Rincón del Riesgo

Blog en Monografias.com

 

Riesgo prostático - mis momentos de angustia (segunda parte)

PARTE 2

Próstata es una palabra atemorizante, rodeada de miedos, mitos y silencio. Incontinencia, impotencia y castración sin duda se encuentran entre las palabras más aterradoras para casi todos los hombres. Las enfermedades de próstata atañen a muchas áreas sobre las cuales para los hombres de cualquier edad resulta difícil y embarazoso hablar

Jeremy Hamand

En esta segunda parte del riesgo prostático sacaré a flote todos aquellos sentimientos surgidos desde el momento en que supe de la existencia de un cáncer en mi cuerpo. Sentimientos ahogados por una profunda desmotivación que me impedía escribir sobre cada uno de los momentos de sufrimiento en este largo proceso. Pero, no sólo era impotencia en la escritura, también, como lo advierte Hamand, era difícil hablar de mi problema o, mejor, de mis grandes problemas.

Alguna vez le escuché a alguien decir que ojalá la inspiración te sorprenda frente a un papel, pero no llegó esa inspiración y por ello sólo ahora es que puedo sentarme a escribir.

Hiperplasia prostática, el comienzo de todo

En el mes de marzo se presenta una alerta que me permitió iniciar con las consultas médicas necesarias para conocer lo que estaba ocurriendo en mi cuerpo. Cierto día, temprano en la mañana, no pude orinar. Un poco preocupado me fui a trabajar. Seguí intentándolo hasta que al cabo de tres horas pude lograrlo.

Al comentarle a mi esposa lo ocurrido, inmediatamente solicitó una cita médica. Cuando le comenté lo ocurrido a la médica que me atendió, me ordenó una ecografía de vías urinarias y el antígeno de próstata.

A lo del antígeno no le presté mucha atención, estaba convencido que la ecografía revelaría mi problema que, en mis creencias, nada tendría que ver con la próstata. Pensaba que era algún problema de cálculos renales, quistes o alguna otra obstrucción cuya solución sería sencilla.

El 14 de abril me dirigí al laboratorio clínico a que me hicieran la ecografía. Este procedimiento es algo molesto, pues debes llevar la vejiga llena tomándote seis vasos de agua dos horas antes del examen y no haber orinado seis horas antes. En el trayecto al laboratorio sentí que mi vejiga iba a reventar, cada bache o resalto de la vía era doloroso. Una vez llegué, me dirigí a un baño, ya no soportaba más la presión. Oriné un poco, hasta sentir algo de alivio. Una vez estuve con el laboratorista, le supliqué que hiciera la prueba rápido, pues la presión se hizo más insoportable.

¡Vaya… encontré el problema!

Dijo el laboratorista, después pasar el aparato sobre mi abdomen.

¡Tienes una próstata enorme!

Me quedé estupefacto ¿es un cáncer?, le pregunté, pues los problemas de próstata siempre los había asociado al cáncer de próstata. No he dicho eso, sólo tienes una próstata enorme, no observo nódulos, pero es bueno que te hagas el examen de antígeno, sentenció el laboratorista.

Algo que molesta a los médicos es que los pacientes consulten Internet, pero frente al miedo y la ignorancia, sumado a la lentitud de asignación de citas, es una acción que difícilmente nos abstengamos de realizar. En la consulta encontré el siguiente texto:

A partir de los cuarenta años, la próstata empieza a crecer. Este crecimiento puede ser benigno (hiperplasia) o maligno (cáncer). Es fundamental realizar un diagnóstico precoz ya que el cáncer de próstata si se diagnostica pronto puede curarse (http://www.institutouroandrologico.com/servicios/enfermedades-prostata/).

En mi oficina tengo un compañero y amigo que lleva varios meses con hiperplasia de próstata, me animó al decirme que es algo normal, tal como lo expresaba el texto, pues con la edad nuestra próstata crece; sin embargo, la parte que decía “puede ser […] maligno (cáncer)” no me dejó tranquilo. Al día siguiente, me hice el examen de antígeno de próstata. Estando en mi oficina, recibí el correo con el resultado del examen, sentí miedo… mucho miedo, al leer el resultado. Para mi edad, el valor de referencia era máximo 3.1, el resultado arrojaba casi el cuádruple… 11.5.

Con mi amigo, consultamos Internet. Según la Sociedad Americana de Urología,

La prostatitis, infección urinaria, masaje prostático vigoroso, trauma por biopsia e hiperplasia de la próstata causan elevación en el PSA (antígeno).

Me aferré a este concepto para tranquilizarme… un poco, sólo un poco.

Regresé donde mi médica familiar con los resultados de los exámenes. Ella tenía el mismo concepto: “próstata grande, antígeno alto”. Solicitó al Sistema una cita con el urólogo.

Empezaron los problemas con el Sistema, al 19 de mayo aún no me asignaban cita con un urólogo. Desesperado me acerqué a mi IPS. Bueno, aquí es importante aclarar algo sobre nuestro Sistema de Salud en Colombia. Todo inicia con nuestra afiliación al sistema de seguridad social a través de una EPS, que significa Entidad Promotora de Salud, encargada de la parte administrativa y comercial, además de autorizar citas con especialistas y procedimientos quirúrgicos. Los servicios médicos se hacen a través de las IPS (Instituciones Prestadoras de Servicios), que son todos los centros, clínicas y hospitales donde se prestan estos servicios médicos.

En mi IPS me informaron que aún no se había asignado cita. Hablé, entonces, con el coordinador de la IPS, manifestándole lo urgente de mi solicitud. Se presentaron dos situaciones que permitieron una colaboración por parte del coordinador. La primera, de tipo conceptual, en tanto que el coordinador no estaba de acuerdo con el concepto: “próstata grande, antígeno alto”. “Para tu edad, este valor de antígeno es alarmante”, expresó el coordinador. En este mensaje se dejaba manifiesto un error del Sistema, la segunda situación a favor, pues figuraba con 10 años menos de edad, no quise corregirle en ese momento. Dame tu correo, yo te aviso en el transcurso del día, me dijo este médico amable que me atendió.

Ese mismo día me hizo copia del correo que envió a la EPS (al Sistema):

Buenas tardes.

Tenemos el siguiente caso:

El señor […]  es un paciente con un caso muy preocupante PSA: 11.5 (casi 4 veces elevado del valor normal y teniendo en cuenta la edad) y con una ecografía que indica hipertrofia prostática además de clara sintomatología prostática de inicio relativamente temprano para su edad. Factores de riesgo asociados.

No hay agenda para urología.

Como podemos ayudarle para poder conseguirle una cita con el urólogo?

Anexa al final una imagen con el mensaje que muestra el  Sistema:

Ese mismo día me llamaron de la EPS, informándome que tenía cita para el 28 de mayo con un urólogo. El alivio fue grande; sin embargo, quedé con una duda ¿cuándo me hubieran atendido sin la intervención del coordinador? Pero, bueno, ya tenía cita, que era lo más importante en ese momento.

Mi primer urólogo

El día de la cita asistí con mi señora, quien en todo momento ha sido mi apoyo. El urólogo, un hombre de edad y profesor de urología de una facultad de medicina de la ciudad, nos atendió con mucha jovialidad. Cuéntame qué te ocurre, fue su primera pregunta. Le manifesté mi preocupación con el resultado del antígeno, además de comentarle sobre el concepto al que aún me aferraba. Para mi alivio, él estaba de acuerdo con este concepto. Luego me hizo el examen de tacto, en el que

el médico se coloca un guante e introduce con cuidado un dedo lubricado en el recto con el fin de palpar para detectar la presencia de nódulos, áreas de consistencia blanda o dura y otras anormalidades; es posible que deban realizarse otras pruebas si se encuentra un área de preocupación (http://www.cancer.net/ )

Luego del examen nos informó: he tocado una próstata sana, sin nódulos, puedo asegurar en un 96% que no tienes cáncer. Mi esposa y yo nos miramos con una gran alegría. Sin embargo, el 4% restante los vamos a verificar con una biopsia, dijo el urólogo. Pese a la tranquilidad que nos dejaba su concepto, le manifesté que quedaba preocupado por el resultado de ese 4%. Lo que le pidas al universo él te lo dará, frase sabia que no olvidaré. No te preocupes, si el resultado es negativo te opero junto con la hernia inguinal que tienes, y si es positivo, igual te opero, no te dejes angustiar por la palabra cáncer. Estas últimas palabras me dejaron tranquilo hasta el día que obtuve los resultados de la biopsia… pero, eso es algo que relataré en la tercera parte de este Rincón.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom