Ruido: Nuestro Legado

Blog en Monografias.com

 

Afrontar la crisis con imaginación

BE041966

Los sistemas educativos tradicionales son excluyentes ante los estudiantes “diferentes”. Usualmente nos enseñan a los profesores métodos de análisis como “la campana de Gauss”, que lo único que toma en cuenta es al estudiante “promedio” y excluye a todo estudiante que se salga de alguna forma de lo “normal”. Por ejemplo ¿Cuantos cursos llevamos en la universidad sobre estudiantes con necesidades especiales? O ¿Cuántos cursos llevamos sobre como motivar a los estudiantes “sobresalientes”?
Esa gente que es vista como diferente, y que usualmente es excluida, suele ser precisamente la gente que cambia el mundo en que vivimos. Por alguna razón, algunas personas piensan que las ideas de los genios siempre gozaron de aceptación por parte de sus contemporáneos y que su rendimiento académico era ejemplar, pero lo que se conoce de sus vidas demuestra que muchas de sus ideas fueron controversiales para sus colegas y que usualmente eran incomprendidos. Un ejemplo de ello es el de Albert Einstein, quien aprendió a hablar y a caminar a una edad supuestamente tardía; incluso sus padres llegaron a pensar que era un niño subnormal. También, en sus primeros años como estudiante, no fue considerado un estudiante brillante, más bien era catalogado como un estudiante distraído y que tardaba mucho en aprender. Hoy en día es considerado el científico más importante nuestra época.

Es precisamente Albert Einstein quien dijo:

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio
talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía.

Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.”

Estamos viviendo una época de crisis de valores en la que predominan la inconciencia y la poca preocupación por los demás. Un medio como este propicia graves problemas, como el de la contaminación acústica. La mejor manera de solucionar muchos de estos problemas es por medio de la educación, así que nuestra responsabilidad se encuentra en difundir valores como el respeto por los demás, y si no lo hacemos , vamos a tener que empezar a comprar tapones de oídos en vez de gafas de sol.

Links de Interés:

Actualidad

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda