lig tv izle
justin tv

Rincón del Riesgo

Blog en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

Archivo de Marzo, 2010

El riesgo de una buena gestión

Rincón del riesgo

El riesgo de una buena gestión

Por Juan Guillermo Rivera Berrío

Algunos de mis artículos sobre el riesgo nacen desde la experiencia. Vivimos en un mundo de riesgos, que se manifiestan desde diversas fuentes y en variados efectos. Hace un año me refería al riesgo que emerge por las confusiones, chismes y mentiras, artículo publicado en http://blogs.monografias.com/rincon-del-riesgo/, del que reproduzco su introducción: “Además de sortear la gran cantidad de riesgos de origen tecnológico, propios de nuestra sociedad contemporánea, y los llamados riesgos naturales cuya frecuencia viene en aumento por el deterioro de nuestro planeta, debemos enfrentar otros de tipo social para los cuales nunca nos han preparado. No existen entidades para la prevención y atención de desastres originados por el chisme, la mentira o las malas interpretaciones”.

Como en la lógica difusa, el chisme tiene un rango de valores de verdad: En un extremo, es una verdad que se quiere hacer pública con la intención de prevenir, advertir, o simplemente informar; en el rango difuso, es una verdad a medias, de la que se extrae aquello que es de conveniencia para el sujeto o entidad que riega el chisme; y en el otro extremo, es una mentira cuya intención es hacer daño.

¿Cómo difundir el chisme? Un método común y efectivo es la comunicación persona a persona. Sin embargo, el método más efectivo es el uso de los medios de comunicación. El poder mediático se presta para difundir extraordinariamente un chisme, sea cual fuere su valor de verdad: decretos de emergencia social, Agro ingreso seguro, Chávez y las Farc, son ejemplo de ello. El chisme, entonces, se presta para la manipulación de la opinión pública:

El influjo que se ejerce en el público es ambivalente: por convicción o por manipulación. El público es un potencial político en relación no sólo con procesos electorales, sino más ampliamente con respecto al ejercicio de la democracia en los diversos niveles de participación ciudadana, en la toma de decisiones en las corporaciones públicas, en los organismos de gobierno y en los aparatos judiciales. Este potencial reforzado por los medios se convierte en poder político cuando es liderado por personas o colectivos con autoridad reconocida públicamente. Pero el influjo sólo se gana si hay comunicación efectiva, no sólo publicitaria sino rica en contenidos y análisis, entre la gente cada vez mejor formada, y quienes pretenden orientar a la opinión pública. El público debe ser convencido de la importancia de los temas que suscitan interés mediante una comunicación comprensible capaz de motivar el compromiso de las mayorías: un público crítico, bien formado, es sensible y sabrá detectar pronto la veracidad de sus dirigentes, su compromiso con la comunidad y sus capacidades políticas (Ética comunicativa y educación para la democracia, Guillermo Hoyos, p. 88)

Pero, la comunicación efectiva se logra no sólo por manipulación, ésta debe incluir la participación, es allí donde pierde poder el chisme. Un chisme que no admita deliberación gana poder; pero, si el público, como lo dice Hoyos, es crítico y bien formado, sabrá detectar el valor de verdad del chisme, así provenga de un connotado personaje. En este Rincón, que publico para la deliberación en http://blogs.monografias.com/rincon-del-riesgo/, quiero compartir el riesgo que algunos sufren por realizar una buena gestión, que se asocia al poder del chisme.

En los últimos meses he observado un cambio extraordinario en el comportamiento de un gran amigo de muchos, que ha sido objeto de debates públicos, denuncias y, especialmente, del chisme mediático. El calificativo de amigo de muchos no es gratuito, puesto que se lo ha ganado por su gestión, además de favorecer a una gran cantidad de jóvenes excluidos de cualquier posibilidad de acceder a la educación. Ah! Se me olvidaba, este amigo es un educador, que ha dedicado toda su vida a la educación.

Hablar de la gestión de este amigo me ocuparía más espacio y tiempo del que dispongo, basta decir que transformó una Institución de tal forma que en la ciudad, en la región y en el país se habla de ella… y se habla bien. La institución transformada creció en estudiantes, creció en infraestructura física y tecnológica, creció en programas, creció en bienestar, creció en docentes, creció en empleados y, obviamente, en presupuesto. Este crecimiento fruto de la gestión se convirtió en riesgo. Ahora, esa institución de otrora, que pocos conocían, se ha convertido en una especie de “joya de la corona”… en un botín sobre el cual están puestos muchos ojos.

Pero, ¿cómo llegar al botín? La estrategia del asalto o de la emboscada en alta mar de los antiguos piratas ha cambiado por las denuncias en los órganos de control, por el debate político y mediático, que busca enlodar esta gestión y llevar a la picota pública a nuestro amigo. Lo extraño es que en los debates y denuncias no se presenta prueba alguna que evidencie lo que se dice; es decir, se constituyen en chismes. Sin embargo, los medios en su afán amarillista de publicar lo que sea que pueda llamar la atención, no se fijan en estos detalles. Los cazadores del chisme y del escándalo se prestan a la nueva estrategia.

Como lo decía en un principio, mi amigo ha cambiado. Sus extensos discursos, de los cuales muchos aprendieron y se formaron como empleados y personas, se han extinguido. Ahora sólo habla lo necesario, lo inmediato, los mínimos que permitan que esa Institución no se detenga… que no colapse. Tiene temor que lo malinterpreten, tiene temor que lo que hable sea usado en su contra, tiene temor que lo graben para alimentar las municiones de los piratas cazadores de la “joya de la corona”. Sus reuniones de varias horas se han reducido a unos cuantos minutos. Sus reuniones sociales con otros académicos, con empresarios, y con la clase dirigente y política que tanto apoyo le dieron a la Institución… también se extinguieron. Tiene temor que lo malinterpreten, tiene temor que las atenciones institucionales a los distinguidos visitantes se conviertan en más armas para los bucaneros. Se confirma, de nuevo, que el miedo y el riesgo van de la mano.

Por otra parte, un efecto colateral a una buena gestión es la pérdida de amigos y compañeros que ayudaron a esa transformación. El miedo, amigo del riesgo, ha propiciado que la gran mayoría admiradora o colaboradora de esa gestión, se esconda y espere el desarrollo de los acontecimientos o, si se prefiere, de la materialización del riesgo. Pocos se pronuncian, dejaron al amigo solo. Pocos protestan, los demás tienen miedo que se sepa de sus afectos a esa gestión. Tienen miedo que después del asalto final, pierdan sus privilegios. Tienen miedo de la materialización del riesgo de una buena gestión. Yo también tengo miedo, pero, como dice este amigo -recordando a Kant-, miedo a que me mal interpreten no a que me refuten, por ello no relaciono nombres o, al estilo de las películas basadas en la vida real: “cualquier parecido con la realidad… es mera coincidencia”. Igual, como dice el dicho, blanco es gallina lo pone. Blanco por los políticos y dirigentes al frente del barco bucanero, y gallina por los desleales con ansias de repartir el tesoro de la corona.

Tal vez por estas notas sea arrojado por la borda, si el riesgo se materializa. Pero, ha podido más mi honor y dignidad que mis intereses personales. Cómo callar ante la ignominia. Cómo callar al leer las mentiras y los chismes con los que se pretende asaltar a la Institución. Cómo callar ante la estupefacción que ha generado el silencio de mis compañeros, amigos y toda una comunidad académica que se ha beneficiado de la buena gestión, ignorando que el ataque no es sólo al amigo, sino a toda una comunidad. Señores bucaneros, espero entiendan mi posición, al menos para que cuando me ataquen no lo hagan con la misma saña como lo hacen con nuestro amigo.

Esta joya de la corona, que ha sido conservada por la buena gestión, se caracteriza por no pertenecer a empleado alguno o a grupo político alguno… es una joya que pertenece a la ciudad y, como tal, se ha salvaguardado. Nuestro amigo no ha hecho de esta Institución un fortín político o de cualquier pensamiento ideológico o religioso. Sus compañeros y amigos son conservadores, liberales, uribistas, fajardistas, izquierdistas, católicos, cristianos, evangélicos y menonitas. He ahí un efecto de una buena gestión: la heterogeneidad de pensamiento que no ha suscitado enfrentamiento alguno:

Una característica fundamental de la sociedad civil es su conformación prioritariamente pluralista: familias, grupos informales, diversos estilos y tradiciones de vida, organizaciones de diversa índole, instituciones culturales, juntas de acción comunal, todos comprometidos con una forma de vida social más solidaria, más respetuosa de la autonomía y más propicia para el desarrollo auténtico de los diversos grupos sociales, respetando la heterogeneidad y la diferencia. La sociedad civil así entendida es el mejor medio para proponerse el pluralismo razonable. Son estos derechos fundamentales los que fortalecen las estructuras comunicativas de la sociedad civil, las cuales garantizan una verdadera democracia participativa (Ética comunicativa y educación para la democracia, Guillermo Hoyos, p. 88)

En el contexto de esta democracia participativa y deliberativa, queda la esperanza de que los ataques despiadados de la mentira y la calumnia, encuentren férreos defensores de lo que es suyo, de sus familias, de su ciudad y de su país.

Finalmente, parece que la expresión: “es mejor tener novia fea porque nadie la mira” cobra vigencia. No obstante, me siento orgulloso por esa novia que tenemos y, mientras pueda, la defenderé del ataque de las aves de rapiña o, para nuestro caso, de los buscadores de tesoros.

Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda