RA Abogado

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Junio, 2010

RECORDANDO EL FUNERAL DE UN NIÑO

No recuerdo el momento exacto, el día, mes ni el año, si llovía o hacía sol. Seguramente hacía calor, es que aquí el clima siempre es así; es más, ni siquiera recuerdo haber estado triste, no significa que no lo haya estado, después de todo, fue un acontecimiento importante y un tanto impactante; y hasta es muy probable que haya durado mucho más de un día, varias semanas tal ves… lo cierto es que se trataba de una defunción, un niño había dejado este mundo, su forma de pensar y de ver ya no estarían ahí para interactuar con los eventos interesantes o simplemente importantes de la vida; ya no jugaría el trompo, al capirucho o a las cometas; también la escuela se acabó y los recreos y los suspiros por aquella niña bonita que le causaba tanto pánico y a quien nunca tuvo el valor de confesarle de frente que le amaba…

Bueno, eso sí, no hubo coronas de flores, gente de negro, ni siquiera lloraron, por el contrario, todos estuvieron muy contentos… en algún momento, un poquito de tristeza, pero nada de importancia…
Y es que recordándolo mejor, ni siquiera se registró una fecha exacta de defunción y hasta podría decir que tampoco hubo un sepelio, pero sin llegó el día en que aquel niño enamorado por siempre, dejó de existir ¿Dónde quedó su cadáver? Por Dios, alguien que me lo diga; quiero ir y llorar ante sus restos…
Siempre me dijeron que la vida es muy corta y ahora empiezo a creerlo, cuando recuerdo a ese niño… que se llamaba igual que yo y casi pensaba como yo, ahora ni siquiera posee un cuerpo inerte por el cual estar triste, lo cierto es que ya no vive… ha muerto para siempre y con él se han ido muchos sueños, fantasías y creencias… Todo lo que formaba parte de sus pertenencias, incluido aquel gran amor infantil, se ha ido para siempre y aquellos caminos por los que anduvo ahí estarán por mucho tiempo… pero serán otros niños quienes jugarán, irán y vendrán y harán aquellas mismas cosas que ahora no tienen sentido…
Se llamaba igual que yo y hasta tenía mis mismos apellidos, pero él se ha ido para siempre… los juegos se desvanecieron y del alma pura no queda ya nada… Ahora hay otros infantes, y no juegan a packman  o a las canicas… ellos juegan a matar…
… se ha ido para siempre y sin poder encontrar su cadáver aún, puedo decir que vivirá eternamente en el adulto que vino a ocupar su lugar.
JUAN RAMON ARAUJO LÓPEZ
Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda