Noticiencias

Blog en Monografias.com

 

Salud

“La era de la desconfianza” Autor Juan Ramón de la Fuente

Cada vez son más las instituciones que pierden credibilidad ante los ojos de una población

en creciente desconfianza

Tengo la impresión —y me lo confirman con frecuencia los hechos cotidianos— de que uno de los

grandes problemas que confrontamos en estos tiempos inciertos es el de la desconfianza. Desconfiamos

de todo (o casi) y de todos (o casi). Por lo menos desconfiamos más que antes, y quizá sea porque

estamos continuamente expuestos a una cantidad de información que nos rebasa. No tenemos tiempo

de sistematizarla, ni de ordenarla, ni de digerirla. Es tanta que nos abruma.

Cuando se popularizó el uso de Internet, en la última década del siglo pasado, se pensó que se iniciaba

con ello una suerte de liberación que fortalecería los derechos de las personas y la vida democrática. Si

la información es poder (y lo es), entonces, al ser más barata y accesible para amplios sectores, estos

podrían —finalmente— incursionar en territorios de los que históricamente habían sido excluidos. Unos

años después, las redes sociales reforzarían tal percepción.

-

Dicha narrativa, mutatis mutandis, es cierta. La experiencia personal de cada uno de nosotros puede

incluso ser argumento que así lo acredite. Pero, en todo caso, no deja de ser una verdad incompleta. Hay

un lado más oscuro que se gestó en paralelo durante estos mismos años. Hubo una respuesta dialéctica

(deliberada en muchos casos) para manipular, controlar, distorsionar la información que circula en las

redes cibernéticas. Los fines pueden variar, pueden ser económicos, políticos, sociales o personales.

Pueden obedecer a estrategias mercantiles con fines de lucro, o bien tratarse de propaganda política o

pertenecer simplemente a la categoría de escenas editadas, bromas de buen o mal gusto, memes, etc.

Lo importante es que los contenidos no tienen censura alguna. Su impacto virtual (que puede volverse

real) lo determinan con frecuencia robots por medio de algoritmos. Están dirigidos. La confusión que

crean puede llegar a ser realmente caótica. Ahora sí que, como diría el vate Campoamor: “Nada es verdad

ni es mentira…”

-

La desinformación siempre ha sido un instrumento para la intriga. Los regímenes autoritarios la usan

para imponer sus verdades y logran seducir a muchos, intimidar a otros y confundir a todos los que

puedan. Sembrar la desconfianza entre unos y otros es una estrategia malévola, corrosiva, viral. Es capaz

de generar guerras, derribar gobiernos y destruir familias. Se trata de un enemigo ante el cual es más

fácil sucumbir de lo que parece. En principio, no hay estructura social que se salve. A menos, claro, que

el embate desinformativo se ataje a tiempo con una estrategia eficaz y argumentos contundentes. Pero

en el fondo, el único antídoto es la confianza, la credibilidad de quien lo desmienta. Y no siempre

funciona.

-

El Presidente de los EUA ha dicho, por ejemplo, que el cambio climático es una farsa. La Academia de

Ciencias de su país —que concentra al mayor número de Premios Nobel de la historia— lo desmiente y,

no obstante, unos días después, se retira de los acuerdos de París que se suscribieron, precisamente,

para tratar de detener el cambio climático. Muchos estadounidenses apoyaron la decisión presidencial.

Se supone que, en una sociedad abierta, donde hay un libre mercado de las ideas, la información veraz

es la que prevalece. Si alguna vez fue así, ya no es tal. Los medios de información tradicionales (con todos

sus sesgos), sobre todo los más rigurosos, que eran por cierto los de mayor prestigio, cumplían en cierta

forma con la función de depurar la información “objetiva”. Cierto, había de todo y también excesos. Pero

hoy no hay nada en su lugar. La información fluye y cada quien decide, dicen los ultras de la liberalización

informativa. Yo lo dudo. Creo que en el fondo decidimos cada vez menos, mientras que cada vez más

son otros los que deciden por nosotros, aunque a veces ni cuenta nos damos. Basta revisar los patrones

colectivos de consumo o, para el caso, algunas decisiones electorales sobre nuestro futuro. Ambos

fenómenos comparten elementos que pueden llegar a ser irracionales. Que no haya coerción evidente

al tomar una decisión, no garantiza que esta sea realmente libre.

-

Y ya que la información fluye libremente, ¿por qué creerle más a un hecho que a otro?, dicen los que

prefieren creer en lo uno y no en lo otro. Más aún, si nos ponemos exigentes, ¿cuántos de esos hechos

podemos verificar de manera personal? Es obvio que necesitamos instituciones imparciales, objetivas,

pero sobre todo confiables, que nos ayuden a discernir, a distinguir por medio de la inteligencia y de la

razón una cosa de la otra; qué sí es verdad y qué no lo es, aunque esta sea relativa y no siempre nos

guste aceptarlo. Todos necesitamos de alguien en quien confiar, sean individuos o sean instituciones, y

mejor aún: que sean de ambos tipos.

-

Pero ocurre que cada vez son más las instituciones que pierden credibilidad ante los ojos de una

población en creciente desconfianza. Aún las instituciones tradicionalmente más confiables han perdido

autoridad: las iglesias, las fuerzas armadas, las universidades. Otras están en plena decadencia: la

Presidencia, el Congreso, la Corte, los Partidos Políticos, etc. Tampoco se salva el sector privado, ni

siquiera la familia. Y a nivel individual, unos más y otros menos, pero todos están erosionados por la

desconfianza: el sacerdote, el médico, el maestro, el policía, el periodista, el juez, etc. Claro, hay

excepciones que se distinguen precisamente por serlo.

-

Desde luego, no puede atribuírsele de manera exclusiva a la desinformación la alta prevalencia de

desconfianza que parece ser característica de nuestro tiempo. Las fuentes de la desconfianza pueden ser

muchas, y eso explica también por qué esta se expresa de manera disímbola en la pluralidad individual

y en la diversidad social. A veces se agudiza, como lo muestran algunos períodos de la historia de los

países; otras, en cambio, se vuelve crónica, ¿será el caso del nuestro? Sus efectos son, en todo caso,

devastadores. Existen, asimismo, elementos comunes en sus causas y en sus consecuencias: el engaño

repetido genera desconfianza; la pérdida de la confianza genera decepción y ruptura. Recuperarla puede

ser tarea ardua, acaso imposible en ciertas circunstancias.

-

En la psicología clásica, la confianza se considera un elemento fundamental en la construcción de

relaciones de verdadero apego. Mientras más temprano lo aprendamos en la vida, tanto mejor. El

estudio sobre el desarrollo humano en adultos de la Universidad de Harvard, que se inició en 1938 y se

ha mantenido ininterrumpido desde entonces, muestra resultados contundentes: el factor determinante

de la calidad de vida de las personas estudiadas durante décadas, no es el dinero, ni el éxito, ni la fama,

sino la capacidad de establecer relaciones de apego con otros (la familia, los amigos, los compañeros de

trabajo). Tener alguien en quien confiar, pues. Y usted, ¿se considera confiable?

Profesor de Psiquiatría, Facultad de Medicina,UNAM

Fuente el Universal 7/08/2017

Educación y cultura, Salud, Social, Política y economía, filosofía

PARTÍCULAS VIRALES PARA MEJORAR TERAPIAS

PARTÍCULAS VIRALES PARA MEJORAR TERAPIAS

Serán capaces de llevar un fármaco a un tejido u órgano, y penetrar en las células para modificarlas o matarlas si son malignas

Fernando Guzmán, 29 de junio de 2017

Imagen obtenida por microscopía de fuerza atómica de
una partícula viral ensamblada in vitro.

Investigadores de la Facultad de Medicina, encabezados por Ismael Bustos Jaimes, construyen partículas similares a virus que serán inofensivas pero capaces de llevar moléculas (un fármaco, por ejemplo) a un tejido u órgano, y penetrar en las células para modificarlas o matarlas si son malignas.

Esas partículas virales no serían la cura de una patología, pero sí los vectores que podrían hacer más eficiente algún tipo de terapia para combatir enfermedades e infecciones.

Los universitarios aprovechan la forma en que los virus penetran en las células. Utilizan un modelo sencillo: el parvovirus B19, que causa eritema infeccioso en niños y procesos de artritis o cardiomielitis en adultos, así como abortos en embarazadas.

Como parte de su línea de investigación en bioquímica supramolecular, Bustos Jaimes estudia los mecanismos de asociación y disociación de la proteína de la cápside (estructura proteica que contiene el material) del parvovirus B19.

“La cápside de ese parvovirus está hecha de una sola proteína que se repite 60 veces y forma grupos o estructuras que también se repiten en la superficie y conforman una especie de balón de futbol”, explicó el científico.

Para obtener esa proteína, Bustos Jaimes y sus colaboradores hacen una traducción reversa en papel: en vez de tomar ADN para traducirlo en la proteína, toman la secuencia de la proteína y la traducen en ADN.

En un siguiente paso sintetizan el gen y lo expresan en bacterias Escherichia coli, las cuales producen la proteína; luego la purifican y la ponen en condiciones adecuadas para que se ensamble y forme partículas similares a virus que consisten en una cápside sin ADN (es un nanobiomaterial). Al no tener ADN, estas partículas no son infecciosas.

Ensayos

“La superficie de las partículas virales se puede decorar o modificar químicamente para que éstas tengan diferentes funciones. En un ensayo experimental se les puso un péptido de reconocimiento del virus de la hepatitis y así pudieron pegarse con facilidad a los hepatocitos e internarse en ellos”, afirmó Bustos Jaimes.

En otro ensayo se les puso un fragmento de una proteína inmunogénica del virus sincicial respiratorio (VSR) –a la que va dirigido el anticuerpo terapéutico recombinante que se utiliza como fármaco– para generar anticuerpos contra este patógeno, uno de los causantes de la gripe de invierno y para el cual no hay vacuna (el sistema inmune sólo lo reconoce en etapas tardías de la infección; para neutralizarlo se le inyecta al paciente un anticuerpo terapéutico recombinante que le salva la vida pero no lo hace inmune); a continuación se probaron en un modelo murino.

Aunque el ratón no generó anticuerpos contra el VSR, el anticuerpo recombinante que se utiliza como fármaco sí reconoció las partículas virales construidas por los investigadores, lo que indica que el fragmento de la proteína inmunogénica está expuesto en la superficie de éstas, pero con una conformación diferente de la que tiene en el VSR; por eso, si bien genera anticuerpos, ninguno fue capaz de reconocer al virus.

Estructura cristalográfica de la partícula similar a virus del parvovirus humano B19.

Moléculas

El parvovirus B19 es muy eficiente como agente presentador o transportador de moléculas en su superficie, pues está formado por 60 subunidades idénticas. Tiene polivalencia, es decir, 60 sitios iguales de reconocimiento de moléculas (una por subunidad).

En el ensayo con el fragmento de la proteína inmunogénica del VSR, Bustos Jaimes pensó que en las partículas virales podría haber 60 de éstos en la superficie, pero estaba equivocado; aprendió, sin embargo, que cerca de 35 por ciento de ellos quedan en la superficie de la cápside y el resto dentro de las partículas virales.

¿Qué debían hacer él y sus colaboradores para que las partículas virales, que tienen pequeñas asas en su superficie, presentaran, si no 60, sí varias moléculas?

Al estudiar esas asas, Bustos Jaimes encontró que cinco de ellas pueden modificarse para introducirles algo. En tres asas, las más viables para esa modificación, introdujo con éxito un péptido de 60 aminoácidos; y en la más prometedora, una proteína verde fluorescente y la lipasa de la bacteria Bacillus pumilus.

“La proteína verde fluorescente es muy interesante: si se le pone luz ultravioleta, brilla, por lo que puede seguirse a simple vista. En cuanto a la lipasa, una de sus peculiaridades es que en un lado tiene los extremos amino y carboxilo terminales; y en el otro, el sitio activo. Los extremos amino y carboxilo terminales permiten estabilizar la proteína, pues ésta queda anclada a la superficie del virus. Y como el sitio activo está expuesto, no hay interferencia en su funcionalidad.”

Las lipasas son enzimas que tienen capacidad nutricional en los organismos: degradan los lípidos para usarlos como fuente de carbono; también pueden utilizarse para realizar la síntesis de compuestos de interés farmacéutico e industrial.

Así, con la proteína verde fluorescente y la lipasa de Bacillus pumilus, el grupo obtuvo pelotitas fluorescentes, gracias a la primera, y que tienen actividad catalítica, gracias a la segunda.

Partículas híbridas

El parvovirus B19 puede entrar por endocitosis en los lisosomas de las células que infecta. Al poner en las partículas virales una enzima como la lipasa de Bacillus pumilus, la actividad de ésta también se presenta en los lisosomas, que son organelos de digestión en los que se concentran enzimas hidrolíticas que degradan los compuestos que entran en las células o los que éstas desechan (basura).

Hay padecimientos asociados a la degradación de compuestos en los lisosomas, como la enfermedad de Fabry y la enfermedad de Gaucher, que pueden ser tratadas mediante una terapia de reemplazo de enzimas. El problema de esta terapia es que resulta muy cara (puede costar unos 200 mil dólares al año); además, comparada con la cantidad de enzimas que se inyecta, llegan muy pocas a los lisosomas.

En cambio, Bustos Jaimes y sus colaboradores podrían construir partículas híbridas que, además de saber entrar en las células usando la vía de entrada a los lisosomas, sepan llegar a donde tienen que llegar (se les pondría una molécula que les permita reconocer el tejido u órgano adecuado) y lleven una molécula (péptido, proteína, ácido nucleico o fármaco, por ejemplo) con una función específica.

“Nuestra meta a largo plazo es construir un vector multifuncional capaz de llegar a donde quiero que llegue y de entregar lo que quiero que entregue. Su función no necesariamente será curar, pero sí será el medio para llevar la cura”, concluyó.

Tubos con distintas concentraciones de partículas similares a virus, marcadas con proteína verde fluorescente. Imágenes: cortesía de Ismael Bustos.

Fuente: GACETA DIGITAL UNAM. —- 4 DE JULIO 2017

http://www.gaceta.unam.mx/20170629/particulas-virales-para-mejorar-terapias/

Educación y cultura, Posgrados, Salud

La química del amor, desde un punto de vista científico

La química del amor, desde un punto de vista científico:

Sobre la atracción sexual y el apego. Noticia publicada el 18 de Marzo de 2013.

En diversas especies animales, las hormonas y los neurotransmisores son esenciales en la atracción sexual, la elección de pareja y el apego, expresó Raúl Paredes Guerrero, director e investigador del Instituto de Neurobiología (INb) de la UNAM.

En humanos, ratones, cabras, cerdos e insectos, hormonas como la oxitocina participan en la elección de pareja y en el apego; mientras que la dopamina, se activa durante la conducta sexual, aunque no hay evidencia de su relación con procesos placenteros en nuestra especie, aclaró.

Ante estudiantes de la Facultad de Química, el científico presentó la charla de divulgación La química del amor, como parte de las actividades del 62° Encuentro de Ciencia, Arte y Humanidades, que se realiza en esa entidad.

Psicólogo, maestro en ciencias biomédicas y doctor en investigación biomédica básica, Paredes Guerrero es especialista en neurobiología de la conducta sexual y en plasticidad cerebral. Estudia, a nivel experimental, la acción de diversas sustancias químicas en el cerebro para lograr estados afectivos positivos.

Feromonas y sistema olfatorio

El sistema olfativo es el primer contacto que muchos animales utilizan para elegir pareja; lo hace por medio de las feromonas, fundamentales en varios procesos relevantes fisiológicos y reproductivos, como la selección de pareja y la identificación de las crías.

Son sustancias químicas liberadas por un individuo que producen una respuesta fisiológica y conductual en un miembro de la misma especie.

También, “son fundamentales para la comunicación en diversos aspectos de muchas especies animales. Una de las más estudiadas es el Bombykol, que libera la hembra del gusano de seda, y que un macho puede detectar hasta a 10 kilómetros de distancia”, explicó.

El sistema olfatorio, es fundamental para que cabras y borregas reconozcan a sus crías si están en grupo, algo que se demostró en un experimento en el que, al dañar los receptores del olfato, ellas no pudieron reconocer a sus crías.

“En los humanos no se ha identificado la fórmula química de ninguna feromona, sólo se conocen en insectos, en roedores y alguna que otra especie, así que las que se venden como sustancias comerciales para humanos, si tienen algún efecto, el placebo”, precisó.

La falacia de la dopamina

Desde la década de 1960 se asoció a la dopamina con muchos procesos placenteros, pero eso es una falacia, aclaró Paredes Guerrero.

Es un neurotransmisor involucrado en la actividad locomotora y sexual, en la comunicación neuro-endocrina y en la ingesta de agua y alimentos.

“Se relaciona con enfermedades como la esquizofrenia, el mal de Parkinson y la adicción a las drogas, y también aumenta si existe estrés o una pelea. Sin embargo, no hay evidencia concluyente de que esté involucrada en procesos placenteros y parece estar más relacionada con la activación general del sistema nervioso central”.

En tanto, la oxitocina está vinculada con patrones sexuales y conducta maternal. “Se activa para seleccionar pareja, se relaciona con el apego y en humanos aumenta la confianza”, acotó.

Asimismo, los opioides son sustancias que producen estados placenteros y aseguran que la conducta se vuelva a repetir.

“Se han estudiado en muchos animales y también en el humano. Se sabe que durante la actividad sexual aumenta el umbral del dolor, proceso que parece estar mediado por los opioides en nuestra especie”,

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-151 Ciudad Universitaria. 9 de marzo de 2013

Educación y cultura, Física y Química, Salud, Social, Política y economía, filosofía

Momento crítico en lo océanos

Los océanos, que regulan el clima y nos proporcionan del 70 al 80 por ciento del oxígeno que respiramos, además de alimento, entre otros servicios, viven serios problemas. “La contaminación del mar nos ha llevado a un límite y desde hace años enfrentamos un momento crítico, pero ahora llegamos a un máximo”, afirmó Francisco Solís Marín, quien aseguró que sabemos más de los cráteres de la Luna que de los mares.

El integrante del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) de la UNAM señaló que a eso se suma la sobreexplotación de especies marinas, el calentamiento global y el cambio climático, que impactan en la temperatura de mares, en el suministro de nutrientes, en la composición química de sus aguas, en los vientos, las corrientes y eventos extremos como ciclones.

En el marco del Día Mundial de los Océanos, que se celebra hoy, resaltó que se prevé que para 2030 el calentamiento de la Tierra, producto del cambio climático, ocasionará un incremento de 18 centímetros en el nivel medio global del mar, lo que provocaría la inundación de asentamientos en costas, que constituyen el 40 por ciento de la población mundial.

De seguir la tendencia actual, para ese año habrán desparecido islas y litorales, porque estarán sumergidos en el mar. Ése sería el caso de las costas sur del Mediterráneo, oeste de África, sur de Asia o la península de Baja California, en México, ejemplificó.

Para el 2070 se registrará el impacto más fuerte de fenómenos como el deshielo de los casquetes polares y la acidificación de las aguas, cuando se sentirán las consecuencias de no contar con los beneficios de los océanos, aunque ya desde ahora lo hemos comenzado a vivir, con ciclones cada día más fuertes.

Además de que a fin de siglo los osos polares podrían extinguirse y que cerca de 150 ballenas, delfines y marsopas sucumben diariamente en todo el mundo debido a que quedan atrapados en los aparejos de pesca: un promedio anual de casi 55 mil decesos de esos animales.

Solís Marín destacó que los sistemas marinos son los más diversos del planeta, mucho más que una selva, y su deterioro provoca la muerte de cientos, o quizá miles, de especies que nunca conoceremos. Se estima que a diario se pierden alrededor de tres mil especies marinas, entre plantas y animales.

El desconocimiento del mar es increíble (es más extenso que toda la tierra junta, al cubrir 71 por ciento de la superficie de nuestro mundo, con 360 millones de kilómetros cuadrados, y representa 97 por ciento de los recursos hídricos terrestres), el bioma más numeroso en kilómetros cuadrados es el océano profundo, que va de los 200 a los 11 mil metros de profundidad.

Empero, no conocemos ni el 10 por ciento de su biodiversidad, que abarca desde las ballenas hasta los microorganismos. Es un universo, y en una sola gota de agua pueden existir más de 100 especies de organismos, aclaró en conferencia de medios en el ICML.

“El panorama es catastrófico y tenemos que hacer algo; no obstante, se está haciendo muy poco. Hay que invertir más, concientizar a los tomadores de decisiones, pero también a la sociedad. Se requiere mucho esfuerzo, dinero y conciencia. Tenemos que darnos cuenta de que lo que hagamos de forma individual cuenta. En cada uno de nosotros está la solución. El efecto hormiga es lo mejor”, remarcó.

Antes, la directora del ICML, Elva Guadalupe Escobar Briones, opinó que se debe poner en marcha un movimiento mundial ciudadano a favor de los océanos. “El mar, hogar de los organismos marinos, también genera energía, permite la pesca, el transporte marino y hasta fármacos que todos los días mejoran la calidad de la vida de las personas, al reducir el dolor o facilitar la visión”.

-

Boletín UNAM-DGCS-390

Ciudad Universitaria.

8 de junio de 2016

Educación y cultura, Salud

Todos los combustibles con carbón contaminan. Autor David Gómez Salas

TODOS los combustibles que contienen carbón en su molécula, contaminan. La gasolina, diesel, gas, alcohol, todo el compuesto que contiene carbón al quemarse produce bióxido de carbono ¿Pues qué esperaban?

No hay magia el carbón (C) contenido en el combustible  + Oxígeno (O2) del aire  = Bióxido de Carbono (CO2).   En forma resumida:  C   +  O2 = CO2

La única solución de fondo es no quemar combustibles que en sus moléculas contengan carbón. Por eso el uso de hidrógeno como combustible es la solución ya que la combustión del hidrógeno (H2) produce agua (H2O).  En forma resumida: 2H2 + O2 = 2H2O.   ¿Para qué darle más vueltas?

¿Para qué se engañan? La materia no se crea ni se destruye, solo se transforma. Solo en las reacciones nucleares se destruyen los átomos, en los demás casos sigue vigente la conservación de la materia,

La Ley de la Conservación de la Materia, es una de las leyes fundamentales en todas las ciencias naturales. Postula que la cantidad de materia antes y después de una transformación es siempre la misma. Es decir: la materia no se crea ni se destruye, se transforma. También llamada La ley de conservación de la masa o Ley de Lomonósov-Lavoisier en honor a sus creadores.

Una salvedad que hay que tener en cuenta es la existencia de las reacciones nucleares, en las que la masa sí se modifica. En estos casos en la suma de masas hay que tener en cuenta la equivalencia entre masa y energía.

Así que por cada átomo de carbón se producirá una molécula de bióxido de carbono CO2 Por lo tanto la única manera de no producir gases con carbón es NO usar combustibles que contengan carbón.

Para disminuir la contaminación del aire, hay que disminuir el consumo de Gasolina, diesel, gas hidrocarburo, alcohol y todo combustible que contenga Carbón.

Así que el uso de hidrógeno como combustible, es la solución. La combustión del hidrógeno (H) con el oxígeno (O2) del aire produce agua H2O.   En forma resumida:   2H2 + O2 = 2H2O

CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA, Educación y cultura, Salud

LA ACTIVIDAD DEL MICROBIOMA INTESTINAL Y LA OBESIDAD

El cuerpo humano alberga, en órganos como boca, nariz, tracto digestivo y genitales, un número de bacterias que juegan un papel importante en procesos metabólicos, nutricionales, fisiológicos e inmunológicos.

-

Por ello, Adrián Ochoa, investigador del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM, busca entender la dinámica de la comunidad bacteriana intestinal (microbioma) y el papel que juega en la salud y en diversas enfermedades.

-

Mediante una tecnología tripartita (metagenómica, transcriptómica y virómica), la investigación se enfocó en secuenciar tanto el  ácido desoxirribonucleico (ADN) y el ácido ribonucleico  (ARN)  e identificar virus en muestras fecales de niños sanos, obesos y obesos con complicaciones metabólicas (diabetes, colesterol, glucosa alta), y conocer la simbiosis humano-bacteria-virus.

-

“La inestabilidad en el microbioma  -detonado por una mala alimentación- provoca que los microorganismos malignos crezcan sobre los benignos. Por ejemplo: si se tiene una dieta rica en carbohidratos y/ o grasas, las bacterias producirán ácidos grasos de cadena corta que conllevarán a una reacción inflamatoria intestinal y, a la larga, a la obesidad”, detalló el investigador.

-

En el mundo se han explorado  la metagenómica, transcriptómica y virómica, como herramientas de análisis por separado, pero “creemos que la conjunción nos permitirá una visión integral del microbioma y así tener resultados más certeros”.

-

Con el análisis metagenómico se toma una muestra del ADN de las heces fecales  de los niños, tanto sanos como obesos, y se realiza su secuenciación. Es decir, se fragmenta el ADN y se amplifica para observar la diversidad de los genes alojados en el microbioma intestinal.

-

“Se piensa que los virus pueden estar asociados con la obesidad, pues hay personas que controlan su dieta y no adelgazan; por ello, incluimos la virómica, un método que examina la interacción de éstos con los microorganimos”, agregó el investigador.

-

Trasplante fecal

-

La intención de la investigación de Ochoa es hacer trabajos preventivos y correctivos, especialmente en niños, pues “todavía se puede incidir en su desarrollo para evitar la obesidad, mientras que los adultos ya tienen un estilo de vida”.

-

Investigaciones en Europa y Estados Unidos aseguran que el trasplante de materia fecal de una persona “metabólicamente sana” ha sido un correctivo práctico para el desequilibrio del microbioma intestinal.

-

Y explicó: mediante un lavado exprés se elimina el alimento de la muestra fecal y se conservan las bacterias benignas necesarias para que interactúen con el microbioma del individuo enfermo, para así restablecer la armonía bacteriana.

-

Algunas compañías han elaborado cápsulas que protegen las bacterias “sanas” hasta que lleguen al intestino; por otro lado, el trasplante por sonda hasta el órgano ha funcionado de manera adecuada.

-

Para nuestro país sería una excelente opción. Sin embargo, habría que romper el tabú social que esta idea generaría y determinar las regulaciones para su comercialización, concluyó.

-

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-278

Ciudad Universitaria.

27 de abril de 2016

Educación y cultura, Posgrados, Salud

SOLUCIÓN PARA ÚLCERAS DE PIE DIABÉTICO HA EVITADO 100 AMPUTACIONES

El pie diabético figura entre las principales causas de hospitalización y siete de cada 10 casos terminan en amputación, según la edición más reciente del Manual de procedimientos estandarizados para la vigilancia epidemiológica de la diabetes mellitus tipo 2, de la Secretaría de Salud.

Tras analizar las propiedades bactericidas, antivirales, fungicidas y cicatrizantes de las nanopartículas de plata (AgNPs, por sus siglas en inglés), Nina Bogdanchikova y su equipo del Centro de Nanociencias y Nanotecnología (CNyN) de la UNAM, en Ensenada, Baja California, elaboraron una solución para desinfectar y facilitar la cicatrización de úlceras en la extremidad inferior.

Comercializado desde hace un año, el producto llamado Nagsil Dermo ha sanado “a más del 90 por ciento de nuestros pacientes, incluso a aquellos diagnosticados para amputación”, detalló la investigadora, quien informó que de 2011 a la fecha la aplicación ha evitado la mutilación en 100 individuos.

Convertida en una emergencia sanitaria, la diabetes —según cifras oficiales— es la segunda causa de muerte en México, al provocar el deceso de cerca de 800 mil personas al año.

Tratamiento protector

Los niveles altos de glucosa afectan gradualmente el sistema nervioso. Estas neuropatías —como se les conoce— causan disminución de la sensibilidad y del dolor en quienes padecen esa enfermedad crónica, por lo que si sufren alguna lesión o están expuestos a un roce constante no lo perciben y la falta de cuidados agrava el daño.

En 2008, la universitaria y César Almonaci Hernández (egresado de la Facultad de Medicina de la UNAM) decidieron emplear AgNPs en úlceras de pie diabético y observaron que tras retirar el tejido muerto y aplicar el tratamiento una vez al día, la extremidad se desinfectaba, las heridas cerraban y crecía tejido sano. A la fecha han atendido más de 100 casos de manera efectiva.

La química Nina Bogdanchikova, cuyas investigaciones se han centrado en las propiedades fisicoquímicas de nanopartículas y cúmulos de plata y oro, explicó que Nagsil Dermo está diseñado en formato de aerosol y su uso se extiende a úlceras por presión, acné severo y heridas de difícil cicatrización en enfermos con sida.

“Hemos elaborado un nanomaterial no tóxico en altas concentraciones, no es alergénico ni presenta resistencia bacteriana ni fúngica. Además, cuenta con certificados internacionales del Comité de Nanotoxicidad, lo que lo hace único en el mercado”, agregó.

Para su aplicación es necesario un diagnóstico específico que indique el nivel de gravedad del pie del paciente; si se encuentra en las primeras tres fases en personas adultas mayores el tratamiento puede durar hasta tres meses, y en jóvenes, dos semanas; no obstante, en la cuarta fase la amputación es inevitable.

Desde el año pasado, la UNAM tiene un convenio con la Universidad Politécnica de Tomsk, en Siberia, Rusia, con la cual han desarrollado estudios en nanomateriales y realizado 30 artículos en conjunto.

AgNPs

“Hay una crisis silenciosa de la salud pública debido a la resistencia a los antibióticos —incluso a los más potentes— de virus, bacterias y parásitos”, subrayó.

Desde la antigüedad, se conocen las propiedades microbicidas de la plata y en las últimas décadas se descubrió que este elemento, en forma de nanopartículas (equivalentes a la mil millonésima parte de un metro), conserva sus bondades; además, evita la tolerancia a los fármacos.

De acuerdo con algunas investigaciones, las AgNPs tienen la capacidad de traspasar membranas celulares y penetrar al interior del patógeno para alterar su acción. Debido a su tamaño, es difícil mantener la estabilidad de las partículas, por lo que su composición se basa en el metal (cinco por ciento) y en un estabilizador (95 por ciento).

“Nosotros utilizamos polivinilpirrolidona (polímero soluble en agua), que permite que estas partículas se mantengan separadas entre sí, pues de unirse dejarían de ser nanopartículas”, detalló Bogdanchikova.

Para elaborar el producto, la plata es obtenida del centro de investigación y producción ruso Vector-Vita, desarrollador de las partículas.

Bionag

Científicos del CNyN y de la Universidad Autónoma de Baja California unieron esfuerzos para crear Bionag, una empresa dedicada a comercializar los resultados de investigaciones basadas en AgNPs.

A partir de su creación en 2011, han elaborado tres productos para el tratamiento de animales, uno para plantas y otro para humanos (Nagsil Dermo).

Actualmente, Bionag tiene distribuidores en Tijuana, Guadalajara y la Ciudad de México. Los interesados pueden obtener más información en el correo electrónico martha.alvarado@bionag.com.

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-293 - Ciudad Universitaria - 2 de mayo de 2016

Educación y cultura, Salud, Social, Política y economía

LA BATALLA CONTRA LOS VIRUS NO ESTÁ PERDIDA

La humanidad no está perdiendo la batalla contra los virus. En realidad se trata de un juego de números, pues esos microorganismos nunca matan a toda la población; siempre hay una parte resistente y otra más susceptible, pero nunca es al ciento por ciento, afirmó Rolf Martin Zinkernagel, ganador del Premio Nobel en Fisiología o Medicina 1996, en la Facultad de Química (FQ) de la UNAM.

En torno a la enfermedad por el virus del Zika señaló que todavía se sabe muy poco. Se ha visto que afecta algunas células del cerebro, “pero aprenderemos con el tiempo cómo controlar el padecimiento”.

Con la conferencia magistral Understanding Immunity, el descubridor de la forma en que el sistema inmunológico distingue las células infectadas de las sanas (hallazgo por el cual recibió el prestigiado galardón), se unió a los festejos por el centenario de esta Facultad.

Respecto al sida, expuso que lo más importante que se ha hecho es el desarrollo de antivirales y fomentar la prevención. En específico, sus estudios han contribuido a entender los mecanismos de la respuesta inmune para la defensa contra el virus.

Entrevistado sobre los retos de la inmunología, dijo que el mismo planteamiento se hizo en la década de 1970. De repente, junto con el investigador australiano Peter C. Doherty, descubrió la especificidad: identificaron cómo es que las células T reconocen a las células infectadas, y esto abrió la posibilidad de la sorpresa, “a la cual siempre estamos expuestos en la ciencia”.

Cuando se diseña un experimento y se tiene una idea de lo que se obtendrá, y ése es el resultado, es aburrido. Pero la sorpresa de encontrar algo que no se esperaba es lo que hace las cosas muy interesantes, opinó.

El investigador –ya retirado, y uno de cuyos últimos trabajos consistió en mostrar si la protección en vacunación dependía más de inmunizar varias veces, o pocas a través de unidades organizadas y repetitivas– consideró que para ser galardonado con el Premio Nobel se necesita, en primer lugar, trabajo duro; en segundo, trabajo aún más duro, y en tercero, un poco de suerte.

Se requiere mirar a la naturaleza, hacer experimentos y volver a observar, además de una inteligencia razonable, dinero para realizar las investigaciones y un ambiente adecuado de trabajo. En su caso, la familia también fue muy importante.

Zinkernagel comentó que aunque no la conoce a profundidad, la UNAM es reconocida a escala internacional en muchas áreas. “Por su prestigio, seguramente tiene muchos aspectos importantes”. Además, exhortó a los estudiantes a que “trabajen duro, trabajen duro, y no crean en dogmas”.

Al presentar al científico, el director de la FQ, Jorge Vázquez Ramos, dijo que este año se cumple el primer centenario de la entidad, y “hay que celebrarlo como se merece, con las mejores visitas y vidas académicas que se puedan lograr”, y con la participación de la comunidad y, en especial, de los estudiantes.

Recordó que Zinkernagel (Basilea, Suiza, 1944) estudió medicina en la universidad de su ciudad natal. Al concluir la carrera tomó un curso de medicina tropical en la misma institución y otro de medicina experimental en la Universidad de Zúrich. Trabajó en hospitales, laboratorios e institutos de diferentes casas de estudio de su país.

En 1973 comenzó en Australia –en la Escuela de Investigación Médica John Curtin, de Canberra– los primeros trabajos de su especialización, junto con Peter C. Doherty. Esta labor se refiere a la capacidad de defensa del sistema inmunitario.

Tres años después se trasladó a Estados Unidos, donde se desempeñó como asistente y después como profesor en el Departamento de Inmunopatología del Instituto de Investigaciones de la Clínica Scripps, en La Jolla, California.

En 1979 regresó a Suiza, donde se incorporó como profesor asociado al Departamento de Patología del Hospital Universitario de Zúrich, donde cuatro años más tarde fue nombrado director del Departamento de Inmunología Experimental.

Boletín UNAM-DGCS-267

Ciudad Universitaria.

24 de abril de 2016

Educación y cultura, Posgrados, Salud, Social, Política y economía

SECUENCIACIÓN DEL ADN PROCESA MATERIAL GENÉTICO EN 30 DÍAS; ANTES, HASTA EN 10 AÑOS

Descifrar la estructura del ADN, portador de la información genética (1953), fue un hecho histórico. Significó una transición hacia la biología molecular, pues la determinación del código genético permitió entender el dogma central de la biología: la transcripción de esa información en una molécula mensajera que era traducida en una proteína funcional.

Hoy, la secuenciación del genoma humano, el mayor proyecto de investigación biomédica de la historia (abril de 2003), se hace en tiempos relativamente cortos, y con ello surgió la posibilidad de determinar diferentes tipos de mutaciones. “Es un proceso costoso, pero muy efectivo”, señaló Félix Recillas Targa, del Departamento de Genética Molecular del Instituto de Fisiología Celular (IFC) de la UNAM.

Tomó alrededor de 10 años secuenciar el material genético humano. Ahora ese proceso lleva entre dos semanas y un mes, dados los avances en la materia. Este procedimiento es valioso, sobre todo si hay una enfermedad multifactorial (producto de la combinación de varios elementos ambientales y mutación en diversos genes) o si hubo una terapia y ésta arrojó efectos secundarios.

En ocasión del Día del ADN, que se conmemora hoy, 25 de abril, Recillas –cuya principal área de investigación es la regulación diferencial de la transcripción, la estructura de la cromatina y la regulación epigenética (rasgos que caracterizan a un ser vivo y se configuran en el curso de su desarrollo)– indicó que en el mundo se han secuenciado genomas de distintos tipos celulares y organismos.

Incluso, en el Instituto de Salud de Estados Unidos desarrollan el proyecto Atlas del Genoma del Cáncer, destinado a averiguar qué anomalías contribuyen a la evolución de ese padecimiento.

Ya se concluyeron, comentó, las secuencias del genoma humano, así como los de la rata, el ratón, el pollo, la mosca de la fruta, el nemátodo C. elegans y de ciertos caninos. Para echar mano de esa información sólo basta utilizar las bases de datos, lo que requiere de un experto en bioinformática, pues son muchas las preguntas y experimentos que deben resolverse.

Epigenética

La conclusión del genoma humano generó muchas sorpresas. Por ejemplo: una serie de datos denominada ADN basura, que representa zonas de expresión de otro tipo de genes que no codifican para proteínas, pero que representan elementos regulatorios y estructurales que hacen factible organizar al genoma al interior del núcleo en un conjunto de proteínas y ADN, llamado cromatina.

Pero esa organización no es aleatoria como se creía, pues tiene una organización precisa. Esto es lo que consideramos el tercer parteaguas: la regulación epigenética que modula la actividad de los genes y que responden a la influencia del ambiente, resaltó.

“Esos sistemas que envuelven al ADN son una especie de interruptores moleculares que permiten que un gen se prenda o se apague. Entonces, con el potencial de la secuenciación masiva y el desarrollo de nuevas metodologías se han generado bases de datos y proyectos que pretenden interpretar esos elementos que regulan y permiten o no la expresión de información genética”.

Los expertos en epigenética consideran que las condiciones ambientales y las experiencias de vida de padres, abuelos e incluso bisabuelos pueden, de alguna manera, activar o desactivar interruptores de encendido/apagado, que podrían modificar el código genético de sus descendientes.

Esto ha llevado a esa área del conocimiento a involucrarse en la mayoría de los procesos celulares. Hay muchas enfermedades para las cuales la información genética no ha variado, pues no hay evidencia de mutaciones. Sin embargo, si nuestro sistema de encendido y apagado falla, existen genes que no se expresarían o, por el contrario, lo harían de manera incorrecta.

En los casos de cáncer, el proceso tumoral está constituido por una combinación de defectos genéticos y epigenéticos; por lo tanto, la complejidad de este tipo de enfermedades aumenta, abundó el universitario.

Debido a la diversidad de áreas de estudio involucradas en este ámbito, como el cáncer, inmunología, sistema nervioso, metabolismo y otros síndromes, Recillas planteó la necesidad de contar con un instituto de epigenética en el país.

En cuanto a la efeméride, consideró que la relevancia de esta conmemoración radica en profundizar en la comprensión de los mecanismos epigenéticos relacionados con enfermedades, lo que permitirá hacer una estratificación del riesgo en los pacientes para estar en posibilidad de diseñar e individualizar la mejor estrategia preventiva y terapéutica, con base en el tipo de patología que se reporta o trata.

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-269 - Ciudad Universitaria. - 25 de abril de 2016

Educación y cultura, Posgrados, Salud, Social, Política y economía

EN EL AÑO 2030, EL 7.7% DE LA POBLACIÓN MUNDIAL ADULTA, SERÁ DIABÉTICA

Se estima que para 2030 el número de personas con diabetes se incrementará a 439 millones, lo que representa el 7.7 por ciento de la población mundial adulta (de 20 a 79 años), expuso Araceli Jiménez Mendoza, profesora de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia (ENEO) de la UNAM, en el marco del Día Mundial de la Salud, que se conmemora este 7 de abril y cuyo tema es la afección referida.

-

La prevalencia global del padecimiento —en particular la de tipo 2— ha aumentado de manera acelerada debido al envejecimiento en el planeta, la urbanización y los cambios asociados al estilo de vida, añadió.

-

En 2012, la Federación Internacional de Diabetes estimó que había más de 371 millones de individuos con la enfermedad y que 4.8 millones fallecieron debido a ésta. Ese año fue la segunda causa de muerte en México, con una tasa de 75 defunciones por cada 100 mil habitantes (en 1998 la cifra era de 42.5, lo que revela un aumento acelerado e importante en apenas tres lustros).

-

Un padecimiento común

-

La diabetes es una enfermedad crónico-degenerativa causada por la insuficiencia del páncreas para generar insulina, hormona crucial en la metabolización de algunos alimentos. Existen dos clases: la tipo uno (también llamada juvenil) y la dos (mellitus), que afectaba sólo a adultos, aunque ha comenzado a presentarse en gente más joven, incluso en niños.

-

El padecimiento puede derivar en hipertensión arterial sistémica, daño en la microcirculación (que propiciaría enfermedades renales), pérdida de visión, deterioro cognitivo en la tercera edad e incluso problemas circulatorios que derivarían en situaciones más graves, acotó la universitaria.

-

Sus síntomas son hambre permanente, deseos excesivos de beber agua y ganas de orinar con frecuencia.

-

Riesgo de desarrollarla

-

¿Quién corre riesgo a enfermarse? Jiménez Mendoza explicó que en esto intervienen diversos factores: con algunos no se puede hacer nada, pues son genéticos, aunque también hay otros modificables y prevenibles, como el sedentarismo, la obesidad, la alimentación deficiente, un mal manejo del estrés, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

-

Para evitar complicaciones es recomendable seguir un régimen de cuidado propio, es decir, hacer ejercicio, llevar una nutrición adecuada, evitar la tensión extrema y disminuir el consumo de bebidas embriagantes y el cigarro.

-

Es fundamental aplicar pruebas de tamizaje en la población a fin de detectar a individuos susceptibles de desarrollar alteraciones.

-

Se requiere la presencia de los profesionales de enfermería en el primer nivel de atención. Por ello, la ENEO se enfoca a líneas de investigación como cronicidad y bienestar, a cargo de un grupo de profesores dedicado al estudio de las medidas de autocuidado.

-

También se cuenta con el Centro Universitario de Enfermería Comunitaria en San Luis Tlaxialtemalco, Xochimilco, donde se desarrollan programas enfocados al rubro. El propósito es que los egresados de esta escuela reciban una formación con énfasis en la atención primaria a la salud y en su impacto social.

-

Fuente: Boletín UNAM-DGCS-223 - Ciudad Universitaria. - 6 de abril de 2016

Educación y cultura, Posgrados, Salud, opinión
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda