Noticiencias

Blog en Monografias.com

 

Cuentos y poesías

Fórmulas © David Gómez Salas

Fórmulas

© David Gómez Salas, el Jaguar

-

En la fórmula de la alegría,

matemáticamente infalible;

eres la variable independiente

que suscitas mi alegría incontenible.

-

Te concibo siempre presente

en todo lo que veo e imagina  mi mente.

No eres función del tiempo;

eres mi todo, sorprendente.

-

Eres multidimensional

belleza, poesía y pasión.

Ternura, vivacidad,

serenidad y acción.

-

Reorganizas mis átomos,

mi geometría molecular,

mi actividad biológica,

mi polaridad y reactividad.

-

Virtuosa con atractiva estética;

como las matemáticas, eres perfecta.

-

Dulce e inteligente das a mi alma

seguridad, certeza, precisión y exactitud.

Eres mi inspiración, ánimo, color de vida,

ecuación de amor y fórmula de rectitud.

Cuentos y poesías

Tiempo de amar © David Gómez Salas

Tiempo de amar

© David Gómez Salas, el Jaguar

-

¿El pasado y el futuro no cuentan,

solo importa el presente?…

Por la dimensión del tiempo,

amo más cosas del largo pasado

que del breve presente.

-

Obvio es, que alguna vez

presente y pasado, fueron futuro.

En todo tiempo amé mis sueños

y realidades, les aseguro.

-

Sé que el futuro será presente y pasado,

pues el caminar del tiempo es inevitable.

También irremediable es,

que lo bello de la vida sea imborrable.

-

No quiero borrar amores pasados,

ni amigos ausentes.

Tampoco deseo dejar de soñar

o amar menos, en el presente.

Cuentos y poesías

Apariencia - Autor David Gómez Salas

Apariencia

© David Gómez Salas

¿Creíste que podías tapar el sol,

arrancándote el alma?

¿Atrapar la luz, encerrarla en tu puño

y tener calma?

-

¿Desafiar la física, la química,

la filosofía y la ciencia?

Palabras, palabras y más palabras

sin lógica, sin conciencia.

Cuentos y poesías

Voy a ti - Autor David Gómez Salas

Voy a ti © David Gómez Salas

-

Es mi alma amante

que te busca sin descanso

Es mi río turbulento

que indaga por tu remanso.

-

Desbordado sin control alguno,

algunas cárcavas formé a mi paso.

Pero no doy tregua, ni respiro

y a la impaciencia no hago caso.

-

Firme, excavo mi verdadero cauce,

enorme e invulnerable.

Que me lleve a ti en forma

permanente e inexorable.

Cuentos y poesías

Cognición - David Gómez Salas

Cognición

© David Gómez Salas, el Jaguar

-

Estamos otra vez frente a frente,

en el espejo de la conciencia,

donde la simulación no es apta

para encubrir evidencias.

-

Se es o no se es, sin ambigüedades,

abstenciones, ni posiciones medias.

No hay otros que obliguen,

uno mismo se asedia.

.-

Aquí se dividen y separan

dos condiciones de una misma ente;

una de juzgador y otra de juzgado,

para decidir por culpable o inocente

-

Lugar al que acceder, pocos se atreven.

Cerrar los ojos, vano será;

para no ver, lo que se ve;

e ignorar, lo que en la mente está.

Cuentos y poesías

Sabios vecinos - Autor David Gómez Salas

Sabios vecinos

© David Gómez Salas

-

Cerca de mi casa viven dos loros alborozados;

escucho sus voces inacabables todo el día.

Cantan, ríen, silban y llaman a Dulce María.

Imagino, que de ella están enamorados.

-

Oírlos me causa gozo, paz y bonanza

a veces no entiendo lo que gritan, no afecta.

Lo que disfruto es su actitud en la vida,

poseen una alegría sencilla y honesta.

-

Estos loros muestran que para ser felices

no se requieren fanatismos

religiones, inmolaciones, ni narcisismos.

Es suficiente ser uno mismo.

Cuentos y poesías

La idea - Autor David Gómez Salas

La idea © David Gómez Salas

Una vez, cuando trabajaba  en el “Centre d’étude Pensée”; Egbert, Benedetto y yo estudiábamos los procesos que se llevan a cabo en el cerebro humano, con la finalidad de conocer los mecanismos funcionales mediante los cuales surgen las ideas. Hay ideas que surgen aparentemente en forma espontánea y otras que surgen de manera inducidas por el deseo o propósito de resolver algún problema, alcanzar alguna meta, o investigar sobre algún aspecto de la vida.

En el  hemisferio derecho del cerebro se llevan a cabo los procesos creativos, la imaginación, innovación y conceptualización; en el hemisferio izquierdo los procesos analíticos, es decir el pensamiento basado en lo que a cada persona le parece lógico.  Por lo tanto las ideas nacen mediante la interacción de neuronas del hemisferio derecho con neuronas del hemisferio izquierdo. La idea es el resultado o producto de la imaginación y está impulsada, examinada y retroalimentada por el análisis lógico.  Los alcances y validez de las ideas se enriquecen o limitan por los conocimientos. El núcleo de una idea aparenta emerger en un instante debido a que la  velocidad de los procesos cerebrales, interacción de las neuronas, se lleva a cabo en milésimas de segundo.

Era obvio que sabíamos que las ideas eran producto de los procesos que se llevan acabo en el cerebro, que las neuronas interactúan entre ellas y que tienen cientos de formas de comunicarse y compartir la información. Pero…

Una noche, cuando cada uno de nosotros se encontraba en su casa, ni siquiera vivíamos cerca; cada uno de nosotros tuvo una idea y elaboró unas notas con el propósito llevarlas al trabajo al día siguiente para comentarlas con los demás. Resultó que los tres llevamos la misma idea.

A los tres se nos ocurrió proponer el mismo experimento para avanzar en nuestras investigaciones ¿Cómo explicar lo que había sucedido? En tres cabezas, tres cerebros diferentes, había surgido la misma idea, en forma simultánea.

Por mucho que tres personas convivan, es imposible que coincidan en imaginación, capacidad de deductiva y conocimientos. La probabilidad es muy baja.

Las sorpresas siguieron en el mismo sentido y varias veces se repitió que al elaborar en casa una propuesta volvimos a coincidir y nos sorprendíamos al mostrar la propuesta que habíamos elaborado en forma personal y conocer las otras dos propuestas. No comentamos nada a la jefa del laboratorio pues los tres pensamos (volvimos a coincidir) que la jefa Claudia podría decidir correr a dos de los tres, y de esa manera ella obtendría las mismas ideas pagando a solo un investigador y se ahorraría el pago de dos salarios.

Decidimos que nuestra investigación sobre el origen de las ideas, también debía incluir el papel que desempeñan los mecanismos de interrelación entre las personas que trabajan mucho tiempo en equipo. De esa manera logramos hacer interesante un asunto que al principio lo vimos con preocupación.

Tomé la decisión de cambiar de trabajo sin hacerlo del conocimiento de los otros dos. Me puse encontacto con otros centros de investigación para buscar un nuevo trabajo.  Llené diversas solicitudes de trabajo y tuve varias entrevistas para encontrar acomodo en una nueva institución.

Un día recibí un correo electrónico con la noticia había sido aceptado en el  ”Istituto di ricerca delle Idee”. Tuve sentimientos encontrados; por una parte alegría por terminar con la incómoda situación de tener las mismas ideas que otros dos amigos y por otra parte sentí nostalgia por solo saber que dejaría de ver a dos de mis mejores amigos.  No comenté nada con Egbert y Benedetto, esperé un momento anímico adecuado para hacerlo, pero no podía esperar mucho, pues debía platicar con ellos para ponernos de acuerdo sobre la continuidad de los trabajos y las publicaciones en curso.

El ambiente de trabajo se diversificó porque se incorporó una investigadora de nombre Teresinha, con ella no sucedía lo de tener las mismas ideas a la hora de proponer proyectos. Su participación le daba variedad al equipo de trabajo. Este acontecimiento me hacía pensar que no había sido buena mi decisión de cambiar de trabajo, pero la suerte ya estaba echada.

Una tarde noche me reuní con mis dos amigos para informales que dejaría de trabajar en el “Centre d’étude Pensée” dentro de 30 días y que trabajaría en el “Istituto di ricerca delle Idee”. Benedetto me dijo de inmediato ¡No puede ser tanta coincidencia, yo también iré a trabajar a ahí! De inmediato Benedetto y yo volteamos a ver a Egbert, que con una sonrisa confirmo nuestras sospechas ¡Los tres habíamos tenido la misma idea!

Sabíamos que no era necesario preguntarnos sobre las propuestas de trabajo de investigación que elaboramos cada quien, sabíamos que serían prácticamente idénticas, como resultaron ser.

Me intrigaba saber porque nos habían contratado en el “Istituto di ricerca delle Idee” a pesar de que los tres habíamos presentado prácticamente la misma propuesta de trabajo de investigación. Las personas encargadas de la contratación podrían pensar que de nosotros tres, uno era creativo y los otros habían plagiado la idea. Cuando hubo la oportunidad le preguntamos a Aldo nuestro nuevo jefe ¿Porque nos contrataron a pesar de que presentamos la misma propuesta?

Tomamos la decisión la subdirectora Dorine y yo — Contestó Aldo. Nos gustó la propuesta y no juzgamos que la idea fuera de uno solo y dos la hubieran plagiado; porque resulta que Dorine y yo, también tuvimos la misma idea…

Cuentos y poesías

Mar de luz © David Gómez Salas

Mar de luz © David Gómez Salas

Soconusco Anthology

-

Recuerdo que en una ocasión, estando en cuarto año de primaria en el Colegio Miguel Hidalgo de Tapachula Chiapas, fuimos a pasear a la costa de Puerto Madero todos los alumnos del salón. Al caminar por la playa encontramos un tronco de un enorme árbol que el mar había arrojado a la orilla y atracado en la arena. Era un tronco viejo negro que se notaba había viajado por el océano pacífico largo tiempo antes de llegar a ese sitio. El tronco principal apoyado con sus ramas sobre la arena, había quedado inclinado formando una especie de tobogán.

-

De inmediato empezamos a jugar a subirnos por el tronco inclinado hasta alcanzar el punto más alto y arrojarnos sobre las olas. Subíamos rápido para tirarnos un clavado sobre la cresta de las olas más grandes y viajar sobre ellas hasta la orilla.

-

Una vez tardé en subir la rampa del tobogán (el tronco) y la ola me sorprendió a medio ascenso,  me derribó del árbol y me hizo girar muchas veces en el interior de la ola, de tal forma que perdí el sentido de la orientación; y en medio del agua y la espuma, no podía saber donde era arriba y donde era abajo. Finalmente llegué a la orilla y al caer sobre la arena, obviamente, se me aclaró donde era abajo y arriba.

-

Seguimos jugando más tiempo y más tarde me quedé observando las olas, se formaban las crestas y se propagaban las ondas hasta llegar a la arena de la playa. Varías veces pensé que podría en estudiar la carrera de físico y así tener los conocimientos suficientes para saber como se formaban las olas,  y la energía que contienen las olas de acuerdo a su tamaño. Estaba maravillado por la magnitud de la energía de las olas, había sentido la fuerza y energía de la ola que me había arrastrado.

-

Pensaba en los millones de olas que se producen en las costas de México y que podrían ser utilizadas para generar energía eléctrica y quizás lograríamos ser un país iluminado por sus olas. Si un pequeño dínamo de bicicleta es capaz de hacer que un foco encienda, millones de enormes olas serán capaces de encender millones de lámparas, cavilaba. Podríamos iluminar las carreteras, las ciudades, los ranchos, aeropuertos, las rutas de ferrocarril, los puertos, etc.

-

La energía eléctrica viajaría por una red de cables para distribuirla en toda la república. Instalaríamos millones de lámparas para irradiar la luz y propagarla por el aire como la propagaba el farol de la esquina junto a la casa. Quizás podríamos producir diferentes luces, unas más blancas y otras con bellos tonos azules para recordar que esa luz proviene del mar y además para darle a la noche un bello paisaje de colores.

-

Al pensar en mi proyecto ficticio, me preocupaba en descubrir la forma de almacenar la luz que no se usaría de día, para poder usarla en la noche.  En aquella época no existían pilas recargables y no reparaba en las baterías de los autos.

-

Imaginaba que podría construir cuartos con múltiples cables eléctricos de entrada y salida que no hacían contacto entre ellos. La energía eléctrica arribaba al cuarto por un cable súper grueso del cual salían miles de cables de menor grosor que tenían la punta cortada sin cubierta plástica. Frente a estos miles de cables que descargaban la energía eléctrica al cuarto, había un sistema (similar al de entrada) para que saliera la energía eléctrica, eran otros miles de cables que tenían la punta cortada sin cubierta plástica que se conectaban a otro cable súper grueso por el que se recolectaba toda la energía eléctrica que salía del cuarto de luz.

-

La luz que arribaba al cuarto descargaba a través de miles cables con la punta pelada y cuando el  cuarto se iba llenando de energía eléctrica lograba hacer contacto con los miles de cables del sistema de salida. De esa manera la energía eléctrica podía estar varias horas dentro de ese cuarto.

-

En la noche el cable principal que alimentaba el cuarto del almacén de luz, era conectado directamente al cable de salida (se puenteaba) y la luz fluía directamente hacia los sistemas de iluminación sin pasar por el cuarto de almacenamiento de luz.  Tal como una vez lo vi una vez, en que el dueño de un taller puenteaba el medidor de luz; y otras veces vi como puenteaban los sitios en que iban los fusibles del Switch, conectando directamente la entrada y salida de Switch con un alambre delgado.

-

Al no existir más entradas de energía eléctrica al cuarto de almacenamiento, la luz almacenada en el cuarto de luz, se iría fugando poco a poco por el sistema de salida. El funcionamiento del almacén de luz lo sentía obvio, con base en mi imaginación.

-

De manera intuitiva imaginaba a la luz como un conjunto de micropartículas que fluían por los cables a velocidades increíblemente altas y que al salir radiantes por los focos viajaban por el aire a velocidades aún más altas.

-

Escuchaba a algunos adultos platicar sobre la velocidad de la luz, cuando había relámpagos y truenos, durante las tormentas de Tapachula. Cuando caía un rayo, veíamos primero el relámpago y más tarde escuchábamos el trueno; era una demostración de que la luz viaja más rápido que el sonido.  Para mí, el rayo representaba a la corriente eléctrica viajando por el aire rumbo a la tierra, en forma similar a como viajaba por los cables; y ver el rayo de lejos, representaba el viaje de la luz desde el sitio que cayó el rayo, hasta el sitio en que me encontraba y lo percibía con mis ojos.

-

Años más tarde supe sobre la corriente eléctrica y los fotones, explicaciones más formales y científicas. Pero de niño, encontraba explicaciones con la  ilusión de creer que podía entender lo que veía.

-

Mi curiosidad enfrentaba un inmenso universo de dudas, que iría aclarando poco a poco con el estudio, conforme estuviera más en contacto con la ciencia, ese mar de luz. Por supuesto que el universo es infinitamente más grande que el mar, lo que uno aprende siempre será muy poco. Pero es lindo soñar y absorberse en las ideas, jugar con la imaginación.

Cuentos y poesías

Doña Guadalupe. Autor David Gómez Salas

Doña Guadalupe © David Gómez Salas

Soconusco Anthology

-

Doña Guadalupe hacía tortillas a mano, en aquella época las vendía “a cinco por veinte”,  cinco tortillas por 20 centavos, porque eran tortillas grandes. Las vendía en su casa, tenía un terreno muy espacioso con árboles de mango,  aguacate, anona, nance, caspirol  y muchos más. La entrada al terreno era un portón como de cinco metros de ancho, porque su hijo era mecánico automotriz y en el mismo predio reparaba camiones y autos. Las tortillas se elaboraban bajo un tejaban que se ubicaba al entrar al predio, del lado izquierdo.

-

Cuando tenía 7 años de edad me enviaban a comprar las tortillas como a las 2 de la tarde. A esa hora siempre había personas esperando sus tortillas. Era necesario esperar 30 minutos o más, para ser atendido.

-

Las tortillas las hacían a mano dos o tres personas, que tomaban una porción esférica de masa y con palmadas la extendían hasta hacer un círculo de 20 centímetros de diámetro y 2 milímetros de espesor, y con cuidado colocaban la tortilla sobre un comal caliente, tenían dos comales sobre su respectivo fogón con fuego de leña.

-

La tortilla se cocía primero por una cara y se forma una capa gruesa de ese lado; y luego se volteaba sobre el comal para que se cociera por la otra cara y se formara una capa delgada de ese lado. La tortilla se volteaba varias veces hasta que quedaba bien  cocida. Cuando la capa más delgada se levantaba, inflada con vapor de agua contenida en la masa, indicaba que faltaba poco para que la tortilla quedara bien cocida. Doña Guadalupe y sus ayudantes eran expertas.

-

Como hacía mucho calor alrededor de los comales, esperaba mis tortillas en el patio, fuera del tejaban. A las dos de la tarde hace bastante calor en Tapachula.  Me gustaba ver como hacían las tortillas, así que sin dejar de jugar echaba un vistazo en forma intermitente.

-

Creo que la tortilla y el comal, simbolizaban en algunos aspectos al ser humano y la vida en aquel barrio. Desde niños, las personas de aquel barrio se iban cociendo en un ambiente ardiente y se les formaba la capa gruesa que les permitiría al menos subsistir y quizás mantener unidas la materia y pensamientos para alcanzar un mejor futuro. Y claro también se formaba la capa delgada, la más débil.

-

El marido de Doña Lupe era bolo, alcohólico, y con frecuencia la golpeaba; ella resistía callada, nunca supe la razón con que justificaba aceptar esas condiciones de vida. Ella trabajaba todo los días, incluso domingos y días festivos. “La gente come todos los días…  y yo también” decía sonriendo.

-

En una ocasión, en que su marido la golpeaba, su hijo la defendió y su padre le cortó, al joven mecánico, un brazo a machetazos. Llegó la policía y se llevaron preso a su marido. Ella siguió haciendo tortillas todos los días;  sonreía menos pero nunca descansó un día. Jamás se separó de sus dos comales, continuó recibiendo el calor que irradiaba el fuego de los dos fogones, parecía que deseaba tener cada día una capa dura de mayor espesor, ya solo para subsistir.

-

El  Soconusco es pródigo, pero ni la fuerza del trópico puede vencer al ron.

Cuentos y poesías, filosofía

Sin regreso. Autor David Gómez Salas

Sin regreso

© David Gómez Salas

-

Vete mujer, vete

Aleja, de mi, tus labios

No deseo volver a verte

Sé que si los vuelvo a ver

me empecinaré en quererte.

A pesar de las razones

por las que decidí no verte.

-

Contigo no puedo pensar

en un amor pasajero.

Te soñé para toda la vida

y con esa imagen me quedo.

Cuentos y poesías
chatroulette chatrandom