lig tv izle
justin tv

Noticiencias

Blog en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

Sin categoría

LA VACUNA CONTRA VIRUS DE PAPILOMA HUMANO PROTEGE PARCIALMENTE

Para atacar el virus del papiloma humano (VPH) existen dos vacunas en el mercado. “Son extraordinarias, pero sólo protegen contra cuatro tipos de virus, dos de los cuales provocan cáncer. Los ginecólogos tienen la obligación de mencionar esto a sus pacientes y que ellas estén conscientes de que están protegidas parcialmente. Los métodos preventivos como el Papanicolaou y la colposcopía aún son vigentes y necesarios”, afirmó Leticia Rocha Zavaleta, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM.

-

La científica recordó que aunque desde los años 70 del siglo pasado se descubrió que el VPH es agente causal del cáncer cervicouterino, no fue sino hasta esta centuria que se obtuvo una vacuna.

-

Al ofrecer la conferencia “Virus del papiloma humano: de la infección primaria al cáncer cervical”, en la Facultad de Medicina (FM), señaló que el VPH pertenece a una familia muy grande, en la que se han caracterizado más de 100 miembros; es simple y su material genético está envuelto por una cápside (cubierta) proteica.

-

Se trata de un virus específico, así que el que contagia a los humanos no se transmite a cualquier otro animal. Se presenta en organismos como conejos o perros, pero no en ratones, “por lo que los sistemas para estudiarlo son complejos”.

-

El VPH tiene dos grandes grupos: los cutáneos y los que infectan mucosas. Los segundos se asocian con el origen de tumores y pueden contaminar las mucosas oral y cervical, añadió la universitaria.

-

Los que se propagan en la mucosa genital también se dividen en dos grupos; los de bajo y alto riesgo, de acuerdo con la lesión que generan. Los primeros son llamados VPH6 y VPH11, y se vinculan con condilomas o verrugas, que no malignizan.

-

Pero los VPH 6, 18, 31, 33, 35, 39, 45 y 51, entre otros, tienen la capacidad de transformar a las células; son los que se asocian a cáncer cervicouterino, indicó la experta en el auditorio Fernando Ocaranza de la FM.

-

En el virus del papiloma, la cápside se constituye de dos proteínas conocidas como L1 y L2, que forman pentámeros: L2 va en medio y cinco copias de L1 van por fuera, y estructuran un pentágono. “Toda esa formación es una sola proteína expuesta de manera constante al organismo”.

-

El virus infecta un epitelio muy complejo, el del cérvix, que regularmente está expuesto a agresiones, sea en una relación sexual o en un parto, y sufre abrasiones.

-

Sólo es capaz de infectar a las células basales del epitelio estratificado. Por lo tanto, requiere una “herida” para ingresar, atravesar las capas de ese tejido hasta abajo y encontrar su célula blanco, que expresa a los receptores del virus.

-

Una vez que lo logra, puede propagarse al resto de las células del epitelio, porque las células en la capa basal son indiferenciadas y mitóticamente activas, es decir, son células “madre” que constantemente forman la nueva población de las que se diferenciarán hacia los estratos superiores del epitelio. Si una célula basal se infecta con VPH, ésta, al dividirse, propaga los virus.

-

El VPH depende de la maquinaria enzimática de la célula que lo hospeda, no sólo para que le provea de todo, sino para replicar su ADN. “Es exitoso porque logra mantenerse dentro de esas células y replicarse de manera modesta por muchos años, sin provocar una patología visible”.

-

Leticia Rocha explicó que una alta proporción de personas sexualmente activas ha estado infectada, pero debido a la actividad del sistema inmunológico se curan. Las que no logran eliminar al virus de manera natural, tienen un riesgo incrementado de desarrollar cáncer cervicouterino, segunda causa de muerte por neoplasia, sólo superado por el de mama.

-

Existen diagnósticos típicos, tradicionales, de gabinete, pero también moleculares, “que pueden encontrar al virus antes de que genere cambios en la célula, porque se basan en la detección de su material genético”.

-

Entre los primeros, el más utilizado es la citología exfoliativa o tinción de Papanicolaou, donde se toman células que se descaman para ponerlas en una laminilla y teñirlas. También se puede tomar una biopsia del sitio donde se sospecha que está el virus, y con una simple tinción observar los cambios que provoca en el epitelio estratificado. “La histopatología es aún el estándar de oro para la detección de una lesión y puede verificar el avance”.

-

Una herramienta más es la colposcopía, que consiste en observar el cérvix aumentado y buscar un sitio sospechoso de lesión por VPH, precisó Rocha Zavaleta.

-

Para la detección más temprana se usan técnicas moleculares: se toma una biopsia, se rompe la célula, se saca el ADN completo y se buscan trazas del ADN del virus. Se usan en este caso técnicas como la reacción en cadena de la polimerasa.

-

La eliminación de ese microorganismo es sencilla. Las lesiones se retiran por métodos ambulatorios, se corta el epitelio infectado y el nivel de éxito es muy alto.

-

Generar una infección persistente puede requerir de uno o dos años sin modificaciones evidentes en el epitelio. Para que se produzca un tumor pueden transcurrir hasta dos décadas. En ese lapso es factible hacer prevención del cáncer, manifestó la científica.

-

Las vacunas, desarrolladas hasta hace poco, tardaron en salir porque el virus “es difícil de trabajar en el laboratorio”, subrayó. No tenemos un modelo animal; además, para reproducirse el VPH necesita la maquinaria, no sólo de replicación de las células, sino de diferenciación.

-

Eso se resolvió gracias a la tecnología del ADN recombinante. Del VPH se extrajo el gen que codifica para la proteína de la cápside y se expresó en un modelo heterólogo, en células de levadura o de insecto. “Y por fin se obtuvieron las vacunas de que se dispone en la actualidad”.

-

Pero ante el hecho de que sólo protegen de manera parcial, los métodos preventivos son vigentes y necesarios. “La lentitud que tiene el virus en transformar una célula debe ser aprovechada para prevenir, para detectarlo a tiempo y eliminarlo”

Boletín UNAM-DGCS-715

Ciudad Universitaria.

9 de diciembre de 2014

Educación y cultura, Sin categoría, Social, Política y economía

OBSTÁCULOS PARA QUE LA SOCIEDAD RECONOZCA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la violencia contra las mujeres es aún una pandemia global. Hasta un 70 por ciento de ellas sufre algún tipo de ésta en su vida. Se calcula que entre 500 mil y dos millones de personas son víctimas cada año de trata, lo que las lleva a la prostitución, a realizar trabajos forzados, a la esclavitud o servidumbre; de éstas, alrededor del 80 por ciento son féminas y niñas.

“México sigue más o menos ese patrón: al menos una de cada tres mujeres ha sido golpeada, obligada a tener relaciones sexuales o ha padecido otro tipo de agresión, tanto en el ámbito público como en el privado”, señaló Patricia Piñones Vázquez, académica del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) de la UNAM.

Con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, que se conmemora este 25 de noviembre, detalló que la invisibilidad y la normalización son obstáculos para que la sociedad reconozca la violencia hacia ese género.

Además, indicó que en el país una de cada cinco ha sido maltratada física o sexualmente; cada 15 segundos se agrede a una, y en uno de cada tres hogares ha habido maltrato emocional, intimidación, abuso físico y sexual hacia ellas.

Asimismo, resaltó que el daño físico mata o provoca discapacidad en un gran número de este segmento, en el rango de edad de entre 15 y 44 años, cifra superior a las enfermas de cáncer cervicouterino o de mama.

El asesinato es el acto culminante de una serie de vejaciones cruentas. La violencia contra ese sector es una pandemia global y un problema cultural que debe atenderse desde el punto de vista social y cultural; destroza vidas, rompe comunidades y detiene el desarrollo; es un problema social que ha existido desde siempre, “lo grave es que se naturaliza, nos hemos acostumbrado y la percibimos como normal”.

En el país el miedo y la vergüenza son obstáculos para que las mujeres denuncien, razón por la que los datos son inconsistentes.

Un estudio de ONU Mujeres al respecto, afirma que a pesar de la alta incidencia de transgresiones a sus derechos, la legislación mexicana ha sido precursora en la región en materia legislativa en el tema; ejemplo de ello son las leyes generales para la Igualdad entre Mujeres y Hombres (2006), y la de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (2007).

También, se considera un avance fundamental la reforma constitucional en derechos humanos, que los eleva a rango constitucional, así como las recientes reformas al Código Penal Federal.

La discriminación contra mujeres y niñas, así como la desigualdad de género, tienen su expresión en los actos cotidianos que se cometen contra ellas; de acuerdo con datos de las Naciones Unidas, son las violaciones de garantías más extendidas y traen graves repercusiones en la salud, la libertad, seguridad y vida; socavan el desarrollo de los países, generan inestabilidad en las sociedades e impiden el progreso hacia la justicia y la paz.

En la nación, el ambiente de impunidad, sumado a la insensibilidad y ausencia en la rendición de cuentas por parte de un sector considerable de autoridades del ámbito de la impartición de justicia, “hace sinergia con la violencia y discriminación sistemática, que deriva de estructuras patriarcales y machistas asentadas en prácticas, valores y normas, así como en disposiciones jurídicas, según afirma un reporte de la ONU”, indicó Piñones.

La violencia basada en el género exhibe otros tipos de discriminación como la diversidad de las preferencias sexuales, aspecto castigado por los patrones culturales tradicionales. “Es contra todo esto que luchamos en esta fecha”, remarcó.

Según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI, 2011), 47 de cada 100 mujeres de 15 años o más que han tenido pareja o esposo, han vivido situaciones de violencia emocional, económica, física o sexual; 44.8 por ciento de las casadas o unidas ha sido agredida por su pareja o esposo al menos una vez a lo largo de su vida en común, pero más grave aún es que esta situación ocurrió, incluso, en el noviazgo.

De acuerdo con el Instituto Mexicano de la Juventud, en el noviazgo 15.5 por ciento de las mexicanas de entre 15 y 24 años de edad ha sido víctima de actos en el sentido referido, 75 por ciento ha sufrido agresiones psicológicas y 16.5 por ciento ha vivido al menos una experiencia de ataque sexual, añadió.

Además, prosiguió, en el país 30 de cada 100 mujeres se unió en pareja antes de los 18 años, lo que muestra una de las tantas caras de la discriminación, pues indica la falta de oportunidades y opciones de desarrollo.

“Si pensamos en nuestras hijas, alumnas, compañeras, uno considera que esto no puede seguir así, tenemos que alzar la voz; el 25 de noviembre es un buen día para decir ni una más, ya basta”.

Son múltiples los costos sociales y económicos de estas conductas, así como sus consecuencias; en primer término, tienen efectos intergeneracionales inmediatos, es decir, se repiten los patrones en las nuevas generaciones. “Si todo mundo percibe este comportamiento como normal, se aprende a verlo así y después se replica de la misma manera, lo que tiene impactos a nivel individual en los sobrevivientes, es decir, los niños que presencian la violencia en cualquiera de sus formas y expresiones”.

Además de reducir la productividad y agotar los presupuestos públicos, sus costos y consecuencias duran generaciones y obstaculizan los esfuerzos de los países para reducir este problema en materia educativa, de trabajo y salud, entre otras.

A fin de disminuir estas condiciones, debemos promover los derechos de las mujeres y de las niñas, una vida sana con igualdad de oportunidades, pero también se requiere que éstas los conozcan y los exijan. Asimismo, es necesario que quienes se desempeñan en las instituciones encargadas de proveerlos, los respeten.

Debemos visibilizar la violencia hacia ese género desde un enfoque multicultural, de la diversidad y de los derechos humanos; esto hace la diferencia y nos permitirá prevenirla, sancionarla y erradicarla desde cada uno de los espacios de incidencia

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-681 —- Ciudad Universitaria. —- 24 de noviembre de 2014

Educación y cultura, Sin categoría

PROCESO LIMPIO PARA REUTILIZAR LLANTAS

CREAN MÉTODO LIMPIO PARA REUTILIZAR LLANTAS

Con un método propio que utiliza la catálisis a base de níquel, Juventino García Alejandre, académico de la Facultad de Química (FQ) de la UNAM, procesa el material de llantas de autos y camiones, del que separa el azufre y recupera el polímero original del hule o caucho para reciclar y hacer nuevas generaciones de neumáticos.

-

Con el proceso, inscrito en la química verde y actualmente en trámite de patente, ganó el primer lugar del Programa de Fomento al Patentamiento y la Innovación (PROFOPI), una iniciativa de la Coordinación de Innovación y Desarrollo (CID) de esta casa de estudios para vincular los desarrollos científicos con nuevas tecnologías útiles para la sociedad y la industria.

-

Un atajo para “devulcanizar”

Abundantes, resistentes y contaminantes, las llantas habitualmente se acumulan en tiraderos o se queman, lo que genera un proceso que emite a la atmósfera gases de efecto invernadero y lluvia ácida, explicó García Alejandre, adscrito al Departamento de Química Inorgánica de la FQ.

-

La vulcanización es clave en la producción de neumáticos, pues los dota de resistencia, cierto grado de dureza y durabilidad, así que el material está hecho para no degradarse.

-

“En el laboratorio hacemos lo opuesto a la vulcanización, se trata de ‘devulcanizar’ o quitar el azufre al hule de las llantas para recuperar la materia prima lo más pura posible”, explicó el doctor en química.

-

Es difícil revertir ese proceso, pero el científico lo hace por medio de la catálisis, técnica que compara con un atajo. “Si viajáramos de la Ciudad de México a Veracruz, tendríamos que subir montañas y luego bajar a nivel del mar. Con una reacción química pasa algo parecido: también cruzamos una barrera de activación (como las montañas), pues tenemos que romper estructuras, activar enlaces y obtener un nuevo producto. Para eso usamos un atajo equivalente a hacer uno o varios túneles para no subir las montañas. Eso es el proceso catalítico, usar un elemento químico o una serie de compuestos para hacer ese atajo”, detalló.

-

Para “devulcanizar”, García Alejandre emplea catalizadores de níquel, un metal de transición activo y barato, utilizado para diversas transformaciones. “La clave está en cómo se suministra, cómo lo dejamos disponible para esa reacción”.

-

Con el níquel, activa moléculas estables del material, a las que se les debe dar mucha energía para que se descompongan. Al catalizar, el metal convierte un compuesto químico en otro con mucho menos energía. “Es como un grupo de obreros en una fábrica, equivalentes a todos los intermediarios que participan para lograr esa reacción”, precisó.

-

Proceso en reactores

Para obtener el material deseado, el universitario inicia el procedimiento con un trozo de llanta usada en el laboratorio, que tritura hasta quedar como ralladura de naranja, luego se tamiza para obtener un material homogéneo que se vierte en reactores de 300 mililitros con el catalizador y ciertas condiciones de presión y temperatura.

-

“Hacemos la reacción y obtenemos una mezcla de líquido y sólido que se filtra. En ese medio el caucho es soluble, así que se obtiene limpio y se puede reusar muchas veces. Además, el rendimiento es alto, pues de cada 100 gramos de llanta se recuperan 80 de caucho. El resto es azufre y otros aditivos”, señaló.

-

Actualmente, el método en etapa de patente debe escalarse a nivel de planta piloto para medir los resultados y que pueda transferirse a alguna empresa del país interesada en el reciclaje de las llantas.

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-503

Ciudad Universitaria.

31 de agosto de 2014.

Sin categoría

Metztli

Metztli

Autor David Gómez Salas

Me enamoré de tí

en el huerto.

Bajo tu luz,

entre luciérnagas

y el viento del desierto.

Eres dulce y apasionada

poesía del universo.

Inspiración de mi vida,

nidación de mis versos.

En las noches de verano

al terminar el trabajo,

deshidratado  y con desgano,

me dedicaba a verte.

Acostado sobre las rocas,

sin camisa,

empecé a quererte.

Y ahora…

para vivir a plenitud,

necesito verte.

Sin categoría

Biofiltro imagen 1. Autor David Gómez Salas

Material elaborado sin fines de lucro. Difusión de conocimientos 100% gratuita. Para ver la imagen completa haz click sobre ella.

Sin categoría

Tips para ingenieros. Biofiltro, Plano 4 de 5. Autor David Gómez Salas

Recuerda que este plano forma parte de un grupo de cinco planos

Haz click en la imagen siguiente para abrirla completa y después puedes ampliarla hasta que la veas con nitidez. Pano 4 de 5.

Sin categoría

Soneto La explicación. Autor David Gómez Salas

Soneto La explicación

Autor David Gómez Salas

Dedicada a Sandra  Gómez

-

¿Qué reglas deben cumplir los sonetos?

A mi maestra sabia, le pregunté

Y me dio las reglas que les contaré

Me dijo, primero van dos cuartetos

Y posteriormente van dos tercetos

Escucha bien cada verso que diré

(Escuché y once sílabas conté)

Examina este y mas sonetos

En los dos cuartetos que arriba ves

El primer verso y el cuarto, riman

También rima el verso dos con el tres

Y alternados los seis versos, riman

En los dos tercetos que ahora ves

Donde soneto y reglas, culminan

Te invito 60 poesías. Derechos de autor.

Sílabas:

¿Qué re-glas de-ben cum-plir los so- ne- tos? 11

A mi ma-es-tra sa-bia, le pre-gun-té 11

Y me dio las re-glas que les con- ta-ré 11

Me di jo, pri me ro van dos cuar te tos 11

Y pos-te-rior-men-te van dos ter-ce-tos 11

Es-cu-cha bien ca-da ver-so que di-ré 11

(Es-cu-ché y on-ce sí-la-bas con-té) 11

E-xa-mi-na es-te y mas so-ne-tos 11

En los dos cuar-te-tos que a-rri-ba ves 11

El pri-mer ver-so y el cuar-to, ri-man 11

Tam-bién ri-ma el ver-so dos con el tres 11

Y al-ter-na- dos los seis ver-sos, ri-man 11

En los dos ter-ce-tos que a-ho-ra ves 11

Don-de so-ne-to y re-glas, cul-mi-nan 11

Rima:

¿Qué reglas deben cumplir los sonetos? A

A mi maestra sabia, le pregunté B

Y me dio las reglas que les contaré B

Me dijo, primero van dos cuartetos A

Y posteriormente van dos tercetos A

Escucha bien cada verso que diré B

(Escuché y once sílabas conté) B

Examina este y mas sonetos A

En los dos cuartetos que arriba ves C

El primer verso y el cuarto, riman D

También rima el verso dos con el tres C

Y alternados los seis versos, riman D

En los dos tercetos que ahora ves C

Donde soneto y reglas, culminan D

Sin categoría

SIN LIBERTAD DE EXPRESIÓN, LA DEMOCRACIA NO PUEDE DESARROLLARSE: JOSÉ NARRO ROBLES

Sin libertad de expresión, no pueden desarrollarse la democracia, la vida colectiva, ni la individual y personal, estableció el rector de la UNAM, José Narro Robles.

En este sentido, subrayó, la educación superior tiene un compromiso y debe contribuir a la configuración de la ciudadanía, a la articulación de esa libertad, y a la posibilidad de su construcción, apoyo y mantenimiento.

Al encabezar la entrega del Premio Nacional de Periodismo 2010, que otorga el Consejo Ciudadano, integrado por instituciones educativas, asociaciones y organismos privados, en el Patio Principal del Palacio de Minería, dijo que no se pueden dar pasos hacia adelante, si no somos capaces de configurar ciudadanos cada vez más fuertes, sólidos, responsables, y más comprometidos con el sentido colectivo.

Con rectores y representantes de diversas instituciones, sostuvo que no puede haber libertad si no hay mujeres y hombres que se asuman en esa condición, y no puede haber libertad de expresión, si no hay quien tenga una idea, un mensaje, un argumento o un dato que plantear.

La libertad es de la persona, y la de expresión, de la sociedad. Se trata de condiciones y principios que se deben defender y construir cotidiana y sistemáticamente, añadió.

Por su parte, Raúl Arias Lovillo, presidente del Consejo Ciudadano y rector de la Universidad Veracruzana, se pronunció por rechazar la impunidad, obstáculo de la libertad de expresión que pretende nulificar otras garantías.

“No claudicaremos, y por ningún motivo enviaremos a la fosa común de la memoria nuestras demandas, porque fundamentan la vida democrática y dan sustento a un ejercicio responsable y objetivo del periodismo”.

Sin medios de comunicación libres tendremos una democracia fallida. La libertad de expresión es la piedra angular de las sociedades democráticas y uno de los componentes claves de la gobernabilidad.

En su oportunidad, Dorangélica de la Rocha, presidenta del jurado, reconoció que el periodismo mexicano sufre uno de sus peores embates. Ser un profesional de este ramo siempre ha sido un riesgo, pero hoy es mayor. La inseguridad pública está presente en todo el territorio, pero se acentúa con mayor incidencia en algunas zonas, como el norte y noroeste, donde los integrantes de esta actividad han pagado muy cara su labor.

Para esta décima versión, fueron reconocidos, en Noticia, Sarahí Méndez, de Foro TV; Caricatura, Omar Díaz Trujillo, de El Universal; Reportaje, Raciel Martínez Blas, Noticias voz e imagen de Oaxaca; Crónica, Paola Aguirre Praga, Zócalo de Saltillo, Coahuila; Fotografía, Roberto Espinosa y Eduardo Chávez, del Canal Judicial; Divulgación científica y cultural, René Drucker Colín, Foro TV; Artículo de fondo, equipo de redacción de El Diario de Juárez; Entrevista, Patricia Vega, Revista Emeequis, y Trayectoria periodística, Eduardo del Río Rius.

Fuente:

Boletín UNAM-DGCS-707
Palacio de Minería

Sin categoría

EL CUAUHXICALCO DE TEMPLO MAYOR, PASADO PREHISPÁNICO QUE SALE A LA LUZ

Hace algunas semanas, los hombres que cavaban a las afueras del Museo del Templo Mayor —en los terrenos que poco a poco se le han ganado a la Plaza Gamio para construir lo que será el nuevo acceso al recinto—, dieron aviso de que, al horadar la superficie, habían chocado con un objeto sólido, a aproximadamente cinco metros bajo tierra. Aquella tarde, Roberto Martínez Meza supervisaba los trabajos y, al escuchar la alerta, supo que habían encontrado algo, “y muy importante”.

Al revisar el objeto, el candidato a maestro en Estudios Mesoamericanos por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM vio que se trataba de una línea de estuco con piedra careada y recordó que hace no mucho el arqueólogo Leonardo López había detectado una base piramidal en el predio de las Ajaracas. Martínez sospechó que se trataba del mismo edificio prehispánico hallado por su colega, aunque éste jamás imaginó que el muro norte llegaría hasta allá, porque se lo había imaginado más pequeño.

Era así como, tras cinco siglos en el subsuelo y sin que nadie lo esperara, salía a la luz el cuauhxicalco que, a decir de los relatos, se había construido durante el reinado de Atzayácatl. “Se trata de un basamento circular, de 16 metros de diámetro, perteneciente al periodo IVb de Tenochtitlan. Es un descubrimiento particularmente importante, porque habían pasado dos años sin que apareciera nada prehispánico en la zona”, expuso.

“Por estar en el costado sur del Templo Mayor, sabemos que era un espacio dedicado a Huitzilopochtli, dios de la guerra. Probablemente aquí eran cremados nobles y tlatoanis. Fue construido entre los años 1469 y 1481. Nunca fue visto por ojos españoles, ya que esta construcción, en particular, fue destruida por los mexicas para edificar encima”, expuso.

Un lento salir a la luz

“Saber que estás por hacer un descubrimiento entraña una emoción muy particular”, compartió Roberto Martínez, y esto él lo sabe por experiencia propia, pues la noche de aquel 12 de septiembre un sentimiento de inquietud apenas lo dejó dormir. Horas antes había examinado el borde de tezontle aparecido bajo las palas de los albañiles y estaba cierto de que se trataba de una estructura de origen mexica, pero pese a su deseo de que los trabajos de excavación continuaran, era imposible seguir, pues había caído el Sol.

Un día después, al romper la mañana, el universitario regresó con un grupo de expertos “y comenzamos a retirar tierra; cada palada confirmaba mis sospechas. Entramos por un costado y nos topamos con un muro de metro y medio de altura, y al limpiar la estructura aparecieron; primero, una cabeza de serpiente tallada en roca, luego otra, y después una más, así hasta superar la decena”.

Lo paradójico de liberar esta construcción, explicó, es que para rescatarla primero debemos retirar el ataúd de tierra que la protegió tanto tiempo, y al hacerlo, la dejamos expuesta a elementos amenazantes. Tal es el caso de las lluvias, que se soltaron apenas iniciaron los trabajos, y una filtración de aguas negras que apareció al hacer la excavación y que compromete la integridad de los estucos.

Para Martínez, sacar esta edificación a la luz equivale a desenterrar historias que corrían el riesgo de quedar sepultas.

“Cada mella, fractura o muesca detectada nos narra un evento particular. Por su altura de 1.50 metros, sabemos que esta construcción fue descopetada por los mexicas poco antes de que Colón llegara a América. Además, es atravesada, justo a la mitad, por un drenaje porfiriano que data de 1900. Asomarse a estos detalles es un privilegio poco común, equivale a ser testigo del pasado”.

Realidad que corrobora lo escrito

Desde siempre, Heinrich Schliemann fue un ávido lector de la Ilíada; de niño su mayor deseo era encontrar Troya, de adulto destinó gran parte de su fortuna a esta empresa. Muchos calificaron de insensato buscar una urbe que sólo existía en versos épicos, pero el prusiano perseveró y, finalmente, desenterró lo que muchos creían producto de la imaginación homérica: la mítica ciudad de Héctor.

“Estas historias son recurrentes en nuestra profesión, pues algo parecido sucedió con Templo Mayor, cuya existencia estaba consignada en crónicas, pero no había vestigios que corroboraran algo. La búsqueda parecía infructuosa, pues algunos testimonios ubicaban la construcción justo abajo de Catedral, lo que imposibilitaba cualquier trabajo, y los arqueólogos que registraron la zona pasaron junto al santuario sin verlo, como Leopoldo Batres, en 1900. Fue hasta 1916, con los trabajos de Manuel Gamio, que finalmente supimos dónde estaba”, explicó Martínez Meza.

El universitario es enfático al aseverar que quienes, como él, estudian el Postclásico, tienen una gran ventaja sobre los que se especializan en periodos anteriores. “Nosotros tenemos escritos que nos ayudan a recrear el pasado, los otros no”.

Como Schliemann puso en evidencia, si hay textos que describan ciudades perdidas, entonces la imaginación se vuelve una herramienta invaluable. “Bernardino de Sahagún nos dijo que en el área había 78 edificios. Eso nos da una idea de qué tan grande es el rompecabezas que tenemos en la mesa”.

Pero reconstruir cómo era Templo Mayor y sus alrededores es una labor de paciencia, pues de manera intermitente aparece una pieza por aquí, otra por allá, sin orden ni periodicidad fija, y ante eso, lo que hacen los expertos es comparar los restos arqueológicos con las fuentes documentales, como quien al armar un puzzle mira repetidamente la imagen impresa en la caja para determinar de qué manera embonan las partes.

A veces las referencias son imprecisas y deben someterse a ajustes de último minuto, pero en ocasiones los datos consignados son tan acuciosos, que es, prácticamente, como tener un mapa.

Ejemplo de esto es el documento expedido el 22 de febrero de 1527, un acta de cabildo que señalaba que a Gil Gutiérrez de Benavides se le concedió una posesión “que estaba en esta ciudad, linderos con solar a casas de Antonio Ávila, su hermano, que es tercia parte donde estaba el Uchilobos”.

“Esto nos señala con una precisión pasmosa dónde estaba el templo de Hutzilopochtli, pero no siempre podemos confiar en que habrá documentos con estas características; por ello, ahí donde los textos dejan huecos, debemos remitirnos a los vestigios. Por ejemplo, en Guatemala 16, a espaldas de Catedral, se encontró el Templo de Ehécatl, dios del viento, y con cada hallazgo avanzamos en nuestra empresa. Cada pieza abona para reconstruir un escenario más amplio, pero ellas solas no pueden hacer nada, a nosotros nos toca acomodarlas e intentar armar el rompecabezas”.

Piedras que hablan

“No es que las piedras sean mudas; sólo guardan silencio”, escribió Humberto Ak’Abal, poeta indígena guatemalteco, “y no es que no digan nada, hay que saber leer en ellas, como hacemos con el cuauhxicalcorecién hallado”, acotó Martínez Meza.

Para empezar, que esté localizado al sur respecto de Templo Mayor, nos dice que la construcción estuvo dedicada a Huitzilopochtli, explicó el arqueólogo.

“Lo edificado del lado norte pertenecía a Tláloc, deidad que lanzaba su mirada en dirección de los desiertos, las regiones que clamaban por agua y el territorio de las cactáceas y la biznaga. Por el contrario, al sur estaban las zonas fértiles, las que debían ser conquistadas, las que ambicionaba el dios de la guerra, de ahí que sepamos con qué propósito se creó este santuario”.

Además, sus costados están adornados por clavos arquitectónicos en forma de serpiente, se trata de 14 cabezas expuestas. El que sus muros estén rematados por un animal sagrado evidencia que se trataba de un sitio especial, algo que se corrobora al analizar las dos lápidas de piedra que hay en su parte superior, una con un chimalli, el escudo defensivo del dios de la guerra, otra con un chalchihuitl, símbolo usado para representar lo precioso.

Estos son algunos de los aspectos que revelan estos cuerpos de roca, pero hay cosas que es imposible saber con el mero examen de las estructuras, así que si las piedras llegan a callar, quizá los libros hablen, argumentó.

“En sus crónicas, Bernardino de Sahagún describe ceremonias en las que un hombre descendía por la escalinata del Templo Mayor con una víbora de papel, o xiuhcoatl, en llamas, que era depositada aquí para que terminara de quemarse. Esto, que se hacía en honor a Huitzilopochtli, nos da una visión mucho más amplia del significado que tenía este espacio”.

Por el momento continúan los trabajos de liberación y la batalla por contener la fuga de agua que se filtra, probablemente, desde un colector de aguas negras cercano. Los trabajos están a cargo del Programa de Arqueología Urbana, que depende del Proyecto Templo Mayor, del INAH.

Al respecto, concluyó Martínez Meza, “la idea es desenterrar esta estructura, en su totalidad, para que sea estudiada por los expertos y, después, exhibida al público”, lo que no es sino otra manera de, como decía Humberto Ak’Abal, sacar a la piedra de su silencio y hacerla hablar

Fuente:

Boletín UNAM-DGCS-709
Ciudad Universitaria.
Diciembre de 2011

Sin categoría

Educación popular. Autor David Gómez Salas

Haz click aquí para leer el documento sobre el Ateneo El Encino en México

ateneo

Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda