RA Abogado

Blog en Monografias.com

 

EL HABEAS CORPUS ES INSUFICIENTE PARA GARANTIZAR LOS DERECHOS ELEMENTALES DE LAS PERSONAS

El Habeas Corpus es un procedimiento constitucional que procede:

1- Cuando ya se ha privado de su libertad a una persona y esto se ha verificado en detrimento de algún derecho, como “derecho de defensa”, “presunción de inocencia” o que no se haya informado de manera inmediata y comprensible, sus derechos y de las razones de su detención o que sea obligada a declarar.

2- Cuando alguien es condenado por un ilícito penal y en el curso del proceso, se violentó algún precepto legal de orden constitucional.

En cualquiera de los casos, es necesario que la persona esté real y efectivamente limitada de su derecho ambulatorio; es decir, que la simple posibilidad o la asechanza de ser privado de ese derecho fundamental, no faculta para invocar protección constitucional alguna.

Resulta entonces que una persona, puede ser detenida sin haber cometido infracción penal alguna y de hecho esto ocurre en grandes cantidades, por malicia de la PNC o bien de la FGR o de cualquier autoridad o fuerza pública; y si se han cumplido con esos formalismos estériles, que son únicamente de papelería y de expediente, no hay motivo para invocar de forma efectiva un Habeas Corpus.

Por otro lado, el proceso de Exhibición Personal, tiene un trámite relativamente extenso, en primer lugar, hay que poner en conocimiento a la autoridad competente (La Cámara de lo Penal o la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia); luego se nombra a un Juez Ejecutor que tendrá la función de intimar al Juez o a la autoridad que ha restringido de libertad al favorecido y finalmente, los magistrados, sea de la Cámara de Segunda Instancia o de la Sala de lo Penal, conocerá sobre la procedencia de la Exhibición Personal.

Todo el proceso dura aproximadamente QUINCE DÍAS hábiles, mientras tanto es muy probable que ya se haya realizado una AUDIENCIA INICIAL y decretado detención provisional o no, y hasta se ha podido pedir una audiencia especial para revisar las medidas cautelares.

Todo esto implica tiempo valioso en el que una persona puede estar injustamente privada de libertad y en espera de procedimientos llenos de formalismos.

Desde la perspectiva de una persona no letrada en derecho, a quien se le intenta explicar toda esa sarta de tecnicismos y al final, significa que seguirá guardando detención en una bartolina o bien en un centro preventivo o penitenciario.

Los jueces también juegan un papel muy importante, quienes al no tratarse de una personalidad reconocida, le aplican todo lo desfavorable que el proceso formal puede ofrecer a un “vulgar delincuente”, que de antemano se sabe que intentará evadir la acción de la justicia y que por ser de escasos recursos económicos, es culpable, ya que es el prototipo del delincuente, infractor de la ley, a quien es necesario extraer de la sociedad para evitar daños peores.

Entonces, es necesario ser privado de libertad y estar recluido en un penal o en una bartolina, para que se habilite el derecho de acudir por protección constitucional de Habeas Corpus y esa privación deberá continuar en el tiempo y si, por astucia de quienes han realizado la detención, ha suplido los defectos, formalmente, pero no materialmente, se vuelve improcedente el beneficio de exhibición personal, no obstante existir una violación a los derechos fundamentales, en términos reales.

Es decir, al imputado no se le pregunta ¿Le leyeron sus derechos al momento de ser detenido? Claro que no, lo que se hace es ir a ver las actas respectivas y si se ha hecho constar tal situación… todo es legal y válido.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda