Noticiencias

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Junio, 2011

El conocimiento del mundo. Parte 6


Autor José Gabriel Gutiérrez Pantoja

Los conocimientos míticos, adquiridos a través del ‘discurso’ o las ‘palabras´, pues no se tiene relación sensorial directa con el objeto de estudio, sino solo mediante la referencia que se proporciona de él, son muy comunes a partir de la adquisición de un código comunicativo, particularmente lingüístico, en el que cada interlocutor, le da el significado que mejor coincide con su pensamiento, de conformidad con el mundo-vida que le ha circundado.

Cuando un individuo percibe información generada por otro u otros individuos y se la transmiten verbalmente, el receptor solo percibe la secuencia del discurso y potencialmente su sentido, pero su contenido es eminentemente imaginativo, no obstante que en ocasiones se muestren dibujos, esquemas, diagramas, fotografías, incluso películas. Quien recibe la información percibirá el dibujo, el esquema, el diagrama, la fotografía y la película, acompañada del discurso, pero no tendrá la percepción directa del objeto. A éste tipo de conocimiento es al que lo podemos calificar como mítico.

Tal y como se señaló anteriormente, estos conocimientos míticos son una parte importante del sistema de creencias de una comunidad, históricamente identificada, la cual los considera en su devenir y preservación como historias verdaderas, los incorpora en su cultura y establece el ascendiente de quienes imponen o convencen de la veracidad de lo dicho, y así se mantienen como verdad.

Para otras comunidades, en otro tiempo y quizá en otro espacio, ese sistema de creencias puede parecerles de carácter fantástico, por lo cual para quienes tienen el ascendiente del poder sutil o brutal de su discurso, hacen que se consideren a los conocimientos míticos como mentiras y ponderan los suyos como verdades. No obstante que en el sentido y contenido de sus discursos no puedan demostrar lo fehaciente del objeto.

Por ello, tenemos que reflexionar sobre las formas en que adquirimos nuestros conocimientos y saberes, puesto que comúnmente podemos encontrar que gran parte de ellos son míticos, entendidos en la forma expuesta.

Incluso, gran parte de las actividades escolarizadas contemporáneas, en los diversos niveles académicos, están plagados de estas formas de conocer. Se transmite innumerable cantidad de información de las diversas áreas del conocimiento, para que se memorice y se reproduzca, pero comúnmente el objeto perceptible, el objeto de la realidad, está ausente.

La geografía, la física, la química, incluso la medicina, son lógicas, formas de pensamiento, generalmente transmitidas por discursos, puesto que los estudiosos o interesados en estas áreas de conocimiento no tienen la posibilidad de verificarlas en su plenitud. Ello se complica cuando se estudian disciplinas académicas como la sociología, la economía, la antropología, la política, el derecho; debido a que su objeto son las acciones humanas que regularmente no se tiene la posibilidad de verificar; lo que se dice de un objeto no se puede demostrar puesto que éste corresponde solo a un tiempo y a un espacio. Por lo cual lo que se pretende es la construcción lógica de un discurso, que sea convincente aunque no plenamente aceptable, para la explicación de esos objetos que se conocen como sociales.

Los conocimientos y saberes míticos son, así entendidos, más comunes de lo que pensamos. Forman parte de nuestra vida hogareña, laboral, en síntesis, cotidiana. Pero solo cada uno de nosotros, puede establecer en que porcentaje y con qué frecuencia adquirimos y reproducimos conocimientos míticos.

El otro tipo de conocimiento, como se dijo, es el denominado precientífico. Tal y como se señaló, cada momento de nuestra vida es único, irrepetible, personal; y en el mundo vida en que nos encontramos, durante algún tiempo, todo lo que percibimos es novedoso, lo descubrimos, es un descubrimiento personal. Aunque para otros sea parte de sus saberes, puesto que se han relacionado de manera frecuente con ese entorno, con ese o esos objetos, para los que nos relacionamos por vez primera con ellos, es novedoso, es precientífico.

Aquí cabe resaltar la diferencia entre el conocimiento precientífico y los saberes empíricos. Como se señaló, el conocimiento precientífico es un descubrimiento personal, cuando no relacionamos por vez primera con el objeto de conocimiento, pero cada vez que nos relacionamos nuevamente con el objeto, vamos adquiriendo un saber y constituyendo la experiencia. Por ello a los conocimientos se les denomina como precientíficos pues son novedosos y a los saberes como empíricos debido que forman parte de nuestras experiencias.

A diferencia de los conocimientos y saberes míticos en los que generalmente solo tenemos relación con discursos, en los conocimientos precientíficos y saberes empíricos, sí nos relacionamos, comúnmente, con objetos tangibles.

Esto lo explicaremos con detalle en una entrega próxima.

23/6/2011

Educación y cultura

El conocimiento del mundo. Parte 5

El conocimiento del mundo. Parte 5

Autor José Gabriel Gutiérrez Pantoja

Los conocimientos y los saberes, forman parte de ese proceso continuo que tiene cada individuo en la interacción con su mundo-vida o entorno; pero es, en cada momento, que estamos en condiciones de conocer y saber que es lo que nos permite entender nuestro mundo. A esos momentos los podemos calificar como TX, donde T es igual al momento o tiempo de conocimiento, y la X nos indica el presente. Pero el presente es ese momento efímero en el que se juntan el pasado y el futuro de nuestras vidas personales. Y utilizamos la X como representativa de lo fugaz que es ese efímero momento, pues lo que en este momento estamos llamando presente, ya se constituyó en pasado; y también, el presente es la inmediata semilla del futuro.

Cada uno de los tipos de conocimientos y/o saberes, corresponden a la posición que tiene el individuo ante su entorno, el cual puede, mediante referencia comunicativa (palabras, escritos, canciones, gesticulaciones, expresiones corporales, etc., donde solo se reciba una referencia del objeto y no se esté frente a él), o mediante su vinculación con lo material (todo objeto con que se relacione, como árbol, cama, silla, mesa, carro, billete, reloj, ser humano, libro, etc., es decir todo objeto tangible o perceptible sensorialmente).

Dependiendo del tiempo de desarrollo de nuestra vida, o dicho de otra manera, de nuestra edad, va cambiando la forma en que adquirimos los conocimientos y los saberes. Son muchas, y con diversas condiciones, como estos se pueden adquirir; y es debido a estas condiciones que podemos ver las diferencias entre ellos, y nos permiten identificarlos, para lo cual se han propuesto diversas tipologías. Una de las tipologías más simples que permite establecer esas diferencias, está compuesta por cuatro enunciados que tipifica al conocimiento en un número similar de formas: míticos, precientíficos, científicos y filosóficos. En el caso de los saberes, la tipología es similar, pues se les identifica como míticos, pero en vez de precientíficos se les enuncia como empíricos, pues su reiteración permite acumular experiencias, científicos y filosóficos.

Los conocimientos y los saberes que se tipifican como míticos tienen como origen la relación existente entre el sujeto que conoce y la referencia del objeto que se conoce, es decir, cuando el objeto no está presente. Son diversos los medios que nos transmiten la referencia de los objetos y, dependiendo del momento histórico de la vida del individuo, estos se pueden recuperar de la memoria o de la construcción imaginativa. Cuando un individuo recibe información sobre un objeto, cuya fuente es solo una referencia, sin que se tenga relación sensorial directa con el objeto estamos, comúnmente, ante el tipo de conocimiento mítico.

Como sabemos hay algunos escritos que son calificados especialmente como míticos. Las fuentes literarias más antiguas que se conocen, son de las que se han calificado como el sustento de la mitología griega, que es el conjunto de mitos y leyendas pertenecientes a los antiguos griegos que trataban de sus dioses y héroes, de la naturaleza del mundo y de los orígenes y significado de sus propios cultos y prácticas rituales. Uno de los poemas épicos prototipo de ellos, fueron la Iliada y la Odisea, de Homero, que se centran en los sucesos que refieren a la Guerra de Troya.

El término griego mythos tiene un significado que nos aproxima a la idea de ‘discurso’ o ‘palabras´. Por ello los mitos forman parte del sistema de creencias de una cultura o de una comunidad, históricamente identificada, la cual los considera en su devenir y preservación como historias verdaderas, que por el ascendiente de quienes imponen o convencen de la veracidad de lo dicho, se mantiene como verdad.

Para otras comunidades, ese sistema de creencias puede parecerle de carácter fantástico, por lo cual para otro tiempo y, posiblemente, otro espacio, ha hecho que consideren que los mitos son mentiras y por ello utilizan ambos términos como sinónimos. Por ello a la palabra mito, se le cargó en ciertos contextos de un valor peyorativo, y se le ha utilizado como una patraña, una creencia que puede estar extendida, pero falsa.

Los mitos griegos intentan explicar los orígenes del mundo y exponen con detalle las vidas y aventuras de una amplia variedad de dioses, héroes y otras criaturas. Estos relatos fueron difundidos, originalmente, en una tradición poética oral, y por ello actualmente a los que se llama mitos, se conocen principalmente gracias a la literatura griega.

No obstante, si revisamos las historias, todos los grupos humanos tienen mitos y ellos se refieren a distintas dimensiones de la vida humana y social. Pero desde que en la Antigüedad grecolatina intentó validarse un discurso a partir de las explicaciones calificadas como filosóficas y científicas, entraron en competencia con las llamadas míticas.

Aunque si revisamos esas explicaciones filosóficas y científicas, es común que también provengan de un discurso, comúnmente, no demostrable. Por lo que no se separan de las características de las míticas.

Educación y cultura, filosofía

DESARROLLAN UNIVERSITARIOS MEDICAMENTO PARA CONTROLAR CIERTOS TIPOS DE CÁNCER

La preleucemia o síndrome mielodisplásico, el cáncer de cuello uterino y el linfoma cutáneo pueden ser tratados mediante una combinación de drogas que por años han sido utilizadas para tratar la hipertensión arterial y la epilepsia.

Este desarrollo fue realizado por el grupo de Alfonso Dueñas González, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM, que después de varios años demostró que la combinación de la hidralazina y el valproato de magnesio es efectiva contra esos padecimientos.

El fármaco recibe el nombre de Transkrip, y a través de él, hoy se les puede proporcionar a los enfermos algunos meses más de supervivencia con respecto a las terapias tradicionales en cáncer cervicouterino, además de que se ha observado importantes efectos terapéuticos para contrarrestar el síndrome mielodisplásico y el linfoma cutáneo, destacó el especialista en oncología médica.

Síndrome mielodisplásico

El síndrome mielodisplásico es una afección que, en términos comunes, también se le conoce como preleucemia. “Como sabemos, en la leucemia hay un defecto en las células que producen la sangre y, por lo tanto, los pacientes sufren alteraciones derivadas; es decir, las células de la médula ósea dejan de producir los constituyentes normales de la sangre y, en consecuencia, muchas veces presentan problemas con la coagulación, las defensas, y se produce anemia”.

Forma parte del grupo de enfermedades denominadas leucemias, y es considerado raro, porque su prevalencia es de menos de 200 mil casos. Sin tratamiento, la mayoría progresa a una leucemia mieloblástica aguda en un periodo de, aproximadamente, 12 a 24 meses, o fallecen a consecuencia de las complicaciones, agregó.

Dueñas González precisó que este padecimiento es maligno y aún no se conocen con precisión las alteraciones genéticas o moleculares que lo originan. No obstante, se sabe que las llamadas alteraciones epigenéticas que, sin dañar la cadena de ADN, cambian la expresión de los genes, participan en el desarrollo y progresión del mismo.

Esas modificaciones ocurren a través de dos fenómenos: la metilación del ADN y la desacetilación de histonas, que se conjuntan para apagar genes supresores y alterar el funcionamiento de las células, indicó.

Hasta hace poco, los tratamientos para esta afección habían sido poco efectivos; sin embargo, hace algunos años un par de medicamentos llamados azacitidina y decitabina demostraron ser eficaces, al mejorar la producción de la sangre y retrasar la aparición de leucemia aguda. Estos fármacos se denominan agentes desmetilantes porque inhiben la metilación del ADN, explicó el también integrante del Instituto Nacional de Cancerología.

El Transkrip es una preparación farmacéutica que consta de dos productos: hidralazina, que inhibe la metilación del ADN, y el valproato de magnesio, un antiepiléptico que inhibe la desacetilación de histonas, combina los inhibidores de estos fenómenos y al usarlo en el síndrome mielodisplásico, hemos visto respuestas favorables en prácticamente la mitad de los pacientes, destacó.

El académico comentó que en marzo de 2010, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) aprobó el registro de este producto para su comercialización y uso en el carcinoma de cuello uterino avanzado. “Demostramos que los pacientes que recibían quimioterapia, más Transkrip, vivían más tiempo sin progresión de la enfermedad”.

También, “con base en nuestros estudios observamos que en el caso del síndrome referido, el Transkrip, empleado como terapia única, también es efectivo”, enfatizó.

La ventaja en el desarrollo de drogas bajo el concepto de reposicionamiento terapéutico es que como son parte de un fármaco ya conocido, el proceso preclínico y clínico es más acelerado, lo que permite obtener con mayor rapidez el registro y su posterior comercialización.

Transkrip, droga huérfana

Dueñas González indicó que en Estados Unidos existe un programa que depende de la Food and Drug Administration (FDA), equivalente a la Cofepris, para investigar y desarrollar fármacos destinados a enfermedades que ellos llaman “huérfanas”, en el sentido de que la prevalencia en ese país debe ser menor a 200 mil.

Entonces, los medicamentos que tienen potencial contra esos padecimientos se les designa “droga huérfana”, y uno de los incentivos de ese programa es que la FDA, a través de un sistema de soporte, facilita a las compañías farmacéuticas y/o a las instituciones públicas, sin fines de lucro, el desarrollo de los estudios clínicos en la Unión Americana, para su eventual aprobación y comercialización en esa y otras naciones.

En el caso de México, acotó, el Transkrip acaba de ser “designado” por la FDA “droga huérfana” para el síndrome mielodisplásico y para el linfoma cutáneo de células T, también considerado padecimiento raro.

Esto significa que se harán estudios clínicos en el país vecino con el medicamento para demostrar su utilidad y, con base en ello, la FDA aprobará su registro para su futura comercialización, explicó.

“Nosotros haremos el desarrollo del protocolo y la compañía farmacéutica que produce Transkrip buscará que se realicen los estudios clínicos en alguna institución que haga investigación sobre cáncer en ese país”, abundó.

Este paso es una condición prácticamente necesaria para que el medicamento sea aprobado y pueda comercializarse a nivel internacional, concluyó.

Fuente:

Boletín UNAM-DGCS-348
Ciudad Universitaria.
11:00 hrs. 12 de junio de 2011

Salud

No más sangre. Autor David Gómez Salas


Dedicada al poeta Javier Sicilia

Viudas, novias,

padres, huérfanos,

familiares y amigos;

de secuestrados y muertos.

Cuentan al poeta

historias de horror,

impunidad y dolor.

El poeta los abraza

como hermano.

Escucha, sufre sus penas,

y hace suyos sus reclamos.

El plan antidrogas,

fracasó.

Su aplicación,

cuarenta mil muertos

causó.

Con este plan:

el narcotráfico,

el lavado de dinero

y la venta de armas;

alcanzaron su apogeo.

Por eso el poeta

de la no violencia.

Para rescatar al país

propuso cambios de raíz.

Promovió, y logró,

que entre muchos mexicanos

se elaborara y firmara

un gran pacto ciudadano.

Para dejar la barbaridad

y recuperar un poco de paz,

justicia y dignidad.

Cuentos y poesías

El conocimiento del mundo. Parte 4


El conocimiento del mundo. Parte 4

Autor José Gabriel Gutiérrez Pantoja

El proceso de conocimiento que se desarrolla en el entorno del mundo vida de cada individuo, le permite adquirir capacidades y habilidades por la reiterada interacción con los objetos con los que se relaciona. Estas capacidades y habilidades lo llevan a poner menos atención, sensorial y racional, al interactuarse con los objetos que lo circundan; eso lo podemos identificar como el paso del conocimiento al saber o, para ser más preciso, los saberes, pues cada saber corresponde a la interacción constante de un individuo con un objeto de características similares.

Esos saberes forman parte del proceso de conocimiento que, como explicamos, es correlativo al proceso de vida, a excepción de las características que señalamos anteriormente; pero se distinguen porque a diferencia de los conocimientos, que como dijimos, son generalmente casuales, accidentales, los saberes son, generalmente, intencionales y reiterados.

Por ello, los saberes se adquieren, formalmente, desde el nacimiento de los individuos, quienes, por esa relación sensorio-racional, van adquiriendo las capacidades y habilidades necesarias para realizar diversas actividades, desde consumir los alimentos de manera autónoma hasta realizar actos que les permiten integrarse a los grupos sociales de forma cooperativa; gracias a ellos, los individuos van logrando paulatinamente su independencia, lo cual es consustancial al entorno natural y social del cual se depende. Esto indica que mientras el individuo sea más dependiente de alguien o de algo, su autonomía será menor y viceversa.

Los saberes, son el desarrollo de capacidades y habilidades que tiene cada individuo y que le sirven para intercambiar, con los otros, los productos que se manifiestan por sus acciones. Esto nos indica que, generalmente, los seres humanos tenemos limitaciones para poder crear y disponer de todos los objetos que satisfagan nuestras necesidades vitales, históricas y nuestras frivolidades y veleidades. Pero cuando exponemos el producto de nuestros saberes a los otros, y los otros a nosotros, siempre hay algo que les sirva a ellos y de ellos a nosotros.

A guisa de ejemplo podemos decir que todo individuo tiene la potencialidad de adquirir sus saberes de conformidad con el mundo de la vida que le rodea. Si un niño está rodeado por un entorno social dedicado a la industria de la construcción o de la confección, a un gremio profesional o de producción de alimentos, es muy probable que ese sea uno de sus saberes. Los otros se irán desarrollando de acuerdo con las influencias de sus entornos. Finalmente, para lograr su independencia, será alguno de los saberes el que le oriente a realizar sus capacidades y habilidades como base para el intercambio de productos con otros individuos, lo que le permitirá satisfacer sus necesidades. Estas expresiones tienen un sustento solamente cuando recordamos nuestras propias historias, nuestros pasados y el devenir hasta nuestros presentes.

Así nuestro proceso de conocimiento, de encontrar cada día, en cada momento, elementos novedosos (que es muy común en nuestra infancia), se va reduciendo considerablemente cuando se van incrementando los saberes. Por saber cómo hacer las cosas, vamos perdiendo nuestra curiosidad, nuestra capacidad de asombro, nuestra búsqueda de nuevos conocimientos. Y en nuestra intensa relación sentidos y mente, queda la idea de que eso que hacemos comúnmente, cotidianamente, no requiere de mayor atención, pues es similar a los que hemos hecho durante algún tiempo. No obstante que todo lo que hacemos en cada momento es novedoso, inédito, pues es diferente, generalmente en tiempo, a lo que hicimos antes, aunque nos parece que es lo mismo.

Por ende, los saberes nos hacen conformistas, apáticos, incrédulos ante lo novedoso. Siempre buscamos en el pasado, el argumento o pretexto para no explorar el presente de una forma distinta a la que estamos acostumbrados. No nos atrevemos a buscar nuevas explicaciones, entendimientos o comprensiones, pues por ser nuevas, requieren de razonamientos y, posiblemente, percepciones distintas a las que tenemos.

Nuestros saberes se han constituido en el obstáculo para que nuestra vida adquiera otro significado, pues nos conformamos y nos confortamos con lo que tenemos, no obstante que cada día hagamos nuestro mejor esfuerzo. Los saberes nos sirven para impedir que los otros hagan algo distinto a lo que ya se ha hecho hasta el presente. Incluso en ellos se sustenta el impedir la divulgación de nuevos descubrimientos, realizados por individuos que se salen de los parámetros establecidos.

En ellos, en los saberes, están todas las justificaciones para mantener los criterios de lo presuntamente demostrable, aunque no se pueda demostrar, de esos pensamientos que se constituyen en los mitos que guían los senderos de nuestro ser y de nuestro hacer y, evidentemente, nos condena a no ser sociedades científicas, aunque se afirme que lo somos, pero ello lo describiremos en nuestra siguiente entrega.

9/6/2011

Agradeceremos cualquier opinión para enriquecer estas aportaciones en las siguientes entregas.

Educación y cultura

En la educación está parte de la respuesta: Narro

EN LA EDUCACIÓN ESTÁ PARTE DE LA RESPUESTA A NUESTROS PROBLEMAS: JOSÉ NARRO ROBLES


• El rector de la UNAM dijo que insistirá en que México tiene que hacer una inversión mayor en este terreno
• La UNAM y el gobierno del estado firmaron un convenio para promover, organizar, implementar y desarrollar actividades académicas, científicas y culturales

Al asegurar que en la educación está parte de la respuesta a los problemas que vive nuestro país, el rector de la UNAM, José Narro Robles, dijo que insistirá, con la participación de los rectores de las universidades públicas de México y la solidaridad de las instituciones de educación superior que no tienen una finalidad de lucrar con la educación, que México tiene que hacer una inversión mayor en este terreno.

Además, apuntó, necesitamos resolver problemas de siempre, como el analfabetismo. Si alfabetizamos a alguien lo incorporamos al desarrollo.

En la suscripción de un convenio de colaboración entre esta casa de estudios y el gobierno de Guerrero para promover, organizar, implementar y desarrollar actividades académicas, científicas y culturales, en áreas de interés común, Narro Robles señaló que esta tarea alfabetizadora sólo se puede lograr de manera colectiva, con el compromiso de todos, no importa como se piense, ni las preferencias políticas, advirtió.

Ante el gobernador Ángel Aguirre Rivero y el presidente municipal de Acapulco, Manuel Añorve Baños, el rector de la UNAM afirmó que algo no está bien en el mundo, en México y en nuestras regiones, que seguimos con un modelo que ya dio lo que podía ofrecer.

En el caso de los mexicanos, agregó, tenemos que desarrollar nuestro propio modelo de desarrollo, que sea más justo, que ponga en el centro de la ecuación al ser humano y no a la ganancia, el capital o los asuntos materiales. Se puede vivir con enorme dignidad sin tener que acumular cantidades escandalosas de recursos financieros o de bienes materiales.

Al referirse a la alfabetización, el mandatario Ángel Aguirre Rivero refirió que es necesario aprovechar todas las instancias y los recursos para impulsar el programa en esta materia. Por ello, el gobierno del estado puso en marcha un programa sin parangón en Guerrero, con la meta de alfabetizar a 50 mil guerrerenses en un año.

Además, pidió el apoyo de la Universidad Nacional para establecer un centro de estudios del mar y limnología en Guerrero, que se establece en el puerto de Acapulco, con el fin de preservar y aprovechar mejor nuestros recursos, orientar la inversión hacia las granjas acuícolas y aprovechar todas las potencialidades que tiene la entidad.

A su vez, Mireya Imaz Gispert, coordinadora del Programa Universitario de Medio Ambiente (PUMA) de la UNAM, mencionó que este convenio busca formalizar y ampliar el trabajo de la Universidad en áreas estratégicas para el estado, con el fin de generar información y propuestas para lograr un mayor y mejor manejo de los recursos biológicos, sociales y económicos.

Alfabetización e investigación

El documento establece que ambas partes impulsarán el desarrollo de un programa de alfabetización funcional en el estado, encaminado a crear un ambiente y sociedad letrada, así como fortalecer el existente en la montaña de Guerrero.

Asimismo, promoverán la viabilidad y pertinencia de impulsar la investigación en áreas de ciencias del mar y limnología, para aprovechar la riqueza del ecosistema acuático de la entidad e identificar, mediante una carta oceanográfica, el potencial pesquero y ecoturístico, y buscar el saneamiento de las bahías de Acapulco y Zihuatanejo.

Educación y cultura, Social, Política y economía, opinión

MI PROPÓSITO. Autor David Gómez salas

Mi propósito es escribir

sobre disímiles temas.

Sin obedecer consignas,

dogmas o célebres lemas

No existen temas mejores,

ni puntos de vista peores.

La poesía y la vida de verdad

se sustentan en la diversidad.

Trascendente es la idea

y el pensamiento.

Sustancial es la emoción

y el sentimiento.

Cuentos y poesías

La mujer y el mar. Autor David Gómez Salas


Mar embravecido.

semilla de mis pasiones,

al sacudir mi cuerpo

fortaleciste mi alma.

Tu oleaje indomable

lo llevo en la sangre.

Es mi linaje, mi estirpe.

Mi vendaval y fogosidad

son tu herencia.

No me espanta

que la embarcación cruja

y el vendaval me sacuda.

Me gusta.

Amo tu cielo encapotado,

tus tormentas desatadas.

Tus cambios,

tu interior…

tu calma.

Mar, eres mi mundo-vida.

Por ti comprendo

mi naturaleza,

mi temperamento.

Amo a las mujeres

que son tormenta

y también a las

que son bonanza.

Las amo siempre:

ardientes o cohibidas,

inquietas o serenas,

lujuriosas o santas.

Las amo como el mar:

Con intensidad.

Unas veces estremecido;

otras, con calma.

Cuentos y poesías

El conocimiento del mundo. Parte 3


El conocimiento del mundo. Parte 3

Autor José Gabriel Gutiérrez Pantoja

Lo antes expuesto nos indica que todo individuo con capacidades sensoriales y racionales, independientemente de sus condiciones psico-fisiológicas, conoce a partir de la información que recibe de su entorno lo cual, salvo las excepciones expuestas, le lleva a tener un proceso cognoscitivo constante.

Cada individuo, en su personal devenir vital, en su proceso de vida, se enfrenta a una serie de condiciones que le plantea el entorno o mundo-vida en el que se desarrolla; así sus sentidos le van guiando en la identificación de lo grato o agreste de los estímulos que se le presentan en cada momento; su instinto le preserva, en lo posible, de los riesgos que pongan en peligro su integridad, así mismo le sirve de guía para la satisfacción de sus placeres como la sexualidad o la alimentación y, en su caso, la reproducción; y su razón le dicta aquello que elige hacer, en algunas ocasiones en contra de lo que le indican sus sentidos y su instinto y en otras a favor.

El uso de cada uno de esos elementos opera en distintos momentos y con diversa intensidad, sus sentidos le alertan ante los estímulos que le presenta la naturaleza o su relación social: se cubre del sol, de la lluvia y de la nieve, del frío y del calor; procura relacionarse con las gentes agradables y alejarse de las no agradables. Su instinto le ayuda a preservarse, de los peligros y riesgos; si su actividad o forma de vida implica un gran riesgo, como ser partícipe de la delincuencia o su combate, así como otras actividades que pongan su vida en peligro, como el montañismo, hace que su innato instinto se mantenga en estado de alerta en una directa relación con sus sentidos, y como dijimos le sirve de guía para sus satisfacciones placenteras como la relación sexual y, en su caso, la reproducción; y su razón le dicta aquello que elige hacer; en síntesis, en su relación con la naturaleza y la sociedad, el ser humano puede elegir, con mayores oportunidades el tomar una decisión que le sea adecuada, cuando su conocimiento sobre las condiciones y características del objeto con el que se relaciona ha sido más frecuente.

Debido a que cada individuo recibe informaciones distintas, que corresponden a su mundo vida, los procesos de conocimiento son tan distintos como seres humanos hay en el planeta, y sus entornos. Por ello los conocimientos individuales son únicos, incomparables y difícilmente transmisibles a los otros seres humanos. Los conocimientos individuales son particularmente de cada uno de nosotros y generalmente para nosotros. Lo que percibimos y razonamos, difícilmente lo podemos transmitir a los otros, porque ellos tienen sus propias percepciones y a partir de ellas generan sus ideas, creencias, lenguajes, que son muy personales.

Esto es porque los individuos, en sus espacios geográficos y temporales, tienen percepciones propias que son distintas a las de los otros. Y ello es lo que va configurando sus conocimientos, distintos a los de nosotros, en esa intensa relación entre percepciones sensoriales y razón.

La razón es el complejo proceso que se desarrolla en el cerebro humano, donde la actividad neuronal percibe y preserva, en lo que llamamos memoria, imágenes, conceptos, estructuras comunicativas; y con ellas va generando una forma propia de entender el mundo, el mundo de nuestro entorno, el mundo personal.

No obstante que en nuestro proceso de vida se desarrolla nuestra fisiología y nuestra psicología, de conformidad con las circunstancias que a cada uno nos rodean en todo tiempo y espacio, y con ello nuestras capacidades y habilidades para relacionarnos con los otros por medio de la comunicación, el sentido y contenido de nuestras manifestaciones comunicativas son percibidas no a partir de lo que queremos expresar, sino de lo que los otros pueden entender.

Cabe aclarar que el concepto de comunicación no lo entendemos únicamente como la forma de exponer a los otros nuestros pensamientos mediante las expresiones lingüísticas, sino también mediante gesticulaciones, movimientos corporales, dibujos, pinturas, música, canto, escritos, etc. Aunque en muchas ocasiones lo que manifestamos a los otros no es plenamente entendido, generalmente asumimos, porque culturalmente nos lo han inculcado, que sí lo hacemos, puesto que en nuestras actividades escolares, tenemos la consigna de la aserción. Se nos condiciona para que todo lo que se nos vaya transmitiendo, se repita tal y como se nos indica, y con ello probar que se ha entendido lo que nos han enseñado. Así adquirimos lenguajes comunes pero, en muchas ocasiones, con diversos significados.

Aún así, en nuestra convivencia cotidiana, dialogamos con un entendimiento superficial de las expresiones que se transmiten; somos participantes, figurativamente hablando, de “diálogos de sordos”. Lo que pensamos decir a los otros, y lo decimos, los otros lo entienden de acuerdo a sus criterios personales, y la plena comunicación se da por sentada, aunque no exista comúnmente.

Agradeceremos cualquier opinión para enriquecer estas aportaciones en las siguientes entregas.

Educación y cultura, filosofía

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda