lig tv izle
justin tv

Ruido: Nuestro Legado

Blog en Monografias.com

 

Afrontar la crisis con imaginación

BE041966

Los sistemas educativos tradicionales son excluyentes ante los estudiantes “diferentes”. Usualmente nos enseñan a los profesores métodos de análisis como “la campana de Gauss”, que lo único que toma en cuenta es al estudiante “promedio” y excluye a todo estudiante que se salga de alguna forma de lo “normal”. Por ejemplo ¿Cuantos cursos llevamos en la universidad sobre estudiantes con necesidades especiales? O ¿Cuántos cursos llevamos sobre como motivar a los estudiantes “sobresalientes”?
Esa gente que es vista como diferente, y que usualmente es excluida, suele ser precisamente la gente que cambia el mundo en que vivimos. Por alguna razón, algunas personas piensan que las ideas de los genios siempre gozaron de aceptación por parte de sus contemporáneos y que su rendimiento académico era ejemplar, pero lo que se conoce de sus vidas demuestra que muchas de sus ideas fueron controversiales para sus colegas y que usualmente eran incomprendidos. Un ejemplo de ello es el de Albert Einstein, quien aprendió a hablar y a caminar a una edad supuestamente tardía; incluso sus padres llegaron a pensar que era un niño subnormal. También, en sus primeros años como estudiante, no fue considerado un estudiante brillante, más bien era catalogado como un estudiante distraído y que tardaba mucho en aprender. Hoy en día es considerado el científico más importante nuestra época.

Es precisamente Albert Einstein quien dijo:

“Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio
talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía.

Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.”

Estamos viviendo una época de crisis de valores en la que predominan la inconciencia y la poca preocupación por los demás. Un medio como este propicia graves problemas, como el de la contaminación acústica. La mejor manera de solucionar muchos de estos problemas es por medio de la educación, así que nuestra responsabilidad se encuentra en difundir valores como el respeto por los demás, y si no lo hacemos , vamos a tener que empezar a comprar tapones de oídos en vez de gafas de sol.

Links de Interés:

Actualidad

Caminata Sonora

510962919_0ee410eaa6Foto tomada de Flickr

Usualmente en nuestra sociedad todo es “llegar rápido a todo”, por lo que no tomamos tiempo de apreciar nuestra ciudad o al menos sus alrededores. Este pensamiento me llevó a hacer una parada en mi rutina diaria; así que me baje del bus a unos kilómetros de mi casa, con la idea de hacer una “caminata sonora”. Esta consiste en intentar apreciar la mayor cantidad de sonidos posibles que produce el entorno, por lo que tuve que dejar de lado mi reproductor de mp3 y hacer la caminata solo, sin distracciones.
Empecé la faena en Barrio Jesús de la ciudad de Heredia. Pensé en pasar por el centro, pues está alejado de la calle principal, así que podría apreciar algo más que solo carros. El sonido del viento fue una constante en todo el recorrido, éste pegaba de manera copiosa los distintos árboles. Lo interesante fue la variedad de sonidos que se desarrollaban dependiendo de las características de cada uno; al menos con el bambú el sonido era casi percutido y los pinos parecían que de alguna forma proyectaban el sonido del viento. Al poner atención a los detalles del recorrido, pude distinguir algunos sonidos de insectos, perros ladrando a lo lejos, y pájaros.
De pronto, una podadora de césped irrumpe con su estridencia en el paisaje: un señor cortando el césped de la iglesia. Luego, al pasar por una casa me llamó la atención el sonido metálico que producían unas latas de zinc, mal colocadas, que formaban parte del techo de una casa. A lo lejos, pude escuchar el martilleo constante que un constructor le proporcionaba a un bloque de cemento, que perfectamente podría confundirse con el sonido de una clave, no solo por su sonido, sino por el ritmo metronómico con que martillaba.
Muchas veces en el recorrido tuve que cerrar los ojos o intentar sólo ver mis pasos, para poder concentrarme de lleno en los sonidos, sin distraerme por lo visual, aunque a veces resulto difícil debido a que sí a lo lejos se escuchaba algún sonido peculiar, con la vista intentaba identificar visualmente la fuente de ese sonido. Lo interesante de la caminata es que por sí misma es una actividad bastante relajante, al menos yo me olvido por un instante de mis problemas y me concentro solamente en el próximo paso. Claro en este caso también tuve que poner atención a los estímulos auditivos del medio y esto hace que uno aprecie de una forma más integral el recorrido; es como cuando uno sale de paseo a algún parque nacional y estás atento a todo lo que oyes porqué todo es nuevo para vos, así que cada vez que escuchas un sonido interesante, intentas identificar qué es. En realidad, una caminata sonora es lo mismo, pero aplicado a nuestra cotidianidad, por lo tanto no es difícil, pues en realidad no hay recetas, no existe una forma de hacerlo bien o mal, sólo debemos escuchar nuestro medio.

¿Te animás a hacerlo?

General

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda