lig tv izle
justin tv

Noticiencias

Blog en Monografias.com

 

Salud

Control de la Diabetes mellitus tipo 2

Aunque es una de las principales causas de muerte en México, la diabetes mellitus tipo 2 puede afrontarse con calidad de vida si los pacientes son disciplinados al comer y conocen la enfermedad, explicó Alberto Lifshitz Guinzberg, médico internista y profesor de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2012 fallecieron en el país 85 mil 55 personas a causa de esta afección; ese año se registraron 72.2 decesos por diabetes por cada 100 mil habitantes.

En el país vivimos una epidemia al respecto, que propicia varias complicaciones que generan la muerte, como padecimientos cardiovasculares, insuficiencia renal crónica y enfermedad vascular cerebral, señaló con motivo del Día Mundial de la Diabetes, a celebrarse este 14 de noviembre.

También genera problemas discapacitantes e irreversibles, como la amputación de miembros (especialmente el llamado pie diabético) y la ceguera.

Según las Estadísticas de Mortalidad del INEGI, en 2012 fue la principal causa de muerte en varones entre 45 y 59 años, y de las mujeres de 30 a 44.

El especialista consideró que está subestimada, pues antecede a infartos al miocardio y otros problemas del corazón. “Muchos decesos que se atribuyen a males cardiacos en el fondo son producidos por dicha enfermedad”, subrayó.

Lifshitz calculó que en México al menos un tercio de las personas con la enfermedad no saben que la tienen. “Esto impide el diagnóstico temprano, fundamental para un tratamiento adecuado antes de que aparezcan las complicaciones”.

Otros problemas frecuentes en el país, como la obesidad y la hipertensión, están asociados a la diabetes, en lo que hoy los médicos llaman el síndrome metabólico.

La insulina y sus mitos

El universitario aclaró que hay diversos grados de severidad. “Algunos son muy ligeros, a prueba de pacientes indisciplinados, y otros muy severos y requieren de una vigilancia estricta por parte del enfermo”, remarcó.

En algunas etapas, los afectados requieren de tratamientos con insulina, la sustancia que de manera natural no pueden producir.

Esta última es objeto de mitos, “pero es el mejor medicamento para atenderlos, aunque hay pacientes con alguna resistencia. Se dice que los vuelve ciegos y que ponérsela significa que están muy graves, pero son prejuicios que propician la negativa a recibir esta sustancia”, dijo.

Ante ello, recomendó a las personas con el padecimiento conocerlo a fondo, para saber qué hacer. “No es un asunto de prescripción o de tomar medicamentos, sino de educación. Si se conoce bien y se sabe qué hacer en diversas circunstancias, sin tener al médico cerca, se pueden enfrentar situaciones inéditas. La clave es informarse, leer textos, asistir a programas de educación y ser disciplinado con los alimentos”, insistió.

Aunque existen varias tecnologías para hacerle frente, consideró que aún son muy limitadas y costosas para la mayoría de la población mexicana. Los trasplantes de células insulares, el páncreas artificial y las bombas de infusión de insulina son inaccesibles para la mayoría y, por ello, tardarán en ser una solución.

En cambio, aprender a comer de manera saludable, hacer ejercicio y conocer la afección para saber qué hacer ante diversas circunstancias, son tres condiciones que la mayoría de los pacientes puede aplicar para tener una calidad de vida aceptable,

FUENTE:  Boletín UNAM-DGCS-659 - Ciudad Universitaria. - 13 de noviembre de 2014

Educación y cultura, Posgrados, Salud

MAYOR RIESGO DE SUICIDIO EN LOS ADOLESCENTES

Una depresión severa es, quizá, el dolor más insoportable que el ser humano puede tolerar durante largos periodos; es un trastorno del estado anímico en el que los sentimientos de tristeza, pesimismo, desesperanza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria. Si una persona experimenta esa patología, su entorno parece estar perturbado y no tiene escape, su última opción parecería ser el suicidio.

En años recientes, en México y el mundo este fenómeno se ha incrementado en forma importante, en particular en el grupo de los adolescentes, población de mayor riesgo en la que ese acto figura como la tercera causa de muerte, aunque en la mayoría de los casos es prevenible, apuntó Emilia Lucio Gómez Maqueo, académica de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Suicidología, de la que es integrante, en 1998 las autolesiones, actividad relacionada con el suicidio, representó 1.8 por ciento de los problemas de salud mental entre los jóvenes y, de no atenderse, para 2020 será de 2.4 por ciento.

En términos generales, indicó, en el país existe una tasa de prevalencia general de suicidios de 6.5 por cada 100 mil habitantes. Se trata de un problema de salud pública multifactorial que sigue un curso más o menos definido (ideación, planeación e intento), en el que influyen factores de riesgo biológico, psicológico y social. “En algunos casos el objetivo no es la pérdida de la vida, sino llamar la atención, acabar con el sufrimiento o vengarse de alguna figura de autoridad”.

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se conmemora este 10 de septiembre, explicó que ese acto sigue un proceso de ideación, planeación e intento, “aunque no siempre es así; en ocasiones algunos individuos se drogan o embriagan y de manera impulsiva se suicidan, sin haberlo ideado”.

Asimismo, mencionó que hay diferentes momentos en el ciclo de vida de una persona que lo intenta; es decir, no es lo mismo que cometa este acto un adulto de 70 años con una enfermedad terminal, que decide hacerlo por temor al deterioro de su salud, a un joven de 14, que no tiene el entendimiento suficiente de su proceder y de las consecuencias.

La especialista en adolescentes en riesgo destacó que, en ocasiones, los jóvenes evidencian ante los psicólogos su deseo de quitarse la vida. “Nos dicen ‘cuando me suicide, mis papás se van a arrepentir o van a estar tristes’. Tratamos de explicarles que ya no estarán ahí para verlo y si fallecen ya no habrá nada, pero con frecuencia no entienden el significado de morir. En términos generales, no deberían cometer ese acto porque tienen la vida por delante, pero no desean estar deprimidos, abandonados o maltratados”.

Son muchos los estudios que demuestran que el suicida pide ayuda de alguna manera, pero pasa desapercibido. Uno de los mitos es asegurar que quien tiene esta tendencia no lo expresa, pero en muchos casos sí lo hacen, así que los padres deben tomar en serio las amenazas y recurrir a especialistas para hablar de ello.

Esta conducta puede prevenirse, particularmente en los adolescentes, y para lograrlo se requiere brindar atención a quienes acepten que han pasado por ese proceso; además, es necesario crear un centro de atención integral. En México se invierte poco en salud mental, “es una realidad, sólo existe un hospital a nivel nacional para atender estos problemas en ese segmento de la población”.

Hasta hace unos años, prosiguió, los niños y adolescentes estaban más protegidos en todos sentidos, los padres tenían recursos suficientes para cuidarlos y educarlos, ahora los salarios de la mayoría no alcanzan ni siquiera para darles una alimentación adecuada; ante esa situación, no basta con crear una institución o generar leyes, sino remediar los problemas sociales que los afectan.

Finalmente, recomendó verbalizar la situaciones que nos inquietan, “no siempre es necesario acudir con un profesional, pero sí tener a alguien con quien platicar; la comunicación de lo que nos pasa es importante, no debemos tener miedo a expresar nuestras emociones y buscar una red de apoyo”.

El Día Mundial para la Prevención del Suicidio fue establecido por la Organización Mundial de la Salud para fomentar compromisos y medidas para su prevención.

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-524 Ciudad Universitaria. 9 de septiembre de 2014

Educación y cultura, Salud

El camote combate la desnutrición y la diabetes

Más de 1.5 millones de menores de cinco años (13.6 por ciento) en el país se encuentran en esa condición –de acuerdo al último Informe Anual de UNICEF México en 2012– y alrededor del 80 por ciento de los adultos mayores que acuden a consulta médica son diagnosticados en ese sentido, refirió Grecia Fuentes Ponce, maestra en Ciencias del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM.

-

A partir de un programa en África llamado VITA A –en el cual alimentaron a varios países con una variedad de camote anaranjado para combatir la desnutrición–, Fuentes Ponce y su equipo desarrollaron una línea de productos nutracéuticos (benéficos para la salud) elaborados a base de esta raíz comestible, dirigidos específicamente a niños y adultos mayores.

-

“Para los pequeños pensamos en un batido o papilla más sólida que una comercial; para los adultos mayores en una harina, lista para hornearse, con la que pueden preparar diferentes platillos.

-

Proveniente de Centroamérica, el camote (del género Ipomoea batatas) es reconocido por ser rico en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra; además, a la variedad blanca se le considera un alimento antidiabético, tras algunos estudios de campo con el producto llamado Caiapo, que “a las seis semanas de consumo bajó los niveles de glucosa en la sangre, el colesterol y la resistencia a la insulina”.

-

Su alta productividad y bajo costo han permitido el cultivo en México; Guanajuato y Michoacán son los principales productores. De igual manera, es funcional en países en vías de desarrollo como África, así como en suelos con escasos nutrientes y sin fertilizantes.

-

En especial, la variedad anaranjada contiene altas cantidades de vitamina A, nutriente esencial para el crecimiento óseo, el desarrollo de una buena visión y la producción de anticuerpos, entre otros, detalló.

-

Alimentos Camorina

Derivado de los términos camote y harina, Alimentos Camorina es un proyecto que busca incluir en el mercado nacional estos artículos, con el objetivo de disminuir la desnutrición.

-

Por medio de concursos de emprendimiento social y de negocios, los universitarios pretenden impulsar y buscar apoyo económico para consolidar este producto, que si bien está dirigido a los segmentos más vulnerables (infantes y adultos mayores, que requieren nutrientes en cantidades específicas), puede ser consumido por toda la población.

-

Fuentes Ponce y su equipo incorporan, además del camote, minerales, proteínas y mejoran el sabor. “Si podemos procesarlo sin que represente un costo elevado, por qué no agregarle otros componentes naturales que le hacen falta a la raíz por sí misma”, consideró.

-

“Vengo de una zona marginada con problemas de desnutrición y he podido distribuirlo ahí; aunque no hemos registrado los resultados, existen investigaciones que confirman las bondades de esta papa dulce”.

-

Finalmente, manifestó que es prioritario hacer esfuerzos para fomentar la explotación eficiente de las posibilidades alimenticias y económicas que ofrecen los cultivos locales como las raíces y los tubérculos, en especial el camote.

Fuente: Boletín UNAM-DGCS-424   —- Ciudad Universitaria —-23 de julio de 2014.

Educación y cultura, Salud, Social, Política y economía

ALEACIÓN METÁLICA BIOCOMPATIBLE PARA PRÓTESIS DENTALES, CRANEALES Y DE CORAZÓN

DESARROLLAN ALEACIÓN METÁLICA BIOCOMPATIBLE PARA PRÓTESIS DENTALES, CRANEALES Y DE CORAZÓN

El material de cobalto-cromo es más económico y más biocompatible y resistente a la corrosión que los aceros inoxidables o el titanio; su durabilidad estimada es de 100 años  ———

Se trata de la primera vez que en nuestro país se utiliza la técnica de solidificación rápida para aplicaciones biomédicas en aleaciones metálicas base cobalto ————

El equipo científico encabezado por Julio Juárez Islas, coordinador del Programa Universitario de Ciencia e Ingeniería de Materiales de la UNAM, desarrolló una aleación metálica de cobalto-cromo para prótesis e implantes, más económica, biocompatible y resistente a la corrosión que los aceros inoxidables o el titanio.

-

Mediante el empleo de una técnica poco utilizada en México: la solidificación rápida, los universitarios han obtenido un material con mejores propiedades mecánicas, útil para prótesis dentales, craneales y de corazón, con una durabilidad estimada de 100 años.

-

Es la primera vez que en nuestro país se utiliza ese método (que permite bajar de dos mil grados a temperatura ambiente en fracciones de segundo) para aplicaciones biomédicas; a escala mundial no hay reportes de una investigación similar, por lo que podría tratarse del primer grupo científico en realizarla.

-

Una vez que se obtuvo el material con las características idóneas –que permite el crecimiento de tejido mineral más rápido que las aleaciones base titanio o los inoxidables–, se trabaja en la instalación del centro de maquinado (se ubicará en el Instituto de Investigaciones en Materiales) para iniciar con la fabricación de nueve implantes dentales (actualmente se tiene una preforma) de diferentes tamaños, mismos que se implantarán en seres vivos

-

Al mismo tiempo, iniciará el proceso de patente del procedimiento para la obtención de las piezas, indicó Julio Juárez Islas.

-

Este proyecto, recordó, surgió de una visita de integrantes del Instituto Nacional de Cardiología “para que los apoyáramos en la fabricación de aleaciones con cobalto, como componente principal, y níquel, hierro, molibdeno, cromo, carbono y silicio, para la fabricación de pequeños alambres que al unirse forman un implante cardiaco”.

-

No existe compañía nacional alguna que los produzca. Los implantes dentales, sustitutos artificiales de la raíz de un diente, se importan de Alemania, Estados Unidos e Italia, incluso de algunos países latinoamericanos, como Colombia, apuntó.

-

Fue así que se originó la aleación, pero en ella se generaron compuestos intermetálicos en regiones llamadas dendritas, que producen grietas en el material.

-

“Se encontró que al incrementar la velocidad de enfriamiento o al retirar la mayor cantidad de calor posible de un material que se solidificará, se pueden suprimir las regiones interdendríticas segregadas”.

-

Así, los universitarios buscaron un método para tener una aleación que haga ese proceso de manera rápida y que permita contar con preformas sin segregaciones. “Hicimos una fusión y solidificación en donde se utiliza un horno de inducción al vacío, en el que se pueden fundir hasta 50 kilogramos base cobalto. Iniciamos la fusión de las aleaciones en crisoles de alúmina, vaciados por gravedad; luego usamos moldes en forma de ‘V’ o rectangulares. Posteriormente se harán cilíndricos, para evaluarlos”.

-

Los implantes dentales tienen un diámetro máximo de cinco milímetros y una longitud de 15. En cambio, las prótesis para cráneo –cada vez con mayor demanda debido al incremento en la práctica de deportes extremos– son más grandes.

-

Lo que lleva más detalle y requiere mayor diseño en los moldes son las prótesis para corazón (de 2.2 centímetros de diámetro, dos de altura y 0.5 mm de espesor), que llegan a tener un costo de 30 mil dólares. Los procesos de producción varían, acotó.

-

“Nuestra idea es que el proceso de fabricación sea tan económico que la Universidad pueda donar piezas a pacientes de escasos recursos que así lo requieran”, comentó Juárez Islas.

-

Para llevar a cabo la aportación y desarrollar el material participan expertos del posgrado de la Facultad de Odontología, así como metalúrgicos, ingenieros, físicos y médicos.

-

El grupo ha comprobado no sólo la mayor biocompatibilidad de la aleación, sino la mejor osteointegración y durabilidad, estimada en 100 años porque “es muy difícil que un paciente viva más que eso. Un infante no puede recibir una prótesis que dure medio siglo, porque la esperanza de vida es cada vez mayor. La funcionalidad de los materiales depende de su resistencia a la corrosión y éstos han probado serlo”.

-

El coordinador explicó que para que este material se coloque en humanos debe cubrir las normas de la Secretaria de Salud y de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios; el trámite y las pruebas tardarán entre uno y dos años.

-

Ana Laura Ramírez Ledesma, José Jorge Cayente Romero y Marco Antonio Aguilar Méndez, estudiantes de doctorado los dos primeros, y de maestría, el último, en el Programa de Posgrado en Ciencia e Ingeniería de Materiales, participan en el proyecto.

.

Ramírez Ledesma analiza la solidificación rápida en las aleaciones cobalto-cromo y las microestructuras obtenidas a partir del proceso de fusión en el molde en forma de ‘V’.

-

“Caracterizamos las muestras por medio de microscopía electrónica de barrido”. Así, ha podido determinar que conforme aumenta el contenido de cromo, más allá del 20 o 25 por ciento, aparecen precipitados y fases secundarias en las regiones interdendríticas.

-

Los alumnos también realizan pruebas con rayos X y de tensión, fatiga, desgaste e impacto, para establecer las propiedades mecánicas de la aleación de interés.

-

En tanto, Cayente Romero explicó la importancia de entender cómo se alían los materiales y la forma en que se enfrían, con la finalidad de mejorarlos. Asimismo, cómo puede contribuir su textura para que se fije mejor el implante.

-

Aguilar Méndez determina la influencia de los tratamientos térmicos en aleaciones cobalto-cromo para dar las propiedades mecánicas adecuadas. “Probamos con tratamientos a diferentes tiempos con la finalidad de homogenizar el material y bajar la dureza, de otro modo se requeriría usar cortadoras o equipos especiales y eso incrementaría los costos de los implantes y prótesis. Que sea lo más barato posible para que sirva a más personas”

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-274   —- Ciudad Universitaria — 11 de mayo de 2014

Educación y cultura, Posgrados, Salud, Social, Política y economía

PROPIEDADES ANTITUMORALES EN COMPUESTOS DE ANÉMONAS

Más de una decena de compuestos provenientes de una anémona marina abundante en el Caribe mexicano han mostrado, a nivel experimental, tener propiedades antitumorales, por lo que algunos podrían convertirse en un futuro en fármacos contra el cáncer.

En estudios realizados en células de cultivo, varios polipéptidos de la especie Bunodeopsis globulifera han actuado directamente contra células tumorales, sin afectar a las sanas, afirmó Judith Sánchez Rodríguez, investigadora de la Unidad Académica Sistemas Arrecifales Puerto Morelos, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) de la UNAM.

Oceanóloga y doctora en ciencias naturales, toxicología y farmacología marina, la científica universitaria estudia la química de los productos naturales marinos, a partir de organismos de los mismos con gran potencial como agentes terapéuticos.

“Nuestro trabajo consiste en aislar, purificar y caracterizar polipéptidos activos en Cnidarios, en especial anémonas y medusas del Caribe mexicano”, dijo en entrevista.

Tan sólo de la anémona Bunodeopsis globulifera (B. antilliensis), que mide entre cinco y 20 milímetros (mm), la investigadora y sus colaboradores han identificado la presencia de 60 a 70 compuestos, de los cuales entre 10 y 15 tienen actividad antitumoral. “Muchos están combinados, así que buena parte del trabajo consiste en aislarlos, caracterizarlos y, al mismo tiempo, medir su actividad”, detalló.

Hasta ahora han buscado compuestos neurotóxicos, que tienen efecto en los canales iónicos y citolíticos, estos últimos relacionados con la destrucción de células.

“En algunos hemos encontrado actividad antitumoral de suma importancia y en otros antimicrobiana, antiparasitaria y de sensibilidad a células beta, que pueden servir como promotores para la liberación de insulina”, comentó.

Los compuestos con potencial deben ser secuenciados y encontrar el blanco molecular por este medio; Sánchez Rodríguez y su grupo de colaboradores trabajan en conjunto para lograr este objetivo.

Con tres años de investigación, un apoyo PAPIIT de la UNAM y un proyecto CONACyT, han analizado mezclas de proteínas de las que han aislado entre 60 y 70 péptidos, hasta llegar a los 15 con mayor potencial farmacéutico, que se probarán en fases más avanzadas.

“Ya con la secuencia, buscamos hacer la síntesis de los compuestos, porque definitivamente no se pueden extraer directamente y acabar con el recurso natural”, explicó.

Los compuestos presentes en las anémonas tienen una estructura parecida a los que se encuentran en alacranes, utilizados por expertos de la UNAM como fármacos. Actualmente los universitarios laboran para identificar al receptor con el que actúan. También trabajan para conocer su peso molecular y otras características de las proteínas.

Aunque de las anémonas extraen muchos compuestos que purifican en el laboratorio y estudian para conocer su secuencia y actividad específica, eso no significa que todos puedan llegar a ser un fármaco, aclaró.

“Para que un medicamento pueda salir al mercado tiene que pasar por pruebas estrictas, primero celulares, luego con mamíferos pequeños y grandes y realizarse pruebas clínicas de diferentes fases”, remarcó.

Para los científicos es difícil saber cuántos compuestos pudieran tener ese potencial, pues aunque avanzan en la purificación, aún tienen mezclas de varios compuestos. “También se monitorea el efecto, para saber si un compuesto trabaja solo o en sinergia con otros”.

Una particularidad de su estudio es que deben monitorear la actividad de cada compuesto mientras lo purifican. “Las proteínas son bastante lábiles y pueden perder su actividad fácilmente con un cambio de temperatura o de pH, por ejemplo. Por eso, ante cada cambio debemos probar la actividad y tener la certeza de que ésta no se pierde”, precisó.

Estudio para diabetes

Otra investigación paralela la realizan con la anémona Aiptasia pallida, en la que han encontrado compuestos que promueven la liberación de insulina en las células beta, algo muy prometedor para desarrollar un futuro medicamento para tratar la diabetes.

“Éste, menos avanzado que el anterior estudio, lo realizamos en colaboración con la investigadora Marcia Hiriart y su grupo de investigación, del Instituto de Fisiología Celular y observamos la selectividad que tienen varios compuestos para liberar insulina”,

FUENTE:Boletín UNAM-DGCS-145  - Ciudad Universitaria. - 12 de marzo de 2014.

Salud, Social, Política y economía

DESARROLLAN POLIURETANO BIOCOMPATIBLE PARA USO BIOMÉDICO

Para evitar las infecciones que muchos pacientes adquieren al insertárseles sondas, válvulas o cualquier material implantable en su cuerpo, Franklin David Muñoz Muñoz desarrolló –durante su estudio de doctorado en la UNAM– una metodología para modificar o funcionalizar materiales de uso biomédico como el poliuretano.

Para ello utilizó radiación de alta energía, de tal manera que sus parámetros de biocompatibilidad y citotoxicidad se alteraran de forma negativa. Un objetivo específico era incluir funcionalidades que permitieran interaccionar con un antibiótico para, posteriormente, lograr una liberación controlada, en especial sobre los sitios de implante.

Bajo la tutoría de Emilio Bucio Carrillo, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de esta casa de estudios, Muñoz Muñoz, químico colombiano (quien cursó maestría y doctorado en Ciencias Químicas en esta casa de estudios) mejoró un poliuretano comercial, de marca registrada Tecoflex®, al modificar su estructura interna para conferirle sensibilidad a estímulos como la temperatura y pH.

Por este desarrollo, ya patentado, ganó la edición 2013 del Premio IIM-UNAM a la Mejor Tesis Doctoral en el Área de Ciencia e Ingeniería de Materiales, que desde hace 18 años otorga el Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM) de esta universidad.

La investigación se realizó en el Laboratorio de Macromoléculas del Departamento de Química de Radiaciones y Radioquímica del ICN, en colaboración con el Departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la Facultad de Farmacia de la Universidad Santiago de Compostela, de España.

Con frecuencia, los polímeros convencionales con los que están hechos varios dispositivos de uso biomédico se relacionan a la generación de infecciones en pacientes durante un proceso quirúrgico o una estancia hospitalaria, pues son fácilmente colonizados por bacterias presentes en este medio, como Staphylococcus aureus, que como la mayoría, tienen la capacidad de poblar rápidamente la superficie de los materiales y formar biocapas o biopelículas, mecanismo que las hace impermeables a la acción de los antibióticos.

Ello conduce a un problema de salud pública que abarca no sólo los altos niveles de mortalidad y morbilidad, sino también el incremento de los costos del tratamiento (debido al reemplazo inmediato del dispositivo infectado) y de la estancia hospitalaria, así como la necesidad de una nueva administración de antibióticos con un aumento en sus dosis, explicó Muñoz en entrevista.

Irradiar para modificar la estructura

Para modificar e incorporar nuevas funcionalidades en el poliuretano comercial, ese material fue sometido al irradiador Gamma-Beam 651 PT del ICN. Con ese proceso se promovieron reacciones de injerto y entrecruzamiento para formar sistemas de redes interpenetrantes con respuesta dual a los cambios de temperatura y pH en medios fisiológicos.

Las modificaciones fueron optimizadas para maximizar la interacción entre el material y los fármacos, como la vancomicina –antibiótico usado para combatir bacterias gran-positivas–; con ello se logra liberar la sustancia de manera controlada y localizada específicamente en los sitios de inserción. Con este método se pudo inhibir el crecimiento bacteriano sobre catéteres y láminas del material propuesto.

Escogimos el material Tecoflex® por sus ventajas frente a otros polímeros en aplicaciones biomédicas, como son su alta biocompatibilidad y baja toxicidad, para comprobar que un uso adecuado de la radiación gamma sirve como herramienta para dotar de nuevas y múltiples funciones especializadas a estos materiales, sin alterar negativamente sus parámetros.

Además, hemos avanzado en la meta de reinsertar el uso en aplicaciones biomédicas, de otros polímeros que actualmente son descartados por su susceptibilidad a la colonización bacteriana, como son el polipropileno y el polietileno, detalló.

Las infecciones bacterianas se adquieren con frecuencia en procesos quirúrgicos, posoperatorios o por una asepsia inadecuada sobre las puntas del implante expuesto al medio, lo que implica un riesgo para los pacientes que necesitan convivir a diario con esta clase de dispositivos. “Con estos nuevos materiales buscamos que un sistema implantable, como un catéter, extienda su vida útil después del proceso de inserción y así atravesar con éxito las primeras 24 horas de aplicación, periodo de alta vulnerabilidad para esta clase de dispositivos”, acotó.

Con el nuevo insumo, en las primeras horas de uso los dispositivos empiezan a liberar las sustancias bioactivas, para evitar la colonización durante el proceso quirúrgico.

Tras la irradiación, el material fue modificado con componentes químicos sensibles a estímulos, que liberan o absorben sustancias farmacológicas en respuesta a las condiciones del medio. “El material fue optimizado de tal manera, para que según los valores de temperatura o pH del paciente la sustancia sea liberada de forma local en el organismo, al migrar desde su superficie. Por otro lado, el uso de radiación implica que otros precursores e iniciadores de reacción, considerados como contaminantes en muchos materiales diseñados para aplicaciones biomédicas, sea omitido”

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-131 – Ciudad Universitaria - 5 de marzo de 2014.

Educación y cultura, Posgrados, Salud

La piel humana

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, entre otras funciones actúa como un aislante del medio que nos rodea, contribuye a la hidratación de los órganos internos y sintetiza la vitamina D, que ayuda a reforzar el sistema óseo e inmune.

-

De ahí la importancia de mantenerla en las mejores condiciones, en particular en época invernal, en la que las bajas temperaturas, las calefacciones, la contaminación y la poca humedad del ambiente afectan la humectación natural, indicó Gladys Guadalupe León Dorantes, dermatóloga y académica de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

-

“La piel es la interfase entre el organismo y el medio ambiente, siempre está sujeta a las condiciones del clima, es decir, a temperatura, humedad relativa, corrientes de aire y radiación ultravioleta, por lo que posee diversos mecanismos para mantener un equilibrio u homeostasis”.

-

La epidermis tiene su propia barrera (capa córnea o lo que muchos denominan, de manera errónea, células muertas), que junto con una serie de lípidos cumple la función de proteger y mantener la humedad, lo que evita que se inflame, explicó.

Sin embargo, algunos procesos naturales como la edad, el género y la exposición a climas extremos modifican y dañan esa barrera por la pérdida de humedad.

-

También contribuye el uso de agua muy caliente durante el baño diario en épocas de frío, la aplicación de jabones fuertes que desengrasan más la piel y quitan la protección natural, además de la costumbre de utilizar zacates u otros elementos abrasivos. “Desprender a la piel de esa barrera en forma prematura, provoca la pérdida de protección y, en consecuencia, se deseca e inflama”.

-

Por ello, indicó que no es conveniente tallarla con aditamentos y productos abrasivos. Cada 28 días, en promedio, se regeneran por sí mismas las células de este órgano, “es una falacia eso de que hay que retirar las células muertas, este proceso sólo se recomienda en enfermedades cutáneas específicas”.

-

En una piel normal y sana no hay necesidad de tallar con zacates, cepillos o esponjas; tampoco es recomendable utilizar jabones agresivos que retiren por completo la grasa natural, pues ésta permite mantener un equilibrio en la cantidad de agua.

-

Además, al paso de los años la epidermis se hace defectuosa; en personas de 60 años y más adquiere una apariencia resquebrajada, escamosa y hasta roja, sobre todo en las piernas.

-

Para restituir la barrera epidérmica en época invernal, la universitaria recomendó el uso de dermolimpiadores o syndets, que higienizan la piel pero dejan ciertos lípidos y respetan los corneocitos (células superiores que forman la capa protectora de la epidermis); asimismo, aplicar cremas hidratantes como cold cream, elaborada a partir de aceites y agua de rosas, entre otras sustancias.

-

Aunque en invierno es menor la sensación de sed, deben ingerirse al menos ocho vasos de agua al día y consumir alimentos antioxidantes, en particular cítricos, abundantes en México en la estación invernal.

-

Es necesario proteger la piel con bloqueadores solares, pues los rayos solares también afectan en esta época del año y por su altitud, la radiación solar en la Ciudad de México representa un riesgo para la salud.

-

La práctica de fotoprotección debe ser constante a cualquier edad y casi en todo momento. “Debemos protegernos, sobre todo si se registran altos índices de radiación y de partículas suspendidas. El Sol es necesario para sintetizar la vitamina D, pero sólo requerimos 15 minutos de exposición; en general, podemos estar con menor riesgo bajo los rayos hasta las 10 de la mañana y después de las cuatro de la tarde “, abundó.

-

En dermatología se ha visto un incremento en el número de individuos que padecen cáncer de piel, incluso en jóvenes de 20 años de edad, porque se ha abusado de la exposición a la radiación solar. “Debemos revertir ese problema, enseñar a la gente a ser juiciosa e inteligente ante las posibles agresiones a nuestra piel”

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-074 - febrero de 2014

Educación y cultura, Salud

MÉTODO DE DIAGNÓSTICO PARA IDENTIFICAR TRES VIRUS RESPIRATORIOS

En la Facultad de Medicina, Rocío Tirado detecta en muestras de pacientes los virus sincitial respiratorio, metapneumovirus y parainfluenza humanos, principales causantes de este tipo de males en bebés, niños y ancianos

-

Para identificar a tres virus causantes de enfermedades respiratorias, emparentados entre sí y cuyos síntomas se confunden con frecuencia, Rocío Tirado Mendoza, técnica académica de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, desarrolló un método diagnóstico que precisa, a nivel molecular, de cuál de ellos se trata.

-

A partir de líneas celulares y secuencias genéticas, la química farmacéutica bióloga, maestra en biología celular y doctora en ciencias biomédicas por esta casa de estudios, detecta los virus sincitial respiratorio, metapneumovirus y parainfluenza, todos en sus variantes humanas.

-

“Se trata de los tres microorganismos causantes de las principales enfermedades respiratorias y tienen como blanco principal a los ancianos y a la población infantil, de cero a cinco años”, indicó la universitaria en entrevista.

-

El sincitial respiratorio humano es el agente número uno de bronquiolitis, bronquitis y neumonía en niños de cero a dos años. Causa alrededor de 160 mil decesos anuales en el orbe, 10 mil de ellos en adultos mayores.

-

El metapneumovirus humano es un microorganismo descubierto en Holanda en 2001, por lo que aún no se tiene una estadística global confiable. “Aunque se describió hace pocos años, hay evidencia de su existencia en generaciones anteriores. A nivel mundial, es responsable del ocho por ciento de las infecciones en adultos mayores y tiene un índice de mortalidad de siete por ciento, cifra corta porque es de reciente descubrimiento”, precisó.

-

En tanto, el virus parainfluenza humano –distinto del de la influenza estacional y otros como el AH1N1, que en 2009 provocó una epidemia en la Ciudad de México— también causa bronquitis, bronquiolitis y algunos tipos de neumonía, aunque muchas cifras de su frecuencia se confunden con otros virus respiratorios.

-

Sin vacunas ni diagnósticos certeros

-

“Para ninguno de estos microorganismos existen vacunas ni antivirales. Además, en México la red de vigilancia epidemiológica no indica cuál de estos virus se presentan con mayor frecuencia, qué edades son las más afectadas y otras tendencias”, señaló Tirado Mendoza.

-

Los tres virus son estacionales y afectan generalmente en la época invernal, pero se desconoce cuál de ellos afecta más a la población nacional, aunque a nivel mundial es el sincitial respiratorio. “Falta investigación para conocer el flujo de movimiento de estos microorganismos en el país”, alertó.

-

Incluso, en los grandes hospitales nacionales (públicos y privados) no se tienen establecidos los métodos diagnósticos específicos para estos virus. “Ello y la similitud de los síntomas en los tres casos dificulta un diagnóstico certero, lo que es delicado en niños con daño respiratorio previo, asma o desnutrición”, subrayó.

-

Aislamiento viral y tipificación

-

En el Laboratorio de Biología de Microorganismos, adscrito al Departamento de Microbiología y Parasitología de la FM, la universitaria trabaja, a partir de muestras humanas obtenidas mediante exudado faríngeo, en el aislamiento viral y la genotipificación de esos microorganismos.

-

“Inicialmente establecimos una colaboración con el Instituto Nacional de Referencia Epidemiológica (INDRE), después ampliamos la colaboración con el Hospital Adolfo López Mateos del ISSSTE para la obtención de muestras biológicas de los pacientes, con el propósito de llevar a cabo la detección y genotipificación de cada uno de estos virus”, apuntó.

-

Entre sus análisis destaca la comparación de cada muestra con cepas virales de referencia por ensayos de RT/PCR, que son amplificaciones de secuencias genéticas previamente establecidas. “Tenemos seleccionados los genes que nos interesan para cada uno de los virus y podemos hacer identificación y aislamiento preliminar, que luego confirmamos con ensayos moleculares”, explicó la especialista, con 23 años de experiencia en este ámbito.

-

Propuesta metodológica para evaluar la actividad virucida de productos desinfectantes

-

Tirado Mendoza propone que, con su método, las empresas farmacéuticas interesadas prueben la actividad virucida de sus productos desinfectantes. “Con la metodología establecida en el laboratorio es factible realizar esas pruebas (es decir, la eficiencia de un agente para destruir un virus) en algunos desinfectantes”.

-

Estos virus tienen una envoltura exterior vulnerable a detergentes y solventes orgánicos, que afectan su estructura y disminuyen su capacidad infectiva.

-

Los desinfectantes podrían desarrollarse en gel, alcohol o gotas, según su uso: para bebés, para limpiar las manos o para desinfectar superficies. “La idea es utilizar el método y los cultivos celulares, a fin de confrontar su eficiencia”

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-059  -  Ciudad Universitaria - 30 de enero de 2014

Educación y cultura, Posgrados, Salud, opinión

Tips para ingenieros. Relleno sanitario y composteo. Parte 1. Autor David Gómez Salas

En las ciudades, con frecuencia se presentan el problema de la disposición de la basura orgánica y el problema de la disposición de lodos orgánico provenientes de las plantas de tratamiento de aguas residuales.  Se presenta a continuación un ejemplo de solución: Establecer un relleno sanitario que cuente con una planta para hacer composta. La planta de composteo permite producir abono orgánico.

Haz click en la imagen de abajo para ver el plano completo, click sobe la imagen el plano.

Residuos sólidos urbanos, Salud, Tratamiento de aguas residuales

Prevención contra la gastritis, úlcera péptica y cáncer

Hacia 1983, John Robin Warren y Barry Marshall, médicos e investigadores australianos, descubrieron que la causante de muchas de las gastritis y de las úlceras pépticas era la bacteria Helicobacter pylori, ligada al desarrollo de cáncer gástrico, segunda causa de muerte en el mundo dentro de las enfermedades neoplásicas (en 1994, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer la clasificó como un carcinógeno del grupo 1).

En la actualidad, se calcula que 50 por ciento de la población del planeta está infectada con H. pylori, y según un estudio de 1998, el 66 por ciento de los mexicanos es seropositivo.

De ese 50 por ciento, la mayor parte permanecerá asintomática o padecerá gastritis leve, y de ese porcentaje, de 10 a 15 por ciento desarrollará una úlcera péptica.

Esta última se clasifica en úlceras gástricas y duodenales. H. pylori es responsable del 80 por ciento de las primeras, y de casi 95 por ciento de las segundas. Con respecto al cáncer gástrico, de uno a tres por ciento de los infectados corre riesgo de desarrollarlo.

Irma Romero Álvarez, investigadora del Departamento de Bioquímica de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, dirige un estudio de la actividad anti-Helicobacter pylori de extractos y compuestos aislados de diversas plantas medicinales mexicanas.

Al principio, con el apoyo de científicos del Instituto de Biología (IB), Romero Álvarez y sus colaboradores identificaron tanto las plantas comerciales que se vendían en el Mercado de Sonora, como las colectadas por ellos para combatir trastornos gastrointestinales o de dolor de estómago, y escogieron las que tenían mejor actividad anti-Helicobacter pylori. Desde entonces las analizan para tratar de discernir cómo actúan.

“Trabajamos en el laboratorio con la bacteria in vitro y probamos la actividad gastroprotectora y antiinflamatoria de las plantas medicinales en ratones. Nuestra investigación, que lleva varios años, es básica y multidisciplinaria: también participan investigadores de la Facultad de Química (FQ) y del IB, así como del Cinvestav del Instituto Politécnico Nacional”, añadió.

Entre las plantas medicinales analizadas por los universitarios están el cuachalalate, la hoja del aguacate, estafiate, hierba del cáncer, yerbabuena, chirimoya, algunos epazotes, árnicas, y la chupandilla.

La primera fue el cuachalalate, porque es una de las más famosas. En la FQ ya se habían estudiado sus propiedades gastroprotectoras y antiinflamatorias, pero no se sabía si tenía un efecto anti-Helicobacter pylori.

En cuanto a la chupandilla, hallaron que se usaba como adulterante del cuachalalate. Científicos del IB les dijeron que, debido a la escasez de esta última, los vendedores suelen complementarla con un poco de la primera.

“Al estudiarla por separado, nos dimos cuenta de que, incluso, era más activa que el cuachalalate para eliminar a la bacteria in vitro. De este modo decidimos analizarla a profundidad porque no había muchos estudios químicos, microbiológicos, gastroprotectores, ni antiinflamatorios”.

Fraccionaron la chupandilla con distintos solventes y observaron, en primer lugar, la actividad anti-Helicobacter pylori de sus extractos; luego vieron su toxicidad, pues para pasar a una fase posterior es necesario saber si son tóxicos o no.

Así detectaron dos extractos: uno hexánico, que tiene una adecuada actividad contra la bacteria, y propiedades antiinflamatorias y antiulcerosas importantes, pero del que se obtienen pequeñas cantidades, y otro metanólico, que tiene menos actividad anti-Helicobacter pylori y propiedades antiinflamatorias que el hexánico, pero es un excelente gastroprotector y de él se pueden extraer cantidades importantes.

“Lo que queremos es comprobar si las propiedades que se les atribuyen son ciertas, y a partir de ahí, tratar de aislar los compuestos que podrían llegar al mercado como un nuevo antibiótico, aunque sabemos que las probabilidades de que un compuesto obtenido por nosotros llegue son bajas”, reconoció Romero Álvarez.

Actualmente, los extractos de plantas reciben apoyo, porque la ONU se percató que la gente sigue con su uso como una fuente alternativa de medicamentos.

“Contienen muchos compuestos que pueden tener efecto sobre distintas sintomatologías. En el caso de la gastritis y la úlcera péptica, un extracto que mate a la bacteria, sea gastroprotector y antiinflamatorio, y no cause tantos efectos colaterales, sería quizás un artículo más viable que un nuevo antibiótico. Por eso nuestra idea no es sólo contribuir al desarrollo de un nuevo fármaco, sino poner en manos de la población uno o varios extractos que permitan tratar, directa e integralmente, esos padecimientos”, indicó.

Recientemente, los investigadores realizaron un experimento piloto para ver si el extracto metanólico de la chupandilla podía tener no sólo actividad gastroprotectora, sino resolver la úlcera gástrica. Lo administraron en ratones con úlcera inducida por alcohol y obtuvieron una mejora significativa. Con los datos que recopilen estarán más cerca de pasar a la siguiente etapa, la clínica.

“Nuestra intención es completar los estudios preclínicos en ratones y pasar a la etapa final: la clínica en seres humanos. Para ello necesito asociarme con alguien que trabaje la farmacología de los compuestos que vayamos a probar”, apuntó.

Debido a que a la fecha no hay una vacuna contra H. pylori, otra línea de estudio de Romero Álvarez y sus colaboradores es probar si los extractos y compuestos que han aislado son capaces de inhibir los procesos de colonización de esa bacteria, con lo que incidirían en la prevención de los padecimientos que ocasiona.

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-435 - Ciudad Universitaria - 19 de julio de 2013.

Educación y cultura, Posgrados, Salud

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda