¿A vos te pasa lo mismo?

Este espacio está dedicado a toda la gente que desee expresar sentimientos, compartir sus historias, para enriquecer el proceso de la vida. Este Blog fue creado para la gente que se atreve a sentir y manifestar lo que le pasa.

 

Archivo de Septiembre, 2010

¿Culpa del destino? Adictos al drama: El fin de un ciclo

Si, evidentemente tenemos una tendencia al masoquismo. A todo aquello que sabemos que nos causa placer. Nos movemos dentro de la dicotomía placer-displacer como si fuera lo único importante de la vida.

Hace poco comprendí que el placer es lo que genera el dolor, ya que lo queremos perpetuar para siempre. Ya no quiero sentir placer por las cosas, simplemente quiero disfrutar y sentirme feliz. El gozo, la alegría y la felicidad no generan dolor, sino que generan bienestar.

Aunque parezca mentira se puede ser feliz hasta en los momentos más tristes. La vida es como un espejo, si sonríes, siempre va a ver un motivo para seguir sonriendo. El placer es un fin, en cambio la felicidad y saber disfrutar es una capacidad, un don.

¿Por qué todo tiene que tener un fin, un propósito? La verdad estoy harta de tener que justificar todo lo que hago. No entiendo porque cuesta tanto aceptar que hay cosas que se hacen porque se quieren. Si tenemos dudas preguntemos. Pero nos da miedo preguntar, nos da miedo saber la verdad porque dejaríamos de estar en un terreno seguro.

(Continuar leyendo »)

Cosas cotidianas

Los (des)afectados de siempre

Quién no dijo alguna vez frases como “decí lo que quieras, no me afecta” “hago siempre lo que siento” “yo siempre gano”? A simple vista, parecen frases dichas por gente con una autoestima elevada y con seguridad en si misma, pero no son más que justificativos y mecanismos de defensa para su pobre actuar.

La verdad hay cosas que no quiero justificar más. A veces, por no decir ciertas verdades que podrían llegar a enojar al resto nos callamos y aguantamos todo tipo de humillaciones. Que una persona este loca o sea limitada, no implica que pueda hacer lo que quiera con nosotros.

Me estoy dando cuenta que siempre justifico mucho el actuar de los demás, pero nadie me justifica cuando digo esas cosas que nadie quiere escuchar. Todos pueden decir y hacer lo que quieran pero a la hora de escuchar sus propias verdades es más fácil enojarse con quien las dice.

Muchas veces me pregunto ¿Quién va a querer perjudicar a alguien que quiere? A esta altura de mi vida no puedo decirle a alguien lo que quiere escuchar; le voy a decir lo que veo, siento o pienso, por más que le guste o no. Siempre tratando de utilizar las palabras más adecuadas para no lastimar.

Muchos dicen que nada los altera, nada los cambia, que gente tan pura. Evidentemente prefieren no sentir nada, entonces si no sienten, no pueden jactarse de hacer siempre lo que sienten. Cuanta contradicción.

Generalmente, esta clase de gente no puede aceptar sus derrotas, le echan la culpa a los demás, e inventan historias con tal de quedar bien parados. ¿Y las consecuencia acaso no traen un efecto? ¿Quién lo padece no tiene derecho a que le afecte?

(Continuar leyendo »)

La vida
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda