Noticiencias

Blog en Monografias.com

 

El conocimiento del mundo. Parte 1

Con gusto publico este artículo que forma parte de una serie de artículos. Con el consentimiento del autor. Mi amigo.

El conocimiento del mundo. Parte 1

Autor: JOSÉ GABRIEL GUTIÉRREZ PANTOJA

Cada uno de nosotros nos relacionamos con la naturaleza: flores, árboles, tierra, aire, sol, lluvia, etcétera; con la sociedad, familia, parientes, amigos, etcétera; y con productos de la sociedad, casas, automóviles, muebles, aparatos eléctricos, edificios, etcétera. Pero además de esos elementos hay otros con los que también nos relacionamos y son producto de la razón humana: las ideas; ideas que adquirimos y generamos nosotros sobre la naturaleza, sobre la sociedad y sobre los productos de los humanos que elaboramos como individuos y como sociedad.

Esto nos indica que el relacionarnos con el entorno nos permite entender cómo tratamos y cómo nos trata la naturaleza; y además cómo nos relacionamos con nuestros semejantes mediante las distintas actividades que realiza el ser humano.

A ese esfuerzo que hacen los humanos por entender su entorno se le llama, entre otras formas, conocimiento. Hay diversas proposiciones sobre la forma de concebirlo; aquí diremos, como una primera aproximación, que el conocimiento es un proceso, inicialmente, individual y vivencial, que en alguna medida puede ser socializado; así, proceso de conocimiento y proceso de vida van estrechamente unidos.

A manera de ilustración podemos decir que todo individuo tiene un proceso de conocimiento que inicia en el momento de su nacimiento y concluye en el momento de su muerte. Es decir, todo ser humano, desde que empieza a adquirir su independencia, luego de su nacimiento, empieza a percibir los estímulos del medio ambiente en su tiempo y espacio y no deja de percibirlos hasta su muerte la cual se presenta en un tiempo indeterminado. Así cada proceso de conocimiento corresponde, de manera particular, a cada uno de los seres humanos, por lo cual cada uno tiene su propio proceso de conocimiento individual que no corresponde al de ningún otro.

En este proceso se implica la actividad de toda la compleja interacción de los elementos que componen la estructura cognoscitiva humana, es decir, los elementos que de una u otra forma nos ayudan para entender el medio en el que nos encontramos y que pueden ser sintetizados en tres: los sentidos, el instinto y la razón.

La duda es ¿Cómo opera cada uno de ellos para adquirir el conocimiento?

La forma en que se recibe la información del exterior es mediante los sentidos. Los sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto), son un importante vehículo para el conocimiento puesto que median la relación de nuestra corporeidad integral con el particular mundo-vida que nos circunda a cada momento, con nuestro medio ambiente. Por nuestros sentidos percibimos imágenes, sonidos, aromas, sabores, texturas y, además, conceptos, que pueden ser una combinación de las otras formas de percepción; aunque ello lo hagamos de manera consciente o no, de cualquier manera se va integrando como parte del conocimiento.

El instinto en estrecha relación con nuestros sentidos, es otra parte complementaria de nuestra estructura personal cognoscitiva, pues mediante su innata presencia preservamos nuestra integridad y contribuimos al mantenimiento y a la reproducción de la especie. Independientemente de los momentos y las condiciones bajo los que éste aflore, su presencia implica una serie de aportaciones al conocimiento, pues ya sea en una relación sexual o en el alejamiento de situaciones peligrosas, cada acción realizada es una aportación más al conocimiento.

La razón es ese elemento que diferencia, como ya se dijo, al ser humano de todos los otros seres vivos de éste planeta; y comparativamente con los otros entes animados que actúan por la condición de su naturaleza, solamente por percepciones sensoriales e instintos, el ser humano tiene además de esas condicionantes la prerrogativa de discernir, para aceptar o rechazar el medio ambiente que le rodea, pues además de desplazarse a sitios que considere más confortables para su existencia puede no hacerlo y transformar su medio ambiente para tener esa confortabilidad. En ello se encuentra su diferencia cualitativa que le permite comprender, recordar, explicar y transformar el mundo que le rodea, su mundo-vida.

En las siguientes entregas haremos una descripción de las formas en que se desarrollan los procesos de conocimiento de los individuos y de cómo éstos se van socializando en las diversas épocas y entre los distintos grupos sociales.

Sobre el autor:


JOSÉ GABRIEL GUTIÉRREZ PANTOJA.

Estudió y se graduó en la licenciatura, maestría y el doctorado en relaciones internacionales y concluyó la maestría en sociología en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Además obtuvo un diplomado en administración de la ciencia y la tecnología en el Centro para la Innovación Tecnológica de la Facultad de Química de la UNAM, y el diplomado en Ciencia, tecnología sociedad e innovación de la Organización de Estados Iberoamericanos.

Ha impartido cursos a nivel de licenciatura en la Escuela Nacional de Estudios Profesionales, Unidad Aragón, de la UNAM; en la Universidad Femenina de México; en el Instituto de Investigaciones y Estudios Superiores en Comercio Internacional; en la Universidad de las Américas, Puebla; en la Universidad Bonaterra de Aguascalientes y en la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

A nivel posgrado en el Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo; en la Facultad de Ciencias políticas y Sociales de la UNAM; en la Universidad Autónoma de Aguascalientes; en la Universidad Bonaterra de Aguascalientes y en la Benemérita y Centenaria Escuela Normal de San Luis Potosí.

Ha participado en diversos eventos académicos nacionales e internacionales e impartido diversos cursos y conferencias en México y algunos países latinoamericanos.

Entre sus publicaciones se encuentran “Cronología de la política exterior de México”, en la revista Relaciones Internacionales, 1974-1976; América Latina: integración y crisis mundial, en coautoría Con Luis Diaz Müller, editorial PRELASA; Metodología de 1as ciencias sociales I y II, Teoría de las Relaciones Internacionales e Historia del pensamiento económico, editorial Oxford University Press; Reflexiones epistemológicas sobre las relaciones internacionales, 1987 y Razón técnica y utopía (Sobre la disciplina de las Relaciones Internacionales en México) 1988. Ed. Universidad de las Américas. Cholula, Puebla. México; Presencia del pensamiento acalitense contemporáneo, 2005, editado por el Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Además de diversos artículos.

En la actualidad es Investigador Titular C Tiempo Completo del Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM.

Mayo 2011.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom