lig tv izle
justin tv

RA Abogado

Blog en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

Archivo de Julio, 2009

TITULOS DE CRÉDITO - DERECHO MERCANTIL

TÍTULOS DE CRÉDITO

El Código de Comercio, no les da un reconocimiento expreso, tampoco los define; y pareciera ser que no tienen existencia en nuestra legislación; ya que dicha norma se limita a hablar y definir los títulos valores, de la siguiente manera:

“Son títulos valores los documentos necesarios para hacer valer el derecho literal y autónomo que en ellos se consigna.” Art. 623 Com.

Todo título de crédito es un título-valor, pero no todo título-valor será necesariamente un título de crédito; hay, entonces, una relación de género a especie, donde los títulos-valores son el género y los títulos de crédito, la especie.

La legislación mexicana, sí define los títulos de crédito: “Los documentos necesarios para ejercitar el derecho literal que en ellos se consigna y que están destinados a circular.”

La obvia diferencia es que los títulos de crédito están destinados a circular, ya que por regla general, son negociables.

En ambos casos se trata de cosas mercantiles, cuyas características, son:

“a) Incorporación;”

“b) Legitimación;”

“c) Literalidad;”

“d) Autonomía;” y

“e) Circulación”

(Ignacio Quevedo Coronado. “Derecho Mercantil” -2008- Tercera Edición. Pág. 124)

Aclarando que la circulación es la característica sine qua non de los títulos de crédito; algunos títulos-valores, que no son títulos de crédito, pueden circular libremente, por ejemplo las acciones al portador.

En los títulos de crédito “Se encuentra necesariamente un factor tiempo para los pagos diferidos. Ejemplo: La letra de cambio, el pagaré, donde se encuentra un plazo para su pago.” (Ignacio Quevedo Coronado. “Derecho Mercantil” -2008- Tercera Edición. Pág. 126)

Por otro lado, existen autores que consideran que títulos-valores y títulos de crédito, son exactamente lo mismo, para el caso, el español Luís Ribó, al respecto, expresa:

“La mayor parte de los títulos valores o títulos de crédito tienen incorporado un derecho a cobrar una suma de dinero o crédito pecuniario; en estos casos, los títulos valores se denominan también títulos de pago, efectos de comercio o, con más especificidad, créditos cartolares. Lo son, entre otros, el cheque, la letra de cambio y el pagaré.” (Luís Ribó Durán. Diccionario de Derecho. Editorial Bosch S. A.)

Confirmamos que dicho autor confunde algunas cosas, al comparar el cheque con la letra de cambio y el pagaré.

El cheque por su parte es un medio de pago, no contiene un plazo y por lo tanto no es un título de crédito, sino de pago; a diferencia de la letra de cambio y el pagaré, que sí los tienen. Entonces podemos decir con toda propiedad que el cheque, al no contener un “crédito” pagadero a futuro, sino inmediatamente, no es un título de crédito, sino un medio de pago. El cheque representa dinero en efectivo.

De la definición legal de los títulos-valores, podemos deducir la definición de los títulos de crédito, además que la legislación, les da un reconocimiento práctico, al regular como tales a la letra de cambio y al pagaré, diferenciando éstos por sus características propias, que son: a) Pago futuro; b) Libre circulación; c) Un derecho literal y autónomo incorporado a su texto.

A pesar que la libre circulación es una propiedad sin la cual los títulos de crédito dejan de serlo, no es una característica que distinga efectivamente a estos de los títulos-valores en general, ya que hay otras clases de títulos-valores que circulan libremente, sin ser títulos de crédito.

La acción de una sociedad anónima, es un título-valor personal que efectivamente contiene en su texto un derecho literal ya autónomo y en cierto momento puede ser emitido de tal forma que pueda circular libremente (al portador), pero no es un título de crédito y tampoco es un medio de pago, sino que “atribuye la calidad de socio en una sociedad…” (Ignacio Quevedo Coronado. Op Cit.)

TÍTULOS VALORES PERSONALES: LA ACCIÓN (Calidad de accionista)

TÍTULOS-VALORES DE CRÉDITO: LA LETRA DE CAMBIO y EL PAGARÉ

TÍTULOS VALORES DE PAGO: EL CHEQUE

Las cosas mercantiles siempre serán un tema que genere contradicciones y confusiones entre los diferentes autores, sobre todo si estos son de diferentes nacionalidades (Diferencia de legislaciones Ej. México-España)

JUAN RAMÓN ARAUJO LÓPEZ

Sin categoría

OPINION IMPARCIAL - GOLPE DE ESTADO

OPINIÓN IMPARCIAL

He leído muchos artículos que defienden el golpe de Estado en Honduras y a los golpistas hondureños; todos repiten las mismas frases ya trilladas y absurdas: Dicen:

Era necesario castigar a Zelaya por “Intentar violentar la Constitución”; hay infracciones que no pueden darse en grado de tentativa, éste es un caso típico. O sea, una infracción que iba a suceder en el futuro, pero que aún no había ocurrido, ¡Entonces, que había que castigar!

Otro término usado por todos los defensores del golpe de Estado:

Chavistas, vendedores del Socialismo del Siglo XXI; como los capitalistas están pensando todo el tiempo en vender, obtener lucro y explotarlo todo para tener ganancias: la religión, el amor, la familia (día del padre, de la madre, etc.)… es decir, el que las usa, las imagina.

Para referirse al Presidente de Estados Unidos, dicen: El mulato, timorato, inexperto; porque simple y llanamente no les ha hecho lado en esta ocasión. Dicen: “A Obama la presidencia le está quedando más allá de sus capacidades.”

Se han escuchado opiniones de gente conocida de la ultra-derecha de El Salvador, que manifiesta “Vivir en Honduras”, cuando ni siquiera conocen Tegucigalpa o cualquier otra ciudad hondureña… ¡Hombre! Por favor…

Pareciera que el golpe de Estado en Honduras ha sido dirigido desde afuera de Honduras, probablemente por la oligarquía salvadoreña. Quizá por los sionistas masónicos en El Salvador… ¿Quién sabe?

Otro término muy usual entre los defensores del golpe de Estado, para referirse a la OEA: Parapeto de organización de la OEA.

Las derechas de Latinoamérica, han destapado su cara golpista, fascista y violenta al llamar a golpes de Estado en todos los países con gobiernos de izquierda; dicen:

“Ojalá el golpe de Estado en Honduras se replique en otras latitudes…” Dejando claro que no necesitan causas o razones, para derrocar gobiernos, más que, que sean de izquierda.

Llaman “Imbéciles” a los defensores de la democracia, de la legalidad mancillada en Honduras y de la dignidad de los hondureños.

Otra frase utilizada por todos los pro-golpistas: “éstos (los militares) cumplieron órdenes precias del Ministerio Público, basado en delitos demostrados de Zelaya” ¿Delitos demostrados en qué juicio? Porque universalmente para que un delito sea “demostrado” debe haber un juicio, donde el acusado goce de derechos y garantías, especialmente, de defenderse… Pero claro, era algo que aún no había ocurrido; y, si ellos mismos han aceptado hasta el cansancio, que las tales infracciones no habían ocurrido aún, sino que se “adelantaron” a que ocurrieran, entonces ¿Qué era lo que estaba demostrado y ante quién?

Está claro que los defensores del golpe de Estado, no saben lo que dicen, o no están lo suficientemente asesorados al respecto, o están tan errados, que lo demuestran a cada instante; y más bien, parece ser eso último.

Otra frase de los golpistas: “La encuesta que pretendía llevar a cabo (Zelaya) sí iba ser vinculante.” ¿Someter a consulta popular una reforma a la Constitución generó un golpe de Estado? Cuando la Constitución de Honduras es flexible y de hecho ha sido reformada en varias ocasiones, sin que por ello se generaran golpes de Estado.

“Las características de los mecanismos contemplados para la modificación de una Constitución Política son cruciales para que la misma perdure en el tiempo. Entre más flexibles y dinámicos, mayor será su capacidad para absorber shocks externos o internos (para utilizar un término empleado por la economía). Si, por el contrario, es demasiado rígida para adecuarse a los cambios constantes en los modelos mentales compartidos por las elites, entonces suele caerse en la tentación del “borrón y cuenta nueva”. Así que una Constitución tiene más probabilidades de trascender en el tiempo si cuenta con sus propios mecanismos de reforma y, por supuesto, si los mismos son respetados por todos, es decir, les resultan legítimos.” (Carlos A. Mendoza, CABI)

“La Constitución Política hondureña, la actualmente vigente, se decretó en enero de 1982. La misma ha sido enmendada en múltiples oportunidades desde entonces. En 27 años de vigencia, el Congreso Nacional ha modificado (o derogado) varios artículos, y ratificado esos mismos cambios, en 22 fechas distintas. (Carlos A. Mendoza, CABI)

Los artículos 373 y 374 de la Constitución de Honduras hablan de la forma de reformar la Constitución; prohibiendo en el último la reforma de los artículos relacionados, con la reelección del Presidente. Este punto es crucial, pues la cuarta urna pretendía legitimar la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, cosa que no es prohibida por las leyes hondureñas ni por la Constitución de ese país; y es que, las constituciones, si bien es cierto son las leyes primarias de todo el ordenamiento jurídico, no significa que deben ser perpetuas.

Entonces, los golpistas con la escusa que no se violara la Constitución en el futuro, la violaron ya. Más bien, lo que pretendían era evitar cambios legales que restarían privilegios a las élites.

¿Por qué la ultra-derecha se ha disgustado con el Presidente Constitucional de Honduras? Simple, por aumentar el salario mínimo. La élite empresarial salvadoreña, con intereses económicos en el hermano país… ¡Claro! También reacciona. Deberán pagarles más a sus esclavos en Honduras y el día de mañana, también en El Salvador… por eso hacen el llamado a “replicar el golpe de Estado en otras latitudes…” (El Salvador)

Esos, son los intereses “Oscuros” que se dice que representan los socialistas del Siglo XXI, los de los trabajadores, los de los pobres; por ser intereses difusos o colectivos.

EL NEGOCIO DE LOS SOCIALISTAS DEL SIGLO XXI: Ayudar a los pobres, a la clase trabajadora a tener una vida digna ¡Hombre! Cualquiera se hace millonario con este negocio.

EL NEGOCIO DE LOS CAPITALISTAS: Explotar cada vez más a los trabajadores y generar ganancias multimillonarias. ¡Vaya! Qué obra más humanitaria.

Los golpistas afirman tantas sandeces, que no vale la pena repetirlas todas, ya que básicamente están defendiendo lo indefendible. El mundo entero (Las poblaciones) han expresado unánimemente que los golpes de Estado ya no son procedentes para resolver los problemas internos de los países. Que la violencia ya no es necesaria; que los derramamientos de sangre han quedado en el pasado. Que los estados de sitio y toques de queda han quedado en el andamiaje de la historia, de una triste historia que jamás debe repetirse. Pero, ellos están llamando públicamente a volver a vivir esas escenas de angustia.

Claro, ellos no corren peligro o riesgo alguno, se van para Miami y dejan a sus lacayos peleando sus batallas, defendiendo sus intereses, reprimiendo a los pueblos (El Salvador, Nicaragua, Honduras, Guatemala, Etc.)

Lo cierto en todo esto, es que ya va siendo el tiempo de dejar atrás al sistema capitalista y abrir paso a nuevas realidades, donde se deje de marginar a grandes cantidades de seres humanos en todo el mundo. Le ha llegado el tiempo al socialismo, dentro de una atmósfera de paz y tranquilidad mundial.

El mundo debe avanzar, desarrollarse, evolucionar. La miseria y el sufrimiento no pueden ser cosas normales y naturales, por todos los tiempos.

JUAN RAMÓN ARAUJO LÓPEZ

Sin categoría

EL PODER

EL PODER

En la actualidad se habla del “poder público”, atribuido a los diferentes órganos estatales, con un objetivo político claro: Facultar a un pequeño grupo de personas o bien a una sola, para someter al cuerpo social, es decir, a las masas y su voluntad.

¿Es lícito ejercer el poder? Este dilema es histórico e indudablemente, uno de los problemas que la ciencia política tiene que resolver.

Con ese propósito surgen conceptos modernos: a) Soberanía; b) Autodeterminación; c) Democracia.

Entonces, si es lícito ejercer el poder ¿Quién es el facultado natural para hacerlo? Bueno, aún no se ha determinado si es lícito el ejercicio del poder, pero de ser así ¿Quién debería ejercerlo?

Maquiavelo, en su obra más importante “El Príncipe” (1532), recomienda a los gobernantes desentenderse de la ética, describiendo métodos mediante los cuales, un gobernante puede adquirir y mantener el poder político.

Primero que nada debemos entender que significa ejercer el poder:

a) Dirigir;

b) Manipular; o

c) Someter.

Indudablemente que la organización social siempre requirió de personas que guiaran a los demás, surgiendo así el liderazgo; no obstante la diversidad de agrupaciones trajo la competencia, por territorio, por alimentos y por seguridad; así se dan los primeros enfrentamientos bélicos entre grupos y además las primeras conquistas; los conquistados al ser sujetos ajenos a los conquistadores, pasaban a ser seres sometidos por los más fuertes.

Muy lejos se han quedado aquellos tiempos en que los más fuertes se imponían a los débiles, generando imperios ¿O no es así?

Después de todo hoy en día se sigue hablando del “Imperio de la Ley”, haciendo una clara alusión a sometimiento de los gobernados por mandato supremo.

Pero entonces ¿Qué tan sofisticado hay que ser para aceptar el imperio de la ley? Y mejor aún, ¿Podrá evolucionarse más al punto de superar el concepto de “Imperio de la Ley”?

Cuando vemos que aún se toma el poder político por la fuerza de las armas en golpes de Estado (Caso de Honduras), está claro que en países así, está lejos de llegar a entenderse siquiera la idea del “Imperio de la Ley” y menos aún a superar esa fase.

Sin embargo, sí es posible superar la fase del “Imperio de la Ley”, por una fase más elevada del “Poder Popular”, por supuesto que esto no es posible por medio de decreto legislativo, sino de evolución social, cosa que a su vez, no es posible sino por medio de la revolución social.

La existencia de ejércitos, guardias de seguridad y grupos paramilitares, han tenido como finalidad única el sometimiento y la represión de las masas; evitar que estas se subviertan y revelen contra el poder y mantener el orden de cosas, beneficioso para la clase dominante.

Cuando una persona o un pequeño grupo, está por encima de la ley y utiliza a ésta para someter a las masas, hacerse del poder (Gobierno) y reprimir al pueblo (Como en el caso hondureño), entonces, no se ha evolucionado lo suficiente como para llegar el “Imperio de la Ley”

Ahora bien, como es prácticamente imposible prever lo que mañana ha de ocurrir, sobre todo cuando a realidades sociales se refiere, la redacción de la ley, usualmente no se hace para satisfacer íntegramente todas las necesidades de una persona en particular o de un grupo, aunque si incluyen fórmulas para en un momento dado, escaparse de cumplirlas.

Ahora bien ¿De dónde emana el poder? La Constitución de la República, muy elegantemente afirma que el poder emana del pueblo y que en éste mismo, reside la soberanía.

Volviendo a Maquiavelo, afirmaba que el poder proviene de la fuerza y que por lo tanto, era mejor ser temido que amado.

Lógicamente que un pueblo desorganizado y pasivo, no es capaz de reunir fuerza, no tiene fuerza, por lo tanto, es imposible que poder alguno emane de un pueblo así; es entonces que la soberanía y el poder, son ejercidos por un pequeño grupo de militares o de políticos o combinados, como en el caso de Honduras.

Es necesario e indispensable, entonces, organizar a las masas, para que el ejercicio popular sea efectivo; pues los representantes de la democracia burguesa, han afirmado que el poder emana del pueblo, pero sugieren que los elementos de ese pueblo deben quedarse en su casa y permanecer pasivos, delegando el ejercicio del poder en manos de ellos.

La Ley, en todo esto, solo es posible cuando tiene una base social a la cual aplicarse y la cual la necesita como fundamento de organización política.

Para entender esto es necesario comprender la naturaleza de los regímenes políticos, los cuales definen su naturaleza, dependiendo de su estructura y funcionamiento.

Por supuesto que también es necesario conocer la teoría del Estado, expuesta por primera vez por Thomas Hobbes en su obra “Leviatán” (1651); la cual fue hecha científica un par de siglos después por el Alemán Karl Marx.

Cómo se relacionan el Estado, el Poder y la Política ¿El Poder original al Estado o viceversa? Pero más importante de conocer el origen, es analizar la relación de éstos fenómenos, desde éste punto, hacia adelante, hacia el futuro.

La sociedad necesita un orden; el asunto es identificar las principales directrices de ese orden; y de dónde emanará el poder regulador de las relaciones sociales en ese orden.

Si un estadista dijo la siguiente expresión: “Un gobierno del pueblo y para el pueblo”; ahora es necesario actualizar esa frase: “Un Poder del pueblo, para el Pueblo”.

Según la teoría de la división de poderes expuesta originalmente por el filósofo político francés Charles-Louis de Montesquieu (1748) el Estado se divide en tres:

a) Poder Legislativo;

b) Poder Ejecutivo; y

c) Poder Judicial.

Estas tres manifestaciones del poder estatal, significan un avance importante, en la organización social, porque con esto se supera el Estado absolutista.

Sin embargo un Estado, aún con su división de poderes, que ve a sus gobernados como sujetos pasivos, a quienes hay que aplicar la ley, sigue siendo un Estado cuasi-absolutista; para superar esta etapa, es necesario crear un cuarto Órgano Estatal, que ejerza poder soberano: EL PODER POPULAR.

Quedaría configurado el Estado de la siguiente manera:

a) Poder popular;

b) Órgano Legislativo;

c) Órgano Ejecutivo; y

d) Órgano Judicial.

Son entonces las masas las únicas que ejercen Poder Público, sobre sus miembros individuales; y mediante el poder político, configuran: a) La forma de gobierno; b) El sistema económico; c) El modo de producción; y d) El sistema social y cultural.

¿Cómo? Mediante la creación de normas constitucionales, aprobadas por medio de plebiscitos.

Con respecto a si es lícito ejercer Poder: Claro que sí lo es, pero únicamente cuando ese ejercicio está en manos de los pueblos, en base a su autodeterminación, libertad e independencia. Por el contrario, cuando el poder es ejercido por un grupo de sujetos (Llámese Congreso, Corte Suprema de Justicia, Ejército o Policía) es totalmente ilícito, sobre todo cuando lo hacen contraviniendo las normas aprobadas por el poder popular.

“Trabajadores de todos los países, uníos” (Manifiesto Comunista de 1848) a construir juntos la “Gran Dictadura del Proletariado”.

http://espaciointelectual.blogspot.com

JUAN RAMÓN ARAUJO LÓPEZ

Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda