Noticiencias

Blog en Monografias.com

 

Tradición e historia

La suerte de ser mujer. Autor David Gómez Salas

La suerte de ser mujer © David Gómez Salas

Soconusco Anthology

-

Julieta fue hija de Gina una italiana que se mudó a vivir al Soconusco, en los años en que sucedió la segunda guerra Mundial.  Julieta se casó con un “bolo” costeño de nombre José Manuel, que todo mundo le decía,  Chema. En la costa de Chiapas se le dice bolo al borracho, ebrio o beodo.

-

Chema bebía alcohol de tiempo completo por lo que cada peso que ganaba, lo gastaba en su vicio. Así que nunca tenía dinero para pagar la renta de una casa y mucho menos para comprarla. A Julieta no le quedó otro camino que mudarse vivir a casa de su madre Gina, ahí podía hacerlo sin pagar renta y además comer las frutas del patio trasero que se daban en carretadas.  En la esquina norte estaba la cantina, cuyos propietarios eran amigos de infancia y les vendían fiado.

-

Julieta y Chema, dijeron que estarían en casa de Gina solamente unos días, pero pasaron años y nunca salieron. Se mudaron con sus 6 hijos, 2 perros, 2 gatos, un loro, un mono araña,  3 autos, 30 macetas y todos sus muebles. La casa de Gina quedó hacinada y ocuparon casi todos los árboles para colgar sus hamacas. Por la forma de colgar ropa por todas partes, se parecían a los inmigrantes que llegaban a la costa a leer  la suerte y decían ser gitanos húngaros.

-

En algunas fiestas familiares, Julieta tomaba unos tragos y afloraba su sentimentalismo, lloraba y decía que deseaba tener una casa propia, porque sus hijos estaban acostumbrados a vivir con lujos y comodidades. Eran tres hijos y tres hijas que Dios les había enviado, en forma alternada un hijo, una hija, un hijo, una hija; sucesivamente. Los hijos heredaron el gusto por el alcohol, el cigarro, el ocio, lenguaje vulgar y trabajar poco o nada. Se sumaban con facilidad a todas las fiestas.

-

Bailaban en todos los desfiles y eventos del carnaval. En semana santa bailaban en la quema del judas, pedían en la tarde ¡Pan de judas! Algunos enmascarados otros estrafalariamente disfrazados de diablos o mujeres exóticas. Salían a las calles a pedir dinero para comprar cohetes y trago, era una costumbre chiapaneca que habían adoptado de todo corazón. Se pasaban la vida en una fiesta permanente.

-

Había visto una película llamada la suerte de ser mujer (La fortuna di essere donna), con Sofía Loren que interpreta a una joven que deseaba ser actriz y va perdiendo su sueño porque los hombres que cruzan por su vida, en lugar de amarla y apoyarla; no lo hicieron, solo se aprovecharon de ella.  Julieta me recordaba esa cinta, no porque haya tenido amantes en su vida, no me refiero a eso. La analogía se me ocurría porque que su esposo e hijos, que se supone la amaban, únicamente la manipulaban para vivir a sus expensas, sin notar siquiera que desbarataron sus sueños, su vida. Pero qué más podía hacer Julieta, allá en trópico mal comunicado con el resto del mundo.

-

La casa de Gina tenía en la parte posterior un pequeño patio con 2 árboles de guarumbo, 2 árboles de mango, 2 de nance, 2 de Tepezcohuite, 3 de guanábana, 2 de marañon, 3 de papausa, 2 paternas, 1 de chicozapote, 1 de caimito, 2 de limón, varias plantas de plátano, chile y cerca de un centenar de ornato. Todas estas plantas fueron padecieron las consecuencias de la invasión que sufrió su casa por parte de Julieta y su familia.

-

El viento movía suavemente las ramas y hojas de los árboles de mango, tepezcohuite, paterna y demás. Parecía que estos árboles acostumbrados a curar a las personas de enfermedades como  hipertensión, diabetes, diarrea y otras, así como las quemaduras y cortadas; también deseaban sanar a la familia de Julieta, entregada casi de tiempo completo al festejo,  el trago y la jactancia.

-

Las compasivas miradas de las hojas de los árboles fueron ignoradas, como fueron ignoradas las luces enviadas por la luna y las estrellas, que se preocupaban por ellos. La familia de Julieta no tenía tiempo para sentir el amor de los árboles y el cielo. Como alguna vez dijo el poeta Quintanarroense Domingo Argüelles: habían aprendido de las rocas, su insensibilidad.

-

Quizás aprendieron del poeta Rubén Darío, que en su poema “Lo fatal” dice: Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo, y más la piedra dura porque ésa ya no siente, pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo; ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

-

Paraíso inundado con ternura día y noche; donde besa y enamora el agua, el aire, las lluvias y tormentas; que invita a vivir inmerso en sus ríos y cascadas; y amar sus exóticas selvas, frutos y flores. ¿Quien al vivir en el Soconusco no ha sentido que puede volar como sus aves de múltiples colores? estimulado por la intensidad del mar abierto y turbulento, el sol vivo y calor húmedo en todo momento. ¿Quien no ha soñado en alcanzar sus ideales escuchando el croar de las ranas y el zumbido de las chicharras? motivado por la maravilla de su naturaleza.

-

Julieta tuvo grandes ilusiones sobre su porvenir, confiaba en lo pródigo que es el Soconusco, pero ni la fuerza y esplendor del trópico pudieron vencer al alcohol, a solo media cuadra de su hogar.

Cuentos y poesías, Educación y cultura, Tradición e historia

Hazañas de un maestro indígena. Por David Gómez Salas

Hazañas de un maestro indígena - Ignacio Manuel Altamirano

Autor: David Gómez Salas

-

Existió un mexicano dotado de valor, inteligencia y sensibilidad, prácticamente, sin límites. Ejemplo de superación, esfuerzo, dedicación, tolerancia y amor a México.

-

A los 14 años nuestro héroe, que solo hablaba Náhuatl, empieza a aprender castellano, por lo tanto también empieza a aprender a leer y escribir. Aprendió con facilidad el español, latín y francés. Además estudió filosofía, leyes, teatro y tácticas militares.

-

Participó en la lucha armada contra el dictador Antonio López de Santa Anna, con lo liberales en la guerra de reforma, y con Juárez contra la invasión francesa y el imperio de Maximiliano

-

Nuestro héroe nació 1834 y a finales de 1848 empezó a aprender español. Al año siguiente (1849) consiguió una beca del Instituto Literario de Toluca, ahí querían enseñarle solo catecismo, pero aprende más. Consigue ser el encargado de la biblioteca de ese Instituto; y ahí lee infinidad de obras clásicas y modernas.

-

Tres años más tarde (1852) publica su primer periódico, “Los Papachos”, por lo que lo expulsan del Instituto. Recorre el país como dramaturgo en una compañía teatral. Además escribe la obra “Morelos en Cuautla”.

-

Después se va a residir a la Ciudad de México para estudiar Derecho, en el Colegio San Juan de Letrán. Se sostiene económicamente enseñando francés en una escuela particular.

-

A los diecinueve años (1854) abandona los estudios para adherirse al Plan de Ayutla, que intenta derrocar al dictador Santa Ana. Va al sur de Guerrero y se pone a las órdenes del general Juan Álvarez.

-

Terminada la revolución regresa a sus estudios de jurisprudencia, y a los 23 años(1857) los abandona de nuevo, al estallar la guerra de Reforma.

-

A los 25 años (1859) se titula de Abogado. Dos años después (1861), al triunfar los liberales, es elegido diputado al Congreso de la Unión.

-

Con dos años de Diputado, en 1863, se incorpora a la lucha contra la invasión francesa y el imperio de Maximiliano. El 12 de octubre de 1865 fue nombrado coronel por el presidente Juárez. En su vida militar siempre obtuvo triunfos. Participó en el sitio de Querétaro, donde fue un héroe.

-

A los 33 años (1867), al restaurarse la República, se retira para siempre de las armas; y consagra el resto de su vida a las letras y a México… siempre.

-

En el Congreso de la Unión, su labor legislativa fue a favor de la educación primaria gratuita, laica y obligatoria.

-

También fue Procurador General de la República, Fiscal, Magistrado y Presidente de la Suprema Corte, Oficial Mayor del Ministerio de Fomento, en donde impulsó la creación de observadores astronómicos y meteorológicos y la reconstrucción de las vías telegráficas.

-

Fue maestro y puente de comunicación de dos generaciones de pensadores. Los consagrados: Ignacio Ramírez, Francisco Zarco, Guillermo Prieto, Vicente Riva Palacio; y los jóvenes: Justo Sierra, Manuel Acuña, Manuel M. Flores, Juan de Dios Peza y Ángel de Campo.

-

Exploró la literatura inglesa, alemana, norteamericana e hispanoamericana. Fundó con Ignacio Ramírez y Guillermo Prieto el Correo de México. Se preocupó porque la literatura mexicana tuviera un carácter verdaderamente nacional, que pudiera ser un elemento que contribuyera a la integración cultural de nuestro país.

-

Publicó la revista El Renacimiento, en cuyas páginas, reunió escritores de todos los credos. Logró que escribieran en la revista: románticos, neoclásicos, eclécticos, conservadores, liberales, juaristas, progresistas, figuras consagradas, novatos, bohemios, poetas, ensayistas, historiadores y hombres de ciencia.

-

En 1868, publicó Clemencia, considerada por muchos la primera novela mexicana moderna. En 1871 publicó “Rimas”, en donde usa descripciones de paisaje patrio para promover el desarrollo de una lírica genuinamente mexicana.

-

En 1871 fundó los periódicos El Federalista y La Tribuna; en 1875 formó la primera Asociación Mutualista de Escritores; y en 1880 editó el periódico “La República”, orientado a defender los intereses de los trabajadores.

-

Fue profesor en las Escuelas: Nacional Preparatoria, de Comercio, de Jurisprudencia, Nacional de Profesores y muchas más, por lo cual recibió el título de Maestro

-

Escribió novelas, poesías, cuentos, relatos, críticas, investigaciones históricas, ensayos, crónicas, biografías y los estudios bibliográficos.

-

Sus obras más importantes son: Clemencia, Julia, Rimas, La Navidad en las Montañas, Antonia, Beatriz, El Zarco (póstuma), Atenea (póstuma) y dos volúmenes que contienen trabajos del género costumbrista (leyendas, paisajes, crónicas y retratos). La Secretaría de Educación Pública publicó, después de un siglo, sus obras completas, en 20 tomos.

-

Ignacio Manuel Altamirano, indio puro, nació en Tixtla Guerrero, fue hijo de Francisco Altamirano y Gertrudis Basilio. El apellido Altamirano no era de sus antepasados, pues ellos eran indios puros. El español Juan Altamirano, fue padrino de bautismo de su tatarabuelo y le puso su apellido.

-

Ignacio Manuel Altamirano mostró talento para analizar y comprender con rapidez diversos problemas, hallar soluciones, actuar con valor, sensatez, sagacidad, sentido común y respeto.

-

Se anticipó a su tiempo y promovió un nuevo punto de vista para superar a los establecidos. Fue siempre superior al promedio, cuando era evaluado en sus estudios y pruebas de inteligencia.

-

Mi punto de vista es que: la vida de Ignacio Manuel Altamirano, nos demuestra que las posibilidades intelectuales de nuestra raza indígena, son infinitas.

Educación y cultura, Tradición e historia

LOS RESTOS HUMANOS DE TULUM Y EL POBLAMIENTO DE AMÉRICA

RESTOS HUMANOS DE TULUM HACEN ANALIZAR EL POBLAMIENTO DE AMÉRICA

En 2010, durante las celebraciones del Bicentenario de la Independencia de México, los medios de comunicación del mundo dieron a conocer el posible rostro de los restos óseos de una mujer encontrados en una cueva subterránea frente a las costas de Tulum, Quintana Roo. Se calculó que datan de hace 10 o 12 mil años.

-

“La aproximación facial se hizo en París, Francia, en el Atelier Daynes”, detalló el jefe de uno de los equipos responsables del estudio y preservación de los restos, Alejandro Terrazas, del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM. En este proyecto también participan el Museo del Desierto; la Universidad de Heidelberg, Alemania y el Instituto de la Prehistoria de América.

-

Como parte de la exposición para los festejos, en Silao, Guanajuato, el curador de la exposición encargó al Atelier Daynes esa tarea. “Pidieron nuestro apoyo como asesores en antropología física: estatura, proporciones, edad, sexo. Además, enviamos a Francia réplicas del esqueleto completo”.

-

“En lo que estamos de acuerdo con el Atelier es que por más que se apoyen en información científica no deja de ser una aproximación facial –no una reconstrucción–, una idea de cuál pudo haber sido la apariencia de la persona”, aclaró el investigador.

Aunque se tomaron en cuenta estándares de pueblos indígenas de América, el resultado no se asemeja mucho a éstos. “En parte, pienso, por la interpretación del artista, pero también a que el cráneo no se parece en gran medida al de los indígenas actuales”, comentó.

-

Al analizar los restos óseos, a los expertos les asombró el poco parecido con los pueblos amerindios modernos. “Pero no debería sorprendernos porque han pasado más de nueve mil años y las poblaciones cambian”.

-

Se tienen restos humanos de la misma antigüedad del centro de México y de otros lugares del continente. “La comparación obvia era con la Mujer del Peñón de los Baños o con el Hombre de Tlatilco, por ejemplo, individuos que han sido estudiados desde hace años”, subrayó.

-

Los que se hallaron en la cuenca del Valle de México tienen en común la forma del cráneo: grande, angosto y alto, así como las caras angostas. “Hay variaciones, por supuesto, pero ya estaba muy establecido, incluso desde el siglo XIX, que los esqueletos de la era de hielo eran mucho más robustos y de cráneos alargados que los de los indígenas actuales”.

-

Pero en los nuevos materiales, como la mujer que se encontró en el cenote Naharon, se observó que el cráneo está poco alargado. “Quizá se debía a que era pequeña y a que estuvo enferma, y tal vez no era un individuo muy representativo”.

-

Sin embargo, después se encontró a la Mujer de las Palmas, al Hombre de Muknal, a los de los cenotes El Pit y Chan-Hol. Todos se parecían a Naharon: con cráneos no muy alargados, pero tampoco redondos, sino intermedios entre los indígenas contemporáneos y los más antiguos.

-

El del indígena actual tiende a ser redondo, con rostro plano; se parece mucho al de los chinos modernos, con frentes abombadas, resaltó.

-

Los cráneos de las mujeres de Naharon y de las Palmas son intermedios, no se parecen a los indígenas ni a los chinos, tampoco al resto de sus contemporáneos del centro de México de hace 10 mil años. “Había que explicar esas diferencias. Nos parecía que las hipótesis tradicionales no funcionaban”, abundó el investigador.

-

Modelos del poblamiento de América

-

La explicación tradicional del poblamiento de América, el modelo de dos migraciones, que todavía proponen muchos investigadores, establece que hace más de 15 mil años entró un grupo asiático por el Estrecho de Bering, en el extremo oriental de Siberia y occidental de Alaska.

-

“Es importante señalar que en China todavía no aparecían las poblaciones que hoy llamamos mongoloides, de caras planas y cráneos muy redondos. Entonces eran de cráneos alargados y angostos”, refrendó Alejandro Terrazas.

-

En nuestro continente esas agrupaciones recibieron el nombre de paleoamericanos o americanos más antiguos. “Se proponía que éstos heredaron de los paleochinos la forma alargada y angosta del cráneo”.

-

Sin embargo, en China, por diferentes razones, esta población cambió, quizá porque llegaron otros pueblos o los grupos locales evolucionaron y dieron lugar a los rasgos mongoloides.

-

La segunda oleada migratoria de Asia a América pudo ocurrir hace ocho o nueve mil años. Estos pueblos, que ya son mongoloides, con la apariencia moderna, recibieron el nombre de amerindios.

-

“La teoría tradicional propone que los recién llegados, los mongoloides, reemplazaron a los paleoamericanos. Sin embargo, no explica cómo sustituyeron a poblaciones que llevaban miles de años establecidas aquí”, señaló el investigador.

-

Se piensa que llegaron con nuevas tecnologías, pero sobre todo con una demografía diferente, y que los paleoamericanos tenían pocos hijos, pero no se explica por qué.

-

“Son lagunas de la teoría tradicional. La idea de que los paleoamericanos fueron reemplazados casi en su totalidad por los amerindios debe estar apoyada por dos oleadas migratorias. La primera paleoamericana, y sólo paleoamericana, y una segunda amerindia, y sólo amerindia”, recalcó Terrazas.

-

“Es importante considerar que a Yucatán empezaron a llegar grupos humanos hace 13 mil años, es decir, hay una diferencia de dos milenios desde que la primera migración entró por Alaska hasta que se alojaron en la península”. Sin embargo, los individuos de Quintana Roo no son paleoamericanos, tienen una forma que todavía no es amerindia, pero que la prefigura.

-

No sabemos si son los antepasados de los amerindios o no, pero por la forma del cráneo podrían serlo de los indígenas actuales, añadió el investigador puma. “Pero hay que comprobarlo y en eso estamos. Hace unos 10 años buscamos obtener ADN de la Mujer de Naharon, pero entonces no se contaba con las técnicas actuales. Ahora vamos a volver a intentarlo”.

FUENTE:   Boletín UNAM-DGCS-351—– Ciudad Universitaria—- 18 de junio de 2015

Educación y cultura, Ensayo, Tradición e historia

Josefina García

Doña Josefina García

-

Para proclamar la independencia de Chiapas, Fray Matías de Córdova llamó a los fieles a las 5 de la mañana, para que asistieran a misa de 8 de la mañana en el templo Santo Domingo.

-

En misa, Fray Matías propuso la proclamación de la independencia de Chiapas, que fue aprobada por los asistentes y de ahí se fueron a la Sala Capitular del Cabildo, en donde se celebró una reunión con todo el pueblo. En esta asamblea popular se formaron dos grupos: Por un lado los ricos beneficiados por los españoles; y por otro lado, personas comunes del pueblo.

-

Los ricos opinaron que no debían adelantarse a las demás provincias de la Audiencia de los Confines, recomendaban esperar las decisiones de las provincias vecinas.

-

Entonces doña Josefina García, del grupo del pueblo, pidió permiso para hablar en esa reunión. Una vez concedido el permiso, por la mayoría, tomó la palabra y dijo:

-

” Si los caballeros ricos no quieren correr riesgos, les pedimos que ellos se queden a cuidar a los niños y los hogares, para que las mujeres caminemos a la frontera a invitar a los pueblos vecinos a secundar el movimiento de independencia”.

-

Esto enardeció los ánimos de los asistentes exigiendo que se levantara el acta correspondiente para firmarla inmediatamente. Decididos aportaron dinero y armas, aquel 28 de agosto de 1821.

-

Este movimiento que inició en Comitán, fue secundado por las demás provincias de Chiapas y de Centroamérica pertenecientes a la Audiencia de los Confines: Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y El Salvador.

Educación y cultura, Tradición e historia

FEBRERO DEL 2113. Autor David Gómez Salas

Febrero del 2113

Autor David Gómez Salas

Aniversario del asesinato  de Francisco I. Madero

Hace doscientos años, en esta desértica región

existían bosques y selvas,  incluso una Nación

Los que mataron a Madero iniciaron este agujero,

después lo continuaron, sus gobiernos herederos

——

Traicionaron al país a favor del extranjero

Se llevaron oro y plata, vaqueros aventureros

Agotaron el petróleo, triunfó la corrupción

El agua se volvió escasa, sucumbió la vegetación

—–

Estos páramos contaminados, son el resultado

de la inversión extranjera con empleos mal pagados.

Sin objetivos patrios, sin saber a donde ir.

Los traidores a Madero, acabaron el país.

-
-
Francisco I Madero, héroe mexicano, asesinado el 22 de febrero de 1913. Golpe de Estado.
Cuentos y poesías, Tradición e historia

TRES GRANDES MIGRACIONES DE ASIA POBLARON AMÉRICA

Un estudio internacional publicado en la revista Nature, en el que participaron investigadores de más de 40 instituciones de educación superior de Latinoamérica, Estados Unidos y Europa, entre ellas la Facultad de Química (FQ) de la UNAM, revela que no fue una, sino tres oleadas migratorias provenientes de pueblos distintos de Asia, las que poblaron América.

Los resultados del estudio Reconstrucción de la historia del poblamiento de América, coordinando por el colombiano Andrés Ruiz-Linares, del University College de Londres, modifican la teoría de que este proceso se hizo a través de una sola oleada, y aunque había hipótesis que sugerían más migraciones, no habían podido ser demostradas, informó el académico de la FQ y participante en este proyecto, Samuel Canizales Quinteros.

El estudio, que apareció recientemente en Nature –una de las publicaciones de divulgación científica con mayor prestigio en el mundo–, demuestra con datos robustos que la oleada inicial, que se produjo a través del Estrecho de Bering hace 15 mil años, habría dado lugar a todos los pueblos indígenas de México y hasta el sur del continente, mientras que las poblaciones de Norteamérica (Estados Unidos, Canadá y Alaska) evidencian desplazamientos posteriores de otros grupos de Asia.

La información permite demostrar “que el proceso migratorio se dio por la costa en la primera oleada, mientras las otras dos se quedaron en el norte”. Incluso, se infiere que las poblaciones sureñas volvieron a migrar hacia el norte, porque en Centroamérica se encontraron linajes tanto de una, como de otra procedencia, explicó Canizales.

Estos resultados, adelantó, son de utilidad no sólo para los estudios evolutivos, sino para aplicarlos a “enfermedades metabólicas como la obesidad y sus complicaciones”, principal línea de investigación del universitario, cuyo grupo de trabajo evalúa en población indígena el perfil metabólico y cuestiones antropométricas asociadas a enfermedades.

En el análisis –producto de uno de los múltiples proyectos emprendidos de manera conjunta con Ruiz-Linares– se abordó la parte demográfica evolutiva, “pero ahora analizamos la implicación metabólica”, agregó.

Samuel Canizales, quien estudia poblaciones nativas desde hace 10 años, señaló que en esta iniciativa se tomó información de 52 grupos étnicos de México como tepehuanos, nahuas, mayas, zapotecos y yaquis, principalmente. Ello permitió interpretar cómo se gestó el proceso de migración incluso dentro de esos grupos, para pasar a Centro y Sudamérica.

Respecto a la forma como se llevó a cabo el estudio, Canizales Quinteros –quien recibió el Premio Miguel Alemán Valdés 2010 en el área de Salud– refirió que para determinar el perfil genético de las poblaciones seleccionadas, se analizaron alrededor de un millón de polimorfismos de un solo nucleótido; “particularmente informativos, fueron cerca de 300 mil”.

Esta investigación sin precedentes constituyó un desafío científico, tanto por el tamaño de la muestra como por las características de las poblaciones, pues el gran problema que enfrentaron los investigadores fue el alto grado de mestizaje detectado, sobre todo después de la Conquista y periodos de esclavitud, momentos de gran mezcla con los componentes europeo y africano.

Ello complicó los análisis, pero gracias a la metodología empleada fue posible concentrarse sólo en los segmentos del genoma amerindio, y dejar de lado los segmentos europeos y africanos. De esta forma, “nos quedamos sólo con el componente indígena, que se quería evaluar”, puntualizó.

Al aseverar que los resultados propiciarán un impacto importante en la visión sobre el poblamiento en el continente, Canizales Quinteros destacó que la investigación cobra relevancia al incluir al mayor número de poblaciones nativas del continente, desde Alaska hasta la Patagonia. Entre ellas, se estudiaron las de México que, junto con Perú y Bolivia, es quizá una de las que tiene mayor componente indígena en Latinoamérica.

Las aportaciones de la indagatoria en la que se establece que el poblamiento de nuestro país, de Mesoamérica y Sudamérica proviene de una misma oleada migratoria, son de gran relevancia para América Latina, “porque la información obtenida de las poblaciones de nuestro territorio será de utilidad para la región”. Asimismo, tendrán impacto en las áreas de genómica poblacional.

En este proyecto, además de la FQ y el Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, participaron por México los institutos nacionales de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, y de Medicina Genómica; además de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-659

Educación y cultura, Posgrados, Social, Política y economía, Tradición e historia, opinión

Solferino y Huitzilopochtli. Autor David Gómez Salas

La palabra solferino está relacionada con la vida, la muerte, el cielo, la sangre y la tierra.

Leyenda mexicana prehispánica…

Coatlicue, la Madre Tierra, se embarazó cuando una pluma azul cayó del cielo al estar barriendo un templo en el Cerro de la Serpiente. El inexplicable embarazo enfureció a sus otros cuatrocientos hijos, quienes pensaron que su madre había engañado a su padre Mixcóatl. Así que decidieron matar a su madre Coatlicue, para vengar a su padre.

Pero del vientre de Coatlicue, salió su hijo Huitzilopochtli completamente armado y mató de inmediato a sus cuatrocientos hermanos. Ese día el azul del cielo y el rojo de la sangre de sus hermanos se mezclaron y el lugar se tiñó de un color muy especial que entrelaza la vida y la muerte. El color solferino.

A Coatlicue, diosa de la tierra y la fertilidad, se le representa con una cabeza que simboliza la vida y la muerte, una mitad es un rostro de mujer y la otra mitad es solo el cráneo sin carne.

Educación y cultura, Tradición e historia

Solferino y Jean Henry Dunant. Autor David Gómez Salas

El 24 de junio de 1859, en la localidad de Solferino Italia, se llevó a cabo una batalla sangrienta del ejército austriaco contra los ejércitos de Francia y el reino de Cerdeña. Después de nueve horas de batalla las tropas austriacas se rindieron. Oficialmente se reconocieron que del lado austriaco hubo 3,000 muertos, 10,807 heridos y 8,638 capturados o desaparecidos; y del bando aliado hubo 2,492 muertos, 12,512 heridos y 2,922 capturados o desaparecidos.

Jean Henry Dunant llegó a Solferino esa tarde y vio que heridos, agonizantes y muertos permanecían en el campo de batalla. Impresionado, organizó la población civil, para auxiliar a heridos y enfermos.

Levantó hospitales en el sitio y convenció a la población para que atendiese a los heridos sin fijarse en qué bando fueran. El lema fue “Tutti fratelli”. Todos somos hermanos. Logró la liberación de los médicos austriacos capturados por los franceses.

Al regresar a Ginebra escribió el libro que tituló “Un Souvenir de Solferino”, en donde describió la batalla, sus consecuencias. Desarrolló la idea de que debería existir una organización neutral para curar a los soldados heridos. Distribuyó su libro a infinidad de líderes políticos y militares famosos de Europa.

La Sociedad Ginebrina para el Bienestar Público, analizó el libro y sus sugerencias el 9 de febrero de 1863. Las recomendaciones de Dunant se valoraron positivamente y crearon un comité, que incluía a Dunant, para llevar a cabo sus ideas. La primera reunión fue el 17 de febrero de 1863, que hoy se considera la fecha de fundación del Comité Internacional de la Cruz Roja.

En 1901, Dunant recibió el primer Premio Nobel de la Paz por su papel al fundar el Movimiento Internacional de la Cruz Roja e iniciar la Convención de Ginebra.

Al felicitarlo el Comité Internacional declaro que “No hay hombre alguno que merezca más este honor, pues fue quien hace cuarenta años, puso en marcha la organización internacional para el socorro de los heridos en el campo de batalla. Sin usted, la Cruz Roja, el supremo logro humanitario del siglo XIX probablemente nunca se hubiera obtenido.”

El día del cumpleaños Dunant, 8 de mayo, se celebra el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. En Ginebra y otros lugares, hay numerosas calles, plazas, y escuelas que reciben su nombre. La “Medalla Henri Dunant”, que se da cada dos años por una comisión del Movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, es su máxima condecoración.

Educación y cultura, Tradición e historia

LA CONSTITUCIÓN MEXICANA PARA NIÑAS, NIÑOS, JÓVENES… Y TODOS

Para explicar en forma sencilla y accesible nuestra Carta Magna, y resaltar los valores que contiene, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) editaron la serie “La Constitución comentada para niñas, niños y jóvenes… y para todos”.

Se trata de un instrumento de apoyo para formar mexicanas, mexicanos, ciudadanas y ciudadanos conocedores de sus derechos e instituciones.

En la presentación de los primeros tres fascículos de la colección, que servirá como punto de partida de una serie de actividades dirigidas a distintos sectores, el rector de la UNAM, José Narro Robles, expuso que los adultos podemos decir a los niños y niñas que “no nos vamos a equivocar y no les vamos a fallar”; para quienes estamos aquí es una gran oportunidad de compartir con ustedes.

En el Museo de las Constituciones, se pronunció porque al momento en que los menores se conviertan en adultos y les toque asumir responsabilidades, sus acciones se guíen por la ley, el respeto, y los valores cívicos y laicos.

Narro Robles pidió a los pequeños pensar con los ojos cerrados en lo que les gustaría fuera nuestro país, y en lo que quisieran ser. Estoy seguro que pensarán en un México diferente, mejor, y se verán como hombres y mujeres útiles para la nación, su familia y para ustedes mismos. Eso se consigue con estudio y educación.

Ojalá, añadió, que a través de estos fascículos se convenzan de la importancia de respetar nuestras leyes, que de ser necesario, tienen que ser cambiadas.

En ese sentido, el ministro Juan Silva Meza, presidente de la SCJN, consideró que los infantes no deben requerir de traductores para entender que tienen derechos. Los adultos somos responsables de lograr que reflexionen en torno a lo que significa ser titular de garantías, y deben saber que cuentan con estas últimas y que nadie, ni siquiera su padre o tutor, puede transgredirlas.

Por su parte, Luis Raúl González Pérez, abogado General de la UNAM, afirmó que una de las mejores formas de prevenir la violencia, la inseguridad, el crimen, la corrupción y la impunidad en el país, radica en que se atienda y eduque a los niños y jóvenes.

A su vez, Rodolfo Lara Ponte, oficial mayor de la SCJN, sostuvo que la edición se inscribe en un momento del país en el que los derechos humanos se afirman como eje principal para la consolidación de una sociedad democrática e incluyente.

Por último, José Gamas Torruco, director del Museo de las Constituciones, explicó que la serie está conformada por 17 fascículos. Se entregan los tres primeros, en el curso del año seis más, y el resto, en 2013. Contienen textos revisados por pedagogos y están diseñados en forma atractiva y con material gráfico adecuado a sus destinatarios. Su distribución en la República se hará a través de las casas de la Cultura Jurídica de la SCJN.

FUENTE:Boletín UNAM-DGCS-358

Educación y cultura, Social, Política y economía, Tradición e historia

MURALES DE LA UNAM, CON EL PASO DEL TIEMPO

“Cuando entramos a Ciudad Universitaria, ya no vivía Orozco; él murió en 1949 y nosotros llegamos en 1952, así que nos quedamos sin saber qué hubiera propuesto para un espacio como éste”, solía decir José Chávez Morado cada vez que le preguntaban por el capítulo en el que los muralistas tomaron la UNAM.

Lo que sí pudo ver el artista guanajuatense fue cómo O’Gorman hizo un tapiz multicolor de la fachada de Biblioteca Central; el empeño con que Siqueiros incrustó dibujos tridimensionales en Rectoría, o cómo Rivera sometió la roca xitle del Estadio Olímpico hasta transformarla en lienzo, y lo hizo desde primera fila, pues presenció este espectáculo al tiempo que decoraba la Facultad de Ciencias, o al menos el conjunto de edificios que ocupó hasta 1977.

“Tal fue el escenario en el que Chávez Morado creó sus tres murales (El retorno de Quetzalcóatl, La conquista de la energía y La ciencia del trabajo), los cuales tenían una forma muy particular de dialogar con su espacio y época, interacción un tanto desvirtuada en la actualidad por el tiempo y las modificaciones a las que ha sido sometida CU, pues para empezar, se trataba de obras pensadas para un recinto donde se impartirían clases de física, matemáticas y química, pero a 60 años de distancia, esos lugares se destinan a actividades muy diferentes”, explicó Cristina López Uribe.

Para la profesora de la Facultad de Arquitectura, acompañar a este creador en su paso por el campus equivale a adentrarse en la historia de la UNAM y a hacer una comparación entre cómo era la Universidad hace 60 años y cómo es hoy. “Mucho ha pasado y obviamente no somos los mismos; hemos dejado de creer en demasiadas cosas y ponemos acento en otras tantas, y esto se pone de manifiesto en la obra de Chávez Morado, claro, si sabemos y nos atrevemos a ver”.

El mural que desapareció tras un muro

El retorno de Quetzalcóatl fue concebido por Chávez Morado como una suerte de mascarón de proa, porque esto era lo primero que veía todo aquel que se aproximaba a la Facultad de Ciencias. Además, se trataba de una propuesta que, para ser apreciada, debía contemplarse desde lejos, pues fue elaborada sobre un espejo de agua que, en el ángulo correcto y en lontananza, exhibía el reflejo invertido del mural.

“En este trabajo, el pintor representó a la serpiente emplumada transformada en balsa, en el trance de llevar sobre sus espaldas a siete representantes de las distintas culturas del mundo. Se trata de una composición que retoma, de manera un tanto simplista, tanto las ideas planteadas por Vasconcelos en La raza cósmica, como el mito de Quetzalcóatl, que relata que esta deidad, tras ser expulsada de Tula por sus enemigos, prometió retornar”, expuso López Uribe.

Para soportar los embates de la intemperie —pues la composición fue diseñada para adornar un patio abierto—, el guanajuatense empleó una técnica no usada en México hasta entonces: mosaico de vidrio. De esta manera, mediante pequeños fragmentos multicolores y engastados en la pared de una biblioteca, Quetzalcóatl volvió a la vida.

Otra de las ventajas de usar este material vítreo fue que permitió dar forma al mural justo encima de un estanque, recurso que más que a un capricho, respondía a la necesidad de crear la ilusión de hallarse ante una embarcación prehispánica que flota sobre olas.

“El efecto se apreciaba desde la distancia; sin embargo, al momento en que estas instalaciones dejaron de pertenecer a Ciencias y se convirtieron en el hoy Posgrado de Arquitectura, se tuvo el mal tino de construir un edificio frente a esta obra. La finalidad era hacer de ese patio abierto uno cerrado. ¿El resultado?, se ganó espacio para aulas, pero se perdió un mural, que ahora sólo puede ser visto por quienes tienen la suerte de entrar a la cafetería del lugar y pedir un americano”, señaló la también colaboradora del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE).

Sobre la irónica decisión de erigir un muro frente a un mural, Chávez Morado diría: “El retorno de Quetzalcóatl originalmente tenía una mejor ubicación, con un amplio espacio para ser visto y un espejo de agua que daba mayor idea del mar; pero este ambiente ha sido destruido y el mural hoy se encuentra prisionero entre las construcciones que posteriormente se levantaron”, donde actualmente se imparte la carrera de Diseño Industrial, justo frente al CELE.

A decir de Cristina López, si se quisiera devolver a esta obra su vocación primigenia, sería necesario echar abajo el edificio que le construyeron enfrente. No obstante, es una medida que se antoja imposible, admite, pese a que romper ese claustro significaría que Quetzalcóatl finalmente retornara.

Papeles que se invierten

Hablar del Auditorio Alfonso Caso remite inmediatamente a La conquista de la energía, un mural que obliga al caminante a levantar la mirada y descubrir, en una pared convexa, a aproximadamente 10 metros de altura, un relato visual de cómo el hombre transitó de la ignorancia y el pensamiento mágico al saber científico y el dominio del átomo.

“Es curioso que este mural, ubicado en lo que era la parte trasera de la Facultad de Ciencias, haya desbancado en importancia —al menos en el imaginario colectivo— a El retorno de Quetzalcóatl, que en los años 50, 60 y 70 era un ícono del lugar”, comentó López Uribe.

Sin embargo, a decir de la titular de la materia Arquitectura en México, Siglo XX, esta relación jerárquica se invirtió en el momento en que a la representación de la deidad prehispánica se le impuso un cerco de cuatro paredes.

“Hoy resulta indudable que el mural más conocido de Chávez Morado, al menos en CU, es La conquista de la energía, también elaborado con mosaico de vidrio. Éste refleja el pensamiento de la posguerra, momento en que se creía que el poder nuclear auguraba un futuro prometedor, como demuestra la figura representada a la extrema derecha de la pared: un hombre moribundo que es resucitado por las bondades del átomo”.

Para la maestra en Arquitectura, éste es precisamente uno de los mejores ejemplos de cómo las certidumbres de una generación colisionan con las certezas de otra, “pues hoy pocos describirían a la energía nuclear como la panacea. De hecho, si este desarrollo en algún momento avivó nuestras esperanzas, bastó con que llegara la Guerra Fría para que alimentara todos nuestros miedos”.

Al respecto, la candidata a doctora añadió que hoy esta composición comunica un mensaje muy distinto al de hace 60 años, “no obstante, pese a las cosas que se pierden y a las que se ganan, hay un aspecto que permanece: el valor artístico que encierra la obra”.

Una obra fuera de agenda

“Y como sucede con frecuencia, lo más interesante es lo no planeado”, aseguró Cristina López al referirse al mural La ciencia y el trabajo, pintado por Chávez Morado en el vestíbulo del Auditorio Alfonso Caso, en un arrebato de espontaneidad.

“Se localiza en el peor lugar posible, pues está en un sitio escondido, de poca iluminación y mucha humedad, a una altura que favorece el vandalismo y, por si esto fuera poco, en su creación se usó una técnica poco adecuada para ese tipo de superficie: vinelita ácida, y pese a todo, estamos ante la obra más interesante que realizara este artista en la UNAM”.

Sobre la obra, la arquitecta explicó que es una crónica de la construcción de CU, tan acuciosa, que no sólo es posible señalar las diferentes etapas en las que surgió el campus, sino reconocer los rostros de los obreros, académicos, ingenieros, arquitectos y científicos que participaron en este magno proyecto.

Ciudad Universitaria se erigió sobre ejidos de Tlalpan, Copilco y la Magdalena Contreras expropiados en 1946. Esto obligó a muchos campesinos a convertirse, de la noche a la mañana, en peones de construcción. “A Chávez Morado le impresionó ese fenómeno y quiso dejar constancia gráfica del papel que tuvo la gente del campo en una edificación de esa envergadura”.

Para un hombre acostumbrado a hacer crítica social y plasmar elementos sumamente mexicanos en su obra, tanto El retorno de Quetzalcóatl comoLa conquista de la energía resultan piezas de excepción, pues en ambos abundó en símbolos universales e hizo de lado referentes de índole local, pero en La ciencia y el trabajo volvió a ser el Chávez Morado de siempre, aseguró López Uribe.

La integrante del Seminario de Arquitectura Moderna del IIE apuntó que pese a que La ciencia y el trabajo no es un mural muy popular entre los universitarios, sí lo es entre los turistas extranjeros, siempre curiosos de saber cómo fue posible que algo tan grande como CU se concretara y llegara a buen fin.

“Y es que esta pintura explica todo tan a detalle, que queda poco lugar para la duda, pues de izquierda a derecha retrata a campesinos convertidos en albañiles, pero también a los arquitectos e ingenieros que planearon el campus, y a los científicos mexicanos más importantes de la época, con todo y su acelerador Van de Graaff, la pieza de tecnología más importante en posesión de la UNAM, allá por los años 50”.

Pese a esto, Chávez Morado siempre se sintió a descontento con esta obra, pero no por la temática escogida, sino por otro tipo de elecciones. “Cometí el error de pintar el mural abajo del auditorio y éste se ha destruido por los malos elementos técnicos de que disponíamos entonces, y por el vandalismo”, decía en sus memorias.

En realidad no desapareció, pero durante mucho tiempo sufrió por el deterioro y la indolencia de estudiantes que se empeñaban en pintar sobre él toda clase de trazos, desde declaraciones de amor hasta consignas políticas. Sin embargo, hace algunos años fue rescatado, se devolvió el color perdido a sus tonalidades pálidas y se le colocó una vitrina para evitar el asedio de los grafiteros.

“Estas medidas enmiendan algunas de las fallas que tuvo Chávez Morado. Visitar esta obra para ver qué hay en ella y qué nos dice de la historia de CU es otra manera de enmendar otro fallo, pero uno que hemos tenido nosotros, como universitarios, que pasamos de ojos ciegos frente a la obra más interesante que dejó aquí el guanajuatense”.

Lo que el tiempo se llevó

“Diré que la Ciudad Universitaria fue un campo que nos dio a los muralistas, y a mí, claramente, la primera oportunidad de adquirir experiencias y formar criterios, que luego perfeccionamos en las obras siguientes”, comentaba Chávez Morado en 1983.

Aquí, estos artistas probaron estrategias creativas que más tarde afinarían en edificios como el de Telecomunicaciones, ¿pero qué tanto de ese experimento funcionó y qué tanto quedó desfasado?, preguntó Cristina López, a lo que ella misma respondió, “los murales de Chávez Morado (con excepción de La ciencia y el trabajo), y en general los otros que se hicieron en CU, son exitosos en el sentido de que son fácilmente recordables e icónicos, pues funcionan a la manera de un anuncio publicitario; de hecho, el mismo Siqueiros admitió haber estudiado la técnica de los billboards para conformar su obra. En ese sentido son sumamente modernos”.

Lo que resulta anacrónico, agregó, son sus temáticas, “pues hoy resulta ingenuo pensar que la energía atómica será la respuesta a cualquier problema, o que Quetzalcóatl retornará y que la raza de bronce marcará pauta a la humanidad, como afirmaba Vasconcelos. En ese aspecto, el mensaje de estas creaciones ha perdido vigencia, no así la obra plástica, que es en sí misma un gran logro estético. Si nuestra lectura de las obras difiere en mucho de la de un mexicano de hace seis décadas, quizá sea tiempo de elaborar una interpretación nueva, para así, a partir de ésta, volver a dialogar con los murales”.

Boletín UNAM-DGCS-086
Ciudad Universitaria.
Febrero de 2012

Educación y cultura, Tradición e historia
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda