lig tv izle
justin tv

Perlas Del Pensamiento

Temas y artículos sobre superación personal, sicología,realidad cuántica,cuentos para reflexionar

 

Archivo de Junio, 2010

Principio de Mentalismo

                                                                “El todo es Mente; el Universo es Mental”
                                                                                                                  “El Kybalión”

 Este principio encierra la verdad de que “todo es mente” explica que el TODO que es la realidad sustancial que se oculta detrás de todas las manifestaciones y apariencias que conocemos bajo los nombres de “universo material”,” fenómenos de la vida”, “materia”, energía”,etc . y en una palabra todo cuanto es sensible a nuestros sentidos materiales, es espíritu, quién en sí mismo es incognoscible, pero que puede ser considerado como una mente infinita, universal y viviente. Este principio explica –al establecer la naturaleza mental del Universo- los varios fenómenos mentales y síquicos que tanto han preocupado la atención del público. Para Hermes somos una creación mental del Todo, en cuya Mente vivimos, nos movemos y tenemos nuestro Ser. La comprensión de este principio hermético habilita al individuo a realizar y conocer la ley que rige el universo mental, aplicándola a su bienestar y desarrollo. Este principio explica la verdadera naturaleza de la energía, de la fuerza y de la materia y el cómo y el por qué todos éstos están subordinados al dominio de la mente. Uno de los antiguos maestros escribió largo tiempo ha:

 “El que comprenda la verdad de que el Universo es mental está muy avanzado en el sendero del Adepto”

Estas palabras fueron tan verdad cuando se escribieron como lo son hoy. Espíritu es simplemente el nombre que los hombres dan a la más elevada concepción de la infinita Mente Viviente, significa la “Esencia Real” (de la que todo y todos fuimos formados y de la que se formará lo que ha de venir) tan superior a todo cuanto entendemos por mente y vida, como estas últimas a la energía y la materia. El espíritu está más allá de nuestra comprensión y usamos dicho término en el mismo sentido que cuando hablamos del TODO.
El TODO crea a los Universos con su mente y de la misma manera crea el hombre a su entorno y mundo interior. El TODO crea al Universo mentalmente de una manera semejante al proceso por el cual crea el hombre sus imágenes mentales. De la misma manera que nosotros podemos crear un universo en nuestra propia mente así crea el TODO los Cosmos en la suya propia. La diferencia es que nuestras creaciones son efectuadas por una mente finita y las del TODO por una infinita. Las dos son iguales en clase pero diferentes en grado. Para aclarar un poco más esto podemos poner como ejemplo a un pintor cuando antes de plasmar el cuadro en la tela ya lo tiene dibujado y armado en su propia mente; lo mismo sucede con el ama de casa que está haciendo la comida para su familia; antes de ponerse a cocinar primero “ve” en su mente los ingredientes que va a necesitar y luego imagina como va a quedar su comida después de realizada. Imaginar y crear son la misma cosa pues no podemos manifestar nada si antes no lo imaginamos o “visualizamos” en nuestra mente primero;  nuestros pensamientos son cosas y toman forma (la que nosotros le queramos dar).
Este es el punto que debemos fijar ahora en nuestras mentes: el Universo y todo lo que el contiene es una creación mental del TODO: Todo es Mente. La parte de nosotros que llamamos “yo” en cierto sentido permanece aparte de la creación de nuestras imágenes mentales en el intelecto.
La parte de la mente en la que se efectúa la creación de imágenes puede ser llamada el “mi”, en distinción con el “Yo”-Sí Mismo, de Carl G. Jung- que permanece aparte y examina los pensamientos, ideas e imágenes del “mi”.
No es lo que llamamos nuestra galaxia el único universo que nos circunda sino más bien un grano de arena dentro de él, los millones de tales mundos y millones de millones que existen en la mente del TODO, del mismo modo existen en este plano (nuestro planeta Tierra), tantos mundos y universos creados como seres humanos habemos; pues cada uno lleva dentro suyo su propio mundo el cual en parte manifiesta afectando a los demás y en parte oculta conscientemente por miedo a la no aceptación por parte del medio. Esos mundos creados por el hombre en su mente son sus realidades, las cuales no podemos negar y cada quién tiene la suya propia, para bien o para mal; esto no quiere decir que lo cotidiano deje de ser real, pues aunque sepamos que podemos cambiarlo debemos tratarlo como la “realidad” que es para este mundo y vivir en él tratando de adecuarnos a ella.
Si logramos comprender este principio y aprendemos a aplicarlo en nuestra vida diaria nos veremos libres de “problemas” y situaciones indeseables; es decir si estamos conscientes de que todo lo que nos ocurre lo creamos con nuestra mente pondremos más atención a los pensamientos que tenemos y podremos cambiarlos cuando éstos son negativos. Debemos renovar nuestra mente para poder crear un entorno que nos favorezca pues no podemos cambiarlo a él sino que el cambio debe de venir de nuestro interior; todo está en un continuo cambio y nosotros debemos aceptarlo y dejarnos fluir con él.
Debemos  comprender nuestra dinámica mental y conocernos a nosotros mismos para poder lograr un cambio efectivo en nuestra mente, no es fácil romper con viejos esquemas y sistemas de creencias  pero si nos lo proponemos realmente lo podemos lograr; y ahí está el primer cambio: Creer que podemos lograr todo lo que deseamos pero con Fé y seguridad de que así es. No existen límites para nuestra mente más que los que nosotros le imponemos, y tampoco debemos preocuparnos por lograrlo sino Ocuparnos en hacerlo, ya no podemos seguirnos postergando ni poniendo excusas para cambiar, tenemos las armas y solo debemos utilizarlas.
La Física Cuántica comprobó  que podemos alterar la realidad  que nos circunda por medio del pensamiento y la Ciencia Médica nos dice que las enfermedades comienzan en la mente y luego van afectando nuestro cuerpo, si pensamos en salud tendremos salud, si pensamos en enfermedad nos enfermaremos. No solo es el pensamiento lo que produce la manifestación de lo deseado o indeseado sino las emociones que los mismos producen, todos alguna vez frente a un hecho que nos inquieta hemos sentido como “un nudo en el estómago”, a veces su solo recuerdo nos trae la misma sensación. No se trata de eliminar  los pensamientos pues sabemos que eso es imposible, nuestra mente siempre está funcionando y si ponemos atención tan solo cinco minutos veremos la cantidad de pensamientos que nos vienen a la cabeza y hasta de diferentes temas. De lo que se trata es de tomar conciencia de qué estamos sintiendo en determinado momento, al darnos cuenta de la sensación que nos invade podremos identificar el pensamiento que lo produce y cambiarlo por otro contrario, es decir si nos sentimos pésimo porque no tenemos el trabajo que nos gustaría lo que debemos hacer es pensar en la manera de conseguirlo seguros de que la encontraremos, automáticamente nuestra sensación va a cambiar pues le dimos un nuevo rumbo a nuestro pensamiento lo cual repercute en nuestras emociones.

filosofía, sicología

Conócete a ti Mismo

“Te advierto, quien quieras que fueres, ¡Oh! Tú que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el Tesoro de los Tesoros ¡Oh! Hombre, conócete a ti mismo y conocerás el universo y a los Dioses.”.

                                                                                                                                    CORPUS HERMETICUM
                                                                                                                                 (Tratado 1 - Poimandres)
                                                                                                                                     Hermes Trismegisto

Cuenta un antiguo relato japonés que un belicoso samurai desafió en una ocasión a un maestro zen a que explicara el concepto de “cielo” e “infierno” pero el monje respondió con desdén:
-No eres más que un patán. ¡No puedo perder el tiempo con individuos como tú!.
Herido en lo más profundo de su ser, el samurai desenvainó su espada dejándose llevar por la ira y gritó:
-”Podría matarte por tu impertinencia”
-”Eso”, repuso el monje con calma, “es el infierno”
Desconcertado al percibir la verdad  en lo que el maestro señalaba con respecto a la furia que lo dominaba, el samurai se serenó, envainó la espada y se inclinó agradeciendo al monje la lección.
-”Y eso”, añadió el monje, “es el cielo”.
El súbito despertar del samurai a su propia agitación ilustra la diferencia  que existe entre quedar atrapado en un sentimiento y tomar conciencia de que uno es arrastrado por él.
El “conocerse a Sí Mismo” es tener conciencia de los propios sentimientos en el momento en que se experimentan.
La auto observación permite una conciencia ecuánime de sentimientos apasionados o turbulentos. Es la diferencia que existe, por ejemplo entre sentir una rabia asesina con respecto a alguien y elaborar el pensamiento auto reflexivo: “Esto que siento es rabia”, incluso mientras uno está furioso. Esta conciencia de las emociones es la competencia emocional fundamental sobre la que se construyen las demás, como el autocontrol emocional.
En resumen, conciencia de uno mismo significa ser “consciente de nuestro humor y también de nuestras ideas sobre ese humor”.
Por otra parte “conocerse a Sí Mismo” es conocer nuestra propia Naturaleza, la cual desde mi punto de vista es tomar conciencia de que no somos seres físicos con experiencias espirituales, sino seres espirituales encarnados en un cuerpo físico que nos sirve de vehículo para nuestro desarrollo. En realidad lo que “vemos” de nosotros es solo la “apariencia” de lo que realmente Somos.
Por otra parte
al ser nuestra naturaleza espiritual estamos siempre en contacto con el Mundo Espiritual, aunque no nos demos cuenta de ello.
Toda creencia (1) que se mantiene por mucho tiempo se “cristaliza” en el inconsciente y éste no distingue lo bueno de lo malo, solo cumple órdenes. Si nuestro pensamiento es elevado y de Amor hacia todos los seres estaremos siempre en contacto con la “fuente” que nos da Vida y manifestaremos todo lo bello y bueno que nos propongamos. Existe otro Principio Universal que es el de correspondencia y dice “Como es arriba es abajo”; es decir como es en nuestro pensamiento así será en nuestro entorno. Cada situación y condición de nuestra vida es la encarnación de una creencia muy arraigada en el inconsciente. Está alojada allí y produciendo su igual en lo exterior. Claro que esto no es irreversible, (sí trabajoso), solo tenemos que comenzar por aceptar nuestra realidad como seres espirituales.
Necesitamos tener mucha voluntad para hacerlo, y mucha FE de que se realizarán en nosotros los cambios esperados.La trasmutación de nuestra Mente es lo que nos salvará (San Pablo el Apóstol lo expresó: “Somos transformados por la renovación de nuestras mentes”), esto quiere decir que debemos de dejar de pensar que lo que hagamos nosotros no importa pues no es así pues solo podemos dar lo que tenemos y solo siendo felices nosotros daremos alegría y felicidad a quienes nos rodean. Debemos abrir nuestra mente y pensar con el corazón, ver a cada Ser como un Hermano y así podremos hacer el viaje juntos ayudándonos mutuamente; no es difícil la tarea si nos abocamos a ella con Fe y devoción
(1)Tema tratado en Solo vemos manifestado lo que realmente creemos
filosofía

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda