Rincón del Riesgo

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Septiembre, 2014

Zona caliente

La “Muerte Roja” había devastado el país durante largo tiempo. Jamás una peste había sido tan fatal y tan espantosa. La sangre era encarnación y su sello: el rojo y el horror de la sangre. Comenzaba con agudos dolores, un vértigo repentino, y luego los poros sangraban y sobrevenía la muerte. Las manchas escarlata en el cuerpo y la cara de la víctima eran el bando de la peste, que la aislaba de toda ayuda y de toda simpatía, y la invasión, progreso y fin de la enfermedad se cumplían en media hora.

Edgar Alan Poe

Hace algunos años, en la década de los 90, leí un libro que dejó una huella imborrable en mi mente, por las escenas de horror que en él se describían. Pero no se trataba del relato de Poe, con el que inicio este rincón,  “la máscara de la muerte roja”. El libro que había leído hacía una descripción macabra de la muerte por contagio del virus Ébola.

La descripción de Poe, como lo afirma la epidemióloga Tara Smith, tiene parecidos con los efectos del Ébola, pero igual con un dengue hemorrágico. Lo cierto es que, pese a la genialidad manifiesta de Poe en sus cuentos cortos de terror, no se acercaba a la realidad del Ébola. Podíamos decir que son dos tipos de terror. En los relatos fantasiosos sabemos que no son reales, que son fruto de la imaginación de un hombre y, por tanto, sólo nos impactan durante su lectura. En el caso del libro sobre el Ébola, se relataba una realidad ocurrida y que era posible que se repitiera. La huella indeleble no sólo obedecía a la cruda descripción de la muerte, habían dos ingredientes adicionales que hacía incrementar el temor a este fatal virus: el pavor de los científicos y la alta tasa de mortalidad que, en algunos casos, era alrededor del 90%; es decir, de 10 infectados, nueve morían.

Inicié, entonces, la búsqueda de libro que me había impactado. Obviamente, la palabra Ébola y Google libros era el camino indicado. Aparecieron los libros de texto y de corte científico sobre el Ébola, entre ellos, el de la doctora Smith: “Ébola”, publicado en 2006 con el patrocinio de la Organización Mundial de la Salud - OMS -. El libro que buscaba no era científico, era más de tipo periodístico o, quizá, del género narrativo con algo de suspenso científico. Filtré la información, encontrándome con Outbreak (epidemia) del médico y novelista Robin Cook, escrito en 1987, relacionado con el Ébola, pero con un brote ficticio en los Estado Unidos, mi libro se ubicaba en alguna población del Zaire en África. Con el mismo título, en 1995 fue trasladado el temible virus al cine, con la protagonización de Dustin HoffmanRene RussoMorgan Freeman.

Luego de una intensa búsqueda, encontré mi libro con el título “The Hot Zone: A Terrifying True Story“, escrito por el periodista Richard Preston en 1994, que en la versión en español sólo se titula “Zona caliente”. El libro inicia con esta advertencia:

Este libro no es inventado. Lo que se cuenta es verdad y las personas son reales [...] Los diálogos se han reconstruido a partir de los recuerdos de los participantes. En determinados momentos describo los pensamientos de alguna persona. En estos casos me baso en entrevistas en que los entrevistados recordaban sus pensamientos, a menudo repetidas veces, entrevistas seguidas de sesiones de verificación en que los individuos confirmaban sus recuerdos. Si se pregunta a una persona: « ¿En qué piensa?», tal vez se obtenga una respuesta más rica y más reveladora de la condición humana que todos los «flujos de conciencia» imaginados por los novelistas. He intentado leer el pensamiento de las personas en su rostro y adentrarme en su vida a través de sus palabras, y lo que he encontrado está más allá de lo imaginable.

Pero, ¿por qué mi afán de releer el libro? La respuesta está en lo que está ocurriendo con el virus actualmente. Para comprender mi preocupación, basta hacer un recorrido histórico de los brotes del virus, publicado por la OMS:

Año Lugar Especie del virus Infectados Muertos
1976 Zaire Ébola de Zaire 318 280 (88%)
1976 Sudán Ébola del Sudán 284 151 (53%)
1979 Sudán Ébola del Sudán 34 22 (65%)
1994 Gabón Ébola de Zaire 52 31 (60%)
1995 El Congo Ébola de Zaire 315 254 (81%)
1996 Gabón Ébola de Zaire 60 45 (75%)
2000 Uganda Ébola del Sudán 425 224 (53%)
2001-2002 Gabón Ébola de Zaire 65 53 (83%)
2003 Congo Ébola de Zaire 143 128 (90%)
2007 Congo Ébola de Zaire 264 187 (71%)
2012 Congo Ébola Bundibugyo 57 29 (51%)
2014

¡Crecimiento exponencial! (afirmado por la OMS, no por mi)

En un solo día (23 de septiembre de 2014) se reportaron 373 infectados y 193 muertes, más infectados que en cualquiera de los años del recorrido histórico anterior. En septiembre de 2014 se reportan 6553 casos, de los cuales han fallecido 3083. Hasta 2012, el virus afectaba un país; ahora, es una epidemia presente en cinco países africanos: Guinea, Sierra Leona, Liberia, Nigeria y Senegal.

Y… también

Primer caso en Estados Unidos

Finalmente, me atormenta una pregunta ¿qué puede suceder si el virus llega a nuestra región?, solo he obtenido una respuesta: ¡Que Dios nos ayude, porque la ciencia aún no ha encontrado respuesta!

El segundo ángel derramó el cuenco en el mar y éste fue semejante a la sangre de un hombre muerto.

Apocalipsis

Referencias

Preston, R. (1994). Zona caliente. Barcelona: Emecé editores

Smith, T. C. (2006). Ébola. Philadelphia: Chelsea House Publishers.

Sin categoría
chatroulette chatrandom