lig tv izle
justin tv

Noticiencias

Blog en Monografias.com

 

Cuerpos de agua continental

El agua en México

El agua está relacionada con la suficiencia alimentaria, pues evidentemente si no la hay, no se genera producción en el agro. El problema en México es muy grave, y buena parte reside en que los habitantes -no sólo para el recurso, sino para muchas cosas- nos acostumbramos a los “bomberazos”, dijo Ramiro Rodríguez, del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM.

No hay proyectos nacionales a largo plazo que consideren posibles escenarios extremos para enfrentar sequías, o el exceso del líquido por las intensas lluvias en algunas regiones del país.

Agricultura, principal consumidor

Se conoce que la agricultura es el principal consumidor en el mundo, y que alrededor del 80 por ciento que se utiliza en México se va a la producción de alimentos.

Para el académico, si eso es parte del problema, entonces se debe buscar la manera de resolverlo, quizá con la tecnificación, la mejora de los sistemas de riego, o con el estudio de la posibilidad de cambiar o introducir cultivos rentables.

Por ejemplo, muchos países que siembran caña de azúcar dedican una parte importante de su producción al etanol como biocombustible. En México, se podría empezar a cosechar más caña en regiones que se dedican a otros productos.

Ahora bien, a los agricultores no se les ha dado la atención necesaria para que experimenten otros sistemas –por goteo o aspersión controlada–, de cultivo -como la hidroponía-, o para que hagan cambios de uso del líquido. “Algunos utilizan el recurso de los pozos, en lugar de obtener aguas residuales tratadas para riego”.

Cualquier solución se verá reflejada en los precios de los productos, “pero esto debe entrarnos en la cabeza porque en la nación la población entera, sin saberlo, sobrevive con subsidios en los alimentos”, indicó. “No pagamos los costos reales, pero es el productor agrícola el que al final paga los platos rotos, porque buena parte del subsidio va a los consumidores”.

Además, una cantidad considerable de los alimentos se desperdicia, con un costo no precisamente para el que lo hace, sino para el productor y la nación, pues a fin de cuentas, lo que se dilapida es agua.

Hemos vivido una falacia de que somos grandes productores de alimentos. En algún momento de nuestra historia sí hemos sido autosuficientes en algunos granos, pero objetivamente, no tenemos las condiciones adecuadas para serlo, consideró.

Agua subterránea

En México no existen recursos hídricos superficiales suficientes, por lo tanto, dependemos prácticamente del 70 por ciento del agua subterránea. “Esto significa que deberíamos tener ubicados, medidos y estudiados, los acuíferos de nuestro territorio y preservar su calidad, porque son nuestras reservas, de ahí es dónde saciamos nuestra sed”, apuntó.

Además, no se tiene una institución abocada sólo al agua subterránea, dedicada a organizar esfuerzos y trabajos, porque no todas las áreas de investigación en esa materia están cubiertas.

Si se habla de la subterránea, no se refiere a la que llovió ayer, aclaró. En algunas urbes del centro del país, la que llueve y se infiltra puede tardar docenas o cientos de años para terminar en un acuífero.

En algunas áreas del centro-norte, los pozos tienen entre 500 y 700 metros de profundidad, pero en Monterrey algunos de abastecimiento tienen kilómetros de profundidad; entonces, el recurso extraído es más costoso, y a mayor profundidad puede estar contaminado con arsénico de manera natural, con flúor, boro o litio. El que tiene el primer elemento constituye un grave problema, pero como no tiene un efecto inmediato, no se le da la relevancia debida.

Sistema doble de drenaje

En algunos países hay un sistema doble de drenaje. Uno para el agua residual y otro para la de lluvia, a fin de evitar que esta última se mezcle, y sea más fácil almacenarla, tratarla, manejarla, y disponer de ella para otros usos.

En la ciudad capital, el líquido pluvial no se aprovecha, porque se une con el residual. En esos días salen hacia el exterior de la cuenca entre 35 y 40 metros cúbicos por segundo de agua de lluvia mezclada.

En los territorios con sistema doble de drenaje, el que captura el líquido residual se dirige a una planta de tratamiento, y el que capta el de lluvia va a otra planta, a un sistema lagunar artificial o a una presa, lo que permite que su tratamiento sea mucho más barato, sencillo, y que se puede usar en la misma ciudad o en la agricultura, concluyó.

FUENTE: Boletín UNAM-DGCS-227

Cuerpos de agua continental, Social, Política y economía

DETECTAN LEVE CONTAMINACIÓN EN EL COMPLEJO GEOTÉRMICO DE CERRO PRIETO, BC

Con base en análisis y observaciones realizados en la planta de energía de Cerro Prieto se determinó la presencia de contaminación, pero no a niveles que pongan en peligro a la población de la entidad bajacaliforniana, mencionó Oscar Peralta Rosales, del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

El trabajo forma parte del Estudio de Evaluación de Impacto Ambiental del Complejo Geotermoeléctrico de Cerro Prieto, del Programa Universitario del Medio Ambiente (PUMA), realizado en 2010.

Pese a que la central tiene cuatro décadas de funcionamiento, no se había realizado una labor similar ni en las instalaciones ni en las zonas aledañas.

Cerro Prieto es la planta más importante de su tipo en el país y se localiza a 30 kilómetros al sur de Mexicali, cerca de la frontera con Estados Unidos. Los Azufres, Los Húmeros y Tres Vírgenes son también de importancia en su tipo, y se ubican en el cinturón volcánico transversal, en Michoacán y Puebla.

“Los resultados de los estudios son reveladores. Antes todo se basaba en especulaciones. La información ha servido para dar un nuevo punto de vista, tanto a la población como a la Comisión Federal de Electricidad”, dijo en entrevista el investigador del CCA.

“Las emisiones del complejo perciben a cinco kilómetros antes de llegar, el aroma de ácido sulfhídrico es intenso —huele a huevo—, pero las concentraciones encontradas en superficie no son para causar alarma”.

Los universitarios realizaron trabajos de meteorología y calidad del aire en el Valle de Mexicali, tanto en Cerro Prieto como los ejidos Puebla, Benito Juárez, Mezquital y Sonora. Las estaciones de monitoreo de calidad del aire se instalaron en julio de 2010, en los ejidos de Michoacán de Ocampo, Delta y Nuevo León.

Las mediciones en los ejidos se realizaron del 15 al 27 de julio y registraron presencia de ozono (O3), dióxido de nitrógeno (NO2), óxido nítrico (NO), óxido de nitrógeno (NOx = NO + NO2), dióxido de azufre (SO2), monóxido de carbono (CO), metano (CH4) e hidrocarburos no metano (NMHC); sin embargo, no se registraron niveles superiores a los establecidos en las normas oficiales mexicanas (NOM): O3 (NOM-020-SSA1-1993)= 0.11 ppm y NO2 (NOM-023-SSA1-1993)= 0.21 ppm.

Con la información, se elaboraron mil 700 mapas de dispersión de contaminantes de H2S, NH3, SO2, O2, CH4, CO2, N2, C6H6 y, en particular, se validó el resultado del modelo de dispersión para H2S con datos de análisis de gases y lecturas de monitores.

Al término de las pruebas, en cuestiones meteorológicas, en mayo se detectaron patrones de vientos ligeros, en escala de Beaufort, del noroeste, norte y oeste con características divergentes y anticiclónicas, y en julio, ventolinas y vientos ligeros hicieron presencia durante la madrugada y en la noche, y los vientos ligeros del sureste mostraron rasgos anticiclónicos. Los estados de viento registrados fueron divergentes y convergentes.

Los datos arrojan que la calidad del aire en el complejo geotermoeléctrico de Cerro Prieto es buena en la temporada de verano, pues los contaminantes monitoreados estuvieron debajo de las normas ambientales mexicanas, aunque hay que subrayar que esta condición sólo es válida para el periodo de muestreo.

Un gas con olor a huevo

El ácido sulfhídrico (H2S) es más pesado que el aire, inflamable, incoloro, tóxico y con un característico olor a huevo podrido. El monitoreo ambiental indicó que las concentraciones en el complejo y algunas zonas aledañas rebasan el umbral olfativo que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, es 0.002 ppm.

El viento dominante en junio y julio fue de sur a norte, hacia el ejido Hidalgo, y las mediciones comprueban que la concentración máxima de H2S fue 0.38 ppm.

No existe norma ambiental mexicana para este contaminante, la única que lo contempla es la NOM-010-STPS-1999 (10 ppm máximo en ocho horas) y establece medidas para prevenir daños a la salud de los trabajadores expuestos a sustancias químicas en un entorno laboral.

Peralta señaló que falta saber qué pasaría a la población bajo una exposición pasiva continua, es decir, si la concentración de H2S aumenta o permanece constante por periodos largos.

“Proyectar —con la información disponible— qué pasaría a la población tras estar en contacto por mucho tiempo es aventurado. Hace falta continuar el estudio”, concluyó.

FUENTE:

Boletín UNAM-DGCS-304
Ciudad Universitaria.
Mayo de 2012

Cuerpos de agua continental, Educación y cultura, Social, Política y economía

GRANDES PROYECTOS MINEROS EN MÉXICO, CON REPERCUSIONES AMBIENTALES, SOCIALES Y LEGALES

La industria minera en el planeta alcanzó un nivel de explotación histórica mundial, con repercusiones ambientales, legales y generación de conflictos comunitarios en México, coincidieron académicos y expertos en el Seminario Megaproyectos mineros, devastación ambiental y derechos humanos, en el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM.

Este fenómeno se ubica en un contexto de crisis mundial multidimensional. La demanda de metales en el orbe avanzó de 100 millones de toneladas en 1900, a tres mil 500 millones de toneladas en la actualidad.

En los últimos años se han agotado las vetas de rocas mineralizadas, y las que se extraen tienen una proporción muy baja de metales como aluminio, cobre, hierro y oro. Por ello, las tecnologías de extracción se han transformado para lograr una rentabilidad más alta de yacimientos de “baja ley”.

Al respecto, Andrés Barreda, de la Facultad de Economía (FE), sostuvo que el pico minero coincide con el agotamiento de los recursos petroleros en el mundo, extinción de la biodiversidad, declive de las reservas de agua dulce, incremento de la acidez en los océanos, aumento de la luminosidad nocturna, y cambio climático global.

Esto explica que el mundo viva una “fiebre del oro” por la escasez mundial del metal, único valor seguro de reserva para respaldar las monedas nacionales ante un escenario de depreciación global. En 2007, la onza de 31 gramos se cotizaba en mil dólares, para superar los mil 900, en 2011. “Esta característica lo convierte en un recurso natural estratégico extraordinario”, subrayó.

En el auditorio Héctor Fix-Zamudio del IIJ, Marycarmen Color, de la oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, subrayó que en el tema de los megaproyectos mineros, diversas instancias internacionales están preocupadas por la libre determinación de los pueblos y comunidades indígenas, en las esferas politica, social y económica, como puede constatarse en el último informe del relator especial para los derechos de estas poblaciones.

El objetivo y fin de las medidas requeridas en nombre de sus integrantes es preservar su modo de vida tradicional y garantizar que su identidad cultural, estructura social, sistema económico, costumbres, creencias y tradiciones serán respetados y protegidos por los estados, enfatizó.

Arturo Burnes, de la Universidad Autónoma de Zacatecas, sostuvo que a partir del siglo XX, la minería en la entidad implica desnacionalización, descapitalización y deterioro ambiental. En Mazapil, municipio catalogado como uno de los más pobres del país, se localiza la mina Peñasquito, filial de Goldcorp, primera empresa productora de oro en México, y la segunda de América Latina, expuso.

Al año, utiliza 13 millones de metros cúbicos de agua, en una cuenca con capacidad de recarga de 10 millones. La explotación a cielo abierto genera diariamente 130 mil toneladas de desecho. Esto es ejemplo del deterioro ambiental y del despojo a las comunidades, dueñas originales del recurso, aseguró

En su oportunidad, Sergio Serrano, del movimiento anti-megamineria tóxica Pro San Luis Ecológico, recordó que existen concesiones para explotación minera en casi el 40 por ciento del territorio nacional, 800 proyectos autorizados, lo que representa un escenario de conflicto.

En la entidad, ejemplificó, están concesionadas 400 hectáreas a las empresas que se dedican a esta actividad, con ampliaciones para otras cuatro mil en los próximos años, lo que representará la extinción de la biodiversidad. En 15 ó 20 años, esto significará que grandes extensiones de tierra en el país no serán útiles para otros fines, consideró.

Jorge Peláez, de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), sostuvo que esos proyectos generan presión sobre los territorios y una política de fomento a la inversión privada, lo que lleva al saqueo de la riqueza nacional, devastación ambiental, y a que las opiniones de ciudadanos, pueblos y comunidades no sean tomadas en cuenta.

Entre 2001 y 2010 se extrajo el doble de la cantidad de oro y la mitad de plata, de la producida en 300 años de explotación colonial en el país. El modelo de desarrollo actual excluye a las poblaciones de los dividendos generados, reciben una mínima parte de las ganancias y toda la contaminación y deterioro de su entorno, sin participar en las decisiones.

Por último, José Luis Abarca, del movimiento anti-megamineria tóxica Rema-Chicomuselo, Chiapas, informó que, del 2000 al 2010, se otorgaron 112 concesiones mineras en la región. Del total, 19 por ciento pertenecen a un consorcio canadiense.

Está dedicado a la extracción de barita, titanio y hierro, y se localiza en el ejido Grecia, del municipio referido, desde 2006. Desde su establecimiento no ha cumplido con el compromiso de generar desarrollo económico, social y sustentable, lo que ha derivado en conflictos comunitarios y deterioro del tejido social.

FUENTE

Boletín UNAM-DGCS-278
Ciudad Universitaria.
Mayo de 2012

CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA, Cuerpos de agua continental, Salud, Social, Política y economía, opinión

El agua en Aguascalientes

Panorama de la disponibilidad del agua en Aguascalientes México

Contenido

1 Crecimiento demográfico 1920 - 2005

2 Distribución de la población

3 Disponibilidad del agua, anual

4 E x t r a c c i ó n a n u a l d e l a g u a

5 Estimación de extracciones, 2006

6 Niveles estáticos del agua subterránea

7 Sobre explotación del agua subterránea

8 Manejo integral del agua

9 Extracciones y consumos en Aguascalientes

10 Reúso y uso eficiente

11 Costos de purificación del agua

12 Como incrementar la disponibilidad

13 Estimación de la tarifa media. Agua potable

14 Tarifas del agua potable en México

15 Tarifas teóricas para Aguascalientes, por rango de consumo

16 Tarifas aplicadas

17 Tratamiento de aguas residuales: subsistemas

18 Tratamiento subsistema de aguas residuales

19 Tratamiento subsistema de lodos

20 Pulimento del agua tratada y disposición final

21 Producción de microorganismos

22 Producción de lodos

23 Hagamos los sueños realidad

Para leer contenido, haz click aquí: el-agua-en-aguascalientes1

Cuerpos de agua continental, Social, Política y economía, Tratamiento de aguas residuales

Historia de la estrategia para el cuidado de la calidad del agua, en México.

El problema de la contaminación del agua en México tiene un costo ecológico y social elevado, por lo que debe ser una tarea prioritaria el tratar las aguas residuales.

El alto grado de deterioro de la calidad de aguas nacionales, especialmente la superficial, muestra que es necesario realizar, entre otras acciones, una revisión del esquema de incentivos vigentes para el Tratamiento de Aguas Residuales.

Las leyes vigentes exigen que cuando se descarguen las aguas residuales a los cuerpos receptores, estas cumplan con las características de calidad que fija la norma NOM-001-ECOL-1996. Norma oficial mexicana, que establece los límites máximos permisibles de contaminantes en las descargas de aguas residuales en bienes nacionales. Publicada en el Diario Oficial de la Federación el 6 de enero de 1997.

Desde 1973 se expidió el Reglamento para la Prevención y Contaminación del agua. En 1988 se promulgó la Ley General del Equilibrio Ecológico y de Protección al Ambiente. En 1991 se estableció el cobro de derechos por el uso o aprovechamiento de los bienes del dominio público de la Nación, como cuerpos receptores de las descargas de aguas residuales.

La intención original de la ley Federal de Derechos en materia de Agua, es que las cuotas de los Derechos por uso de bienes del dominio público de la federación, como cuerpos receptores de aguas residuales; fueran mayores a los costos de tratamiento por metro cúbico. No tenía como objetivo ser un instrumento recaudatorio para lograr la autosuficiencia de la Comisión Nacional del Agua, sino pretendía propiciar la construcción de plantas de tratamiento. Tampoco se perseguía implantar un cobro que diera derecho a contaminar.

El principio que se manejó fue: ”el que contamina paga”. Sin embargo, la ley no ha logrado cumplir con este objetivo y tampoco recaudar ingresos significativos para invertirlos en acciones de saneamiento.

Leer más en el archivo adjunto siguiente:

historia-de-la-estrategia-para-el-cuidado-calidad-del-agua1

Cuerpos de agua continental

EL VALOR DEL AGUA Y LOS DERECHOS POR EXPLOTACIÓN, USO Y APROVECHAMIENTO DE AGUAS NACIONALES. MÉXICO. Por David Gómez Salas

el-valor-de-las-aguas-nacionales-derechos

Cuerpos de agua continental

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda