Shetland

Blog en Monografias.com

 

Y… ¿Por qué no huir?

En la vida se nos presentan todo tipo de oportunidades, unas buenas para lo que buscamos, que nos proporcionan un beneficio; otras, no tan buenas o regulares pero que nos ayudan en determinado caso que la necesitamos y nos dan resultados pasajeros; y algunas que definitivamente son malas, pésimas y que nos traen complicaciones…

Un negocio, por ejemplo, podría estar en el rango de “oportunidad buena”, ya que de alguna manera nos puede proporcionar alguna rentabilidad o utilidad… Hay personas que son como imanes para los negocios y todo les sale bien, y reciben lo que buscan y en muchos casos un valor agregado.
Otras, en cambio, ni siquiera saben cómo relacionarse con su prójimo.

“Oportunidades regulares”, son de ese tipo circunstancial, que cuando se presentan, por ser ocasionales, se deben aprovechar pero que generalmente nos dan un resultado o satisfacción pasajera.

Las “malas”, podrían ser todas, pero éstas reciben tal calificativo cuando el resultado nos afecta directamente…

Se supone que debemos tener suficiente tacto para que todas las oportunidades que se nos presentan, resulten benéficas para nosotros, pero… ¿por qué no huir cuando vemos que pueden llegar a ser malas? Un mal negocio nos puede traer complicaciones, una mala relación sentimental nos daña el corazón y nos hiere el alma, en fin…

Huir no es ser cobarde.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda