Noticiencias

Blog en Monografias.com

 

Nanobiomateriales

Laura Alicia Palomares Aguilera, investigadora del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM, obtuvo el Premio Interciencia 2014 que otorga la Asociación del mismo nombre, galardón que recibió recientemente en la ciudad de Panamá.

-

El gobierno de Canadá, en colaboración con la Association francophone pour le savoir, en su calidad de miembro de la Asociación Interciencia, establecieron una fundación con la finalidad de auspiciar el otorgamiento de un premio anual que reconozca a un individuo que haya hecho una contribución sobresaliente al avance de una disciplina de las ciencias y la ingeniería en los países de América.

-

En esta ocasión, el Comité Ejecutivo de la Asociación Interciencia seleccionó el campo de ciencias de la vida. El jurado evaluó la calidad científica del trabajo de los candidatos, su repercusión en el área respectiva y su impacto en la región.

-

Así resultó ganadora Palomares Aguilera, quien centra su investigación en el diseño de procesos para la producción de vacunas, vectores para terapia génica y nuevos nanomateriales basados en proteínas virales recombinantes.

-

La ingeniera bioquímica por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (1990), así como maestra (1996) y doctora en Ciencias (1999) por la UNAM, explicó que su interés principal es aprovechar las proteínas de los virus para crear nuevos elementos que sean de utilidad para la sociedad.

-

“Lo que hace mi grupo es producir las proteínas de los virus de forma recombinante, es decir, mediante un organismo que no es el propio virus; con ellas, ya purificadas, diseñamos nuevas cosas. Es interesante porque son capaces de auto ensamblarse, como piezas de un rompecabezas, y pueden obtenerse estructuras más grandes”, comentó.

-

Por ejemplo, cierta proteína se puede ensamblar en tubos vacíos, “que hemos funcionalizado con metales para crear nuevos nanobiomateriales, que tienen las funciones tanto de la proteína, como del metal”.

-

Este trabajo se comenzó con metales nobles, oro y plata, el primero biocompatible y el segundo con actividad antimicrobiana. Luego se empezaron a usar otros que funcionan como catalizadores, como paladio y platino, y otros materiales ferromagnéticos, para conferir a la proteína características magnéticas. “Los elegimos con base en alguna propiedad específica que buscamos en el nanobiomaterial”. Este desarrollo ya cuenta con una patente internacional.

-

También se han utilizado proteínas para generar nuevas vacunas que contienen estructuras de proteínas idénticas al virus original, pero sin su material genético, por lo que no pueden causar enfermedad. Como si fuera un “caballo de Troya”, el organismo ‘piensa’ que es el virus y desencadena una respuesta inmune eficiente y una vez que el virus original ataca, el cuerpo ya está entrenado para reconocerlo y eliminarlo con rapidez.

-

En específico, Laura Alicia Palomares Aguilera explicó que en su laboratorio se trabaja con rotavirus, baculovirus, el virus de la influenza y el virus adenoasociado.

-

El primero “está formado por tres capas concéntricas de proteínas y cada una tiene características únicas, con propiedades interesantes. En este caso, las proteínas de los virus son como una caja de herramientas de la cual elegimos las que queremos, con base en sus características”.

-

El baculovirus se utiliza para un sistema de expresión de proteínas recombinantes muy eficiente, y la científica y sus colaboradores lo han aprovechado para “construir” nuevos virus, es decir, genéticamente modificados.

-

La glicoproteína del virus de la influenza, abundó, no sólo nos ha interesado desde el punto de vista de las vacunas contra esa enfermedad, que es relevante, sino también porque tiene capacidad de unirse a membranas y células y, por lo tanto, logran servir como “anclas que pueden dirigir lo que nosotros queramos a alguna célula en específico”.

-

En tanto, el virus adenoasociado es un vector para terapia génica, el único que se ha aprobado en el mundo occidental para ser empleado en humanos.

Palomares Aguilera también ha dedicado sus esfuerzos a apoyar la biotecnología médico-farmacéutica nacional. “Aunque en México existe una alta capacidad de los científicos, nuestra industria no tiene los niveles de desarrollo de nuevos medicamentos que existen en otros países”.

-

Por eso, nuestra labor es producir recursos humanos altamente capacitados que respondan a las necesidades de la industria, su grupo tiene convenios con empresas nacionales para apoyar proyectos de biotecnología moderna y fomentar el desarrollo de estos medicamentos en nuestra nación.

-

“Trabajamos en ciencia básica porque es el cimiento de cualquier otro desarrollo, pero siempre buscamos el enlace con la industria, con el fin de apoyarla para que se modernice y aproveche las nuevas tecnologías”, dijo.

-

El galardón

Respecto al Premio Interciencia 2014, la científica expresó que es un reconocimiento internacional que no esperaba, pero que la tiene satisfecha, porque “el esfuerzo realizado es reconocido y nos sirve como estímulo para seguir”.

-

La labor científica es imposible si la hace una sola persona; es el esfuerzo de todo un grupo: alumnos, técnicos académicos y colaboradores, que son muchos y nos han permitido incursionar en áreas variadas.

Fuente: Boletín UNAM-DGCS-641 - Ciudad Universitaria.  - 4 de noviembre de 2014

Educación y cultura, Posgrados

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom