que amamos al lado, pero no siempre es posible. A veces deciden irse, a veces hay que dejarlos ir. Otras se mueren. Pero hay que mantener esos lazos puros, verdaderos, que sabemos que no vamos a poder encontrar en otras personas.

Empecemos a enfocarnos en las acciones. Cuando hacemos estamos creando un nuevo significado. Para hacer hay que observar, conocer, ocuparse. La acción implica muchas otras pequeñas acciones. Si hacemos, nos expresamos. Si nos expresamos, damos. Si damos, nos comprometemos. Si nos comprometemos, perdemos el miedo.

El significado le quiere ganar a los hechos. No importa lo que sea o pensemos del amor, amemos. No importa lo que sea el sexo o lo que signifique, cuidemos al otro. Ocupémonos de saber que quiere y que piensa el otro porque en eso también nos podemos encontrar a nosotros mismos.

 

 

La vida

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

4 respuestas a “Sapo de otro pozo: Los boludos también queremos que nos quieran”
  1. Carola Sangueza dice:

    Me gustó mucho el blog, y considero que tus palabras provienen de un proceso reflexivo que es necesario y que muy pocas veces nos damos la oportunidad de hacer, con nosotros mismos.

    Lo cierto es que la vida, las emociones y los sentimientos son muy complejos y que cada uno los interpreta a su forma y en función a su necesidad. Y el amor, el amor creo que va más allá de un sentimiento creo que es una decisión….

  2. Felix Alí dice:

    Personalmente no creo en la igualdad salvo ante la ley, nuestra diversidad es el detonante del amor, odio, anhelo, desprecio, etc..

    La igualdad etiqueta, castra, reprime y somete, La diversidad es sinónimo de libertad, promueve la creatividad y la auto realización.

    La buena o mala interpretación es definida por cada individuo, así, incluso la belleza se relativiza,

    La amistad y el amor nacen de los puntos de coincidencia entre las personas, la discriminación en estos casos es un derecho.

    Las acciones (el verbo) son el resultado de una vida plena, es el ejercicio y la comprensión de una verdadera libertad, sin embargo, estas están sometidas a la educación (sinónimo de amaestramiento y sometimiento) que en definitiva termina castrando la acción (nos cuesta romper modelos de conducta colectivos).

    El amor es una concesión, una puerta abierta al engaño o la felicidad, no determina uno que recibirá a cambio de darlo, el colectivo casi siempre se siente comprometido a retribuir una dadiva, pero, generalmente busca dar de lo que le sobra o motivado por la obligación.

    Ordenar primero nuestra morada es importante antes de ayudar al resto hacerlo, puede pasar que terminemos siguiendo a alguien que busca seguirnos, antes de dar amor a los demás amémonos a nosotros mismos a riesgo de ser llamados egoístas, como podemos ayudar a construir la morada de otros si la nuestra se cae a pedasos.

  3. Joise Morillo dice:

    Viviana, querida amiga, saludos, además, quiero expresar el agrado que siento al saberos identificándote vos misma, con vuestras últimas entregas he podido detectar eso. Si reflexionamos acerca de la máxima de Lao Tse –uno de mis sabios orientales favoritos- en el News Letters de esta semana, podremos observar una inmensa capacidad de aceptar el alcance de la mente humana en el sentido de: conociéndose uno mismo, puede, indudablemente, aceptar y aprehender el mundo, sobre todo el que más le atañe pero con una proyección muy poderosa con respecto al de otros. Al referirme al mundo, en este caso, quiero que se considere la vecindad, la familia, la villa, la ciudad, el país en que vivimos también reconocer las influencias de otros, sobre todo del otro más cercano.

    Es la única forma de ayudar, ayudándose a si mismo, y continuar ayudando a los demás de la forma que todos salgan favorecidos.

    Esto no es individualismo sino satisfacer la demanda que afirma la fórmula matemática que sostiene: “la adición de individuos suman un todo”, entonces ¡si un todo requiere de individuos! Se debe, prístinamente, proteger al individuo antes que otra cosa, y quien protege mejor al individuo es en si el mismo.

    Al proteger y ayudar a otros os estáis ayudando a vos mismo. Siempre he insistido en esto y seguiré insistiendo.

    Os ama
    Joise

  4. Andrés Casanova dice:

    Me parece bien interesante el articulo, y que aborda con franqueza absoluta lo que nos sucede a los que estamos dentro de alguna rama del arte.¿Los que (lamentablemente a veces) tenemos ciertos dones, desrrollaremos también estados paranoicos?



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom